Pega, pero escu­cha – Julen Arzua­ga

Aque­llos que no han dado un paso en déca­das, quie­nes no se han movi­do ni un milí­me­tro de posi­cio­nes obso­le­tas, ponen debe­res para que nos poda­mos refu­giar en «su» demo­cra­cia. Esta­ble­cen con­di­cio­nes para ejer­cer dere­chos. Obli­gan a pasar por aros ideo­ló­gi­cos para reco­no­cer liber­ta­des. Y mien­tras no se hagan los debe­res, no se cum­plan con­di­cio­nes, no se pase por el aro, gol­pean. Más palo y cada vez menos zanaho­ria. La lógi­ca no es ya hacer cum­plir la ley o actuar en bene­fi­cio de la jus­ti­cia: es impo­ner, pre­sio­nar, sacar múscu­lo, en sus pala­bras «demos­trar que no se está en tre­gua». «Man­te­ner la exi­gen­cia» dicen, con la uti­li­za­ción de todas las armas a su alcan­ce, para apun­ta­lar una situa­ción insos­te­ni­ble. Así, mien­tras des­de un sec­tor polí­ti­co se hacen apor­ta­cio­nes de cala­do, su con­tra­par­te en con­flic­to evi­ta entrar en la dis­cu­sión polí­ti­ca, pre­ci­sa­men­te, negán­do­la. No se pre­ten­de ana­li­zar tus posi­cio­nes, para reba­tir­las o resi­tuar­me en las mías ‑lo lógi­co en demo­cra­cia-. La estra­te­gia con­sis­te en dene­gar el dere­cho a que ten­gas posi­cio­nes y que las apor­tes. Me ins­ta­lo en una inmo­vi­li­dad sopor­ta­da en los innu­me­ra­bles ins­tru­men­tos de vio­len­cia del Esta­do, mien­tras eli­mino el deba­te polí­ti­co, sim­ple­men­te por­que no escu­cho ‑ni per­mi­to que otros escu­chen- tus pro­pues­tas.

Lo mis­mo le suce­dió al gene­ral ate­nien­se Temís­to­cles. El gene­ral espar­tano Euri­bía­des levan­tó su bas­tón para gol­pear­le, por­que no que­ría escu­char los argu­men­tos de su disen­so: «pega, pero escu­cha» le espe­tó aquel.

Recien­te­men­te Idoia Men­dia cri­ti­ca­ba el comu­ni­ca­do del Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos (EPPK) por «no tener nin­gu­na nove­dad», mien­tras que ala­ba­ba la posi­ción de un peque­ño gru­po de pre­sos vas­cos. Reco­no­cía que el pri­me­ro «es un colec­ti­vo que tam­bién ten­drá que tener su papel en todo este deba­te», pero con esas pala­bras no se refie­re a un deba­te que ya es públi­co, al que temen entrar, sino a un deba­te que quie­ren sea eter­na­men­te interno, sin salir del seno de la izquier­da aber­tza­le. La por­ta­voz guber­na­men­tal y sus com­pa­ñe­ros sólo escu­cha­rán las cosas que ellos quie­ren oír. Mien­tras ese men­sa­je no lle­ga, ofer­tan a ese colec­ti­vo dis­per­sión, ais­la­mien­to, pro­lon­ga­ción de penas. Men­dia, «pega, pero escu­cha»; no son unas cen­te­nas de pre­sos, son miles los ciu­da­da­nos quie­nes recla­man algo que, cier­to, ya no es nove­dad: un nue­vo ciclo polí­ti­co en el que el úni­co tope sea la volun­tad que expre­se toda la ciu­da­da­nía.

Repa­san­do un dos­sier de pren­sa de Beha­to­kia, con­ta­bi­li­zo al menos 186 vas­cos y vas­cas que este año han sido iden­ti­fi­ca­dos en la «bata­lla de las fotos», acom­pa­ña­dos de inter­ven­cio­nes poli­cia­les en con­cen­tra­cio­nes, encar­te­la­das, actos fes­ti­vos, txos­nas, taber­nas o gaz­tetxes. Se les habría impu­tado un deli­to de «enal­te­ci­mien­to». Se han cele­bra­do sie­te jui­cios en la Audien­cia Nacio­nal con resul­ta­do de una úni­ca ‑pero una pri­me­ra- con­de­na con­tra un con­ce­jal de Ger­ni­ka. ¡Al fin, vic­to­ria! pen­sa­rán algu­nos. Una puer­ta abier­ta al abis­mo. Ares, «pega, pero escu­cha»; no son unas dece­nas de per­so­nas. En Bil­bao será una marea quien exi­ja, con o sin fotos, la excar­ce­la­ción de los pre­sos que sufren enfer­me­da­des gra­ves y que han cum­pli­do la con­de­na, el fin del ais­la­mien­to y su reagru­pa­mien­to en Eus­kal Herria, due­ños de sus dere­chos.

En torno a las deten­cio­nes por desa­rro­llar una acti­vi­dad mera­men­te polí­ti­ca, el año se cie­rra con 9 arres­ta­dos de Ekin, 8 de Aska­pe­na y 26 de Segi. En la men­ta­li­dad de los ofi­cian­tes, creen arres­tar a peli­gro­sos delin­cuen­tes en acti­vo, al esti­lo de esas des­ar­ti­cu­la­cio­nes de ban­das neo-nazis. En la lis­ta de efec­tos incau­ta­dos, en vez de bates de beis­bol, dosie­res polí­ti­cos. En vez de puños ame­ri­ca­nos, pega­ti­nas de soli­da­ri­dad. En vez del «Mein Kampf» de Hitler o tex­tos apo­lo­gé­ti­cos del holo­caus­to, «La maza y la can­te­ra», libro del que soy autor y que pre­sun­ta­men­te rea­li­za un «adoc­tri­na­mien­to en ideal aber­tza­le a la juven­tud vas­ca». Gran­de Mar­las­ka, «pega, pero escu­cha»; en el libro que aho­ra está en tus manos se recuen­tan más de 1.700 jóve­nes que han sido dete­ni­dos, inco­mu­ni­ca­dos, tor­tu­ra­dos y con­de­na­dos arbi­tra­ria­men­te por tu tri­bu­nal excep­cio­nal duran­te los últi­mos 20 años. Apro­ve­cha para leer­lo y cono­cer así tu res­pon­sa­bi­li­dad en des­tro­zar vidas de jóve­nes, úni­ca y exclu­si­va­men­te por­que sos­tie­nen una posi­ción polí­ti­ca indi­ge­ri­ble e indi­ri­gi­ble por el Esta­do.

Sec­to­res polí­ti­cos ultras han soli­ci­ta­do la reti­ra­da de las biblio­te­cas del libro de Xabier Maka­za­ga «Manual del tor­tu­ra­dor espa­ñol» ya que es «casi es un manual de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta para jus­ti­fi­car lue­go los aten­ta­dos y los ata­ques a las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do». La ini­cia­ti­va de los nue­vos Pie­rres de Lan­cre his­pa­nos en su caza de bru­jas vas­cas es denun­cia­da ante el Rela­tor para la Liber­tad de Expre­sión de la ONU y, para­le­la­men­te, la edi­to­rial Txa­la­par­ta deci­de col­gar­lo en la red, gra­tui­ta­men­te. Urqui­jo, «pega, pero escu­cha»; miles de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas ‑sólo en el año que aca­ba de pasar son 65‑, inde­pen­dien­te­men­te de su mili­tan­cia en ETA, han denun­cia­do haber sufri­do la tor­tu­ra. Labran un futu­ro de reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción.

Se habla de la nece­si­dad de que un sec­tor social pase «de las pala­bras a los hechos» para poder regu­lar su pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes, tal y como le corres­pon­de­ría por mero reco­no­ci­mien­to de la volun­tad popu­lar. La recla­ma­ción par­te de quie­nes están atas­ca­dos en la pala­bre­ría y los úni­cos hechos que apor­tan con­sis­ten en cha­po­tear en legis­la­cio­nes de muti­la­ción de dere­chos. Jau­re­gui, Rubal­ca­ba, Con­de-Pum­pi­do, «pegad, pero escu­chad»; ¡dejad en paz la libre expre­sión de las ideas! Por mucho que os empe­ñéis, las pala­bras rara­men­te come­ten crí­me­nes. Y en cuan­to a los hechos, cier­to, un esta­do de dere­cho invo­ca hechos cuan­do son delic­ti­vos, para veri­fi­car res­pon­sa­bi­li­da­des pena­les. Pero, ¿cuán­do se ha vis­to que se recla­men hechos para poder ejer­cer la liber­tad? Daos cuen­ta, no es un par­ti­do, ni siquie­ra un sec­tor polí­ti­co con­cre­to, es mul­ti­tud quien recla­ma igual­dad de dere­chos para ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas igua­les y para la plas­ma­ción de pro­yec­tos igual­men­te legí­ti­mos.

En Eus­kal Herria se está desa­rro­llan­do una acción de des­obe­dien­cia civil sin pre­ce­den­tes en Euro­pa. Invo­can­do la liber­tad más ele­men­tal de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, ate­nién­do­se al dere­cho bási­co de par­ti­ci­pa­ción en los asun­tos públi­cos, miles de per­so­nas desa­fían, día a día, con una acti­tud con­se­cuen­te, proac­ti­va y pací­fi­ca, un sis­te­ma polí­ti­co injus­to. Una acción de resis­ten­cia y avan­ce de una posi­ción legí­ti­ma, aun­que saco de todos los palos. Sería del gus­to de quie­nes gol­pean que, deri­va­do del alto cos­te que supo­ne la repre­sión, des­aten­da­mos nues­tro com­pro­mi­so, aban­do­ne­mos nues­tras aspi­ra­cio­nes. Pre­ten­den que, sin­tién­do­nos en la deli­ran­te tra­yec­to­ria del bas­tón, nos des­vie­mos hacia otro lado. Noso­tras y noso­tros les deci­mos: «Pega, pero escu­cha».

Pos­da­ta: Ni ere banoa Bil­bo­ra!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *