EEUU ya lle­va en Afga­nis­tán más tiem­po que los sovié­ti­cos

Las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses han esta­do más tiem­po en Afga­nis­tán que el ejér­ci­to sovié­ti­co duran­te la des­ven­tu­ra­da inter­ven­ción de Mos­cú. A fina­les del mes pasa­do, los mili­ta­res de EE.UU. sobre­pa­sa­ron los nue­ve años y 50 días que las tro­pas sovié­ti­cas estu­vie­ron esta­cio­na­das en Afga­nis­tán entre 1979 y 1989. El even­to pro­vo­có pre­gun­tas sobre simi­li­tu­des entre las expe­rien­cias esta­dou­ni­den­ses y sovié­ti­cas en Afga­nis­tán, pero los exper­tos en polí­ti­ca exte­rior de EE.UU. recha­za­ron irri­ta­dos la idea de que pudie­ra haber algu­na com­pa­ra­ción entre los dos casos.

Se podría espe­rar que la pre­sen­cia de dos pode­ro­sos ejér­ci­tos extran­je­ros en el mis­mo país a doce años uno del otro, ambos com­ba­tien­do con­tra una insur­gen­cia diri­gi­da por fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos, pro­du­je­ra algu­nos pun­tos en común. Pero los miem­bros de la coa­li­ción diri­gi­da por EE.UU., la ONU, y los medios occi­den­ta­les, se han esfor­za­do por dife­ren­ciar los dos epi­so­dios. Cali­fi­can fir­me­men­te el pri­mer perío­do de “ocu­pa­ción sovié­ti­ca”, mien­tras la pre­sen­cia de 130.000 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses y de la coa­li­ción para con­te­ner a los tali­ba­nes es una misión de “man­te­ni­mien­to de la paz” o de “esta­bi­li­za­ción”. Por coin­ci­den­cia, la Unión Sovié­ti­ca tuvo casi la mis­ma can­ti­dad de sol­da­dos en Afga­nis­tán a media­dos de los años ochen­ta. [Aun­que aho­ra, en una demos­tra­ción de que están per­dien­do la gue­rra, la OTAN habla de empe­zar a reti­rar tro­pas]

A pri­me­ra vis­ta la dis­tin­ción entre las dos inter­ven­cio­nes pare­ce razo­na­ble. La pri­me­ra comen­zó repen­ti­na­men­te el 27 de diciem­bre de 1979 cuan­do 80.000 sol­da­dos sovié­ti­cos cru­za­ron la fron­te­ra y sol­da­dos sovié­ti­cos y afga­nos irrum­pie­ron en el pala­cio pre­si­den­cial en Kabul para matar al pre­si­den­te gol­pis­ta Hafi­zu­llah Amin [que bus­ca­ba apo­yo de EE.UU. y Pakis­tán]. La inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se comen­zó de mane­ra menos visi­ble el 7 de octu­bre de 2001 cuan­do ata­ques aéreos y Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. res­pal­da­ron a la opo­si­to­ra Alian­za del Nor­te a fin de ini­ciar una cam­pa­ña para expul­sar del poder a los tali­ba­nes.

“Cuan­do lle­ga­ron los sovié­ti­cos todos que­rían com­ba­tir con­tra ellos”, admi­te el gene­ral Nur-al-Haq Ulu­mi, un pode­ro­so diri­gen­te bajo el régi­men comu­nis­ta, ex coman­dan­te mili­tar para todo el sur de Afga­nis­tán. Agre­ga que, en total con­tras­te, “cuan­do lle­ga­ron los esta­dou­ni­den­ses en 2001, todos los apo­ya­ron y nadie que­ría com­ba­tir con­tra ellos”.

La popu­la­ri­dad de los esta­dou­ni­den­ses y de sus alia­dos extran­je­ros no ha dura­do. Los afga­nos cada vez los cul­pan más de la con­ti­nua vio­len­cia y de patro­ci­nar y pro­te­ger a un gobierno pro­fun­da­men­te impo­pu­lar. Mien­tras EE.UU., Gran Bre­ta­ña y casi 50 otros Esta­dos ini­cian su déci­mo año de acción mili­tar en Afga­nis­tán, los dile­mas que enfren­tan se pare­cen a los pro­ble­mas con­tra los cua­les com­ba­tió ejér­ci­to sovié­ti­co hace un cuar­to de siglo.

Tan­to la Unión Sovié­ti­ca como EE.UU. mos­tra­ron su inca­pa­ci­dad de rom­per un impas­se mili­tar en el cual ocu­pa­ron las ciu­da­des y pue­blos, pero no pudie­ron aplas­tar una rebe­lión islá­mi­ca y nacio­na­lis­ta en el cam­po don­de toda­vía viven tres cuar­tos de los afga­nos. La geo­gra­fía no ha cam­bia­do. Hoy, como en los años ochen­ta, no se pue­de derro­tar a los gue­rri­lle­ros de for­ma con­clu­yen­te mien­tras pue­dan mover­se en ambas direc­cio­nes a tra­vés de la fron­te­ra de 2.500 kiló­me­tros con Pakis­tán y gocen del apo­yo (abier­to en el caso de los sovié­ti­cos; ocul­to en el caso de los esta­dou­ni­den­ses) del ejér­ci­to paquis­ta­ní.

Tan­to Mos­cú como Washing­ton lle­va­ron tro­pas, dine­ro, armas y con­se­je­ros para crear un Esta­do afgano que pudie­ra ser auto­su­fi­cien­te. Los sovié­ti­cos tuvie­ron más éxi­to que los esta­dou­ni­den­ses, por­que el régi­men comu­nis­ta sobre­vi­vió tres años des­pués de la par­ti­da de los últi­mos sol­da­dos sovié­ti­cos el 16 de febre­ro de 1989. Poca gen­te cree que el gobierno del pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai pue­da exis­tir tan­to tiem­po una vez que sea aban­do­na­do por las fuer­zas extran­je­ras.

Es impor­tan­te no hacer una ana­lo­gía dema­sia­do estre­cha entre las accio­nes e inten­cio­nes sovié­ti­cas y esta­dou­ni­den­ses en dos eras dife­ren­tes. Las ambi­cio­nes mili­ta­res sovié­ti­cas eran más limi­ta­das que las de EE.UU. Su prio­ri­dad era con­ser­var 25 ciu­da­des, inclui­da Kabul y las prin­ci­pa­les carre­te­ras que las vin­cu­lan. En gran par­te aban­do­na­ron el cam­po a los muyahi­di­nes, como eran cono­ci­dos los com­ba­tien­tes de la resis­ten­cia, aun­que sus ata­ques y bom­bar­deos de aldeas hicie­ron que cua­tro millo­nes de afga­nos se fue­ran a Pakis­tán. Inclu­so los gene­ra­les sovié­ti­cos más beli­cis­tas com­pren­die­ron que no podrían ven­cer sin cerrar la fron­te­ra paquis­ta­ní, una tarea gigan­tes­ca para la que nun­ca tuvie­ron sufi­cien­tes sol­da­dos.

Los obje­ti­vos de EE.UU. en la gue­rra van mucho más lejos. El coman­dan­te esta­dou­ni­den­se, el gene­ral David Petraeus, tra­ta de infli­gir este año una derro­ta mili­tar sig­ni­fi­ca­ti­va a los tali­ba­nes en sus bas­tio­nes meri­dio­na­les en las pro­vin­cias Hel­mand y Kan­dahar. Se trans­mi­ten pro­fu­sas insi­nua­cio­nes a los gobier­nos y medios extran­je­ros de que la situa­ción está cam­bian­do. Los refuer­zos de 30.000 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, que aumen­ta­ron la can­ti­dad de tro­pas esta­dou­ni­den­ses a 100.000, están ata­can­do áreas de base tali­ba­nes mien­tras Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. afir­man que han teni­do éxi­to al matar a coman­dan­tes tali­ba­nes de nivel medio.

Esos «pro­gre­sos tác­ti­cos» tie­nen impor­tan­cia menos en el cam­po de bata­lla que como par­te de un esfuer­zo de pro­pa­gan­da de las fuer­zas arma­das de EE.UU. para per­sua­dir a un públi­co esta­dou­ni­den­se dudo­so, y a alia­dos extran­je­ros aún más escép­ti­cos, de que se pue­de ganar la gue­rra. Estos apa­ren­tes éxi­tos de con­tra­in­sur­gen­cia no sig­ni­fi­can gran cosa, dicen los obser­va­do­res expe­ri­men­ta­dos. El Gru­po Inter­na­cio­nal de Cri­sis basa­do en Bru­se­las los ridi­cu­li­za en un infor­me recien­te­men­te publi­ca­do dicien­do que “con­tra­ria­men­te a la retó­ri­ca esta­dou­ni­den­se sobre un cam­bio del impul­so [con­tra los tali­ba­nes], doce­nas de dis­tri­tos están bajo el con­trol de los tali­ba­nes”.

El enfo­que de los extra­ños al juz­gar a ven­ce­do­res y per­de­do­res en Afga­nis­tán se con­cen­tra dema­sia­do en lo mili­tar. Los tali­ba­nes han podi­do expan­dir tan rápi­da­men­te su influen­cia en el país des­de 2006 no sólo por sus haza­ñas mili­ta­res, sino por­que gol­pean un vacío. Com­ba­ten con­tra un gobierno afgano al que los afga­nos con­si­de­ran des­acre­di­ta­do e ile­gí­ti­mo.

No fue siem­pre lo mis­mo. La gran mayo­ría de los afga­nos estu­vo muy con­ten­ta cuan­do los tali­ba­nes caye­ron hace nue­ve años. Cre­ye­ron que había ter­mi­na­do un perío­do de pesa­di­lla en su his­to­ria. Las pri­me­ras elec­cio­nes para pre­si­den­te y par­la­men­to fue­ron más o menos lim­pias, pero des­de enton­ces cada vota­ción ha sido más des­ho­nes­ta que la ante­rior. La reelec­ción el año pasa­do del pre­si­den­te Hamid Kar­zai, que al prin­ci­pio gozó del apre­cio y la con­fian­za de algu­na gen­te, fue cla­ra­men­te frau­du­len­ta. La elec­ción par­la­men­ta­ria de este año, cuyos resul­ta­dos aca­ban de anun­ciar­se, fue aún peor. El pró­xi­mo par­la­men­to será menos repre­sen­ta­ti­vo que su pre­de­ce­sor. “Me intere­só ver que las muje­res en un dis­tri­to con­tro­la­do por los tali­ba­nes vota­ron todas con­tra mí”, dijo con una son­ri­sa cíni­ca un can­di­da­to derro­ta­do.

Cues­ta encon­trar a alguien en Kabul estos días que diga algo bueno sobre Kar­zai o su gobierno. A los ojos de los afga­nos, EE.UU., Gran Bre­ta­ña y otras fuer­zas extran­je­ras man­tie­nen en el poder a una éli­te polí­ti­ca com­pues­ta de mafio­sos y seño­res de la gue­rra.

La fuer­za mili­tar de los tali­ba­nes es limi­ta­da y son menos que los muyahi­di­nes que com­ba­tie­ron al gobierno comu­nis­ta res­pal­da­do por los sovié­ti­cos en los años ochen­ta. “Hay entre 12.000 y 20.000 com­ba­tien­tes a tiem­po com­ple­to en la actua­li­dad, mien­tras que en los años ochen­ta hubo 75.000 muyahi­di­nes en Afga­nis­tán y otros 25.000 en cam­pos de entre­na­mien­to en Pakis­tán”, dice Said Moham­mad Gulab­zoy, minis­tro del Inte­rior entre 1980 y 1989.

“Los tali­ba­nes son débi­les pero el gobierno es aún más débil”, dice Daud Sul­tan­zoi, has­ta hace poco miem­bro del par­la­men­to por Ghaz­ni. “La impo­pu­la­ri­dad del gobierno es el oxí­geno que per­mi­te que los tali­ba­nes res­pi­ren”. Kar­zai no tie­ne un núcleo de par­ti­da­rios, pero está en el cen­tro de una red de gru­pos con intere­ses pro­pios cuyas nece­si­da­des tra­ta de equi­li­brar. La des­ilu­sión es casi total. Aho­ra se oye fre­cuen­te­men­te a afga­nos que dicen que el últi­mo pre­si­den­te comu­nis­ta, Moham­mad Naji­bu­llah, tor­tu­ra­do y ahor­ca­do por los tali­ba­nes en 1996, fue el mejor de sus líde­res recien­tes.

¿Hay lec­cio­nes que apren­der y erro­res que pue­dan evi­tar­se si se com­pa­ran las accio­nes sovié­ti­cas y esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán? ¿Por qué se han igno­ra­do has­ta aho­ra?

Com­pa­ra­ción de las inter­ven­cio­nes de la URSS y de EE.UU.

Casi cada aspec­to de la vida afga­na ha sido estu­dia­do por exper­tos extran­je­ros en los últi­mos años, pero con una sor­pren­den­te excep­ción: “Es bas­tan­te asom­bro­so”, dice el diplo­má­ti­co y exper­to en Afga­nis­tán ale­mán Mar­tin Kip­ping, escri­bien­do a títu­lo per­so­nal en la pres­ti­gio­sa Red de Aná­li­sis Afgano, “ver que has­ta aho­ra no se ha hecho una com­pa­ra­ción sis­te­má­ti­ca entre la actual inter­ven­ción diri­gi­da por EE.UU. y la ante­rior inter­ven­ción extran­je­ra orien­ta­da a for­ta­le­cer y trans­for­mar el Esta­do afgano: La inter­ven­ción sovié­ti­ca entre 1979 y 1989.” Su pro­pio estu­dio tra­ta de sub­sa­nar ese error.

La expe­rien­cia sovié­ti­ca se igno­ró por­que se con­si­de­ró ile­gí­ti­ma en com­pa­ra­ción con la sub­si­guien­te acción de EE.UU. apo­ya­da por la ONU y la OTAN y por un gobierno afgano [supues­ta­men­te] ele­gi­do por el pue­blo.

Otra razón para hacer caso omi­so de las lec­cio­nes de la era sovié­ti­ca en Afga­nis­tán fue la con­vic­ción de que el ejér­ci­to sovié­ti­co había sido derro­ta­do por heroi­cos muyahi­di­nes arma­dos por la CIA con misi­les Stin­ger. Es el tema de varias pelí­cu­las y se ha con­ver­ti­do en una con­vic­ción fija de la dere­cha esta­dou­ni­den­se.

Esa visión, en gene­ral, es mito­lo­gía de la Gue­rra Fría. El ejér­ci­to sovié­ti­co se reti­ró de Afga­nis­tán en 1989 por un acuer­do diplo­má­ti­co y sin sufrir una derro­ta mili­tar. No hubo un Dien Bien Phu. Las tro­pas sovié­ti­cas y afga­nas habían esta­bi­li­za­do la situa­ción mili­tar en el terreno en 1983 – 1984. Los misi­les Stin­ger tuvie­ron poca influen­cia. El gobierno comu­nis­ta del pre­si­den­te Naji­bu­llah se man­tu­vo en el poder, para gran sor­pre­sa de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de EE.UU., duran­te tres años des­pués de la par­ti­da del últi­mo sol­da­do sovié­ti­co. Sin embar­go, el régi­men toda­vía nece­si­ta­ba dine­ro, armas y com­bus­ti­ble de Mos­cú y el gobierno de Naji­bu­llah colap­só cuan­do dejó de reci­bir­los en 1992, des­pués de la desin­te­gra­ción de la Unión Sovié­ti­ca.

En nin­gún momen­to pare­ció que el ejér­ci­to sovié­ti­co fue­ra per­dien­do, pero tam­po­co estu­vo a pun­to de eli­mi­nar la resis­ten­cia afga­na. Per­dió 13.310 sol­da­dos y avia­do­res duran­te nue­ve años con las mayo­res pér­di­das en 1984, cuan­do murie­ron 2.343 según esta­dís­ti­cas pos­te­rio­res a la gue­rra. Las bajas fue­ron pocas en com­pa­ra­ción con cual­quier otra gue­rra libra­da por el Ejér­ci­to Rojo duran­te el Siglo XX. [La coa­li­ción inva­so­ra de la OTAN lle­va este año más de 700 muer­tos]

El ver­da­de­ro desas­tre para la Unión Sovié­ti­ca en Afga­nis­tán fue polí­ti­co y no mili­tar. Al enviar a su ejér­ci­to a com­ba­tir una revuel­ta popu­lar se ais­ló inter­na­cio­nal­men­te y fue mos­tra­do como un poder impe­rial depre­da­dor. Todo el opro­bio que había sido des­car­ga­do sobre EE.UU. por la Gue­rra de Viet­nam en los años sesen­ta y seten­ta se diri­gió con­tra la Unión Sovié­ti­ca en los años ochen­ta. A la bus­ca de mejo­res rela­cio­nes con Occi­den­te, el Krem­lin que­ría devol­ver sus tro­pas a casa pero sin per­mi­tir que el gobierno comu­nis­ta de Kabul fue­ra derro­ta­do.

En gran par­te tuvo éxi­to al lograr­lo y este hecho ofre­ce algu­nas lec­cio­nes para EE.UU. La Unión Sovié­ti­ca tomó la deci­sión de inva­dir sin pen­sar en las con­se­cuen­cias inter­na­cio­na­les. Los comu­nis­tas toma­ron el poder con un gol­pe mili­tar en Kabul en 1978. Impu­sie­ron su régi­men mien­tras sus diri­gen­tes se divi­dían en fac­cio­nes e ini­cia­ban peleas ase­si­nas entre ellos. La inva­sión sovié­ti­ca con­vir­tió una gue­rra de gue­rri­llas espo­rá­di­ca en un levan­ta­mien­to masi­vo, en el cual el gobierno per­dió per­ma­nen­te­men­te el con­trol del cam­po a favor de los muyahi­di­nes.

Ex diri­gen­tes polí­ti­cos y mili­ta­res del gobierno comu­nis­ta afgano hablan de impor­tan­tes dife­ren­cias entre enton­ces y aho­ra. El gene­ral Ulu­mi, todo­po­de­ro­so gober­nan­te de las pro­vin­cias meri­dio­na­les, dice que los insur­gen­tes con­tra el régi­men comu­nis­ta tenían el apo­yo de todo el mun­do occi­den­tal, pero los tali­ba­nes sólo gozan del res­pal­do secre­to de Pakis­tán.

Argu­men­ta que, a dife­ren­cia del gobierno Kar­zai, los comu­nis­tas con­ta­ban con un núcleo sóli­do de apo­yo en las ciu­da­des y que había 200.000 miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta. “Dudo de que haya más de 40 per­so­nas lea­les a Kar­zai”, dice. “Ni siquie­ra tie­ne todo el apo­yo de su pro­pio gabi­ne­te. No hay un equi­po uni­do en la direc­ción.” Los comu­nis­tas atra­je­ron a la pobla­ción urba­na sumi­nis­tran­do pues­tos de tra­ba­jo, vivien­das, sub­si­dios para ali­men­tos y bie­nes esen­cia­les.

El gene­ral Ulu­mi dice que en el com­ba­te con­tra los muyahi­di­nes des­cu­brió que la infil­tra­ción polí­ti­ca era más efec­ti­va que el ata­que arma­do. Dice que los Stin­ger “no tuvie­ron mucha influen­cia excep­to para ele­var tem­po­ral­men­te la moral de los muyahi­di­nes y para obli­gar a nues­tros heli­cóp­te­ros a volar bajo. Tenía­mos muchos tan­ques y arti­lle­ría.”

Los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de EE.UU. ima­gi­na­ron que el régi­men de Naji­bu­llah colap­sa­ría en cuan­to se reti­ra­ran las tro­pas sovié­ti­cas, pero no fue lo que suce­dió. Los insur­gen­tes lan­za­ron un ata­que masi­vo con­tra Jala­la­bad en 1989, pero no logra­ron cap­tu­rar la ciu­dad. Al lle­gar el año 1992, tres cuar­tos de los muyahi­di­nes habían fir­ma­do acuer­dos de neu­tra­li­dad con el gobierno.

La debi­li­dad de los comu­nis­tas fue que habían esta­bi­li­za­do su régi­men median­te dos “reme­dios rápi­dos”: el desa­rro­llo de mili­cias (la mili­cia uzbe­ka del gene­ral Abdul-Rashid Dos­tum tenía 40.000 hom­bres) y los frá­gi­les acuer­dos de alto el fue­go con coman­dan­tes muyahi­di­nes loca­les. El apo­yo de ambos gru­pos sólo se pudo obte­ner median­te un con­ti­nuo sumi­nis­tro de dine­ro y armas de Mos­cú. Cuan­do esto fra­ca­só el gene­ral Dos­tum y otros coman­dan­tes cam­bia­ron de lado y el régi­men se derrum­bó en abril de 1992.

El Krem­lin siem­pre tuvo en los años ochen­ta peo­res car­tas que EE.UU. vein­te años des­pués, pero des­pués de la desas­tro­sa deci­sión ini­cial de inva­dir los diri­gen­tes sovié­ti­cos las uti­li­za­ron hábil­men­te. Depu­sie­ron al inefi­cien­te pre­si­den­te Babrak Kar­mal en 1986 y lo reem­pla­za­ron por el más efec­ti­vo Naji­bu­llah, ex jefe de inte­li­gen­cia. Dos años des­pués, según el Acuer­do de Gine­bra, reti­ra­ron sus tro­pas sin renun­ciar a su encar­ga­do local.

La lec­ción res­pec­ti­va para EE.UU. podría ser que come­tió un error cru­cial al no impo­ner el reem­pla­zo de Kar­zai des­pués, o inclu­so antes, de la elec­ción extre­ma­da­men­te frau­du­len­ta de 2009. Como mues­tra la serie de cables de la emba­ja­da de EE.UU. en Kabul fil­tra­da por Wiki­Leaks duran­te la sema­na pasa­da, los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses pien­san que el gobierno de Kar­zai está satu­ra­do de corrup­ción. Lo des­cri­ben como una máqui­na de pro­du­cir dine­ro para sus miem­bros quie­nes, a pesar de míse­ros sala­rios, com­pran man­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias en dóla­res en Dubai.

Al ins­ta­lar a Naji­bu­llah como pre­si­den­te en 1986, los sovié­ti­cos ase­gu­ra­ron que su régi­men clien­te tuvie­ra una direc­ción capaz y deter­mi­na­da. Al no sepa­rar­se del des­acre­di­ta­do Kar­zai un cuar­to de siglo des­pués, EE.UU. y sus alia­dos se metie­ron con un socio afgano inefi­caz sin una base polí­ti­ca.

¿Pue­de EE.UU. ganar la gue­rra sólo median­te la fuer­za mili­tar? Es la estra­te­gia actual en el sur de Afga­nis­tán, aun­que los tali­ba­nes hacen avan­ces en el nor­te y el este. Se pre­go­nan peque­ños éxi­tos tác­ti­cos, pero son com­pen­sa­dos por la cre­cien­te aver­sión de los afga­nos hacia su pro­pio gobierno. Gulab­zoy dice: “Pue­de que la gen­te no se una a los tali­ba­nes, pero no apo­ya­rá al gobierno”.

Lo que debe­ría cons­ter­nar a la coa­li­ción diri­gi­da por EE.UU. es que no sólo los ex diri­gen­tes comu­nis­tas expre­san su aver­sión al gobierno, sino empre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les de todo tipo en Kabul. “La gen­te está tan moles­ta que habrá una revo­lu­ción” dijo un agen­te inmo­bi­lia­rio en la capi­tal. Los “reme­dios rápi­dos” de EE.UU., como esta­ble­cer sus pro­pias mili­cias y enviar ayu­da, no fun­cio­nan y podrían estar des­es­ta­bi­li­zan­do aún más la situa­ción.

Algu­nos fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses se pre­gun­tan si no podrían apren­der algo de los fra­ca­sos y éxi­tos sovié­ti­cos.

Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Ger­mán Leyens y revi­sa­do por Carty R. Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *