Ricar­do Alar­cón, pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal de Cuba: Cuba debe ade­cuar mode­lo eco­nó­mi­co a situa­ción mun­dial actual para pro­fun­di­zar Revo­lu­ción

El pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal de Cuba, Ricar­do Alar­cón, ex expre­só que Cuba debe ade­cuar su mode­lo eco­nó­mic­con­for­me a la situa­ción mun­dial actual, para de esa mane­ra garan­ti­zar una pro­fun­di­za­ción de la Revo­lu­ción.

En entre­vis­ta con­ce­di­da a tele­SUR, Alar­cón indi­có que los cam­bios en el mun­do obli­gan a Cuba a “ade­cuar, actua­li­zar el mode­lo social, de mane­ra que la Revo­lu­ción con­ti­núe, se pro­fun­di­ce, para cons­truir un futu­ro mejor”.

Res­pec­to a ese pro­yec­to de ade­cua­ción de la eco­no­mía de Cuba, el líder del Par­la­men­to del país anti­llano indi­có que “no se va a pri­va­ti­zar la edu­ca­ción, ni la salud públi­ca, ni se va a des­man­te­lar el sis­te­ma de segu­ri­dad y asis­ten­cia social del que dis­po­nen y dis­fru­tan todos los cuba­nos”.

En ese sen­ti­do, expli­có que “la eta­pa que vive Cuba y la reali­dad que vive el mun­do, obli­ga a los cuba­nos pre­ci­sa­men­te a sal­var recur­sos, a aho­rrar, a admi­nis­trar mejor lo que tene­mos, para poder seguir garan­ti­zan­do a todos el míni­mo que nadie más fue­ra de esta Isla pue­de con­tar por segu­ro”.

Recor­dó que, en la actua­li­dad, Cuba es obje­to de un blo­queo eco­nó­mi­co impues­to uni­la­te­ral­men­te por Esta­dos Uni­dos en la déca­da de 1960, lo cual tam­bién moti­va al Gobierno cubano a modi­fi­car el mode­lo eco­nó­mi­co.

“Cuba es el úni­co país de la tie­rra que es víc­ti­ma de una gue­rra eco­nó­mi­ca que cum­ple más de 50 años ya. Es en esas con­di­cio­nes que tene­mos que ajus­tar nues­tro mode­lo”, dijo Alar­cón en su diá­lo­go con tele­SUR.

A con­ti­nua­ción, tele­SUR ofre­ce el tex­to de la entre­vis­ta a Ricar­do Alar­cón:

P: ¿En qué momen­to se encuen­tra actual­men­te la Revo­lu­ción, a dón­de va?

R: Esta­mos en una fase muy impor­tan­te en la que nues­tro país tra­ta de ajus­tar su pro­yec­to eco­nó­mi­co y social toman­do en cuen­ta los fac­to­res del mun­do que la rodea, sobre la base de 50 años de expe­rien­cia y, hay que decir­lo, de muchas rea­li­za­cio­nes pero al mis­mo tiem­po en un mun­do que ha cam­bia­do mucho y que nos obli­ga a ade­cuar, a actua­li­zar ‑deci­mos noso­tros- el mode­lo eco­nó­mi­co social nues­tro, de mane­ra de que la Revo­lu­ción con­ti­núe, se profundice,no se tra­ta de un regre­so al pasa­do, eso es impo­si­ble, sino de cons­truir un futu­ro mejor.

-Raúl ha dicho que en estos momen­tos se tra­ta de trans­for­mar con­cep­tos erró­neos en el socia­lis­mo y acer­ca del socia­lis­mo y dijo que tenía ple­na con­cien­cia sobre los erro­res come­ti­dos, ¿En qué falló la Revo­lu­ción?

Los revo­lu­cio­na­rios son, des­pués de todo, seres huma­nos, y el socia­lis­mo es una aven­tu­ra, es como un via­je hacia lo des­co­no­ci­do, hacia lo inex­plo­ra­do. El capi­ta­lis­mo tie­ne una his­to­ria mucho más lar­ga que el socia­lis­mo y nadie pue­de poner en duda que ha acu­mu­la­do una can­ti­dad de fra­ca­sos que lo sufren, lo sien­ten, cen­te­na­res de per­so­nas en todo el mun­do.

La aven­tu­ra del socia­lis­mo es mucho más bre­ve his­tó­ri­ca­men­te hablan­do, y ade­más no nos olvi­de­mos que el socia­lis­mo cubano se ha teni­do que rea­li­zar o inten­tar rea­li­zar duran­te medio siglo en con­di­cio­nes de hos­ti­li­dad extre­ma. Hoy Cuba es el úni­co país de la tie­rra que es víc­ti­ma de una gue­rra eco­nó­mi­ca que cum­ple más de 50 años ya. Es en esas con­di­cio­nes que tene­mos que ajus­tar nues­tro mode­lo.

‑Alar­cón, hay quie­nes ven una con­tra­dic­ción entre la polí­ti­ca de Jus­ti­cia Social que el Esta­do siem­pre ha tra­ta­do de garan­ti­zar en Cuba y algu­nas medi­das de carác­ter social que tie­nen que ver con la eli­mi­na­ción de sub­si­dios. ¿Qué opi­na Ud. sobre eso?

Noso­tros esta­mos obli­ga­dos a adop­tar con el con­sen­ti­mien­to de la gen­te median­te dis­cu­sión pacien­te y pon­de­da­ra con todos, la eli­mi­na­ción de algu­nas cosas que nos pare­cen exce­si­vas en tér­mi­nos de gra­tui­da­des y ven­ta­jas para nues­tra pobla­ción, de las que nos hemos acos­tum­bra­do dema­sia­do duran­te medio siglo, pero la idea pre­ci­sa­men­te es sal­var las gran­des con­quis­tas que esa pobla­ción ha alcan­za­do.

Aquí ni se va a pri­va­ti­zar la edu­ca­ción, ni la salud públi­ca, ni se va a des­man­te­lar el sis­te­ma de segu­ri­dad y asis­ten­cia social del que dis­po­nen y dis­fru­tan todos los cuba­nos, sin excep­ción. Aho­ra bien, la eta­pa que vive Cuba y la reali­dad que vive el mun­do nos obli­ga a los cuba­nos pre­ci­sa­men­te a sal­var recur­sos, a aho­rrar, a admi­nis­trar mejor lo que tene­mos, para poder seguir garan­ti­zan­do a todos el míni­mo que nadie más fue­ra de esta isla pue­de con­tar por segu­ro.

‑Alar­cón , las pala­bras de clau­su­ra del pre­si­den­te Raúl Cas­tro en la Asam­blea Nacio­nal fue­ron cali­fi­ca­das como apo­ca­líp­ti­cas por los enemi­gos de la Revo­lu­ción y como espe­ran­za­do­ras por los ami­gos de la Revo­lu­ción. ¿Cuál es su valo­ra­ción del dis­cur­so de Raúl en un momen­to como este, cuá­les son las prin­ci­pa­les ideas que pudie­ran estar en ese dis­cur­so?

Fue un dis­cur­so pro­fun­do, nece­sa­rios y ade­más posi­ble­men­te uno de los dicur­sos de la his­to­ria de Cuba en los que el ora­dor ha esta­do más iden­ti­fi­ca­do con el públi­co, con la gen­te. Te pue­do decir que he reci­bi­do has­ta lla­ma­das tele­fó­ni­cas de vie­jos ami­gos, que hacía años que no habla­ba con ellos, para expre­sar­me su sen­ti­mien­to, su emo­ción, su iden­ti­fia­ción ple­na con esas pala­bras.

Fue un dis­cur­so muy crí­ti­co, no fue auto­com­pla­cien­to en lo abso­lu­to y por supues­to que la Revo­lu­ción Cuba­na tie­ne muchas cosas de las cua­les debe­rá estar siem­pre orgu­llo­sa, y los cuba­nos sere­mos siem­pre orgu­llo­sos de lo que hemos alcan­za­do, pero no se tra­ta de eso.

Para poder supe­rar las defi­cien­cias, para ven­cer los erro­res, para mejo­rar, hay que con­cen­trar la aten­ción en los defec­tos, en lo que anda mal ‚en lo que pode­mos y debe­mos supe­rar con el con­cur­so de todos y todas, y como se tra­ta de eso, era muy impor­tan­te, y creo que Raúl lo logró bri­llan­te­men­te, iden­ti­fi­car­se ple­na­men­te con lo que nues­tra gen­te sien­te, con las preo­cu­pa­cio­nes de la gen­te y creo que ese es el gran méri­to fun­da­men­tal del dis­cur­so de Raúl, valiente,honesto, ínte­gro y sobre todo repre­sen­ta­ti­vo del sen­ti­mien­to común de la pobla­ción cuba­na.

-Ya comen­za­ron los deba­tes, en el pue­blo, sobre estos linea­mien­tos a la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social del país. Ud. como pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal del poder popu­lar en Cuba, ¿Qué infor­ma­ción tie­ne sobre lo que más le preo­cu­pa al pue­blo cubano en este momen­to?.

En reali­dad se tra­ta de un deba­te, de una dis­cu­sión muy abier­ta, en la que muchas veces están pre­sen­tes preo­cu­pa­cio­nes pun­tua­les de problemas,dificultades, obs­tácu­los en un lugar en con­cre­to don­de tie­ne lugar la dis­cu­sión; y jun­to a eso los gran­des temas gene­ra­les, las preo­cu­pa­cio­nes más uni­ver­sa­les.

Yo creo que por una par­te estos temas con­cre­tos de cada lugar son preo­cu­pa­cio­nes legí­ti­mas, com­pren­si­bles de nues­tra gen­te o de algu­nos sec­to­res de la pobla­ción que tie­nen que pre­gun­tar­se cómo va a ser la vida, las con­di­cio­nes para su tra­ba­jo, su des­en­vol­vi­mien­to en la socie­dad en con­di­cio­nes que en muchos aspec­tos van a ser muy nue­vas, sobre todo para la gen­te más joven. Los que tene­mos ya cier­ta edad recor­da­mos que Cuba no siem­pre tuvo este tipo de mode­lo eco­nó­mi­co.

El «cuen­ta­pro­pis­mo» en nues­tro país exis­tió siem­pre en un sec­tor muy impor­tan­te en nues­tra eco­no­mía y lo fue has­ta el año 1968, ya bien entra­da la revo­lu­ción y aho­ra va regre­sar, regre­sa como un fac­tor impor­tan­te en la eco­no­mía cuba­na pero con una gran dife­ren­cia: no serán tra­ba­ja­do­res «infor­ma­les», como les dicen en lati­noa­mé­ri­ca, serán tra­ba­ja­do­res que ten­drán salud, asis­ten­cia médi­ca y segu­ri­dad social; inclu­so, jubi­la­ción y licen­cia por mater­ni­dad garan­ti­za­da. ¡Es una gran dife­ren­cia!.

Por pri­me­ra vez va a haber una Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta Cubano en 2011, des­pués del Con­gre­so del par­ti­do, ¿Qué se espe­ra que se tra­te en esa reu­nión?

Deci­di­mos sepa­rar en dos momen­tos dos cues­tio­nes cla­ves de la socie­dad cuba­na. En pri­mer lugar el Con­gre­so se va a con­cen­trar en los pro­ble­mas de la eco­no­mía y en los ajus­tes al mode­lo eco­nó­mi­co social cubano y la con­fe­ren­cia del par­ti­do se va a con­cen­trar sobre­to­do en la cues­tión del papel del par­ti­do en la socie­dad cuba­na, de su orga­ni­za­ción, de sus méto­dos y esti­los de tra­ba­jo, área en la cual ‑el pro­pio Raúl lo ha dicho con mucha cla­ri­dad- tam­bién tene­mos que hacer muchos ajus­tes.

Es decir, ver cómo se desa­rro­lla en este mun­do de hoy el tra­ba­jo polí­ti­co, ideo­ló­gi­co, que es la fun­ción fun­da­men­tal del par­ti­do, en con­di­cio­nes nue­vas y dife­ren­tes, y tam­bién que per­mi­ta erra­di­car, eli­mi­nar, cier­tas ruti­nas, esque­mas, modos de hacer las cosas en las que tam­bien hacen fal­ta cam­bios de con­cep­to y de enfo­ques, que nues­tra mili­tan­cia segu­ra­men­te lo mani­fes­ta­rá.

El VI Con­gre­so del par­ti­do debe ser «por Ley de la vida», dijo Raúl, el últi­mo en los que esta­rá la mayo­ría de los que inte­gra­ron, la gene­ra­ción his­tó­ri­ca de la revo­lu­ción, Raúl tam­bién lla­mó a recu­pe­rar las ideas de Fidel. ¿Cuál es el prin­ci­pal desa­fió al que se enfren­ta la Revo­lu­ción en este 2011?

El prin­ci­pal desa­fío es la bata­lla eco­nó­mi­ca, es cómo lograr per­fec­cio­nar una socie­dad blo­quea­da, hos­ti­ga­da, la úni­ca del pla­ne­ta en este momen­to que enfren­ta una gue­rra eco­nó­mi­ca. Lue­go, el desa­fío que tie­ne todo ser humano, todo ser vivien­te, que es pre­ci­sa­men­te­la vida, que plan­tea una limi­ta­ció­nes bio­ló­gi­cas y que plan­tea una reno­va­ción cons­tan­te.

Es cier­to que la gene­ra­ción his­tó­ri­ca, la que par­ti­ci­pó en la lucha que con­du­jo al derro­ca­mien­to de Batis­ta y a la ins­tau­ra­ción del poder revo­lu­cio­na­rio, se va ago­tan­do, va ter­mi­nan­do, pero no nos olvi­de­mos que a esa gene­ra­ción le ha suce­di­do otra que tam­bién ha com­ba­ti­do, los jóve­nes que pelea­ron en Ango­la, en pla­ya Girón, los jóve­nes que hoy mis­mo están cum­plien­do misio­nes, inter­na­ci­na­lis­tas que cum­plen misio­nes muy deli­ca­das en Amé­ri­ca Lati­na, en Áfri­ca, en Asia, en cual­quier par­te del mun­do.

Es decir, ha habi­do una con­ti­nui­dad en el espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio ini­cial, por supues­to, con los cam­bios inevi­ta­bles que impli­ca la evo­lu­ción gene­ra­cio­nal. Nadie pue­de pen­sar o ima­gi­nar que los hijos y nie­tos ten­gan los mis­mos gus­tos o esti­los que los padres o abue­los, pero que ten­gan el mis­mo patrio­tis­mo y con­vic­cio­nes bási­cas, por supues­to que apos­ta­mos por eso.

‑Alar­cón, ¿En qué momen­to se encuen­tra el pro­ce­so de los 5 jóve­nes pre­sos en Esta­dos Uni­dos?

Este año, 2011, va a ser cru­cial en este sen­ti­do por­que en pri­mer lugar el año comien­za con un momen­to deci­si­vo en el pro­ce­so extra­or­di­na­rio lla­ma­do Habeas Cor­pus que debe­rá dilu­ci­dar­se sobre el caso del com­pa­ñe­ro Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos tie­ne como pla­zo el 31 de enero para res­pon­der a la peti­ción que se pre­sen­tó para que sea decla­ra­do ino­cen­te y se eli­mi­ne todo car­go en con­tra de él, des­pués habrá la res­pues­ta de la defen­sa y en algún momen­to del año 2011 debe­rá pro­du­cir­se la deci­sión final, la últi­ma, no hay otra posi­bi­li­dad en el sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano, inclu­so esta es la que lla­man «pro­ce­so extra­or­di­na­rio», por eso nos pare­ce muy deci­si­vo este momen­to para él, quien es el prin­ci­pal acu­sa­do de los 5 por­que tie­ne la con­de­na mucho más seve­ra.

Los demás segui­rán su pro­ce­so legal tam­bién, tie­nen secuen­cias dis­ti­nas en el tiempo,de mane­ra que será un año muy impor­tan­te en la bata­lla legal, final en la prác­ti­ca. Pero más impor­tan­te que eso es que será el año en el que se pue­da que­brar la mura­lla de silen­cio que ha cubier­to este pro­ce­so y que es la úni­ca razón por la cual se sigue come­tien­do esta injus­ti­ca.

El gobierno del pre­si­den­te Oba­ma que pro­me­tió cam­bios tie­ne este año y el pró­xi­mo, los que le que­dan como pre­si­den­te, oja­lá sea reelec­to, vamos a ver qué pasa. Él tie­ne que tomar la deci­sión, la úni­ca que pue­de hacer, y él sabe per­fec­ta­men­te bien que la solui­cón es que reti­re la acu­sa­ción con­tra los cin­co com­pa­ñe­ros

Dos acusaciones,conspiración para come­ter espio­na­je, que el tri­bu­nal des­es­ti­mó pues saben que no exis­tió, y el otro car­go con­tra Gerar­do es cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to en pri­mer gra­do. El señor Oba­ma lo úni­co que tie­ne que hacer es soli­ci­tar la peti­ción de emer­gen­cia que pre­sen­tó el gobierno de Bush en mayo del 2001 don­de dije­ron por escri­to que no tenían prue­bas para sus­ten­tar esa acu­sa­ción ¿Qué más le hace fal­ta?.

Lo úni­co que fal­ta es volun­tad polí­ti­ca y esa hay que gene­rar­la con la opi­nión públi­ca y para eso hace fal­ta que otros medios de infor­ma­ción imi­ten a tele­SUR y dejen de ocul­tar la ver­dad, dejen de ocul­tar las cosas impor­tan­tes y le per­mi­tan al pue­blo de Esta­dos Uni­dos cono­cer la ver­dad de este caso.

-Muchas gra­cias, Alar­cón, por sus pala­bras a tele­SUR

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *