El prin­ci­pal estí­mu­lo a nues­tros esfuer­zos… ‑Fidel Cas­tro

Fue tan impac­tan­te el repor­ta­je grá­fi­co de la perio­dis­ta Gladys Rubio sobre la epi­de­mia de cóle­ra en Hai­tí, publi­ca­do en la “Mesa Redon­da” de ayer, que deci­dí pos­po­ner para hoy miér­co­les la Refle­xión que anun­cié el lunes. La mis­ma se pro­po­nía ana­li­zar, des­de otro ángu­lo, el dra­má­ti­co gol­pe que sig­ni­fi­có para el pue­blo hai­tiano el terre­mo­to del 12 de enero de este año, al que siguió, en menos de 10 meses, una epi­de­mia gene­ra­li­za­da de cóle­ra y un hura­cán.

Tales hechos tenían lugar en un país que había sido víc­ti­ma de los con­quis­ta­do­res, del colo­nia­lis­mo y la escla­vi­tud. Su pobla­ción autóc­to­na había sido eli­mi­na­da por la con­quis­ta y la bús­que­da for­zo­sa de oro.

La nación hai­tia­na tie­ne como raíz los cien­tos de miles de seres huma­nos arran­ca­dos de Áfri­ca por los comer­cian­tes euro­peos de escla­vos, y ven­di­dos a los agri­cul­to­res escla­vis­tas de Hai­tí para pro­du­cir café, azú­car y otras mer­can­cías tro­pi­ca­les con las cua­les sumi­nis­trar los emer­gen­tes mer­ca­dos capi­ta­lis­tas.

El pue­blo de Hai­tí pro­ta­go­ni­zó, en los pri­me­ros años del siglo XIX, la pri­me­ra revo­lu­ción social en la his­to­ria de este hemis­fe­rio; fue fuen­te de ins­pi­ra­ción y pun­to de apo­yo en armas para los que lle­va­ron a cabo la proeza de libe­rar Sura­mé­ri­ca del domi­nio espa­ñol.

Nues­tra soli­da­ri­dad con el pue­blo de Hai­tí tie­ne doble raíz: nace de nues­tras ideas, pero tam­bién de nues­tra his­to­ria.

Des­pués de la revo­lu­ción social que allí tuvo lugar, el colo­nia­lis­mo espa­ñol con­vir­tió a Cuba, don­de tam­bién incon­ta­bles afri­ca­nos habían sido arran­ca­dos del Áfri­ca y ven­di­dos como escla­vos, en la prin­ci­pal sumi­nis­tra­do­ra de café, azú­car y otros pro­duc­tos tro­pi­ca­les.

Como con­se­cuen­cia de ese pro­ce­so, cuan­do las colo­nias espa­ño­las de Sur y Cen­troa­mé­ri­ca se inde­pen­di­za­ron en cruen­ta y heroi­ca lucha, la colo­nia cuba­na apor­ta­ba a la metró­po­li espa­ño­la más ingre­sos netos que el con­jun­to de aque­llos paí­ses antes de que los mis­mos se inde­pen­di­za­ran, un hecho que influ­yó deci­si­va­men­te en el des­tino de nues­tra Patria a lo lar­go de casi dos siglos que trans­cu­rrie­ron pos­te­rior­men­te.

Hace dos días expli­ca­ba cómo sur­gió la coope­ra­ción médi­ca con Hai­tí, la cual nos lle­vó a la for­ma­ción de cien­tos de jóve­nes médi­cos de ese her­mano país y al envío de una fuer­za de pro­fe­sio­na­les cuba­nos de la salud. No se tra­ta de algo que sur­gie­ra por azar.

Tam­po­co nos sor­pren­den los esfuer­zos de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa por des­in­for­mar, ocul­tar y men­tir sobre los móvi­les de la con­duc­ta de Cuba.

Un cono­ci­do perió­di­co bri­tá­ni­co, The Inde­pen­dent, con incues­tio­na­ble pres­ti­gio en los medios libe­ra­les de Gran Bre­ta­ña ―aun­que no dis­fru­ta el pri­vi­le­gio que Wiki­leaks con­ce­dió a The Guar­dian y otros cua­tro cono­ci­dos órga­nos de pren­sa, que con­sul­ta­ron con Washing­ton los pun­tos más sen­si­bles de la infor­ma­ción reci­bi­da― publi­có, hace tres días, un atre­vi­do artícu­lo de la perio­dis­ta Nina Lakha­ni, titu­la­do “Médi­cos cuba­nos en Hai­tí ponen al mun­do aver­gon­za­do”. Es el asun­to que desea­ba ana­li­zar, por la osa­día con que lla­ma a las cosas por su nom­bre en ese tema, aun­que ello no impli­ca que com­par­ta cada una de sus apre­cia­cio­nes sobre las moti­va­cio­nes que deter­mi­na­ron nues­tra con­duc­ta. Lo expli­ca­ré usan­do el tex­to de la tra­duc­ción y de for­ma tan sin­té­ti­ca como sea posi­ble.

“Son los ver­da­de­ros héroes ―dice― del desas­tre del terre­mo­to de Hai­tí, la catás­tro­fe huma­na a las puer­tas de Esta­dos Uni­dos fren­te a la cual Barack Oba­ma pro­me­tió una monu­men­tal misión huma­ni­ta­ria de los EE.UU para ali­viar­la. Sin embar­go, los héroes de los que habla­mos son ciu­da­da­nos del archi-enemi­go de los Esta­dos Uni­dos, Cuba, cuyos médi­cos y enfer­me­ras han hecho que los esfuer­zos de Esta­dos Uni­dos sean moti­vo de son­ro­jo.

“Una bri­ga­da médi­ca de 1 200 cuba­nos está fun­cio­nan­do en todo Hai­tí, devas­ta­do por el terre­mo­to e infec­ta­do por el cóle­ra, como par­te de la misión médi­ca inter­na­cio­nal de Fidel Cas­tro, que ha gana­do al Esta­do socia­lis­ta muchos ami­gos, pero poco reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal.”

“…los orga­nis­mos de ayu­da inter­na­cio­nal esta­ban solos en la lucha con­tra la devas­ta­ción que mató a
250 000 per­so­nas y había deja­do sin hogar a cer­ca de
1,5 millo­nes. […] pro­fe­sio­na­les de la salud cuba­nos han esta­do en Hai­tí des­de 1998, […] en medio de la fan­fa­rria y la publi­ci­dad en torno a la lle­ga­da de la ayu­da de los Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do, cen­te­na­res de nue­vos médi­cos, enfer­me­ras y tera­peu­tas cuba­nos lle­ga­ron sin que nadie los men­cio­na­ra ape­nas…”

“Esta­dís­ti­cas publi­ca­das la sema­na pasa­da mues­tran que los médi­cos cuba­nos, tra­ba­jan­do en 40 cen­tros a tra­vés de Hai­tí, han tra­ta­do más de 30 000 pacien­tes de cóle­ra des­de octu­bre. Son el mayor con­tin­gen­te extran­je­ro, tra­tan­do alre­de­dor del 40 por cien­to de todos los pacien­tes de cóle­ra. Otro lote de médi­cos de la Bri­ga­da cuba­na ‘Henry Reeve’, un equi­po de espe­cia­lis­tas para desas­tres y emer­gen­cias, lle­gó recien­te­men­te cuan­do se hizo evi­den­te que Hai­tí esta­ba luchan­do por hacer fren­te a la epi­de­mia que ya ha mata­do a cien­tos.”

“…Cuba ha for­ma­do a 550 médi­cos hai­tia­nos gra­tui­ta­men­te en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM), una de las más radi­ca­les ini­cia­ti­vas médi­cas del país. Otros 400 actual­men­te están sien­do pre­pa­ra­dos en la escue­la, que ofre­ce edu­ca­ción gra­tui­ta ―inclu­yen­do libros gra­tis y un poco de dine­ro de gas­to― a cual­quie­ra lo sufi­cien­te­men­te cali­fi­ca­do, que no pue­da per­mi­tir­se estu­diar medi­ci­na en su pro­pio país.

“John Kirk es un pro­fe­sor de estu­dios de Amé­ri­ca Lati­na en la Uni­ver­si­dad de Dalhou­sie, en Cana­dá, que inves­ti­ga sobre los equi­pos médi­cos inter­na­cio­na­les de Cuba. Él dijo: ‘la con­tri­bu­ción de Cuba en Hai­tí es como el secre­to más gran­de del mun­do. Son ape­nas men­cio­na­dos, a pesar de que están hacien­do mucho del tra­ba­jo pesa­do’.

“Esta tra­di­ción se remon­ta a 1960, cuan­do Cuba envió a un puña­do de médi­cos a Chi­le, gol­pea­do por un fuer­te terre­mo­to, segui­do por un equi­po de 50 a Arge­lia en 1963. Esto fue cua­tro años des­pués de la revo­lu­ción, que vio a casi la mitad de los 7 000 médi­cos del país […] par­tir para los Esta­dos Uni­dos.”

“…El pro­gra­ma más cono­ci­do es la Ope­ra­ción Mila­gro, que comen­zó con oftal­mó­lo­gos tra­tan­do a enfer­mos de cata­ra­tas en empo­bre­ci­dos pue­blos vene­zo­la­nos a cam­bio de petró­leo. Esta ini­cia­ti­va ha res­tau­ra­do la visión de 1,8 millo­nes de per­so­nas en
35 paí­ses, inclui­do la de Mario Terán, el sar­gen­to boli­viano que mató a Che Gue­va­ra en 1967.

“La Bri­ga­da ‘Henry Reeve’, recha­za­da por los esta­dou­ni­den­ses des­pués del hura­cán Katri­na, fue el pri­mer equi­po en lle­gar a Pakis­tán tras el terre­mo­to de 2005 y el últi­mo en salir seis meses más tar­de.”

“…de acuer­do con el pro­fe­sor Kirk. ‘…Tam­bién es una obse­sión de Fidel y le gana votos en las Nacio­nes Uni­das’.

“Una ter­ce­ra par­te de los 75 000 médi­cos de Cuba, jun­to con otros 10 000 tra­ba­ja­do­res de la salud, están tra­ba­jan­do actual­men­te en 77 paí­ses pobres, inclu­yen­do El Sal­va­dor, Malí y Timor Orien­tal. Esto deja aún en Cuba un médi­co por cada 220 per­so­nas, una de las tasas más ele­va­das del mun­do, […] uno para cada 370 en Ingla­te­rra.

“Don­de­quie­ra que se les invi­ta, los cuba­nos apli­can su mode­lo inte­gral cen­tra­do en la pre­ven­ción, visi­tan­do fami­lias en sus casas, moni­to­rean­do proac­ti­va­men­te la salud infan­til y mater­na. Esto ha pro­du­ci­do ‘resul­ta­dos sor­pren­den­tes’ en par­tes del Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, bajan­do las tasas de mor­ta­li­dad infan­til y mater­na, redu­cien­do las enfer­me­da­des infec­cio­sas y dejan­do detrás a los tra­ba­ja­do­res loca­les de salud mejor capa­ci­ta­dos, de acuer­do con la inves­ti­ga­ción del pro­fe­sor Kirk.

“La for­ma­ción médi­ca en Cuba dura seis años ―un año más que en el Rei­no Uni­do― […] cada gra­dua­do tra­ba­ja como un médi­co de fami­lia duran­te tres años como míni­mo.”

“Este mode­lo ha ayu­da­do a Cuba para lograr algu­nas de las mejo­ras de salud más envi­dia­bles de todo el mun­do, a pesar de gas­tar sólo 400 dóla­res por per­so­na el año pasa­do en com­pa­ra­ción con 3 000 en el Rei­no Uni­do y 7 500 dóla­res en los Esta­dos Uni­dos, de acuer­do con las cifras de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca y el Desa­rro­llo.

“La tasa de mor­ta­li­dad infan­til, una de las medi­das más con­fia­bles de la salud de la nación, es 4,8 por 1 000 naci­dos vivos, com­pa­ra­ble con el Rei­no Uni­do y menor que los Esta­dos Uni­dos. Sólo el 5 por cien­to de los bebés nacen con bajo peso, un fac­tor cru­cial para la salud a lar­go pla­zo…”

“Imti Choo­na­ra, un pedia­tra de Derby […] que par­ti­ci­pa en talle­res anua­les en la ter­ce­ra ciu­dad de Cuba, Cama­güey, afir­ma: ‘La Salud en Cuba es feno­me­nal y la cla­ve es el médi­co de fami­lia, […] se enfo­ca en la pre­ven­ción… La iro­nía es que los cuba­nos lle­ga­ron al Rei­no Uni­do des­pués de la Revo­lu­ción para ver cómo fun­cio­na­ba el NHS (Sis­te­ma Nacio­nal de Salud). Ellos toma­ron lo que vie­ron, lo refi­na­ron y desa­rro­lla­ron; mien­tras tan­to, noso­tros nos move­mos hacia el mode­lo esta­dou­ni­den­se’.

“…el embar­go nor­te­ame­ri­cano […] impi­de a muchas de las com­pa­ñías esta­dou­ni­den­ses comer­ciar con Cuba y per­sua­de a otros paí­ses a seguir su ejem­plo. El infor­me de 200910 inclu­ye fár­ma­cos para el cán­cer infan­til, VIH y artri­tis, algu­nos anes­té­si­cos, así como los pro­duc­tos quí­mi­cos nece­sa­rios para diag­nos­ti­car infec­cio­nes y pre­ser­var órga­nos.”

“…los cuba­nos están inmen­sa­men­te orgu­llo­sos y apo­yan su con­tri­bu­ción en Hai­tí y otros paí­ses pobres, encan­ta­dos de estar gol­pean­do por enci­ma de su peso en la esce­na inter­na­cio­nal…”

“La for­ma­ción médi­ca es otro ejem­plo. Actual­men­te hay 8 281 estu­dian­tes de más de 30 paí­ses enro­la­dos en la ELAM, que el mes pasa­do cele­bró su ani­ver­sa­rio 11. El Gobierno pre­ten­de incul­car un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad en los estu­dian­tes con la espe­ran­za de que tra­ba­ja­rán den­tro de sus pro­pias comu­ni­da­des pobres duran­te al menos cin­co años.

“Damien Joel Suá­rez, 27 años, un estu­dian­te de segun­do año de Nue­va Jer­sey, es uno de los
171 estu­dian­tes nor­te­ame­ri­ca­nos; ya se han
gra­dua­do 47. Él recha­za las acu­sa­cio­nes de que la ELAM es par­te de la maqui­na­ria de pro­pa­gan­da cuba­na. ‘Por supues­to, el Che es un héroe aquí, pero no estás obli­ga­do a reve­ren­ciar­lo’.”

No todas las cosas que se afir­man sobre Cuba son favo­ra­bles. El artícu­lo con­tie­ne igual­men­te crí­ti­cas, varias de las cua­les com­par­ti­mos, y en oca­sio­nes somos, inclu­so, más seve­ros que The Inde­pen­dent. Se habla en él de bajos sala­rios y esca­se­ces. Con inde­pen­den­cia de nues­tros erro­res, no se men­cio­na el hecho de que a lo lar­go de más de 50 años de blo­queo, agre­sio­nes y ame­na­zas, nues­tro país ha sido obli­ga­do a inver­tir enor­mes ener­gías, tiem­po y recur­sos para resis­tir los emba­tes del impe­rio más pode­ro­so que ha exis­ti­do en la his­to­ria.

No obs­tan­te, es admi­ra­ble la sin­ce­ri­dad y cla­ri­dad con que Nina Lakha­ni expo­ne, y The Inde­pen­dent publi­ca, ese valien­te artícu­lo sobre lo que sig­ni­fi­ca para el sufri­do pue­blo de Hai­tí una tra­ge­dia que en su pri­me­ra eta­pa ha cos­ta­do ya la vida de casi 3 000 víc­ti­mas, entre niños, jóve­nes y adul­tos, muchos de los cua­les sufren des­nu­tri­ción y otros azo­tes de salud, sin que a veces dis­pon­gan de leña para her­vir el agua que con­su­men.

Las noti­cias lle­ga­das de ese her­mano país infor­man que has­ta hoy miér­co­les 29 otras 717 per­so­nas habían sido aten­di­das por la Misión Médi­ca Cuba­na. No se repor­tan falle­ci­dos en cin­co días con­se­cu­ti­vos. La tasa de leta­li­dad entre los asis­ti­dos por Cuba, que ascien­den
ya a 48 931, se redu­jo a 0.55%. La cifra ofi­cial de ciu­da­da­nos afec­ta­dos por la enfer­me­dad ascen­día a
130 534, y la de falle­ci­dos a 2 761 para una tasa
de 2.1%. Se lucha para que méto­dos más efi­cien­tes se apli­quen en todos los cen­tros que com­ba­ten la epi­de­mia. Los Gru­pos de Pene­tra­ción de la Bri­ga­da “Henry Reeve” ―cuba­nos, lati­no­ame­ri­ca­nos y hai­tia­nos gra­dua­dos de la ELAM― se ele­van ya a 42, y pue­den pene­trar en cual­quie­ra de las sub­co­mu­nas más ais­la­das de Hai­tí. Cuen­tan ade­más con 61 uni­da­des de aten­ción al cóle­ra.

El esfuer­zo de nues­tro país en favor de la salud huma­na, que comen­zó des­de el triun­fo mis­mo de la Revo­lu­ción, como expre­sa el artícu­lo publi­ca­do por
The Inde­pen­dent, se pue­de apre­ciar en el hecho de que el pró­xi­mo año se gra­dua­rán en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la 8 000 médi­cos que fue­ron capa­ci­ta­dos en la teo­ría y en la prác­ti­ca con la coope­ra­ción de los espe­cia­lis­tas cuba­nos de la salud. Vene­zue­la tam­bién alcan­za­rá nive­les de salud que la ubi­ca­rán entre las pri­me­ras del mun­do. Tan alen­ta­do­res resul­ta­dos cons­ti­tu­yen el prin­ci­pal estí­mu­lo a nues­tros esfuer­zos.

Fidel Cas­tro Ruz

Diciem­bre 29 de 2010

8 y 07 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *