LAB denun­cia la impu­ni­dad empre­sa­rial en mate­ria de acci­den­tes de tra­ba­jo

Hoy hemos teni­do cono­ci­mien­to de la sen­ten­cia en refe­ren­cia al acci­den­te que se pro­du­jo en Ola­be­rria el 2 de julio del 2003, en don­de dos tra­ba­ja­do­res resul­ta­ron gra­ve­men­te heri­dos.

En la sen­ten­cia que­da cla­ra­men­te refle­ja­do cómo no exis­tían medi­das de segu­ri­dad, en la pla­ta­for­ma don­de tra­ba­ja­ban los ope­ra­rios no exis­tía pro­tec­ción en la par­te delan­te­ra, con­tra­vi­nien­do el con­te­ni­do del Plan de Segu­ri­dad y Salud, ade­más de los cri­te­rios seña­la­dos en las ins­truc­cio­nes téc­ni­cas de segu­ri­dad del dise­ña­dor del enco­fra­do modu­lar y la más ele­men­tal pru­den­cia en rela­ción con unos tra­ba­jos a desa­rro­llar en altu­ra. Ni los tra­ba­ja­do­res habían reci­bi­do infor­ma­ción al res­pec­to en la obra, en la que tam­po­co se había impues­to el uso de cin­tu­ro­nes de segu­ri­dad, per­chas o cual­quier otra medi­da indi­vi­dual de segu­ri­dad que palia­ra la caren­cia de medi­das colec­ti­vas cau­sa­das por la ausen­cia de barre­ra delan­te­ra en la pla­ta­for­ma.

Ade­más se tra­ta­ba de unas obras de cons­truc­ción en don­de como casi siem­pre, exis­tía una sub­con­tra­ta­ción en cade­na, en la empre­sa en don­de ocu­rrió el acci­den­te era el ter­cer nivel de sub­con­tra­ta­ción.

La his­to­ria se repi­te, pre­ca­rie­dad, sub­con­tra­ta­ción en cade­na (sim­ple­men­te para aho­rrar­se cos­tes eco­nó­mi­cos aun­que supon­ga una pér­di­da de dere­chos para la cla­se tra­ba­ja­do­ra) nula pre­ven­ción de ries­gos, etc. El cóc­tel per­fec­to para que se den acci­den­tes de tra­ba­jo. En este caso, nin­guno de los dos tra­ba­ja­do­res per­dió la vida, pero sí que tene­mos cono­ci­mien­to de que uno de ellos, tras estar 49 días hos­pi­ta­li­za­do y que le hayan que­da­do gra­ves secue­las que le obli­gan al uso de mule­tas para gran­des deam­bu­la­cio­nes y que le impi­dan la rea­li­za­ción de las tareas fun­da­men­ta­les pro­pias de la pro­fe­sión de enco­fra­dor.

Pero a la patro­nal, las pér­di­das de salud y de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra les sigue salien­do bara­tas, tras 7 años des­de el acci­den­te el empre­sa­rio ha sido con­de­na­do a 3 meses de pri­sión (por lo que elu­di­rá entrar en la cár­cel) y a una con­de­na de 270 euros. Es decir, no se pone pre­ven­ción, que­da un tra­ba­ja­dor invá­li­do para el res­to de su vida y 270 euros…

Des­de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas no hacen nada, o como mucho cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias que des­vían la aten­ción de los ver­da­de­ros pro­ble­mas. Des­de el poder judi­cial se limi­tan a excul­par a la patro­nal o a poner penas ridí­cu­las y mien­tras tan­to la patro­nal sigue cam­pan­do a sus anchas fomen­tan­do la pre­ca­rie­dad, la tem­po­ra­li­dad, la sub­con­tra­ta­ción en cade­na, la fal­ta de for­ma­ción e infor­ma­ción, no adop­tan medi­das pre­ven­ti­vas ni colec­ti­vas ni indi­vi­dua­les, pero da igual, saben que como mucho van a pagar con cal­de­ri­lla la san­gre obre­ra derra­ma­da.

Este año 2010 que esta lle­gan­do a su fin lle­va­mos la esca­lo­frian­te cifra de 82 obre­ras y obre­ros muer­tos en acci­den­tes de tra­ba­jo, pero segu­ra­men­te a prin­ci­pios de año la Con­se­je­ra Zaba­le­ta sal­drá dicien­do que vamos por buen camino. Por­que el buen camino debe ser per­se­guir a quie­nes tie­nen pro­ble­mas eco­nó­mi­cos qui­tán­do­les las ren­ta de inser­ción y pre­miar a los empre­sa­rios con mas medi­das que les per­mi­tan seguir con­de­nan­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a la per­di­da de la salud y la vida.

La solu­cio­nes no van a venir des­de Madrid o Paris, ni des­de Iru­ñea ni Gas­teiz, por­que esos pode­res públi­cos están ali­nea­dos con la patro­nal, las solu­cio­nes no van a venir con sen­ten­cias judi­cia­les por­que lega­li­dad y jus­ti­cia no van de la mano. Es por ello que des­de el Sin­di­ca­to LAB tene­mos cla­ro que el camino esta en la movi­li­za­ción y la lucha obre­ra, el cam­bio esta en cada empre­sa, en cada fábri­ca, en cada tajo en la defen­sa de nues­tra salud y nues­tra vida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *