Edi­to­rial de año nue­vo en Corea del Nor­te‏

Con moti­vo del Año Nue­vo, los perió­di­cos Rodong Sin­mun, Joson Inmin­gun y Chon­gn­yon Jon­wi publi­ca­ron el día pri­me­ro el edi­to­rial con­jun­to inti­tu­la­do «Regis­tre­mos este año un avan­ce deci­si­vo en el mejo­ra­mien­to de la vida del pue­blo y la cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra dan­do un impul­so más a la indus­tria lige­ra».

El tex­to com­ple­to del edi­to­rial sigue aba­jo:

Hoy aco­ge­mos el 2011, año de la espe­ran­za y del nue­vo flo­re­ci­mien­to, habien­do coro­na­do con la vic­to­ria la pri­me­ra déca­da efer­ves­cen­te del siglo XXI.

El dece­nio que aca­ba­mos de des­pe­dir fue el del pro­ce­so de con­ti­nua­ción de los pen­sa­mien­tos y la cau­sa del gran Líder cama­ra­da Kim Il Sung que hemos defen­di­do fir­me­men­te, y el de la crea­ción y los pro­di­gios carac­te­ri­za­do por la pre­pa­ra­ción de un poten­te tram­po­lín para el sal­to a la gran poten­cia prós­pe­ra. En la tumul­tuo­sa vorá­gi­ne de la nue­va cen­tu­ria nues­tra Patria se ha man­te­ni­do siem­pre en el foco del mun­do, en la pri­me­ra línea de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta por la inde­pen­den­cia.

Nues­tro ejér­ci­to y pue­blo, crea­do­res de una epo­pe­ya heroi­ca de con­ti­nuas vic­to­rias bajo la vigo­ro­sa orien­ta­ción del gran cama­ra­da Kim Jong Il, están lle­nos de espe­ran­za en un por­ve­nir aún más lumi­no­so y de fe en el segu­ro triun­fo.

El pasa­do 2010 fue un año de mag­nas trans­for­ma­cio­nes en que se suce­die­ron los acon­te­ci­mien­tos pro­di­gio­sos que nos hacen vis­lum­brar un por­ve­nir del for­ta­le­ci­mien­to y pros­pe­ri­dad.

La estra­te­gia de nues­tro Par­ti­do por la cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra es la más cien­tí­fi­ca y rea­lis­ta. El año pasa­do nues­tra mar­cha en gran ascen­so se impul­só tal como ha pro­gra­ma­do y desea­do el que­ri­do Gene­ral y tra­jo fru­tos mag­ní­fi­cos pre­vis­tos por él. Corea cum­ple lo que deci­de. Esta incon­mo­vi­ble ver­dad fue com­pro­ba­da por la prác­ti­ca.

En el año que aca­ba­mos de des­pe­dir se han mani­fes­ta­do elo­cuen­te­men­te la lumi­no­sa pers­pec­ti­va y la inven­ci­bi­li­dad de nues­tro Par­ti­do y nues­tra revo­lu­ción a tra­vés de los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos jubi­lo­sos que serán regis­tra­dos con letras mayús­cu­las en la his­to­ria de la nación.

La Con­fe­ren­cia del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea, cele­bra­da en medio de un ele­va­do entu­sias­mo polí­ti­co de nues­tro pue­blo y de un gran inte­rés del mun­do, cons­ti­tu­yó una opor­tu­ni­dad impor­tan­te para for­ta­le­cer y desa­rro­llar al nues­tro como el eterno par­ti­do del cama­ra­da Kim Il Sung y ele­var en todos los aspec­tos su auto­ri­dad orien­ta­do­ra. Para nues­tro ejér­ci­to y pue­blo es moti­vo de una gran glo­ria el haber­se pre­pa­ra­do la garan­tía fun­da­men­tal que per­mi­te con­ti­nuar y com­ple­tar la cau­sa del Par­ti­do, la obra revo­lu­cio­na­ria del Juche.

Los actos con­me­mo­ra­ti­vos por el ani­ver­sa­rio 65 de la fun­da­ción del Par­ti­do, efec­tua­dos en el máxi­mo nivel y con moda­li­dad pecu­liar, han demos­tra­do cla­ra­men­te al mun­do el pode­río de la uni­dad mono­lí­ti­ca que ha alcan­za­do un nivel nue­vo, supe­rior, y la capa­ci­dad mili­tar inven­ci­ble. Aun­que fue muy com­ple­ja la situa­ción, la opi­nión públi­ca esta­ba tran­qui­la en alto gra­do y la volun­tad de nues­tro ejér­ci­to y pue­blo de seguir con pasos fir­mes el lar­go camino de la revo­lu­ción en pos del Par­ti­do se ha cen­tu­pli­ca­do. No hay en el orbe otro par­ti­do y pue­blo tan gran­des como los nues­tros que tie­nen, ade­más de una his­to­ria de la inven­ci­bi­li­dad, un futu­ro infi­ni­ta­men­te pro­me­te­dor.

Gra­cias a la vigo­ro­sa mar­cha en gran ascen­so del año pasa­do, se ha abier­to una segu­ra sen­da para mejo­rar de mane­ra ver­ti­gi­no­sa y den­tro de poco tiem­po la vida del pue­blo.

El lla­ma­mien­to com­ba­ti­vo del Par­ti­do a dedi­car lo todo a la mejo­ra del bien­es­tar del pue­blo con­mo­vió a la tota­li­dad del país y arran­có estruen­do­sos caño­na­zos de triun­fo en todos los luga­res de bata­lla para el gran ascen­so. Bajo la sabia direc­ción del Par­ti­do se ha impul­sa­do con ener­gía la moder­ni­za­ción en las indus­trias lige­ra, quí­mi­ca y meta­lúr­gi­ca y otras ramas indus­tria­les liga­das con la vida del pue­blo y abier­to una pers­pec­ti­va radian­te para poder pro­du­cir en gran­des can­ti­da­des el hie­rro, la fibra y el fer­ti­li­zan­te ela­bo­ra­dos por méto­dos autóc­to­nos. Se han cons­trui­do cien­tos de nue­vas obras impor­tan­tes como el pól­der Taeg­ye­do y la Cen­tral Hidro­eléc­tri­ca No.2 Juven­tud Rye­song­gang, y han apa­re­ci­do por doquier pano­ra­mas mara­vi­llo­sos del tiem­po de Son­gun. Es un éxi­to inapre­cia­ble, cose­cha­do en el pro­ce­so de la mar­cha en gran ascen­so, el haber­se asen­ta­do el cimien­to para hacer flo­re­cer ple­na­men­te nues­tro ideal tan anhe­la­do que es una gran poten­cia prós­pe­ra.

En el año trans­cu­rri­do se ha mos­tra­do en todas par­tes el tem­ple de la Corea de Son­gun que mar­cha de cara al mun­do.

En medio de una bata­lla al rojo vivo para dar alcan­ce al más avan­za­do nivel se han obte­ni­do éxi­tos feno­me­na­les que asom­bran al mun­do en los domi­nios de las cien­cias y tec­no­lo­gías de pun­ta como la infor­má­ti­ca y nuclear. La Uni­ver­si­dad Kim Il Sung, el Ins­ti­tu­to Supe­rior de Indus­tria Quí­mi­ca de Hamhung y otros cen­tros de for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les se han meta­mor­fo­sea­do mag­ní­fi­ca­men­te con­for­me a los reque­ri­mien­tos de la épo­ca de la eco­no­mía del cono­ci­mien­to. Es un gran orgu­llo de nues­tra Patria, poten­cia cul­tu­ral socia­lis­ta, el que las acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y artís­ti­cas de las masas han esca­la­do a una nue­va altu­ra, y crea­do suce­si­va­men­te obras ideo-artís­ti­ca­men­te per­fec­tas, como el dra­ma lige­ro Eco de la mon­ta­ña. El futu­ro de nues­tra Patria es infi­ni­ta­men­te lumi­no­so, por­que la idea y el sen­ti­mien­to de todo el pue­blo ten­den­tes a lograr que el mun­do mire con admi­ra­ción a nues­tro gran Par­ti­do y a la Corea de Kim Il Sung hacen erup­ción como un vol­cán acti­vo.

Hemos des­pe­di­do un año his­tó­ri­co en que se ha per­fi­la­do en el máxi­mo nivel la extra­or­di­na­ria capa­ci­dad de direc­ción del que­ri­do cama­ra­da Kim Jong Il para hacer flo­re­cer en la reali­dad su gran­dio­so pro­yec­to de lograr la poten­cia­ción y pros­pe­ri­dad del país.

El año pasa­do nues­tra lucha por la cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra se ha lle­va­do a cabo en medio de una situa­ción de extre­ma tiran­tez y de dra­co­nia­nas san­cio­nes del enemi­go. La idea de nues­tro Par­ti­do es la de ata­que, y lo es tam­bién su modo de hacer la revo­lu­ción. Ha sido incon­mo­vi­ble la volun­tad del gran Gene­ral de man­te­ner la dig­ni­dad de la nación fren­te a cual­quier tor­men­ta, y su arte de direc­ción con que orien­tó a todo el ejér­ci­to y pue­blo a la audaz ofen­si­va ha sido ver­da­de­ra­men­te extra­or­di­na­rio y hábil.

La cró­ni­ca de la direc­ción del magno ascen­so dada por el gran cama­ra­da Kim Jong Il en 2010, se ha carac­te­ri­za­do por sus mar­chas for­za­das que supe­ra­ban la ima­gi­na­ción, rea­li­za­das a fin de dar ins­truc­cio­nes sobre el terreno. Duran­te todo el año, des­de sus pri­me­ros días, él visi­tó el área de cons­truc­ción de la Cen­tral Hidro­eléc­tri­ca de Hui­chon y otros luga­res de bata­lla de gran ascen­so en todo el país, puso en acción a las orga­ni­za­cio­nes del Par­ti­do y los fun­cio­na­rios, e hizo que la fuer­za espi­ri­tual de los mili­ta­res y civi­les se explo­ta­ra al máxi­mo. Dece­nas de millo­nes de hom­bres, uni­dos mono­lí­ti­ca­men­te, siguie­ron al gran Gene­ral que con­ti­nua­ba día y noche su reco­rri­do de orien­ta­ción, hagan fríos cor­tan­tes o calo­res abra­san­tes, cai­gan llu­vias torren­cia­les y nevas­cas furio­sas, en el cur­so de lo cual se han alza­do vigo­ro­sas lla­ma­ra­das de gran­des inno­va­cio­nes y sal­tos. Las dos visi­tas del que­ri­do Gene­ral a Chi­na que atra­je­ron la aten­ción del mun­do tuvie­ron una gran impor­tan­cia his­tó­ri­ca, pues ele­va­ron a un pel­da­ño nue­vo las tra­di­cio­na­les rela­cio­nes de amis­tad coreano-chi­nas y se creó una coyun­tu­ra favo­ra­ble para nues­tra revo­lu­ción.

La obra de cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra que impul­sa­mos con­ti­nua­rá imper­tur­ba­ble su avan­ce según el cro­no­gra­ma his­tó­ri­co seña­la­do por el que­ri­do Gene­ral. Esta es una con­vic­ción que nues­tro Ejér­ci­to y pue­blo reafir­ma­ron en lo hon­do de su cora­zón en la dig­na jor­na­da de bata­llas del año pasa­do. Cada una de las déca­das del siglo XXI tam­bién se mar­ca­rá con la gran vic­to­ria de la polí­ti­ca de Kim Jong Il, esta­dis­ta exper­to y ave­za­do.

El año nue­vo 2011 es el de ofen­si­va gene­ral des­ti­na­do a lograr otro avan­ce tras­cen­den­tal en la cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra avi­van­do más las vigo­ro­sas lla­ma­ra­das de gran auge en los esfuer­zos por mejo­rar la cali­dad de la vida del pue­blo.

El gran Diri­gen­te, cama­ra­da Kim Jong Il seña­ló:

«Con la fe en la vic­to­ria debe­mos rea­li­zar con­ti­nuas inno­va­cio­nes y lograr con­ti­nuos avan­ces para lle­gar cuan­to antes al lumi­no­so futu­ro: la gran poten­cia prós­pe­ra.»

La lucha de nues­tro pue­blo enca­mi­na­da a poner la pla­ca de la refe­ri­da poten­cia en la puer­ta de la dig­na Corea de Kim Il Sung se encuen­tra en una fase impor­tan­tí­si­ma.

Cele­bra­re­mos en el año pró­xi­mo el cen­té­si­mo ani­ver­sa­rio del nata­li­cio del gran cama­ra­da Kim Il Sung, nues­tro Líder pater­nal, fun­da­dor de la Corea socia­lis­ta e ini­cia­dor de la obra de cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra del Juche. Su lega­do es para noso­tros como el irre­nun­cia­ble pro­gra­ma del Par­ti­do. Debe­mos pasar a la diná­mi­ca ofen­si­va, al com­ba­te de ata­que en todos los cam­pos para lle­var a efec­to el pro­yec­to del gran Líder de cons­truir una patria rica y pode­ro­sa, y con­ver­tir así esa fecha en la máxi­ma fies­ta de la nación de Kim Il Sung y un acon­te­ci­mien­to tras­cen­den­tal en la his­to­ria de la huma­ni­dad.

El nues­tro es un pue­blo heroi­co que cum­ple sin con­di­ción lo deci­di­do y un pue­blo indo­ble­ga­ble que no per­mi­te nin­gún estan­ca­mien­to momen­tá­neo para hacer reali­dad su noble ideal. El mun­do obser­va con aten­ción qué haza­ñas admi­ra­bles rea­li­zan nues­tro Ejér­ci­to y pue­blo que, impul­sa­dos por una gran ambi­ción, mar­chan de modo hura­ca­na­do hacia una gran poten­cia inven­ci­ble.

La ofen­si­va gene­ral que empren­de­mos aho­ra es la con­ti­nua­ción y más bien una fase supe­rior de la gran cam­pa­ña para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida del pue­blo.

Hemos dado pasos gigan­tes­cos en el cum­pli­mien­to de la gran­dio­sa estra­te­gia del Par­ti­do para el mejo­ra­mien­to de la vida de la pobla­ción. Tene­mos una tarea apre­mian­te de lle­var el nivel de vida de la pobla­ción a la altu­ra que requie­re la gran poten­cia prós­pe­ra, con­so­li­dan­do y agran­dan­do los logros que hemos alcan­za­do. Impul­sar la lucha por mejo­rar la vida del pue­blo has­ta lograr el triun­fo defi­ni­ti­vo con­si­de­rán­do­la como la tarea más impor­tan­te, como la meta supre­ma, ésta es la fir­me volun­tad de nues­tro Par­ti­do. Debe­mos lograr que las con­ti­nuas inno­va­cio­nes y avan­ces y la ofen­si­va gene­ral que nos lla­man enér­gi­ca­men­te a un futu­ro esplén­di­do, en que el pue­blo goza­rá de la feli­ci­dad en todos los sen­ti­dos, ten­gan ecos más fuer­tes en todas par­tes del país.

Debe­mos ace­le­rar el rit­mo de la mar­cha en gran auge enar­bo­lan­do la con­sig­na com­ba­ti­va «¡Regis­tre­mos este año un avan­ce deci­si­vo en el mejo­ra­mien­to de la vida del pue­blo y la cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra, dan­do un impul­so más a la indus­tria lige­ra!».

La indus­tria lige­ra es el fren­te prin­ci­pal de la ofen­si­va gene­ral de este año.

Tene­mos pode­ro­sas indus­trias cla­ves y un con­tin­gen­te de com­pe­ten­tes cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos que secun­dan la revo­lu­ción en la indus­tria lige­ra, así como una valio­sa expe­rien­cia de haber pro­pi­cia­do un des­pe­gue en esa rama a pesar de muchí­si­mas difi­cul­ta­des que tuvi­mos que enfren­tar. Dar un impul­so más fuer­te a su desa­rro­llo es una exi­gen­cia madu­ra y una tarea impe­rio­sa para la cons­truc­ción de una poten­cia eco­nó­mi­ca.

La acti­tud hacia la indus­tria lige­ra es un indi­ca­dor impor­tan­te rela­cio­na­do direc­ta­men­te con el modo de tra­tar al pue­blo, la pos­tu­ra de apo­yar al Par­ti­do y el pun­to de vis­ta en cuan­to a la revo­lu­ción. Este año, año de la indus­tria lige­ra, debe­mos pro­mo­ver con dina­mis­mo en todas par­tes una gran cam­pa­ña para prio­ri­zar esa rama y con­cen­trar los esfuer­zos en ella.

Las moder­nas fábri­cas de indus­tria lige­ra y los cen­tros pro­duc­to­res de artícu­los de con­su­mo, mode­los del nue­vo siglo, que cos­ta­ron muchos esfuer­zos a nues­tro Par­ti­do, son bie­nes valio­sos que con­tri­bui­rían a mejo­rar el nivel de vida de la pobla­ción. A la indus­tria lige­ra le corres­pon­de con­ce­der la prio­ri­dad a ase­gu­rar la nor­ma­li­za­ción pro­duc­ti­va en alto nivel en las fábri­cas y empre­sas, impreg­na­das de la noble bene­vo­len­cia del Par­ti­do. Tam­bién le com­pe­te con­cen­trar las fuer­zas en la pro­duc­ción de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad y otros de con­su­mo popu­lar, mien­tras amplía e incre­men­ta la pro­duc­ción de mer­can­cías gene­ra­les. Mejo­rar de mane­ra deci­si­va la cali­dad de los pro­duc­tos de con­su­mo es una expre­sión de res­pe­to al pue­blo y sen­ti­mien­to patrió­ti­co. Cada uno de los artícu­los que se pro­duz­can debe ser de gran acep­ta­ción por par­te del pue­blo y tan per­fec­to en todos los aspec­tos como para com­pe­tir en el mer­ca­do mun­dial. Es nece­sa­rio ampliar las varie­da­des de pro­duc­tos de con­su­mo has­ta satis­fa­cer las dis­tin­tas deman­das y gus­tos de la pobla­ción.

Es pre­ci­so seguir impul­san­do con ener­gía la actua­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca y fun­da­men­ta­ción cien­tí­fi­ca de la pro­duc­ción de artícu­los de con­su­mo popu­lar. El pro­pó­si­to de nues­tro Par­ti­do es lograr que la moder­ni­za­ción de la indus­tria lige­ra abar­que no algu­nas de sus ramas sino todas estas, alcan­ce un nivel no mediano sino máxi­mo y sea rea­li­za­da con pers­pec­ti­va, con visión al futu­ro lejano. Este pro­ce­so debe efec­tuar­se de modo sus­tan­cial con­quis­tan­do las metas pro­yec­ta­das una tras otra. Los fun­cio­na­rios y obre­ros de la indus­tria lige­ra deben ele­var sin cesar su nivel téc­ni­co y de cali­fi­ca­ción has­ta el pun­to de mane­jar con habi­li­dad los equi­pos moder­nos, equi­pos basa­dos en la tec­no­lo­gía de CNC, y rea­li­zar con rigor cien­tí­fi­co-téc­ni­co la pro­duc­ción y admi­nis­tra­ción.

La indus­tria local repre­sen­ta una gran par­te de la pro­duc­ción nacio­nal de artícu­los de con­su­mo. Debe­mos pro­mo­ver un movi­mien­to de masas enca­mi­na­do a remo­zar todas las fábri­cas de indus­tria local siguien­do la antor­cha de la revo­lu­ción de la indus­tria local encen­di­da por el gran Gene­ral en Chang­song. Hoer­yong y Kangg­ye ser­vi­rán como ejem­plo para desa­rro­llar­la con­for­me a las con­di­cio­nes reales de cada región y poner en pleno fun­cio­na­mien­to las fábri­cas loca­les valién­do­se de todas las fuen­tes de mate­rias pri­mas en cada terri­to­rio.

Hace fal­ta que toda la socie­dad y todo el Esta­do pres­ten como nun­ca su aten­ción pro­fun­da a la indus­tria lige­ra. Tie­nen que sumi­nis­trar­le a tiem­po y en can­ti­dad reque­ri­da mate­rias pri­mas, com­bus­ti­bles, mate­ria­les y fon­dos nece­sa­rios, de acuer­do con la exi­gen­cia de la polí­ti­ca del Par­ti­do de dar impor­tan­cia a esta rama. Hay que poner gran empe­ño en pro­du­cir a nues­tra mane­ra y por cuen­ta pro­pia mate­rias pri­mas y mate­ria­les. Es menes­ter des­ple­gar con más fuer­za el Movi­mien­to por la pro­duc­ción de los artícu­los de con­su­mo popu­lar «3 de Agos­to» que sur­te efec­tos en la revo­lu­ción en la indus­tria lige­ra y aumen­tar en gran medi­da la pro­duc­ción de los géne­ros de pri­me­ra nece­si­dad en todas las uni­da­des que tie­nen posi­bi­li­dad. Es pre­ci­so mejo­rar a ojos vis­tas el abas­te­ci­mien­to de las mer­can­cías y los ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos de mane­ra que la polí­ti­ca del Par­ti­do para el pue­blo dé efec­tos.

La gran mar­cha de hoy para la mejo­ra de la vida pobla­cio­nal exi­ge lan­zar una gran ofen­si­va en todo el fren­te eco­nó­mi­co.

Nues­tro Par­ti­do desea que los fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res de los sec­to­res prio­ri­ta­rios, las indus­trias bási­cas de la eco­no­mía nacio­nal, sean como los obre­ros heroi­cos del Com­ple­jo Side­rúr­gi­co Kim Chaek y sir­van de bra­sas para avi­var la lla­ma­ra­da del gran auge en la mejo­ra de la vida pobla­cio­nal. Logre­mos la vic­to­ria de este gran auge con la mis­ma con­vic­ción, el mis­mo modo de tra­ba­jar y la mis­ma capa­ci­dad de prác­ti­ca de los obre­ros del Com­ple­jo Side­rúr­gi­co Kim Chaek; a esto es a lo que lla­ma nues­tro Par­ti­do.

Solo la pro­duc­ción en gran can­ti­dad del car­bón hace fac­ti­ble la de abo­nos, fibras, elec­tri­ci­dad y mate­ria­les de ace­ro. En el sec­tor de la indus­tria hulle­ra con­cen­tra­rán la fuer­za en las minas con gran yaci­mien­to y ópti­mas con­di­cio­nes de extrac­ción y abri­rán otras nue­vas, para aumen­tar nota­ble­men­te la pro­duc­ción. Todos ayu­da­rán al fren­te car­bo­ní­fe­ro con­si­de­rán­do­lo su pro­pia tarea y ele­va­rán la moral de los mine­ros en su empe­ño. Al sec­tor de la indus­tria eléc­tri­ca le com­pe­te cana­li­zar la fuer­za en poner en pleno fun­cio­na­mien­to todos los equi­pos gene­ra­do­res y reno­var y per­fec­cio­nar el sis­te­ma de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de la elec­tri­ci­dad. La tarea de los fun­cio­na­rios y obre­ros del sec­tor de la indus­tria meta­lúr­gi­ca es afian­zar la gran vic­to­ria logra­da en la per­fec­ción del autóc­tono sis­te­ma de pro­duc­ción del hie­rro y con­quis­tar a todo tran­ce su ele­va­da meta de pro­duc­ción de mate­ria­les de hie­rro y ace­ro. El ferro­ca­rril es la avan­za­da de la eco­no­mía nacio­nal. Median­te una cam­pa­ña de tras­por­tar mayor can­ti­dad de car­gas, hay que cubrir satis­fac­to­ria­men­te la cada vez más cre­cien­te deman­da de aca­rreo de la eco­no­mía nacio­nal en con­jun­to, y todo el país se alza­rá para moder­ni­zar deci­si­va­men­te el ferro­ca­rril.

La revo­lu­ción en la indus­tria lige­ra es pre­ci­sa­men­te la de la indus­tria quí­mi­ca. En los gran­des cen­tros de indus­tria quí­mi­ca ya recons­trui­dos en las zonas de Hamhung, Namhung y Sun­chon nor­ma­li­za­rán la pro­duc­ción y fabri­ca­rán mayor can­ti­dad de fibras, resi­nas, diver­sos géne­ros quí­mi­cos bási­cos, fer­ti­li­zan­tes y subs­tan­cias agro­quí­mi­cas, nece­sa­rios para la mejo­ra de la vida pobla­cio­nal.

El fren­te agrí­co­la cons­ti­tu­ye el cor­dón umbi­li­cal para la solu­ción del pro­ble­ma del bien­es­tar del pue­blo. Debe­mos con­si­de­rar el sal­to en la pro­duc­ción agrí­co­la como un esla­bón cla­ve para poner de pleno mani­fies­to la supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo a nues­tro esti­lo y abrir las puer­tas a la gran poten­cia prós­pe­ra. En el sec­tor agrí­co­la veri­fi­ca­rán a car­ta cabal las orien­ta­cio­nes del Par­ti­do de lle­var a cabo una revo­lu­ción en cuan­to a semi­llas y el cul­ti­vo de papas, hacer doble cose­cha y cul­ti­var soyas, e intro­du­ci­rán acti­va­men­te el cul­ti­vo orgá­ni­co y otros méto­dos y téc­ni­cas de cul­ti­vo avan­za­dos. Impul­sa­rán con fuer­za la emu­la­ción por aumen­tar nota­ble­men­te la cose­cha de gra­nos por hec­tá­rea siguien­do a las uni­da­des ejem­pla­res que rea­li­zan con éxi­to el gran­dio­so pro­yec­to de la cons­truc­ción rural del Par­ti­do. Hoy nues­tro Par­ti­do lla­ma a pro­mo­ver una revo­lu­ción en la ayu­da al cam­po. En aca­to a su volun­tad de resol­ver a toda cos­ta el pro­ble­ma ali­men­ta­rio, el de pro­vi­sio­nes, se debe aumen­tar deci­si­va­men­te la inver­sión esta­tal en el sec­tor agrí­co­la. Todos los demás sec­to­res y uni­da­des ante­pon­drán el sumi­nis­tro de los mate­ria­les nece­sa­rios para la agri­cul­tu­ra a los pro­ce­sos de cul­ti­vo corres­pon­dien­tes.

La era del gran auge de Son­gun es una tem­po­ra­da ple­tó­ri­ca en que se levan­tan más majes­tuo­sa­men­te que nun­ca las crea­cio­nes monu­men­ta­les para la feli­ci­dad del pue­blo. Ter­mi­nar cuan­to antes la cons­truc­ción de la Cen­tral Hidro­eléc­tri­ca de Hui­chon, la obra de gasi­fi­ca­ción de Hun­gnam y la edi­fi­ca­ción de las 100 mil vivien­das en la ciu­dad de Pyong­yang y otros impor­tan­tes obje­tos. Ele­va­rán al máxi­mo la cali­dad de las cons­truc­cio­nes con el subli­me espí­ri­tu patrió­ti­co de res­pon­sa­bi­li­zar­se mil años de ellas y garan­ti­zar­las para diez mil años. Aumen­ta­rán tras­cen­den­tal­men­te la pro­duc­ción de los mate­ria­les de cons­truc­ción e impul­sa­rán con fuer­za el asen­ta­mien­to de sus bases moder­nas.

Una vía impor­tan­te para ace­le­rar el gran auge en el con­jun­to de la eco­no­mía nacio­nal es seguir inten­si­fi­can­do el empe­ño para alcan­zar la cús­pi­de de la tec­no­lo­gía de pun­ta.

La idea de nues­tro Par­ti­do en cuan­to a este empe­ño es supe­rar, a base de la expe­rien­cia en tomar la supre­ma­cía de la tec­no­lo­gía de CNC y en el más cor­to tiem­po posi­ble, el nivel cien­tí­fi­co y téc­ni­co alcan­za­do por el mun­do en todos los sec­to­res y poner­nos en la pri­me­ra fila de la épo­ca de la eco­no­mía del cono­ci­mien­to. Hay que apren­der acti­va­men­te del ejem­plo del Com­bi­na­do de Maqui­na­ria Ryonha de Hui­chon que se encuen­tra a su delan­te­ra. Hemos de lograr que no solo en la indus­tria mecá­ni­ca sino tam­bién en todas las demás indus­trias, no sólo en la indus­tria cen­tral sino tam­bién en la local, se pon­ga al rojo vivo el empe­ño por alcan­zar la cús­pi­de de la tec­no­lo­gía de pun­ta. Hace fal­ta fomen­tar tras­cen­den­tal­men­te las tec­no­lo­gías bási­cas cla­ves y de pun­ta como la infor­má­ti­ca, la nano­tec­no­lo­gía y la bio­tec­no­lo­gía y com­bi­nar estre­cha­men­te las cien­cias y tec­no­lo­gías con la pro­duc­ción. Nues­tros cora­zo­nes tie­nen que arder por la auto­es­ti­ma en lo que se refie­re a aven­ta­jar a otros en la com­pe­ten­cia cien­tí­fi­co-téc­ni­ca y la fir­me deci­sión de hacer añi­cos el blo­queo cien­tí­fi­co-téc­ni­co de los enemi­gos con nues­tro caño­na­zo de con­quis­ta de lo más avan­za­do. Los cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, median­te sus inten­sos esfuer­zos inte­lec­tua­les y téc­ni­cos, deben pre­sen­tar valio­sos logros inves­ti­ga­ti­vos para la revo­lu­ción en la indus­tria lige­ra y el desa­rro­llo de la eco­no­mía nacio­nal, y todos, sean quie­nes fue­ren, par­ti­ci­par acti­va­men­te en el movi­mien­to masi­vo por la inno­va­ción téc­ni­ca.

Se debe imple­men­tar con­se­cuen­te­men­te el prin­ci­pio de apo­yo en la pro­pia fuer­za. Lo que crea­mos con nues­tra pro­pia fuer­za e inte­li­gen­cia tie­ne un fun­da­men­to sóli­do, rin­de mayor efec­to y ofre­ce una esplén­di­da pers­pec­ti­va. Como los que cons­tru­ye­ron el pól­der Taeg­ye­do, hacien­do reali­dad el lega­do del gran Líder pese a que les fal­ta­ba todo, deben con­fiar solo en la pro­pia fuer­za y avan­zar con ímpe­tu. Es pre­ci­so explo­tar y apro­ve­char acti­va­men­te los recur­sos sub­te­rrá­neos abun­dan­tes en el país, para garan­ti­zar mate­rias pri­mas y fon­dos nece­sa­rios para el fomen­to del bien­es­tar del pue­blo y la cons­truc­ción de la poten­cia eco­nó­mi­ca.

Opti­mi­zar las ges­tio­nes eco­nó­mi­cas revis­te un carác­ter aún más apre­mian­te en estos momen­tos en que se va revi­ta­li­zan­do la eco­no­mía nacio­nal. Es pre­ci­so ate­ner­se a la cien­ti­fi­ci­dad y uti­li­dad en las ges­tio­nes empre­sa­ria­les, con­for­me al prin­ci­pio de la admi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca socia­lis­ta a nues­tro esti­lo, y obser­var estric­ta­men­te la dis­ci­pli­na en la pla­ni­fi­ca­ción, finan­zas y admi­nis­tra­ción labo­ral de todas las uni­da­des.

Es nece­sa­rio lan­zar toda una cam­pa­ña enca­mi­na­da a mejo­rar los aspec­tos del país ente­ro a tenor de su futu­ra con­di­ción de gran poten­cia prós­pe­ra.

El genuino cons­truc­tor de esta poten­cia es aquel que, con una visión amplia e inno­va­do­ra que le per­mi­ta con­tem­plar el mun­do con pies bien pues­tos en su tie­rra, sepa trans­for­mar su sec­tor o uni­dad por vía revo­lu­cio­na­ria. Al sec­tor edu­ca­cio­nal le corres­pon­de ele­var la cali­dad de la docen­cia y reno­var con­di­cio­nes y ambien­te, según exi­ge la era de la infor­má­ti­ca, has­ta encum­brar a la Patria como una poten­cia de talen­tos. Res­pec­to a la esfe­ra artís­ti­co-lite­ra­ria, le toca lograr la pro­duc­ción pro­lí­fi­ca de obras maes­tras con la línea ideo-polí­ti­ca bien esta­ble­ci­da y que refle­jan la reali­dad, obras que pue­dan ser­vir de manua­les de la edu­ca­ción socia­lis­ta. A los tra­ba­ja­do­res de la salud públi­ca les incum­be aten­der la salud de los habi­tan­tes con devo­ción, desa­rro­llar la medi­ci­na y poner de mani­fies­to la supe­rio­ri­dad del sis­te­ma socia­lis­ta de asis­ten­cia médi­ca gra­tui­ta. Hace fal­ta avi­var en todo el país el fer­vor por el depor­te, con el fin de con­ver­tir a la Corea de Son­gun en una poten­cia de fút­bol, en una poten­cia depor­ti­va.

La entre­ga total a la cau­sa de la edi­fi­ca­ción de la gran poten­cia prós­pe­ra se mani­fies­ta tam­bién en el remo­za­mien­to del sue­lo patrio, como es el caso de la admi­nis­tra­ción terri­to­rial y urba­na. Es nece­sa­rio impul­sar con visión de futu­ro y con cien­ti­fi­ci­dad la crea­ción de par­ques y la repo­bla­ción fores­tal, así como trans­for­mar la tie­rra natal y los cen­tros labo­ra­les en her­mo­sos sitios socia­lis­tas por exce­len­cia. La revo­lu­ción vial exi­ge el esfuer­zo de todo el pue­blo. Se impri­mi­rá la espe­ci­fi­ci­dad nues­tra en el dise­ño y la cons­truc­ción de las ciu­da­des, tenien­do en cuen­ta las pecu­lia­ri­da­des de cada una de éstas y la ten­den­cia mun­dial. Es menes­ter hacer de Pyong­yang, capi­tal de la revo­lu­ción, una ciu­dad cubier­ta de árbo­les, libre de con­ta­mi­na­ción ambien­tal, una ciu­dad bella y gran­dio­sa de talla mun­dial.

Ele­var por todos los medios el papel orien­ta­dor del Par­ti­do cons­ti­tu­ye la garan­tía deci­si­va de los éxi­tos en el avan­ce gene­ral de este año.

Este es un año que nos col­ma de orgu­llo, pues?es el pri­me­ro que aco­ge­mos des­pués de la Con­fe­ren­cia del Par­ti­do.

El espí­ri­tu de este even­to lo con­for­man la uni­dad mono­lí­ti­ca de los que están dis­pues­tos a seguir sal­va­guar­dan­do inva­ria­ble­men­te el cen­tro de la unión, el de la direc­ción, por mucho que pasen los años; la incan­sa­ble Mar­cha For­za­da para levan­tar una poten­cia prós­pe­ra, arros­tran­do disí­mi­les prue­bas; y la revo­lu­ción con­ti­nua para lle­var al tér­mino la cau­sa revo­lu­cio­na­ria, siguien­do el gran Par­ti­do. En la épo­ca actual este espí­ri­tu ha de ser­vir como el pun­to de par­ti­da para la cons­truc­ción y las acti­vi­da­des de nues­tro Par­ti­do y refle­jar­se en una y otras.

Se pre­ci­sa esta­ble­cer con mayor rigor el sis­te­ma de direc­ción del Par­ti­do en todos los domi­nios como el polí­ti­co, el mili­tar y el eco­nó­mi­co. Hay que for­mar todo el Par­ti­do como un cuer­po ideo­ló­gi­ca­men­te puro y orgá­ni­ca­men­te inte­gral, com­pues­to por los que están resuel­tos a com­par­tir la mis­ma suer­te con el Diri­gen­te, y como filas de van­guar­dia fir­me­men­te dis­pues­tas a hacer reali­dad la deci­sión del Diri­gen­te.

Nues­tro Par­ti­do desea que todas sus orga­ni­za­cio­nes sean tan pode­ro­sas y viva­ces como para con­du­cir a la cabe­za el gran avan­ce de masas diri­gi­do a mejo­rar la vida pobla­cio­nal. En sus labo­res se apli­ca­rán al pie de la letra la for­ma de cum­plir las tareas revo­lu­cio­na­rias en estre­cha unión de los orga­nis­mos admi­nis­tra­ti­vos y el prin­ci­pio de emplear el méto­do de tra­ba­jo polí­ti­co en el desa­rro­llo de todas las labo­res eco­nó­mi­cas. A las orga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas les toca ate­ner­se a la opi­nión públi­ca, pro­fun­di­zar­se con­for­me a ella en la labor con el hom­bre y sol­ven­tar con res­pon­sa­bi­li­dad los pro­ble­mas de la vida de la pobla­ción, tal como exi­ge la línea revo­lu­cio­na­ria para con las masas.

Cuan­to más ambi­cio­sa es la tarea asu­mi­da, y per­sis­ten­te la manio­bra enemi­ga, tan­to más enér­gi­ca­men­te impul­sar la ofen­si­va en la labor ideo­ló­gi­ca, esta es la mane­ra de com­ba­tir de nues­tro Par­ti­do. A las orga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas de dis­tin­tos nive­les les incum­be man­te­ner cons­tan­cia e inten­si­dad en la edu­ca­ción con la idea Juche, la de Son­gun, y con­so­li­dar como un mono­li­to la trin­che­ra ideo­ló­gi­ca del socia­lis­mo a nues­tro esti­lo. For­ma­rán a sus miem­bros y demás tra­ba­ja­do­res como indo­ble­ga­bles revo­lu­cio­na­rios de la era de Son­gun, imbui­dos del espí­ri­tu de defen­der a ries­go de la vida a su líder, el de auto­es­ti­ma nacio­nal, el de apo­yo en las pro­pias fuer­zas, y el de amor al por­ve­nir y de sacri­fi­cio. Pro­mo­ve­rán enér­gi­ca­men­te las acti­vi­da­des artís­ti­co-cul­tu­ra­les entre las masas, que las con­vo­can y espa­bi­lan, así como segui­rán vigo­ri­zan­do el Movi­mien­to por la Obten­ción de la Ban­de­ra Roja de las Tres Revo­lu­cio­nes.

Es pre­ci­so for­ta­le­cer la com­ba­ti­vi­dad del Ejér­ci­to Popu­lar, man­te­nien­do la línea revo­lu­cio­na­ria de nues­tro Par­ti­do de prio­ri­zar los asun­tos mili­ta­res.

Hoy la cau­sa de la cons­truc­ción autóc­to­na del ejér­ci­to avan­za impe­tuo­sa­men­te hacia nue­vas y más altas fases.

En este año en que se cum­plen el ani­ver­sa­rio 20 del nom­bra­mien­to del que­ri­do cama­ra­da Kim Jong Il como Coman­dan­te Supre­mo del Ejér­ci­to Popu­lar de Corea y el 15 del ini­cio del Movi­mien­to por el Títu­lo de Sép­ti­mo Regi­mien­to de O Jung Hup, hace fal­ta que en el Ejér­ci­to sigan con leal­tad la orien­ta­ción del gran Coman­dan­te de Son­gun y regis­tren nue­vos cam­bios revo­lu­cio­na­rios en todos los queha­ce­res mili­ta­res y polí­ti­cos.

Enar­bo­lan­do la con­sig­na «¡Defen­da­mos a vida o muer­te el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do enca­be­za­do por el gran cama­ra­da Kim Jong Il!», pre­ser­va­rán intac­ta la valio­sa tra­di­ción de seguir incon­di­cio­nal­men­te y defen­der a cos­ta de la vida al Par­ti­do y al líder. Es pre­ci­so rea­li­zar inten­sa e incan­sa­ble­men­te la labor polí­ti­ca del Par­ti­do des­ti­na­da a afian­zar más en todo el Ejér­ci­to el sis­te­ma de úni­co man­do del que­ri­do cama­ra­da Coman­dan­te Supre­mo, así como con­ser­var y des­ta­car eter­na­men­te el carác­ter revo­lu­cio­na­rio del Ejér­ci­to como fuer­zas del líder y del Par­ti­do.

Los entre­na­mien­tos de hoy cur­ten a los que maña­na serán héroes de com­ba­te. Con­for­me a la ten­sa situa­ción, es nece­sa­rio orga­ni­zar los ejer­ci­cios en un ambien­te de bata­lla real y pre­pa­rar a todos los ofi­cia­les como coman­dan­tes con ele­va­da capa­ci­dad de man­do uni­ver­sal y a todos los sol­da­dos como com­ba­tien­tes con capa­ci­dad de hacer fren­te cada uno a cien enemi­gos, para que pue­dan apo­yar con las armas la volun­tad del Par­ti­do de situar en pri­mer plano los asun­tos mili­ta­res.

Es pre­ci­so per­fec­cio­nar el man­do y la admi­nis­tra­ción de la uni­dad, pres­tan­do la aten­ción prin­ci­pal al for­ta­le­ci­mien­to de la com­pa­ñía, implan­tar férrea dis­ci­pli­na mili­tar con miras a mani­fes­tar ple­na­men­te el espí­ri­tu y el aspec­to com­ba­ti­vos de la pode­ro­sa fuer­za arma­da revo­lu­cio­na­ria éli­te. Hace fal­ta lograr de modo cabal la uni­dad entre ofi­cia­les y sol­da­dos, y la cola­bo­ra­ción de los cua­dros mili­ta­res y los polí­ti­cos, enar­bo­lan­do la con­sig­na de con­ver­tir a todo el Ejér­ci­to en un colec­ti­vo de cama­ra­das, así como con­so­li­dar por todos los medios la uni­dad entre el ejér­ci­to y el pue­blo, toman­do el pri­me­ro siem­pre la ini­cia­ti­va. Man­ten­drán alta vigi­lan­cia, con nues­tro pro­pio con­cep­to de gue­rra y resuel­ta deter­mi­na­ción de ani­qui­lar al enemi­go.

El espí­ri­tu del Ejér­ci­to Popu­lar, idén­ti­co al del gran Coman­dan­te Supre­mo, es el de ata­que del Paek­tu, mien­tras que su jus­ti­cie­ro modo de reac­ción se tra­du­ce en un com­ba­te inme­dia­to, incle­men­te y devas­ta­dor. Jamás per­do­na­rá a los que se atre­van a des­acre­di­tar nues­tra dig­ni­dad y régi­men socia­lis­ta y a inva­dir una pul­ga­da de nues­tro cie­lo, tie­rra y mar. Con su arma inven­ci­ble, cum­pli­rá infa­li­ble­men­te la misión his­tó­ri­ca que asu­me ante la Patria y la nación.

Si él avan­za a toda velo­ci­dad con la ban­de­ra en alto como la masa fun­da­men­tal de la revo­lu­ción, toda la socie­dad se ani­ma­rá con el ímpe­tu del gran auge. Le incum­be levan­tar crea­cio­nes monu­men­ta­les en todos los luga­res prin­ci­pa­les de la cons­truc­ción de la gran poten­cia prós­pe­ra y ser un para­dig­ma que con­duz­ca la socie­dad con el espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio, el carác­ter y la cul­tu­ra de sus inte­gran­tes.

La indus­tria de defen­sa nacio­nal cons­ti­tu­ye una fuen­te de la poten­cia­li­dad de la Corea de Son­gun y una segu­ra garan­tía para mejo­rar la vida del pue­blo. Le corres­pon­de seguir cum­plien­do inta­cha­ble­men­te su misión de pre­cur­sor en la tec­no­lo­gía de pun­ta, y de loco­mo­to­ra que con­du­ce la eco­no­mía en su con­jun­to.

Es menes­ter cam­biar de for­ma radi­cal el esti­lo y el modo de tra­ba­jo, de acuer­do a las deman­das de la nue­va épo­ca, la de la revo­lu­ción de Son­gun.

«¡Luche­mos y cree­mos como dig­nos des­cen­dien­tes del gran cama­ra­da Kim Il Sung!», esta es nues­tra máxi­ma. Debe­mos luchar con un gran­dio­so pro­pó­si­to, un ele­va­do ideal, un gran cora­je y opti­mis­mo, que tenía nues­tro Líder. Debe­mos vivir cada ins­tan­te de la épo­ca de gran auge con el indo­ma­ble tem­pe­ra­men­to de rea­li­zar lo impo­si­ble, con la auda­cia de asom­brar al mun­do con nues­tras crea­cio­nes, y con el impe­ca­ble modo de tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio que apor­te bene­fi­cios a la pos­te­ri­dad.

De los direc­ti­vos y otros cua­dros depen­de el éxi­to de la gran mar­cha por el mejo­ra­mien­to de la vida del pue­blo. No solo serán par­ti­da­rios de la polí­ti­ca del Par­ti­do, sino tam­bién hom­bres prác­ti­cos que sepan hacer­la reali­dad y lucha­do­res resuel­tos a cum­plir de modo más satis­fac­to­rio, hones­to, sin­ce­ro y per­fec­to con las tareas a ellos asig­na­das por el Par­ti­do. Como los direc­ti­vos de la Mina Juven­tud 5 de Mar­zo, fija­rán altas metas, pro­yec­ta­rán todas las labo­res con ade­cua­das meto­do­lo­gías y reno­va­rán radi­cal­men­te sus uni­da­des. Todos, con inson­da­ble ape­go a su pobla­do, cen­tro de tra­ba­jo, dis­tri­to y pro­vin­cia, logra­rán has­ta el fin sus sue­ños dora­dos.

El gran con­tin­gen­te de jóve­nes vigo­ro­sos son pro­ta­go­nis­tas de la defen­sa de la Patria y la cons­truc­ción socia­lis­ta. Exhi­bi­rán el heroís­mo colec­ti­vo en todas las obras de cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra, enar­bo­lan­do la ban­de­ra de la Unión de la Juven­tud Socia­lis­ta Kim Il Sung. Los cora­zo­nes de los jóve­nes de la era de Son­gun han de arder en gran espe­ran­za y fer­vor por car­gar todo el peso del país y ganar supre­ma­cía en todos los domi­nios de la tec­no­lo­gía de pun­ta.

Todas las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res han de con­cen­trar­se en la edu­ca­ción ideo­ló­gi­ca des­ti­na­da a movi­li­zar la capa­ci­dad espi­ri­tual de sus mili­tan­tes, y vigo­ri­zar la emu­la­ción socia­lis­ta, las acti­vi­da­des de la bri­ga­da de cho­que y demás movi­mien­tos de masas.

El año pasa­do, pese a las avie­sas manio­bras de fuer­zas divi­sio­nis­tas del inte­rior y exte­rior del país, el movi­mien­to por la reuni­fi­ca­ción nacio­nal expe­ri­men­tó un impe­tuo­so avan­ce.

La sig­ni­fi­ca­ti­va con­me­mo­ra­ción en el Nor­te, el Sur y el extran­je­ro del ani­ver­sa­rio 10 de la publi­ca­ción de la Decla­ra­ción Con­jun­ta del 15 de Junio y el 30 de la pre­sen­ta­ción de la Pro­pues­ta de la Fun­da­ción de la Repú­bli­ca Con­fe­de­ral Demo­crá­ti­ca de Cor­yo paten­ti­zó el ardien­te anhe­lo de la rein­te­gra­ción de nues­tra nación. Con el paso del tiem­po y a pesar de múl­ti­ples difi­cul­ta­des, la volun­tad de nues­tra nación de aunar la Patria de mane­ra inde­pen­dien­te se reafir­ma cada vez más.

Tam­bién fue un año en que las auto­ri­da­des con­ser­va­do­ras de Corea del Sur reve­la­ron sin reser­vas su ver­da­de­ra natu­ra­le­za como secua­ces beli­co­sos y maniá­ti­cos opo­si­to­res a la reuni­fi­ca­ción y pro­mo­to­res de la con­fron­ta­ción. En con­tu­ber­nio con las fuer­zas forá­neas, no deja­ron de cons­pi­rar con­tra nues­tra Repú­bli­ca y ame­na­zar­la con des­en­ca­de­nar una gue­rra, frus­tran­do así las con­ver­sa­cio­nes entre el Nor­te y el Sur y la recon­ci­lia­ción nacio­nal. Sus des­va­ríos pro­vo­ca­ron la indig­na­ción de todos los con­na­cio­na­les. Si ante los gran­des ries­gos de agre­sión inmi­nen­te no se des­ató la gue­rra en la Penín­su­la Corea­na y se lle­va­ron a cabo una serie de acti­vi­da­des huma­ni­ta­rias entre ambas par­tes, se debe total­men­te a la polí­ti­ca de Son­gun de amor al país y la nación y a los pacien­tes esfuer­zos de nues­tra Repú­bli­ca.

El nue­vo dece­nio del siglo XXI será un perío­do de espe­ran­za, reuni­fi­ca­ción y pros­pe­ri­dad, que ha de aca­bar con la tra­ge­dia de la divi­sión nacio­nal.

Hoy en día, para nues­tra nación no exis­te otra tarea más vital que la reuni­fi­ca­ción de la Patria. Si se man­tie­ne o no la posi­ción de apre­ciar a la nación y la posi­ción a favor de la reuni­fi­ca­ción inde­pen­dien­te, cons­ti­tu­ye la pie­dra de toque para dis­tin­guir al patrio­ta del trai­dor a la nación.

Este año, bajo la con­sig­na «¡Con la fuer­za uni­da de todos los com­pa­trio­tas del Nor­te, el Sur y el extran­je­ro, abra­mos una nue­va coyun­tu­ra para la reuni­fi­ca­ción inde­pen­dien­te!», nos esfor­za­re­mos deno­da­da­men­te por mejo­rar las rela­cio­nes Nor­te-Sur y aunar el país.

Es pre­ci­so neu­tra­li­zar cuan­to antes el esta­do de con­fron­ta­ción entre el Nor­te y el Sur.

Las auto­ri­da­des sur­co­rea­nas tie­nen que desis­tir de su polí­ti­ca anti-reuni­fi­ca­ción y de enfren­ta­mien­to entre los com­pa­trio­tas, obje­to de la con­de­na y el recha­zo uná­ni­mes del inte­rior y exte­rior, y optar por el camino de res­pe­tar y eje­cu­tar la Decla­ra­ción Con­jun­ta del 15 de Junio y la Decla­ra­ción del 4 de Octu­bre. Asi­mis­mo, cesar de inme­dia­to las intri­gas con­tra nues­tra Repú­bli­ca y la repre­sión de las fuer­zas patrió­ti­cas pro-reuni­fi­ca­ción, actos que impi­den la recon­ci­lia­ción y uni­dad nacio­na­les y con­tra­vie­nen la cau­sa de la reuni­fi­ca­ción.

Hay que con­ju­rar el peli­gro de gue­rra crea­do en la Penín­su­la Corea­na y pre­ser­var la paz.

Si se des­ata otra gue­rra en este terri­to­rio, el resul­ta­do será, sin duda, la catás­tro­fe nuclear. Toda la nación debe poner­se en pie de la sagra­da y jus­ta lucha patrió­ti­ca con­tra la gue­rra y por defen­der la paz en la Penín­su­la Corea­na. Los ejer­ci­cios de gue­rra para la agre­sión al Nor­te y las maqui­na­cio­nes por el incre­men­to del arma­men­to, per­pe­tra­dos por las fuer­zas beli­co­sas del inte­rior y exte­rior y que ame­na­zan gra­ve­men­te la segu­ri­dad de la nación y la paz, deben ser dete­ni­dos. La alian­za con las fuer­zas extran­je­ras con­du­ce a la gue­rra, a la rui­na de la nación. Todos los con­na­cio­na­les no deben tole­rar nun­ca las cri­mi­na­les manio­bras de los beli­co­sos pro­yan­quis que, depo­si­tan­do su des­tino en las fuer­zas forá­neas y en colu­sión con ellas, lle­van la situa­ción al bor­de de la gue­rra.

Se pre­ci­sa pro­mo­ver de modo acti­vo las con­ver­sa­cio­nes y la cola­bo­ra­ción.

Hay que rea­li­zar ingen­tes esfuer­zos por crear un ambien­te a favor de las con­ver­sa­cio­nes y cola­bo­ra­ción entre el Nor­te y el Sur, ponien­do en el pri­mer plano los intere­ses comu­nes de la nación. Se deben ase­gu­rar el libre via­je e inter­cam­bio de todas las cla­ses y capas socia­les y, fomen­tan­do la cola­bo­ra­ción, hacer apor­tes a la mejo­ra de las rela­cio­nes bila­te­ra­les y la reuni­fi­ca­ción.

La Decla­ra­ción Con­jun­ta Nor­te-Sur es la ban­de­ra de la reuni­fi­ca­ción inde­pen­dien­te y un jalón de la pros­pe­ri­dad de la nación que toda esta debe enar­bo­lar inva­ria­ble­men­te. Todos los corea­nos del Nor­te, del Sur y del extran­je­ro tie­nen que con­si­de­rar como la vida del movi­mien­to por la reuni­fi­ca­ción de la Patria la cita­da decla­ra­ción y su espí­ri­tu fun­da­men­tal, el ideal de «Entre noso­tros, los con­na­cio­na­les», y mate­ria­li­zar­los a caba­li­dad. He aquí el lumi­no­so por­ve­nir de nues­tra nación.

Lo ocu­rri­do el pasa­do año en la pales­tra inter­na­cio­nal mues­tra que nun­ca pue­den ser acep­ta­bles la coer­ción y arbi­tra­rie­dad de los impe­ria­lis­tas y con nada será posi­ble dete­ner la corrien­te de la épo­ca hacia la inde­pen­den­cia. Es inal­te­ra­ble nues­tra pos­tu­ra y volun­tad por man­te­ner la paz en el Nores­te de Asia y por des­nu­clea­ri­zar toda la Penín­su­la Corea­na. Tam­bién en lo ade­lan­te, nos esfor­za­re­mos con tesón por desa­rro­llar las rela­cio­nes de amis­tad y coope­ra­ción con los paí­ses que, bajo el ideal de la inde­pen­den­cia, la paz y la amis­tad, nos tra­tan amis­to­sa­men­te, y por veri­fi­car la inde­pen­den­cia en el mun­do.

La cau­sa de nues­tro Par­ti­do que vie­ne abrien­do el camino de triun­fos de gene­ra­ción en gene­ra­ción y de siglo en siglo, sigue hoy el mis­mo camino con ple­tó­ri­co vigor y áni­mo. No hubo un tiem­po como hoy, cuan­do hace­mos el balan­ce de la his­to­ria de cien años de la Corea de Kim Il Sung, con alta dig­ni­dad nacio­nal y la con­vic­ción en el por­ve­nir que está pren­dien­do fir­me­men­te en el cora­zón de nues­tro pue­blo.

Ya se atis­ba la puer­ta de la vic­to­ria. El lla­ma­mien­to com­ba­ti­vo de nues­tro Par­ti­do a dar aci­ca­tes con­se­cu­ti­vos a la mar­cha gene­ral de la revo­lu­ción devie­ne la ban­de­ra de la gran reno­va­ción para des­co­llar­se en el mun­do al sal­tar de un tirón las eta­pas pasa­das por otros, la ban­de­ra del patrio­tis­mo y fide­li­dad al gran Líder para hacer reali­dad a todo tran­ce en nues­tra gene­ra­ción su deseo de cons­truir una gran poten­cia prós­pe­ra. Has­ta el día de la vic­to­ria final, mar­cha­re­mos con pasos fir­mes dan­do suce­si­vos aci­ca­tes al cor­cel Cho­lli­ma de la épo­ca de Son­gun para dar gran­des sal­tos e impul­sar la ofen­si­va gene­ral.

Todos, com­pac­ta­men­te uni­dos en torno al Comi­té Cen­tral del Par­ti­do enca­be­za­do por el gran Diri­gen­te Kim Jong Il y lle­nos de con­vic­ción, regis­tre­mos avan­ces deci­si­vos en la cons­truc­ción de una gran poten­cia prós­pe­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *