Israel nie­ga el dere­cho a la jus­ti­cia a las víc­ti­mas pales­ti­nas de la ope­ra­ción plo­mo fun­di­do

PI24/​12/​10 Como resul­ta­do de los obs­tácu­los físi­cos, finan­cie­ros y lega­les que impo­ne Israel, los gaza­tíes –inclu­yen­do las miles de víc­ti­mas de la ope­ra­ción plo­mo fun­di­do- se ven impo­si­bi­li­ta­dos de encon­trar jus­ti­cia en los tri­bu­na­les israe­líes. Esto sig­ni­fi­ca una nega­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les.

Esta deman­da se refie­re al dere­cho a la indem­ni­za­ción y a la peti­ción de com­pen­sa­cio­nes por daños en nom­bre de esas víc­ti­mas.

Ante­ce­den­tes

La legis­la­ción inter­na­cio­nal reco­no­ce a todas las víc­ti­mas el dere­cho a la indem­ni­za­ción (inclu­yen­do la com­pen­sa­ción) en el caso de una vio­la­ción de la ley inter­na­cio­nal. Sin embar­go, las víc­ti­mas pales­ti­nas de Gaza se enfren­tan a un núme­ro de barre­ras impor­tan­tes que ter­mi­nan por impe­dir el acce­so a la jus­ti­cia, lo que vio­la sus dere­chos fun­da­men­ta­les. Los obs­tácu­los prin­ci­pa­les son tres:

1. Esta­tu­to de limi­ta­cio­nes. Según la ley de Israel, una deman­da civil pro daños debe pre­sen­tar­se en los dos años siguien­tes a la comi­sión del mis­mo, de otra for­ma se pier­de por com­ple­to el dere­cho. Como Gaza está cerra­da al exte­rior (ile­gal­men­te) y hay nume­ro­sí­si­mas víc­ti­mas, resul­ta que éstas no pue­den pre­sen­tar sus deman­das den­tro de ese tiem­po. Antes del 1 de agos­to de 2002, el pla­zo era de sie­te años.

2. Barre­ra eco­nó­mi­ca. Los tri­bu­na­les de Israel a menu­do requie­ren un pago por ade­lan­ta­do antes de empe­zar el caso. Aun­que es una tasa apli­ca­ble a dis­cre­ción del juez, en la prác­ti­ca siem­pre se apli­ca a los pales­ti­nos. La can­ti­dad no es fija y se deter­mi­na caso por caso. Si se tra­ta de un daño mate­rial, la tasa es un por­cen­ta­je del valor de la pro­pie­dad daña­da, pero los daños per­so­na­les care­cen de una fór­mu­la seme­jan­te. La expe­rien­cia del CPDH es que la tasa míni­ma ascien­de a 10.000 she­kels, unos 2.800 dóla­res, pero pue­de ser mucho mayor. En un caso recien­te de muer­te ascen­dió a 5.600 dóla­res. De esta for­ma, gra­ves vio­la­cio­nes supo­nen igual­men­te altas barre­ras a la jus­ti­cia. Con otras pala­bras, los gaza­tíes, arrui­na­dos por la devas­ta­ción eco­nó­mi­ca del ase­dio que sufren, no pue­den reu­nir esas sumas y en con­se­cuen­cia sus casos son recha­za­dos y cerra­dos.

3. Barre­ras físi­cas. Según la ley de Israel, la víc­ti­ma o el tes­ti­go han de decla­rar ante el tri­bu­nal para que su tes­ti­mo­nio sea váli­do. Sin embar­go, des­de junio de 2007, las auto­ri­da­des mili­ta­res no han per­mi­ti­do a nin­gún gaza­tí pre­sen­tar­se ante el tri­bu­nal. En con­se­cuen­cia sus deman­das son recha­za­das y los casos cerra­dos. Ade­más, los abo­ga­dos del CPDH tam­po­co pue­den entrar en Israel para pre­sen­tar los casos de sus clien­tes. La solu­ción es tra­ba­jar en coor­di­na­ción con abo­ga­dos israe­líes, lo que aumen­ta el cos­te legal. En todo caso a los abo­ga­dos israe­líes no se les per­mi­te entrar en Gaza, lo cual afec­ta seria­men­te su capa­ci­dad de repre­sen­tar a sus clien­tes con las debi­das garan­tías.

La peti­ción

El CPDH denun­cia el lími­te de dos años y soli­ci­ta un man­da­mien­to judi­cial que lo sus­pen­da. El CPDH tam­bién pone de mani­fies­to las barre­ras crea­das por la polí­ti­ca israe­lí, el cie­rre de Gaza entre éstas. Esta peti­ción se pre­sen­ta en nom­bre de 1.046 víc­ti­mas de la ope­ra­ción plo­mo fun­di­do, que son la mayo­ría de los casos pre­pa­ra­dos tras la ofen­si­va.

Estos casos cubren el espec­tro ente­ro de las vio­la­cio­nes de la ley huma­ni­ta­ria, de las que des­ta­can los casos infa­mes de las fami­lias Samou­ni, Abu Hali­ma y Al-Dia.

Las polí­ti­cas y prác­ti­cas a que se refie­re esta peti­ción se usan para negar el dere­cho a la jus­ti­cia de las víc­ti­mas. Per­pe­túan un cli­ma de impu­ni­dad y con­tri­bu­yen al esta­ble­ci­mien­to de una zona libre de res­pon­sa­bi­li­dad legal en la Fran­ja de Gaza.

El CPDH pue­de faci­li­tar entre­vis­tas con víc­ti­mas de la Fran­ja de Gaza.

Fuen­te: pales​ti​na​li​bre​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *