Lati­noa­mé­ri­ca 2011- Luis­mi Uhar­te

Las pers­pec­ti­vas para Amé­ri­ca Lati­na en el año 2011, tan­to en tér­mi­nos de polí­ti­ca inter­na como de orden geo­po­lí­ti­co, pre­sen­tan un alto gra­do de com­ple­ji­dad y diver­si­dad en fun­ción de las subre­gio­nes y de los dife­ren­tes blo­ques exis­ten­tes.

Blo­que boli­va­riano. Los paí­ses que con­for­man el blo­que boli­va­riano vol­ve­rán a cap­tar un alto gra­do de aten­ción en la are­na polí­ti­ca e infor­ma­ti­va mun­dial, por su evi­den­te pos­tu­ra con­tra-hege­mó­ni­ca.

Vene­zue­la afron­ta­rá uno de sus retos más deter­mi­nan­tes en la esfe­ra eco­nó­mi­ca: la recu­pe­ra­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Si 2010 se carac­te­ri­zó por la deva­lua­ción mone­ta­ria, el cre­ci­mien­to nega­ti­vo del PIB y la sem­pi­ter­na infla­ción, el año entran­te pre­ten­de ser el de la recu­pe­ra­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la mejo­ra en la ges­tión y pro­vi­sión de los ser­vi­cios bási­cos (agua, elec­tri­ci­dad y trans­por­te). Para­le­la­men­te, se pre­vé una ace­le­ra­ción en la polí­ti­ca de expro­pia­cio­nes de pro­pie­da­des agra­rias, indus­tria­les y de ser­vi­cios, con el fin de ir res­tan­do poder al sec­tor pri­va­do y en cohe­ren­cia con la pro­pues­ta de “Socia­lis­mo del Siglo XXI”.

En el plano polí­ti­co, la cons­ti­tu­ción de un par­la­men­to con pre­sen­cia sus­tan­cial de la opo­si­ción y la ame­na­za de blo­queo legis­la­ti­vo por par­te de esta, será sor­tea­da duran­te 18 meses por la apro­ba­ción de la Ley Habi­li­tan­te que con­ce­de pode­res espe­cia­les al Pre­si­den­te para emi­tir decre­tos. A su vez, habrá que seguir de cer­ca la evo­lu­ción del sur­gi­mien­to de una corrien­te radi­cal den­tro del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la.

Boli­via se enfren­ta­rá pro­ba­ble­men­te a su dile­ma más impor­tan­te hoy día: cómo cana­li­zar des­de el Poder Eje­cu­ti­vo una de las hege­mo­nías polí­ti­cas más amplias del con­ti­nen­te. Tras la supera­ción del “empa­te catas­tró­fi­co” y la aper­tu­ra del “pun­to de bifur­ca­ción” (Gar­cía Line­ra dixit), 2010 ha sido el año de la esta­bi­li­dad tan­to polí­ti­ca (dere­cha frag­men­ta­da e inmo­vi­li­za­da) como eco­nó­mi­ca (éxi­tos macro­eco­nó­mi­cos y redis­tri­bu­ción).

Sin embar­go, este año tam­bién se ha des­ta­ca­do por­que el con­flic­to se ha tras­la­do al inte­rior del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, como lo mues­tran el levan­ta­mien­to popu­lar en Poto­sí y las movi­li­za­cio­nes indí­ge­nas con­tra pro­yec­tos desa­rro­llis­tas. El gobierno de Evo Mora­les, cega­do por el triun­fa­lis­mo gene­ra­do tras la aplas­tan­te vic­to­ria elec­to­ral de 2009, ha mane­ja­do estos con­flic­tos con altas dosis de sober­bia y auto­ri­ta­ris­mo. Por ello, uno de los desa­fíos de 2011 será la capa­ci­dad del Poder Eje­cu­ti­vo de recon­du­cir su rela­ción con los movi­mien­tos socia­les, su base his­tó­ri­ca de sus­ten­ta­ción. Otro de los gran­des desa­fíos, será la habi­li­dad de nego­cia­ción del gobierno con las mul­ti­na­cio­na­les para impul­sar la explo­ta­ción e indus­tria­li­za­ción de los yaci­mien­tos de litio del salar de Uyu­ni.

Den­tro del blo­que boli­va­riano, Ecua­dor con­ti­nua­rá sien­do es el país con el pro­ce­so de cam­bio más ende­ble y más difu­so ideo­ló­gi­ca­men­te. El inten­to de gol­pe de Esta­do –el ter­ce­ro que pade­ce el blo­que boli­va­riano tras los falli­dos de 2002 en Vene­zue­la y 2008 en Boli­via-no sólo mos­tró la debi­li­dad del gobierno y la preo­cu­pan­te influen­cia de la CIA en la poli­cía ecua­to­ria­na, sino el divor­cio exis­ten­te entre el gobierno y gran par­te de los movi­mien­tos socia­les. En con­se­cuen­cia, la recom­po­si­ción de la alian­za Eje­cu­ti­vo-Movi­mien­tos y la rede­fi­ni­ción del exce­si­vo lide­raz­go per­so­na­lis­ta de Correa serán ele­men­tos fun­da­men­ta­les para el for­ta­le­ci­mien­to de la “Revo­lu­ción Ciu­da­da­na”.

En el orden más estric­ta­men­te geo­po­lí­ti­co, el ALBA con­ti­nua­rá sien­do el pro­yec­to de inte­gra­ción más van­guar­dis­ta de la región y su reto prin­ci­pal será la con­so­li­da­ción de su mone­da úni­ca, el SUCRE. Para­le­la­men­te, en un con­tex­to de altos pre­cios petro­le­ros, la dis­tri­bu­ción soli­da­ria de Vene­zue­la en el mar­co de Petro­ca­ri­be resul­ta­rá deter­mi­nan­te para todos sus alia­dos.

Mer­co­sur. El gigan­te bra­si­le­ño será otro de los acto­res prin­ci­pa­les de la región. La asun­ción de Dil­ma Rous­seff en enero se pre­sen­ta como la segu­ra con­ti­nui­dad del mode­lo que Lula ins­tau­ró hace 8 años y que se resu­me en la siguien­te tri­lo­gía: neo­de­sa­rro­llis­mo-asis­ten­cia­lis­mo social-mul­ti­la­te­ra­lis­mo. Uno de los desa­fíos fun­da­men­ta­les será la bús­que­da del equi­li­brio entre en el indis­cu­ti­ble rol de poten­cia regio­nal y su nece­sa­rio apor­te para el desa­rro­llo de sus veci­nos más vul­ne­ra­bles (Para­guay y Boli­via).

Argen­ti­na será el país que mayor aten­ción cap­ta­rá en 2011, ya que para el mes de octu­bre están pre­vis­tas las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. La muer­te de Nés­tor Kirch­ner gene­ró efec­tos múl­ti­ples y catár­ti­cos en el amplio espec­tro socio­ló­gi­co del pero­nis­mo pro­gre­sis­ta, des­ta­cán­do­se entre todos ellos la revi­ta­li­za­ción de la figu­ra polí­ti­ca de Cris­ti­na Fer­nán­dez, actual pre­si­den­ta y viu­da del fina­do. La recu­pe­ra­ción par­cial de su popu­la­ri­dad uni­da a la inexis­ten­cia de una figu­ra caris­má­ti­ca en la dere­cha tra­di­cio­nal, tras el dete­rio­ro mediá­ti­co de su líder más rele­van­te –el empre­sa­rio y gober­na­dor bonae­ren­se Mau­ri­cio Macri‑, augu­ran una pro­ba­ble reelec­ción de la actual man­da­ta­ria.

En mate­ria geo­po­lí­ti­ca y de inte­gra­ción regio­nal, el papel de Bra­sil y Argen­ti­na jun­to al de Vene­zue­la, será vital en el for­ta­le­ci­mien­to del estra­té­gi­co Con­se­jo Sur­ame­ri­cano de Defen­sa y en la con­so­li­da­ción de UNASUR.

Eje Andino-Con­ser­va­dor. Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les perua­nas de abril de 2011 serán, indu­da­ble­men­te, uno de los acon­te­ci­mien­tos más rele­van­tes que vivi­rán los paí­ses del espec­tro con­ser­va­dor con sali­da al mar Pací­fi­co. El gobierno de Alan Gar­cía, para­dig­ma de la clá­si­ca ecua­ción neo­li­be­ral que com­bi­na alto cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sin redis­tri­bu­ción, es uno de los más impo­pu­la­res del con­ti­nen­te y ha neu­tra­li­za­do a cual­quier can­di­da­to del APRA. Kei­ko Fuji­mo­ri, hija del ex dic­ta­dor, repun­ta con fuer­za en las encues­tas como una de las can­di­da­tas de la ato­mi­za­da dere­cha que pro­ba­ble­men­te se enfren­ta­rá al líder de Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Peruano, Ollan­ta Huma­la, que sigue hacien­do esfuer­zos por arti­cu­lar a gran par­te de la izquier­da.

El gobierno de San­tos en Colom­bia, tras sus pri­me­ros meses de anda­du­ra, pare­ce que man­ten­drá la brú­ju­la de un pro­yec­to “oli­gár­qui­co-prag­má­ti­co”, como lo evi­den­cia la recom­po­si­ción de las rela­cio­nes comer­cia­les con Vene­zue­la, para satis­fac­ción de los empre­sa­rios expor­ta­do­res. En el plano de la gue­rra civil inter­na, la beli­ge­ran­cia tan­to retó­ri­ca como fác­ti­ca será la nota domi­nan­te.

Cen­troa­mé­ri­ca, Cari­be y EE.UU. La pér­di­da pro­gre­si­va de la influen­cia de Washing­ton en Suda­mé­ri­ca, obli­ga­rá a la poten­cia del Nor­te a cen­trar su polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta en su patio tra­se­ro más cer­cano, Amé­ri­ca Cen­tral. En este sen­ti­do, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Nica­ra­gua pre­vis­tas para noviem­bre de 2011 serán un even­to de gran rele­van­cia y de preo­cu­pa­ción para la Casa Blan­ca, ya que la reedi­ción de un gobierno san­di­nis­ta es bas­tan­te fac­ti­ble, según indi­can las encues­tas.

La mayor de las Anti­llas será el otro país de la zona que atrae­rá la mira­da no sólo de EE.UU. y toda Amé­ri­ca Lati­na, sino del res­to del pla­ne­ta, por las his­tó­ri­cas refor­mas eco­nó­mi­cas anun­cia­das por Raúl Cas­tro. El VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba rati­fi­ca­rá el pró­xi­mo abril la tran­si­ción del mode­lo tra­di­cio­nal de socia­lis­mo del siglo XX, de ins­pi­ra­ción sovié­ti­ca, a un nue­vo pro­yec­to de eco­no­mía mix­ta y ges­tión des­cen­tra­li­za­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *