Evo Mora­les dero­gó el decre­to del gaso­li­na­zo- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

El pre­si­den­te de Boli­via, Evo Mora­les, anun­ció hoy que para evi­tar más pro­tes­ta ciu­da­da­na deci­dió dero­gar el alza de car­bu­ran­tes.

«Esto quie­re decir que todas las medi­das que­dan sin efec­to», dijo en men­sa­je por radio y tele­vi­sión des­de el Pala­cio Que­ma­do, de La Paz.

«Hemos deci­di­do en esa con­duc­ta de man­dar obe­de­cien­do abro­gar el decre­to 748 (de alza de com­bus­ti­bles de has­ta 83 por cien­to) y demás decre­tos que acom­pa­ñan. Quie­ro decir que todas las medi­das que­dan sin efec­to. No hay jus­ti­fi­ca­ción para subir y todo vuel­ve a la situa­ción ante­rior», anun­ció.

Mora­les, flan­quea­do por el vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra y el can­ci­ller David Cho­quehuan­ca, infor­mó que el Teso­ro Gene­ral de la Nación ya ero­gó 1.002 millo­nes de dóla­res en la impor­ta­ción de gaso­li­na y die­sel de Vene­zue­la, Argen­ti­na y Perú.

Las impor­ta­cio­nes de este año lle­ga­ron a unos 666 millo­nes de dóla­res. «Com­pra­mos en el exte­rior el litro de gaso­li­na al equi­va­len­te a 8 boli­via­nos para ven­der a 3,74 en Boli­via», dijo.

Expli­có que la inten­ción del decre­to 748 era evi­tar «una san­gría de la eco­no­mía boli­via­na».

«El 2006 duran­te mi jura­men­to como pre­si­den­te pro­me­tí gober­nar obe­de­cien­do al pue­blo. Duran­te estos días he escu­cha­do, enten­di­do a mis com­pa­ñe­ros que decían que era impor­tan­te (pro­mul­gar el decre­to) pero no era opor­tuno ni el momen­to. He enten­di­do per­fec­ta­men­te estas reco­men­da­cio­nes y por eso se abro­ga el decre­to 748», agre­gó.

El alza de car­bu­ran­tes anun­cia­do el domin­go pasa­do pro­vo­có pro­tes­tas y van­da­lis­mo el jue­ves en El Alto, La Paz y Cocha­bam­ba que deja­ron el jue­ves unos 15 poli­cías heri­dos y 32 civi­les dete­ni­dos por vio­len­cia y van­da­lis­mo.

Has­ta el edi­fi­cio de la Vice­pre­si­den­cia de Esta­do Plu­ri­na­cio­nal fue obje­to de ata­ques con la rotu­ra de vidrios. Tam­bién se regis­tra­ron des­per­fec­tos en varios edi­fi­cios públi­cos y pri­va­dos, ade­más de sedes de orga­ni­za­cio­nes que res­pal­dan a Evo Mora­les en las tres ciu­da­des del occi­den­te boli­viano.

Asi­mis­mo se que­mó una ban­de­ra de Vene­zue­la a los pies del monu­men­to a Simón Bolí­var que está ubi­ca­do en el paseo de El Pra­do en La Paz, y enfu­re­ci­dos pobla­do­res de El Alto fra­ca­sa­ron en su inten­to de derri­bar e incen­diar un monu­men­to de Ernes­to Che Gue­va­ra.

El pre­si­den­te Mora­les y su minis­tro de Gobierno, Sacha Llo­ren­ti, iden­ti­fi­ca­ron a sus ex alia­dos polí­ti­cos Juan del Gra­na­do, Luis Revi­lla y Abel Mama­ni, del izquier­dis­ta Movi­mien­to Sin Mie­do (MSM), como artí­fi­ces de la pro­tes­ta calle­je­ra en La Paz y El Alto.

El gobierno socia­lis­ta e indí­ge­na de Evo Mora­les sufrió el jue­ves la mayor pro­tes­ta ciu­da­da­na en cin­co años por el alza de car­bu­ran­tes que ya pro­vo­có des­abas­te­ci­mien­to de víve­res, reti­ro de aho­rros de los ban­cos, e incre­men­to del pre­cio del pan.

La pro­tes­ta ciu­da­da­na no cedió pese al anun­cio del pre­si­den­te de un aumen­to sala­rial del 20 por cien­to y otras medi­das com­ple­men­ta­rias a su lla­ma­da «nive­la­ción inter­na de com­bus­ti­bles a pre­cios inter­na­cio­na­les»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *