La mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Latina.Entrevista con Gra­ce Livings­to­ne, la inte­lec­tual y perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se espe­cia­lis­ta en mili­ta­ri­za­cion grin­ga

Los recien­tes esfuer­zos lle­va­dos a cabo por Esta­dos Uni­dos para incre­men­tar toda­vía más sus capa­ci­da­des en Amé­ri­ca Lati­na han pro­vo­ca­do que muchos líde­res en la región mues­tren su angus­tia y que inclu­so un gru­po de paí­ses se opon­ga a Esta­dos Uni­dos.

Tenien­do en cuen­ta el efec­to que las fuer­zas de Esta­dos Uni­dos tie­nen en Amé­ri­ca Lati­na, Pris­ma ha habla­do en exclu­si­va con Gra­ce Livings­to­ne, perio­dis­ta y escri­to­ra espe­cia­li­za­da en cues­tio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas.

Cuan­do el pre­si­den­te ecua­to­riano, Rafael Correa, deci­dió no reno­var la licen­cia con Esta­dos Uni­dos con rela­ción al cen­tro anti­dro­ga en la base de Man­ta, la admi­nis­tra­ción de Oba­ma puso en prác­ti­ca un pro­gra­ma en Colom­bia con el que se ha incre­men­ta­do de for­ma masi­va el núme­ro de bases esta­dou­ni­den­ses en la región. De hecho, Colom­bia y Esta­dos Uni­dos fir­ma­ron el 30 de octu­bre de 2009 un Acuer­do com­ple­men­ta­rio de diez años para la Coope­ra­ción y Asis­ten­cia Téc­ni­ca en Defen­sa y Segu­ri­dad, per­mi­tien­do así el acce­so esta­dou­ni­den­se a sie­te bases mili­ta­res colom­bia­nas.

Este acuer­do, jun­to con la reac­ti­va­ción de la Cuar­ta Flo­ta en el Cari­be y el Atlán­ti­co Sur, así como un acuer­do simi­lar para esta­ble­cer varias bases mili­ta­res nue­vas en Pana­má y la toda­vía pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en Hon­du­ras, ha deja­do a muchos líde­res regio­na­les pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­dos, dado que, de este modo, Esta­dos Uni­dos cuen­ta con un enor­me poten­cial para actuar con­tra cual­quier gobierno “anti-esta­dou­ni­den­se” en Amé­ri­ca Lati­na. La reac­ti­va­ción de la Cuar­ta Flo­ta des­pués de que fue­se reti­ra­da de ser­vi­cio en 1950 cons­ti­tu­ye espe­cial­men­te una preo­cu­pa­ción para el pre­si­den­te bra­si­le­ño Lula da Sil­va, que teme que la flo­ta entre en un área en la que aca­ban de des­cu­brir petró­leo.

La Base Aérea de Soto Cano (Pal­me­ro­la) en Hon­du­ras, que en su momen­to sir­vió como base ope­ra­ti­va para la Con­tra, fuer­zas para­mi­li­ta­res que la CIA entre­nó, armó y finan­ció con el fin de lan­zar ata­ques con­tra los movi­mien­tos izquier­dis­tas en Amé­ri­ca Cen­tral, sigue ocu­pa­da en la actua­li­dad por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se. Los ata­ques de la Con­tra se sal­da­ron con muchos muer­tos, des­apa­re­ci­dos, tor­tu­ra­dos y heri­dos, así como diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses que super­vi­sa­ron estas manio­bras. La par­te posi­ti­va es que muchos gobier­nos se han esta­do opo­nien­do a Esta­dos Uni­dos, negán­do­le el acce­so a las bases mili­ta­res en sus paí­ses. En con­cre­to, el pre­si­den­te Manuel Zela­ya ali­neó Hon­du­ras con los paí­ses del ALBA y ha dado un paso de vital impor­tan­cia con el fin de redu­cir la pre­sen­cia del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Hon­du­ras.

El sába­do 4 de diciem­bre se lle­vó a cabo “Amé­ri­ca Lati­na 2010” en la Con­fe­de­ra­ción de Sin­di­ca­tos, una con­fe­ren­cia que jun­tó la pers­pi­ca­cia de varias figu­ras impor­tan­tes preo­cu­pa­das por las cues­tio­nes de Amé­ri­ca Lati­na, deba­tien­do asun­tos que iban des­de la jus­ti­cia cli­má­ti­ca para las nacio­nes del ALBA, el apo­de­ra­mien­to de Amé­ri­ca Lati­na y las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos. Tras su dis­cur­so sobre la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se de Amé­ri­ca Lati­na,

Pris­ma habló en exclu­si­va con Gra­ce Livings­to­ne , auto­ra de “America’s Back­yard: the U.S. and Latin Ame­ri­ca from the Mon­roe Doc­tri­ne to the War on Terror.”

Los gobier­nos han per­mi­ti­do que Esta­dos Uni­dos esta­blez­ca bases mili­ta­res en sus paí­ses, a cam­bio de ayu­da mili­tar y eco­nó­mi­ca. ¿Esto ha ayu­da­do real­men­te a los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na?

En Colom­bia, el gobierno tenía afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca con el gobierno de Geor­ge Bush. Uri­be que­ría tomar medi­das ener­gé­ti­cas en con­tra de las FARC, lo que coin­ci­día con el gobierno de Bush. De este modo, en reali­dad, su gobierno per­mi­tía gra­ta­men­te que Esta­dos Uni­dos uti­li­za­se bases mili­ta­res en Colom­bia mien­tras estu­vo en el poder.

Des­de el Plan Colom­bia, a Esta­dos Uni­dos se le ha meti­do en la gue­rra con­tra­in­sur­gen­te en Colom­bia, lo que ha per­mi­ti­do la entra­da de ayu­da esta­dou­ni­den­se y ha con­tri­bui­do a hacer que las FARC retro­ce­dan al cam­po. Sin embar­go, como se pue­de obser­var en la “Mili­ta­ri­za­ción de Colom­bia”, las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos han aumen­ta­do, con 12.000 ase­si­na­dos: sin­di­ca­lis­tas y acti­vis­tas.

Un gobierno de dere­chas en Colom­bia con­ce­de una gran liber­tad de actua­ción a Esta­dos Uni­dos, pue­den esta­ble­cer saté­li­tes sin el per­mi­so del gobierno colom­biano, no tie­nen que pagar pea­je en las carre­te­ras, ni impues­tos de ate­rri­za­je, están exen­tos. A los colom­bia­nos ni siquie­ra se les per­mi­te ins­pec­cio­nar o bus­car vehícu­los o avio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia. Así, algu­nas de estas cues­tio­nes han ori­gi­na­do pro­tes­tas en Amé­ri­ca Lati­na.

¿Ha habi­do algún con­sen­so o la posi­bi­li­dad de con­sen­so entre los gobier­nos de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na para hacer un fren­te común y decir NO a las bases esta­dou­ni­den­ses?

La mayo­ría de los paí­ses en Sur Amé­ri­ca esta­ban en con­tra de las bases colom­bia­nas que tra­tan con Esta­dos Uni­dos, Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via, todos en con­tra del acuer­do con Colom­bia espe­cial­men­te por­que dije­ron que cho­ca con su sobe­ra­nía.

En Colom­bia tam­bién exis­te una opo­si­ción a estas bases. Allí hay un movi­mien­to con el que se espe­ra impe­dir que Esta­dos Uni­dos las uti­li­ce. El tri­bu­nal cons­ti­tu­cio­nal ha dic­ta­mi­na­do que vio­la la cons­ti­tu­ción. Si Esta­dos Uni­dos quie­re uti­li­zar esas bases, los tri­bu­na­les colom­bia­nos tie­nen que apro­bar­lo pri­me­ro.

En Ecua­dor tuvo lugar un movi­mien­to de base con­tra la base esta­dou­ni­den­se en Man­ta, que final­men­te aca­bó con éxi­to cuan­do se le pidió a las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses que se mar­cha­ran. El gobierno colom­biano lo está uti­li­zan­do como mode­lo.

El recla­mo gene­ral es que hay más ayu­da mili­tar que ayu­da diri­gi­da al bien­es­tar social. De este modo, ¿si hubie­se asis­ten­cia social no habría pro­ble­ma con la ayu­da mili­tar?

“Creo que hay un pro­ble­ma con toda la ayu­da esta­dou­ni­den­ses, tan­to mili­tar como social, por­que en gene­ral se dice que la ayu­da esta­dou­ni­den­se se ha uti­li­za­do para pro­mo­ver el inte­rés nacio­nal esta­dou­ni­den­se y, con fre­cuen­cia, para minar las orga­ni­za­cio­nes guber­na­men­ta­les con las que Esta­dos Uni­dos esta­ba en des­acuer­do.

Así se pue­de ver en Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la. A tra­vés de Esta­dos Uni­dos, se les ha esta­do dan­do dine­ro a quie­nes se opo­nen al gobierno. En Ecua­dor se dio dine­ro a quie­nes guia­sen el gol­pe de Esta­do. En Vene­zue­la ocu­rrió lo mis­mo. En Boli­via están emplean­do el dine­ro de Esta­dos Uni­dos para lan­zar pro­pa­gan­da con­tra Evo Mora­les y su gobierno. Así que creo que es pro­ble­má­ti­co el modo en el que la ayu­da esta­dou­ni­den­se se esta uti­li­zan­do en este momen­to.

Si los esta­dos de Amé­ri­ca Lati­na se unen y tra­ba­jan jun­tos, des­de ALBA, por ejem­plo, ¿es posi­ble parar la mili­ta­ri­za­ción?

“Pien­so que es real­men­te impor­tan­te que los esta­dos lati­no­ame­ri­ca­nos estén uni­dos y tra­ba­jen jun­tos y en el caso de la mili­ta­ri­za­ción de Colom­bia se han decla­ra­do casi por una­ni­mi­dad en con­tra y con­si­de­ro que ten­drá un efec­to. El pre­si­den­te San­tos esta con­si­de­ran­do la idea de enviar el pro­yec­to de ley al Con­gre­so. Es cons­cien­te de la gran opo­si­ción por par­te de sus veci­nos y se está pen­san­do dos veces el seguir ade­lan­te con este acuer­do colom­biano. Han sufri­do un tre­men­do impac­to y la reali­dad es que para Esta­dos Uni­dos está sien­do cada vez más difí­cil encon­trar paí­ses que se ofrez­can para que pue­dan esta­ble­cer sus bases.

Se están bus­can­do paí­ses con gobier­nos dere­chis­tas, por lo que en este momen­to avan­zan hacia Pana­má y Cos­ta Rica. La uni­dad que los gobier­nos pro­gre­sis­tas han mos­tra­do está tenien­do un impac­to pro­gre­si­vo. Esta­dos Uni­dos ya no cuen­ta, como lo había hecho en el pasa­do, con la liber­tad de lle­var a cabo manio­bras. Está inten­tan­do recu­pe­rar­se pero es una lucha con la soli­da­ri­dad y la uni­dad que los gobier­nos pro­gre­sis­tas están mos­tran­do.

¿Los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos nece­si­tan ayu­da de Esta­dos Uni­dos?

Con­si­de­ro que todos los paí­ses darían la bien­ve­ni­da a la ayu­da si vinie­se sin con­di­cio­nes. Pero, el pro­ble­ma con la ayu­da esta­dou­ni­den­se en este momen­to es que se está uti­li­zan­do para pro­mo­ver intere­ses y des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos opo­si­to­res. Esta es la razón por la que en la actua­li­dad muchos gobier­nos están bus­can­do ayu­da e inver­sión por par­te de otros paí­ses.

En su últi­mo libro, “America’s Back­yard: the U.S. and Latin Ame­ri­ca from the Mon­roe Doc­tri­ne to the War on Terror”, Gra­ce Livings­to­ne habla más del impac­to per­ju­di­cial que Esta­dos Uni­dos ha teni­do sobre Amé­ri­ca Lati­na, así como de la ten­den­cia izquier­dis­ta, cada vez mayor en los paí­ses de la región.

(Tra­du­ci­do por: Sil­via Enrí­quez Pérez – [email protected]​hotmail.​com)
www​.the​pris​ma​.co​.uk

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *