Cin­co lus­tros de tor­tu­ra e impu­ni­dad- Xabier Maka­za­ga

La recien­te sen­ten­cia con­de­na­to­ria con­tra cua­tro guar­dias civi­les por tor­tu­rar a Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la ha podi­do dar la impre­sión de que, tras lar­gos años, la actua­ción de la Jus­ti­cia espa­ño­la ha sido por una vez míni­ma­men­te dig­na en lo que se refie­re a las tor­tu­ras que sufren los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos, pero al ana­li­zar dicho fallo se ve que esa dig­ni­dad ha vuel­to a bri­llar por su ausen­cia.

En efec­to, la con­de­na se ha debi­do úni­ca y exclu­si­va­men­te a la increí­ble can­ti­dad de con­tun­den­tes prue­bas sobre lo real­men­te suce­di­do con Por­tu y Sara­so­la des­de que fue­ron dete­ni­dos has­ta que lle­ga­ron, dos horas des­pués, al cuar­tel de Intxau­rron­do, don­de la opa­ci­dad total de la inco­mu­ni­ca­ción cayó como una losa sobre ellos. Y pese a esas con­tun­den­tes prue­bas, los jue­ces han absuel­to a once de los agen­tes y han impues­to penas míni­mas al res­to.

Ade­más, han pues­to espe­cial énfa­sis en recal­car que las tor­tu­ras «tuvie­ron por fina­li­dad úni­ca y últi­ma» la ven­gan­za, sin que jus­ti­fi­quen en abso­lu­to dicha ase­ve­ra­ción, que ha ale­gra­do sobre­ma- nera a la Guar­dia Civil, por­que la sen­ten­cia des­car­ta que la fina­li­dad fue­se obte­ner infor­ma­ción, y «no cues­tio­na en abso­lu­to la lucha anti­te­rro­ris­ta».

La Guar­dia Civil tam­bién se ha feli­ci­ta­do de que «El fallo dice que se pro­du­jo una vio­len­cia exce­si­va tras la deten­ción por par­te de los agen­tes que inter­vi­nie­ron en ella, pero no en el perío­do de inco­mu­ni­ca­ción ni por par­te de los agen­tes que par­ti­ci­pa­ron en la inves­ti­ga­ción». La sen­ten­cia apo­ya la ver­sión de los tor­tu­ra­do­res y sus cóm­pli­ces de que las denun­cias de tor­tu­ras son en su inmen­sa mayo­ría fal­sas.

Los magis­tra­dos no sus­ten­tan tal apo­yo en prue­ba algu­na, les bas­ta con que lo digan los peri­tos de la Guar­dia Civil, y al mis­mo tiem­po se escu­dan en una supues­ta fal­ta de prue­bas a la hora de evi­tar pro­nun­ciar­se sobre las tor­tu­ras sufri­das por Mat­tin Sara­so­la duran­te la inco­mu­ni­ca­ción.

Éste expli­có que lo suce­di­do en el mon­te «no fue nada com­pa­ra­do con lo que me hicie­ron des­pués», duran­te aque­llos cin­co inter­mi­na­bles días, pero los jue­ces han nega­do cre­di­bi­li­dad a su tes­ti­mo­nio.

Sin embar­go, la sen­ten­cia da por pro­ba­do que, duran­te la sesión de tor­tu­ras en el mon­te, a Sara­so­la «cons­tan­te­men­te le infun­dían temor al refe­rir­le que eso eran sólo los pri­me­ros vein­te minu­tos, y que tenían cin­co días más para hacer con él lo que qui­sie­ran. Sólo así se expli­ca el esta­do de nota­ble ansie­dad con el que dete­ni­do lle­gó a la Clí­ni­ca Médi­co-Foren­se para el pri­mer reco­no­ci- mien­to». Y tam­bién que «esta­ba coac­cio­na­do, ame­na­za­do, sobre todo en rela­ción a la ame­na­za de deten­ción a su her­mano. Es por eso que tan­to al médi­co foren­se de Donos­tia y pos­te­rior­men­te al médi­co foren­se de Madrid les mani­fes­tó que las lesio­nes se las había oca­sio­na­do en el for­ce­jeo pro­du­ci­do al inten­tar esca­par. Éste es el dis­cur­so que los pro­pios guar­dias civi­les le dije­ron que debía man­te­ner».

Y tras dar todo ello por pro­ba­do, no sólo dic­ta­mi­nan que no se pue­de pro­bar que suce­die­se nada ile­gal duran­te esos cin­co días, sino que sacan la cara a los jue­ces de la Audien­cia Nacio­nal que dic­ta­mi­na­ron que ni Por­tu ni Sara­so­la fue­ron en abso­lu­to tor­tu­ra­dos, y que las deta­lla­das con­fe­sio­nes de este últi­mo fue­ron mani­fes­ta­cio­nes espon­tá­neas.

Todo aquel que ten­ga dos dedos de fren­te sabe de sobra cómo se con­si­guen esas con­fe­sio­nes. Sobre todo por­que, en los casos de mili­tan­tes vas­cos inco­mu­ni­ca­dos, éstos se nie­gan a decla­rar cuan­do son dete­ni­dos en el Esta­do fran­cés y en cam­bio «can­tan» en el espa­ñol. Todo el mun­do lo sabe, pero al mis­mo tiem­po en el Esta­do espa­ñol son legión los que pre­fie­ren igno­rar­lo; entre ellos, el apa­ra­to judi­cial que estas últi­mas déca­das se ha nega­do sis­te­má­ti­ca­men­te a pre­gun­tar­se sobre la razón de dichas con­fe­sio­nes, que en muchí­si­mos casos, como el de Mat­tin Sara­so­la, no se sus­ten­tan en prue­ba algu­na e impli­can innu­me­ra­bles años de pri­sión.

Así, des­de 1986, más de 2.000 inco­mu­ni­ca­dos han denun­cia­do tor­tu­ras, pero tan sólo en uno de esos casos, el de Kepa Urra en 1992, ha habi­do una con­de­na fir­me con­tra tor­tu­ra­do­res, y tam­bién enton­ces lo úni­co que die­ron por pro­ba­do los jue­ces fue lo que le hicie­ron en el mon­te. En aquel caso, el Tri­bu­nal Supre­mo redu­jo a un año la con­de­na de cua­tro que dic­tó la Audien­cia de Biz­kaia, y los tor­tu­ra­do­res fue­ron de inme­dia­to indul­ta­dos.

¿Qué suce­de­rá esta vez? ¿Pisa­rá final­men­te la cár­cel alguno de los agen­tes aho­ra con­de­na­dos? No sólo me apues­to lo que sea a que no, sino que tam­bién me atre­vo a vati­ci­nar que serán ascen­di­dos, con­de­co­ra­dos y/​o colo­ca­dos en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad como la gran mayo­ría de los tor­tu­ra­do­res con­de­na­dos.

El tiem­po será tes­ti­go.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *