Viet­nam y su pro­ce­so de Doi Moi (reno­va­ción) nacio­nal e inter­na­cio­nal – Alber­to Cruz

El pró­xi­mo 12 de enero se va a cele­brar el XI Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam (PCV), cla­ve para el futu­ro del país y ver si el pro­ce­so de Doi Moi (reno­va­ción) ini­cia­do hace más de dos déca­das se enca­mi­na hacia la “tran­si­ción al socia­lis­mo”, como se plan­teó ini­cial­men­te, o con­so­li­da la deri­va rea­li­za­da en los tres últi­mos años hacia una “eco­no­mía de mer­ca­do de orien­ta­ción socia­lis­ta”.

Con la apli­ca­ción del pro­ce­so de Doi Moi a nivel interno Viet­nam ha obte­ni­do unos logros eco­nó­mi­cos más que nota­bles, con un cre­ci­mien­to medio del 6’7% en su Pro­duc­to Inte­rior Bru­to en la últi­ma déca­da y con­si­de­ra­bles avan­ces socia­les que están a pun­to de ser arro­ja­dos por la bor­da si no se corri­ge el rum­bo en este cru­cial con­gre­so. En él no sólo se va a dilu­ci­dar la lucha de poder actual­men­te exis­ten­te entre quie­nes apues­tan por una mayor aper­tu­ra hacia la inver­sión extran­je­ra y la explo­ta­ción de los recur­sos natu­ra­les y quie­nes con­si­de­ran que el alcan­ce de logros eco­nó­mi­cos no debe rea­li­zar­se a expen­sas de los logros socia­les, sino que al mis­mo tiem­po se adop­ta­rá una polí­ti­ca inter­na­cio­nal en la que la rela­ción con Chi­na juga­rá (a favor o en con­tra) un papel pri­mor­dial.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam con­si­de­ra que el pro­ce­so de Doi Moi ha sido un ele­men­to cen­tral para hacer del país un refe­ren­te no sólo eco­nó­mi­co, sino polí­ti­co espe­cial­men­te en el Sur­es­te de Asia. Las dos déca­das que ha cum­pli­do el pro­ce­so de Doi Moi ha supues­to que el país se haya enca­mi­na­do “hacia la sen­da del desa­rro­llo”, como se lee en los docu­men­tos pre­sen­ta­dos a este XI Con­gre­so, y se esta­ble­ce que sólo una pro­fun­di­za­ción del mis­mo hará posi­ble que Viet­nam se cen­tre en “impul­sar el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y la reno­va­ción inte­gral a fin de cons­truir una nación prós­pe­ra, equi­ta­ti­va y civi­li­za­da, pro­mo­vien­do la demo­cra­cia y con­si­de­ran­do al hom­bre como un fac­tor cla­ve en el desa­rro­llo nacio­nal”. Unas pala­bras que podrían apa­re­cer en cual­quier docu­men­to de cual­quier con­gre­so de cual­quier par­ti­do en cual­quier país del mun­do. Pero Viet­nam es Viet­nam y según el actual secre­ta­rio gene­ral del PCV, Nong Due Manh, “Viet­nam aspi­ra a esta­ble­cer su base eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal del socia­lis­mo con una super­es­truc­tu­ra de polí­ti­ca, ideo­lo­gía y cul­tu­ra a fin de cons­truir una nación prós­pe­ra” y esa aspi­ra­ción se con­cre­ta en la fecha de 2020, cuan­do Viet­nam con­si­de­ra será un país indus­trial moderno y ase­gu­ran­do mejo­res con­di­cio­nes de vida a la pobla­ción. Para ello, en el pró­xi­mo dece­nio “se pres­ta­rá la debi­da aten­ción al desa­rro­llo de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, y el per­fec­cio­na­mien­to de las rela­cio­nes de pro­duc­ción en línea con una eco­no­mía de mer­ca­do de orien­ta­ción socia­lis­ta con un alto sen­ti­do de inde­pen­den­cia y auto­su­fi­cien­cia en el con­tex­to de una mayor inte­gra­ción inter­na­cio­nal”.

Esta últi­ma par­te es muy impor­tan­te e indi­ca que esta­mos ante un nue­vo Doi Moi, esta vez tras­cen­dien­do las fron­te­ras y que será rati­fi­ca­do en este con­gre­so: lo que los diri­gen­tes viet­na­mi­tas entien­den como “inte­gra­ción inter­na­cio­nal”. Pero antes de pro­fun­di­zar en él, hay que hacer refe­ren­cia al Doi Moi nacio­nal para situar al país en estos momen­tos.

Los ini­cios del Doi Moi nacio­nal

Su pues­ta en mar­cha fue rela­ti­va­men­te tem­pra­na, en 1989, aún exis­tien­do la Unión Sovié­ti­ca, a raíz del VI Con­gre­so Nacio­nal del PCV. En él se dise­ñó la “tran­si­ción al socia­lis­mo” con la apro­ba­ción de un docu­men­to mar­co en el que se lee que “según la ley de la corres­pon­den­cia entre las rela­cio­nes de pro­duc­ción y el carác­ter y nivel de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, el pro­ce­so de la trans­for­ma­ción socia­lis­ta debe adop­tar pasos y for­mas ade­cua­das. Las expe­rien­cias prác­ti­cas demues­tran que las fuer­zas pro­duc­ti­vas no solo están fre­na­das en el caso del atra­so de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, sino tam­bién en la desin­cro­ni­za­ción de las últi­mas con los ele­men­tos que van más allá del nivel de desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Las reali­da­des de nues­tro país exi­gen que se debe tomar en con­si­de­ra­ción las for­mas eco­nó­mi­cas inter­me­dias y tran­si­to­rias para avan­zar del nivel infe­rior al supe­rior, de la peque­ña a la gran enver­ga­du­ra» (1). Es decir, se reco­no­cían las con­di­cio­nes pre­ca­rias del país, recién sali­do de una serie de devas­ta­do­ras gue­rras con­tra los colo­nia­lis­tas fran­ce­ses y esta­dou­ni­den­ses, y se plan­tea­ban una serie de eta­pas en las que par­tien­do del reco­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de dife­ren­tes estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, espe­cial­men­te en el sur que estu­vo bajo domi­nio y con­trol de EEUU, se pre­ten­día estruc­tu­rar la eco­no­mía de mane­ra gra­dual has­ta lograr un tipo de rela­cio­nes de pro­duc­ción socia­lis­tas.

Esta fase duró apro­xi­ma­da­men­te una déca­da, has­ta que en 1995 el enton­ces pre­si­den­te de EEUU, Bill Clin­ton, reali­zó su visi­ta a Viet­nam, la pri­me­ra de este nivel tras la fina­li­za­ción de la gue­rra en 1975. El fru­to de la mis­ma fue rápi­do: se nor­ma­li­za­ron de inme­dia­to las rela­cio­nes entre ambos paí­ses. Eso sig­ni­fi­có, en la prác­ti­ca, no sólo que dece­nas de miles de ex com­ba­tien­tes esta­dou­ni­den­ses lle­ga­ron en masa a visi­tar los luga­res don­de com­ba­tie­ron, dan­do ini­cio así a un turis­mo “a los luga­res de la gue­rra” que per­mi­tió la entra­da de divi­sas al país, sino que se per­mi­tió a Viet­nam ini­ciar el pro­ce­so de incor­po­ra­ción a la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (es miem­bro de pleno dere­cho des­de el año 2007) y acce­der a prés­ta­mos de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Pero eso no fue gra­tis. A cam­bio, Viet­nam deja­ba de recla­mar a EEUU el pago de las repa­ra­cio­nes de gue­rra acor­da­das por Richard Nixon en 1973 en los Acuer­dos de París que supu­sie­ron el ini­cio de la reti­ra­da esta­dou­ni­den­se y que, por cier­to, nun­ca fue­ron paga­das en esos más de vein­te años trans­cu­rri­dos has­ta la visi­ta de Clin­ton.

Había, por lo tan­to, que reade­cuar el pro­ce­so de Doi Moi a los nue­vos tiem­pos, y así en 2001 se con­si­de­ró nece­sa­rio exten­der las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras con todos los paí­ses, los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les y las empre­sas trans­na­cio­na­les. Eso supu­so que el capi­tal inter­na­cio­nal comen­za­se a fluir hacia Viet­nam y el país logra­se un des­pe­gue eco­nó­mi­co espec­ta­cu­lar. Sin embar­go, no fue como en otros luga­res del sudes­te asiá­ti­co. Los diri­gen­tes viet­na­mi­tas tuvie­ron mucho cui­da­do en pro­te­ger a la pobla­ción esta­ble­cien­do, por ejem­plo, líneas de cré­di­to para peque­ñas y media­nas empre­sas o ace­le­ran­do el rit­mo de las inver­sio­nes públi­cas en gran­des pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra para garan­ti­zar el pues­to de tra­ba­jo de la gran masa de viet­na­mi­tas. Por no olvi­dar un hecho muy rele­van­te: la pues­ta en mar­cha de un pro­gra­ma de vivien­da social que des­ac­ti­vó de raíz cual­quier atis­bo de rebe­lión por las medi­das eco­nó­mi­cas.

Esto per­mi­tió a Viet­nam afron­tar mucho mejor que los otros “tigres asiá­ti­cos” la cri­sis eco­nó­mi­ca y la com­pa­ra­ción pue­de lle­gar has­ta los mis­mí­si­mos paí­ses ricos. El Ban­co Mun­dial reco­no­ce que el impac­to de la cri­sis en Viet­nam supu­so para el país una reduc­ción del 37% en su tasa de cre­ci­mien­to, por­cen­ta­je que se ele­va has­ta el 137% en el caso de Mala­sia, el 155% en el caso de Tai­lan­dia o el 219% de EEUU, el 224% de la Euro­pa del euro y el 335% de Japón (2).

Los datos podían haber sido mucho mejo­res de no ser por un fenó­meno que se está gene­ra­li­zan­do en el país: la corrup­ción. La rea­li­za­ción de gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra, no siem­pre con lógi­ca social, ha favo­re­ci­do la apa­ri­ción de una éli­te polí­ti­ca que lo ha fia­do todo a este mode­lo de desa­rro­llo y que se está enri­que­cien­do con él, espe­cial­men­te en el ámbi­to más local. Al mis­mo tiem­po, ello ha ser­vi­do para que den­tro del PCV haya cogi­do fuer­za una corrien­te que comien­za a cues­tio­nar este pro­ce­so y que ya ha logra­do una pri­me­ra y sim­bó­li­ca vic­to­ria: la Asam­blea Nacio­nal ha para­li­za­do el macro­pro­yec­to de cons­truc­ción de un tren de alta velo­ci­dad entre Hanoi y Ho Chi Minh (1.700 kiló­me­tros) cuyo cos­to supo­nía nada más y nada menos que el 60% del PIB de Viet­nam y en el que tenía un inte­rés pre­fe­ren­te Japón pues­to que apor­ta­ba la tec­no­lo­gía. La vota­ción lo dice todo: 178 dipu­tados se opu­sie­ron al macro­pro­yec­to fren­te a 157 que vota­ron a favor (3). Dado que la prác­ti­ca tota­li­dad de los dipu­tados son miem­bros del PCV –aun­que hay unos pocos inde­pen­dien­tes, cer­ca­nos auque no mili­tan­tes del PCV‑, lo ajus­ta­do de la vota­ción pone de mani­fies­to lo dicho más arri­ba e indi­ca, al mis­mo tiem­po, la bata­lla que se libra­rá en el XI Con­gre­so Nacio­nal del 12 de enero.

Esto pone de mani­fies­to, al mis­mo tiem­po, la reali­dad que se vive hoy en Viet­nam. Una visi­ta al país lo refle­ja en peque­ñas cosas como ese poe­ma col­ga­do en la par­te tra­se­ra de la puer­ta de la habi­ta­ción del hotel en el que se lee, entre otras cosas que hablan de la reali­dad nacio­nal, que “las pie­dras se están ablan­dan­do”. Ten­ga o no sim­bo­lis­mo este ver­so, y tal vez saca­do de con­tex­to, lo cier­to es que deam­bu­lar por Hanoi es hacer­lo entre hote­les y cen­te­na­res de blo­ques de casas en cons­truc­ción. La capi­tal de Viet­nam es una ciu­dad que está vivien­do un enor­me pro­ce­so de expan­sión que cua­dru­pli­ca­rá su tama­ño actual (tie­ne unos 3’5 millo­nes de habi­tan­tes) y está absor­bien­do a las pro­vin­cias veci­nas, dicen que para pre­pa­rar la capi­tal para ese 2020 que se ha con­ver­ti­do en el icono del para­dig­ma desa­rro­llis­ta jun­to a las tien­das Guc­ci que ya se comien­zan a ver con pro­fu­sión en Hanoi.

Y jun­to a este desa­rro­llis­mo a gran esca­la, la gen­te de la calle afron­ta con una mez­cla de curio­si­dad e inte­rés los pro­le­gó­me­nos del XI Con­gre­so del PCV con refe­ren­cias a lo que ha sido “la épo­ca comu­nis­ta”, un tér­mino des­con­cer­tan­te pues­to que se refie­ren a los años pasa­dos como si, efec­ti­va­men­te, hubie­sen pasa­do defi­ni­ti­va­men­te y como si el PCV ya no estu­vie­se en el poder o, al menos, que no fue­se ya el PCV de hace unos años. No es que lo cri­ti­quen, es que lo tras­cien­den por­que, por enci­ma de todo, está Viet­nam y, como decía Ho Chi Minh, “el dere­cho a no ren­dir­se nun­ca”. Y en esta fra­se pare­ce que se encie­rra esa lucha inter­na que se desa­rro­lla­rá en esta cru­cial cita con­gre­sual, don­de tam­bién habrá una reno­va­ción entre los diri­gen­tes.

En esta reno­va­ción que se pre­su­me hay unos cuan­tos diri­gen­tes actua­les que pue­den ver­se rele­ga­dos. Es el caso del actual secre­ta­rio gene­ral del PCV, Nong Due Manh, del pri­mer minis­tro, Ngu­yen Tan Dung y de los minis­tros de Pla­ni­fi­ca­ción e Inver­sio­nes, Vo Hong Phuc, y de Trans­por­te, Ho Nghia Dung, entre otros. Para can­di­da­to a nue­vo secre­ta­rio gene­ral se men­cio­na en la calle a Ngu­yen Phu Trong, miem­bro del Buró Polí­ti­co del PCV y pre­si­den­te del Comi­té Per­ma­nen­te de la Asam­blea Nacio­nal. Si final­men­te se con­fir­ma, será la demos­tra­ción pal­pa­ble de que la rebe­lión inter­na fren­te a los plan­tea­mien­tos desa­rro­llis­tas y “prooc­ci­den­ta­les” –con el caso del tren de alta velo­ci­dad como ejem­plo, pues­to que, ade­más, se con­si­de­ra a Tan Dung como alguien pró­xi­mo a Japón- pier­den terreno en favor de los sec­to­res más “hochi­minhis­tas”, por deno­mi­nar­los de algu­na mane­ra, defen­so­res a ultran­za de la inde­pen­den­cia del país fren­te a las poten­cias extran­je­ras.

El Doi Moi inter­na­cio­nal

Este será el gran caba­llo de bata­lla de este XI Con­gre­so, pues­to que en la actual direc­ción del PCV hay un amplio sec­tor que no ve con bue­nos ojos el ascen­so de Chi­na como super­po­ten­cia mien­tras que otros creen que no se pue­de obviar al gran vecino. No obs­tan­te, ambos sec­to­res cri­ti­can, de for­ma con­cre­ta, las pre­ten­sio­nes hege­mó­ni­cas de este país en la par­te meri­dio­nal del Mar de Chi­na (los viet­na­mi­tas lla­man a esta zona el Mar del Este). La expan­sión naval de Chi­na en estas aguas y las afir­ma­cio­nes de Bei­jing en el sen­ti­do de que esta zona es de inte­rés vital para ellos ha lle­va­do a Viet­nam a ali­near­se con las tesis de Japón y Corea del Sur, recla­man­do a EEUU un “para­guas de segu­ri­dad” que per­mi­ta con­tro­lar el “expan­sio­nis­mo” chino. Así que­dó refle­ja­do en la recien­te cum­bre de la Aso­cia­ción de Nacio­nes del Sudes­te Asiá­ti­co (ASEAN) cele­bra­da pre­ci­sa­men­te en Hanoi en el pasa­do mes de octu­bre (4).

Esta posi­ción “anti chi­na” se debe a que en los últi­mos años se han recru­de­ci­do las con­tro­ver­sias terri­to­ria­les y, sobre todo, marí­ti­mas entre Viet­nam y Chi­na cen­tra­das en las islas cono­ci­das como Spratly (Truong Sa para los viet­na­mi­tas, Nansha para los chi­nos) y por las que ya en 1988 se pro­du­jo un enfren­ta­mien­to mili­tar entre los dos paí­ses, así como otros no reco­no­ci­dos –ata­ques a pes­que­ros, sobre todo- en 2005 y 2008. No olvi­dan tam­po­co que Chi­na y Viet­nam se enfren­ta­ron en una bre­ve gue­rra fron­te­ri­za en 1979. Y tal vez por ello, son los mili­ta­res los más rea­cios a nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Chi­na, tenien­do al míti­co gene­ral Vo Ggu­yen Giap, ya cen­te­na­rio, como uno de los aban­de­ra­dos al menos en un aspec­to no menor: el recha­zo a la explo­ta­ción de bau­xi­ta en las mon­ta­ñas cen­tra­les del país por par­te de la empre­sa esta­tal chi­na Chi­nal­co.

Sin embar­go, y de for­ma para­le­la, tam­bién son los mili­ta­res los más crí­ti­cos con el camino tra­za­do por los desa­rro­llis­tas “prooc­ci­den­ta­les” y sus mega­pro­yec­tos, pues­to que entien­den que son pro­yec­tos caros, sin una sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y a veces no social –de nue­vo con el tren de alta velo­ci­dad como ejem­plo, que no esta­ría al alcan­ce más que de los extran­je­ros y pri­vi­le­gia­dos, y que los mili­ta­res cri­ti­ca­ron argu­men­tan­do que las inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ras deben cen­trar­se en resol­ver los pro­ble­mas socio­eco­nó­mi­cos del país como vivien­da, comu­ni­ca­cio­nes y ener­gía- que des­vían fon­dos que debe­rían ir para los pro­gra­mas de moder­ni­za­ción de las fuer­zas arma­das.

Lo que los mili­ta­res del Ejér­ci­to Popu­lar de Viet­nam pro­po­nen es un mayor acer­ca­mien­to a Rusia, pues­to que recuer­dan el apo­yo que reci­bie­ron de la Unión Sovié­ti­ca y entien­den que una pro­fun­di­za­ción de la rela­ción con Mos­cú pro­por­cio­na­ría a Viet­nam una cober­tu­ra adi­cio­nal con­tra Chi­na en un momen­to en que Rusia se dis­tan­cia de Chi­na (5) al tiem­po que con­tri­bui­ría a la moder­ni­za­ción de las fuer­zas arma­das. Para ello, los mili­ta­res han pro­pues­to que Rusia pue­da alo­jar una base de sub­ma­ri­nos en la bahía de Cam Ranh (don­de duran­te la gue­rra los EEUU tuvie­ron una de sus prin­ci­pa­les bases nava­les, por la pro­fun­di­dad de sus aguas), un cara­me­lo que gus­ta mucho en Mos­cú pues­to que le daría acce­so al Mar de Chi­na, una zona calien­te geo­po­lí­ti­ca­men­te hablan­do y de la que está ausen­te y don­de hay impor­tan­tes reser­vas de petró­leo y gas.

Estos aspec­tos serán defi­ni­to­rios del rum­bo que va a adop­tar Chi­na en el ámbi­to inter­na­cio­nal en la pró­xi­ma déca­da, reper­cu­tien­do tam­bién en el nacio­nal. Si se man­tie­ne la corre­la­ción de fuer­zas actual, serán poten­cias como Japón (con quien ya hay acuer­dos en mate­ria de segu­ri­dad, comer­cio y ayu­da al desa­rro­llo), Rusia e India, este país en menor medi­da, quie­nes se con­vier­tan en los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios de la estra­te­gia desa­rro­llis­ta de Viet­nam. Sin olvi­dar la estre­cha rela­ción que hay ya con EEUU. Por el con­tra­rio, si en este XI Con­gre­so hay un cam­bio de rum­bo eso sig­ni­fi­ca­rá que se es cons­cien­te que no se pue­de hacer nada en esta par­te de Asia sin el bene­plá­ci­to de Chi­na, aun­que no les gus­te dema­sia­do a los viet­na­mi­tas. Es el vie­jo dicho de que una cosa es la geo­po­lí­ti­ca –ese acer­ca­mien­to a EEUU y a otras poten­cias regio­na­les- y otra la geo­gra­fía. Un diri­gen­te del PCV dijo a este ana­lis­ta que “los ami­gos leja­nos son agra­da­bles y úti­les, pero el pai­sa­je es el que es y hay que adap­tar­se a él si se quie­re sobre­vi­vir”. En otras pala­bras, Viet­nam no pue­de ser ajeno al auge de Chi­na como super­po­ten­cia polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mili­tar y debe inten­tar recon­ci­liar­se con este gigan­te si quie­re cum­plir su meta de ser un país desa­rro­lla­do e indus­trial para el 2020.

Tal vez por ello, en estas fechas se está cele­bran­do el 60 ani­ver­sa­rio de la “amis­tad” entre los dos paí­ses, el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas. Es como si se estu­vie­se pre­pa­ran­do al país para lo que pue­da pasar a par­tir del 12 de enero. Y un aspec­to que va a ser­vir para limar aspe­re­zas es la par­ti­ci­pa­ción con­jun­ta en la explo­ta­ción de las deno­mi­na­das “tie­rras raras”, así deno­mi­na­das por con­te­ner meta­les has­ta hace poco tiem­po difí­ci­les de sepa­rar y que rara­men­te eran uti­li­za­dos para algo pero que aho­ra se han con­ver­ti­do en impres­cin­di­bles para la alta tec­no­lo­gía civil y mili­tar en aspec­tos que van des­de los móvi­les o los orde­na­do­res al guia­do de misi­les y cohe­tes y son meta­les como el cerio, itrio, neo­di­mio, dis­pro­sio, euro­pio (pre­sen­te en la Luna), gado­li­nio, bast­na­si­ta, didi­mio, etc.

Chi­na pro­por­cio­na el 90% del mer­ca­do mun­dial de estos mine­ra­les, mien­tras que en Viet­nam se han des­cu­bier­to reser­vas impor­tan­tes que hacen que estos dos paí­ses cubran, de hecho, el 100% del comer­cio mun­dial de estos mine­ra­les en estos momen­tos. Como las reser­vas chi­nas han sufri­do una impor­tan­te reduc­ción por la extrac­ción masi­va en los últi­mos años y aho­ra Chi­na está impo­nien­do una “mora­to­ria” en la expor­ta­ción para dedi­car­les a las nece­si­da­des inter­nas como super­po­ten­cia, las reser­vas de Viet­nam cobran un mayor relie­ve aun­que los chi­nos van muy por delan­te en cuan­to a la tec­no­lo­gía para su extrac­ción y pro­ce­sa­mien­to.


Notas:

(1) Infor­me Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam al VI

Con­gre­so Nacio­nal. Diciem­bre de 1986.

(2) Ban­co Mun­dial. Impac­to de la cri­sis en el cre­ci­mien­to (2007−2009).

(3) Asia Times, 20 de junio de 2010.

(4) Xinhua, 30 de octu­bre de 2010.

(5) Alber­to Cruz, “La deri­va prooc­ci­den­tal de Rusia en el enfren­ta­mien­to Med­ve­dev-Putin” http://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​010

Alber­to Cruz es perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y escri­tor. [email protected]​eresmas.​com

Ceprid

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *