2011: ¿Por fin la paz en el País Vas­co? – Car­los Tena

La dis­cre­ción y una leve son­ri­sa de com­pli­ci­dad y espe­ran­za, resal­tan en el ros­tro de los pasean­tes con los que me cru­zo, mien­tras camino por las calles de la impo­lu­ta villa de Usúr­bil (Gipuz­koa), en la que su alcal­de Xavier Mikel Erre­kon­do (EAE-ANV), que fue­ra uno de los juga­do­res más galar­do­na­dos en el balon­mano inter­na­cio­nal, con­ti­nua sien­do un obli­ga­do refe­ren­te como ges­tor efi­caz, capaz de mos­trar una más que hones­ta trans­pa­ren­cia en las cuen­tas muni­ci­pa­les, impul­sor de todo tipo de acti­vi­da­des cul­tu­ra­les, defen­sor de un medio ambien­te envi­dia­ble en la villa (la lim­pie­za es impre­sio­nan­te y la basu­ra se reco­ge has­ta en seis tipos de enva­ses dife­ren­tes) y mece­nas impres­cin­di­ble, al fren­te de su joven­cí­si­mo equi­po de gobierno, para el desa­rro­llo del depor­te y la músi­ca en todas sus mani­fes­ta­cio­nes.

Esa deli­ca­da son­ri­sa de ilu­sión en las gen­tes del entorno nacio­na­lis­ta, con­tras­ta con el ric­tus de ven­gan­za y odio que des­ti­la bue­na par­te de la mili­tan­cia del PPSOE, com­pro­ba­do no solo por las mani­fes­ta­cio­nes de los líde­res nacio­na­les o esta­ta­les de sus dos corrien­tes inter­nas (Fran­quis­ta y Feli­pis­ta), sino en bue­na par­te de los edi­to­ria­les de la pren­sa neo libe­ral, don­de los perio­dis­tas no aban­do­nan la idea (impues­ta por órde­nes de la Zar­zue­la) de echar leña al fue­go de la repre­sa­lia en sesión con­ti­nua, el silen­cio ante la tor­tu­ra y la exi­gen­cia de una expia­ción sin un gra­mo de gene­ro­si­dad, de cara a la pró­xi­ma fina­li­za­ción del con­flic­to polí­ti­co que lace­ra al País Vas­co des­de hace más de 50 años.

En cien­tos de pue­blos, dece­nas de ciu­da­des, no se habla de otra cosa que de las recien­tes decla­ra­cio­nes de Arnal­do Ote­gi a un dia­rio nor­te­ame­ri­cano, de las que se des­pren­de la posi­bi­li­dad de que ETA anun­cie el final de sus accio­nes, aban­do­ne la vio­len­cia, mos­tran­do su con­for­mi­dad con la media­ción inter­na­cio­nal en la solu­ción del con­flic­to vas­co y asu­ma el desa­rro­llo de las vías polí­ti­cas como úni­co camino para defen­der sus obje­ti­vos. La pata­ta calien­te está en el teja­do del gobierno espa­ñol, pero nadie quie­re que­mar­se los dedos.

Que nadie me tache de inge­nuo o cur­si, soña­dor o fus­ti­ga­dor de demó­cra­tas-de-toda-la-vida (si Rodol­fo Ares, Alfre­do Rubal­ca­ba o Patxi López lo son, la Cate­dral de Bur­gos es de esti­lo chu­rri­gue­res­co) por­que algo hue­le a fres­co en Eus­kalhe­rría, sobre todo des­de que el dia­rio eco­nó­mi­co más influ­yen­te de los USA, The Wall Street Jour­nal, deci­die­ra entre­vis­tar al cita­do máxi­mo repre­sen­tan­te polí­ti­co de la izquier­da aber­tza­le (hoy toda­vía encar­ce­la­do en Logro­ño por esos demó­cra­tas a lo Juan Car­los de Bor­bón), deci­sión que no tuvo más reme­dio que acep­tar el minis­tro del Inte­rior, aun­que refun­fu­ña­ra como un niño sin rega­lo de los Reyes Magos, dada la capa­ci­dad de man­do que tie­nen las auto­ri­da­des polí­ti­cas y mediá­ti­cas yan­quis sobre todos los miem­bros el gobierno espa­ñol. Me figu­ro que a más de un direc­tor de perió­di­co le habrá cabrea­do, por aque­llo del nin­gu­neo pro­fe­sio­nal, no poder hacer lo pro­pio con Arnal­do Ote­gi para una entre­vis­ta en cual­quie­ra de los dia­rios nacio­na­les o de ámbi­to esta­tal.

La espe­ran­za de un nue­vo esce­na­rio, don­de la excar­ce­la­ción de pre­sos figu­ra como una de las pri­me­ras medi­das a estu­diar con abso­lu­ta serie­dad, inun­da las calles de Usúr­bil, Her­na­ni, Zarautz, Orio, y has­ta entre los miles de afi­cio­na­dos al fút­bol que hoy ani­man a los equi­pos nacio­na­les de Vene­zue­la y Eus­ka­di, en un par­ti­do que se jue­ga en San Mamés. Nadie esca­pa al anhe­lo de esa paz que trae­rá el 2011, si es que no comien­zan a sonar los sables, las men­ti­ras y dia­tri­bas de polí­ti­cos (es un eufe­mis­mo) como Anto­nio Basa­goi­ti y sus Palan­ga­ne­ros (repre­sen­tan­tes de la ultra­de­re­cha más mez­qui­na y ras­tre­ra de cuan­tas azo­tan Euro­pa), ínti­mo ami­go del pis­to­le­ro falan­gis­ta Gon­za­lo de la Peña Gumu­zio (can­di­da­to en las lis­tas del PP para el ayun­ta­mien­to de Gor­liz), y de su her­ma­na Cris­ti­na (tam­bién ele­gi­da por el mis­mo par­ti­do como can­di­da­ta en el de Bal­ma­se­da), como de dece­nas de radi­ca­les fran­quis­tas, todos ellos pro­vis­tos de armas, que entre­na­ban en un mon­te cer­cano a La Sal­ve, con el cono­ci­mien­to del CNI (Cen­tro Nacio­nal de Inte­li­gen­cia) en Madrid. Al res­pec­to, acon­se­jo al lec­tor que se dé una vuel­ta por You­tu­be y vea el docu­men­to titu­la­do Pis­to­le­ros falan­gis­tas conec­ta­dos con Basa­goi­ti (PP) y la Guar­dia Civil en Hego Eus­kal Herria. Un video bien mon­ta­do, con­tras­ta­do y veraz has­ta la últi­ma ima­gen.

El año que ter­mi­na debe ser el de la puer­ta hacia la paz defi­ni­ti­va. No hay más sali­da para la con­vi­ven­cia y la demo­cra­cia ver­da­de­ra que el diá­lo­go, la gene­ro­si­dad, el des­tie­rro del odio, la ven­gan­za y el terro­ris­mo de esta­do. Todos los ciu­da­da­nos de bue­na volun­tad con­fían en ello. Zapa­te­ro tie­ne la opor­tu­ni­dad más dora­da de demos­trar que, aun­que solo fue­ra en esta oca­sión, la inte­li­gen­cia y el talan­te polí­ti­co, no la cobar­día y la medio­cri­dad, deben estar pre­sen­tes en su mesa de tra­ba­jo. Hago votos por ello.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *