Test sobre el Infierno – Jon Odrio­zo­la

Empe­za­re­mos el año nue­vo con un poco de humor a pesar de las ame­na­zas y los nuba­rro­nes que se cier­nen como negra ala de cuer­vo.

Un ami­go, pro­fe­sor de Quí­mi­ca, for­mu­ló en un examen la siguien­te pre­gun­ta a sus alum­nos: «¿Es el Infierno exo­tér­mi­co (des­pren­de calor) o endo­tér­mi­co (lo absor­be)?».

La mayo­ría de los estu­dian­tes se refu­gió, ante tan extra­ña cues­tión, en la Ley de Boy­le (el gas se enfría cuan­do se expan­de y se calien­ta cuan­do se com­pri­me).

Pero entre todos, hubo un alumno que con­tes­tó lo que sigue: En pri­mer lugar, nece­si­ta­mos saber en qué medi­da la masa total del Infierno varía con el tiem­po.

Para ello hemos de saber a qué rit­mo entran las almas en el Infierno y a qué rit­mo salen. Pare­ce ser que, una vez den­tro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por tan­to, no hay sali­das.

En lo rela­ti­vo a cuán­tas almas entran, vea­mos lo que dicen las dife­ren­tes reli­gio­nes: la mayo­ría de ellas decla­ran que si no per­te­ne­ces a ellas, irás al Infierno.

Dado que hay más de una reli­gión que así se expre­sa, y dado que la gen­te no per­te­ne­ce a más de una, pode­mos con­cluir que todas las almas van de cabe­za al Averno.

Con las tasas de naci­mien­tos y muer­tes exis­ten­tes, pode­mos dedu­cir que el núme­ro de almas en el Infierno cre­ce de for­ma expo­nen­cial.

Vea­mos aho­ra cómo varía el volu­men del Infierno: según la men­cio­na­da Ley de Boy­le, para que la tem­pe­ra­tu­ra y la pre­sión del Infierno se man­ten­gan esta­bles, el volu­men debe expan­dir­se en pro­por­ción a la entra­da de almas. Hay dos posi­bi­li­da­des:

Si el Infierno se expan­de a una velo­ci­dad menor que la de entra­da de almas, la tem­pe­ra­tu­ra y la pre­sión en el Infierno se incre­men­ta­rán has­ta que éste se desin­te­gre.

Si el Infierno se expan­de a una velo­ci­dad mayor que la de la entra­da de almas, la tem­pe­ra­tu­ra y la pre­sión dis­mi­nui­rán has­ta que el Infierno se con­ge­le.

Pues bien, ¿qué posi­bi­li­dad es la ver­da­de­ra? Vea­mos:

Si acep­ta­mos lo que me dijo Bea­triz (la musa de Dan­te, que algo sabía de estas vai­nas) en mi pri­mer año de carre­ra («hará frío en el Infierno antes de echar un cohe­te con­ti­go»), y tenien­do en cuen­ta que me acos­té con ella el otro día, la posi­bi­li­dad núme­ro dos es la ver­da­de­ra y, por tan­to, dare­mos como cier­to que el Infierno es exo­tér­mi­co y que ya está con­ge­la­do.

El coro­la­rio de esta teo­ría es que, dado que el Hades ya está con­ge­la­do, ya no acep­ta más almas y está, por tan­to, extin­gui­do dejan­do al Cie­lo como úni­ca prue­ba de la exis­ten­cia de un ser divino, lo que expli­ca por qué el otro día Bea­triz no para­ba de gri­tar este man­tra: «¡Oh, Dios mío!»

Obtu­vo sobre­sa­lien­te el cha­vea. Y noso­tros toda­vía dis­cu­tien­do, como los per­so­na­jes de Swift, por qué lado hay que cas­car los hue­vos.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *