Duro tes­ti­mo­nio de fami­liar de [email protected] [email protected]

Nos envian a nues­tro correo, este tes­ti­mo­nio de fami­lias de [email protected] [email protected] [email protected] y de la reali­dad que se les impo­ne por la cruel poli­ti­ca peni­ten­cia­ria espa­ño­la y fran­ce­sa.

Rela­to duro, pero des­gra­cia­da­men­te real. Es el dia a dia de las fami­lias de [email protected]
¿Por­qué?

Ber­na

Cuan­do las cosas se repi­ten y, aun­que malas, no se pue­den cam­biar, te habi­túas a ellas, como si fue­ran par­te de la ruti­na dia­ria, como el res­pi­rar, el andar, el ir al curro o don­de haya que ir, el pelear­te con los niños por los etxe­ko­la­nas y por tan­tas otras cosas.

La visi­ta al fami­liar pre­so se con­vier­te así, tam­bién, en algo ruti­na­rio, nor­mal, como si fue­se par­te de tu vida con des­tino inclui­do y mar­cas en el calen­da­rio los días en que te corres­pon­de hacer el lar­go via­je para com­ple­tar, con el res­to de pie­zas soli­da­rias, el puz­le del calen­da­rio car­ce­la­rio.

Pero, afor­tu­na­da­men­te, aún nos que­da una pequ­ña chis­pa de capa­ci­dad refle­xi­va y de vez en cuan­do rom­pes esa ruti­na de des­tíno fatí­di­co acep­ta­do y te haces esa pre­gun­ta cla­ve, mági­ca, revo­lu­cio­na­ria, que ha moti­va­do a la huma­ni­dad a lo lar­go de su exis­ten­cia a supe­rar su igno­ran­cia y su «des­tino»: ¿Por­qué?

¿Por­qué ten­go que pro­gra­mar año tras año mis vaca­cio­nes en fun­ción de un lugar lejano y repe­ti­do don­de mis hijos sufren cár­cel?

¿Por­qué he de dedi­car una bue­na par­te de mi pre­cia­do tiem­po vital en pre­pa­rar y rea­li­zar lar­gos via­jes de can­san­cio y ries­go?

¿Por­qué anu­lar el sue­ño de lle­var a mi hija de ocho años a ver en el Arria­ga «El lago de los cis­nes» sobre hie­lo, para poder pagar el via­je a la Fran­cia pro­fun­da don­de ale­ja­ron a nues­tra fami­liar pre­sa?

¿Por­qué tan­ta cruel­dad y tan­ta hipo­cre­sía de quie­nes mane­jan los hilos de las polí­ti­cas peni­ten­cia­rias de los esta­dos espa­ñol y fran­cés y de quie­nes les jalean por ello o miran para otro lado para no «man­char­se»?

Pre­gun­tas con res­pues­ta sí, pero pre­gun­tas que nos sur­gen de nue­vo tras el via­je rea­li­za­do, como res­pues­ta del sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co a tama­ña agre­sión, que nos per­mi­te seguir vivos, crí­ti­ca­men­te vivos, soli­da­ria­men­te vivos, amo­ro­sa­men­te vivos, aun­que lle­va­sen a nues­tra fami­liar al desier­to del Gobi, por poner un ejem­plo no tan impo­si­ble, vis­to lo vis­to a estas altu­ras de la dis­per­sión.

El pasa­do 31 de Diciem­bre via­ja­mos los cua­tro, Mabel, Eki, Nahia y Yo a Roan­ne, peque­ña pobla­ción de la región fran­ce­sa Rhon­ne-Alpes, cer­ca de Lyon y a 850 km de casa. Es el nue­vo des­tino de cum­pli­mien­to de con­de­na de Mai­te, nues­tra fami­liar pre­sa polí­ti­ca vas­ca. Hici­mos dos noches allí para poder hacer visi­ta dos días.

He aquí algu­nos datos:
– Pre­sa: Mai­te Jua­rros Ruiz de Gor­de­jue­la, bil­bai­na de 31 años, dete­ni­da en Fran­cia el 28 de Octu­bre de 2004. Juz­ga­da en Febre­ro de 2010 (cin­co años y medio des­pués). Con­de­na­da a 13 años de cár­cel. Ha esta­do en 6 cár­ce­les fran­ce­sas.
– Su com­pa­ñe­ro (se casa­ron en la pri­sión de Fres­nes), mi hijo Aner, no pue­de visi­tar­la por tener prohi­bi­do pisar sue­lo fran­cés.
– Esta visi­ta que hemos hecho:
* Ber­na ya había esta­do en esta cár­cel en Setiem­bre; para Mabel y los niños es la pri­me­ra visi­ta a Roan­ne;
* via­je en coche; 1.700 km ida y vuel­ta: 20 horas de via­je en total;
* dor­mir en una gîte (como casa rural) a 9 km. de la cár­cel; dos noches.
* gas­tos sin con­tar la comi­da: com­bus­ti­ble 170 euros; auto­pis­ta 120 euros; casa 100 euros;
– Pro­xi­ma visi­ta con los niños: una sema­na en verano (hare­mos allí la sali­da de vaca­cio­nes).

Escri­bo estas notas para lla­mar la aten­ción sobre la situa­ción, una par­te de la gra­ve situa­ción que sufren los pre­sos y pre­sas de Eus­kal Herria, quie­nes pade­cen una des­truc­ti­va, inhu­ma­na e ile­gal polí­ti­ca de dis­per­sión car­ce­la­ria, que se ceba con­se­cuen­te­men­te en sus fami­lia­res y ami­gos. Se pue­de estar o no de acuer­do con los plan­tea­mien­tos polí­ti­cos de quie­nes deci­die­ron luchar por su patria y su cla­se mili­tan­do en ETA, pero nadie podrá hablar de demo­cra­cia y de dere­chos huma­nos a la vez que mira para otro lado cuan­do hable­mos de la situa­ción de los pre­sos y las pre­sas vas­cas.
Segu­ra­men­te la mayo­ría de quie­nes reci­bís este men­sa­je tenéis pues­tas las mis­mas espe­ran­zas que yo ten­go en los movi­mien­tos polí­ti­cos que se están dan­do en nues­tro país, una prue­ba del algo­dón de que el pro­ce­so en mar­cha será posi­ble ha de estar en la capa­ci­dad social para aca­bar con la polít­ca de dis­per­sión.

El pró­xi­mo sába­do hay una cita, espe­cial­men­te impor­tan­te en este con­tex­to his­tó­ri­co, para recla­mar el res­pe­to a los dere­chos huma­nos de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, os ani­mo a par­ti­ci­par.

Un abra­zo,

Ber­na

Sába­do 8 de Enero
17:30
Pla­za Aita Donos­ti (Bil­bo)

En la foto­gra­fia, car­cel de Roan en el esta­do fran­ces

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *