Nación Anda­lu­za con­tra el “Día de la Toma”, una fes­ti­vi­dad fas­cis­ta, retró­gra­da y colo­nia­lis­ta.

Cada 2 de Enero, las éli­tes polí­ti­cas, mili­ta­res y cató­li­cas espa­ño­las, des­fi­lan por las calles de Gra­na­da, de for­ma osten­to­sa y pre­po­ten­te, jalea­dos por los sec­to­res socia­les más con­ser­va­do­res y caver­na­rios, cele­bran­do el “Día de la Toma”, con­me­mo­ra­ción de la ocu­pa­ción de la ciu­dad por el ejér­ci­to inva­sor cas­te­llano-ara­go­nés en.1492. Esta fes­ti­vi­dad, ins­tau­ra­da por la Dic­ta­du­ra como Día de la Ciu­dad en sus­ti­tu­ción del 26 de Mayo, tra­di­cio­nal fies­ta local gra­na­di­na en home­na­je a Maria­na de Pine­da y recuer­do de su ase­si­na­to, cons­ti­tu­ye un níti­do ejem­plo de la per­vi­ven­cia y el con­ti­nuis­mo del fran­quis­mo a tra­vés del actual régi­men espa­ño­lis­ta monár­qui­co y auto­nó­mi­co.

Nación Anda­lu­za lle­va 20 años denun­cian­do esta reac­cio­na­ria “con­me­mo­ra­ción”, cal­do de cul­ti­vo de la extre­ma dere­cha, que supo­ne la cele­bra­ción del día en que Gra­na­da, el últi­mo reduc­to de un poder sobe­rano e inde­pen­dien­te anda­luz, cayó en manos del impe­ria­lis­mo cas­te­llano-ara­go­nés. 20 años de resis­ten­cia acti­va con­tra una fies­ta de la extre­ma dere­cha paga­da con los impues­tos de [email protected] [email protected] [email protected] y que, al más puro esti­lo fran­quis­ta, orga­ni­zan las auto­ri­da­des civi­les, cas­tren­ses y ecle­siás­ti­cas.

El “Día de la Toma” es una cele­bra­ción de carác­ter fas­cis­ta y tota­li­ta­rio, no solo por su ori­gen fran­quis­ta, sino en sí mis­ma, por la ideo­lo­gía reac­cio­na­ria y anti­de­mo­crá­ti­ca que trans­mi­te, fes­te­jan­do el día del comien­zo del geno­ci­dio de la pobla­ción gra­na­di­na (y por ende anda­lu­sí), del esta­ble­ci­mien­to del terror y el exter­mi­nio con­tra los mis­mos, del robo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do de sus bie­nes y el des­po­jó lega­li­za­do de sus dere­chos.

Es una cele­bra­ción de carác­ter retró­gra­do y racis­ta, fes­te­jan­do acon­te­ci­mien­tos y acti­tu­des que supo­nen el enal­te­ci­mien­to de la con­quis­ta y pose­sión por la fuer­za de lo ajeno, de la into­le­ran­cia reli­gio­sa, la dis­cri­mi­na­ción social, la obli­ga­to­rie­dad de usos e ideas, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la per­se­cu­ción, la tor­tu­ra y el cri­men de Esta­do.

Es una cele­bra­ción mili­ta­ris­ta, beli­cis­ta y anti­pa­ci­fis­ta, que hace loa de unas dudo­sas “glo­rias” pasa­das asen­ta­das en un ejér­ci­to impe­rial, arra­sa­dor a san­gre y fue­go de pue­blos y nacio­nes, en momen­tos en los que el deca­den­te Esta­do Espa­ñol solo pue­de vana­glo­riar­se de “recon­quis­tas” pasa­das, ya que hoy es un títe­re al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo yan­qui pre­do­mi­nan­te y del núcleo impe­ria­lis­ta subal­terno euro­peo.

Es una cele­bra­ción de carác­ter colo­nia­lis­ta e impe­ria­lis­ta, fes­te­jan­do la inva­sión de nues­tra nación, la ocu­pa­ción de la ciu­dad, la derro­ta de sus habi­tan­tes y la impo­si­ción de su per­te­nen­cia y subor­di­na­ción a los con­quis­ta­do­res median­te la fuer­za de las armas. El espa­ño­lis­mo con­me­mo­ra el día de su vic­to­ria sobre los anda­lu­ces como for­ma de humi­llar­nos y per­pe­tuar en nues­tro pue­blo un sen­ti­mien­to de depen­den­cia.

Es una cele­bra­ción de carác­ter alie­na­dor, fes­te­jan­do la vio­len­cia, el ase­si­na­to y el latro­ci­nio de Esta­do como posi­ti­vos, y embau­can­do a nues­tro pue­blo, ador­me­cien­do su con­cien­cia e impi­dien­do su cono­ci­mien­to de sí, hacién­do­les ver y creer como ajeno a él lo acon­te­ci­do a sus ante­pa­sa­dos e iden­ti­fi­cán­do­lo con los auto­res de los crí­me­nes.

Por esa esen­cia tota­li­ta­ria, retró­gra­da, racis­ta, beli­cis­ta, alie­nan­te, colo­nia­lis­ta e impe­ria­lis­ta, la dere­cha más reac­cio­na­ria defien­de la per­ma­nen­cia de “La Toma” y los neo-fas­cis­tas la esco­gen como fecha de con­cen­tra­ción y difu­sión. Y por esas mis­mas razo­nes, des­de posi­cio­nes demo­crá­ti­cas, pro­gre­sis­tas, de izquier­das o nacio­na­lis­tas, no se la pue­de jus­ti­fi­car, tole­rar, refor­mar o igno­rar. Solo cabe recha­zar­la y erra­di­car­la.

Por ello denun­cia­mos la hipo­cre­sía del Fis­cal Supe­rior de Anda­lu­cía y del Defen­sor del Ciu­da­dano por su “preo­cu­pa­ción” ante posi­bles inci­den­tes ultras. Si quie­ren real­men­te evi­tar las pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias de un acto de tales carac­te­rís­ti­cas, les bas­ta­ría con no rea­li­zar­lo o con soli­ci­tar su prohi­bi­ción. Si el fis­cal quie­re cono­cer a los induc­to­res e inci­ta­do­res de posi­bles inci­den­tes lo tie­ne fácil, no tie­ne que pedir a la poli­cía iden­ti­fi­ca­cio­nes, solo que le entre­guen el lis­ta­do de auto­ri­da­des e ins­ti­tu­cio­nes par­ti­ci­pan­tes. Esos son los ultras a vigi­lar y denun­ciar. Ahí tie­ne a los cul­pa­bles.

Nación Anda­lu­za hace un lla­ma­mien­to a los mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta a acu­dir a la con­vo­ca­to­ria con­tra el “Día de la Toma”, y a todas las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da nacio­nal anda­lu­za a coor­di­nar fuer­zas y esfuer­zos al obje­to de lograr que el 2 de Enero deje de cele­brar­se y ser Día de Gra­na­da, vol­vien­do al 26 de Mayo, sus­ti­tu­yen­do el opro­bio de la cele­bra­ción de “La Toma” por el recuer­do de lucha por la liber­tad y los dere­chos popu­la­res repre­sen­ta­do por Maria­na de Pine­da.

¡El 2 de Enero nada que cele­brar y mucho por lo que luchar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *