Etxe­rat- «Rubal­ca­ba sabe que [email protected] [email protected] son fun­da­men­ta­les y por ellos tra­ta de [email protected]»

Beñat Zarra­bei­tia, miem­bro de Etxe­rat, el colec­ti­vo de fami­lia­res de [email protected][email protected] [email protected] con­fía en que el camino empren­di­do lle­gue a buen puer­to. Este saba­do, segun lle­va­mos infor­man­do Boltxe se va a cele­brar una mar­cha impor­tan­ti­si­ma en Bil­bo, bajo el lema, «Eus­kal Pre­soak Etxe­ra», [email protected] [email protected] a casa, con­vo­ca­da por la incia­ti­va popu­lar Egin deza­gun urrat­sa, demos un paso ade­lan­te, a la que se han adhe­ri­do un sin­fin de per­so­nas y colec­ti­vos.

la impor­tan­cia radi­ca en que el colec­ti­vo de [email protected], tal y como expli­ca Beñat, es cal­ve en la solu­cion y entre [email protected], tene­mos que arrna­car­los de las car­ce­les de exter­mi­nio espa­ño­las y fran­ce­sas y traer­los a Eus­kal Herria.

¿La mani­fes­ta­ción del pró­xi­mo sába­do pue­de supo­ner un pun­to de infle­xión ante el nue­vo esce­na­rio en cier­nes?

Espe­ra­mos que se ini­cie una nue­va eta­pa en la que los fami­lia­res no cami­nen solos, que se esce­ni­fi­que que en la deman­da del res­pe­to a los dere­chos de los pre­sos vas­cos, exis­te una impli­ca­ción de la socie­dad.

«No es jus­to cas­ti­gar a los pre­sos que tie­nen una opi­nión dife­ren­te a los de Lan­graitz»

¿Se sien­ten solos?

No es una situa­ción de sole­dad. Es bas­tan­te com­pli­ca­do que en Eus­kal Herria alguien no conoz­ca a alguien que no haya pasa­do por la cár­cel: algún com­pa­ñe­ro de cla­se, el hijo de la veci­na,… Esa esce­ni­fi­ca­ción de que no es una cues­tión ais­la­da es lo que se quie­re esce­ni­fi­car.

«No que­re­mos que nin­gún pre­so ten­ga nin­gún bene­fi­cio sobre otro»

Par­te de la socie­dad les ve como un círcu­lo cerra­do.

No sé si nos ven así, pero es una cues­tión que te afec­ta en el momen­to que for­mas par­te del colec­ti­vo de fami­lia­res y alle­ga­dos de los pre­sos, por­que estás sufrien­do una con­se­cuen­cia del con­flic­to que te cam­bia la vida; tus fines de sema­na los tie­nes que orga­ni­zar de for­ma dife­ren­te, duran­te la sema­na tie­nes que estar pen­dien­te de esa lla­ma­da de cin­co minu­tos no vaya a ser que la pier­des.

¿El fin de la dis­per­sión pue­de ser el pri­mer paso para aca­bar con el con­flic­to?

Es una cues­tión de dere­chos, pero creo que sería una medi­da que ali­via­ría mucho dolor, un gas­to eco­nó­mi­co inmen­so, un ries­go de acci­den­tes,… Pero hay más situa­cio­nes que tam­bién debe­rían de cam­biar.

¿Cómo valo­ran la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria del Minis­te­rio del Inte­rior?

Creo que la valo­ró Rubal­ca­ba mejor que nadie cuan­do dijo que el Esta­do espa­ñol tenía el sis­te­ma peni­ten­cia­rio más duro de Euro­pa.

¿Rubal­ca­ba está apli­can­do con los pre­sos una estra­te­gia del palo y la zanaho­ria?

Está apli­can­do la estra­te­gia del palo y del chan­ta­je. Han toca­do todas las puer­tas y han pues­to un papel en el que apa­re­cen una serie de con­di­cio­nes, en caso de que el pre­so lo fir­me obten­dría deter­mi­na­dos bene­fi­cios y en caso de no fir­mar­lo… Por ejem­plo, estan­do un pre­so en Gra­na­da en un módu­lo jun­to a sus com­pa­ñe­ros se le tras­la­da cer­ca de Eus­kal Herria, está allí diez días, se le pre­sen­ta el papel, el pre­so no fir­ma y se le envía a Bada­joz, solo y en peo­res con­di­cio­nes.

¿Es gene­ra­li­za­do?

Eso se está repi­tien­do suce­si­va­men­te en los últi­mos meses. Por ejem­plo, en mayo movie­ron a más del 10% del colec­ti­vo. ¿Estos movi­mien­tos se pue­den inter­pre­tar como que Rubal­ca­ba ve cla­ve con­tro­lar al colec­ti­vo de pre­sos? Su obje­ti­vo es des­truir­lo, por­que con­si­de­ra que es una pie­za cla­ve a la hora de abor­dar cual­quier pro­ce­so. Inten­ta rom­per el colec­ti­vo, pero no con una maza, bus­ca el con­trol indi­vi­dua­li­za­do de todos los pre­sos, ais­lar­los por com­ple­to y, a tra­vés de una des­truc­ción per­so­nal, bus­car la des­truc­ción colec­ti­va.

¿La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria del Gobierno espa­ñol es una espe­cie de labo­ra­to­rio?

Es un labo­ra­to­rio repre­si­vo en el que van dan­do vuel­tas de tuer­cas para con­se­guir obje­ti­vos polí­ti­cos.

¿Cómo están vivien­do los pre­sos los pasos que está dan­do la izquier­da ile­ga­li­za­da y ETA?

Los fami­lia­res de los pre­sos com­po­nen un gru­po muy amplio, con sen­si­bi­li­da­des muy diver­sas, y sobre el sen­tir de los pre­sos, estos tie­nen su pro­pio colec­ti­vo y serán ellos los que tie­nen que hablar.

¿Y des­de Etxe­rat cómo ven el nue­vo esce­na­rio?

Noso­tros esta­mos tra­tan­do de par­ti­ci­par en los foros en los que se bus­que una solu­ción al con­flic­to. Cree­mos que la exis­ten­cia de nues­tros fami­lia­res es par­te del con­flic­to y la solu­ción al con­flic­to lle­ga­rá si se ponen todos los pará­me­tros enci­ma de la mesa.

¿Des­pués del fra­ca­so del pro­ce­so de hace cua­tro años es momen­to de ser opti­mis­tas?

En lo que res­pec­ta a noso­tros, tene­mos que ser mode­ra­da­men­te opti­mis­tas por­que mucha gen­te se va a poner en la carre­te­ra o va a coger un avión y va a pasar la noche­vie­ja en un lugar extra­ño a lo que es la mesa fami­liar, por­que tie­ne visi­ta en la cár­cel. Sabe­mos que con­ti­núa la dis­per­sión, la apli­ca­ción de fac­to de la cade­na per­pe­tua, pre­sos con cán­cer, el ais­la­mien­to,…

¿Con­fía que se haga reali­dad lo que ha pro­nos­ti­ca­do Arnal­do Ote­gi en “The Wall Street Jour­nal” y la orga­ni­za­ción arma­da deje las armas?

No lo sé. Ote­gi es un inter­lo­cu­tor polí­ti­co que es un refe­ren­te para par­te de la socie­dad, pero lo que espe­ra­mos es que, a tra­vés del tra­ba­jo de todos, de la impli­ca­ción, se aca­be con un con­flic­to que dura ya dema­sia­dos años, en el que ha sufri­do dema­sia­da gen­te y en el que, por supues­to, sufri­mos noso­tros.

¿Si no se lega­li­za a la izquier­da aber­tza­le se pue­de retro­ce­der el camino anda­do?

Para una reso­lu­ción del con­flic­to sería posi­ti­vo que todos los agen­tes polí­ti­cos tuvie­ran el dere­cho a par­ti­ci­par en igual­dad de con­di­cio­nes.

Etxe­rat es uno de los fir­man­tes del Acuer­do de Ger­ni­ka, ¿Por qué el colec­ti­vo de pre­sos no ha sus­cri­to esta decla­ra­ción?

Es una pre­gun­ta que hay que hacér­se­la al colec­ti­vo de pre­sos, pero hay que tener en cuen­ta que este colec­ti­vo no es un orga­nis­mo que ten­ga una sede en la Gran Vía de Bil­bao y se le pue­da tocar el tim­bre o man­dar­le un email para con­cer­tar una cita. El colec­ti­vo de pre­sos está dis­per­sa­do en dos Esta­dos, tie­ne todas sus comu­ni­ca­cio­nes inter­ve­ni­das,…

¿Creen que ETA va a res­pon­der afir­ma­ti­va­men­te a lo que le deman­dan en el Acuer­do de Ger­ni­ka?

Esa es una pre­gun­ta que hay que hacér­se­la a ETA. Cree­mos que sería posi­ti­vo, pero al igual que sería posi­ti­vo una decla­ra­ción de ETA, los otros sie­te pun­tos que están reco­gi­dos en el Acuer­do de Ger­ni­ka deben cum­plir­se.

¿Cómo inter­pre­tan des­de Etxe­rat la entre­vis­ta que DEIA reali­zó hace dos sema­nas a los pre­sos crí­ti­cos con ETA reclui­dos en Lan­graitz?

Son per­so­nas que en su momen­to no se mos­tra­ron de acuer­do con una deter­mi­na­da línea de actua­ción y lo han mani­fes­ta­do. Actual­men­te están en Lan­graitz, por tan­to, no están dis­per­sa­dos, tie­nen per­mi­sos para salir en Navi­dad, etc. Res­pe­ta­mos lo que pue­dan decir, pero con­si­de­ra­mos que lo que no es para nada jus­to ni de dere­cho es que en base a deter­mi­na­das opi­nio­nes se for­men situa­cio­nes de cas­ti­go. Es decir, quien mues­tre una opi­nión dife­ren­te a la que han mos­tra­do estos pre­sos se le cas­ti­ga, pasa a estar más dis­per­sa­do y más solo.

