¿Habrá sitio para todos? – Jesús Valen­cia

La cár­cel, como cas­ti­go disua­so­rio, ha fra­ca­sa­do. Pala­bras chi­rrian­tes cuan­do gran par­te de Eus­kal Herria está encar­ce­la­da o corre el ries­go de estar­lo al dic­ta­do de una jus­ti­cia ten­den­cio­sa. ¿Cómo olvi­dar las con­ti­nuas y obse­si­vas razias con­tra nues­tra juven­tud orga­ni­za­da? El régi­men car­ce­la­rio se endu­re­ce y raro es el día que no trai­ga la noti­cia de una nue­va huel­ga de ham­bre empren­di­da en la reclu­sión. Per­so­nas hubo que se pusie­ron en camino la vís­pe­ra de Navi­dad. No via­ja­ron para con­gre­gar­se al calor hoga­re­ño; todo lo con­tra­rio, aban­do­na­ron éste para lle­gar con tiem­po a las puer­tas de algún pre­si­dio. Extra­ña e inten­sa Navi­dad de quie­nes reafir­ma­ron sus víncu­los fami­lia­res en los géli­dos locu­to­rios de cual­quier penal. Por­que nues­tro pue­blo está pro­ta­go­ni­zan­do esta des­co­mu­nal epo­pe­ya y bien se pue­de afir­mar, con sobra­do fun­da­men­to, que los encar­ce­la­do­res han fra­ca­sa­do.

Cre­ye­ron que ence­rran­do a los más gene­ro­sos doble­ga­rían a éstos y disua­di­rían a quie­nes los secun­da­ban. Com­pro­ba­ron que su estra­te­gia no daba los resul­ta­dos espe­ra­dos e inten­si­fi­ca­ron su cruel­dad. Dis­per­sa­ron a los reclu­sos y cons­ta­ta­ron con rabia que su pue­blo y sus gen­tes no los aban­do­na­ban. Endu­re­cie­ron el rigor que la mis­ma cár­cel impli­ca y fil­tra­ron por entre los barro­tes ofer­tas insi­dio­sas y enve­ne­na­das; ni el dul­zor ni el dolor con­si­guie­ron doble­gar la ente­re­za de los apre­sa­dos. Cie­gos en su pre­po­ten­cia, cam­bia­ron leyes, poli­ti­za­ron la jus­ti­cia y ale­tar­ga­ron a la socie­dad antes de empren­der una loca cam­pa­ña de apre­sa­mien­tos arbi­tra­rios y masi­vos. Hoy com­prue­ban ‑amar­ga decep­ción la suya- que su obse­si­va cruel­dad es res­pon­di­da con torren­te­ras de soli­da­ri­dad.

Este sába­do, el apo­yo masi­vo a los pre­sos vol­ve­rá a des­bor­dar Bil­bo. Podría hablar del pai­sa­na­je que con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción; de las muchas orga­ni­za­cio­nes loca­les que se van adhi­rien­do a ella; de las incon­ta­bles fir­mas vas­cas que la van sus­cri­bien­do… Podría hablar del entra­ma­do local que arro­pa a los pre­sos, pero no lo haré. Hoy pre­fie­ro agra­de­cer a otras gen­tes: a las que no son pai­sa­nas pero que han reac­cio­na­do como si lo fue­ran. A las muchas per­so­nas (¿cómo olvi­dar sus nom­bres?) que viven en otras geo­gra­fías del Esta­do y han dicho con su fir­ma que apo­yan a nues­tras pre­sas. ¿Cómo no agra­de­cer tam­bién la ava­lan­cha de amis­ta­des que nos lle­gan des­de ultra­mar? La mis­ma maña­na en que con­vo­ca­mos a Bil­bo, ya cono­ci­mos un lar­go lis­ta­do de per­so­nas soli­da­rias que se adhe­rían des­de Lati­noa­mé­ri­ca: unas por­que tie­nen sus arrai­gos en estos para­jes; otras muchas por­que se deben a sus res­pec­ti­vas patrias y al inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio.

De entre los muchos ges­tos ami­gos, refe­ri­ré uno. Conoz­co su nom­bre, pero por dis­cre­ción lo omi­ti­ré. Su ape­lli­do no cons­ta en los ana­que­les de las biblio­te­cas ni en el lis­ta­do de gen­tes ilus­tres. Supe de una per­so­na sen­ci­lla que ponía su casa (¡ay la Anda­lu­cía gene­ro­sa y popu­lar!) a dis­po­si­ción de las fami­lias de los pre­sos. Que­ri­da ami­ga, pue­de que el día 8 no acu­das a Bil­bo. No impor­ta. Ten la segu­ri­dad de que todas las gen­tes soli­da­rias ten­dréis un lugar pre­fe­ren­te en una mar­cha que se adi­vi­na gigan­tes­ca.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *