CNN ocul­ta los crí­me­nes del impe­rio tras su fal­sa filantropía-Rebelión.

Un espec­tácu­lo idén­ti­co a la entre­ga de los Óscar fue pro­du­ci­do por CNN para mos­trar, el día de Navi­dad, su “reco­no­ci­mien­to” a la cari­dad de quie­nes tra­tan de ali­viar sufri­mien­tos que sus amos y patro­ci­na­do­res cau­san en todo el mun­do. CNN, encar­ga­da de ocul­tar los crí­me­nes y saqueos del impe­rio min­tien­do, mani­pu­lan­do la infor­ma­ción y per­vir­tien­do el cri­te­rio de su audien­cia pre­sen­tó un nau­sea­bun­do espec­tácu­lo impe­rial como coro­la­rio de acti­vi­da­des en el que inge­nuos, ena­je­na­dos y demo­nios inter­ac­tua­ron para con­ven­cer a las audien­cias de su “filan­tro­pía”.

La esce­na surrea­lis­ta del res­ca­te de los mine­ros chi­le­nos que tuvo tres días com­ple­tos de difu­sión en su momen­to, abrió el espec­tácu­lo. Se levan­tó el telón y los mine­ros avan­za­ron al pros­ce­nio del gran tea­tro, la audien­cia com­pa­de­ci­da se levan­tó a aplau­dir­les con lágri­mas en los ojos. Fue­ron “héroes” por haber sobre­vi­vi­do al acci­den­te de una mina que no tenía medi­das de segu­ri­dad, por sopor­tar las prác­ti­cas escla­vis­tas de los due­ños de la mina y por pre­sen­tar­se como figu­ras de cir­co ante una bur­gue­sía que no se con­mo­vió ante el gol­pe de Esta­do fabri­ca­do por Esta­dos Uni­dos con­tra el gobierno legí­ti­mo de Sal­va­dor Allen­de que les había mejo­ra­do sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y que pro­vo­có 30.000 muer­tos y 200.000 desaparecidos.

Bajo la fór­mu­la de los “Top Ten” el pre­sen­ta­dor estre­lla Ander­son Cooper pre­sen­tó a estre­llas de cine y cele­bri­da­des como Mari­sa Tomei, Jero­me Butler, Kie­fer Suther­land, Renée Zell­we­ger, Halle Berry y Demi Moo­re, con músi­ca de Bon Jovi, Tom Legend y Sugar­land en los entre­ac­tos, para pre­sen­tar a los nomi­na­dos para el pre­mio CNN “Heroe of the Year”.

El patro­ci­na­dor ofi­cial fue John­son & John­son y entre los anun­cian­tes del maquia­vé­li­co espec­tácu­lo esta­ban labo­ra­to­rios como Astra-Zene­ca, Bris­trol-Myers, Wyeth… Es decir, las mul­ti­na­cio­na­les que aca­pa­ran el 58.4% del mer­ca­do mun­dial de far­ma­céu­ti­cas, valua­do en 322.000 millo­nes de dóla­res, el sec­tor que tie­ne más ganan­cias netas de todos los rubros indus­tria­les del pla­ne­ta. Son tam­bién los mayo­res pro­duc­to­res de semi­llas trans­gé­ni­cas y agro­tó­xi­cos del mun­do. Estas empre­sas for­man par­te de la aso­cia­ción PhR­MA (Phar­ma­ceu­ti­cal Research and Manu­fac­tu­rers of Ame­ri­ca) y ejer­cen su cabil­deo en gobier­nos y orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y la OMC, logran­do nor­ma­ti­vas que for­ta­le­cen sus dere­chos mono­pó­li­cos y sus pri­vi­le­gios. Can­ce­lan el dere­cho de las pobla­cio­nes de los paí­ses del Ter­cer Mun­do a usar y pro­du­cir las medi­ci­nas que nece­si­tan. Ero­sio­nan y des­ar­man los sis­te­mas de salud autó­no­mos de las comu­ni­da­des para con­ver­tir­las en con­su­mi­do­ras obli­ga­das de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos comerciales.

John­son & John­son y otras cor­po­ra­cio­nes apor­ta­ron ocho millo­nes de dóla­res para dis­tri­buir pan­fle­tos del tipo “Si usted es madre, PERDERÁ. Per­de­rá su casa, a su fami­lia, a sus hijos (¡los niños per­te­ne­ce­rán al Esta­do!)” para evi­tar que Hugo Chá­vez gana­ra la elec­ción en Vene­zue­la. Sus obje­ti­vos fue­ron cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, peque­ños empre­sa­rios, etc. Méto­dos ya uti­li­za­dos para sem­brar el páni­co entre los chi­le­nos en 1973 y pre­pa­rar el aplas­ta­mien­to de Allen­de y la dic­ta­du­ra de Pinochet.

John­son & John­son es una de las empre­sas que están en la lis­ta roja de Green­pea­ce por­que con­tri­bu­ye a nues­tra expo­si­ción dia­ria a tóxi­cos peli­gro­sos a tra­vés de cham­pús sin que­rer asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne con la salud públi­ca. Las prin­ci­pa­les cade­nas de super­mer­ca­dos viet­na­mi­tas reti­ra­ron los cham­pús infan­ti­les de John­son & John­son des­pués de que un estu­dio les acu­sa­ra de con­te­ner tra­zas de com­po­nen­tes can­ce­rí­ge­nos, (“Than Nien News”). Un infor­me de la aso­cia­ción esta­dou­ni­den­se Cam­paign for Safe Cos­me­tics (CSC), aler­tó de que 28 de los 48 pro­duc­tos de baño exa­mi­na­dos con­te­nían dio­xano y for­mal­dehí­do, con­si­de­ra­dos can­ce­rí­ge­nos por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal esta­dou­ni­den­se del Cáncer.

Den­tro de la tra­yec­to­ria de otras empre­sas anun­cian­tes del maca­bro espec­tácu­lo como AT&T, Exxon Mobil, Mer­ce­des Benz, Proc­ter and Gam­ble y Audi encon­tra­mos tam­bién las per­ver­sio­nes capi­ta­lis­tas que pro­vo­can los sufri­mien­tos que estos “héroes de CNN” tra­tan de ali­viar, pero CNN ocul­ta que las cor­po­ra­cio­nes que patro­ci­na­ron su espec­tácu­lo impe­rial son las cau­san­tes de la pobre­za, la des­igual­dad, la injus­ti­cia y el cri­men. Entre aplau­sos de pie, puche­ros y lágri­mas de una audien­cia que se some­tió al dise­ño de los think thanks para que les pro­gra­men los pen­sa­mien­tos y los sen­ti­mien­tos fue­ron pre­sen­tan­do a:

- Mac­nus Mac­far­la­ne-Barrow, un esco­cés que tie­ne un pro­gra­ma de casas de ali­men­ta­ción en las que se le da de comer a 400.000 per­so­nas en 15 paí­ses. Este hom­bre, gra­cias a CNN, no sabe que el impe­rio bri­tá­ni­co colo­nial con­tri­bu­ye al ham­bre de 800 millo­nes de per­so­nas en el mundo.

- Susan Bur­ton, ex pri­sio­ne­ra, tie­ne un pro­gra­ma para ayu­dar a las muje­res esta­dou­ni­den­ses que salen de pri­sión ofre­cién­do­les un espa­cio para que encuen­tren una reha­bi­li­ta­ción. Ha reci­bi­do a 400 muje­res. Esta mujer igno­ra que la dro­ga, la delin­cuen­cia y la situa­ción de las cár­ce­les en Esta­dos Uni­dos está ali­men­ta­do por un sis­te­ma de des­igual­dad e injus­ti­cia que CNN difun­de y promociona.

- Har­mon Par­ker cons­tru­ye puen­tes en Kenia para que la gen­te no se aho­gue al pasar por luga­res que fre­cuen­te­men­te se inun­dan. CNN no ha infor­ma­do a este hom­bre de que el capi­ta­lis­mo here­da­do del colo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co y celo­sa­men­te pro­te­gi­do por los Esta­dos Uni­dos cada vez que aso­ma la posi­bi­li­dad de implan­tar el socia­lis­mo, ha redu­ci­do a Kenia a la bar­ba­rie. Ni que la CIA ha «des­apa­re­ci­do» a la izquier­da en ese país.

- Gua­da­lu­pe Ariz­pe de la Vega, mexi­ca­na y espo­sa de un pro­mi­nen­te empre­sa­rio tie­ne sie­te hos­pi­ta­les y 32 clí­ni­cas que atien­den gra­tui­ta­men­te a heri­dos por la vio­len­cia y a muje­res que van a dar a luz cuan­do no poseen recur­sos para pagar los ser­vi­cios de salud. Aho­ra vive en el Paso, Texas, adon­de tuvo que mudar­se por la vio­len­cia cre­cien­te en Ciu­dad Juá­rez, lugar en el que resi­día. Por supues­to las cau­sas de ese pro­ble­ma no son tema para CNN.

- Nara­yan Krish­na, un chef que aban­do­nó su tra­ba­jo en Sui­za y se fue a la India para fun­dar Aksha­ya Trust en 2003. Des­de enton­ces se ha dedi­ca­do a coci­nar 1.2 millo­nes de comi­da desa­yuno, comi­da o cena a los que no tie­nen hogar prin­ci­pal­men­te a ancia­nos. Esos ancia­nos que son aban­do­na­dos a su suer­te por el cruel sis­te­ma capi­ta­lis­ta de los amos de CNN que se nie­gan a ofre­cer garan­tías de super­vi­ven­cia a estas personas.

- Aki Ra, ex sol­da­do de Cam­bo­ya, se dedi­ca a qui­tar las minas que él y los sol­da­dos pusie­ron cau­san­do la muer­te y la muti­la­ción en tiem­pos de la gue­rra y has­ta la fecha. Él y su equi­po han qui­ta­do alre­de­dor de 50.000 minas y tie­nen ade­más un hos­pi­tal que atien­de a huér­fa­nos. CNN no cuen­ta que Henry Kis­sin­ger, ase­sor de su gobierno y «Pre­mio Nobel de la Paz», dio su apo­yo a los jeme­res rojos que mina­ron los cam­pos de Cam­bo­ya, des­pla­za­ron mul­ti­tu­des y ase­si­na­ron a dos millo­nes de personas.

- Lin­da Fon­dren ha des­ata­do una cru­za­da con­tra la obe­si­dad. Tie­ne un pro­gra­ma gra­tui­to de ejer­ci­cios y die­tas, ade­más de con­ven­cer a los res­tau­ran­tes de que hagan comi­das que no con­tri­bu­yan a la obe­si­dad. CNN pro­mue­ve trans­na­cio­na­les de ali­men­tos cha­ta­rra como McDo­nalds y una ideo­lo­gía que jus­ti­fi­ca cual­quier acto con­tra la salud con tal de bene­fi­ciar al capital.

- Dan Wall­rath, tejano, cons­tru­ye casas a mili­ta­res muti­la­dos que regre­san de la gue­rra y se las rega­la. De 2005 a la fecha ha cons­trui­do cua­tro casas y tie­ne cin­co en cons­truc­ción. Wall­rath pre­sen­tó a uno de los mili­ta­res muti­la­dos reci­tan­do lo que CNN le ha inser­ta­do en el cere­bro: “está así por­que fue a luchar por noso­tros”, le ha ocul­ta­do que esos sol­da­dos fue­ron a la gue­rra para que la oli­gar­quía impe­rial se apro­pia­ra y con­tro­la­ra los recur­sos de Iraq y Afganistán.

- Evans Wadon­go inven­tó una lin­ter­na solar a tra­vés de la cual los niños y niñas de Kenia pue­den hacer sus tareas como una for­ma de con­tri­buir a la edu­ca­ción y de mini­mi­zar la pobre­za de no tener acce­so a la elec­tri­ci­dad. El agua de los gla­cia­res del mon­te Kenia y las llu­vias, prin­ci­pa­les fuen­tes de agua y elec­tri­ci­dad de la nación, no están exen­tas de los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, del cual los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles son los amos de CNN. Pero ade­más el agua en Kenia es más cara que la Coca Cola, ésta como otras trans­na­cio­na­les se apro­pian de este recur­so que cada vez es más esca­so para los kenianos.

- Anu­radha Koi­ra­la de Nepal res­ca­ta a niñas que son víc­ti­mas del trá­fi­co de meno­res, vio­la­cio­nes, abu­sos sexua­les y pros­ti­tu­ción en la fron­te­ra de Nepal e India. Las res­ca­ta, les pro­vee de hogar, edu­ca­ción, tra­ta­mien­to médi­co y psi­co­ló­gi­co y ase­so­ría legal. CNN no infor­ma de que la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta en la cual el dine­ro es más impor­tan­te que lo humano, pro­mue­ve que se come­tan este tipo de crímenes.

Y el gana­dor es… Anu­radha Koi­ra­la. La audien­cia bur­gue­sa con caros atuen­dos se levan­tó de las sillas de ter­cio­pe­lo sin poder con­te­ner el llan­to y aplau­dió de pie; la gana­do­ra tam­bién derra­mó lágri­mas de agra­de­ci­mien­to al haber sido pre­mia­da por CNN.

No voy a cues­tio­nar el huma­nis­mo o la volun­tad de ayu­da al pró­ji­mo de estas per­so­nas. Tam­po­co el bien que hayan hecho. Sin embar­go, resul­ta paté­ti­co que sean uti­li­za­dos, pro­ba­ble­men­te sin saber­lo, para lavar­le la cara al sis­te­ma y a los regí­me­nes depre­da­do­res, prin­ci­pa­les cau­san­tes de los sufri­mien­tos que ellas tra­tan de ali­viar pres­tán­do­se a este espec­tácu­lo cri­mi­nal en el que CNN se pro­mue­ve como filán­tro­po. Es cri­mi­nal por­que ena­je­na a millo­nes de cere­bros de la reali­dad. Todos en ese gran recin­to tea­tral fue­ron, sabién­do­lo o no, pro­ta­go­nis­tas de una gro­tes­ca obra de terror: zom­bis que aplau­den a un ver­du­go que acu­chi­lla por la espal­da y llo­ran de emo­ción ante los espon­tá­neos que ayu­dan al heri­do cuan­do el agre­sor los premia.

CNN satis­fi­zo las nece­si­da­des psi­co­ló­gi­cas de una audien­cia tele­vi­si­va de millo­nes dan­do infor­ma­ción fal­sa, emo­cio­nán­do­la, brin­dán­do­le iden­ti­dad, inte­grán­do­la social­men­te y eva­dién­do­la de la reali­dad. Ocul­tó la ver­dad y brin­dó una ima­gen fal­sa de lo que este medio repre­sen­ta para el mun­do: la men­ti­ra, la ena­je­na­ción y el ejér­ci­to comu­ni­ca­cio­nal que pro­te­ge los intere­ses cor­po­ra­ti­vos que ase­si­nan y saquean los recur­sos de las poblaciones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.