¿Etxe­rat man­tie­ne rela­ción con los pre­sos de Lan­graitz?

No man­te­ne­mos rela­ción con estos pre­sos por­que defen­de­mos los dere­chos colec­ti­vos de nues­tros fami­lia­res. No que­re­mos que nadie ten­ga nin­gún bene­fi­cio sobre otro pre­so, que­re­mos que la solu­ción ven­ga con­jun­ta. No obs­tan­te, no le cerra­mos nun­ca la puer­ta a nadie a la hora de pres­tar una fur­go­ne­ta o de dar asis­ten­cia.

Miran­do al futu­ro, ¿ve posi­ble una con­vi­ven­cia nor­ma­li­za­da entre las víc­ti­mas de ambos lados?

Sería lo desea­ble, des­de el res­pe­to y el reco­no­ci­mien­to del dolor y de lo que ha ocu­rri­do. Es muy impor­tan­te que en un momen­to deter­mi­na­do se pon­ga sobre la mesa lo que ha ocu­rri­do en este país. Y entre las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos que se han regis­tra­do están todas las con­se­cuen­cias que ha teni­do la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. Que­re­mos que no se con­vier­ta en una tra­ge­dia ínti­ma, por­que es impres­cin­di­ble que todo el mun­do reco­noz­ca que aquí ha habi­do un con­flic­to.

Entre­vis­ta de pren­sa
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -

Por otra par­te en Gara, se anmun­cia que Etxe­rat no ira a las car­ce­les est5e fin de sema­na para poder acu­dir a la mar­cha de Bil­bo, el saba­do dia 8. No hace fal­ta insis­tir en la impor­tan­cia de esta mani­fes­ta­cion, por­que el colec­ti­vo de [email protected] [email protected], es par­te fun­da­men­tal de la solu­cion y se hace mas impor­tan­te que nun­ca el «Eus­kal Pre­soak Etx­rat», [email protected] [email protected] a casa»

NOTICIA EN GARA

«El pró­xi­mo 8 de enero que­re­mos abrir un nue­vo camino, un nue­vo tiem­po para el com­pro­mi­so, para un nue­vo esce­na­rio y para dotar de una nue­va dimen­sión a la deman­da del res­pe­to a los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gas y ami­gos pre­sos polí­ti­cos vas­cos», han seña­la­do los repre­sen­tan­tes de Etxe­rat Natxi Aran­bu­ru y Ana Sáenz de Ura­bain en Gas­teiz.

En la com­pa­re­cen­cia que han ofre­ci­do en la pla­za de la Vir­gen Blan­ca de Gas­teiz, arro­pa­dos por alre­de­dor de dos cen­te­na­res de fami­lia­res, los inte­gran­tes de Etxe­rat han des­ta­ca­do que con la mani­fes­ta­ción del pró­xi­mo sába­do se va a dar «un paso impor­tan­te» para que la dis­per­sión peni­ten­cia­ria «aca­be de una vez por todas».

Tras recor­dar que la dis­per­sión peni­ten­cia­ria se ha cobra­do la vida de 16 fami­lia­res y ami­gos de los pre­sos, que han sufri­do más de 300 acci­den­tes, 15 de ellos en 2010, y que 21 pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras vas­cas han muer­to en la cár­cel o al poco tiem­po de aban­do­nar­la, han anun­cia­do que este fin de sema­na «noso­tras y noso­tros no vamos a morir» en los des­pla­za­mien­tos en carre­te­ra a las cár­ce­les fran­ce­sas, espa­ño­las y de Irlan­da para ver a sus alle­ga­dos pre­sos, ya que no acu­di­rán a las visi­tas para poder estar pre­sen­tes en las calles de Bil­bo.

«No vamos a morir por­que este fin de sema­na vamos a dar un impor­tan­te paso en las calles de Bil­bo para que la dis­per­sión aca­be de una vez por todas. No vamos a visi­tar­les por­que que­re­mos dar tes­ti­mo­nio de la situa­ción de las 735 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos, por­que que­re­mos que una par­te de ellos y de ellas tam­bién reco­rran jun­to a noso­tros las arte­rias de la capi­tal viz­cai­na. No vamos a ir por­que que­re­mos cami­nar jun­to a la socie­dad vas­ca y los dife­ren­tes agen­tes polí­ti­cos y socia­les para dar un impor­tan­te paso en el camin­mo que trae­rá a casa a los per­sos, exi­lia­dos y depor­ta­dos polí­ti­cos», han pro­cla­ma­do.

Los repre­sen­tan­tes de Etxe­rat han afir­ma­do que harán «todo lo que esté en nues­tra mano» para lograr que «nues­tros pre­sos y pre­sas estén en casa» y han seña­la­do que no quie­ren reco­rrer ese camino solos, sino «jun­to a la socie­dad vas­ca y todos los agen­tes que estén dis­pues­tos». Por ello, han invi­ta­do a «todos y todas» a acom­pa­ñar­les en la con­se­cu­ción de ese obje­ti­vo y a acu­dir el sába­do a Bil­bo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *