2010- Mikel Arizaleta

¡Abran los ojos! 

Cosa rara, muy rara, un tri­bu­nal espa­ñol de Jus­ti­cia con­de­na a la Guar­dia Civil por tor­tu­ras gra­ves a los lesa­ka­rras Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en enero de 2008 tras su arres­to en Arra­sa­te. A 4 de ellos: al sar­gen­to Juan Jesús Casas Gar­cía, como autor de un deli­to de tor­tu­ras gra­ves y de lesio­nes, se le impo­ne cua­tro años y medio de pri­sión; al guar­dia civil José Manuel Esca­mi­lla dos años y medio de pri­sión por tor­tu­ras gra­ves y lesio­nes; a los agen­tes Ser­gio Gar­cía y Ser­gio Mar­tí­nez dos años de pri­sión y ocho días de loca­li­za­ción per­ma­nen­te. A los cua­tro se les impo­ne, ade­más, la inha­bi­li­ta­ción abso­lu­ta por ocho años, y a la Guar­dia Civil y la Poli­cía espa­ño­la, por res­pon­sa­bi­li­dad civil sub­si­dia­ria, al pago de 18.000 euros a Igor Por­tu y 6.000 euros a Mat­tin Sara­so­la «por el daño físi­co y psí­qui­co cau­sa­do» a ambos.

El juez de la Audien­cia nacio­nal, Gran­de-Mar­las­ka y otros jue­ces, deben saber una vez más, y son muchas, que impo­nen con­de­nas tras prue­bas arran­ca­das con tor­tu­ra. A eso se lla­ma cola­bo­rar con la tor­tu­ra. Que en el Esta­do espa­ñol un juez cola­bo­re con la tor­tu­ra qui­zá no es del todo nor­mal pero no resul­ta extra­ño. Tam­po­co que la guar­dia­ci­vil mien­ta en sus infor­mes o que el minis­tro de Inte­rior de turno jalee a los tor­tu­ra­dos, más si se lla­ma Rubal­ca­ba. No sería raro que, como otras veces, estos tor­tu­ra­do­res sean amnis­tia­dos. Espa­ña es un país de tor­tu­ra vieja.

Estos mis­mos tri­bu­na­les al aber­tza­le, que en Eus­kal Herria que­ma un con­te­ne­dor, le cas­ti­gan con 8 años de cár­cel. La jus­ti­cia a la espa­ño­la es una injusticia.

A la deriva

Al fina­li­zar el año qui­sie­ra agra­de­cer en el pro­fe­sor Vice­nç Nava­rro las refle­xio­nes sabias, que un puña­do lar­go de per­so­nas del mun­do nos ofre­cen a dia­rio des­de ángu­los diver­sos. Son el con­tra­pun­to a la sumi­sión, a las rodi­llas anchas, al espi­na­zo cur­vo, al alta­voz del pode­ro­so hecho tele­vi­sión, radio, perió­di­co, revis­ta, ima­gen, lec­ción universitaria…

Estos hom­bres y muje­res son eco de aquel gri­to del filó­so­fo Imma­nuel Kant: Sape­re aude! ¡Atré­ve­te a pen­sar! Vice­nç Nava­rro y otros nos ofre­cen aná­li­sis y argu­men­to fren­te a la doma general:

.- “hay que redu­cir nues­tros gas­tos, tan­to públi­cos como pri­va­dos, por­que duran­te todos estos años hemos esta­do gas­tan­do más de lo que debié­ra­mos por el nivel de rique­za que tenemos”.

El PIB espa­ñol es rela­ti­va­men­te alto. Hay rique­za pero mal repar­ti­da, en pocas manos pri­va­das y mal fis­ca­li­za­da. Pagan pocos impues­tos y hay mucho frau­de fis­cal consentido.

.- “hay que retra­sar obli­ga­to­ria­men­te la edad de jubi­la­ción de lo con­tra­rio el sis­te­ma de pen­sio­nes públi­cas espa­ño­las es inviable”

Hay muchas voces crí­ti­cas con la supues­ta invia­bi­li­dad de la Segu­ri­dad Social. Auto­res como Dean Baker, co-direc­tor del Cen­ter for Eco­no­mic and Policy Research de Washing­ton, y el Pre­mio Nóbel de Eco­no­mía Joseph Sti­glitz, en EEUU, y el Cate­drá­ti­co de Eco­no­mía Juan Torres y Vice­nç (entre otros) en Espa­ña cri­ti­can sus argu­men­tos, docu­men­tan­do el error de los supues­tos que cues­tio­nan la insol­ven­cia de la Segu­ri­dad Social. En el caso espa­ñol Vice­nç y otros han mos­tra­do cómo las pen­sio­nes pue­den repre­sen­tar un 15% del PIB en 2060 y no ser nin­gún pro­ble­ma. Nos han expli­ca­do por qué esto no es un problema.

Liber­tad de expresión

En gene­ral los perio­dis­tas se rei­vin­di­can como los aban­de­ra­dos de la liber­tad de pren­sa. Y es erró­neo. Hay perio­dis­tas, muchos, pos­tra­dos y sumi­sos. Por­ta­vo­ces refi­na­dos del poder y man­do, que amil­ba­ran la gue­rra hablan­do de paz, que loan y ponen lau­rel en cabe­zas ase­si­nas, voz y plu­ma de mili­ta­res y dic­ta­do­res a los que vis­ten con colo­res de demo­cra­cia, manos de fon­dos mone­ta­rios inter­na­cio­nes que con ínfu­las y sofla­mas de dere­chos huma­nos ase­si­nan a dia­rio a niños de ham­bre y que infor­man de las gue­rras, que lla­man de libe­ra­ción, empo­tra­dos en carros de com­ba­te. La liber­tad es patri­mo­nio de las per­so­nas libres, no impor­ta la pro­fe­sión ni el ofi­cio que ejer­zan. Car­los Mar­tí­nez, con su tra­ba­jo aten­to y fino olfa­to, nos va ponien­do en sus libros y artícu­los ejem­plos y modos de níti­da manipulación.

Al fina­li­zar el año cabe des­ta­car ejem­plos de uno y otro lado, de dig­ni­dad huma­na y de ven­ta al por mayor, de aci­ca­te y loa y, tam­bién, de son­ro­jo humano. Tam­bién aquí cabe el a pla­zos en una mis­ma vida, quien una vez fue y ya no es y quien hoy es pero ayer no; y el que siem­pre fue así y el que nun­ca fue nada.

Alfon­so Satre es un buen ejemplo.

Urte berri on!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.