Eins­tein, Alfre­do Gue­va­ra y la Cuba actual- Nar­ci­so Isa Con­de

Albert Eins­tein es cono­ci­do como un genio de la físi­ca-mate­má­ti­ca, inven­tor de la ener­gía nuclear, pero su pen­sa­mien­to polí­ti­co social ha sido cui­da­do­sa­men­te silen­cia­do por la maqui­na­ria capi­ta­lis­ta.

¿Qué opi­na­ba Eins­tein sobre el capi­ta­lis­mo?

“La anar­quía eco­nó­mi­ca de la socie­dad capi­ta­lis­ta tal y como exis­te hoy- afir­mó- es, en mi opi­nión, la ver­da­de­ra fuen­te del mal”.

¿Cuál fue su pro­pues­ta alter­na­ti­va?

”Estoy con­ven­ci­do –agre­gó- de que hay sola­men­te un camino para eli­mi­nar estos gra­ves males, el esta­ble­ci­mien­to de una eco­no­mía socia­lis­ta, acom­pa­ña­da por un sis­te­ma edu­ca­ti­vo orien­ta­do hacia metas socia­les”.

¿Qué enten­día Eins­tein por una eco­no­mía socia­lis­ta?

… “En una eco­no­mía así los medios de pro­duc­ción son poseí­dos por la socie­dad y uti­li­za­dos en for­ma pla­ni­fi­ca­da. Una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da –enfa­ti­zó- que ajus­te la pro­duc­ción a las nece­si­da­des de la comu­ni­dad, dis­tri­bui­ría el tra­ba­jo a rea­li­zar entre todos los capa­ci­ta­dos para tra­ba­jar a y garan­ti­za­ría un sus­ten­to a cada hom­bre o mujer y niño”… .

¿Cómo con­ci­bió el rol de la edu­ca­ción en ese pro­ce­so?

….”La edu­ca­ción del indi­vi­duo, ade­más de pro­mo­ver sus pro­pias capa­ci­da­des natu­ra­les, pro­cu­ra­ría –según su con­cep­ción- desa­rro­llar en el un sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad para sus com­pa­ñe­ros-hom­bres (y muje­res agre­go) en lugar de la glo­ri­fi­ca­ción del poder y del éxi­to que se da en nues­tra socie­dad actual”…

¿Aca­so Eins­tein enten­dió que la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da era sinó­ni­mo de socia­lis­mo?

Por el con­tra­rio, advir­tió que “es nece­sa­rio recor­dar que una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da no es toda­vía socia­lis­mo. Una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da pue­de estar acom­pa­ña­da de la com­ple­ta escla­vi­tud del indi­vi­duo”…

¿Cuá­les otros requi­si­tos enten­dió nece­sa­rios para rea­li­zar el socia­lis­mo?

…”La rea­li­za­ción del socia­lis­mo –sub­ra­yó- requie­re solu­cio­nar algu­nos pro­ble­mas socio­po­lí­ti­cos extre­ma­da­men­te difí­ci­les: ¿cómo es posi­ble, con una cen­tra­li­za­ción de gran enver­ga­du­ra del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co, evi­tar que la buro­cra­cia lle­gue a ser todo pode­ro­sa y arro­gan­te? ¿Cómo pue­den estar pro­te­gi­dos los dere­chos del indi­vi­duo y como ase­gu­rar un con­tra­pe­so demo­crá­ti­co al poder de la buro­cra­cia?”

Estas últi­mas inquie­tu­des expre­sa­das en su artícu­lo titu­la­do “¿POR QUÉ SOCIALISMO?”, for­man par­te de su agu­da y tem­pra­na preo­cu­pa­ción por “la fal­ta de socia­lis­mo en el camino hacia él”, por la cre­cien­te nega­ción de las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas cuan­do las trans­for­ma­cio­nes empren­di­das en su épo­ca se vie­ron adul­te­ra­das por la hiper­tro­fia buro­crá­ti­ca que con­lle­vó la esta­ti­za­ción total y la ausen­cia de demo­cra­cia socia­lis­ta en la anti­gua Unión Sovié­ti­ca

Un pen­sa­mien­to asom­bro­sa­men­te actual

Visión cer­te­ra ayer y vigen­te en mayor gra­do en el pre­sen­te. Por­que aho­ra que el capi­ta­lis­mo es peor que el que le tocó vivir a este por­ten­to­so talen­to humano… Des­pués del colap­so del lla­ma­do “socia­lis­mo de Esta­do” euro-orien­tal. … Con pos­te­rio­ri­dad al fra­ca­so que le impu­so a impor­tan­tes pro­ce­sos de orien­ta­ción socia­lis­ta del siglo XX “una buro­cra­cia todo­po­de­ro­sa y arro­gan­te”.

Por qué aho­ra que se refle­xio­na y se deba­te en torno a la pre­gun­ta ¿Cuál socia­lis­mo para el siglo XXI?, las pala­bras de Albert Eins­tein reto­man una actua­li­dad impre­sio­nan­te tan­to fren­te al capi­ta­lis­mo cen­tral como al peri­fé­ri­co (inte­gra­do por estas socie­da­des depen­dien­tes); igual ante el sig­ni­fi­ca­do del colap­so de las refe­ri­das expe­rien­cias socia­lis­tas bajo el signo del esta­tis­mo-buro­crá­ti­co, implí­ci­ta­men­te obje­ta­das en sus visio­na­rias refle­xio­nes.

Eins­tein refuer­za la idea de que la cla­ve del éxi­to con­sis­te en socia­li­zar la pro­pie­dad, la eco­no­mía y todo el poder: ins­ti­tu­cio­nes, sis­te­mas polí­ti­cos, rela­cio­nes de géne­ros, rela­cio­nes inter-gene­ra­cio­na­les, víncu­los entre feno­ti­pos huma­nos, entre seres huma­nos y natu­ra­le­za toda.

La cla­ve está en des­pri­va­ti­zar, en colec­ti­vi­zar, en socia­li­zar y demo­cra­ti­zar allí don­de pre­do­mi­ne la pro­pie­dad pri­va­da sobre los medios de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, ser­vi­cio… y pri­me el auto­ri­ta­ris­mo y el eli­tis­mo sobre par­ti­dos, esta­dos, arte, cultura…como acon­te­ce en las socie­da­des capi­ta­lis­tas de dife­ren­tes nive­les de desa­rro­llo.

Fren­te al orden mun­dial capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­tas –reite­ro- se impo­ne colec­ti­vi­zar, socia­li­zar, no sim­ple­men­te esta­ti­ti­zar.

Demo­cra­ti­zar sin buro­cra­ti­zar el poder. Des­cen­tra­li­zar, no con­cen­trar las deci­sio­nes. Impe­dir que tan­to la pro­pie­dad pri­va­da como es el Esta­do se apro­pien de la socie­dad y del terri­to­rio.

Al com­pás de la supera­ción del capi­ta­lis­mo, debi­li­tar pro­gre­si­va­men­te el Esta­do a tra­vés de la auto­ges­tión y auto- orga­ni­za­ción, del impul­so de los pro­ce­sos aso­cia­ti­vos, de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar, de la demo­cra­cia direc­ta, del poder revo­ca­to­rio de las comu­ni­da­des…

Y en socie­da­des esta­tis­ta-buro­crá­ti­cas (post-capi­ta­lis­tas), con ins­ti­tu­cio­nes, par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes socia­les cua­si fusio­na­das, es impres­cin­di­ble ‑para crear socia­lis­mo y libe­rar al indi­vi­duo y a la socie­dad del con­trol infe­cun­do del súper-esta­do- socia­li­zar lo esta­tal, tras­pa­sar lo públi­co al pue­blo como su legi­ti­mo due­ño, con­tro­lar y dis­mi­nuir el Esta­do en un pro­ce­so pau­la­tino hacia su extin­ción; libe­rar a los seres huma­nos de toda coer­ción, opre­sión, dis­cri­mi­na­ción…

For­ta­le­cer la ten­den­cia hacia la libre aso­cia­ción y rela­ción armo­nio­sa entre seres huma­nos y entre estos y el res­to de la natu­ra­le­za.

Socia­li­zar, no pri­va­ti­zar. Redu­cir el Esta­do y no a favor de la pro­pie­dad pri­va­da y de la explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno, sino del inte­rés colec­ti­vo.

Demo­cra­ti­zar el poder y desa­rro­llar el con­trol social y ciu­da­dano, sin tras­pa­sar­le la hege­mo­nía ni al capi­tal pri­va­do (nacio­nal o trans­na­cio­nal) ni al capi­ta­lis­mo de Esta­do y su buro-tec­no­cra­cia. Tam­po­co favo­re­cer el pre­do­mi­nio de la com­bi­na­ción de pro­pie­dad esta­tal y tra­ba­jo asa­la­ria­do con pro­pie­dad pri­va­da y explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno y sis­te­ma polí­ti­co cen­tra­li­za­do.

Demo­cra­ti­zar en detri­men­to del mono­po­lio del par­ti­do úni­co fun­di­do con el Esta­do.

Demo­cra­ti­zar en detri­men­to de la buro­cra­cia “todo­po­de­ro­sa y arro­gan­te”.

Recrear las fuer­zas de van­guar­dia, la volun­tad trans­for­ma­do­ra de la par­te más con­cien­te y orga­ni­za­da de la socie­dad; recons­truir todo el teji­do social orga­ni­za­do y hori­zon­ta­li­zar en gran esca­la las rela­cio­nes polí­ti­cas; des­atar la her­mo­sa rebel­día feme­ni­na, las ener­gías revo­lu­cio­na­ria de la juven­tud, y muy espe­cial­men­te la capa­ci­dad eman­ci­pa­do­ra del tra­ba­jo y la cul­tu­ra fren­te al Esta­do y al capi­tal.

Crear, en fin, demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, auto-ges­tio­na­ria, con pre­do­mi­nio de la pro­pie­dad social y la pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca.

Pen­san­do en Cuba

Leyen­do a Eins­tein pen­sé en la Cuba actual y futu­ra. Recor­dé estas pala­bras recien­tes de Alfre­do Gue­va­ra, des­ta­ca­do inte­lec­tual cubano de la gene­ra­ción his­tó­ri­ca, refi­rién­do­se a la hora de libe­rar la revo­lu­ción de la pri­sión del Esta­do.

…creo que hemos entra­do en el perío­do de la lucha (no diré que es la pri­me­ra vez que es sis­té­mi­ca, pero yo creo que es la pri­me­ra vez que se va a lograr de ver­dad) de la deses­ta­ti­za­ción….

…Todo lo vemos, todo lo lee­mos en un plano eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­vo de sal­va­ción, pero yo creo que el fenó­meno más intere­san­te esta sub­ya­cen­te e irre­ver­si­ble: la deses­ta­ti­za­ción de la socie­dad cuba­na. La socie­dad cuba­na sal­drá, pare­ce, de la pri­sión del Esta­do.… con­si­de­ro impres­cin­di­ble… que la socie­dad cuba­na se libe­re del Esta­do.

(Frag­men­tos trans­cri­tos de la inter­ven­ción de Alfre­do Gue­va­ra en el Panel de discusión:«Julio Anto­nio Mella: mar­xis­mo, here­jía y hete­ro­do­xia. Pro­pues­tas de relec­tu­ras sobre su obra y su vida», 11 de diciem­bre de 2010).

¿En que direc­ción deses­ta­ti­zar?

Me agra­da su opti­mis­mo. Pero el tema cru­cial a par­tir de esa tras­cen­den­te deci­sión es defi­nir en cuál de las direc­cio­nes iría el pro­ce­so de deses­ta­ti­za­ción de la socie­dad cuba­na y has­ta que gra­do.

Sigo pen­san­do que pesa mucho en la actual visión ofi­cial y en no pocos sec­to­res par­ti­da­rios de la revo­lu­ción, con­si­de­rar socia­lis­tas las empre­sas esta­ta­les, sin auto­ges­tión, sin co-ges­tión, sin socia­li­za­ción a favor de las/​os pro­duc­to­res.

Apre­cio que toda­vía no hay una corrien­te fuer­te a favor de la supera­ción de la rela­ción eco­nó­mi­ca esta­tal-tra­ba­jo asa­la­ria­do; ni de la nece­si­dad de obs­truir una deses­ta­ti­za­ción a favor de la pro­pie­dad pri­va­da con explo­ta­ción de mano de obra asa­la­ria­da y con un fuer­te com­po­nen­te de capi­tal pri­va­do trans­na­cio­nal. Por eso se sigue con­si­de­ran­do a Chi­na como un “país socia­lis­ta”, y auto­ri­zan­do los cam­pos de Golf, los trans­gé­ni­cos, la ven­ta de inmue­bles a inver­sio­nis­tas extran­je­ros y la posi­bi­li­dad de con­tra­tar mano de obra en empre­sas pri­va­das en el con­tex­to de faci­li­da­des mayo­res al capi­tal trans­na­cio­nal.

Nada se habla de avan­zar en direc­ción a una eco­no­mía de equi­va­len­cia, que supere pro­gre­si­va­men­te la con­cep­ción capi­ta­lis­ta sobre mer­ca­do-pre­cios

No que­da cla­ro el peso real de la impor­tan­te pro­pues­ta de coope­ra­ti­vi­za­ción de deter­mi­na­das áreas, mucho menos defi­ni­do el “con­tra­pe­so demo­crá­ti­co” a crear fren­te al poder de la buro­cra­cia”; la cual no deja de ser tan pode­ro­sa por­que se lan­ce al cuen­ta-pro­pis­mo a más de un millón de trabajadores/​as de Esta­do sin un pre­ci­so pro­gra­ma de colec­ti­vi­za­ción pau­la­ti­na del sec­tor o por­que se entre­guen pre­dios esta­ta­les con voca­ción agrí­co­la al usu­fruc­to pri­va­do sin estí­mu­los a la pro­duc­ción aso­cia­da.

Hay líneas posi­ti­vas de deses­ta­ti­za­ción limi­ta­da y de des­cen­tra­li­za­ción insu­fi­cien­te, y sigue omni­pre­sen­te el ver­ti­ca­lis­mo en la con­duc­ción polí­ti­ca así como la esen­cia del mode­lo polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal.

Hay una ten­den­cia tam­bién posi­ti­va a rede­fi­nir den­tro del mode­lo y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vigen­te los roles del par­ti­do, el Esta­do y las orga­ni­za­cio­nes socia­les; pero no está cla­ra la apues­ta hacia una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va e inte­gral, hacia un sis­te­ma polí­ti­co no mono­po­li­za­do por un par­ti­do ses­ga­do por un gra­do con­si­de­ra­ble de auto­ri­ta­ris­mo y hacia un régi­men de liber­ta­des no suje­to a sis­te­mas de cen­su­ra y a múl­ti­ples res­tric­cio­nes.

Tam­po­co se habla de supe­rar cier­ta uni­la­te­ra­li­dad de la polí­ti­ca exte­rior con­di­cio­na­da por las rela­cio­nes inter-esta­ta­les y con serias ausen­cias en cuan­to a inter­na­cio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y pro-socia­lis­ta.

Abrir en mayor esca­la y a más pro­fun­di­dad el deba­te

Hay muchas cosas por rede­fi­nir den­tro de un deba­te con cana­les toda­vía muy res­trin­gi­dos y con esca­sos espa­cios abier­tos auto­ri­za­dos, lo que obs­tru­ye su des­plie­gue.

En los linea­mien­tos pro­pues­tos al VI Con­gre­so del PCC y en las medi­das en mar­cha no está con­tem­pla­do un pro­yec­to estra­té­gi­co de deses­ta­ti­za­ción total a favor del socia­lis­mo que recla­ma este siglo XXI; con cie­rre de puer­tas a la res­tau­ra­ción pro­gre­si­va de la pri­va­ti­za­ción y al híbri­do de un capi­ta­lis­mo de Esta­do moder­ni­za­do mez­cla­do con un capi­ta­lis­mo pri­va­do acom­pa­ña­do de polí­ti­cas socia­les social here­da­das del vie­jo orden.

Por eso en Cuba, el cómo y cuan­to deses­ta­ti­zar, sigue sien­do la pre­gun­ta cla­ve si nos pone­mos de acuer­do en que el mode­lo esta­tis­ta- buro­crá­ti­co se ago­tó. Y ella nos con­du­ce a otras dos de carác­ter estra­té­gi­co: ¿Cuál socia­lis­mo y cuál demo­cra­cia son desea­bles y posi­bles en este siglo XXI?

Y más allá de Cuba es urgen­te res­pon­der: ¿cuál alter­na­ti­va a una socie­dad capi­ta­lis­ta que no “solo es la ver­da­de­ra cau­sa del mal”, sino que pone en ries­go la exis­ten­cia del pla­ne­ta con todo su con­te­ni­do?

Oja­la se pro­yec­ten al pre­sen­te y sean asu­mi­das como váli­das e impe­rio­sas las genia­les con­si­de­ra­cio­nes de Eins­tein inclui­das en el artícu­lo cita­do, de mane­ra que con­tri­bu­yan a pro­fun­di­zar el deba­te sobre los nue­vos socia­lis­mos a esca­la mun­dial y espe­cí­fi­ca­men­te sobre el pre­cia­do futu­ro cubano; indi­so­lu­ble­men­te liga­do a la suer­te de pro­mi­so­rio, pero cada vez más fre­na­do y ame­na­za­do, pro­ce­so de cam­bio con­ti­nen­tal.

Oja­la que el hecho de que lo haya dicho una per­so­na­li­dad de tan­to pres­ti­gio y auto­ri­dad inte­lec­tual, con­tri­bu­ya a debi­li­tar los pre­jui­cios ofi­cia­les y no ofi­cia­les fren­te a esa mane­ra de pen­sar y a impul­sar la “crea­ción heroi­ca” y los sue­ños rea­li­za­bles en estos tiem­pos pro­pi­cios para nue­vas y nece­sa­rias revo­lu­cio­nes.

4 – 1‑2011, San­to Domin­go.
La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *