Rela­ti­vi­zar la tor­tu­ra- Car­lo Fabret­ti

La tor­tu­ra, la más repug­nan­te for­ma de repre­sión y de abu­so de poder, es obvia­men­te incom­pa­ti­ble con el Esta­do de dere­cho, y por eso su prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca nun­ca es reco­no­ci­da. Pero negar la evi­den­cia de la tor­tu­ra es cada vez más difí­cil. Cada vez requie­re mayor cinis­mo por par­te del poder y mayor nece­dad por par­te de quie­nes se creen sus men­ti­ras y omi­sio­nes, pues el cono­ci­mien­to de los hechos obje­ti­vos ‑los obs­ti­na­dos hechos- está, cada vez más, al alcan­ce de cual­quie­ra que ten­ga acce­so a un orde­na­dor. Hoy día, negar la tor­tu­ra es como negar el Holo­caus­to: requie­re el mis­mo gra­do de obce­ca­ción o per­ver­si­dad.

Hace tan solo una déca­da, para com­pro­bar que en el Esta­do espa­ñol la tor­tu­ra es una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca e impu­ne (lo que equi­va­le a decir que es una estra­te­gia polí­ti­ca), había que empren­der una difí­cil labor de inves­ti­ga­ción. Pero en la actua­li­dad las evi­den­cias son tan abru­ma­do­ras como fácil­men­te acce­si­bles, y negar­se a ver­las o a sacar las con­clu­sio­nes per­ti­nen­tes equi­va­le a ser cóm­pli­ce de la mayor de las infa­mias. Bas­ta con entrar en la pági­na web de la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra (www​.pre​ven​cion​tor​tu​ra​.org), que inclu­ye a más de cua­ren­ta orga­ni­za­cio­nes de todo el Esta­do espa­ñol, para, a par­tir de ahí, rea­li­zar una bús­que­da tan sen­ci­lla como escla­re­ce­do­ra. Bas­ta con pre­gun­tar­se por qué la Guar­dia Civil y el Minis­te­rio del Inte­rior no salen al paso de acu­sa­cio­nes tan gra­ves y noto­rias como las for­mu­la­das por Ani­ka Gil en La pelo­ta vas­ca (un docu­men­tal exhi­bi­do en las salas comer­cia­les y vis­to por cien­tos de miles de espec­ta­do­res) para com­pren­der que solo hay una res­pues­ta posi­ble. Bas­ta con leer los infor­mes de orga­ni­za­cio­nes tan poco sos­pe­cho­sas de radi­ca­lis­mo como Amnis­tía Inter­na­cio­nal o la pro­pia ONU para dar­se cuen­ta de que algo hue­le a podri­do en nues­tra supues­ta demo­cra­cia.

Por eso en un futu­ro inme­dia­to asis­ti­re­mos, con res­pec­to a la tor­tu­ra, a un cam­bio de estra­te­gia. Cuan­do ya no sea posi­ble negar­la ‑y ya no lo es‑, se inten­ta­rá mini­mi­zar­la. No es casual que en los últi­mos tiem­pos empie­cen a ver­se en la tele­vi­sión igno­mi­nio­sas esce­nas de malos tra­tos gra­ba­das por las cáma­ras ins­ta­la­das en comi­sa­rías y cuar­te­li­llos, y tam­po­co es casual que algu­nos casos de corrup­ción y abu­sos poli­cia­les sean airea­dos insis­ten­te­men­te por los medios de comu­ni­ca­ción. Cuan­do los sín­to­mas ya no pue­den ocul­tar­se, se inten­ta fal­sear el diag­nós­ti­co. Aho­ra pre­ten­de­rán hacer­nos creer que los casos de bru­ta­li­dad poli­cial son ais­la­das excep­cio­nes que con­fir­man la regla demo­crá­ti­ca, y que la ley los per­si­gue con el mayor rigor.

Aho­ra que la nega­ción ya no es posi­ble, los cua­tro pode­res (el legis­la­ti­vo, el eje­cu­ti­vo, el judi­cial y el mediá­ti­co) inten­ta­rán rela­ti­vi­zar la tor­tu­ra y los malos tra­tos cen­tran­do la aten­ción en algu­nos casos cui­da­do­sa­men­te ele­gi­dos, con la espe­ran­za de que los árbo­les nos impi­dan ver el bos­que. Pero no lo con­se­gui­rán: se pue­de enga­ñar una vez a todos y todas las veces a uno; pero no se pue­de enga­ñar a todos todas las veces. Hay dema­sia­das pre­gun­tas sin res­pues­ta, dema­sia­das acu­sa­cio­nes no des­men­ti­das, dema­sia­das imá­ge­nes tan imbo­rra­bles como la del ros­tro des­fi­gu­ra­do de Unai Romano, dema­sia­dos tes­ti­mo­nios tan estre­me­ce­do­res como el de Amaia Uri­zar, vio­la­da por un guar­dia civil con una pis­to­la. Y hoy, gra­cias a Inter­net, arti­cu­lar en un cua­dro cohe­ren­te y sig­ni­fi­ca­ti­vo los datos que el poder inten­ta dis­per­sar está al alcan­ce de cual­quie­ra. Cual­quier tex­to de denun­cia pue­de con­ver­tir­se en un hiper­tex­to, y este mis­mo artícu­lo se rami­fi­ca en los que cito al final, que a su vez remi­ten a otras fuen­tes a las que se pue­de acce­der sin más que pul­sar una tecla. Para no ente­rar­se de lo que suce­de, ya no bas­ta con mirar hacia otro lado: hay que tapar­se los ojos y las ore­jas, como los monos de Con­fu­cio. Y hay que tapar­se la boca con ambas manos para no gri­tar pidien­do la cabe­za de los cul­pa­bles.

Has­ta aquí el artícu­lo que, con el títu­lo La nega­ción de la tor­tu­ra, publi­qué en junio de 2008 y que, lamen­ta­ble­men­te, podría haber escri­to hoy mis­mo. Por­que la recien­te con­de­na de los tor­tu­ra­do­res de Por­tu y Sara­so­la, ade­más de poner en evi­den­cia al minis­tro del Inte­rior (que debe­ría ser encau­sa­do como encu­bri­dor por las men­ti­ras que dijo en su día), es un cla­ro ejem­plo de lo expues­to en los párra­fos ante­rio­res. Cuan­do es mate­rial­men­te impo­si­ble encu­brir a un tor­tu­ra­dor, se lo con­vier­te en chi­vo expia­to­rio para inten­tar lavar­le la cara al supues­to Esta­do de dere­cho. Y tan impor­tan­te como ha sido has­ta aho­ra ‑y sigue sien­do- denun­ciar cada caso de tor­tu­ra, será en esta nue­va eta­pa, en esta tran­si­ción for­zo­sa de la nega­ción a la rela­ti­vi­za­ción, des­mon­tar cada ope­ra­ción de maqui­lla­je. Las penas impues­tas a los guar­dias civi­les Jesús Casas Gar­cía, José Manuel Esca­mi­lla, Ser­gio Gar­cía y Ser­gio Mar­tí­nez, ade­más de ser ridí­cu­las, no serán cum­pli­das. ¿Cómo lo sé? Por­que en vein­te años en la Aso­cia­ción Con­tra la Tor­tu­ra no he vis­to cum­plir su con­de­na a uno solo de los pocos tor­tu­ra­do­res que lle­gan a ser con­de­na­dos. ¿Dón­de está Galin­do, la bes­tia tri­cor­ne que secues­tró, tor­tu­ró, ase­si­nó y ente­rró en cal viva a Lasa y Zaba­la? El más abyec­to cri­mi­nal de las últi­mas déca­das está en su casa “por moti­vos de salud” (de salud demo­crá­ti­ca, obvia­men­te), escri­bien­do sus memo­rias.

Siga­mos de cer­ca la evo­lu­ción del caso Por­tu-Sara­so­la, sin olvi­dar­nos del caso Lasa-Zaba­la y de tan­tos otros. No demos tre­gua a los tor­tu­ra­do­res de hoy ni a los de ayer, ni a quie­nes des­de los cua­tro pode­res los apo­yan y encu­bren, el repul­si­vo entorno del ver­da­de­ro terro­ris­mo. No per­mi­ta­mos que rela­ti­vi­cen la tor­tu­ra. Por­que el paso siguien­te será jus­ti­fi­car­la.

Tex­tos aso­cia­dos:

El sig­ni­fi­ca­do de la con­de­na (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​6​4​959)

La mula y el buey (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​5​9​229)

La her­man­dad de las víc­ti­mas (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​7​261)

La impu­ni­dad de la tor­tu­ra (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​6​604)

Si yo fue­ra guar­dia civil (www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​9​537)

La cobar­día de los lobos (www​.nodo50​.org/​c​o​n​t​r​a​e​l​i​m​p​e​r​i​o​/​r​t​f​/​1​3​7​.​rtf)

El valor de las víc­ti­mas (www​.nodo50​.org/​c​o​n​t​r​a​e​l​i​m​p​e​r​i​o​/​r​t​f​/​1​3​6​.​rtf)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *