CNN ocul­ta los crí­me­nes del impe­rio tras su fal­sa filan­tro­pía-Rebe­lión.

Un espec­tácu­lo idén­ti­co a la entre­ga de los Óscar fue pro­du­ci­do por CNN para mos­trar, el día de Navi­dad, su “reco­no­ci­mien­to” a la cari­dad de quie­nes tra­tan de ali­viar sufri­mien­tos que sus amos y patro­ci­na­do­res cau­san en todo el mun­do. CNN, encar­ga­da de ocul­tar los crí­me­nes y saqueos del impe­rio min­tien­do, mani­pu­lan­do la infor­ma­ción y per­vir­tien­do el cri­te­rio de su audien­cia pre­sen­tó un nau­sea­bun­do espec­tácu­lo impe­rial como coro­la­rio de acti­vi­da­des en el que inge­nuos, ena­je­na­dos y demo­nios inter­ac­tua­ron para con­ven­cer a las audien­cias de su “filan­tro­pía”.

La esce­na surrea­lis­ta del res­ca­te de los mine­ros chi­le­nos que tuvo tres días com­ple­tos de difu­sión en su momen­to, abrió el espec­tácu­lo. Se levan­tó el telón y los mine­ros avan­za­ron al pros­ce­nio del gran tea­tro, la audien­cia com­pa­de­ci­da se levan­tó a aplau­dir­les con lágri­mas en los ojos. Fue­ron “héroes” por haber sobre­vi­vi­do al acci­den­te de una mina que no tenía medi­das de segu­ri­dad, por sopor­tar las prác­ti­cas escla­vis­tas de los due­ños de la mina y por pre­sen­tar­se como figu­ras de cir­co ante una bur­gue­sía que no se con­mo­vió ante el gol­pe de Esta­do fabri­ca­do por Esta­dos Uni­dos con­tra el gobierno legí­ti­mo de Sal­va­dor Allen­de que les había mejo­ra­do sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y que pro­vo­có 30.000 muer­tos y 200.000 des­apa­re­ci­dos.

Bajo la fór­mu­la de los “Top Ten” el pre­sen­ta­dor estre­lla Ander­son Cooper pre­sen­tó a estre­llas de cine y cele­bri­da­des como Mari­sa Tomei, Jero­me Butler, Kie­fer Suther­land, Renée Zell­we­ger, Halle Berry y Demi Moo­re, con músi­ca de Bon Jovi, Tom Legend y Sugar­land en los entre­ac­tos, para pre­sen­tar a los nomi­na­dos para el pre­mio CNN “Heroe of the Year”.

El patro­ci­na­dor ofi­cial fue John­son & John­son y entre los anun­cian­tes del maquia­vé­li­co espec­tácu­lo esta­ban labo­ra­to­rios como Astra-Zene­ca, Bris­trol-Myers, Wyeth… Es decir, las mul­ti­na­cio­na­les que aca­pa­ran el 58.4% del mer­ca­do mun­dial de far­ma­céu­ti­cas, valua­do en 322.000 millo­nes de dóla­res, el sec­tor que tie­ne más ganan­cias netas de todos los rubros indus­tria­les del pla­ne­ta. Son tam­bién los mayo­res pro­duc­to­res de semi­llas trans­gé­ni­cas y agro­tó­xi­cos del mun­do. Estas empre­sas for­man par­te de la aso­cia­ción PhR­MA (Phar­ma­ceu­ti­cal Research and Manu­fac­tu­rers of Ame­ri­ca) y ejer­cen su cabil­deo en gobier­nos y orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y la OMC, logran­do nor­ma­ti­vas que for­ta­le­cen sus dere­chos mono­pó­li­cos y sus pri­vi­le­gios. Can­ce­lan el dere­cho de las pobla­cio­nes de los paí­ses del Ter­cer Mun­do a usar y pro­du­cir las medi­ci­nas que nece­si­tan. Ero­sio­nan y des­ar­man los sis­te­mas de salud autó­no­mos de las comu­ni­da­des para con­ver­tir­las en con­su­mi­do­ras obli­ga­das de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos comer­cia­les.

John­son & John­son y otras cor­po­ra­cio­nes apor­ta­ron ocho millo­nes de dóla­res para dis­tri­buir pan­fle­tos del tipo “Si usted es madre, PERDERÁ. Per­de­rá su casa, a su fami­lia, a sus hijos (¡los niños per­te­ne­ce­rán al Esta­do!)” para evi­tar que Hugo Chá­vez gana­ra la elec­ción en Vene­zue­la. Sus obje­ti­vos fue­ron cam­pe­si­nos, estu­dian­tes, peque­ños empre­sa­rios, etc. Méto­dos ya uti­li­za­dos para sem­brar el páni­co entre los chi­le­nos en 1973 y pre­pa­rar el aplas­ta­mien­to de Allen­de y la dic­ta­du­ra de Pino­chet.

John­son & John­son es una de las empre­sas que están en la lis­ta roja de Green­pea­ce por­que con­tri­bu­ye a nues­tra expo­si­ción dia­ria a tóxi­cos peli­gro­sos a tra­vés de cham­pús sin que­rer asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne con la salud públi­ca. Las prin­ci­pa­les cade­nas de super­mer­ca­dos viet­na­mi­tas reti­ra­ron los cham­pús infan­ti­les de John­son & John­son des­pués de que un estu­dio les acu­sa­ra de con­te­ner tra­zas de com­po­nen­tes can­ce­rí­ge­nos, (“Than Nien News”). Un infor­me de la aso­cia­ción esta­dou­ni­den­se Cam­paign for Safe Cos­me­tics (CSC), aler­tó de que 28 de los 48 pro­duc­tos de baño exa­mi­na­dos con­te­nían dio­xano y for­mal­dehí­do, con­si­de­ra­dos can­ce­rí­ge­nos por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal esta­dou­ni­den­se del Cán­cer.

Den­tro de la tra­yec­to­ria de otras empre­sas anun­cian­tes del maca­bro espec­tácu­lo como AT&T, Exxon Mobil, Mer­ce­des Benz, Proc­ter and Gam­ble y Audi encon­tra­mos tam­bién las per­ver­sio­nes capi­ta­lis­tas que pro­vo­can los sufri­mien­tos que estos “héroes de CNN” tra­tan de ali­viar, pero CNN ocul­ta que las cor­po­ra­cio­nes que patro­ci­na­ron su espec­tácu­lo impe­rial son las cau­san­tes de la pobre­za, la des­igual­dad, la injus­ti­cia y el cri­men. Entre aplau­sos de pie, puche­ros y lágri­mas de una audien­cia que se some­tió al dise­ño de los think thanks para que les pro­gra­men los pen­sa­mien­tos y los sen­ti­mien­tos fue­ron pre­sen­tan­do a:

- Mac­nus Mac­far­la­ne-Barrow, un esco­cés que tie­ne un pro­gra­ma de casas de ali­men­ta­ción en las que se le da de comer a 400.000 per­so­nas en 15 paí­ses. Este hom­bre, gra­cias a CNN, no sabe que el impe­rio bri­tá­ni­co colo­nial con­tri­bu­ye al ham­bre de 800 millo­nes de per­so­nas en el mun­do.

- Susan Bur­ton, ex pri­sio­ne­ra, tie­ne un pro­gra­ma para ayu­dar a las muje­res esta­dou­ni­den­ses que salen de pri­sión ofre­cién­do­les un espa­cio para que encuen­tren una reha­bi­li­ta­ción. Ha reci­bi­do a 400 muje­res. Esta mujer igno­ra que la dro­ga, la delin­cuen­cia y la situa­ción de las cár­ce­les en Esta­dos Uni­dos está ali­men­ta­do por un sis­te­ma de des­igual­dad e injus­ti­cia que CNN difun­de y pro­mo­cio­na.

- Har­mon Par­ker cons­tru­ye puen­tes en Kenia para que la gen­te no se aho­gue al pasar por luga­res que fre­cuen­te­men­te se inun­dan. CNN no ha infor­ma­do a este hom­bre de que el capi­ta­lis­mo here­da­do del colo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co y celo­sa­men­te pro­te­gi­do por los Esta­dos Uni­dos cada vez que aso­ma la posi­bi­li­dad de implan­tar el socia­lis­mo, ha redu­ci­do a Kenia a la bar­ba­rie. Ni que la CIA ha «des­apa­re­ci­do» a la izquier­da en ese país.

- Gua­da­lu­pe Ariz­pe de la Vega, mexi­ca­na y espo­sa de un pro­mi­nen­te empre­sa­rio tie­ne sie­te hos­pi­ta­les y 32 clí­ni­cas que atien­den gra­tui­ta­men­te a heri­dos por la vio­len­cia y a muje­res que van a dar a luz cuan­do no poseen recur­sos para pagar los ser­vi­cios de salud. Aho­ra vive en el Paso, Texas, adon­de tuvo que mudar­se por la vio­len­cia cre­cien­te en Ciu­dad Juá­rez, lugar en el que resi­día. Por supues­to las cau­sas de ese pro­ble­ma no son tema para CNN.

- Nara­yan Krish­na, un chef que aban­do­nó su tra­ba­jo en Sui­za y se fue a la India para fun­dar Aksha­ya Trust en 2003. Des­de enton­ces se ha dedi­ca­do a coci­nar 1.2 millo­nes de comi­da desa­yuno, comi­da o cena a los que no tie­nen hogar prin­ci­pal­men­te a ancia­nos. Esos ancia­nos que son aban­do­na­dos a su suer­te por el cruel sis­te­ma capi­ta­lis­ta de los amos de CNN que se nie­gan a ofre­cer garan­tías de super­vi­ven­cia a estas per­so­nas.

- Aki Ra, ex sol­da­do de Cam­bo­ya, se dedi­ca a qui­tar las minas que él y los sol­da­dos pusie­ron cau­san­do la muer­te y la muti­la­ción en tiem­pos de la gue­rra y has­ta la fecha. Él y su equi­po han qui­ta­do alre­de­dor de 50.000 minas y tie­nen ade­más un hos­pi­tal que atien­de a huér­fa­nos. CNN no cuen­ta que Henry Kis­sin­ger, ase­sor de su gobierno y «Pre­mio Nobel de la Paz», dio su apo­yo a los jeme­res rojos que mina­ron los cam­pos de Cam­bo­ya, des­pla­za­ron mul­ti­tu­des y ase­si­na­ron a dos millo­nes de per­so­nas.

- Lin­da Fon­dren ha des­ata­do una cru­za­da con­tra la obe­si­dad. Tie­ne un pro­gra­ma gra­tui­to de ejer­ci­cios y die­tas, ade­más de con­ven­cer a los res­tau­ran­tes de que hagan comi­das que no con­tri­bu­yan a la obe­si­dad. CNN pro­mue­ve trans­na­cio­na­les de ali­men­tos cha­ta­rra como McDo­nalds y una ideo­lo­gía que jus­ti­fi­ca cual­quier acto con­tra la salud con tal de bene­fi­ciar al capi­tal.

- Dan Wall­rath, tejano, cons­tru­ye casas a mili­ta­res muti­la­dos que regre­san de la gue­rra y se las rega­la. De 2005 a la fecha ha cons­trui­do cua­tro casas y tie­ne cin­co en cons­truc­ción. Wall­rath pre­sen­tó a uno de los mili­ta­res muti­la­dos reci­tan­do lo que CNN le ha inser­ta­do en el cere­bro: “está así por­que fue a luchar por noso­tros”, le ha ocul­ta­do que esos sol­da­dos fue­ron a la gue­rra para que la oli­gar­quía impe­rial se apro­pia­ra y con­tro­la­ra los recur­sos de Iraq y Afga­nis­tán.

- Evans Wadon­go inven­tó una lin­ter­na solar a tra­vés de la cual los niños y niñas de Kenia pue­den hacer sus tareas como una for­ma de con­tri­buir a la edu­ca­ción y de mini­mi­zar la pobre­za de no tener acce­so a la elec­tri­ci­dad. El agua de los gla­cia­res del mon­te Kenia y las llu­vias, prin­ci­pa­les fuen­tes de agua y elec­tri­ci­dad de la nación, no están exen­tas de los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, del cual los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles son los amos de CNN. Pero ade­más el agua en Kenia es más cara que la Coca Cola, ésta como otras trans­na­cio­na­les se apro­pian de este recur­so que cada vez es más esca­so para los kenia­nos.

- Anu­radha Koi­ra­la de Nepal res­ca­ta a niñas que son víc­ti­mas del trá­fi­co de meno­res, vio­la­cio­nes, abu­sos sexua­les y pros­ti­tu­ción en la fron­te­ra de Nepal e India. Las res­ca­ta, les pro­vee de hogar, edu­ca­ción, tra­ta­mien­to médi­co y psi­co­ló­gi­co y ase­so­ría legal. CNN no infor­ma de que la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta en la cual el dine­ro es más impor­tan­te que lo humano, pro­mue­ve que se come­tan este tipo de crí­me­nes.

Y el gana­dor es… Anu­radha Koi­ra­la. La audien­cia bur­gue­sa con caros atuen­dos se levan­tó de las sillas de ter­cio­pe­lo sin poder con­te­ner el llan­to y aplau­dió de pie; la gana­do­ra tam­bién derra­mó lágri­mas de agra­de­ci­mien­to al haber sido pre­mia­da por CNN.

No voy a cues­tio­nar el huma­nis­mo o la volun­tad de ayu­da al pró­ji­mo de estas per­so­nas. Tam­po­co el bien que hayan hecho. Sin embar­go, resul­ta paté­ti­co que sean uti­li­za­dos, pro­ba­ble­men­te sin saber­lo, para lavar­le la cara al sis­te­ma y a los regí­me­nes depre­da­do­res, prin­ci­pa­les cau­san­tes de los sufri­mien­tos que ellas tra­tan de ali­viar pres­tán­do­se a este espec­tácu­lo cri­mi­nal en el que CNN se pro­mue­ve como filán­tro­po. Es cri­mi­nal por­que ena­je­na a millo­nes de cere­bros de la reali­dad. Todos en ese gran recin­to tea­tral fue­ron, sabién­do­lo o no, pro­ta­go­nis­tas de una gro­tes­ca obra de terror: zom­bis que aplau­den a un ver­du­go que acu­chi­lla por la espal­da y llo­ran de emo­ción ante los espon­tá­neos que ayu­dan al heri­do cuan­do el agre­sor los pre­mia.

CNN satis­fi­zo las nece­si­da­des psi­co­ló­gi­cas de una audien­cia tele­vi­si­va de millo­nes dan­do infor­ma­ción fal­sa, emo­cio­nán­do­la, brin­dán­do­le iden­ti­dad, inte­grán­do­la social­men­te y eva­dién­do­la de la reali­dad. Ocul­tó la ver­dad y brin­dó una ima­gen fal­sa de lo que este medio repre­sen­ta para el mun­do: la men­ti­ra, la ena­je­na­ción y el ejér­ci­to comu­ni­ca­cio­nal que pro­te­ge los intere­ses cor­po­ra­ti­vos que ase­si­nan y saquean los recur­sos de las pobla­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *