Vues­tra dig­ni­dad, nues­tra liber­tad- Joxe Mari Ola­rra

Hay una ima­gen que guar­do des­de hace muchos años en la par­te más emo­ti­va de mí y que me vie­ne a la memo­ria con fre­cuen­cia en todas estas horas roba­das de pri­sión.

El recuer­do que evo­co es el de una madre de un pri­sio­ne­ro polí­ti­co vas­co subien­do, con la tor­pe­za pro­pia de su ancia­ni­dad, las empi­na­das esca­le­ras del auto­bús que le lle­va­ría a visi­tar a su hijo. Tuvie­ron que ayu­dar­le a hacer­lo, igual que lo habían hecho momen­tos antes un par de jóve­nes con la gran bol­sa de zafia que tra­ta­ba de intro­du­cir en el com­par­ti­men­to de equi­pa­jes.

Al lle­gar arri­ba se giró, y en la infi­ni­ta dig­ni­dad de su mira­da vi refle­ja­da la de todas las madres, padres, alle­ga­dos de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos del pre­sen­te, del pasa­do y has­ta el pre­té­ri­to remo­to; por­que el sufri­mien­to de Eus­kal Herria por su liber­tad es un dolor anti­guo no reco­no­ci­do que debe de ser dig­ni­fi­ca­do y hon­ra­do.

Aque­lla madre tenía ante sí el via­je de un fin de sema­na para reco­rrer los más de mil kiló­me­tros de tie­rra extra­ña que la sepa­ra­ban de su hijo pri­sio­ne­ro. Dema­sia­da dis­tan­cia para sus años can­sa­dos; dema­sia­do ensa­ña­mien­to para ver­lo 40 minu­tos sin poder­le abra­zar. Seme­jan­te cruel­dad no hacía mella en su áni­mo y, según pro­cla­ma­ba con orgu­llo, no iba con más fre­cuen­cia por que no se lo per­mi­tían sus otros hijos, teme­ro­sos de que tal tra­jín le afec­ta­ra a la salud. Aún así, cada vez que podía allá se pre­sen­ta­ba en el auto­bús car­gan­do con ilu­sión el paque­te para su hijo. Ver­lo al otro lado del cris­tal la car­ga­ba de vida.

Al obser­var el ros­tro de esa madre salu­dan­do ale­gre por la ven­ta­ni­lla cuan­do el auto­bús se puso en mar­cha, no pude evi­tar pen­sar en sus momen­tos de sole­dad, allí en su casa, en la coci­na, ima­gi­nan­do, por ejem­plo, qué le esta­rán dan­do de comer a su hijo; inclu­so tra­tan­do de poner algún tipo de ros­tro humano al res­pon­sa­ble de la cruel­dad aña­di­da de tener a los pri­sio­ne­ros cau­ti­vos a cien­tos, a miles de kiló­me­tros de su pue­blo, con lo que supo­ne para las fami­lias, con la tre­men­da san­gría eco­nó­mi­ca que infli­ge.

Con fre­cuen­cia evo­co la ima­gen de esa madre como sím­bo­lo de todas las víc­ti­mas nega­das de este con­flic­to, las que Espa­ña y Fran­cia ocul­tan y des­pre­cian como una mani­fes­ta­ción más de su odio intere­sa­do hacia Eus­kal Herria y la liber­tad.

Pien­so en sus lágri­mas derra­ma­das en sole­dad y silen­cio, y las sien­to como la llu­via que hace más fér­til la tie­rra vas­ca por la que luchan y dan la vida sus hijos e hijas. Lágri­mas cuyo res­plan­dor de orgu­llo y dig­ni­dad alcan­za a ilu­mi­nar las cel­das de los pri­sio­ne­ros, los refu­gios de los hui­dos, de los exi­lia­dos; el honor eterno de nues­tros caí­dos.

Y pien­so tam­bién en los niños y niñas que apren­die­ron a andar sin que alguno de sus pro­ge­ni­to­res, o ambos , pudie­ran tomar­les de la mani­ta por­que esta­ban muy lejos; los que des­de la infan­cia tuvie­ron que depo­si­tar sus besos más tier­nos sobre el sucio cris­tal de un locu­to­rio. Tam­po­co pue­do obviar el pen­sar en quie­nes han ali­men­ta­do su amor de pare­ja duran­te años, dece­nios de sepa­ra­ción físi­ca para poder gozar algún día en liber­tad de la per­so­na que­ri­da.

Ama­lur es la madre tie­rra de los vas­cos, de la que todo ema­na y a la que todo regre­sa. Ama­lur sois tam­bién todas la madres, padres, her­ma­nos, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de los pri­sio­ne­ros, de los hui­dos, refu­gia­dos, exi­lia­dos. Los que ocu­rra lo que ocu­rra siem­pre estáis ahí a nues­tro lado, sobre la dis­tan­cia, el dolor, la nos­tal­gia; por enci­ma de la vil sevi­cia de los esta­dos espa­ñol y fran­cés que, no satis­fe­chos con des­pre­cia­ros como víc­ti­mas, no des­apro­ve­chan opor­tu­ni­dad para tra­tar de humi­lla­ros. A voso­tros tam­bién inten­ta­ron rom­pe­ros con la dis­per­sión y fra­ca­sa­ron.

Bus­can que­bra­ros y humi­lla­ros, pero no tie­nen altu­ra sufi­cien­te para poder mira­ros a la cara. Por­que vues­tra dig­ni­dad es una luz pro­fun­da y pura que aca­ri­cia a los jus­tos y des­lum­bra a los mise­ra­bles, que no pre­ci­sa de pala­bras que la defi­nan ni requie­re eti­que­ta algu­na que la iden­ti­fi­que.

Ésta es la mara­vi­llo­sa para­do­ja: el enemi­go pre­ten­de sem­brar­nos de odio y lo que cose­cha­mos es amor; inten­tan ven­der­nos como ali­ma­ñas, y en su abyec­ta pre­ten­sión nos hacen más huma­nos.

Voso­tros sois víc­ti­mas olvi­da­das, aque­llas sobre las que los esta­dos espa­ñol y fran­cés echan cal viva para ente­rrar y no ver. Sois las víc­ti­mas silen­cia­das. Y una víc­ti­ma silen­cia­da es una víc­ti­ma des­pre­cia­da y humi­lla­da.

No bas­ta con hacer añi­cos el silen­cio. No es sufi­cien­te con saca­ros de la obs­cu­ri­dad con la que pre­ten­den hace­ros invi­si­bles ante la socie­dad. Hay que hacer más. Es impres­cin­di­ble dig­ni­fi­car vues­tra memo­ria y vues­tro honor para ele­va­ros a la máxi­ma cate­go­ría y reco­no­ci­mien­to, los que os corres­pon­den por el amor infi­ni­to con que arro­páis nues­tras vidas sepa­ra­das de voso­tros.

Me cla­ma la con­cien­cia cuan­do pien­so en todo el esfuer­zo que hacéis por noso­tros, el cari­ño que des­bor­dáis. Por eso, como pri­sio­ne­ro que estoy, quie­ro expre­sar mi agra­de­ci­mien­to y reco­no­ci­mien­to, el pro­fun­do orgu­llo por todos voso­tros.

Cuan­do hace algu­nos años excar­ce­la­ron a un com­pa­ñe­ro, al poner­le la txa­pe­la en el ongi eto­rri se des­cu­brió y la ofre­ció a los fami­lia­res. Es un deta­lle sim­bó­li­co que me lle­va a ase­gu­ra­ros que en el nue­vo tiem­po que esta­mos abrien­do en Eus­kal Herria vais a ocu­par el lugar que os corres­pon­de como víc­ti­mas que tam­bién sois en este con­flic­to. Por­que vues­tra dig­ni­dad, for­ja­da duran­te déca­das en los yun­ques de la pri­sión y el exi­lio, es nues­tra liber­tad, la que con­quis­ta­re­mos como per­so­nas y como pue­blo.

Vues­tro es nues­tro amor como vues­tra es nues­tra txa­pe­la. Que no nos colo­ca­re­mos has­ta que no regre­se a casa el últi­mo de vues­tros hijos e hijas.

Para cre­yen­tes, lai­cos, agnós­ti­cos o paga­nos estas fechas de fin de año tie­nen un sig­ni­fi­ca­do espe­cial y due­le más la heri­da de quie­nes fal­tan, de quie­nes no pode­mos tener al lado. Allá don­de este­mos, esta­réis con noso­tros; allá don­de estéis, esta­re­mos con voso­tros .

Aun­que no encon­tre­mos pala­bras para expre­sar todo lo que os que­re­mos; aun­que no poda­mos decí­ros­lo estos días con un beso. Mai­te zai­tuz­te­gu!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *