La coyun­tu­ra geo­po­lí­ti­ca de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en 2010- Ati­lio Boron

Auge o decli­na­ción del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano

Hablar de la coyun­tu­ra geo­po­lí­ti­ca de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en el momen­to actual nos obli­ga a exa­mi­nar, en tér­mi­nos glo­ba­les, la situa­ción del impe­rio. Al ini­ciar­se la déca­da de los ochen­tas había gana­do cre­cien­te gra­vi­ta­ción, no sólo en Amé­ri­ca Lati­na sino en bue­na par­te del mun­do, un dis­cur­so que anun­cia­ba la deca­den­cia del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. 1 Una serie de acon­te­ci­mien­tos de sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­co-uni­ver­sal, al decir de Hegel, daban pie a tal pre­dic­ción: en pri­mer lugar, la catas­tró­fi­ca e igno­mi­nio­sa derro­ta de Esta­dos Uni­dos en Viet­nam; cua­tro años más tar­de, en 1979, el derro­ca­mien­to de las tira­nías del Sha de Irán y de Somo­za en Nica­ra­gua, pri­van­do al impe­rio de la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción de dos de sus prin­ci­pa­les gen­dar­mes regio­na­les en Medio Orien­te y Cen­tro Amé­ri­ca res­pec­ti­va­men­te; años des­pués, el derrum­be, siguien­do el tan temi­do “efec­to domi­nó” de los estra­te­gas del Pen­tá­gono, de las dic­ta­du­ras que Washing­ton había pro­mo­vi­do o ins­ta­la­do direc­ta­men­te en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y la impe­tuo­sa irrup­ción de una nue­va ola demo­cra­ti­za­do­ra que encon­tró en esta par­te del mun­do una de sus expre­sio­nes más aca­ba­das. En el otro extre­mo del mun­do, el len­to ini­cio del irre­sis­ti­ble ascen­so de Chi­na en el fir­ma­men­to de la eco­no­mía y la polí­ti­ca mun­dia­les le pres­ta­ba aún más vero­si­mi­li­tud a las tesis deca­den­tis­tas que, en la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, logra­ron amplia reper­cu­sión a lo lar­go de toda la déca­da. No sólo la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na tomó nota y ela­bo­ró argu­men­tos sobre esta situa­ción: en el capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do pro­li­fe­ra­ron tam­bién teo­ri­za­cio­nes de diver­so tipo que pre­ten­dían dar cuen­ta de este len­to pero inexo­ra­ble oca­so del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Dos con­tri­bu­cio­nes suma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas de aque­llos años fue­ron los libros de Emma­nuel Todd y del his­to­ria­dor Paul Ken­nedy y su teo­ría de la “sobre-expan­sión impe­rial” (impe­rial overs­tret­ching).2

No obs­tan­te, más pron­to que tar­de las cosas habrían de cam­biar. En la inau­gu­ra­ción de la pre­si­den­cia de Ronald Reagan (1981−1989) algu­nos ana­lis­tas vie­ron una pri­me­ra ten­ta­ti­va de recom­po­si­ción de la pri­ma­cía impe­rial ‑obse­sio­na­da por dejar atrás el omi­no­so lega­do del “sín­dro­me de Viet­nam”- sobre todo lue­go del ini­cio de una bru­tal ofen­si­va mili­tar en con­tra de la Unión Sovié­ti­ca ‑la “gue­rra de las Gala­xias”- que obli­gó a este país a incu­rrir en un gas­to mili­tar de feno­me­na­les pro­por­cio­nes que, a la pos­tre, ace­le­ra­rían el catas­tró­fi­co final del expe­ri­men­to sovié­ti­co. Pero no sería sino has­ta fina­les de la déca­da y comien­zos de la siguien­te cuan­do, caí­da del Muro de Ber­lín (1989) e implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca (1991) median­te, amén del triun­fo en la Gue­rra del Gol­fo (Agos­to 2 de 1990 – Febre­ro 28 de 1991), el dis­cur­so sobre la deca­den­cia impe­rial habría de ser archi­va­do. A par­tir de ese momen­to se gene­ra­li­zó la tesis con­tra­ria: no sólo que no había ni hubo deca­den­cia impe­rial ‑sino ape­nas un momen­tá­neo tro­pie­zo- sino que, de hecho, el impe­rio se había “recar­ga­do” y apa­re­cía en la esce­na uni­ver­sal con reno­va­dos bríos. Algu­nos teó­ri­cos, como Char­les Krautham­mer, por ejem­plo, cons­tru­ye­ron labo­rio­sos argu­men­tos para fun­dar su tesis sobre la per­ma­nen­cia del lla­ma­do “momen­to uni­po­lar.” 3 Este nue­vo humor social, que per­mea­ba los dis­tin­tos estra­tos de la opi­nión públi­ca mun­dial y que, por supues­to, pre­va­le­cía sin con­tra­pe­sos en los círcu­los diri­gen­tes del capi­ta­lis­mo, atrae­ría una plé­ya­de de inte­lec­tua­les y publi­cis­tas que con­for­ma­rían este esta­do de áni­mo en una nue­va y com­ple­ta doc­tri­na inter­na­cio­nal. Habla­mos de la obra de auto­res tales como Tho­mas Fried­man, Robert Kagan, Samuel P. Hun­ting­ton y Fran­cis Fuku­ya­ma, entre otros, quie­nes en el cli­ma opti­mis­ta de los nue­vos tiem­pos se die­ron a pro­cla­mar a los cua­tro vien­tos el carác­ter impe­ria­lis­ta de los Esta­dos Uni­dos. Sólo que, a dife­ren­cia de los ante­rio­res, el nor­te­ame­ri­cano es un impe­ria­lis­mo bené­vo­lo, moral y liber­ta­rio, que des­car­ga sobre los hom­bros de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na la dura tarea de crear un mun­do segu­ro para la liber­tad, la demo­cra­cia y, de paso, los mer­ca­dos. No hace fal­ta dema­sia­da eru­di­ción para corro­bo­rar las sime­trías entre este razo­na­mien­to y el que expre­sa­ra Sir Cecil J. Rho­des, en la Ingla­te­rra vic­to­ria­na, sobre la res­pon­sa­bi­li­dad del hom­bre blan­co en lle­var la civi­li­za­ción a las sal­va­jes pobla­cio­nes del Áfri­ca negra e incul­cán­do­les el amor por la jus­ti­cia, la demo­cra­cia, la liber­tad y … la pro­pie­dad pri­va­da. Cabe ano­tar que esta visión idí­li­ca del impe­rio rebal­só con cre­ces el espa­cio ideo­ló­gi­co de la dere­cha para pene­trar pro­fun­da­men­te en las inter­pre­ta­cio­nes de una cier­ta izquier­da mani­fies­ta­men­te inca­paz de enten­der el sig­ni­fi­ca­do de los nue­vos tiem­pos. Un caso para­dig­má­ti­co de este extra­vío lo ofre­ce la obra de Michael Hardt y Anto­nio Negri, en don­de se desa­rro­lla la curio­sa tesis de un “impe­rio sin impe­ria­lis­mo”. 4

Los aten­ta­dos a las Torres Geme­las y al Pen­tá­gono, el 11 de Sep­tiem­bre de 2001, pusie­ron abrup­to fin a esta enso­ña­ción y el impe­ria­lis­mo reafir­mó urbi et orbi su dis­po­si­ción a pelear con quien fue­ra nece­sa­rio para pre­ser­var sus pri­vi­le­gios. Los dichos de Geor­ge Bush Jr. son bien elo­cuen­tes al res­pec­to: “bus­ca­re­mos a los terro­ris­tas en cada rin­cón oscu­ro de la Tie­rra.” 5 El opti­mis­mo cedió su lugar a la cris­pa­ción y a la furia, y a un inusi­ta­do pro­ce­so de mili­ta­ri­za­ción cuyas funes­tas con­se­cuen­cias no tar­da­ron en tor­nar­se cla­ra­men­te visi­bles de inme­dia­to.

En la actua­li­dad, y como fiel refle­jo de los cam­bios regis­tra­dos en la esce­na inter­na­cio­nal, al fina­li­zar la pri­me­ra déca­da del siglo vein­tiuno ya son los gran­des estra­te­gas del impe­rio quie­nes plan­tean una visión “decli­na­cio­nis­ta” del futu­ro nor­te­ame­ri­cano. Todos los docu­men­tos ela­bo­ra­dos por el Pen­tá­gono, el Depar­ta­men­to de Esta­do y la pro­pia CIA sobre los esce­na­rios futu­ros (en torno al 2020 o 2030) coin­ci­den en seña­lar que Esta­dos Uni­dos jamás vol­ve­rá a dis­fru­tar de la supre­ma­cía que supo tener en la segun­da mitad del siglo vein­te y que ese tiem­po ya se aca­bó. Es más, en un infor­me espe­cial ela­bo­ra­do por el Pen­tá­gono se dice que en los pró­xi­mos años Washing­ton debe­rá pre­pa­rar­se para vivir en un mun­do mucho más hos­til y com­pe­ti­ti­vo, con nume­ro­sos riva­les y adver­sa­rios que cues­tio­na­rán su pre­do­mi­nio en todos los fren­tes y que, en con­se­cuen­cia, las gue­rras serán una con­di­ción per­ma­nen­te duran­te los pró­xi­mos trein­ta o cua­ren­ta años.6

Las razo­nes de fon­do que sub­ya­cen a este pro­nós­ti­co son bien cono­ci­das. Por una par­te, la rela­ti­va pér­di­da de gra­vi­ta­ción eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos por com­pa­ra­ción a la que goza­ba a la sali­da de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Si en ese momen­to su con­tri­bu­ción al PIB mun­dial ron­da­ba el 50 % en la actua­li­dad es poco menos que la mitad de esa pro­por­ción, y la ten­den­cia es hacia la baja, sua­ve pero hacia la baja. El país sufre, ade­más, de los “défi­cits geme­los” (fis­cal y de balan­za comer­cial) que han adqui­ri­do dimen­sio­nes extra­or­di­na­rias. El dólar nor­te­ame­ri­cano, a su vez, ha vis­to decli­nar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su valor en los últi­mos años y de mone­da de reser­va de valor que era se con­vir­tió en una divi­sa cada vez más sos­te­ni­da por sus pro­pios riva­les en la eco­no­mía mun­dial, como Chi­na, Japón, Corea del Sur y Rusia. Una eco­no­mía, en suma, en don­de los hoga­res, las empre­sas y el pro­pio esta­do se encuen­tran endeu­da­dos en gra­do extre­mo. Duran­te más de 30 años Esta­dos Uni­dos vivió arti­fi­cial­men­te del aho­rro y del cré­di­to externo, con­su­mien­do muy por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des reales y tan­to uno como el otro no son enti­da­des infi­ni­tas e inago­ta­bles. El esta­do se endeu­dó al lan­zar varias gue­rras sin subir los impues­tos. No sólo eso, redu­cien­do los impues­tos a los ricos y las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Las fami­lias tam­bién se endeu­da­ron, impul­sa­das por una infer­nal indus­tria de la publi­ci­dad que pro­mue­ve patro­nes de con­su­mo no sólo irra­cio­na­les sino bru­tal­men­te agre­si­vos con el medio ambien­te. A media­dos del 2007 un infor­me de la Reser­va Fede­ral de los Esta­dos Uni­dos adver­tía sobre el peli­gro­so ascen­so del endeu­da­mien­to de los hoga­res nor­te­ame­ri­ca­nos que había pasa­do de ser equi­va­len­te al 58 % del ingre­so de las fami­lias en 1980 a 120 % en el 2006. Según un estu­dio­so del tema, Eric Tous­saint, esa pro­por­ción siguió aumen­tan­do y has­ta situar­se, en la actua­li­dad, en un 140 % del ingre­so anual de las fami­lias. El mis­mo autor seña­la que si se suma la tota­li­dad de la deu­da nor­te­ame­ri­ca­na, es decir, la de las fami­lias, las empre­sas y el esta­do, se lle­ga a un exor­bi­tan­te 350 % del PIB de los Esta­dos Uni­dos. Situa­ción insos­te­ni­ble que, final­men­te, esta­lló a media­dos del 2008 des­en­ca­de­nan­do una nue­va cri­sis gene­ral en la cual esta­mos inmer­sos. 7

El resul­ta­do de este des­ca­la­bro eco­nó­mi­co del cen­tro impe­rial es que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, un país situa­do en el vér­ti­ce de la pirá­mi­de impe­ria­lis­ta se con­vier­te en el prin­ci­pal deu­dor del pla­ne­ta. Tra­di­cio­nal­men­te la situa­ción era la inver­sa: eso fue lo que ocu­rrió duran­te el lar­go rei­na­do de Gran Bre­ta­ña en la eco­no­mía mun­dial (des­de comien­zos del siglo die­ci­nue­ve has­ta la Gran Depre­sión de 1929) y eso tam­bién acon­te­ció duran­te un tiem­po en las pri­me­ras déca­das de la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na, entre 1945 y comien­zos de los seten­tas. Pero en la actua­li­dad la situa­ción es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta y Esta­dos Uni­dos osten­ta la poco glo­rio­sa con­di­ción de ser el mayor deu­dor del mun­do.

Un cam­bian­te, y ame­na­zan­te, esce­na­rio estra­té­gi­co mun­dial

Lo ante­rior no podía dejar de tener pro­fun­das impli­ca­cio­nes polí­ti­cas. Tal como lo ase­gu­ran nume­ro­sos docu­men­tos ofi­cia­les, Esta­dos Uni­dos se enfren­ta ante un esce­na­rio inter­na­cio­nal pro­fun­da­men­te ame­na­zan­te: la situa­ción en Medio Orien­te pare­ce des­li­zar­se por un tobo­gán que cul­mi­na en el des­con­trol, y don­de el fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co, alen­ta­do por la CIA para repe­ler la inva­sión sovié­ti­ca en Afga­nis­tán, aho­ra ame­na­za a las monar­quías petro­le­ras pro-ame­ri­ca­nas de la región. Israel, a su vez, es el gen­dar­me regio­nal que actúa cada vez con mayor auto­no­mía sabien­do que dis­po­ne de sufi­cien­tes meca­nis­mos extor­si­vos como para garan­ti­zar el incon­di­cio­nal apo­yo de Washing­ton a sus polí­ti­cas sio­nis­tas. Sus pro­vo­ca­cio­nes y sus desa­fian­tes polí­ti­cas racis­tas y colo­nia­lis­tas han exa­cer­ba­do sin cesar el pol­vo­rín del con­flic­to pales­tino-israe­lí, que bien podría fina­li­zar des­en­ca­de­nan­do un nue­vo holo­caus­to nuclear habi­da cuen­ta de la per­ti­naz ofen­si­va des­ata­da en con­tra de Irán por par­te de la Casa Blan­ca y el gobierno sio­nis­ta de Israel. Sie­te años de gue­rra en Irak no logra­ron esta­bi­li­zar a ese país y “nor­ma­li­zar­lo” para extraer de él el pre­cio­so recur­so petro­le­ro en la can­ti­dad desea­da; por el con­tra­rio, la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na que fina­li­zó con una inglo­rio­sa “reti­ra­da sin vic­to­ria” de las tro­pas yan­kees ha des­trui­do el deli­ca­do equi­li­brio que man­te­nía a ese país uni­do y que, roto hoy de mane­ra apa­ren­te­men­te irre­pa­ra­ble, se con­vier­te en un fac­tor de des­es­ta­bi­li­za­ción de toda la región, inclui­do Tur­quía, dado el papel de la mino­ría kur­da en su terri­to­rio. Más hacia el este las aguas lejos de cal­mar­se se agi­tan aún con más fuer­za: sumi­do en otra aven­tu­ra mili­tar en Afga­nis­tán, la pre­sen­cia de sus tro­pas en el área ha movi­li­za­do fuer­tes sen­ti­mien­tos anti-nor­te­ame­ri­ca­nos que tam­bién se expan­den como un regue­ro de pól­vo­ra hacia su vecino Pakis­tán, irres­pon­sa­ble­men­te dota­do de un pode­ro­so arse­nal nuclear cedi­do por Washing­ton a fin de con­tra­ba­lan­cear el pro­gra­ma ató­mi­co de la India, que la estú­pi­da y cró­ni­ca para­noia de la diri­gen­cia de Esta­dos Uni­dos atri­buía a su con­di­ción de “Proxy” sovié­ti­co.

En el extre­mo orien­te no mejo­ra la situa­ción polí­ti­ca glo­bal de Esta­dos Uni­dos: el insó­li­to desa­fío de Corea del Nor­te pro­si­gue su cur­so sin que el impe­rio pue­da inter­po­ner obs­tácu­los con sufi­cien­te capa­ci­dad de disua­sión. Chi­na se enca­mi­na en pocos años más a ser la prin­ci­pal eco­no­mía del mun­do y, ade­más, un for­mi­da­ble poder mili­tar pero de natu­ra­le­za emi­nen­te­men­te defen­si­va. Por su par­te, Euro­pa da mues­tras de una radi­cal inca­pa­ci­dad de con­for­mar una uni­dad polí­ti­ca que le per­mi­ta cons­ti­tuir­se como un actor polí­ti­co gra­vi­tan­te en la are­na mun­dial.

Como no podía ser de otra mane­ra, el impac­to de todos estos cam­bios eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos tuvo una enor­me reper­cu­sión en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Vere­mos este tema en más deta­lle en la siguien­te sec­ción de este tra­ba­jo. Por aho­ra bás­te­nos con decir que el acon­te­ci­mien­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo en este terreno ha sido la estre­pi­to­sa derro­ta del ALCA en Mar del Pla­ta, en Noviem­bre del 2005, en la medi­da en que se tra­ta­ba del pro­yec­to estra­té­gi­co más impor­tan­te del impe­rio des­de la for­mu­la­ción e imple­men­ta­ción de la Doc­tri­na Mon­roe. En reali­dad, el ALCA no era otra cosa que la cul­mi­na­ción del pro­ce­so ane­xio­nis­ta con­tem­pla­do en aque­lla, y que fue abor­ta­do gra­cias a la rebe­lión de algu­nos gobier­nos de la región y la cola­bo­ra­ción de otros.

El rever­so de la meda­lla de todos estos pro­ce­sos ha sido la desor­bi­ta­da mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior y, como com­ple­men­to nece­sa­rio, el pro­gre­si­vo recor­te de los dere­chos civi­les y liber­ta­des indi­vi­dua­les den­tro de las pro­pias fron­te­ras de los Esta­dos Uni­dos, tema éste que ya ha sus­ci­ta­do nume­ro­sas pro­tes­tas por par­te de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de las liber­ta­des y los dere­chos huma­nos. Un indi­cio muy cla­ro de este pro­ce­so es el evi­den­te des­pla­za­mien­to del Depar­ta­men­to de Esta­do en el dise­ño e imple­men­ta­ción de la polí­ti­ca exte­rior a favor del Pen­tá­gono. Por supues­to, esto no es algo que haya ocu­rri­do de la noche a la maña­na: se tra­ta de un pro­ce­so y no de un acon­te­ci­mien­to que ocu­rre sin avi­so pre­vio. En todo caso, si hubie­ra que fijar un momen­to emble­má­ti­co en don­de esta ten­den­cia se ace­le­ra con­si­de­ra­ble­men­te el 11 de Sep­tiem­bre del 2001 sería sin duda algu­na la fecha más indi­ca­da. Lue­go de esto el esta­lli­do de la Gue­rra de Irak ven­dría a acen­tuar aún más esta orien­ta­ción, así como la sig­ni­fi­ca­ti­va mar­gi­na­ción de Colin Powell quien en su carác­ter de Secre­ta­rio de Esta­do acon­se­jó a la Casa Blan­ca no decla­rar la gue­rra a Irak y ocu­par su terri­to­rio dado que lue­go de ello Esta­dos Uni­dos no podría reti­rar­se del tea­tro de ope­ra­cio­nes. Su tesis fue vapu­lea­da por la inter­ven­ción del Vice­pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Dick Che­ney; por el Secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld; y por la pre­si­den­ta del Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad, Con­do­leez­za Rice, nin­guno de los cua­les, al decir de Powell, tenía el más míni­mo cono­ci­mien­to de las cues­tio­nes mili­ta­res y eran inca­pa­ces de dife­ren­ciar un sim­ple revól­ver de una pis­to­la.

Esta mar­gi­na­ción del Depar­ta­men­to de Esta­do ha sido acom­pa­ña­da por un feno­me­nal aumen­to del pre­su­pues­to mili­tar, para lo cual se ape­ló a pre­tex­tos tan rema­ni­dos como la nece­si­dad de librar una bata­lla fron­tal en la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, o la “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co” todo lo cual, ade­más, des­de el 11 S dio pie para la ela­bo­ra­ción de una nue­va doc­tri­na mili­tar y estra­té­gi­ca: la “gue­rra infi­ni­ta.” Una rápi­da ojea­da a la pro­gre­sión del gas­to mili­tar nor­te­ame­ri­cano reve­la los des­co­mu­na­les alcan­ces del pro­ce­so. En 1992, el pre­su­pues­to mili­tar de Esta­dos Uni­dos equi­va­lía al de los 12 paí­ses que le seguían en la carre­ra arma­men­tis­ta; cuan­do en 2003 se deci­de la inva­sión y pos­te­rior ocu­pa­ción de Irak el gas­to nor­te­ame­ri­cano ya era equi­va­len­te al de los 21 paí­ses que le seguían en ese rubro. Las com­pli­ca­cio­nes de esa gue­rra suma­da a la inten­si­fi­ca­ción de las ope­ra­cio­nes en Afga­nis­tán hizo que, para el 2008 el gas­to mili­tar de los Esta­dos Uni­dos sólo pudie­ra ser igua­la­do si se suma­ban los pre­su­pues­tos mili­ta­res de 191 paí­ses. Para el 2010, ya es supe­rior a la tota­li­dad del gas­to mili­tar de todos los paí­ses del pla­ne­ta, superan­do la barre­ra psi­co­ló­gi­ca del billón de dóla­res (un millón de millo­nes de dóla­res), pese a que en sus comu­ni­ca­dos ofi­cia­les la Casa Blan­ca habla de una cifra poco supe­rior a los 750.000 millo­nes de dóla­res. Cla­ro está que esa cifra no con­tem­pla el mul­ti­mi­llo­na­rio pre­su­pues­to de la Vete­rans Admi­nis­tra­tion, encar­ga­da de pres­tar asis­ten­cia médi­ca y psi­co­ló­gi­ca a los ex com­ba­tien­tes de las suce­si­vas gue­rras del impe­rio, des­de la de Viet­nam en ade­lan­te. Si a esto se le agre­gan los gas­tos rea­li­za­dos por sub­con­tra­tis­tas vin­cu­la­dos a acti­vi­da­des de infra­es­truc­tu­ra (como la Halli­bur­ton, por ejem­plo) y algu­nos otros rela­cio­na­dos con la con­tra­ta­ción de mer­ce­na­rios se com­pren­de­rá fácil­men­te las razo­nes por las cua­les las cifras que se dan a cono­cer sub­es­ti­man nota­ble­men­te el gas­to mili­tar de los Esta­dos Uni­dos.

La for­mi­da­ble expan­sión de las bases y misio­nes mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos por todo el mun­do es otra de las face­tas de este pro­ce­so de tene­bro­sa mili­ta­ri­za­ción de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les impul­sa­do por Esta­dos Uni­dos. Un recuen­to de hace poco más de un año arro­ja­ba un núme­ro de 872 dise­mi­na­das por 128 paí­ses. No obs­tan­te ello, en meses recien­tes la Casa Blan­ca aumen­tó su pre­sen­cia en nues­tra región median­te cua­tro nue­vas bases que habrían sido con­ce­di­das motu pro­pio por el gobierno de Pana­má, dos en el lito­ral cari­be­ño y otras dos en el Pací­fi­co y una o dos bases aero­na­va­les que el gobierno de Alan Gar­cía habría pues­to a dis­po­si­ción de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en el Perú con el obje­to de com­pen­sar la pér­di­da pro­du­ci­da por el aban­dono de la base de Man­ta en Ecuador.8 Hay que acla­rar, de todos modos, que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Colom­bia sen­ten­ció que el acuer­do Oba­ma-Uri­be es incons­ti­tu­cio­nal; en reali­dad, el dic­ta­men fue más allá pues la sen­ten­cia esta­ble­ce que el tra­ta­do de marras es “inexis­ten­te” por­que no cum­plió con los requi­si­tos fun­da­men­ta­les que lo cons­ti­tu­yan como tal. Esta sen­ten­cia podría, en prin­ci­pio, obs­ta­cu­li­zar la imple­men­ta­ción de los pla­nes béli­cos del Pen­tá­gono en esa región. Pero deci­mos “en prin­ci­pio” por­que el débil espe­sor de la lega­li­dad colom­bia­na no per­mi­te ase­gu­rar que la sen­ten­cia del máxi­mo tri­bu­nal vaya a ser efec­ti­va­men­te apli­ca­da. Otro tan­to ocu­rre con la legis­la­ción apro­ba­da por la Asam­blea Nacio­nal de Cos­ta Rica auto­ri­zan­do el ingre­so de un ele­va­do núme­ro de mari­nes a ese país (entre 6 y 14 mil) y de 46 naves de gue­rra del más diver­so tipo. A fines de Noviem­bre del 2010 tal legis­la­ción fue recu­rri­da y hay indi­cios de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de ese país podría lle­gar a decla­rar la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de esa pie­za legis­la­ti­va. Cla­ro está que, al igual que en el caso de Colom­bia, esto no sig­ni­fi­ca que no pue­dan ape­lar­se a argu­cias espe­cia­les en vir­tud de las cua­les se pue­da bur­lar la sen­ten­cia de los jue­ces. Una sim­ple mira­da al mapa regio­nal bas­ta­ría para com­pro­bar que Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be se encuen­tran rodea­dos de bases mili­ta­res, la gran mayo­ría de las cua­les fue­ron ins­ta­la­das ‑o acor­da­do su uso- en los últi­mos años. Bas­ta­ría, para cir­cuns­cri­bir por com­ple­to la gran cuen­ca de la Ama­zo­nía, que las nego­cia­cio­nes en cur­so entre Washing­ton y París pros­pe­ra­ran para que, median­te el otor­ga­mien­to a los Esta­dos Uni­dos de la base que los fran­ce­ses tie­nen en Caye­na, en la Gua­ya­na Fran­ce­sa, el con­trol terri­to­rial y del espa­cio aéreo fue­ra total, con una pro­yec­ción que, inclu­si­ve, lle­ga­ría has­ta el Áfri­ca Occi­den­tal y la Isla Ascen­sión, cru­cial para el des­pla­za­mien­to de las tro­pas de la OTAN hacia el Atlán­ti­co Sur. 9

Una últi­ma con­si­de­ra­ción de carác­ter cuan­ti­ta­ti­vo es la siguien­te: al momen­to actual, el total del per­so­nal civil del Coman­do Sur, cuya sede se encuen­tra en Mia­mi, exce­de con cre­ces al núme­ro total de fun­cio­na­rios que, en todas las demás agen­cias y secre­ta­rías del esta­do fede­ral, se desem­pe­ñan en pro­gra­mas o ini­cia­ti­vas rela­cio­na­das con Amé­ri­ca Lati­na. Nóte­se que esta­mos hablan­do del per­so­nal civil del Coman­do Sur, esto es, con exclu­sión del per­so­nal mili­tar. Esta situa­ción, otra vez, no tie­ne pre­ce­den­tes en la his­to­ria de las rela­cio­nes interamericanas.10

Final­men­te, habría que agre­gar en este rele­va­mien­to de la desor­bi­ta­da mili­ta­ri­za­ción del impe­rio y de las polí­ti­cas impe­ria­les la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, que no se había movi­li­za­do nsi siquie­ra en la Cri­sis de los Misi­les, de Octu­bre 1962. Man­te­ni­da en sus apos­ta­de­ros en esa oca­sión, se reac­ti­va a media­dos del 200 en suges­ti­va coin­ci­den­cia con el anun­cio for­mu­la­do por el pre­si­den­te Lula rela­ti­vo al des­cu­bri­mien­to de un enor­me man­to petro­lí­fe­ro sub­ma­rino en el lito­ral paulista.11

Para resu­mir: expan­sión desor­bi­ta­da del gas­to mili­tar, de las bases mili­ta­res, del per­so­nal dedi­ca­do a moni­to­rear y con­tro­lar a la región en el mar­co del Coman­do Sur, la movi­li­za­ción de la IV Flo­ta: ¿hace fal­ta algu­na evi­den­cia más para con­cluir que el impe­rio se ha lan­za­do con todas sus fuer­zas a recu­pe­rar el terreno per­di­do y a “corre­gir” el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos regio­na­les para ade­cuar­lo a sus intere­ses? Y no hay duda algu­na de cuá­les son los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de tama­ña reac­ción: en lo inme­dia­to tum­bar a Chá­vez y, de ese modo, lograr el estran­gu­la­mien­to eco­nó­mi­co y finan­cie­ro de Cuba, Boli­via y Ecua­dor. Pero el obje­ti­vo estra­té­gi­co supre­mo, más allá de lo inme­dia­to y cir­cuns­tan­cial, es posi­cio­nar a los Esta­dos Uni­dos en una situa­ción tal que le per­mi­ta con­tro­lar el acce­so a las enor­mes rique­zas con­cen­tra­das en el cora­zón de Suda­mé­ri­ca. Se veri­fi­ca tam­bién en el caso esta­dou­ni­den­se la ten­den­cia obser­va­da en otros impe­rios: en su fase decli­nan­te se acre­cien­ta su agre­si­vi­dad, su peli­gro­si­dad. Su pro­lon­ga­da ago­nía está sig­na­da por vio­len­tas con­vul­sio­nes.

James Mon­roe defi­ne (para siem­pre) la polí­ti­ca hacia Amé­ri­ca Lati­na

Un lugar común en el dis­cur­so de muchos ana­lis­tas de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y, lamen­ta­ble­men­te, de muchos fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos ase­gu­ra que nues­tra región care­ce de rele­van­cia y que no sus­ci­ta mayor inte­rés en Washing­ton. Que lo más que pode­mos aspi­rar es a una “negli­gen­cia benig­na”, a un nin­gu­neo ape­nas disi­mu­la­do con algún oca­sio­nal ges­to ais­la­do, o un opor­tuno tic diplo­má­ti­co. La razón de esta auto­de­pre­cia­ción, según los cul­to­res de esta tesis, es que para la Casa Blan­ca las prio­ri­da­des son en pri­mer lugar Medio Orien­te, lue­go Euro­pa, lue­go Asia Cen­tral, lue­go el Extre­mo Orien­te y, en el mejor de los casos, en quin­to lugar, apa­re­ce­ría Nues­tra Amé­ri­ca, men­di­gan­do aten­ción y bue­nos moda­les.

En reali­dad, este dis­cur­so no sur­gió endó­ge­na­men­te sino que, gra­cias a la férrea super­vi­ven­cia de nues­tra colo­nia­li­dad, fue impor­ta­do pre­ci­sa­men­te de Esta­dos Uni­dos. Ese dis­cur­so es al que sis­te­má­ti­ca­men­te Washing­ton ape­la cuan­do tie­ne que rela­cio­nar­se con sus veci­nos al sur del Río Bra­vo y que la abru­ma­do­ra mayo­ría de nues­tros gober­nan­tes y una pro­por­ción no dema­sia­do menor de nues­tros inte­lec­tua­les han asu­mi­do como una ver­dad reve­la­da e irre­fu­ta­ble. No pode­mos entrar en mayo­res deta­lles para expli­car las razo­nes de esta sin­ra­zón. Bás­te­nos con seña­lar, en línea con las escla­re­ce­do­ras refle­xio­nes de Fer­nán­dez Reta­mar con­te­ni­das en su Todo Cali­bán, la per­ti­naz influen­cia de una lar­ga his­to­ria de sumi­sión colo­nial y neo­co­lo­nial que hun­de sus raí­ces en la Con­quis­ta de Amé­ri­ca y que has­ta el día de hoy ate­na­za con sus pesa­di­llas el sue­ño de los vivos, para abu­sar de un céle­bre pasa­je de Marx en El Die­cio­cho Bru­ma­rio.12

La pre­mi­sa de la irre­le­van­cia ha sido una estra­te­gia muy efi­caz uti­li­za­da por Washing­ton para des­alen­tar y des­mo­ra­li­zar a los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos. Pero de su efi­ca­cia prác­ti­ca no pue­de infe­rir­se que sus fun­da­men­tos sean correc­tos. Son pro­fun­da­men­te erró­neos, por varias razo­nes. 13

En pri­mer lugar no deja de asom­brar que si la nues­tra es una región tan irre­le­van­te, que tan poco cuen­ta en el table­ro de la polí­ti­ca mun­dial, que haya sido pre­ci­sa­men­te ella la des­ti­na­ta­ria de la pri­me­ra doc­tri­na de polí­ti­ca exte­rior ela­bo­ra­da por Esta­dos Uni­dos tan tem­pra­na­men­te como en 1823, es decir, un año antes de la bata­lla de Aya­cu­cho que puso fin al impe­rio espa­ñol en Amé­ri­ca. Natu­ral­men­te, se tra­ta de la Doc­tri­na Mon­roe que con sus cir­cuns­tan­cia­les reto­ques y adap­ta­cio­nes ha veni­do orien­tan­do la con­duc­ta de la Casa Blan­ca has­ta el día de hoy. ¿Cómo expli­car tama­ña con­tra­dic­ción entre irre­le­van­cia y pre­co­ci­dad? La incon­sis­ten­cia se vuel­ve cla­mo­ro­sa cuan­do se repa­ra que habría de trans­cu­rrir casi un siglo para que Washing­ton die­ra a luz, en 1917, a una nue­va doc­tri­na de polí­ti­ca exte­rior, esta vez refe­ri­da al tea­tro euro­peo, con­vul­sio­na­do por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y el esta­lli­do de la Revo­lu­ción Rusa en Febre­ro de ese mis­mo año. Más allá de la retó­ri­ca y de tac­ti­cis­mos diplo­má­ti­cos lo sus­tan­cial del caso es que Amé­ri­ca Lati­na es la prin­ci­pal región del mun­do para la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos: es su fron­te­ra con el Ter­cer Mun­do, su hin­ter­land, su área de segu­ri­dad mili­tar, la zona con la cual com­par­te la ocu­pa­ción de la gran isla ame­ri­ca­na que se extien­de des­de Alas­ka has­ta Tie­rra del Fue­go, sepa­ra­da de las demás masas geo­grá­fi­cas y, más enci­ma toda­vía, depó­si­to de inmen­sos recur­sos natu­ra­les. Una peri­fe­ria some­ti­da al insa­cia­ble ape­ti­to del impe­rio, que saquea y domi­na a pue­blos y nacio­nes, gene­ran­do con ello una vas­ta zona de cró­ni­ca ines­ta­bi­li­dad y tur­bu­len­cias polí­ti­cas que bro­tan de su con­di­ción de ser un riquí­si­ma región lin­de­ra con el cen­tro impe­rial y, a la vez, la de peor y más injus­ta dis­tri­bu­ción de ingre­sos y rique­zas del pla­ne­ta. Esas y no otras son las razo­nes de la tem­pra­na for­mu­la­ción de la Doc­tri­na Mon­roe; las razo­nes pro­fun­das, tam­bién, del más de cen­te­nar de inter­ven­cio­nes mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en la región, de tan­tos “gol­pes de mer­ca­do”, de ase­si­na­tos polí­ti­cos, sobor­nos, cam­pa­ñas de des­es­ta­bi­li­za­ción y des­qui­cia­mien­to de pro­ce­sos demo­crá­ti­cos y refor­mis­tas per­pe­tra­dos con­tra una región, ¿caren­te por com­ple­to de impor­tan­cia? En tal caso, ¿no hubie­ra sido más razo­na­ble una polí­ti­ca de indi­fe­ren­cia ante veci­nos revol­to­sos pero insig­ni­fi­can­tes? Pre­ci­sa­men­te a cau­sa de su rele­van­cia se entien­de el sobre­sal­to de Washing­ton ante el sur­gi­mien­to de cual­quier gobierno siquie­ra míni­ma­men­te refor­mis­ta, aún en paí­ses tan peque­ños como Gre­na­da (¡344 km² y 60.000 habi­tan­tes al momen­to de su inva­sión por los Mari­nes en 1983!) que fue­ron demo­ni­za­dos por los admi­nis­tra­do­res impe­ria­les por su capa­ci­dad de poner en peli­gro la “segu­ri­dad nacio­nal” de los Esta­dos Uni­dos. Fue Zbig­niev Brze­zins­ki quien, al pro­me­diar la déca­da de los ochen­tas y en ple­na “Gue­rra de las Gala­xias” que la Unión Sovié­ti­ca era un pro­ble­ma tran­si­to­rio para Esta­dos Uni­dos, pero que Amé­ri­ca Lati­na cons­ti­tuía un desa­fío per­ma­nen­te, arrai­ga­do en las incon­mo­vi­bles razo­nes de la geo­gra­fía. De ahí la per­sis­ten­cia del cri­mi­nal blo­queo con­tra Cuba duran­te medio siglo y la excep­cio­nal “ayu­da mili­tar” pres­ta­da a Colom­bia, país que es el ter­cer recep­tor mun­dial sólo supe­ra­do por la que se le pres­ta a Israel y, en segun­do lugar, Egipto.14

Petró­leo, gas, mine­ra­les estra­té­gi­cos, bio­di­ver­si­dad

Fue nada menos que Colin Powell, el Secre­ta­rio de Esta­do de Geor­ge W. Bush quien dijo, a pro­pó­si­to de la obs­ti­na­ción de la Casa Blan­ca para lograr apro­bar el ALCA, que: “nues­tro obje­ti­vo es garan­ti­zar para las empre­sas esta­dou­ni­den­ses el con­trol de un terri­to­rio que se extien­de des­de el Árti­co has­ta la Antár­ti­ca y el libre acce­so sin nin­gu­na cla­se de obs­tácu­lo de nues­tros pro­duc­tos, ser­vi­cios, tec­no­lo­gías y capi­ta­les por todo el hemis­fe­rio.” 15 ¿Irre­le­van­tes? Nóte­se la impor­tan­cia de nues­tra región como un gigan­tes­co mer­ca­do para las inver­sio­nes esta­dou­ni­den­ses, gran­des opor­tu­ni­da­des de inver­sión, fabu­lo­sas expec­ta­ti­vas de ren­ta­bi­li­dad posi­bi­li­ta­das por el con­trol polí­ti­co que Washing­ton ejer­ce sobre casi todos los gobier­nos de la región, y todo esto en un terri­to­rio que alber­ga un reper­to­rio casi infi­ni­to de recur­sos natu­ra­les de todo tipo.

Pero ade­más de ello la nues­tra podría ser, en fun­ción de pro­ba­bles desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos, la región que cuen­te con las mayo­res reser­vas petro­le­ras del mun­do: esa es la pro­me­sa con­te­ni­da en la Faja del Ori­no­co y los mega­ya­ci­mien­tos sub­ma­ri­nos recien­te­men­te des­cu­bier­tos por Petro­brás en el lito­ral pau­lis­ta. No lo es hoy, pero podría ser­lo en un futu­ro pró­xi­mo. En todo caso, aun en las con­di­cio­nes actua­les, es la que pue­de ofre­cer un sumi­nis­tro más cer­cano y segu­ro a Esta­dos Uni­dos, dato har­to sig­ni­fi­ca­ti­vo cuan­do las reser­vas del cen­tro impe­rial no alcan­zan para más de 10 años y las fuen­tes alter­na­ti­vas de apro­vi­sio­na­mien­to son mucho más leja­nas y cada vez más pro­ble­má­ti­cas e incier­tas toda que vez han entra­do en una zona de cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca. Medio Orien­te se ha con­ver­ti­do en un pol­vo­rín que pue­de esta­llar en cual­quier momen­to, don­de el resen­ti­mien­to anti-esta­dou­ni­den­se alcan­za pro­por­cio­nes impre­sio­nan­tes aun en los “Esta­dos-clien­tes” como Egip­to, Ara­bia Sau­di­ta y Tur­quía. Derro­ta­do en tér­mi­nos prác­ti­cos en Irak, al no poder esta­bi­li­zar ese país crean­do las con­di­cio­nes para apro­piar­se de su rique­za petro­le­ra en las pro­por­cio­nes anhe­la­das; estan­ca­do y con gra­ves ries­gos de sufrir otra derro­ta seme­jan­te en Afga­nis­tán, cegan­do las cuen­cas petro­le­ras de Asia Cen­tral al paso que las de Áfri­ca Occi­den­tal care­cen de las más ele­men­ta­les con­di­cio­nes polí­ti­cas reque­ri­das para garan­ti­zar un flu­jo esta­ble y pre­vi­si­ble de petró­leo hacia Esta­dos Uni­dos, el petró­leo vene­zo­lano ‑dis­tan­te a ape­nas tres o cua­tro días de nave­ga­ción por un “mar inte­rior” como el Cari­be- es un imán que atrae incan­sa­ble­men­te los peo­res desig­nios de la Casa Blan­ca.

Amé­ri­ca Lati­na tie­ne asi­mis­mo gran­des reser­vas de gas, dis­po­ne de casi la mitad del total de agua pota­ble del pla­ne­ta, y es el terri­to­rio don­de se encuen­tran varios de los ríos más cau­da­lo­sos del mun­do y dos muy impor­tan­tes acuí­fe­ros: el Gua­ra­ní y el de Chia­pas. El pri­me­ro no es el mayor del mun­do, que es el Sibe­riano, pero sí es el que tie­ne mayor capa­ci­dad de recar­ga, lo que le ase­gu­ra una dura­ción prác­ti­ca­men­te inde­fi­ni­da. Y el de Chia­pas ya ha sido con­si­de­ra­do como un muy sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te para enfren­tar el inexo­ra­ble ago­ta­mien­to del sumi­nis­tro de agua que afec­ta el Sur­oes­te de Esta­dos Uni­dos y que com­pro­me­te el acce­so al vital liqui­do de pobla­cio­nes como Los Ange­les y San Die­go. Si como dicen los exper­tos en cues­tio­nes mili­ta­res las gue­rras del siglo vein­tiuno serán gue­rras del agua, ¿cómo podría ser irre­le­van­te un área que con­cen­tra casi la mitad del agua dul­ce del pla­ne­ta?

Amé­ri­ca Lati­na tam­bién es rica en mine­ra­les estra­té­gi­cos. Un tra­ba­jo recien­te de Rodrí­guez Rejas en rela­ción al tema demues­tra que “des­de mitad de la déca­da de los noven­ta, cuan­do se dis­pa­ra esta acti­vi­dad, Amé­ri­ca Lati­na cuen­ta con una par­te impor­tan­te de la pro­duc­ción y reser­vas de varios mine­ra­les cuya prin­ci­pal fuen­te de des­tino es EU.” Pro­si­gue esta auto­ra recor­dan­do que “entre los diez pri­me­ros paí­ses mine­ros del mun­do hay seis lati­no­ame­ri­ca­nos: Perú, Chi­le, Bra­sil, Argen­ti­na, Méxi­co, Boli­via y Vene­zue­la” y que los paí­ses de la región se cuen­tan “entre los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res mun­dia­les de mine­ra­les estra­té­gi­cos y meta­les pre­cio­sos ‑son cata­lo­ga­dos como tales el oro, pla­ta, cobre y zinc‑, así como por las reser­vas pro­ba­das de mine­ra­les estra­té­gi­cos con alto pre­cio en el mer­ca­do como el anti­mo­nio, bis­mu­to, litio, nio­bio, torio, oro, zinc y ura­nio entre otros. En varios, el prin­ci­pal recep­tor de la pro­duc­ción es EU, espe­cial­men­te en el caso del bis­mu­to (88%), zinc (72%), nio­bio (52%) y en menor medi­da la fluo­ri­ta (45%) y el cobre /​45%).” 16 En línea con este aná­li­sis John Saxe-Fer­nán­dez sos­tie­ne que la agen­da militar/​empresarial de los Esta­dos Uni­dos en esta mate­ria se refie­re a los abas­te­ci­mien­tos de petró­leo, gas y el res­to de los meta­les y mine­ra­les, “de la A de alú­mi­na a la Z de zinc.” Y para sus­tan­ciar esta afir­ma­ción el exper­to seña­la que ya des­de 1980 uno de los prin­ci­pa­les exper­tos de la Fuer­za Aérea de Esta­dos Uni­dos había adver­ti­do al Con­gre­so que amén de la fuer­te depen­den­cia de las impor­ta­cio­nes petro­le­ras este país care­cía “de al menos cua­ren­ta mine­ra­les esen­cia­les para una defen­sa ade­cua­da y una eco­no­mía fuer­te.” De esto se des­pren­de la nece­si­dad de que esos mine­ra­les pue­dan ser apor­ta­dos por los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, sus­ti­tu­yen­do fuen­tes de abas­te­ci­mien­to mucho más incier­tas y lejanas.17 De acuer­do con infor­ma­cio­nes pro­por­cio­na­das por el Mine­ral Infor­ma­tion Ins­ti­tu­te de Esta­dos Uni­dos debe impor­tar el cien por­cien­to del arsé­ni­co, colum­bo, gra­fi­to, man­ga­ne­so, mica, estron­cio, talan­tium y trium que requie­re, y el 99 por­cien­to de la bau­xi­ta y alú­mi­na, 94 por­cien­to del tungs­teno, 84 por­cien­to del esta­ño, 79 por­cien­to del cobal­to, 75 por­cien­to del cro­mo y 66 por­cien­to del níquel. 18 Como lo ase­gu­ra el Mine­ral Infor­ma­tion Ins­ti­tu­te, cada esta­dou­ni­den­se al nacer con­su­mi­rá 2.9 millo­nes de libras de mine­ra­les, meta­les y com­bus­ti­bles a lo lar­go de su vida: 923 de cobre, 544 de zinc, 14.530 de mine­ral de hie­rro, 5.93 millo­nes de pies cúbi­cos de gas, 72.499 galo­nes de petró­leo, y así suce­si­va­men­te. La info­gra­fía que se inser­ta a con­ti­nua­ción ilus­tra con elo­cuen­cia el enor­me peso que ejer­ce sobre el pla­ne­ta Tie­rra el sos­te­ni­mien­to del patrón de con­su­mo esta­ble­ci­do por el capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en ese país. Huel­ga aña­dir que los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos son gran­des pro­duc­to­res de la mayo­ría de estos mine­ra­les, meta­les y com­bus­ti­bles reque­ri­dos por el con­su­mi­dor esta­dou­ni­den­se.

Lo ante­rior en rela­ción a mine­ra­les, meta­les y com­bus­ti­bles. Pero la rique­za de Amé­ri­ca Lati­na no se ago­ta allí. Mire­mos a la bio­di­ver­si­dad, ¿cómo podría ser irre­le­van­te una región que cuen­ta con algo más del 40% de todas las espe­cies ani­ma­les y vege­ta­les exis­ten­tes en el pla­ne­ta? Según infor­ma un docu­men­to del pro­gra­ma de Nacio­nes Uni­das para el Medio Ambien­te Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be alber­ga a cin­co de los diez paí­ses con mayor bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta: Bra­sil, Colom­bia, Ecua­dor, Méxi­co y Perú, así como la mayor área de bio­di­ver­si­dad del mun­do: la cuen­ca ama­zó­ni­ca que se extien­de a par­tir de las estri­ba­cio­nes orien­ta­les de los Andes. Esta región con­tie­ne la mitad de las sel­vas tro­pi­ca­les del pla­ne­ta, un ter­cio de todos sus mamí­fe­ros y algo más de sus espe­cies rep­ti­les, 41 por­cien­to de sus pája­ros y la mitad de sus plan­tas. Es tam­bién la región de más rápi­da defo­res­ta­ción a nivel mun­dial aun­que posee más del 30 por­cien­to del agua pota­ble y un 40 por­cien­to de los recur­sos acuí­fe­ros reno­va­bles del pla­ne­ta. Los Andes, por últi­mo, son el hogar del 90 por­cien­to de los gla­cia­res tro­pi­ca­les, fuen­tes del diez por cien­to del agua pota­ble del pla­ne­ta. La cuar­ta par­te de la rique­za ictí­co­la exis­ten­te en los ríos inte­rio­res de todo el mun­do se encuen­tra en esta par­te del mun­do. La mitad de las espe­cies vege­ta­les del Cari­be, a su vez, son exclu­si­vas de esa región y no se encuen­tran en nin­gu­na otra. 19 Esta exu­be­ran­te rique­za en mate­ria de bio­di­ver­si­dad cons­ti­tu­ye un imán pode­ro­sí­si­mo para las gran­des trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses, dis­pues­tas a impri­mir ‑median­te los avan­ces de la inge­nie­ría gené­ti­ca- el sello de su copy­right a todas las for­mas de vida ani­mal o vege­tal exis­ten­tes y, a par­tir de ello, domi­nar por ente­ro la eco­no­mía mun­dial como lo están hacien­do, en bue­na medi­da, con las semi­llas trans­gé­ni­cas. Por algo el tema de los dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual tie­ne tan­ta prio­ri­dad para Washing­ton, como lo ates­ti­guan las durí­si­mas nego­cia­cio­nes en el seno de la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio.

Por últi­mo, des­de el pun­to de vis­ta terri­to­rial, Amé­ri­ca Lati­na es una reta­guar­dia mili­tar de cru­cial impor­tan­cia. Obvia­men­te, los fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do lo nie­gan rotun­da­men­te, pero los exper­tos del Pen­tá­gono saben que esto es así. Por eso el empe­ci­na­mien­to de Washing­ton por satu­rar nues­tra geo­gra­fía con bases y misio­nes mili­ta­res y su obs­ti­na­ción en garan­ti­zar la inmu­ni­dad del per­so­nal invo­lu­cra­do en las mis­mas. Si fué­ra­mos tan poco impor­tan­tes como se nos dice, ¿por qué la Casa Blan­ca se des­vi­ve pro­po­nien­do polí­ti­cas que sus­ci­tan el repu­dio casi uni­ver­sal en la región? 20

Mili­ta­ri­za­ción de las rela­cio­nes inter­ame­ri­ca­nas

La ver­da­de­ra cace­ría de recur­sos natu­ra­les des­en­ca­de­na­da por el impe­rio inevi­ta­ble­men­te esta­ba des­ti­na­da a des­en­ca­de­nar una desor­bi­ta­da expan­sión de la pre­sen­cia mili­tar al Sur del Río Bra­vo, coto pri­vi­le­gia­do de su pillaje.21 Derro­ta­do su gran pro­yec­to estra­té­gi­co, el ALCA, en la Cum­bre de Pre­si­den­tes de las Amé­ri­cas de Mar del Pla­ta (Noviem­bre de 2005), bajo la direc­ción de Hugo Chá­vez y con la cola­bo­ra­ción de Luiz Inacio “Lula” da Sil­va y Nés­tor Kirch­ner, la Casa Blan­ca sólo retro­ce­dió para cobrar nue­vos bríos y lan­zar­se de lleno a la recon­quis­ta de su influen­cia per­di­da. Los cam­bios que se habían suce­di­do des­de fina­les del siglo pasa­do: la rebe­lión zapa­tis­ta, la elec­ción de Hugo Chá­vez, el auge del Foro Social Mun­dial en el pri­mer quin­que­nio del pre­sen­te siglo, las elec­cio­nes de Lula y Kirch­ner en Bra­sil y Argen­ti­na res­pec­ti­va­men­te y, más tar­de, el triun­fo de Evo Mora­les en Boli­via, Rafael Correa en Ecua­dor y, en menor medi­da, del San­di­nis­mo en Nica­ra­gua con­ven­cie­ron a la bur­gue­sía impe­rial que el reor­de­na­mien­to de la dís­co­la y vas­ta región que se extien­de hacia el Sur difí­cil­men­te podría lograr­se ape­lan­do a los tra­di­cio­na­les meca­nis­mos de la demo­cra­cia bur­gue­sa. Pese a que éstos favo­re­cían de mane­ra sis­te­má­ti­ca los intere­ses y las pre­fe­ren­cias impe­ria­les los pro­ce­sos de des­com­po­si­ción del orden neo­co­lo­nial habían avan­za­do mucho: la resis­ten­cia de Cuba ante el blo­queo y una abe­rran­te cam­pa­ña de agre­sio­nes y sabo­ta­jes la hacía apa­re­cer ante los ojos de millo­nes de lati­no­ame­ri­ca­nos como un faro cuya luz se hacía más res­plan­de­cien­te con el trans­cur­so del tiem­po. Y la apa­ri­ción de nue­vos lide­raz­gos radi­ca­les, como el de los ya men­cio­na­dos Chá­vez, Mora­les y Correa, y de otros que sin ser­lo faci­li­ta­ban sus ini­cia­ti­vas, como Kirch­ner, Correa y Váz­quez en Uru­guay, exi­gía correc­ti­vos que obli­ga­ban a arro­jar por la bor­da los esca­sos escrú­pu­los demo­crá­ti­cos de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na e impe­rial. De ahí las ten­ta­ti­vas gol­pis­tas en Vene­zue­la en 2002, Boli­via en 2008, Hon­du­ras en 2009 y Ecua­dor en 2010, no por casua­li­dad cua­tro paí­ses inte­gran­tes de la Alian­za Boli­va­ria­na de las Amé­ri­cas (ALBA).22 Si bien tres de estas cua­tro ten­ta­ti­vas fue­ron derro­ta­das, en Hon­du­ras el des­en­la­ce favo­re­ció los pla­nes del impe­ria­lis­mo: el pre­si­den­te Mel Zela­ya fue derro­ca­do, el régi­men gol­pis­ta fue ampa­ra­do por la abier­ta com­pli­ci­dad de Washing­ton y el gobierno frau­du­len­to de Por­fi­rio Lobo inme­dia­ta­men­te reco­no­ci­do por la Casa Blan­ca y su peón sud­ame­ri­cano, Álva­ro Uri­be.

El con­tra-ata­que impe­rial se mani­fes­tó no sólo en el terreno de la des­es­ta­bi­li­za­ción de gobier­nos demo­crá­ti­cos: suma­men­te expre­si­va fue la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, que había per­ma­ne­ci­da como una suer­te de “célu­la dor­mi­da” del impe­ria­lis­mo des­de 1950 y que ni siquie­ra había sido lla­ma­da a las armas duran­te la muy crí­ti­ca coyun­tu­ra de Octu­bre de 1962 cuan­do se pro­du­jo la lla­ma­da “cri­sis de los misi­les” entre la Unión Sovié­ti­ca y Esta­dos Uni­dos. Pero el retro­ce­so de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Suda­mé­ri­ca y el anun­cio del pre­si­den­te Lula del des­cu­bri­mien­to de un mega-yaci­mien­to de petró­leo en aguas con­ti­nen­ta­les del Bra­sil pre­ci­pi­ta­ron el lla­ma­do a levar anclar y hacer­se a la mar de la IV Flo­ta. 23 Lo mis­mo pue­de decir­se en rela­ción a la suce­sión de bases mili­ta­res que Esta­dos Uni­dos ha logra­do implan­tar en esta par­te del mun­do y que, sin duda algu­na, ponen en evi­den­cia la volun­tad del impe­rio de for­ta­le­cer su pre­sen­cia en la región y garan­ti­zar la exclu­si­vi­dad en el acce­so a los estra­té­gi­cos recur­sos que alber­ga el cora­zón de Amé­ri­ca del Sur. (Ver mapa al final de este tra­ba­jo)

Un aspec­to poco exa­mi­na­do, y que con­ven­dría moni­to­rear más cui­da­do­sa­men­te, es el siguien­te: si bien es cier­to que la Escue­la de las Amé­ri­cas (School of the Ame­ri­cas, SOA), el nido en el cual se cria­ron los mili­ta­res terro­ris­tas que aso­la­ron la región, ya no tie­ne la impor­tan­cia de anta­ño, lo cier­to es que per­sis­ten toda­vía nume­ro­sos víncu­los que arti­cu­lan al Pen­tá­gono con las fuer­zas arma­das de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Fun­da­da en 1946 y esta­ble­ci­da en Pana­má en ese mis­mo año, en 1984 reini­cia sus acti­vi­da­des en terri­to­rio con­ti­nen­tal nor­te­ame­ri­cano, en Fort Ben­ning, Geor­gia. La relo­ca­li­za­ción de la Escue­la de las Amé­ri­cas fue­ra del sue­lo lati­no­ame­ri­cano había sido uno de los pun­tos con­tem­pla­dos en las nego­cia­cio­nes del tra­ta­do Car­ter-Torri­jos en 1977.24 Aten­ta a los cam­bios de los vien­tos polí­ti­cos que sopla­ban en la región en el 2001 esta sinies­tra ins­ti­tu­ción cam­bia de nom­bre y pasa a deno­mi­nar­se “Ins­ti­tu­to del Hemis­fe­rio Occi­den­tal para la Coope­ra­ción de Segu­ri­dad” (Wes­tern Hemisphe­re Ins­ti­tu­te for Secu­rity Coope­ra­tion WHISC). El cam­bio es mero maqui­lla­je por­que la ins­ti­tu­ción con­ti­núa en el mis­mo sitio, con el mis­mo edi­fi­cio, los mis­mos ins­truc­to­res y ense­ñan­do las mis­mas téc­ni­cas de tor­tu­ra y repre­sión. Lo más gra­ve, sal­vo pocas excep­cio­nes la casi tota­li­dad de los paí­ses del área: Colom­bia, Chi­le, Perú, Nica­ra­gua, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Ecua­dor, Pana­má, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Cos­ta Rica, Para­guay, Méxi­co, Jamai­ca, Beli­ce, Bra­sil, Cana­dá, Bar­ba­dos, Gre­na­da y St.Kitts con­ti­nua­ban envian­do, en el 2009, sus ofi­cia­les de las fuer­zas arma­das a la SOA mien­tras que Argen­ti­na, Vene­zue­la, Boli­via y Uru­guay deja­ron de hacerlo.25

Para resu­mir: pese a los cam­bios socio­po­lí­ti­cos exis­ten­tes en la región toda­vía sub­sis­ten múl­ti­ples lazos que vin­cu­lan a las fuer­zas arma­das lati­no­ame­ri­ca­nas con las agen­cias mili­ta­res del impe­rio. Le asis­te ple­na­men­te la razón a la espe­cia­lis­ta argen­ti­na Elsa Bruz­zo­ne cuan­do ase­gu­ra que “debe­mos des­ha­cer­nos de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), del Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca (TIAR), de la Jun­ta Inter­ame­ri­ca­na de Defen­sa, en resu­men, de todo el sis­te­ma inter­ame­ri­cano de defen­sa ela­bo­ra­do por Esta­do Uni­dos des­de el año 1948.” 26

El pro­ce­so de mili­ta­ri­za­ción de las rela­cio­nes inter­ame­ri­ca­nas

está lejos de ser un resul­ta­do acci­den­tal del nue­vo esce­na­rio inter­na­cio­nal sino que refle­ja las apre­mian­tes nece­si­da­des del impe­rio para ase­gu­rar­se el con­trol exclu­yen­te de los recur­sos natu­ra­les nece­sa­rios para man­te­ner su irra­cio­nal y des­pil­fa­rra­dor patrón de con­su­mo. Por supues­to, esto tie­ne su con­tra­par­ti­da domés­ti­ca en la fuer­te ten­den­cia hacia la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social en nume­ro­sos paí­ses del área, en una diná­mi­ca que no es inde­pen­dien­te sino estre­cha­men­te rela­cio­na­da con la que pre­va­le­ce en el plano inter­na­cio­nal. Tal como lo ha obser­va­do en nume­ro­sos escri­tos Raúl Zibe­chi, este pro­ce­so es inhe­ren­te al mode­lo de desa­rro­llo extrac­ti­vis­ta, a la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión (David Har­vey) y al saqueo de los pue­blos ori­gi­na­rios y las masas cam­pe­si­nas lati­no­ame­ri­ca­nas. La con­clu­sión es que no hay extrac­ti­vis­mo sin repre­sión, y no hay rela­cio­nes inter­ame­ri­ca­nas sin mili­ta­ri­za­ción.

Dadas estas con­di­cio­nes no sor­pren­de impul­so y el abier­to aus­pi­cio que Washing­ton le está otor­gan­do a las diver­sas “ofen­si­vas des­ti­tu­yen­tes” en cur­so en la región. El caso de Hon­du­ras es sin duda el más cita­do y, tal vez, el más des­ca­ra­do. Allí fue el pro­pio emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Tegu­ci­gal­pa, quien advir­tió, en un cable aho­ra reve­la­do por las fil­tra­cio­nes de Wiki­Leaks, que “las Fuer­zas Arma­das, el Poder Judi­cial y el Con­gre­so Nacio­nal cons­pi­ra­ron con­tra el ex pre­si­den­te Manuel Zela­ya” y que lo que allí ocu­rrió fue un gol­pe de esta­do y no, como lo ase­gu­ra­ra la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton, un pro­li­jo y legal recam­bio pre­si­den­cial pre­ci­pi­ta­do por las trans­gre­sio­nes come­ti­das por el pre­si­den­te Zela­ya. Esto no es nada nove­do­so sino, por el con­tra­rio, la rati­fi­ca­ción de una ten­den­cia per­ma­nen­te de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos hacia nues­tra región y que hoy se mani­fies­ta tam­bién en la bru­tal ofen­si­va lan­za­da con­tra los gobier­nos de izquier­da como el de Hugo Chá­vez, Evo Mora­les y Rafael Correa y, en menor medi­da, a quie­nes son con­si­de­ra­dos como sus “com­pin­ches”: los gobier­nos de Lula en Bra­sil y Cris­ti­na Fer­nán­dez en Argen­ti­na. Las abier­tas ame­na­zas gol­pis­tas que se cier­nen sobre Gua­te­ma­la y Para­guay, sobre todo en este últi­mo país don­de el pro­ta­go­nis­mo de la “emba­ja­da” ha lle­ga­do a extre­mos insó­li­tos, así como la inten­si­fi­ca­ción de la cam­pa­ña en con­tra de Cuba pues­ta de mani­fies­to en los reno­va­dos recur­sos des­ti­na­dos a finan­ciar las acti­vi­da­des de pre­sun­tos “disi­den­tes” y que segu­ra­men­te se inten­si­fi­ca­rá con la asun­ción de algu­nos miem­bros de la dere­cha fas­cis­ta en algu­nos car­gos cla­ves del Con­gre­so (caso de la repre­sen­tan­te de la mafia anti­cu­ba­na Ilea­na Ros, por ejem­plo, a la jefa­tu­ra de la Comi­sión de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes) son cla­ros indi­cios de que nues­tra región debe­rá estar muy aler­ta para evi­tar que sus gobier­nos pro­gre­sis­tas sucum­ban ante el feroz ata­que de la Roma ame­ri­ca­na, como gus­ta­ba decir a José Mar­tí.

Una últi­ma refle­xión en rela­ción a este asun­to: con­tra­ria­men­te a las ilu­sio­nes que bro­ta­ron al calor de la “oba­ma­ma­nía”, la pre­si­den­cia de Oba­ma no se apar­tó un ápi­ce de la sen­da tra­za­da por sus reac­cio­na­rios pre­de­ce­so­res. No sólo fue él quien estam­pó su fir­ma jun­to a la de Álva­ro Uri­be al pie del tra­ta­do median­te el cual Colom­bia cedía el uso de sie­te bases mili­ta­res a los Esta­dos Uni­dos ‑en una movi­da que equi­va­le a la explí­ci­ta con­ver­sión de ese país sud­ame­ri­cano en un pro­tec­to­ra­do nor­te­ame­ri­cano- sino que tam­bién admi­tió sin revi­sión con­ti­nuar con el ASPAN ‑la Alian­za para la Segu­ri­dad y Pros­pe­ri­dad de Amé­ri­ca del Nor­te- que, en los hechos, sig­ni­fi­ca exten­der den­tro de los terri­to­rios de Méxi­co y Cana­dá (pero no a la inver­sa, si bien esto no está explí­ci­ta­men­te prohi­bi­do) la juris­dic­ción de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses, de algu­nas de sus agen­cias fede­ra­les como la CIA, la DEA y el FBI, recor­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la sobe­ra­nía de sus veci­nos del nor­te y del sur. No es un dato menor seña­lar el hecho de que, pese a su enor­me impor­tan­cia y su carác­ter lesi­vo para la sobe­ra­nía de Méxi­co, el ASPAN no sea un tra­ta­do sino sim­ple­men­te un “com­pro­mi­so polí­ti­co” o un “acuer­do de coope­ra­ción” entre los Eje­cu­ti­vos de Esta­dos Uni­dos, Cana­dá y Méxi­co, el que, dada su infor­ma­li­dad, no está suje­to al con­trol del Poder Legis­la­ti­vo de los paí­ses que esta­ble­cen el acuer­do, lo cual con­fi­gu­ra una abe­rran­te ano­ma­lía para esta cla­se de enten­di­mien­tos. Tal como la mani­fes­ta­ra la Can­ci­ller mexi­ca­na Patri­cia Espi­no­sa, no exis­te nin­gún docu­men­to que espe­ci­fi­que los tér­mi­nos de este acuer­do: por ejem­plo, que armas podrán ser intro­du­ci­das en Méxi­co, el tama­ño de la fuer­za nor­te­ame­ri­ca­na, el ámbi­to terri­to­rial de su inter­ven­ción, si exis­ten o no inmu­ni­da­des diplo­má­ti­cas para los invo­lu­cra­dos en esta ope­ra­ción. Tal como lo decla­ra­se la fun­cio­na­ria arri­ba men­cio­na­da, “No hay docu­men­to fir­ma­do. No es un tra­ta­do inter­na­cio­nal; es un docu­men­to que refle­ja el com­pro­mi­so de ambos gobier­nos de tra­ba­jar de mane­ra con­jun­ta”. El úni­co docu­men­to escri­to es, según la Can­ci­ller, ape­nas el comu­ni­ca­do con­jun­to emi­ti­do por los gobier­nos de los tres paí­ses, ¡Nada más! El ASPAN tie­ne por obje­ti­vo coor­di­nar los esfuer­zos de lucha con­tra lo que se ha dado en lla­mar las “ame­na­zas comu­nes”, mis­mas que fue­ron iden­ti­fi­ca­das como “las orga­ni­za­cio­nes trans­na­cio­na­les del cri­men orga­ni­za­do, el nar­co­trá­fi­co, el trá­fi­co de armas, las acti­vi­da­des finan­cie­ras ilí­ci­tas, el trá­fi­co de divi­sas y la tra­ta de per­so­nas”. Gra­cias a este “com­pro­mi­so” las fuer­zas ocu­pan­tes pue­den igno­rar la nor­ma­ti­va inter­na­cio­nal en la mate­ria, por­que no hay nin­gún víncu­lo for­mal que las obli­gue a ello. Pocas veces se cons­ta­tó tan fla­gran­te e igno­mi­nio­sa cesión de sobe­ra­nía como el ASPAN, lle­va­da a cabo de mane­ra sola­pa­da, arbi­tra­ria y anti­de­mo­crá­ti­ca, lo que arro­ja un omi­no­so man­to de sos­pe­cha sobre los gobier­nos sig­na­ta­rios y car­co­me insa­na­ble­men­te sus pre­ten­di­das cre­den­cia­les demo­crá­ti­cas. Oba­ma con­va­li­dó esta mons­truo­si­dad, lo cual retra­ta níti­da­men­te cuál su total suje­ción a las direc­ti­vas esta­ble­ci­das por la cla­se domi­nan­te en Esta­dos Uni­dos. ¡Menos mal que era teni­do por “pro­gre­sis­ta”! 27

Una con­clu­sión espe­ran­za­da

No obs­tan­te todo lo antes expues­to, es pre­ci­so sub­ra­yar que a pesar de las for­mi­da­bles pre­sio­nes de todo tipo ejer­ci­das por Esta­dos Uni­dos Washing­ton no pudo neu­tra­li­zar la cre­cien­te influen­cia comer­cial y eco­nó­mi­ca de Chi­na y, en algu­nos casos, como Rusia, la influen­cia ejer­ci­da tam­bién en la órbi­ta mili­tar. Este ace­le­ra­do pro­ce­so de mul­ti­po­la­ri­za­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, que con­tras­ta abier­ta­men­te con el indispu­tado pre­do­mi­nio mili­tar de Esta­dos Uni­dos, ha abier­to un impor­tan­te espa­cio para afian­zar la auto­no­mía y auto­de­ter­mi­na­ción de Nues­tra Amé­ri­ca. Paí­ses como Rusia han recu­pe­ra­do su gra­vi­ta­ción en el área y otros como Chi­na, Irán, India y Sudá­fri­ca jue­gan un papel cada vez más impor­tan­te en los deli­ca­dos equi­li­brios geo­po­lí­ti­cos de la región.

Una prue­ba del men­gua­do pode­río nor­te­ame­ri­cano en el área la ofre­ce la sola enu­me­ra­ción de algu­nas derro­tas que Esta­dos Uni­dos expe­ri­men­tó en años recien­tes en esta par­te del mun­do. Sin áni­mo de exhaus­ti­vi­dad podría­mos citar el des­plan­te sufri­do en la elec­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de la OEA, en Mayo del 2005, cuan­do por pri­me­ra vez fue elec­to un can­di­da­to que no con­ta­ba con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos. Poco des­pués Washing­ton sufri­ría una nue­va derro­ta en Mar del Pla­ta, cuan­do en Noviem­bre del 2005 nau­fra­ga­ría el ALCA. Esta­dos Uni­dos expe­ri­men­tó tam­bién un duro revés al fra­ca­sar el gol­pe de esta­do en Vene­zue­la, en 2002, y simi­la­res ten­ta­ti­vas en Boli­via, 2008, y Ecua­dor, 2010. Lo mis­mo ocu­rrió en Junio del 2009, en San Pedro Sula, Hon­du­ras, cuan­do con­tra­rian­do las explí­ci­tas pos­tu­ras de Esta­dos Uni­dos y sobre­po­nién­do­se a sus inten­sas pre­sio­nes la Asam­blea Gene­ral de la OEA dero­gó la reso­lu­ción adop­ta­da en Pun­ta del Este, en 1962 que había expul­sa­do a Cuba del seno de la orga­ni­za­ción. Washing­ton tam­po­co pudo impe­dir la rea­li­za­ción de ejer­ci­cios nava­les con­jun­tos entre las mari­nas rusa y vene­zo­la­na en el Mar Cari­be (un “mar inte­rior” de los Esta­dos Uni­dos para los hal­co­nes del Pen­tá­gono) en Noviem­bre del 2008, en coin­ci­den­cia con la visi­ta del pre­si­den­te de Rusia, Dimi­tri Med­vé­dev a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Tam­po­co tuvo éxi­to la Casa Blan­ca en sus empe­ños por impe­dir la libe­ra­ción de rehe­nes de las FARC en Colom­bia, pese a los deno­da­dos esfuer­zos rea­li­za­dos por su peón Álva­ro Uri­be Vélez. No corrió mejor suer­te el inten­to de impe­dir que el gobierno de Rafael Correa en Ecua­dor orde­na­ra la inme­dia­ta eva­cua­ción de la base de Man­ta, ni tam­po­co pudo ser des­es­ta­bi­li­za­do ese gobierno por el ata­que de las fuer­zas arma­das de Colom­bia, con apo­yo logís­ti­co de per­so­nal y equi­po loca­li­za­do en Man­ta, a un cam­pa­men­to de las FARC esta­ble­ci­do al sur de la fron­te­ra colom­bo-ecua­to­ria­na. Tam­po­co tuvo éxi­to en pre­ci­pi­tar la caí­da de Correa median­te una abor­ta­da inten­to­na de gol­pe de esta­do en Sep­tiem­bre del 2010. Washing­ton tam­po­co pudo impe­dir que el gobierno de Evo Mora­les expul­sa­ra al pro­vo­ca­dor emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en ese país, Phi­lip Gold­berg, de tene­bro­sa par­ti­ci­pa­ción en la par­ti­ción de la ex Yugos­la­via y la crea­ción de Koso­vo. Pese a sus pre­sio­nes la Casa Blan­ca no pudo frus­trar el pro­yec­to de crea­ción de la Unión Sud­ame­ri­ca­na de Nacio­nes, que suplan­tó exi­to­sa­men­te a la OEA en des­ba­ra­tar los gol­pes de esta­do en con­tra de Evo Mora­les y Rafael Correa, y la pues­ta en mar­cha de un Con­se­jo Sud­ame­ri­cano de Defen­sa. Final­men­te, tam­po­co pudo Esta­dos Uni­dos frus­trar la crea­ción, en la II Cum­bre de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CALC) y la XXI Cum­bre del Gru­po de Río, de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños, que ini­cia­rá sus fun­cio­nes a par­tir de julio de 2011 lue­go de la III Cum­bre CALC a rea­li­zar­se en Vene­zue­la.

Derro­tas sig­ni­fi­ca­ti­vas, más el impe­rio no se da por ven­ci­do. Vuel­ve a la car­ga y, tal como lo ense­ña la his­to­ria, al igual que sus pre­de­ce­so­res: el impe­rio bri­tá­ni­co, el espa­ñol, el por­tu­gués, el oto­mano y el pro­pio impe­rio romano, es en las fases de deca­den­cia cuan­do se los impe­rios se tor­nan más viru­len­tos y agre­si­vos. Con­vie­ne, por eso, recor­dar algu­nas ense­ñan­zas. La de Mar­tí, cuan­do decía que los nor­te­ame­ri­ca­nos “creen en el dere­cho bár­ba­ro, como úni­co dere­cho: ‘esto es nues­tro, por­que lo nece­si­ta­mos’.” Y ahí arre­me­ten con­tra los pue­blos que tie­nen aque­llo que exci­ta el ape­ti­to del impe­rio. Las del Che, cuan­do en las Nacio­nes Uni­das sen­ten­cia­ba que “(N)o se pue­de con­fiar en el impe­ria­lis­mo ni un tan­ti­to así, nada.” Y las de Fidel, cuan­do nos acon­se­ja­ba…

“No sub­es­ti­mar al enemi­go impe­ria­lis­ta […] ¡El enemi­go impe­ria­lis­ta come­tió el error de sub­es­ti­mar­nos a noso­tros! …nues­tra patria se enfren­ta al impe­rio más feroz de los tiem­pos con­tem­po­rá­neos, y […] que […] no des­can­sa­rá en sus esfuer­zos por tra­tar de des­truir la Revo­lu­ción […] crear­nos obs­tácu­los […] por tra­tar de impe­dir el pro­gre­so y el desa­rro­llo de nues­tra patria […] ese impe­ria­lis­mo nos odia con el odio de los amos con­tra los escla­vos que se rebe­lan. […] a ello se unen las cir­cuns­tan­cias de que ven sus intere­ses en peli­gro; no los de aquí, sino los de todo el mun­do.”


1 Un exce­len­te com­pen­dio de esas dis­cu­sio­nes se encuen­tra en Luis Mai­ra, com­pi­la­dor: ¿Una nue­va era de hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na? (Bue­nos Aires: Gru­po Edi­tor Lati­no­ame­ri­cano, 1985). En Esta­dos Uni­dos, los prin­ci­pa­les con­tri­bu­yen­tes a ese deba­te fue­ron Robert Gil­pin The poli­ti­cal eco­nomy of inter­na­tio­nal rela­tions (Prin­ce­ton: Prin­ce­ton Uni­ver­sity Press, 1987); Paul Ken­nedy, The rise and fall of the Great Powers. Eco­no­mic chan­ge and mili­tary con­flict from 1500 to 2000. ( New York: Ran­dom Hou­se, 1987); Robert O. Keoha­ne, After Hege­mony. Coope­ra­tion and dis­cord in the world poli­ti­cal eco­nomy (Prin­ce­ton, Prin­ce­ton Uni­ver­sity Press, 1987); Henry R. Nau, The Myth of America’s Decli­ne (New York and Oxford, Oxford Uni­ver­sity Press, 1990); Joseph S. Nye, Jr., Bound to lead. The chan­ging natu­re of Ame­ri­can power (New York: Basic Books, 1990) y tam­bién su “The chan­ging natu­re of world power”, Poli­ti­cal Scien­ce Quar­terly, Vol. 105, Nº 2, 1990; Bru­ce Rus­sett, “The mys­te­rious case of vanishing hege­mony; or is Mark Twain really dead?”, Inter­na­tio­nal Orga­ni­za­tion 39 (Spring 1985); Dun­can Snidal, “Hege­mo­nic sta­bi­lity theory revi­si­ted”, en Inter­na­tio­nal Orga­ni­za­tion 39 (Autumn 1985); Susan Stran­ge, “The per­sis­tent myth of the lost hege­mony”, Inter­na­tio­nal Orga­ni­za­tion 41 (Autumn 1987).

2 Cf Paul Ken­nedy, The rise and fall of the Great Powers . Eco­no­mic chan­ge and mili­tary con­flict from 1500 to 2000. (New York: Ran­dom Hou­se, 1987); Emma­nuel Todd, Après l’empire. Essai sur la décom­po­si­tion du sys­tè­me amé­ri­cain (Paris: Galli­mard, 2002)

3 Char­les Krautham­mer, “The uni­po­lar moment”, en Foreign Affairs, Vol. 70, Nº 1, 1990 – 1991. Ver asi­mis­mo Imma­nuel Wallers­tein, The decli­ne of Ame­ri­can Power (New Press. 2003) ; Chal­mers John­son The Sorrows of Empi­re: Mili­ta­rism, Secrecy, and the End of the Repu­blic ( New York: Metro­po­li­tan Books, 2004) y la obra de quien qui­zás sea el más radi­cal teó­ri­co de la supre­ma­cía nor­te­ame­ri­ca­na, Robert Kagan, Of Para­di­se and Power: Ame­ri­ca and Euro­pe in the New World Order (New York: Knopf, 2003)

4 Ver su Impe­rio (Bue­nos Aires: Pai­dós, 2002). Hemos exa­mi­na­do y cri­ti­ca­do esa tesis en nues­tro Impe­rio & Impe­ria­lis­mo. Una lec­tu­ra crí­ti­ca de Michael Hardt y Anto­nio Negri (edi­cio­nes varias)

5 La fra­se fue pro­nun­cia­da en un dis­cur­so en oca­sión de la gra­dua­ción de los guar­da­cos­tas esta­dou­ni­den­ses el 21 de Mayo del 2003. Cf. http://​geor​gew​bush​-whi​tehou​se​.archi​ves​.gov/​n​e​w​s​/​r​e​l​e​a​s​e​s​/​2​0​0​3​/​0​5​/​2​0​0​3​0​521 – 2.es.html

6 En el docu­men­to del Depar­ta­men­to de Defen­sa, Natio­nal Defen­se Stra­tegy (Washing­ton: Junio 2008), por ejem­plo, se abre con la siguien­te afir­ma­ción: “Los Esta­dos Uni­dos, nues­tros alia­dos y socios, enfren­tan un amplio espec­tro de desa­fíos, entre los cua­les se cuen­tan las redes trans­na­cio­na­les de extre­mis­tas vio­len­tos, esta­dos hos­ti­les dota­dos de armas de des­truc­ción masi­va, nue­vos pode­res regio­na­les, ame­na­zas emer­gen­tes des­de el espa­cio y el ciber­es­pa­cio, desas­tres natu­ra­les y pan­dé­mi­cos y cre­cien­te com­pe­ten­cia para obte­ner recur­sos. El Depar­ta­men­to de Defen­sa debe res­pon­der a estos desa­fíos y a la vez anti­ci­pán­do­se y pre­pa­rán­do­se para los de maña­na.” (pg. 1, énfa­sis nues­tro) Y poco antes, en su men­sa­je intro­duc­to­rio, el Secre­ta­rio Robert M. Gates decía que “esta­mos invo­lu­cra­dos en un con­flic­to que no tie­ne paran­gón alguno con lo que hemos enfren­ta­do en el pasa­do.”

7 Cf. Karen E. Dynan and Donald L. Kohn: “The rise in U.S. Hou­sehold indeb­ted­ness: cau­ses and con­se­quen­ces” (Washing­ton, D.C.: Fede­ral Reser­ve Board of Washing­ton, August 2007), pg. 40. Agra­de­ce­mos a Eric Tous­saint los datos sumi­nis­tra­dos en una comu­ni­ca­ción per­so­nal el 26 de Mar­zo del 2009.

8 Cf. Alfre­do Jali­fe-Rah­me, “¿Más sie­te de Colom­bia? Las 865 bases mili­ta­res de EEUU en 40 paí­ses”, en Rebe­lión, 10-08-2009 y John­son, op. cit.

9 Las prin­ci­pa­les bases nor­te­ame­ri­ca­nas ‑no todas- en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be son las siguien­tes: Guan­tá­na­mo; Puer­to Rico; Coma­pa­la, en El Sal­va­dor; Pal­me­ro­las, en Hon­du­ras; Aru­ba; Curaçao; Maris­cal Esti­ga­rri­bia, Para­guay, fron­te­ra Boli­via; Pedro Juan Caba­lle­ro (DEA, Para­guay, sobre mis­mo la fron­te­ra Bra­sil); 7 bases más en Colom­bia; 4 en Panam&

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *