Car­ta abier­ta a San­ta Claus- Luis Sepul­ve­da

Esti­ma­do San­ta Claus, Papá Noël, Vie­jo Pas­cue­ro, o como quie­ra lla­mar­se o ser lla­ma­do: Con­fie­so que siem­pre le he teni­do sim­pa­tía por­que; en gene­ral me gus­ta Escan­di­na­via, su tra­je rojo me resul­ta pre­mo­ni­to­rio y, por­que tras esas bar­bas siem­pre he creí­do reco­no­cer a un filó­so­fo ale­mán que cada día tie­ne más razón en lo que afir­mó en varios libros muy cita­dos pero poco leí­dos.

No tema por el tenor de esta car­ta, no soy el niño chi­leno que hace varios años le escri­bió:

”Vie­jo Cabrón, el año pasa­do te escri­bí con­tán­do­te que, pese a ir des­cal­zo y en ayu­nas a la escue­la, me había saca­do las mejo­res notas y que el úni­co rega­lo que que­ría era una bici­cle­ta, en nin­gún caso nue­va, no tenía por qué ser una moun­tain byke, o para correr el Tour de Fran­ce. Que­ría una sim­ple bici­cle­ta, sin cam­bios, para ayu­dar a mi madre en el repar­to de la ropa aje­na que lava y plan­cha en casa. Eso era todo, una puta bici­cle­ta, pero lle­gó navi­dad y reci­bí una estú­pi­da cor­ne­ta de plás­ti­co, jugue­te que he con­ser­va­do y te envío con esta car­ta para que te la metas en el culo. Deseo te de el sida, vie­jo hijo de puta”.

¿Fue­ron sus elfos los res­pon­sa­bles de tan mons­truo­so desa­gui­sa­do? Pues bien, esti­ma­do San­ta Claus, segu­ra­men­te este año reci­bi­rá nume­ro­sas peti­cio­nes de bici­cle­tas, pues el úni­co por­ve­nir que espe­ra a los chi­cos del mun­do es como men­sa­kas, sin con­tra­to labo­ral y con­de­na­dos a repar­tir paque­tes has­ta los 67 años. Sin embar­go yo no le pido una bici­cle­ta, le pido en cam­bio, un esfuer­zo peda­gó­gi­co, y que pon­ga a sus elfos y renos a escri­bir millo­nes de car­tas expli­can­do qué son y dón­de están los mer­ca­dos.

Como usted bien sabe, nos han jodi­do la vida, reba­ja­do los suel­dos, esquil­ma­do las pen­sio­nes, reti­ra­do el sub­si­dio de paro y con­de­na­do a tra­ba­jar a per­pe­tui­dad para tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos.

Los mer­ca­dos tie­nen nom­bres y ros­tros de per­so­nas. Son un gru­po inte­gra­do por menos del uno por cien de la huma­ni­dad, y son al mis­mo tiem­po los due­ños del 99 por cien de la rique­za. Los mer­ca­dos son los inte­gran­tes del con­ce­jo de accio­nis­tas, y los mis­mos accio­nis­tas de, por ejem­plo, un labo­ra­to­rio que se nie­ga a renun­ciar a los royal­ties de una serie de medi­ca­men­tos que, si fue­ran gené­ri­cos, sal­va­rían millo­nes de vidas. No lo hacen por­que la vida no es ren­ta­ble, pero la muer­te sí lo es, y mucho.

Los mer­ca­dos son los accio­nis­tas de las indus­trias que enva­san zumo de naran­jas, y que espe­ra­ron has­ta que la Unión Euro­pea anun­cia­ra leyes res­tric­ti­vas para los tra­ba­ja­do­res no comu­ni­ta­rios, que serán obli­ga­dos a tra­ba­jar en Espa­ña u otro país de la Unión Euro­pea, según los regla­men­tos del tra­ba­jo y con­di­cio­nes sala­ria­les de sus país de ori­gen. Ape­nas esto ocu­rrió, en las bol­sas euro­peas se dis­pa­ra­ron los pre­cios de la pró­xi­ma cose­cha de naran­jas. Para los mer­ca­dos, para todos y cada uno de esos accio­nis­tas, la jus­ti­cia social no es ren­ta­ble, pero la escla­vi­tud sí, y mucho.

Los mer­ca­dos son los accio­nis­tas de un ban­co que, embar­ga el piso a una mujer con un hijo invá­li­do. Para todos y cada uno de esos accio­nis­tas, geren­tes y direc­to­res de depar­ta­men­tos, las razo­nes huma­ni­ta­rias no son ren­ta­bles, pero el des­po­jo, la expul­sión de la pobre­za a la mise­ria sí lo es, y mucho. Y para los esta­fa­do­res de la espe­ran­za, sean estos de dere­cha o dere­cha, pues no hay otra opción entre los defen­so­res del sis­te­ma res­pon­sa­ble de la cri­sis cau­sa­da por los mis­mos mer­ca­dos, des­po­jar de su vivien­da a esa ancia­na fue una señal para tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos.

En Ingla­te­rra la cri­mi­nal alza de las tari­fas uni­ver­si­ta­rias se hizo para tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos. El des­con­ten­to social engen­dra­rá inevi­ta­bles accio­nes por la super­vi­ven­cia, y los mer­ca­dos pedi­rán san­gre, muer­tes, para tran­qui­li­zar su ape­ti­to insa­cia­ble.

Que sus elfos y renos expli­quen deta­lla­da­men­te que en medio de esta cri­sis eco­nó­mi­ca gene­ra­da por la vora­ci­dad espe­cu­la­ti­va de los mer­ca­dos y por la renun­cia del Esta­do a con­tro­lar los vai­ve­nes del dine­ro, nin­gún ban­co ha deja­do de ganar, nin­gu­na socie­dad mul­ti­na­cio­nal ha deja­do de ganar, y has­ta los eco­no­mis­tas más orto­do­xos de la teo­ría de mer­ca­do, con­cuer­dan en que el prin­ci­pal sín­to­ma de la cri­sis es que los ban­cos y las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les ganan menos, pero en nin­gún caso han deja­do de ganar. Que sus elfos y renos expli­quen has­ta la sacie­dad que fue el mer­ca­do el que se opu­so a cual­quier con­trol esta­tal a las espe­cu­la­cio­nes, pero aho­ra impo­nen que el Esta­do cas­ti­gue a los ciu­da­da­nos por la mer­ma de sus ganan­cias.

Y por últi­mo, per­mí­ta­me pedir­le algo más: miles, millo­nes de ban­de­ras de com­ba­te, barri­ca­das fuer­tes, ado­qui­nes maci­zos, más­ca­ras anti­gás, y que la estre­lla de Belén se con­vier­ta en una serie de come­tas incan­des­cen­tes con un blan­co fijo: las Bol­sas, que ardan has­ta los cimien­tos, pues las lla­ma­ra­das de cien her­mo­sos incen­dios nos darían, aun­que tem­po­ral­men­te, una inol­vi­da­ble Noche de Paz.

Muy fra­ter­nal­men­te

lemon​de​di​plo​ma​ti​que​.cl

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *