Es tiem­po de [email protected] comu­nis­tas aber­tza­les- Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak

Una de las acti­tu­des más catas­tró­fi­cas de los mar­xis­tas –leni­nis­tas fue la de auto­pro­cla­mar­se “la van­guar­dia” de pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios inexis­ten­tes o de ser la “van­guar­dia de la cla­se obre­ra”. No enten­di­mos qui­zás que ser “van­guar­dia” de un pro­ce­so no es algo que se auto­pro­cla­ma sino que se con­quis­ta en la lucha y que no pue­de exis­tir una van­guar­dia sino exis­te una reta­guar­dia.

Lenin esta­ble­cía ade­más la dis­tin­ción entre: el momen­to de la for­ma­ción del Par­ti­do u orga­ni­za­ción comu­nis­ta, es decir, aquel en que se pre­pa­ran los cua­dros de la con­duc­ción y el momen­to en el que se lle­ga a obte­ner la capa­ci­dad real de la direc­ción de la lucha de cla­ses.

Eus­kal Herria sabe bien lo que es la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo y las bur­gue­sías regio­na­lis­tas cola­bo­ra­cio­nis­tas. Eus­kal Herria cono­ce tam­bién muy bien la lucha por dispu­tar­se el “títu­lo” de los más revo­lu­cio­na­rios. De ahí el sec­ta­ris­mo en el que han caí­do muchas orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas y su fra­ca­so ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y a su vez orga­ni­za­ti­vo.

Es la hora de los comu­nis­tas aber­tza­les, Es tiem­po de salir a la pales­tra. Sin la nece­sa­ria uni­dad va a resul­tar muy difí­cil. Pon­ga­mos las bases para avan­zar en la cons­truc­ción del Par­ti­do. Orga­ni­cé­mo­nos.
Este tex­to es un buen moti­vo para la refle­xión. Es el men­sa­je del Comi­té Cen­tral a la Liga de los comu­nis­tas escri­to por Karl Marx:

Duran­te los últi­mos años de revo­lu­ción (1848−1849) la Liga ha jus­ti­fi­ca­do ple­na­men­te su exis­ten­cia. Pri­me­ro: Por la vigo­ro­sa acti­vi­dad de sus miem­bros; en todos los sitios don­de se pro­du­je­ron movi­mien­tos estu­vie­ron en la van­guar­dia, en la Pren­sa, en las barri­ca­das y en los cam­pos de bata­lla del pro­le­ta­ria­do, como la úni­ca cla­se revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad. Segun­do: A tra­vés de la con­cep­ción que del alza­mien­to en con­jun­to tenía la Liga, según fue enun­cia­do en la car­ta cir­cu­lar del Con­gre­so Cen­tral Eje­cu­ti­vo en 1847, y par­ti­cu­lar­men­te en el Mani­fies­to Comu­nis­ta.

Esta con­cep­ción ha sido rati­fi­ca­da por los acon­te­ci­mien­tos de los dos años últi­mos. De otra par­te, los pun­tos de vis­ta que res­pec­to de las con­di­cio­nes socia­les actua­les pro­pa­gá­ba­mos noso­tros en los pri­me­ros años de nues­tra actua­ción en reunio­nes secre­tas y en escri­tos clan­des­ti­nos son aho­ra del domi­nio públi­co y se pre­di­can en esqui­nas y pla­zas públi­cas.

Por otro lado, la pri­mi­ti­va y rígi­da orga­ni­za­ción de la Liga se ha per­di­do con­si­de­ra­ble­men­te; un gran núme­ro de miem­bros que han par­ti­ci­pa­do direc­ta­men­te en la revo­lu­ción han veni­do a la con­clu­sión de que ha pasa­do el tiem­po de la orga­ni­za­ción secre­ta y que la pro­pa­gan­da públi­ca sería sufi­cien­te. Varios dis­tri­tos y Comu­ni­da­des han per­di­do el con­tac­to con el Comi­té Cen­tral y no lo reanu­dan.

Mien­tras el par­ti­do demo­crá­ti­co, el par­ti­do de la peque­ña bur­gue­sía, amplía y robus­te­ce su orga­ni­za­ción, el par­ti­do de la cla­se obre­ra pier­de su cohe­sión o for­ma orga­ni­za­cio­nes loca­les para fines loca­les, y así se ve envuel­to en el movi­mien­to demo­crá­ti­co y cae bajo la influen­cia de la peque­ña bur­gue­sía. Este esta­do de cosas debe ter­mi­nar; la inde­pen­den­cia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra debe ser res­ta­ble­ci­da.

El Comi­té Cen­tral, ya en el invierno de 1848 – 49 mos­tró la nece­si­dad de esta reor­ga­ni­za­ción y envió con esta misión a José Moll; pero su tra­ba­jo no ha dado resul­ta­do. Des­pués de la derro­ta del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de junio de 1849 en Ale­ma­nia, casi todos los miem­bros del Comi­té Cen­tral, reu­ni­dos en Lon­dres y ayu­da­dos por nue­vas fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, toma­ron seria­men­te en sus manos el tra­ba­jo de reor­ga­ni­za­ción.

Esta reor­ga­ni­za­ción sólo pue­de ser logra­da por un envia­do espe­cial, y el Comi­té Cen­tral pien­sa que tie­ne una gran impor­tan­cia el hecho de que nues­tro dele­ga­do debe estar en via­je en el momen­to en que un nue­vo alza­mien­to es inmi­nen­te; pre­ci­sa­men­te cuan­do, por esta razón, el par­ti­do de la cla­se obre­ra debe­ría estar fuer­te­men­te orga­ni­za­do y actuar uná­ni­me e inde­pen­dien­te­men­te, si no quie­re ser de nue­vo explo­ta­do y mar­char a remol­que de la bur­gue­sía, como en 1848.

Os hemos dicho, her­ma­nos, en 1848 que el libe­ra­lis­mo ale­mán ven­dría pron­to al Poder y emplea­ría éste una vez más con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Habéis vis­to cómo ha sido rea­li­za­do. Fue la bur­gue­sía quien, des­pués del vic­to­rio­so movi­mien­to de mar­zo de 1848, tomó las rien­das del gobierno, y el pri­mer uso que hizo del Poder fue hacer retro­ce­der a los tra­ba­ja­do­res, sus alia­dos en la lucha con­tra el abso­lu­tis­mo, a su ante­rior con­di­ción de opri­mi­dos. No podían ellos con­se­guir su pro­pó­si­to sin la asis­ten­cia de la derro­ta­da aris­to­cra­cia, a la cual trans­fie­ren inclu­so el Poder guber­na­men­tal, guar­dan­do, no obs­tan­te, para sí mis­mos la inter­ven­ción defi­ni­ti­va del Gobierno a tra­vés del pre­su­pues­to.

La par­te que los libe­ra­les juga­ron en 1848, este papel de trai­ción, será desem­pe­ña­do en la pró­xi­ma revo­lu­ción por el par­ti­do de la peque­ña bur­gue­sía, la cual, entre los par­ti­dos de opo­si­ción al Gobierno, está aho­ra ocu­pan­do la mis­ma posi­ción que los libe­ra­les tenían antes de la revo­lu­ción de Mar­zo. Este par­ti­do demo­crá­ti­co, el cual es más peli­gro­so para los tra­ba­ja­do­res que lo fue el par­ti­do libe­ral, está inte­gra­do por los siguien­tes ele­men­tos:

1º. Por los miem­bros más pro­gre­si­vos de la alta bur­gue­sía, cuya misión es barrer todos los resi­duos de feu­da­lis­mo y abso­lu­tis­mo;

2º. Por la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­co-cons­ti­tu­cio­nal, cuyo prin­ci­pal obje­to es esta­ble­cer una fede­ra­ción demo­crá­ti­ca de los Esta­dos ale­ma­nes, y

3º. Por la peque­ña bur­gue­sía repu­bli­ca­na, cuyo ideal es trans­for­mar Ale­ma­nia en una espe­cie de Repú­bli­ca sui­za. Estos repu­bli­ca­nos se lla­man a sí mis­mos «rojos» y «social­de­mó­cra­tas», por­que tie­nen el pia­do­so deseo de remo­ver la pre­sión del gran capi­tal sobre el más peque­ño y la que la gran bur­gue­sía ejer­ce res­pec­to de la peque­ña.

Todos los par­ti­dos, des­pués de la derro­ta que han sufri­do, se lla­man repu­bli­ca­nos o rojos, exac­ta­men­te igual que en Fran­cia la peque­ña bur­gue­sía repu­bli­ca­na se lla­ma a sí mis­ma socia­lis­ta. Don­de, no obs­tan­te, tie­ne la opor­tu­ni­dad de lograr sus fines por méto­dos cons­ti­tu­cio­na­les, usan su vie­ja fra­seo­lo­gía y mues­tran por los actos que no han cam­bia­do en abso­lu­to. Es, natu­ral­men­te, evi­den­te que el cam­bio de nom­bre de tal par­ti­do no alte­ra su acti­tud hacia la cla­se tra­ba­ja­do­ra; esto prue­ba úni­ca­men­te que en su lucha con­tra las fuer­zas uni­das del abso­lu­tis­mo y de los capi­ta­lis­tas fuer­tes ellos nece­si­tan la ayu­da del pro­le­ta­ria­do.

El par­ti­do demo­crá­ti­co peque­ño-bur­gués es muy pode­ro­so en Ale­ma­nia. Abar­ca, no sola­men­te la gran mayo­ría de la pobla­ción de las ciu­da­des (peque­ños comer­cian­tes y arte­sa­nos), sino tam­bién los terra­te­nien­tes y jor­na­le­ros, en tan­to los últi­mos no han esta­ble­ci­do toda­vía con­tac­to con el pro­le­ta­ria­do de la ciu­dad.

La cla­se tra­ba­ja­do­ra revo­lu­cio­na­ria actúa de acuer­do con ese par­ti­do mien­tras se tra­ta de luchar y abo­lir la coa­li­ción aris­to­crá­ti­co-libe­ral; en todas las demás cues­tio­nes, la cla­se tra­ba­ja­do­ra revo­lu­cio­na­ria nece­si­ta actuar inde­pen­dien­te­men­te. La peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca está muy lejos de desear la trans­for­ma­ción de toda la socie­dad; su fina­li­dad tien­de úni­ca­men­te a pro­du­cir los cam­bios en las con­di­cio­nes socia­les que pue­dan hacer su vida en la socie­dad actual más con­for­ta­ble y pro­ve­cho­sa. Desea, sobre todo, una reduc­ción de los gas­tos nacio­na­les por medio de una sim­pli­fi­ca­ción de la buro­cra­cia y la impo­si­ción de las prin­ci­pa­les car­gas con­tri­bu­ti­vas sobre los seño­res de la tie­rra y los capi­ta­lis­tas. Pide igual­men­te esta­ble­ci­mien­tos de Ban­cos del Esta­do y leyes con­tra la usu­ra; todo a los fines de librar de la pre­sión del gran capi­tal a los peque­ños comer­cian­tes y obte­ner del Esta­do cré­di­to bara­to. Pide tam­bién la explo­ta­ción de toda la tie­rra para ter­mi­nar con todos los res­tos del dere­cho seño­rial. Para este obje­to nece­si­ta una Cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca que pue­da dar­les la mayo­ría en el Par­la­men­to, Muni­ci­pa­li­da­des y Sena­do.

Con el fin de adue­ñar­se del Poder y de con­te­ner el desa­rro­llo del gran capi­tal, el par­ti­do demo­crá­ti­co pide la refor­ma de las leyes de la heren­cia, e igual­men­te que se trans­fie­ran los ser­vi­cios públi­cos y tan­tas empre­sas indus­tria­les como se pue­da a las auto­ri­da­des del Esta­do y del Muni­ci­pio. Cuan­to a los tra­ba­ja­do­res, ellos debe­rán con­ti­nuar sien­do asa­la­ria­dos, para los cua­les, no obs­tan­te, el par­ti­do demo­crá­ti­co pro­cu­ra­rá más altos sala­rios, mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo y una exis­ten­cia más segu­ra. Los demó­cra­tas tie­nen la espe­ran­za de rea­li­zar este pro­gra­ma por medio del Esta­do y la Admi­nis­tra­ción muni­ci­pal y a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes bené­fi­cas.

En con­cre­to: aspi­ran a corrom­per a la cla­se tra­ba­ja­do­ra con la tran­qui­li­dad, y así ador­me­cer su espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio con con­ce­sio­nes y como­di­da­des pasa­je­ras.

Las peti­cio­nes demo­crá­ti­cas no pue­den satis­fa­cer nun­ca al par­ti­do del pro­le­ta­ria­do. Mien­tras la demo­crá­ti­ca peque­ña bur­gue­sía desea­ría que la revo­lu­ción ter­mi­na­se tan pron­to ha vis­to sus aspi­ra­cio­nes más o menos satis­fe­chas, nues­tro inte­rés y nues­tro deber es hacer la revo­lu­ción per­ma­nen­te, man­te­ner­la en mar­cha has­ta que todas las cla­ses posee­do­ras y domi­nan­tes sean des­pro­vis­tas de su poder, has­ta que la maqui­na­ria guber­na­men­tal sea ocu­pa­da por el pro­le­ta­ria­do y la orga­ni­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de todos los paí­ses esté tan ade­lan­ta­da que toda riva­li­dad y com­pe­ten­cia entre ella mis­ma haya cesa­do y has­ta que las más impor­tan­tes fuer­zas de pro­duc­ción estén en las manos del pro­le­ta­ria­do.

Para noso­tros no es cues­tión refor­mar la pro­pie­dad pri­va­da, sino abo­lir­la; paliar los anta­go­nis­mos de cla­se, sino abo­lir las cla­ses; mejo­rar la socie­dad exis­ten­te, sino esta­ble­cer una nue­va. No hay duda de que con el mayor desa­rro­llo de la revo­lu­ción la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca pue­de adve­nir por algún tiem­po el par­ti­do más influ­yen­te de Ale­ma­nia.

La cues­tión es, pues, saber cuál ha de ser la acti­tud del pro­le­ta­ria­do, y par­ti­cu­lar­men­te la de la Liga:

1º. Duran­te la con­ti­nua­ción de las con­di­cio­nes actua­les, en las cua­les la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca es tam­bién opri­mi­da;

2º. En el trans­cur­so de las luchas revo­lu­cio­na­rias, las cua­les les darán un momen­tá­neo ascen­dien­te, y

3º. Des­pués de aque­llas luchas, duran­te el tiem­po de su ascen­dien­te sobre las cla­ses derro­ta­das y el pro­le­ta­ria­do.

En el momen­to pre­sen­te, cuan­do la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca es en todas par­tes opri­mi­da, ins­tru­ye al pro­le­ta­ria­do, exhor­tán­do­le a la uni­fi­ca­ción y con­ci­lia­ción; ellos desea­rían poder unir las manos y for­mar un gran par­ti­do de opo­si­ción, abar­can­do den­tro de sus lími­tes todos los mati­ces de la demo­cra­cia.

Esto es, ellos tra­ta­rán de con­ver­tir al pro­le­ta­ria­do en una orga­ni­za­ción de par­ti­do en el cual pre­do­mi­nen las fra­ses gene­ra­les social-demó­cra­tas, tras del cual sus intere­ses par­ti­cu­la­res estén escon­di­dos y en el que las par­ti­cu­la­res deman­das pro­le­ta­rias no deban, en inte­rés de la con­cor­dia y de la paz, pasar a un pri­mer plano.

Una tal uni­fi­ca­ción sería hecha en exclu­si­vo bene­fi­cio de la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca y en per­jui­cio del pro­le­ta­ria­do. La cla­se tra­ba­ja­do­ra orga­ni­za­da per­de­ría su a tan­ta cos­ta gana­da inde­pen­den­cia y adven­dría de nue­vo un mero apén­di­ce de la ofi­cial demo­cra­cia bur­gue­sa. Seme­jan­te uni­fi­ca­ción debe ser resuel­ta­men­te recha­za­da.

En vez de per­mi­tir que for­men el coro de la bur­gue­sía demo­crá­ti­ca, los tra­ba­ja­do­res, y par­ti­cu­lar­men­te la Liga, deben tra­tar de esta­ble­cer jun­to a la demo­cra­cia ofi­cial una inde­pen­dien­te, legal y secre­ta orga­ni­za­ción del par­ti­do de la cla­se obre­ra, y hacer de cada Comu­ni­dad el cen­tro y el núcleo de Socie­da­des de la cla­se obre­ra en las que la acti­tud y el inte­rés del pro­le­ta­ria­do debe­rán ser dis­cu­ti­dos inde­pen­dien­te­men­te de las influen­cias bur­gue­sas.

De cuán poco se preo­cu­pan los demó­cra­tas bur­gue­ses de rea­li­zar una alian­za en la que los pro­le­ta­rios serían con­si­de­ra­dos como copar­tí­ci­pes con igua­les dere­chos e idén­ti­ca situa­ción, es un ejem­plo la acti­tud de los demó­cra­tas de Bres­lau, quie­nes en su órgano el Oder-Zei­tung están ata­can­do a aque­llos tra­ba­ja­do­res que se hallan orga­ni­za­dos inde­pen­dien­te­men­te, y a quie­nes mote­jan de socia­lis­tas, hacién­do­les víc­ti­mas de seve­ras per­se­cu­cio­nes.

El ner­vio de la cues­tión es este: en caso de un ata­que a un común adver­sa­rio no es nece­sa­ria una unión espe­cial; en lucha con­tra seme­jan­te enemi­go, el inte­rés de las dos par­tes, la demó­cra­ta cla­se media y el par­ti­do de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, coin­ci­den por el momen­to y ambas lle­va­rán el com­ba­te median­te una tem­po­ral inte­li­gen­cia.

Así fue en el pasa­do y así debe ser en el futu­ro. Es cosa fue­ra de duda que en los futu­ros san­grien­tos con­flic­tos, como en todos los ante­rio­res, los tra­ba­ja­do­res, por su valor, reso­lu­ción y espí­ri­tu de sacri­fi­cio, for­ma­rán la fuer­za prin­ci­pal en la con­quis­ta de la vic­to­ria. Como has­ta aquí ha ocu­rri­do, en la lucha que vie­ne la peque­ña bur­gue­sía man­ten­drá una acti­tud de espe­ra, de irre­so­lu­ción e inac­ti­vi­dad tan­to tiem­po como le sea posi­ble, en orden a que, tan pron­to como la vic­to­ria esté ase­gu­ra­da, pue­da arro­gár­se­la como pro­pia y decir a los tra­ba­ja­do­res que per­ma­nez­can tran­qui­los, vuel­van al tra­ba­jo y evi­ten los lla­ma­dos exce­sos, apar­tan­do así a los obre­ros del fru­to de su vic­to­ria. No está en la facul­tad de los tra­ba­ja­do­res evi­tar pre­via­men­te que la bur­gue­sía haga esto; pero sí está den­tro de su poder hacer difí­cil su ascen­dien­te sobre el pro­le­ta­ria­do y dic­tar sobre ellos tales órde­nes que hagan arras­trar al domi­nio de la demo­cra­cia bur­gue­sa den­tro de él mis­mo y des­de el prin­ci­pio el ger­men de diso­lu­ción, y así su sus­ti­tu­ción por el Poder del pro­le­ta­ria­do será con­si­de­ra­ble­men­te faci­li­ta­da.

Los tra­ba­ja­do­res, sobre todo duran­te el con­flic­to e inme­dia­ta­men­te des­pués, deben tra­tar, en cuan­to sea posi­ble, de con­tra­rres­tar todas las con­tem­po­ri­za­cio­nes y sedan­tes bur­gue­ses, obli­gan­do a los demó­cra­tas a lle­var a la prác­ti­ca sus terro­rí­fi­cas fra­ses actua­les. Deben actuar de tal mane­ra que la exci­ta­ción revo­lu­cio­na­ria no des­apa­rez­ca inme­dia­ta­men­te des­pués de la vic­to­ria. Por el con­tra­rio, han de inten­tar man­te­ner­la tan­to como sea posi­ble.

Lejos de opo­ner­se a los lla­ma­dos exce­sos, deben empren­der­se actos de odio ejem­plar con­tra edi­fi­cios indi­vi­dua­les o públi­cos a los cua­les acom­pa­ña odio­sa memo­ria, sacri­fi­cán­do­los a la ven­gan­za popu­lar; tales actos, no sólo deben ser tole­ra­dos, sino que ha de tomar­se su direc­ción. Duran­te la lucha y des­pués de ella, los tra­ba­ja­do­res nece­si­tan uti­li­zar todas las opor­tu­ni­da­des para pre­sen­tar sus pro­pias deman­das sepa­ra­das de las de los demó­cra­tas bur­gue­ses. Deben pedir garan­tías para los tra­ba­ja­do­res tan pron­to como los demó­cra­tas empu­ñen las rien­das del Poder. Si fue­re nece­sa­rio, estas garan­tías deben ser impe­rio­sas y gene­ral­men­te deben ten­der a que se vea que los nue­vos domi­na­do­res se hallan obli­ga­dos a rea­li­zar todas las con­ce­sio­nes y pro­me­sas posi­bles; lo cual es el medio segu­ro de com­pro­me­ter­los.

Los tra­ba­ja­do­res no deben mover­se por el gene­ral entu­sias­mo hacia el nue­vo esta­do de cosas, al cual siguen usual­men­te luchas en las calles; deben guar­dar todo su ardor por una fría y des­apa­sio­na­da con­cep­ción de las nue­vas con­di­cio­nes, y mani­fes­ta­rán abier­ta­men­te su des­con­fian­za res­pec­to del nue­vo Gobierno.

Fue­ra del Gobierno ofi­cial cons­ti­tui­rán un Gobierno revo­lu­cio­na­rio de los tra­ba­ja­do­res en for­ma de Con­se­jos eje­cu­ti­vos loca­les o comu­na­les, Clubs obre­ros o Comi­tés de tra­ba­ja­do­res; de tal mane­ra, que el Gobierno demo­crá­ti­co bur­gués, no sola­men­te pier­da todo apo­yo entre los pro­le­ta­rios, sino que des­de el prin­ci­pio se encuen­tre bajo la vigi­lan­cia y la ame­na­za de auto­ri­da­des tras de las cua­les se halla la masa ente­ra de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Con­cre­ta­men­te: des­de el pri­mer momen­to de la vic­to­ria noso­tros no debe­mos mos­trar más nues­tra des­con­fian­za hacia el reac­cio­na­rio y ven­ci­do enemi­go, y sí res­pec­to de nues­tros alia­dos, con­tra el par­ti­do que está ya explo­tan­do la vic­to­ria común sola­men­te para sus pro­pios y ulte­rio­res fines.

En orden a este par­ti­do, cuya trai­ción a los tra­ba­ja­do­res comen­za­rán des­de la pri­me­ra hora de la vic­to­ria, debe ver­se frus­tra­do en su nefas­to tra­ba­jo, y para ello es nece­sa­rio orga­ni­zar y armar al pro­le­ta­ria­do.

El arma­men­to de todo el pro­le­ta­ria­do con fusi­les, caño­nes y muni­cio­nes debe ser rea­li­za­do en el acto; nece­si­ta­mos pre­ve­nir el resur­gi­mien­to de la vie­ja mili­cia bur­gue­sa, cosa que ha sido siem­pre hecha con­tra los tra­ba­ja­do­res. Don­de esta medi­da no pue­da cum­plir­se, los tra­ba­ja­do­res tra­ta­rán de orga­ni­zar­se ellos mis­mos en una Guar­dia inde­pen­dien­te, con sus pro­pios jefes y su Esta­do Mayor, para poner­se a las órde­nes, no del Gobierno, sino de las auto­ri­da­des revo­lu­cio­na­rias ele­gi­das por los obre­ros. Don­de los tra­ba­ja­do­res estén emplea­dos en ser­vi­cios del Esta­do deben armar­se y orga­ni­zar­se en Cuer­pos espe­cia­les, con jefes esco­gi­dos por ellos mis­mos o for­man­do par­te de la Guar­dia pro­le­ta­ria. Bajo nin­gún pre­tex­to darán sus armas y equi­pos, y todo inten­to de desar­me debe ser vigo­ro­sa­men­te resis­ti­do.

Des­truc­ción de la influen­cia de la demo­cra­cia bur­gue­sa sobre los tra­ba­ja­do­res; inme­dia­ta, inde­pen­dien­te y arma­da orga­ni­za­ción de los obre­ros, y la exi­gen­cia de las más moles­tas y com­pro­me­te­do­ras con­ce­sio­nes de la bur­gue­sía demo­crá­ti­ca, cuyo triun­fo es por aho­ra inevi­ta­ble, son los prin­ci­pa­les pun­tos que el pro­le­ta­ria­do, y por tan­to la Liga, tie­nen que man­te­ner en pri­mer tér­mino duran­te y des­pués de la con­mo­ción.

Tan pron­to como el nue­vo Gobierno esté esta­ble­ci­do comen­za­rá a com­ba­tir a los tra­ba­ja­do­res. A los fines de estar efec­ti­va­men­te en con­di­cio­nes de opo­ner­se a la demo­cra­cia peque­ño-bur­gue­sa, es nece­sa­rio, en pri­mer lugar, que los tra­ba­ja­do­res estén orga­ni­za­dos en Clubs, que serán en segui­da cen­tra­li­za­dos. La auto­ri­dad cen­tral, des­pués de la caí­da del Gobierno exis­ten­te tras­la­da­rá sus cuar­te­les en la pri­me­ra oca­sión a Ale­ma­nia; inme­dia­ta­men­te reu­ni­rá un Con­gre­so y hará las nece­sa­rias pro­po­si­cio­nes para la cen­tra­li­za­ción de los Clubs de obre­ros bajo un Comi­té Eje­cu­ti­vo, que resi­di­rá en el cen­tro del movi­mien­to.

La rápi­da orga­ni­za­ción, o por lo menos el esta­ble­ci­mien­to de un orga­nis­mo pro­vin­cial de Clubs obre­ros, es uno de los más impor­tan­tes pun­tos de nues­tras indi­ca­cio­nes para vigo­ri­zar y desa­rro­llar el par­ti­do de los tra­ba­ja­do­res. El resul­ta­do inme­dia­to de la caí­da del Gobierno exis­ten­te será la elec­ción de una repre­sen­ta­ción nacio­nal.

El pro­le­ta­ria­do vigi­la­rá en pri­mer tér­mino para que nin­gún obre­ro sea pri­va­do de su sufra­gio por los tru­cos de las auto­ri­da­des loca­les o de los comi­sio­na­dos del Gobierno; en segun­do lugar, hará que con­tra los can­di­da­tos bur­gue­ses demo­crá­ti­cos se pre­sen­ten en todas par­tes can­di­da­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, quie­nes, en la medi­da que ello sea posi­ble, debe­rán ser miem­bros de la Liga y por cuyo triun­fo todos deben tra­ba­jar por todos los medios a su alcan­ce. Inclu­so en los dis­tri­tos don­de no hay posi­bi­li­dad de que nues­tro can­di­da­to sal­ga triun­fan­te, los obre­ros deben, no obs­tan­te, pre­sen­tar nom­bres a los fines de man­te­ner su inde­pen­den­cia, tem­plar sus fuer­zas y pre­sen­tar su acti­tud revo­lu­cio­na­ria y los pun­tos de vis­ta del par­ti­do ante el públi­co.

No deben des­orien­tar­se y aban­do­nar su tra­ba­jo por la con­si­de­ra­ción de que divi­dien­do los votos demó­cra­tas ayu­dan a los par­ti­dos reac­cio­na­rios. Tal argu­men­to se adu­ce para enga­ñar al pro­le­ta­ria­do. El avan­ce que el par­ti­do pro­le­ta­rio pue­de hacer con su acti­tud inde­pen­dien­te es infi­ni­ta­men­te más impor­tan­te que la des­ven­ta­ja que resul­ta de tener unos reac­cio­na­rios más en la repre­sen­ta­ción nacio­nal.

Los demó­cra­tas vic­to­rio­sos podrían, si qui­sie­ran, evi­tar que el par­ti­do reac­cio­na­rio tuvie­se nin­gún triun­fo si usa­ran sola­men­te su poder, recien­te­men­te gana­do, con ener­gía sufi­cien­te.

El pri­mer pun­to que pro­vo­ca­rá el con­flic­to entre demó­cra­tas y pro­le­ta­rios es la abo­li­ción de todos los dere­chos feu­da­les. Los demó­cra­tas peque­ño-bur­gue­ses, siguien­do el ejem­plo de la pri­me­ra revo­lu­ción fran­ce­sa, man­ten­drán la tie­rra como pro­pie­dad pri­va­da de los cam­pe­si­nos; esto es, deja­rán a los obre­ros agrí­co­las como están y crea­rán una peque­ña bur­gue­sía cam­pe­si­na, que atra­ve­sa­rá el mis­mo ciclo de mise­ria espi­ri­tual y mate­rial en que se encuen­tra actual­men­te el cam­pe­sino fran­cés.

Los tra­ba­ja­do­res, en inte­rés del pro­le­ta­ria­do agrí­co­la tan­to como en su pro­pio inte­rés, debe­rán opo­ner­se a seme­jan­tes pro­pó­si­tos. Pedi­rán que las tie­rras feu­da­les con­fis­ca­das sean nacio­na­li­za­das y con­ver­ti­das en explo­ta­cio­nes diri­gi­das por gru­pos de tra­ba­ja­do­res de la tie­rra; todas las ven­ta­jas de la explo­ta­ción agrí­co­la en gran­de esca­la debe­rán ser pues­tas a su dis­po­si­ción; estas colo­nias agrí­co­las, tra­ba­ja­das según el prin­ci­pio coope­ra­ti­vo, debe­rán ser orga­ni­za­das en medio de las res­que­bra­ja­du­ras ins­ti­tu­cio­na­les de pro­pie­dad. Así como los demó­cra­tas están com­bi­na­dos con la peque­ña bur­gue­sía cam­pe­si­na, así noso­tros debe­mos luchar hom­bro con hom­bro con el pro­le­ta­ria­do agrí­co­la.

Ade­más, los demó­cra­tas tra­ba­ja­rán direc­ta­men­te por una Repú­bli­ca fede­ral, o por lo menos, si no pue­den evi­tar la for­ma­ción de la Repú­bli­ca una e indi­vi­si­ble, tra­ta­rán de para­li­zar la cen­tra­li­za­ción del Gobierno con­ce­dien­do la inde­pen­den­cia posi­ble a las Muni­ci­pa­li­da­des y pro­vin­cias. Los obre­ros deben luchar con­tra este plan, no sólo para con­se­guir la una e indi­vi­si­ble Repú­bli­ca ale­ma­na, sino para lograr con­cen­trar el mayor poder posi­ble en manos del Gobierno cen­tral.

No deben ser enga­ña­dos por las demo­crá­ti­cas vul­ga­ri­da­des alre­de­dor de la liber­tad de los Ayun­ta­mien­tos, self-deter­mi­na­tion, etc., etc. En un país como Ale­ma­nia, don­de hay tan­tas remi­nis­cen­cias medie­va­les que barrer y tan­ta local y pro­vin­cial obs­ti­na­ción que que­bran­tar, por nin­gu­na cir­cuns­tan­cia pue­de per­mi­tir­se que ciu­da­des y pro­vin­cias opon­gan obs­tácu­los a la acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria que nece­si­ta ema­nar del cen­tro. Que los ale­ma­nes ten­gan que luchar y morir como has­ta aquí lo han hecho, una y otra vez, por cada avan­ce, en cada ciu­dad y en cada pro­vin­cia sepa­ra­da­men­te, es algo que no pue­de ser tole­ra­do. Como en Fran­cia en 1793, así es hoy la tarea del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio ale­mán: cen­tra­li­zar la nación.

Hemos vis­to que los demó­cra­tas ven­drán al Poder en la pri­me­ra fase del movi­mien­to, y que serán obli­ga­dos a pro­po­ner medi­das de mayor o menor natu­ra­le­za socia­lis­ta.

Se pre­gun­ta­rán qué medi­das con­tra­rias debe­rán ser pro­pues­tas por los tra­ba­ja­do­res. Natu­ral­men­te, en el comien­zo no podrán pro­po­ner las actua­les medi­das comu­nis­tas; pero se pue­de com­pe­ler a los demó­cra­tas a ata­car el vie­jo orden social por tan­tos pun­tos como sea posi­ble, per­tur­bar sus pro­ce­di­mien­tos regu­la­res, com­pro­me­ter­los a ellos mis­mos y con­cen­trar en las manos del Esta­do, en la pro­por­ción que se pue­da, las fuer­zas pro­duc­ti­vas, los medios de trans­por­te, fábri­cas, ferro­ca­rri­les, etc. etc. Las deter­mi­na­cio­nes de los demó­cra­tas, los cua­les en nin­gún caso son revo­lu­cio­na­rios, sino sim­ple­men­te refor­mis­tas, deben ser esti­mu­la­das has­ta el pun­to de que se con­vier­tan en ata­ques direc­tos a la pro­pie­dad pri­va­da; así, por ejem­plo, si la peque­ña bur­gue­sía pro­po­ne la incau­ta­ción de los ferro­ca­rri­les y las fábri­cas, los tra­ba­ja­do­res deben decir que, sien­do estos ferro­ca­rri­les y estas fábri­cas pro­pie­dad de los reac­cio­na­rios, tie­nen que ser con­fis­ca­dos sim­ple­men­te por el Esta­do y sin com­pen­sa­ción. Si los demó­cra­tas pro­po­nen impues­tos pro­por­cio­na­les, los tra­ba­ja­do­res deben pedir impues­tos pro­gre­si­vos; si los demó­cra­tas se decla­ran en favor de un impues­to pro­gre­si­vo mode­ra­do, los tra­ba­ja­do­res deben insis­tir en un impues­to que paso a paso, gra­dual­men­te, sig­ni­fi­que el hun­di­mien­to del gran capi­tal; si los demó­cra­tas pro­po­nen la regu­la­ción de la Die­ta Nacio­nal, los tra­ba­ja­do­res deben pedir la ban­ca­rro­ta del Esta­do.

Las deman­das de los tra­ba­ja­do­res depen­de­rán de los pro­pó­si­tos y medi­das de los demó­cra­tas. Si los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes han de venir sola­men­te al Poder y al logro de sus intere­ses de cla­se des­pués de un pro­lon­ga­do desa­rro­llo revo­lu­cio­na­rio, pue­den, al menos, estar cier­tos de que el pri­mer acto de este dra­ma revo­lu­cio­na­rio coin­ci­di­rá con la vic­to­ria de su cla­se en Fran­cia, y esto ace­le­ra­rá segu­ra­men­te el movi­mien­to de su pro­pia eman­ci­pa­ción.

Pero ellos mis­mos han de rea­li­zar la mayor par­te del tra­ba­jo; nece­si­ta­rán ser cons­cien­tes de sus intere­ses de cla­se y adop­tar la posi­ción de un par­ti­do inde­pen­dien­te. No deben ser apar­ta­dos de su línea de inde­pen­den­cia pro­le­ta­ria por la hipo­cre­sía de la peque­ña bur­gue­sía demo­crá­ti­ca. Su gri­to de gue­rra debe ser:
«La Revo­lu­ción per­ma­nen­te».

Lon­dres, mar­zo de 1850

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *