Absuel­ta la agen­te acu­sa­da de matar de un porra­zo a M. Ange­les Ama­dor- Apurtu

Una agen­te de la Poli­cía Muni­ci­pal de Pam­plo­na ha sido absuel­ta por la muer­te de María Ange­les Ama­dor, que falle­ció tras reci­bir un porra­zo el 28 de julio de 2007. Ade­más, varios fami­lia­res y alle­ga­dos de la falle­ci­da han sido con­de­na­dos a dis­tin­tas penas por deli­tos de aten­ta­do con­tra la auto­ri­dad y lesiones.

policia municipal iruñea
La muer­te de María Ange­les Ama­dor vol­vió a poner en cues­tión la deri­va repre­si­va de la Poli­cía Muni­ci­pal de Iruñea.

«Les gri­té que no pega­sen a mi madre, que esta­ba trans­plan­ta­da del riñón». 

VIDEO: «EL ASESINATO DE MI MADRE NO SE PUEDE TIRAR A LA BASURA». 

María Ange­les Ama­dor murió en la UCI del Hos­pi­tal de Nava­rra el 5 de agos­to de 2007, a con­se­cuen­cia de unos hechos suce­di­dos en la Rotxa­pea el 28 de julio anterior.

Su hijo, Miguel Angel Jimé­nez Ama­dor, denun­ció públi­ca­men­te en su día que él y sus fami­lia­res ‑de raza gita­na- acu­dían a una fies­ta de «peti­ción de mano» y que vie­ron que «había varias fur­go­ne­tas de Poli­cía Muni­ci­pal deba­jo de la casa de mi her­ma­na». Dijo que su padre, Pau­lino, se acer­có a pre­gun­tar qué ocu­rría. Al pare­cer, los muni­ci­pa­les tenían espo­sa­da a una per­so­na a la que cono­cían y Pau­lino «les comen­tó que no le pega­sen». Enton­ces, afir­mó Miguel Angel, les llo­vie­ron los golpes.

«Yo me ade­lan­té y me metí en medio, y empe­za­ron a gol­pear­me y a lan­zar insul­tos racis­tas… Fue una pali­za de para qué con­tar», reme­mo­ró. Miguel Angel, de 30 años, aña­dió que mien­tras sufría los porra­zos tuvo tiem­po de avi­sar­les de que su madre María Anto­nia, que les acom­pa­ña­ba, esta­ba enfer­ma: «Les gri­té varias veces que no le pega­sen, que esta­ba tras­plan­ta­da del riñón, pero siguie­ron…», rela­tó compungido.

La mujer, de 52 años, sufrió una hemo­rra­gia de tron­co cere­bral. Su salud era pre­ca­ria ante­rior­men­te. Según la ver­sión de la fami­lia, cohe­ren­te con el par­te médi­co emi­ti­do en el hos­pi­tal don­de fue aten­di­da por trau­ma­tis­mo cra­neal, sufrió un porra­zo en la cabe­za. Miguel Angel, su hijo, seña­la­ba que «por ser la Poli­cía Muni­ci­pal no tie­nen dere­cho a gol­pear así a la gen­te, somos per­so­nas y nos tra­ta­ron como a perros, aun­que estu­vié­ra­mos enfer­mos». Y es que no sólo la falle­ci­da María Anto­nia Ama­dor con­va­le­cía del tras­plan­te, sino que tam­bién el pro­pio Miguel Angel sufre una dis­fun­ción sen­si­ti­va en media par­te del cuer­po, apre­cia­ble al pri­mer gol­pe de vis­ta dado que cami­na apo­ya­do en un bas­tón. Pero él tam­bién fue gol­pea­do: mos­tró tras la rue­da de pren­sa que en su pier­na dere­cha, jun­to al tobi­llo, toda­vía tie­ne la mar­ca de un porra­zo: «Me rom­pie­ron un múscu­lo», denunció.

«Se veía venir»

En su día, la pla­ta­for­ma Iru­ñea Gu Geu seña­ló que lo ocu­rri­do fue «algo que se veía venir». La pla­ta­for­ma ya venía aler­ta­do de las actua­cio­nes de la Poli­cía Muni­ci­pal de Iru­ñea, en las que des­ta­ca­ban dos aspec­tos: la «bru­ta­li­dad» y la «impu­ni­dad». «La situa­ción es lími­te», con­clu­ye­ron tras este caso, por lo que exi­gie­ron tan­to el cese del jefe del cuer­po poli­cial, Simón San­ta­ma­ría, como el impul­so a un amplio deba­te social sobre la iden­ti­dad y las fun­cio­nes de la Poli­cía Muni­ci­pal de Iruñea.

Tras apun­tar con nume­ro­sos ejem­plos que este tipo de car­gas y otras actua­cio­nes repre­si­vas son nor­ma con­tra ini­cia­ti­vas popu­la­res, inclu­so de carác­ter fes­ti­vo, mati­za­ron que hay colec­ti­vos espe­cial­men­te des­pro­te­gi­dos, como el de los inmi­gran­tes o el de los gitanos.

De 2007 has­ta hoy, se han veni­do suce­dien­do nue­vas agre­sio­nes y actua­cio­nes vio­len­tas de la Poli­cía Muni­ci­pal, sobre todo enfo­ca­das hacia el movi­mien­to popu­lar y las per­so­nas inmi­gran­tes o de raza gita­na. Hace unos meses se hizo públi­co este video, que mues­tra los modos de la poli­cía diri­gi­da por el mili­tar ceu­tí Simón Santamaría.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.