Oba­ma ante la mitad del camino o del pre­ci­pi­cio- Txen­te Rekon­do

Cuan­do se cum­ple la mitad del man­da­to del actual pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, las encues­tas refle­jan un retro­ce­so en la popu­la­ri­dad de Oba­ma, el con­tex­to la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal en Esta­dos Uni­dos refle­ja tam­bién un revés para los intere­ses del Par­ti­do Demó­cra­ta, y tan­to esta for­ma­ción como sus riva­les en el Par­ti­do Repu­bli­cano han comen­za­do a sacar cuen­tas de cara a la pró­xi­ma cam­pa­ña de las pri­ma­rias del 2012, que demar­ca­rán el can­di­da­to de cada par­ti­do a la pre4sidencia de EEUU a fina­les de ese mis­mo año.

Tras el bata­ca­zo demó­cra­ta en las elec­cio­nes de medio man­da­to, que ha sig­ni­fi­ca­do la pér­di­da del con­trol demó­cra­ta en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y una pér­di­da de su poder en Sena­do, con una ele­va­da tasa de des­em­pleo, tras la cri­sis del ver­ti­do de petró­leo, y con diver­gen­cias den­tro del Par­ti­do Demó­cra­ta, no se anti­ci­pa una camino de rosas para los dos años que le res­tan de man­da­to a Oba­ma. No obs­tan­te, y a pesar de todos los obs­tácu­los que debe afron­tar, de momen­to es el can­di­da­to mejor situa­do en su par­ti­do para pre­sen­tar­se a la reelec­ción, ya que es dema­sia­do pron­to (como ya ocu­rrió en las ante­rio­res cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les) para que los posi­bles riva­les demó­cra­tas se pos­tu­les públi­ca­men­te, y algo pare­ci­do pue­de estar ocu­rrien­do entre los repu­bli­ca­nos.

Las elec­cio­nes de medio man­da­to han supues­to un pun­to de infle­xión que con­di­cio­na­rá los inten­tos de Oba­ma para sacar a delan­te todo un aba­ni­co de pro­yec­tos. Las reti­cen­cias de sus pro­pios com­pa­ñe­ros de par­ti­do (las supues­tas dos almas enfren­ta­das, los con­ser­va­do­res y el cen­tro-izquier­da) tam­po­co pare­ce que ayu­de a un cómo­do trán­si­to de estos dos años para las inten­cio­nes pre­si­den­cia­les. Como bien le recor­da­ba recien­te­men­te un ana­lis­ta al pro­pio Oba­ma, una cosa es ?diri­gir una cam­pa­ña? (can­di­da­to) y otra muy dife­ren­te ser el ?líder del país? (pre­si­den­te).

Los inten­tos pre­si­den­cia­les para poner en mar­cha una nue­va ley en torno a la inmi­gra­ción (que ha sido recha­za­da recien­te­men­te), el recor­te de impues­tos, la sali­da de Afga­nis­tán o el nue­vo tra­ta­do START en torno a la reduc­ción de armas nuclea­res serán un buen momen­to para ver el desa­rro­llo de la pre­si­den­cia de Oba­ma no ya sólo en los pró­xi­mos dos años, sino en los meses cer­ca­nos veni­de­ros.

Algu­nos bus­can para­le­lis­mos con el pasa­do. De esta mane­ra, pre­sen­tan la situa­ción de Oba­ma tras la pér­di­da de las elec­cio­nes de medio man­da­to como una situa­ción que ya vivie­ron Tru­man en 1947 o Clin­ton en 1995. Evi­den­te­men­te nos encon­tra­mos ante dos coyun­tu­ras dife­ren­tes, pero en ambos casos, aque­llos pre­si­den­tes demó­cra­tas tam­bién per­die­ron las elec­cio­nes de medio man­da­to. Sin embar­go, lo que pre­ten­den resal­tar con esta com­pa­ra­ción es el camino dife­ren­te que adop­ta­ron uno y otro ante esa pér­di­da elec­to­ral, y bus­can anti­ci­par cuál será la acti­tud de Oba­ma en estos dos años que le que­dan.

Así, mien­tras que Tru­man deci­dió apos­tar por una agen­da de carác­ter de cen­tro-izquier­da (siem­pre aten­dien­do a los pará­me­tros polí­ti­cos que este tipo de ter­mi­no­lo­gía repre­sen­ta en la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se), Clin­ton optó por bus­car una cla­ra apro­xi­ma­ción hacia el elec­to­ra­do más con­ser­va­dor, movién­do­se hacia la dere­cha. A ambos les valió su movi­mien­to pues logra­ron la reelec­ción pre­si­den­cial. De ahí que aho­ra en los círcu­los polí­ti­cos de EEUU se espe­cu­le por el camino o la acti­tud que adop­ta­rá Oba­ma.

Toda­vía, y a la vis­ta de las recien­tes encues­tas, pare­ce que el actual pre­si­den­te cuen­ta con el apo­yo de impor­tan­tes sec­to­res esta­dou­ni­den­ses. En ese sen­ti­do las comu­ni­da­des afro-ame­ri­ca­nas y lati­nas se decan­tan mayo­ri­ta­ria­men­te por Oba­ma, sobre todo la pri­me­ra, así como la mayo­ría de las bases demó­cra­tas y los sec­to­res más jóve­nes de la socie­dad. No obs­tan­te, habrá que eva­luar la reac­ción de esos sopor­tes del actual pre­si­den­te si éste deci­de final­men­te acen­tuar su giro hacia la dere­cha.

De momen­to, las pro­me­sas elec­to­ra­les, en bue­na medi­da, se están que­dan­do en papel moja­do y son cada vez más los que sos­tie­nen que bue­na par­te de la polí­ti­ca de Oba­ma sigue el guión esta­ble­ci­do por su ante­ce­sor, Geor­ge W. Bush. Ahí se ha ido que­dan­do los pla­nes para cerrar Guan­tá­na­mo, la sali­da camu­fla­da de Iraq (don­de tras el cam­bio de deno­mi­na­ción, las tro­pas mili­ta­res siguen en las bases per­ma­nen­tes de ese país). Y de cara al futu­ro nos encon­tra­mos con el ?olvi­do? de sus pre­ten­sio­nes ini­cia­les de subir los impues­tos a las cla­ses más ricas, y en lugar de ello, está afe­rrán­do­se al pro­gra­ma de Bush y al apo­yo de los repu­bli­ca­nos para apli­car una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca cla­ra­men­te con­ser­va­do­ra. O el espi­no­so tema de Afga­nis­tán, don­de nadie pare­ce encon­trar una sali­da al con­flic­to y sobre el que pesa la pro­me­sa de Oba­ma de redu­cir en el futu­ro su pre­sen­cia mili­tar.

Otra cla­ra ven­ta­ja que de momen­to tie­ne Oba­ma de cara a su posi­ble can­di­da­tu­ra a la reelec­ción es que de momen­to el Par­ti­do Demó­cra­ta no cuen­ta con una figu­ra para hacer­le som­bra de cara a esa nomi­na­ción. Eso no quie­re decir que en los pró­xi­mos meses no se pro­duz­can movi­mien­tos en el seno del par­ti­do, pero de momen­to, el que pare­ce mejor colo­ca­do es el pro­pio Oba­ma, y no hay que olvi­dar que los posi­bles can­di­da­tos debe­rán poner en mar­cha su maqui­na­ria (apo­yos socia­les y eco­nó­mi­cos) en los pró­xi­mos meses, sino lo han hecho toda­vía, y el tiem­po sue­le pasar más rápi­do de lo que se cree.

Enfren­te ten­drá todos los recur­sos que pue­dan entron­car en torno suyo los posi­bles can­di­da­tos del Par­ti­do Repu­bli­cano. En este ámbi­to nos encon­tra­mos en una situa­ción pare­ja, aun­que algu­nos nom­bres ya han comen­za­do a sonar de cara a la carre­ra de las pri­ma­rias repu­bli­ca­nas. La popu­lis­ta ex gober­na­do­ra de Alas­ka Sarah Palin, o los tam­bién anti­guos gober­na­do­res de Arkan­sas, Mike Huc­ka­bee o de Mas­sa­chus­sets, Mitt Rom­ney, ya han comen­za­do a via­jar a dife­ren­tes par­tes del país, sobre todo a Iowa y New Ham­pshi­re, dos esta­dos que sue­len ser refe­ren­cia­les al comien­zo de la cam­pa­ña de las pri­ma­rias.

Otros posi­bles nom­bres que han ido aso­man­do estos días en los dife­ren­tes medios son Tim Paw­lenty (gober­na­dor de Min­ne­so­ta), Haley Bar­bour (gob. de Mis­si­si­pi), Match Daniels (gob. de India­na) y el sena­dor de Dako­ta del Sur, John Thu­ne. Aun­que todos ellos, de momen­to no son muy cono­ci­dos para el públi­co en gene­ral, y por lo tan­to par­ten en una situa­ción de des­ven­ta­ja con los tres pri­me­ros.

De momen­to todo pare­ce indi­car que fina­li­zan­do el 2010 ya sabe­mos quién ha sali­do seria­men­te derro­ta­do en la vida polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de EEUU, aun­que es dema­sia­do pron­to para tras­la­dar esas apre­cia­cio­nes al 2012. Ya en el pasa­do se han vis­to impor­tan­tes vuel­cos en las pri­ma­rias de ambos par­ti­dos (el caso de Giu­lia­ni y de Clin­ton en la ante­rior cam­pa­ña), por ello no se debe des­car­tar que en los pró­xi­mos meses hagan su irrup­ción algu­nos can­di­da­tos a día de hoy ?tapa­dos?.

Otro fac­tor a tener en cuen­ta es la acti­tud que ten­gan los lla­ma­dos inde­pen­dien­tes, que es una par­te del elec­to­ra­do que pue­de decan­tar la balan­za den­tro de dos años. De momen­to, las encues­tas cons­ta­tan que Oba­ma ha ido per­dien­do el apo­yo de éstos, tan­to por el incum­pli­mien­to de su pro­gra­ma como por la dere­chi­za­ción de su pre­si­den­cia. Y es que el actual inqui­lino de la Casa Blan­ca no debe olvi­dar que el elec­to­ra­do siem­pre pre­fie­re el ori­gi­nal a una copia, y que si final­men­te apues­ta por la polí­ti­ca con­ser­va­do­ra, buen par­te de la pobla­ción que has­ta aho­ra le ha apo­ya­do pue­de aca­bar dán­do­le la espal­da.

Tam­po­co hay que olvi­dar el apo­yo que a día de hoy sigue reci­bien­do Oba­ma de las éli­tes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y mediá­ti­cas del país, y que los repu­bli­ca­nos inten­ta­rán uti­li­zar la téc­ni­ca del des­gas­te, acre­cen­tan­do el des­gas­te del actual pre­si­den­te, en línea con la téc­ni­ca que el pro­pio Oba­ma puso en mar­cha hace más de dos años. Si el ?cam­bio? no aca­ba de mate­ria­li­zar­se, es muy pro­ba­ble que ese mis­mo lema se vuel­va con­tra el actual pre­si­den­te y que sus riva­les aca­ben por uti­li­zar­lo como ban­de­ra, tal y como hemos vis­to en las recien­tes elec­cio­nes de medio man­da­to. Una para­do­ja más de una polí­ti­ca que en EEUU ya ape­nas pue­de dis­tin­guir un par­ti­do de otro.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *