2010- Mikel Ari­za­le­ta

¡Abran los ojos!

Cosa rara, muy rara, un tri­bu­nal espa­ñol de Jus­ti­cia con­de­na a la Guar­dia Civil por tor­tu­ras gra­ves a los lesa­ka­rras Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la en enero de 2008 tras su arres­to en Arra­sa­te. A 4 de ellos: al sar­gen­to Juan Jesús Casas Gar­cía, como autor de un deli­to de tor­tu­ras gra­ves y de lesio­nes, se le impo­ne cua­tro años y medio de pri­sión; al guar­dia civil José Manuel Esca­mi­lla dos años y medio de pri­sión por tor­tu­ras gra­ves y lesio­nes; a los agen­tes Ser­gio Gar­cía y Ser­gio Mar­tí­nez dos años de pri­sión y ocho días de loca­li­za­ción per­ma­nen­te. A los cua­tro se les impo­ne, ade­más, la inha­bi­li­ta­ción abso­lu­ta por ocho años, y a la Guar­dia Civil y la Poli­cía espa­ño­la, por res­pon­sa­bi­li­dad civil sub­si­dia­ria, al pago de 18.000 euros a Igor Por­tu y 6.000 euros a Mat­tin Sara­so­la «por el daño físi­co y psí­qui­co cau­sa­do» a ambos.

El juez de la Audien­cia nacio­nal, Gran­de-Mar­las­ka y otros jue­ces, deben saber una vez más, y son muchas, que impo­nen con­de­nas tras prue­bas arran­ca­das con tor­tu­ra. A eso se lla­ma cola­bo­rar con la tor­tu­ra. Que en el Esta­do espa­ñol un juez cola­bo­re con la tor­tu­ra qui­zá no es del todo nor­mal pero no resul­ta extra­ño. Tam­po­co que la guar­dia­ci­vil mien­ta en sus infor­mes o que el minis­tro de Inte­rior de turno jalee a los tor­tu­ra­dos, más si se lla­ma Rubal­ca­ba. No sería raro que, como otras veces, estos tor­tu­ra­do­res sean amnis­tia­dos. Espa­ña es un país de tor­tu­ra vie­ja.

Estos mis­mos tri­bu­na­les al aber­tza­le, que en Eus­kal Herria que­ma un con­te­ne­dor, le cas­ti­gan con 8 años de cár­cel. La jus­ti­cia a la espa­ño­la es una injus­ti­cia.

A la deri­va

Al fina­li­zar el año qui­sie­ra agra­de­cer en el pro­fe­sor Vice­nç Nava­rro las refle­xio­nes sabias, que un puña­do lar­go de per­so­nas del mun­do nos ofre­cen a dia­rio des­de ángu­los diver­sos. Son el con­tra­pun­to a la sumi­sión, a las rodi­llas anchas, al espi­na­zo cur­vo, al alta­voz del pode­ro­so hecho tele­vi­sión, radio, perió­di­co, revis­ta, ima­gen, lec­ción uni­ver­si­ta­ria…

Estos hom­bres y muje­res son eco de aquel gri­to del filó­so­fo Imma­nuel Kant: Sape­re aude! ¡Atré­ve­te a pen­sar! Vice­nç Nava­rro y otros nos ofre­cen aná­li­sis y argu­men­to fren­te a la doma gene­ral:

.- “hay que redu­cir nues­tros gas­tos, tan­to públi­cos como pri­va­dos, por­que duran­te todos estos años hemos esta­do gas­tan­do más de lo que debié­ra­mos por el nivel de rique­za que tene­mos”.

El PIB espa­ñol es rela­ti­va­men­te alto. Hay rique­za pero mal repar­ti­da, en pocas manos pri­va­das y mal fis­ca­li­za­da. Pagan pocos impues­tos y hay mucho frau­de fis­cal con­sen­ti­do.

.- “hay que retra­sar obli­ga­to­ria­men­te la edad de jubi­la­ción de lo con­tra­rio el sis­te­ma de pen­sio­nes públi­cas espa­ño­las es invia­ble”

Hay muchas voces crí­ti­cas con la supues­ta invia­bi­li­dad de la Segu­ri­dad Social. Auto­res como Dean Baker, co-direc­tor del Cen­ter for Eco­no­mic and Policy Research de Washing­ton, y el Pre­mio Nóbel de Eco­no­mía Joseph Sti­glitz, en EEUU, y el Cate­drá­ti­co de Eco­no­mía Juan Torres y Vice­nç (entre otros) en Espa­ña cri­ti­can sus argu­men­tos, docu­men­tan­do el error de los supues­tos que cues­tio­nan la insol­ven­cia de la Segu­ri­dad Social. En el caso espa­ñol Vice­nç y otros han mos­tra­do cómo las pen­sio­nes pue­den repre­sen­tar un 15% del PIB en 2060 y no ser nin­gún pro­ble­ma. Nos han expli­ca­do por qué esto no es un pro­ble­ma.

Liber­tad de expre­sión

En gene­ral los perio­dis­tas se rei­vin­di­can como los aban­de­ra­dos de la liber­tad de pren­sa. Y es erró­neo. Hay perio­dis­tas, muchos, pos­tra­dos y sumi­sos. Por­ta­vo­ces refi­na­dos del poder y man­do, que amil­ba­ran la gue­rra hablan­do de paz, que loan y ponen lau­rel en cabe­zas ase­si­nas, voz y plu­ma de mili­ta­res y dic­ta­do­res a los que vis­ten con colo­res de demo­cra­cia, manos de fon­dos mone­ta­rios inter­na­cio­nes que con ínfu­las y sofla­mas de dere­chos huma­nos ase­si­nan a dia­rio a niños de ham­bre y que infor­man de las gue­rras, que lla­man de libe­ra­ción, empo­tra­dos en carros de com­ba­te. La liber­tad es patri­mo­nio de las per­so­nas libres, no impor­ta la pro­fe­sión ni el ofi­cio que ejer­zan. Car­los Mar­tí­nez, con su tra­ba­jo aten­to y fino olfa­to, nos va ponien­do en sus libros y artícu­los ejem­plos y modos de níti­da mani­pu­la­ción.

Al fina­li­zar el año cabe des­ta­car ejem­plos de uno y otro lado, de dig­ni­dad huma­na y de ven­ta al por mayor, de aci­ca­te y loa y, tam­bién, de son­ro­jo humano. Tam­bién aquí cabe el a pla­zos en una mis­ma vida, quien una vez fue y ya no es y quien hoy es pero ayer no; y el que siem­pre fue así y el que nun­ca fue nada.

Alfon­so Satre es un buen ejem­plo.

Urte berri on!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *