Se ace­le­ran ascen­sos revo­lu­cio­na­rios en la RDP de Corea

A fina­les de hace dos años, en el Com­ple­jo de Ace­ro Cho­lli­ma se encen­dió las lla­mas del nue­vo ascen­so revo­lu­cio­na­rio para impul­sar más la edi­fi­ca­ción de una poten­cia eco­nó­mi­ca, y has­ta hoy man­tie­nen su rit­mo.

Siguien­do su ejem­plo, y bajo la con­sig­na de “¡Todo para el mejo­ra­mien­to de la vida del pue­blo!” los obre­ros del Com­ple­jo Side­rúr­gi­co Kim Chaek envia­ron una car­ta a sus homó­lo­gos de todo el país plan­tean­do una emu­la­ción socia­lis­ta, y aho­ra se logran segui­da­men­te rele­van­tes éxi­tos en todos los sec­to­res de la eco­no­mía nacio­nal.

Para alcan­zar tec­no­lo­gías de van­guar­dia

Corea se ha fija­do la meta de dejar abier­ta has­ta el año 2012 la puer­ta de la gran poten­cia prós­pe­ra. Para alcan­zar­la impul­san pla­nes para desa­rro­llar tec­no­lo­gías de pun­ta y apli­car­las en la eco­no­mía.

La apli­ca­ción del con­trol numé­ri­co por compu­tado­ra (CNC) en máqui­nas herra­mien­ta y equi­pos se lle­van a cabo a ple­na esca­la en todo el país.

La fábri­ca de máqui­nas Ryonha, pio­ne­ra del CNC en el país, ha desa­rro­lla­do nue­vo tipo de maqui­na­do cen­tral de 9 ejes capaz de ela­bo­rar con pre­ci­sión cua­les­quier pie­zas, sea lo que sea su for­ma.

En las indus­trias meta­lúr­gi­ca y mecá­ni­ca tam­bién hacen muchos esfuer­zos para intro­du­cir el CNC en el pro­ce­so de pro­duc­ción. Lo hicie­ron por ejem­plo en el Com­ple­jo de Máqui­nas Pesa­das de Taean con máqui­nas-herra­mien­ta super­pe­sa­das y en el Com­ple­jo de Ace­ro Cho­lli­ma con la pren­sa de 10 mil tone­la­das. Con esto pusie­ron pun­to final a los méto­dos anti­cua­dos que se basa­ban en ruti­nas y expe­rien­cias.

Este año tam­bién apli­ca­ron el man­do por compu­tado­ra a una tala­dra­do­ra de 155 milí­me­tros en el Com­ple­jo de Máqui­nas de Ryong­song y una fre­sa­do­ra de pór­ti­co de 6 metros y a un torno ver­ti­cal de la fábri­ca de coji­ne­tes de Ryong­song. Esto posi­bi­li­tó aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad y la cali­dad.

Esos éxi­tos se deben en gran­des medi­das a los esfuer­zos de inves­ti­ga­do­res de ins­ti­tu­cio­nes com­pe­ten­tes y de téc­ni­cos y obre­ros de res­pec­ti­vas empre­sas.

En el Com­ple­jo de Ace­ro Cho­lli­ma los cien­tí­fi­cos del cen­tro de inves­ti­ga­ción de infor­má­ti­ca indus­trial de la Aca­de­mia Esta­tal de Cien­cias desa­rro­lla­ron un sis­te­ma de con­trol gene­ral de pro­duc­ción y un sis­te­ma de obser­va­ción del esta­do de calor para el horno eléc­tri­co de arco super­po­ten­te, así como el arre­glo de elec­tro­dos.

En agos­to pasa­do el Com­ple­jo de Máqui­nas de Ryong­song intro­du­jo en la fábri­ca de mol­dea­do Son­gun los sis­te­mas CNC y PLC en el pro­ce­so de pro­duc­ción, lo que aumen­tó gran­de­men­te la capa­ci­dad de fun­di­ción.

Esta ten­den­cia en cien­cias se ha pro­pa­ga­do por todo el país.

En el Com­ple­jo Quí­mi­co Juven­tud de Namhung apli­có el sis­te­ma DCS en la pro­duc­ción de abo­nos median­te la gasi­fi­ca­ción de antra­ci­ta para con­tro­lar el con­jun­to de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos des­de una sala resol­vien­do de inme­dia­to pro­ble­mas que sur­gen en cada pro­ce­so. La pro­duc­ción del áci­do húmi­co se hace por el sis­te­ma PLC que ana­li­za el pro­ce­so de la pro­duc­ción por horas labo­ra­das.

En la fábri­ca de ela­bo­ra­ción de cerea­les de Pyong­yang se han compu­tari­za­dos el pro­ce­so de pro­duc­ción de dul­ces y con­fi­tes des­de la ali­men­ta­ción de car­gas has­ta el empa­que.

En el dis­tri­to de Kwail, pro­vin­cia Hwanghae del Sur, han intro­du­ci­do el CNC en todas las esta­cio­nes de trans­for­ma­ción bajo su res­pon­sa­bi­li­dad, y se hizo posi­ble el con­trol a lar­ga dis­tan­cia del esta­do de la corrien­te.

El pue­blo coreano, en sus esfuer­zos para alcan­zar tec­no­lo­gías de pun­ta, con­si­de­rán­do­los como fuer­zas motri­ces para cons­truir una poten­cia cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca, lle­gó a afian­zar­se más en lo gran­de y pode­ro­so que son sus pro­pias fuer­zas, y pone en jue­go todas sus fuer­zas espi­ri­tua­les para impul­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Cada día nue­vas crea­cio­nes

Este año el pue­blo coreano levan­ta cada día nue­vas crea­cio­nes en su ace­le­ra­da mar­cha para la edi­fi­ca­ción de una poten­cia eco­nó­mi­ca.

En febre­ro comen­zó a pro­du­cir vina­lón, fibra quí­mi­ca autóc­to­na de Corea; en abril fue inau­gu­ra­do un pro­ce­so de pro­duc­ción de abo­nos median­te la gasi­fi­ca­ción de antra­ci­ta en el Com­ple­jo Quí­mi­co Juven­tud de Namhung.

En junio en la pro­vin­cia Phyong-an del Nor­te ter­mi­nó el pro­yec­to de la rotu­ra­ción de maris­mas Taeg­ye­do, obra de geo­trans­for­ma­ción tan gigan­tes­ca que ha cam­bia­do el mapa del país. En agos­to, se levan­ta­ron la fábri­ca de mol­dea­do Son­gun y la de com­pre­sor Son­gun en el Com­ple­jo de Máqui­nas de Ryong­song y fue­ron inau­gu­ra­das la cen­tral hidro­eléc­tri­ca Juven­tud No.2 y la No.6 de Rye­song­gang.

Estos éxi­tos son resul­ta­dos del indo­ble­ga­ble espí­ri­tu de los obre­ros y de la con­fian­za en un bri­llan­te futu­ro.

Para citar algu­nos ejem­plos, el pro­ce­so de pro­duc­ción de abo­nos median­te la gasi­fi­ca­ción de antra­ci­ta en el Com­ple­jo Quí­mi­co Juven­tud de Namhung es el fru­to de los abne­ga­dos esfuer­zos de sus obre­ros. La lon­gi­tud de las tube­rías ten­di­das al aire libre y en el sub­sue­lo lle­ga a dece­nas de miles de metros y los pla­nos eran tan­tos que si los car­gan en un auto­mó­vil, que­da­rán mucho des­pués de lle­nar­lo. Sin embar­go, sus obre­ros lo ter­mi­na­ron en un año y medio. Pero la obra no iba con vien­to en popa. Ocu­rrie­ron muchos inci­den­tes. Por ejem­plo, cuan­do iban a echar cimien­tos, o sea, cuan­do habían ter­mi­na­do la exca­va­ción de tie­rra en una can­ti­dad de cen­te­na­res de miles de metros cúbi­cos, comen­zó a cha­pa­rrear y salir del sub­sue­lo un fuer­te cho­rro. Cre­cían aguas y ame­na­za­ban con lle­nar luga­res exca­va­dos. En ese momen­to, un hom­bre, con un made­ro al hom­bro entró en el agua para tapar el agu­je­ro, lo siguie­ron dos hom­bres, uno con un mar­ti­llo y el otro con un pico y entre los tres logra­ron tapar­lo.

Pos­te­rior­men­te saca­ron aguas y echa­ron hor­mi­gón y ter­mi­na­ron la cimen­ta­ción en poco más de 20 días con­tra unos meses esti­ma­dos. Impul­sa­ron al mis­mo tiem­po la obra de fábri­ca y el mon­ta­je de máqui­nas. Así ter­mi­na­ron la obra mucho antes de lo esti­ma­do.

Otro ejem­plo: la rotu­ra­ción de maris­mas Taeg­ye­do que en pasa­do junio se cele­bró su inau­gu­ra­ción.

Ese día el direc­tor del Com­ple­jo de Rotu­ra­ción de Maris­mas de la pro­vin­cia Phyong-an del Nor­te Choe Yong Dok dijo: Has­ta arri­bar a un día tan ale­gre como es hoy que cele­bra­mos con emo­ción nues­tro camino no era llano, sufri­mos muchas prue­bas y dolo­ro­sas pér­di­das. Pero nos sobre­pu­si­mos a todos los con­tra­tiem­pos. Tenien­do que ganar del mar 8 800 hec­tá­reas de tie­rras, levan­ta­mos en pleno mar un lar­go dique. Eso era un com­ba­te entre la inte­li­gen­cia y poten­cial espi­ri­tual de la huma­ni­dad y la furia de la natu­ra­le­za.

De modo espe­cial la obra para cerrar el dique No.3 era un com­ba­te a muer­te o vida. Cerra­dos los pasos Nos.1 y 2, todas las aguas en su movi­mien­to duran­te la marea, pasa­ban por el de No.3, en una can­ti­dad de 250 millo­nes de tone­la­das y una velo­ci­dad de 7 a 8 metros por segun­do, lo que amplió el espa­cio abier­to de 350 metros a 450, exca­van­do su cau­ce dece­nas de metros y lle­ván­do­se inclu­so pie­dras de varias tone­la­das y gran­des pie­zas pre­fa­bri­ca­das.

Se libra­ron varios días ata­ques y reti­ra­das, entre el hom­bre y la natu­ra­le­za. Un extran­je­ro espe­cia­lis­ta visi­tó la obra y dijo que no podría cerrar ese paso mien­tras con­ti­núa la gra­vi­ta­ción lunar.

Pero los tra­ba­ja­do­res nues­tros no se deja­ron ven­ci­dos y aca­ba­ron por lograr méto­dos y pro­yec­tos efec­ti­vos en cola­bo­ra­ción con cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to de maris­mas del filial de cons­truc­ción y mate­ria­les de la Aca­de­mia Esta­tal de Cien­cias y del Ins­ti­tu­to Supe­rior de Hidráu­li­ca de Hamhung.

En julio pasa­do el Diri­gen­te Kim Jong Il visi­tó ese lugar, expre­só su agra­de­ci­mien­to espe­cial apre­cian­do alta­men­te las haza­ñas de los tra­ba­ja­do­res que demos­tra­ron el heroís­mo masi­vo ven­cien­do arro­lla­do­ra­men­te la furia de la natu­ra­le­za y levan­ta­ron una crea­ción monu­men­tal más, y afir­mó que el pue­blo coreano si deci­de, lo cum­ple, y lo recal­có: ¡Corea si se deci­de, lo hace!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *