Mani­fies­to polí­ti­co de Hiz­bu­lá- Al Manar

Pre­sen­ta­ción

Este docu­men­to tie­ne como obje­ti­vo mani­fes­tar la visión polí­ti­ca de Hiz­bu­lá, en la medi­da en que com­por­ta pos­tu­ras y con­cep­tos que nos plan­tea­mos, y espe­ran­zas, aspi­ra­cio­nes y preo­cu­pa­cio­nes que alber­ga­mos, que son el resul­ta­do —antes que nada— de nues­tra expe­rien­cia en la prio­ri­dad de la acción y la pri­ma­cía del sacri­fi­cio.

En una eta­pa polí­ti­ca excep­cio­nal y car­ga­da de trans­for­ma­cio­nes, abor­dar estas últi­mas ya no es posi­ble sin tener en cuen­ta el lugar espe­cial que ha lle­ga­do a ocu­par nues­tra resis­ten­cia, o el con­jun­to de logros que hemos alcan­za­do en la mar­cha.

Esas trans­for­ma­cio­nes será nece­sa­rio inser­tar­las en el con­tex­to de la com­pa­ra­ción entre dos vías opues­tas y la pro­gre­sión inver­sa­men­te pro­por­cio­nal entre ambas:

1. La vía de la resis­ten­cia y opo­si­ción en fase de esca­la­da, que se sus­ten­ta en las vic­to­rias mili­ta­res, los éxi­tos polí­ti­cos, el arrai­go del mode­lo de resis­ten­cia popu­lar y polí­ti­ca, la fir­me­za en las posi­cio­nes y acti­tu­des polí­ti­cas pese a lo des­co­mu­nal del pro­pó­si­to y la enor­mi­dad de los retos, lle­gan­do a incli­nar la balan­za de fuer­zas en la ecua­ción regio­nal a favor de la resis­ten­cia y sus par­ti­da­rios.

2. La vía de la domi­na­ción y la arro­gan­cia israe­lí-esta­dou­ni­den­se en sus dife­ren­tes dimen­sio­nes, alian­zas y pro­lon­ga­cio­nes direc­tas e indi­rec­tas, que es tes­ti­go de des­ca­la­bros y derro­tas mili­ta­res y fias­cos polí­ti­cos que han pues­to de mani­fies­to un con­ti­nuo fra­ca­so de las estra­te­gias y pro­yec­tos esta­dou­ni­den­ses, uno tras otro; con­du­cien­do todo ello a un esta­do de des­con­cier­to, replie­gue e inca­pa­ci­dad de con­tro­lar el cur­so y el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos en nues­tro mun­do ára­be e islá­mi­co.

Estos ele­men­tos for­man par­te de un pano­ra­ma inter­na­cio­nal más amplio, que con­tri­bu­ye a su vez a poner de relie­ve el estan­ca­mien­to esta­dou­ni­den­se y el retro­ce­so hege­mó­ni­co del Eje úni­co a favor de un plu­ra­lis­mo cuyos ras­gos aún no se han per­fi­la­do.

Lo que ha ahon­da­do la cri­sis de ese régi­men mun­dial arro­gan­te han sido los des­plo­mes de los mer­ca­dos finan­cie­ros esta­dou­ni­den­ses e inter­na­cio­na­les y la entra­da de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se en un esta­do de des­con­cier­to e inca­pa­ci­dad que es expre­sión del agra­va­mien­to, en su pun­to álgi­do, de la cri­sis estruc­tu­ral del inso­len­te mode­lo capi­ta­lis­ta.

Por tan­to pue­de decir­se que esta­mos en un con­tex­to de trans­for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas que anun­cian el retro­ce­so de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca como poten­cia hege­mó­ni­ca, la diso­lu­ción del régi­men de hege­mo­nía del Eje úni­co y la cons­ti­tu­ción inci­pien­te de un pro­ce­so ace­le­ra­do e his­tó­ri­co de decli­ve de la enti­dad sio­nis­ta.

Los movi­mien­tos de resis­ten­cia se encuen­tran en el meo­llo de estas trans­for­ma­cio­nes y des­ta­can como un ele­men­to estra­té­gi­co bási­co en la esce­na inter­na­cio­nal, tras haber desem­pe­ña­do un papel cen­tral en la pro­duc­ción y estí­mu­lo de tales trans­for­ma­cio­nes en rela­ción con nues­tra región.

La resis­ten­cia en el Líbano, y den­tro de ella nues­tra resis­ten­cia islá­mi­ca, ha sido pio­ne­ra en hacer fren­te a la hege­mo­nía y la ocu­pa­ción des­de hace más de dos déca­das y media, adhi­rién­do­se a esta opción en un momen­to en que pare­cía inau­gu­rar­se la era esta­dou­ni­den­se, que hubo inten­tos de pre­sen­tar como el fin de la His­to­ria. En el mar­co del balan­ce de fuer­zas y las cir­cuns­tan­cias impe­ran­tes a la sazón, algu­nos con­si­de­ra­ron que la opción de la resis­ten­cia era una qui­me­ra, una auda­cia polí­ti­ca o un impul­so irra­cio­nal e idea­lis­ta.

Con todo, la resis­ten­cia ha segui­do su tra­yec­to­ria de com­ba­te, con­ven­ci­da de la legi­ti­mi­dad de su cau­sa y de su capa­ci­dad para for­jar la vic­to­ria tenien­do fe en Dios, que está por enci­ma de todas las cosas, y enco­men­dán­do­se a Él; per­te­ne­cien­do a la Comu­ni­dad en su con­jun­to, com­pro­me­tién­do­se con los intere­ses de la nación liba­ne­sa, con­fian­do en su pue­blo y defen­dien­do los valo­res huma­nos de dere­cho, jus­ti­cia y liber­tad.

A lo lar­go de su pro­lon­ga­do iti­ne­ra­rio de com­ba­te y a tra­vés de dichas vic­to­rias, empe­zan­do por la expul­sión del ocu­pan­te israe­lí de Bei­rut y la mon­ta­ña has­ta su hui­da de Sidón, Tiro y Naba­ti­ye, la ofen­si­va de julio de 1993, la de abril de 1996, la libe­ra­ción en mayo de 2000 y la gue­rra de julio de 2006, esta resis­ten­cia ha con­so­li­da­do su cre­di­bi­li­dad y ejem­plo antes de for­jar sus vic­to­rias, y su pro­yec­to ha ido acu­mu­lan­do eta­pas de evo­lu­ción, pasan­do de ser una fuer­za de libe­ra­ción a ser­lo de equi­li­brio y opo­si­ción, y de ahí a ser una fuer­za disua­si­va y defen­si­va, uni­do a su papel en la polí­ti­ca inter­na como pilar efi­caz para la cons­truc­ción de un Esta­do capaz y jus­to.

Al mis­mo tiem­po, la resis­ten­cia se ha vis­to des­ti­na­da a des­ple­gar su posi­ción polí­ti­ca y huma­na y de ser un valor nacio­nal liba­nés ha pasa­do a ser tam­bién un valor ára­be e islá­mi­co radian­te, y se ha con­ver­ti­do hoy en un valor inter­na­cio­nal y humano cuyo ejem­plo y logros sir­ven de ins­pi­ra­ción y de fun­da­men­to en las viven­cias y la lite­ra­tu­ra de todos aque­llos que per­si­guen la liber­tad y la inde­pen­den­cia en los dis­tin­tos rin­co­nes del mun­do.

Hiz­bu­lá, aun­que es cons­cien­te de estas trans­for­ma­cio­nes pro­me­te­do­ras y ve cómo el enemi­go se deba­te entre su inca­pa­ci­dad para la estra­te­gia béli­ca y la inca­pa­ci­dad de impo­ner sus con­di­cio­nes, no sub­es­ti­ma sin embar­go la mag­ni­tud de los desa­fíos y ame­na­zas aún exis­ten­tes, ni mini­mi­za la dure­za que con­lle­va la con­fron­ta­ción y la mag­ni­tud de los sacri­fi­cios que exi­ge el camino de la resis­ten­cia, recu­pe­rar nues­tros dere­chos y par­ti­ci­par en la movi­li­za­ción de la Comu­ni­dad. Antes bien —fren­te a todo esto— tie­ne aún más cla­ras sus opcio­nes, más deter­mi­na­ción en su volun­tad y más con­fian­za en su Señor, en sí mis­mo y en su pue­blo.

En este con­tex­to, Hiz­bu­lá defi­ne las líneas bási­cas que enmar­can ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te su visión y pos­tu­ras hacia los retos plan­tea­dos.

Capí­tu­lo 1: Hege­mo­nía y movi­li­za­ción

1. El mun­do y la hege­mo­nía occi­den­tal y Esta­dos Uni­dos

Tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial, los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca se con­vir­tie­ron en los pro­mo­to­res del pri­mer pro­yec­to de hege­mo­nía desa­rro­llan­do muy rápi­da­men­te las herra­mien­tas de domi­na­ción y sumi­sión sin pre­ce­den­tes en la His­to­ria. Lo cual le ha per­mi­ti­do cose­char gran­des logros poli­fa­cé­ti­cos y a dis­tin­tos nive­les: cien­tí­fi­cos, cul­tu­ra­les, cog­ni­ti­vos, tec­no­ló­gi­cos, eco­nó­mi­cos y mili­ta­res. Dichos logros han veni­do res­pal­da­dos por un pro­yec­to polí­ti­co-eco­nó­mi­co que ve en el mun­do meros mer­ca­dos abier­tos y some­ti­dos a sus par­ti­cu­la­res leyes.

Qui­zás lo más peli­gro­so de la lógi­ca de la hege­mo­nía occi­den­tal en gene­ral, y la esta­dou­ni­den­se en par­ti­cu­lar, sea su con­si­de­ra­ción –de ante­mano- de domi­na­ción total del mun­do y que posee el dere­cho de supera­ción en dis­tin­tos ámbi­tos. Por ello la estra­te­gia expan­sio­nis­ta occi­den­tal, en espe­cial la esta­dou­ni­den­se, no pone lími­tes a sus aspi­ra­cio­nes y a su codi­cia, espe­cial­men­te al unir­se al pro­yec­to eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta y glo­bal.

El hecho de que las poten­cias del capi­ta­lis­mo sal­va­je estén repre­sen­ta­das al man­do de mono­po­lios inter­na­cio­na­les, así como en empre­sas intra e inter­na­cio­na­les y diver­sas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, espe­cial­men­te las capi­ta­lis­tas y las res­pal­da­das por una fuer­za mili­tar supe­rior, ha dado lugar a más con­tra­dic­cio­nes y luchas radi­ca­les que igua­lan las luchas con­tem­po­rá­neas como las de iden­ti­dad, de cul­tu­ra, de civi­li­za­cio­nes, etc., ade­más de la lucha de cla­ses.

El capi­ta­lis­mo sal­va­je ha hecho de la glo­ba­li­za­ción una herra­mien­ta para la difu­sión de des­igual­da­des y dis­cor­dias, para la des­truc­ción de iden­ti­da­des y para la impo­si­ción de uno de los mode­los más peli­gro­sos de ena­je­na­ción cul­tu­ral, eco­nó­mi­ca y social.

La glo­ba­li­za­ción ha alcan­za­do su máxi­mo pun­to al con­ver­tir­se en una glo­ba­li­za­ción mili­tar a manos de los por­ta­do­res del pro­yec­to occi­den­tal de hege­mo­nía, la cual hemos vis­to mani­fes­ta­da en la zona de Orien­te Pró­xi­mo, empe­zan­do por Afga­nis­tán y pasan­do por Irak, Pales­ti­na y el Líbano, que sufrió su cuo­ta de ofen­si­va en julio del 2006 pro­ta­go­ni­za­da por los israe­líes.

Nun­ca antes el pro­yec­to de hege­mo­nía y domi­nio esta­dou­ni­den­se había logra­do nive­les como los que ha con­se­gui­do últi­ma­men­te, espe­cial­men­te des­de la últi­ma déca­da del siglo XX has­ta hoy. Todo ello den­tro de una tra­yec­to­ria pro­gre­si­va que empe­zó con la caí­da de la URSS, lo que supu­so una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para los cálcu­los de Esta­dos Uni­dos para, de for­ma exclu­si­va, hacer­se con el man­do del pro­yec­to de la hege­mo­nía a nivel mun­dial en nom­bre de la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y alu­dien­do a que no hay dis­tin­ción entre el inte­rés del mun­do y los de Esta­dos Uni­dos. Lo que ha supues­to la comer­cia­li­za­ción de la hege­mo­nía como un inte­rés para el res­to de nacio­nes y pue­blos y no como un inte­rés pura­men­te esta­dou­ni­den­se.

Y esta tra­yec­to­ria alcan­zó su cum­bre cuan­do la nue­va corrien­te con­ser­va­do­ra tomó el man­do de la direc­ción de Bush el hijo, mos­tran­do su ideo­lo­gía en el mani­fies­to del Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Esta­dou­ni­den­se, en inglés PNAC.

No resul­tó nada extra­ño o sor­pren­den­te el hecho de que en lo que más hin­ca­pié se haya hecho en este mani­fies­to fue­ra la cues­tión de la recons­truc­ción de las capa­ci­da­des esta­dou­ni­den­ses, que se ha vis­to refle­ja­da en una nue­va estra­te­gia para la segu­ri­dad nacio­nal esta­dou­ni­den­se. Obvia­men­te, se tra­ta­ba de una recons­truc­ción de las capa­ci­da­des mili­ta­res, no sólo como fuer­zas de disua­sión, sino por con­si­de­rar­se fuer­zas de acción e inter­ven­ción ya sea para lle­var a cabo ope­ra­cio­nes “pre­ven­ti­vas” median­te ata­ques pre­ven­ti­vos o para fines de sanea­mien­to, al tra­tar las cri­sis tras su des­en­ca­de­na­mien­to.

Tras los suce­sos del 11‑M, la direc­ción de Bush se ha vis­to fren­te una opor­tu­ni­dad ines­ti­ma­ble para ejer­cer sus influen­cias y domi­nios en máxi­mo gra­do, lle­van­do su visión estra­té­gi­ca de hege­mo­nía indi­vi­dual a la prác­ti­ca bajo el lema de “gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo». Para ello, la direc­ción de Bush ha lle­va­do a cabo varios inten­tos que se con­si­de­ra­ron exi­to­sos en su comien­zo del siguien­te modo:

1. Mili­ta­ri­zan­do sus rela­cio­nes y sus polí­ti­cas exte­rio­res has­ta un máxi­mo gra­do.

2. Evi­tan­do depen­der de los sec­to­res mul­ti­la­te­ra­les y toman­do deci­sio­nes estra­té­gi­cas de for­ma indi­vi­dual, coor­di­nán­do­se allá don­de hicie­ra fal­ta con alia­dos de con­fian­za.

3. Resol­ver la gue­rra en Afga­nis­tán de for­ma rápi­da para poder dedi­car­se al siguien­te paso y el más impor­tan­te den­tro del pro­yec­to de hege­mo­nía: sub­yu­gar a Irak, al con­si­de­rar­lo el pun­to de apo­yo prin­ci­pal para la crea­ción de un nue­vo Orien­te Medio que se ade­cúe a las nece­si­da­des del mun­do des­pués del 11‑M. Cabe des­ta­car que la direc­ción de Bush no dudó en usar todos los méto­dos, camu­fla­je, enga­ño y men­ti­ras públi­cas para jus­ti­fi­car sus gue­rras, espe­cial­men­te la de Irak, y en con­tra de todo lo que se resis­ta a su pro­yec­to neo-colo­ni­za­dor, ya sean Esta­dos, movi­mien­tos, fuer­zas o per­so­na­li­da­des. Y den­tro de este mar­co, la direc­ción de Bush esta­ble­ció, inten­cio­na­da­men­te, una coin­ci­den­cia entre los tér­mi­nos resis­ten­cia y terro­ris­mo para des­po­jar a la resis­ten­cia su legi­ti­mi­dad huma­na y legal, jus­ti­fi­can­do, de esta mane­ra, todas las gue­rras y ofen­si­vas que ha lle­va­do a cabo. Todo ello, con la inten­ción de eli­mi­nar has­ta la últi­ma de las for­ta­le­zas de los pue­blos y Esta­dos para defen­der su dere­cho de vivir con liber­tad y dig­ni­dad, y tam­bién defen­der su dere­cho a dis­fru­tar de una sobe­ra­nía ínte­gra y cons­truir sus pro­pias expe­rien­cias, toman­do sus pro­pias pos­tu­ras y roles den­tro del movi­mien­to de la His­to­ria de la huma­ni­dad a nivel cul­tu­ral y cívi­co.

El terro­ris­mo se ha con­ver­ti­do en un pre­tex­to para que Esta­dos Uni­dos pue­da seguir con su pro­yec­to de hege­mo­nía emplean­do las siguien­tes herra­mien­tas: la incau­ta­ción, el arres­to de for­ma abu­si­va, la ausen­cia de las con­di­cio­nes bási­cas para un jui­cio jus­to (como pode­mos encon­trar en Guan­tá­na­mo), y a tra­vés de la inter­ven­ción direc­ta en la sobe­ra­nía nacio­nal de otros paí­ses, ‑con­vir­tién­do­los, de este modo, en una paten­te para la cri­mi­na­li­za­ción abusiva‑, toman­do deci­sio­nes para cas­ti­gar a pue­blos ente­ros, lle­gan­do al pun­to de arro­gar­se el dere­cho total de lle­var a cabo gue­rras des­truc­ti­vas e inter­ven­cio­nes que no dis­tin­guen entre ino­cen­tes y cul­pa­bles, ni entre niños o vie­jos, muje­res o jóve­nes.

Las gue­rras con­tra el terro­ris­mo han alcan­za­do, has­ta hoy, a millo­nes de per­so­nas, ade­más de cau­sar des­truc­cio­nes masi­vas que no sólo han des­trui­do las cons­truc­cio­nes e infra­es­truc­tu­ras, sino que tam­bién dañan la estruc­tu­ra y los com­po­nen­tes de las socie­da­des en sí, pues­to que han sufri­do una des­es­truc­tu­ra­ción con­tra­ria a la tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca de la evo­lu­ción. Todo ello, ha pro­du­ci­do una reac­ción que ha hecho rebro­tar infi­ni­dad luchas y enfren­ta­mien­tos basa­dos en dife­ren­cias ideológicas,religiosas y étni­cas. Y sin olvi­dar el hecho de mar­car el lega­do cul­tu­ral y de la civi­li­za­ción per­te­ne­cien­te a estos pue­blos como poten­cia­les obje­ti­vos.

Sin lugar a dudas, el terro­ris­mo esta­dou­ni­den­se es el ori­gen del terro­ris­mo mun­dial. La direc­ción de Bush ha con­ver­ti­do Esta­dos Uni­dos en un peli­gro que ame­na­za al mun­do ente­ro en todos los ámbi­tos y nive­les. Si se hicie­ra hoy un refe­rén­dum mun­dial, Esta­dos Uni­dos sería la nación más odia­da del mun­do.

El fra­ca­so que supu­so la gue­rra de Irak y el desa­rro­llo de su resis­ten­cia, la des­apro­ba­ción regio­nal e inter­na­cio­nal de los resul­ta­dos de la gue­rra, y el derrum­be de la deno­mi­na­da “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, espe­cial­men­te en Afga­nis­tán, así como el fra­ca­so abis­mal de la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra la resis­ten­cia en el Líbano y Pales­ti­na por medio de Israel, han pro­du­ci­do un menos­ca­bo en la auto­ri­dad que EE.UU. dis­fru­ta­ba a nivel mun­dial, dan­do lugar a un retro­ce­so estra­té­gi­co en la capa­ci­dad que tenía para desem­pe­ñar accio­nes y nue­vas aven­tu­ras.

Sin embar­go, todo lo ante­rior no sig­ni­fi­ca que Esta­dos Uni­dos se vaya a reti­rar tan fácil­men­te. Es más, lle­va­rá a cabo todo lo nece­sa­rio para pro­te­ger lo que deno­mi­na “sus intere­ses estra­té­gi­cos”, pues­to que las polí­ti­cas de hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se se alzan sobre con­si­de­ra­cio­nes ideo­ló­gi­cas y pro­yec­tos que se nutren de las corrien­tes radi­ca­les, tenien­do como alia­do un com­ple­jo indus­trial-mili­tar cuyas ambi­cio­nes y codi­cia no tie­nen lími­tes.

2. Nues­tra región y el pro­yec­to esta­dou­ni­den­se

Del glo­bal­men­te infra­va­lo­ra­do mun­do que tra­ba­ja bajo el yugo de esta arro­gan­te hege­mo­nía, nues­tro mun­do ára­be e islá­mi­co repre­sen­ta la cuo­ta más gran­de y con más peso debi­do a moti­vos his­tó­ri­cos y a su civi­li­za­ción, así como a sus recur­sos y su situa­ción geo­grá­fi­ca.

A lo lar­go de los siglos, nues­tro mun­do ára­be e islá­mi­co ha esta­do expues­to a sal­va­jes gue­rras colo­nia­les sin­fin. Sin embar­go, estas ofen­si­vas han logra­do su fase más pro­gre­si­va con el asen­ta­mien­to de la enti­dad sio­nis­ta en la zona y con su des­com­po­si­ción en enti­da­des riva­les y opo­si­to­ras con dife­ren­tes deno­mi­na­cio­nes. Esta fase colo­nial ha logra­do su cul­mi­na­ción al tomar Esta­dos Uni­dos el lega­do del anti­guo colo­nia­lis­mo en la zona.

El prin­ci­pal obje­ti­vo mar­ca­do por la arro­gan­cia esta­dou­ni­den­se para el domi­nio en todas sus face­tas: polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral, así como el saqueo de sus rique­zas, espe­cial­men­te la rique­za petro­le­ra, ya que es una herra­mien­ta pri­mor­dial para con­tro­lar el alma eco­nó­mi­ca mun­dial. Tam­bién emplea todos los méto­dos dis­po­ni­bles, méto­dos que no res­pe­tan nin­gu­nas reglas o medi­das mora­les y huma­nas. Lo cual inclu­ye el uso de una des­bor­dan­te fuer­za mili­tar, ya sea de for­ma direc­ta o a tra­vés de inter­me­dia­rios.

Para la con­se­cu­ción de sus obje­ti­vos, Esta­dos Uni­dos ha hecho uso de polí­ti­cas gene­ra­les y de estra­te­gias de acción, de las cua­les des­ta­can:

1.- Ofre­cer todos los medios que pro­cu­ren una garan­tía de esta­bi­li­dad para la enti­dad sio­nis­ta, lo cual supo­ne una base avan­za­da y un pun­to de apo­yo para el des­truc­ti­vo pro­yec­to colo­nial esta­dou­ni­den­se en la zona. Así como apo­yar a esta enti­dad con todos los fac­to­res de fuer­za y con­ti­nui­dad, ofre­cien­do una red de segu­ri­dad para su exis­ten­cia. Lo cual le per­mi­te desem­pe­ñar el papel de una glán­du­la can­ce­ro­sa que suc­cio­na las fuer­zas y las capa­ci­da­des de la Umma 1, así como el espar­ci­mien­to de sus pode­res y el derrum­be de sus ambi­cio­nes y espe­ran­zas.

2.- Neu­tra­li­zar las capa­ci­da­des espi­ri­tua­les y las civi­li­za­cio­nes y cul­tu­ras de nues­tros pue­blos, así como debi­li­tar su moral retrans­mi­tien­do gue­rras mediá­ti­cas y psi­co­ló­gi­cas que dañan sus valo­res y sus sím­bo­los de lucha y resis­ten­cia.

3.- Apo­yar los sis­te­mas de depen­den­cia y tira­nía en la zona.

4.- Domi­nar los pun­tos geo­grá­fi­cos estra­té­gi­cos de la zona ‑lo que les pro­por­cio­na una vál­vu­la de aper­tu­ra y cie­rre por vía terres­tre, marí­ti­ma y aérea- y esta­ble­cer una red de bases mili­ta­res en pun­tos vita­les al ser­vi­cio de sus gue­rras y pres­tan­do apo­yo a sus herra­mien­tas.

5.- Prohi­bir cual­quier levan­ta­mien­to en la zona que per­mi­ta poseer razo­nes de fuer­za o desa­rro­llo o que pue­da jugar un papel his­tó­ri­co a nivel mun­dial.

6.- Pro­vo­car des­con­trol y divi­sio­nes de dis­tin­tos tipos, espe­cial­men­te ideo­ló­gi­cos-reli­gio­sos entre los musul­ma­nes para pro­du­cir inter­mi­na­bles enfren­ta­mien­tos civi­les inter­nos.

Es obvio que en la actua­li­dad no hay mar­gen de lec­tu­ra de nin­gún enfren­ta­mien­to en nin­gu­na zona del mun­do, sal­vo que se haga des­de la pers­pec­ti­va de la estra­te­gia mun­dial, pues­to que la ame­na­za esta­dou­ni­den­se no sólo es a nivel regio­nal o espe­cia­li­za­do en una sola zona. Todo ello hace que el fren­te de lucha con­tra esta ame­na­za esta­dou­ni­den­se deba ser a nivel mun­dial.

Sin lugar a dudas, se tra­ta de un enfren­ta­mien­to difí­cil y pre­ci­so. Se tra­ta de una bata­lla de dimen­sio­nes his­tó­ri­cas, lo que la con­vier­te en una bata­lla gene­ra­cio­nal que obli­ga a apren­der de todas las fuer­zas poten­cia­les. Nues­tra expe­rien­cia en el Líbano nos ha ense­ña­do que la difi­cul­tad no supo­ne la impo­si­bi­li­dad, sino todo lo con­tra­rio: nues­tros pue­blos están vivos e inter­ac­ti­vos y gozan de una direc­ción sabia y cons­cien­te, pre­pa­ra­da para todas las posi­bi­li­da­des, apos­tan­do por la cose­cha de logros y con­si­guien­do una vic­to­ria tras otra. Estas ver­da­des son váli­das tan­to para tra­zar un eje ver­ti­cal que atra­vie­sa la His­to­ria como para otro hori­zon­tal que pro­yec­ta la expan­sión geo­grá­fi­ca y geo­es­tra­té­gi­ca.

La arro­gan­cia esta­dou­ni­den­se no ha deja­do a nues­tros pue­blos y a nues­tra comu­ni­dad musul­ma­na otra opción que resis­tir, para pro­cu­rar­nos una vida mejor y por un futu­ro humano mejor; un futu­ro gober­na­do por las rela­cio­nes de her­man­dad, de diver­si­dad y de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da al mis­mo tiem­po. Un mun­do don­de reinen la paz y la armo­nía, tal como lo habían pla­nea­do el movi­mien­to de los gran­dio­sos pro­fe­tas y bene­fac­to­res a lo lar­go de la His­to­ria; y tal y como aspi­ra y anhe­la el jus­to y tras­cen­den­tal espí­ri­tu humano.

Capí­tu­lo 2. Líbano

1. La patria

Líbano es nues­tra patria y la patria de nues­tros padres y abue­los, como tam­bién es la patria de los hijos, nie­tos y de todas las gene­ra­cio­nes veni­de­ras. Una patria que nos ha sido dada para ejer­cer la sobe­ra­nía sobre ella, dig­ni­fi­car­la, res­pe­tar­la y dejar su terri­to­rio libre de víc­ti­mas y már­ti­res. Que­re­mos que esta patria sea de todos los liba­ne­ses por igual, que los inclu­ya y esté a su dis­po­si­ción, enor­gu­lle­cién­do­se de ellos y de su gene­ro­si­dad.

Tam­bién que­re­mos que sea una sola patria uni­fi­ca­da, una tie­rra y un pue­blo, un Esta­do con sus ins­ti­tu­cio­nes. Recha­za­mos cual­quier tipo de divi­sión o “fede­ra­ción”, ya sea explí­ci­ta o vela­da. Desea­mos que sea due­ña libre e inde­pen­dien­te, pode­ro­sa, gene­ro­sa y fuer­te, pre­sen­te en los equi­li­brios regio­na­les y cola­bo­ra­do­ra cla­ve en la cons­truc­ción del pre­sen­te y el futu­ro como siem­pre ha sido a tra­vés de la his­to­ria.

Entre las con­di­cio­nes más impor­tan­tes para eri­gir una patria de estas carac­te­rís­ti­cas y garan­ti­zar su con­ti­nui­dad, es nece­sa­rio que en el país haya jus­ti­cia, y sea pode­ro­sa y fuer­te, con un sis­te­ma polí­ti­co repre­sen­ta­do por la volun­tad del pue­blo y sus aspi­ra­cio­nes de jus­ti­cia, liber­tad, segu­ri­dad, esta­bi­li­dad, bien­es­tar y dig­ni­dad, y eso es lo que per­si­guen y en lo que tra­ba­jan todos los liba­ne­ses, y entre ellos noso­tros.

2. La Resis­ten­cia

Israel repre­sen­ta una ame­na­za per­ma­nen­te para Líbano, en cuan­to a Esta­do y enti­dad, y es un peli­gro ame­na­za­dor tan­to por sus ambi­cio­nes his­tó­ri­cas sobre el terri­to­rio y sus aguas como por­que que Líbano es un ejem­plo sin­gu­lar de con­vi­ven­cia entre los segui­do­res de las tres reli­gio­nes del libro, y lo con­tra­rio de la idea de Esta­do racis­ta que per­so­ni­fi­ca el ente sio­nis­ta. Ade­más, la pre­sen­cia de Líbano en los lími­tes fron­te­ri­zos de la Pales­ti­na Ocu­pa­da y de una región agi­ta­da a cau­sa de la lucha con­tra el enemi­go israe­lí, ha reque­ri­do que Líbano se haga car­go de su res­pon­sa­bi­li­dad patrió­ti­ca y nacio­nal.

La ame­na­za israe­lí sobre este país comen­zó des­de la implan­ta­ción de la enti­dad sio­nis­ta en Pales­ti­na, que no tar­dó en ampliar su ambi­ción sobre el terri­to­rio liba­nés has­ta ane­xio­nar­se par­tes del mis­mo, apro­pián­do­se de for­ma pau­la­ti­na de sus bie­nes y rique­zas, empe­zan­do por sus aguas.

El ente sio­nis­ta comen­zó su agre­sión en 1948, des­de las fron­te­ras has­ta lo más pro­fun­do del país, des­de la matan­za de Hula de 1949, has­ta el ata­que al aero­puer­to de Bei­rut en 1968, y entre ambas fechas lar­gos años de agre­sio­nes en zonas limí­tro­fes, sobre el terri­to­rio, sus habi­tan­tes y sus rique­zas. Esto fue el preám­bu­lo de la apro­pia­ción direc­ta de terri­to­rio por medio de ata­ques devas­ta­do­res con­ti­nuos, has­ta el ata­que de mar­zo de 1978, con la ocu­pa­ción de la región fron­te­ri­za y some­ti­mien­to de las fuer­zas de segu­ri­dad, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, en el mar­co de un pro­yec­to inte­gral y abrien­do camino para el some­ti­mien­to del país ente­ro con la inva­sión de 1982.

Todo esto ocu­rría con pleno apo­yo de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y con la fin­gi­da igno­ran­cia, has­ta lle­gar a la com­pli­ci­dad, de la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” y sus ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les. Tam­bién bajo un silen­cio ofi­cial ára­be sos­pe­cho­so y la ausen­cia de las auto­ri­da­des liba­ne­sas que aban­do­na­ron su tie­rra y su pue­blo a mer­ced de las matan­zas y la ocu­pa­ción israe­lí, sin hacer­se car­go de su res­pon­sa­bi­li­dad ni de sus obli­ga­cio­nes nacio­na­les. A la som­bra de esta gran tra­ge­dia nacio­nal y de los sufri­mien­tos del pue­blo, ausen­cia del Esta­do y aban­dono mun­dial, a los liba­ne­ses lea­les a su patria no les que­dó otro reme­dio que ejer­cer sus dere­chos y, par­tien­do de su obli­ga­ción nacio­nal, moral y reli­gio­sa de defen­der su terri­to­rio, eli­gie­ron su camino: crea­ron la resis­ten­cia popu­lar arma­da para hacer fren­te al peli­gro sio­nis­ta y enemi­go per­ma­nen­te que ame­na­za­ba sus vidas, su sus­ten­to y su futu­ro. En estas cir­cuns­tan­cias tan com­ple­jas, con los liba­ne­ses caren­tes de Esta­do, comen­zó el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción del mis­mo, recons­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y, lo que es aún más impor­tan­te, la cimen­ta­ción de nue­vo de los valo­res nacio­na­les sobre los que se eri­ge la patria. A la cabe­za de ellos la sobe­ra­nía y la dig­ni­dad nacio­na­les, lo que con­fie­re al valor de la liber­tad su dimen­sión real. Esto no se limi­tó a ser un sim­ple eslo­gan, pues la Resis­ten­cia se con­sa­gró a la libe­ra­ción del terri­to­rio y de las per­so­nas y trans­for­mó estos valo­res nacio­na­les en un muro de prin­ci­pios sobre los que edi­fi­car el Líbano moderno. Man­tu­vo su posi­ción en el mapa­mun­di devol­vién­do­le la con­si­de­ra­ción como país que se hace res­pe­tar y cuyos hijos se enor­gu­lle­cen de per­te­ne­cer a él, por ser un país para la liber­tad, la cul­tu­ra, la cien­cia y el plu­ra­lis­mo; así como un país con la pobla­ción más selec­ta, con dig­ni­dad, espí­ri­tu de sacri­fi­cio y heroís­mo. La Resis­ten­cia ha rea­li­za­do todos estos obje­ti­vos al com­ple­tar la libe­ra­ción del año 2000 y su vic­to­ria his­tó­ri­ca en la gue­rra de julio de 2006 en las cua­les ofre­ció una expe­rien­cia viva de defen­sa de la nación, expe­rien­cia que se con­vir­tió en escue­la de la que se bene­fi­cian los pue­blos y paí­ses en la defen­sa de sus terri­to­rios y en la pro­tec­ción de su inde­pen­den­cia, así como pre­ser­va­ción de sus sobe­ra­nías.

Este logro nacio­nal de la Resis­ten­cia se con­su­mó con la ayu­da del pue­blo y del ejér­ci­to nacio­nal, frus­tran­do los obje­ti­vos del enemi­go e inflin­gién­do­le una derro­ta his­tó­ri­ca, y emer­gien­do con sus com­ba­tien­tes y sus már­ti­res vic­to­rio­sos, y con ellos todo Líbano, su pue­blo y su ejér­ci­to. Una gran vic­to­ria que cimien­ta una nue­va eta­pa en la región, con papel y fun­cio­nes cen­tra­les de la Resis­ten­cia en la con­ten­ción del enemi­go y en pro­te­ger la inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacio­na­les y la defen­sa de su pue­blo, como tam­bién con­cluir la libe­ra­ción del res­to del terri­to­rio ocu­pa­do.

Este papel y estas fun­cio­nes son una nece­si­dad nacio­nal per­ma­nen­te mien­tras dure la ame­na­za israe­lí y las aspi­ra­cio­nes del enemi­go sobre nues­tra tie­rra y sus aguas y siga ausen­te un Esta­do fuer­te y pode­ro­so, en el mar­co de des­igual­dad de fuer­zas entre el Esta­do y su enemi­go, des­equi­li­brio que empu­ja a nume­ro­sos Esta­dos débi­les y pue­blos obje­to de la ambi­ción y ame­na­zas de los paí­ses domi­nan­tes a bus­car mode­los que se apro­ve­chen de las capa­ci­da­des y posi­bi­li­da­des dis­po­ni­bles. La con­ti­nua ame­na­za israe­lí impo­ne el esta­ble­ci­mien­to de mode­los defen­si­vos que reali­cen un mari­da­je entre la pre­sen­cia de una resis­ten­cia popu­lar que par­ti­ci­pe en la defen­sa nacio­nal fren­te a cual­quier ata­que israe­lí, y un ejér­ci­to nacio­nal que pro­te­ja al país y con­so­li­de la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad del mis­mo, en un pro­ce­so com­ple­men­ta­rio al de la eta­pa ante­rior, que logró su éxi­to en la ges­tión del la lucha con­tra el enemi­go y con­si­guió vic­to­rias para Líbano, dotán­do­lo de vías con­cre­tas para pro­te­ger­lo.

Este mode­lo, que se enmar­ca­ría en una estra­te­gia defen­si­va gene­ral, supo­ne un para­guas pro­tec­tor del país tras el fra­ca­so en la apues­ta por otras pro­tec­cio­nes, ya fue­ran inter­na­cio­na­les, ára­bes o nego­cia­cio­nes con el enemi­go. Se tomó la elec­ción de la Resis­ten­cia que ha con­se­gui­do libe­rar el terri­to­rio de Líbano, recu­pe­rar las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, pro­te­ger su sobe­ra­nía y la con­se­cu­ción de una inde­pen­den­cia real. En este con­tex­to los liba­ne­ses, con sus fuer­zas polí­ti­cas, sus capas socia­les, sus éli­tes cul­tu­ra­les y enti­da­des eco­nó­mi­cas, están intere­sa­dos en pre­ser­var este mode­lo y en adhe­rir­se a él, por­que el peli­gro israe­lí ame­na­za a Líbano, a sus estruc­tu­ras y valo­res, y ello exi­ge una amplia par­ti­ci­pa­ción de Líbano en tomar la res­pon­sa­bi­li­dad de la defen­sa nacio­nal dota­do de medi­das de pro­tec­ción.

Tan­to el éxi­to de la expe­rien­cia de la Resis­ten­cia en su opo­si­ción al enemi­go y el fra­ca­so de todos los pla­nes y gue­rras diri­gi­das a aca­bar con ella o blo­quear sus bie­nes y eli­mi­nar su arma­men­to, como la per­sis­ten­cia del peli­gro israe­lí sobre Líbano sin que se extin­ga la ame­na­za que se cier­ne sobre el país, empla­zan a la Resis­ten­cia a per­se­ve­rar en su esfuer­zo por dotar­se de medios de fuer­za y refor­zar sus capa­ci­da­des y posi­bi­li­da­des, lo cual faci­li­ta­ría el cum­pli­mien­to de su deber y de sus res­pon­sa­bi­li­da­des nacio­na­les, ayu­dan­do así a com­ple­tar la misión de libe­ra­ción de lo que que­da de terri­to­rio liba­nés ocu­pa­do en las Gran­jas de She­baa, coli­nas de Kafr Shu­ba y el pue­blo liba­nés de Al Gha­jar, libe­rar a los pri­sio­ne­ros, recu­pe­rar a los des­apa­re­ci­dos y los cuer­pos de los már­ti­res, así como par­ti­ci­par en la misión de defen­sa y pro­tec­ción del terri­to­rio y el pue­blo.

3. Esta­do y sis­te­ma polí­ti­co

El pro­ble­ma fun­da­men­tal del sis­te­ma polí­ti­co liba­nés que impi­de su refor­ma, desa­rro­llo y moder­ni­za­ción de for­ma con­ti­nua­da, resi­de en el carác­ter sec­ta­rio del sis­te­ma. La erec­ción de éste sobre prin­ci­pios de per­te­nen­cia con­fe­sio­nal repre­sen­ta un fuer­te obs­tácu­lo para la con­se­cu­ción de una demo­cra­cia salu­da­ble, a cuya luz podría gober­nar una mayo­ría ele­gi­da y ejer­cer la opo­si­ción una mino­ría tam­bién ele­gi­da y abrir paso a una sana alter­nan­cia del poder entre con­ti­nui­dad y opo­si­ción o de coa­li­cio­nes polí­ti­cas diver­sas.

Por ello, la supre­sión del sec­ta­ris­mo o con­fe­sio­na­li­dad polí­ti­ca es la con­di­ción fun­da­men­tal para apli­car una demo­cra­cia real de este tipo, que es lo que refle­ja­ba el Acuer­do de Taif, que esta­ble­cía la nece­si­dad de la crea­ción de un alto orga­nis­mo nacio­nal para garan­ti­zar su cum­pli­mien­to. Has­ta que los liba­ne­ses, a tra­vés del diá­lo­go, estu­vie­ran en con­di­cio­nes de cum­plir este his­tó­ri­co y deli­ca­do éxi­to (nos refe­ri­mos con ello a la supre­sión del sec­ta­ris­mo polí­ti­co) y mien­tras el sis­te­ma polí­ti­co seguía fun­cio­nan­do por el sis­te­ma con­fe­sio­nal, la demo­cra­cia por acuer­do era la base del gobierno en Líbano, por­que era la plas­ma­ción del espí­ri­tu cons­ti­tu­cio­nal real y la esen­cia del pac­to de con­vi­ven­cia.

Por tan­to cual­quier acer­ca­mien­to a las cues­tio­nes nacio­na­les según la fór­mu­la de mayo­rías y mino­rías que­da­ba suje­ta al cum­pli­mien­to de los con­di­cio­nan­tes his­tó­ri­co socia­les para la prác­ti­ca demo­crá­ti­ca efec­ti­va, en la que los ciu­da­da­nos se con­ver­tían en un valor en sí mis­mos. La volun­tad de los liba­ne­ses de con­vi­vir con dig­ni­dad y en igual­dad de dere­chos y obli­ga­cio­nes pres­cri­be una cola­bo­ra­ción cons­truc­ti­va en pos de una par­ti­ci­pa­ción real, la cual repre­sen­ta el mode­lo más ade­cua­do para el man­te­ni­mien­to de su plu­ra­lis­mo y esta­bi­li­dad com­ple­ta, tras una épo­ca de ines­ta­bi­li­dad cau­sa­da por las dis­tin­tas polí­ti­cas ten­den­tes a la aca­pa­ra­ción, la supre­sión y la expul­sión.

La demo­cra­cia por acuer­do recrea un mode­lo polí­ti­co apro­pia­do para la par­ti­ci­pa­ción real de todos y un fac­tor de con­fian­za en las estruc­tu­ras del Esta­do, y con­tri­bu­ye en gran medi­da a la aper­tu­ra de una nue­va eta­pa de cons­truc­ción de un Esta­do tran­qui­lo en que todo ciu­da­dano se sien­ta res­pal­da­do.

El Esta­do a cuya cons­truc­ción aspi­ra­mos a con­tri­buir con el res­to de los liba­ne­ses se carac­te­ri­za por lo siguien­te:

* Un Esta­do que pre­ser­ve las liber­ta­des públi­cas y pro­por­cio­ne el cli­ma ade­cua­do para su ejer­ci­cio.

* Un Esta­do que aspi­re a la uni­dad y cohe­sión nacio­nal.

* Un Esta­do fuer­te que pro­te­ja su terri­to­rio, a su pue­blo, su sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia, y que se dote de un ejér­ci­to nacio­nal fuer­te, capaz y pre­pa­ra­do, de unas ins­ti­tu­cio­nes de segu­ri­dad efec­ti­vas, dedi­ca­das a la pro­tec­ción de la gen­te y que velen por sus intere­ses.

* Un Esta­do cuyas bases sean las ins­ti­tu­cio­nes moder­nas, efi­cien­tes, que tra­ba­jen coor­di­na­das y se basen en com­pe­ten­cias, fun­cio­nes y misio­nes cla­ras y deli­mi­ta­das. * Un Esta­do que per­se­ve­re en la apli­ca­ción de las leyes para todos, en el mar­co del res­pe­to a las liber­ta­des públi­cas, la jus­ti­cia en los dere­chos y obli­ga­cio­nes de los ciu­da­da­nos, inde­pen­dien­te­men­te de la con­fe­sión, región de pro­ce­den­cia o corrien­te de los ciu­da­da­nos.

* Un país con repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria ínte­gra y autén­ti­ca, que solo pue­da rea­li­zar­se a tra­vés de la ley elec­to­ral actual, y que le brin­de al votan­te liba­nés la posi­bi­li­dad de ele­gir a sus repre­sen­tan­tes, lejos del poder del dine­ro, de los fana­tis­mos y de pre­sio­nes diver­sas, y que logre la máxi­ma repre­sen­ta­ción posi­ble de los dis­tin­tos estra­tos socia­les del pue­blo liba­nés.

* Un Esta­do que cuen­te con cien­tí­fi­cos y pro­fe­sio­na­les, per­so­nas hon­ra­das (inde­pen­dien­te­men­te de su per­te­nen­cia con­fe­sio­nal) y que apor­te meca­nis­mos fuer­tes y efi­ca­ces de depu­ra­ción de la corrup­ción y de los corrup­tos en la admi­nis­tra­ción de for­ma inne­go­cia­ble.

* Un Esta­do que cuen­te con una alta auto­ri­dad judi­cial inde­pen­dien­te y ale­ja­da del con­trol polí­ti­co, en la que la jus­ti­cia de los cua­li­fi­ca­dos, hon­ra­dos y libres lle­ven a cabo su peli­gro­sa res­pon­sa­bi­li­dad de dis­tri­buir la jus­ti­cia entre las per­so­nas.

* Un Esta­do que cimien­te su eco­no­mía prin­ci­pal­men­te sobre la base de los sec­to­res pro­duc­ti­vos y que la impul­se y refuer­ce, espe­cial­men­te los sec­to­res agrí­co­la e indus­trial, dotán­do­los del espa­cio ade­cua­do de pla­ni­fi­ca­ción, pro­gra­mas y ayu­das, lo que rever­ti­ría en mejo­ras de la pro­duc­ción y ven­tas, lo que en últi­ma ins­tan­cia ofre­ce­ría las opor­tu­ni­da­des labo­ra­les ade­cua­das y sufi­cien­tes, espe­cial­men­te en zonas rura­les.

* Un Esta­do que se base en el prin­ci­pio de desa­rro­llo equi­li­bra­do entre regio­nes, lo apli­que y tra­ba­je para eli­mi­nar el abis­mo eco­nó­mi­co y social exis­ten­te entre ellas.

* Un Esta­do que se preo­cu­pe por sus ciu­da­da­nos y se esfuer­ce en dotar­les de los ser­vi­cios ade­cua­dos de ense­ñan­za, medi­ci­na y vivien­da, has­ta ase­gu­rar una vida dig­na, solu­cio­nar el pro­ble­ma de la pobre­za y pro­veer de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y demás.

* Un Esta­do que se preo­cu­pe por las gene­ra­cio­nes jóve­nes y ayu­de al desa­rro­llo de su poten­cial y su talen­to, diri­gién­do­los hacia los obje­ti­vos huma­nos y nacio­na­les, y que los pro­te­ja de la inadap­ta­ción y la depra­va­ción.

* Un Esta­do que refuer­ce el papel de la mujer y su tra­ba­jo de incor­po­ra­ción a todos los ámbi­tos, en el mar­co de un apro­ve­cha­mien­to de sus espe­ci­fi­ci­da­des, su influen­cia y el res­pe­to de su posi­ción social.

* Un Esta­do que de a la peda­go­gía la impor­tan­cia que mere­ce, espe­cial­men­te la impor­tan­cia de las escue­las públi­cas, refuer­ce la uni­ver­si­dad liba­ne­sa en todas sus ver­tien­tes y apli­que la obli­ga­to­rie­dad de la ense­ñan­za y su gra­tui­dad.

* Un Esta­do que emplee un sis­te­ma admi­nis­tra­ti­vo des­cen­tra­li­za­do que dé amplios pode­res admi­nis­tra­ti­vos a los dis­tin­tos cua­dros admi­nis­tra­ti­vos (pro­vin­cia, sub­pro­vin­cia y dis­tri­tos) con el obje­to de refor­zar las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo y faci­li­tar los asun­tos y el tra­to con los ciu­da­da­nos, sin per­mi­tir que esta des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va se con­vier­ta más ade­lan­te en algo pare­ci­do al fede­ra­lis­mo.

* Un Esta­do que se esfuer­ce en fre­nar la emi­gra­ción del país de jóve­nes y fami­lias, de gen­te capa­ci­ta­da, de cere­bros, a tra­vés de un plan inte­gral rea­lis­ta.

* Un Esta­do que vele por sus ciu­da­da­nos en el extran­je­ro en todos los luga­res del mun­do, que los defien­da y los pro­te­ja y que se bene­fi­cie de su expan­sión, de su posi­ción y de su situa­ción en pos de ser­vir a las cau­sas nacio­na­les.

La crea­ción de un Esta­do de estas carac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes es el obje­ti­vo nues­tro y de todos los liba­ne­ses ver­da­de­ros y lea­les. Noso­tros, en Hiz­bu­lá, redo­bla­re­mos los esfuer­zos para, en coope­ra­ción con las dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­cas y popu­la­res que com­par­ten con noso­tros esta visión, con­se­guir este noble obje­ti­vo nacio­nal.

4. Líbano y las rela­cio­nes pales­ti­nas-liba­ne­sas

El pro­ble­ma de los refu­gia­dos pales­ti­nos en Líbano era y sigue sien­do una de las trá­gi­cas con­se­cuen­cias de la apa­ri­ción del ente sio­nis­ta en terri­to­rio pales­tino y la expul­sión deÉ­sus gen­tes. Estos se des­pla­za­ron a Líbano para vivir allí de for­ma tem­po­ral como invi­ta­dos de sus her­ma­nos liba­ne­ses, has­ta que vol­vie­ran a su país y los hoga­res de los que fue­ron expul­sa­dos.

Lo que sufrie­ron en igual medi­da pales­ti­nos y liba­ne­ses a con­se­cuen­cia de esta migra­ción, tenía como cau­sa prin­ci­pal direc­ta la ocu­pa­ción israe­lí de Pales­ti­na. Las tra­ge­dias que aca­rreó afec­ta­ron a los pue­blos de la región en su tota­li­dad y los daños no se limi­ta­ron sólo a los pales­ti­nos.

Como tam­po­co se limi­ta­ron los pade­ci­mien­tos de los refu­gia­dos pales­ti­nos en Líbano al daño de la emi­gra­ción for­zo­sa y la migra­ción sola­men­te, sino que hay que aña­dir a esto los ata­ques y las matan­zas sal­va­jes infli­gi­das por Israel que han des­trui­do lo que encon­tra­ron a su paso, como ocu­rrió en el cam­pa­men­to de refu­gia­dos de Naba­tia, que fue des­trui­do por com­ple­to. Han sufri­do la dure­za de la vida en los cam­pa­men­tos, a la som­bra de unas con­di­cio­nes de caren­cias que lle­gan al lími­te de la dig­ni­dad huma­na; el des­po­jo de sus dere­chos civi­les y socia­les y el incum­pli­mien­to por par­te de los suce­si­vos gobier­nos de Líbano de sus obli­ga­cio­nes para con ellos.

Esta reali­dad tan des­na­tu­ra­li­za­da ha pro­vo­ca­do que las auto­ri­da­des liba­ne­sas res­pon­sa­bles actual­men­te hayan valo­ra­do la nece­si­dad de asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des y de cons­truir unas rela­cio­nes pales­ti­nas-liba­ne­sas sobre bases lega­les sóli­das, que velen por un equi­li­brio entre dere­cho y jus­ti­cia y los intere­ses comu­nes a ambos pue­blos, y que no con­ti­núe esta situa­ción ni estas rela­cio­nes rigien­do el ambien­te ni el ajus­te de cuen­tas polí­ti­cas; como tam­po­co sea fuen­te de dis­cre­pan­cias inter­nas ni de intro­mi­sio­nes forá­neas.

Pen­sa­mos que el éxi­to de esta misión se con­se­gui­rá a tra­vés de los siguien­tes ele­men­tos:

* El diá­lo­go direc­to pales­tino-israe­lí.

* Obte­ner de los pales­ti­nos de Líbano su con­for­mi­dad en la elec­ción de una auto­ri­dad uni­fi­ca­da que les repre­sen­te en este diá­lo­go, superan­do las diver­gen­cias fru­to de la situa­ción que viven.

* Ofre­cer a los pales­ti­nos de Líbano dere­chos civi­les y socia­les, como corres­pon­de a su esta­tu­to humano, así como pro­te­ger su per­so­na­li­dad, iden­ti­dad y su cau­sa.

* Adhe­sión al dere­cho de retorno y recha­zo de la nacio­na­li­za­ción.

5. Líbano y las rela­cio­nes ára­bes-liba­ne­sas

Líbano es un país de iden­ti­dad y per­te­nen­cia ára­be y ejer­ci­ta ambas de for­ma natu­ral pues están arrai­ga­das en su teji­do social ori­gi­na­rio.

Tam­bién el espa­cio vital, geo­po­lí­ti­co, el fon­do estra­té­gi­co, las polí­ti­cas de inte­gra­ción regio­nal, los intere­ses nacio­na­les, en cali­dad de indi­ca­do­res estra­té­gi­cos de la posi­ción polí­ti­ca de Líbano y de sus intere­ses de Esta­do, requie­ren de Líbano un com­pro­mi­so con las cau­sas ára­bes jus­tas, a cuya van­guar­dia se encuen­tra la cau­sa pales­ti­na y la lucha con­tra el enemi­go israe­lí.

Tam­bién exis­te una nece­si­dad urgen­te de unir esfuer­zos para supe­rar las luchas que des­ga­rran las filas ára­bes, pues la con­tra­po­si­ción de estra­te­gias y la dife­ren­cia de alian­zas, a pesar de su impor­tan­cia y viru­len­cia, no jus­ti­fi­can dejar­se lle­var por polí­ti­cas sus­cep­ti­bles y la adhe­sión a pla­nes forá­neos, res­pon­sa­bles de pro­fun­di­zar la bre­cha y pro­vo­car fana­tis­mos sec­ta­rios y ele­men­tos de divi­sión, lo cual con­du­ce al ago­ta­mien­to de la comu­ni­dad de cre­yen­tes y sir­ve al enemi­go sio­nis­ta y a los obje­ti­vos de Esta­dos Uni­dos.

El desa­rro­llo de una línea polí­ti­ca basa­da en limi­tar las luchas, o al menos regu­lar­las, e impe­dir que se con­vier­tan en luchas abier­tas, es una opción que debe adop­tar­se y así hacer madu­rar un acer­ca­mien­to cua­li­ta­ti­vo y res­pon­sa­ble en el tra­ta­mien­to de las cau­sas nacio­na­les pen­dien­tes. Tam­bién es nece­sa­ria una bús­que­da de lo común para refor­zar dichas cau­sas y apor­tar opcio­nes de comu­ni­ca­ción cons­truc­ti­vas en los pla­nos guber­na­men­tal y popu­lar, para así con­se­guir imple­men­tar un espa­cio de soli­da­ri­dad lo más amplio posi­ble que sir­va a aque­llas.

Es aquí don­de la opción de la Resis­ten­cia repre­sen­ta una nece­si­dad cen­tral y un fac­tor obje­ti­vo en el apun­ta­la­mien­to de la posi­ción ára­be y el debi­li­ta­mien­to del enemi­go, ais­la­do de las estra­te­gias y de las apues­tas polí­ti­cas adop­ta­das.

Dado todo lo que ofre­ce, la Resis­ten­cia no encuen­tra defec­to alguno en gene­ra­li­zar las ven­ta­jas de su pro­pues­ta. De for­ma que se con­si­gan supe­rar las dis­tin­tas posi­cio­nes ára­bes y siem­pre que los resul­ta­dos se ins­cri­ban en el mar­co de una fór­mu­la de debi­li­ta­mien­to del enemi­go y un refor­za­mien­to de la posi­ción ára­be. En este con­tex­to, Siria ha opta­do por una posi­ción ideal, fir­me en la lucha con­tra el enemi­go israe­lí y ha apo­ya­do los movi­mien­tos de la Resis­ten­cia en la región, se ha posi­cio­na­do a su lado en cir­cuns­tan­cias muy difí­ci­les, esfor­zán­do­se en aunar esfuer­zos entre los ára­bes para sal­va­guar­dar los intere­ses de la región y hacer fren­te a los desa­fíos.

Noso­tros reafir­ma­mos la impor­tan­cia de per­se­ve­rar en las rela­cio­nes ejem­pla­res que hay entre Líbano y Siria como nece­si­dad polí­ti­ca, de segu­ri­dad y eco­nó­mi­ca com­par­ti­da que dic­tan los intere­ses de ambos paí­ses y ambos pue­blos, así como las con­di­cio­nes geo­po­lí­ti­cas y exi­gen­cias de esta­bi­li­dad de Líbano para hacer fren­te a los retos comu­nes. Tam­bién hace­mos un lla­ma­mien­to a aca­bar con cual­quier ambien­te vicia­do que haya entur­bia­do las rela­cio­nes entre los dos paí­ses en estos últi­mos años, y a retor­nar lo antes posi­ble a la situa­ción nor­ma­li­za­da de las rela­cio­nes.

6. El Líbano y las rela­cio­nes con los paí­ses islá­mi­cos

Nues­tro mun­do ára­be e islá­mi­co afron­ta retos que afec­tan a nues­tra socie­dad, a sus dis­tin­tos com­po­nen­tes, y ello requie­re que no se des­pre­cie su impor­tan­cia. La con­ges­tión sec­ta­ria y las arti­fi­cia­les ten­sio­nes con­fe­sio­na­les, espe­cial­men­te entre sun­na y shia, así como la inven­ción de anta­go­nis­mos nacio­na­les entre kur­dos, tur­co­ma­nos y ára­bes o entre ira­níes y ára­bes, como tam­bién la inti­mi­da­ción de las mino­rías y el goteo cris­tiano per­ma­nen­te des­de el orien­te ára­be, espe­cial­men­te Pales­ti­na e Irak, ade­más de Líbano… Todo ello ame­na­za la cohe­sión de nues­tra socie­dad, le res­ta fuer­zas y se agra­va, obs­ta­cu­li­zan­do su rena­cer y desa­rro­llo.

El plu­ra­lis­mo reli­gio­so y nacio­nal, en vez de repre­sen­tar una fuen­te de rique­za y vita­li­dad social, ha sido mal uti­li­za­do, como ele­men­to des­ga­rra­dor, de des­unión y desin­te­gra­ción social.

La situa­ción resul­tan­te de este uso nega­ti­vo es fru­to del cru­ce entre polí­ti­cas occi­den­ta­les pre­me­di­ta­das, y en con­cre­to de Esta­dos Uni­dos, con prác­ti­cas y nocio­nes inter­nas faná­ti­cas e irres­pon­sa­bles, ade­más del cli­ma polí­ti­co ines­ta­ble.

Es urgen­te, por tan­to, tomar en con­si­de­ra­ción estas reali­da­des y hay que incluir­las entre las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes en los pro­gra­mas de las fuer­zas y ten­den­cias polí­ti­cas, entre las que se halla la islá­mi­ca, sobre cuyos hom­bros se arro­ga una impor­tan­te res­pon­sa­bi­li­dad en el desa­fío de estos retos y la solu­ción de los pro­ble­mas.

Hiz­bu­lá se reafir­ma en la impor­tan­cia de la cola­bo­ra­ción entre paí­ses islá­mi­cos en todos los ámbi­tos, y esto le da una fuer­za de soli­da­ri­dad para hacer fren­te a los pro­yec­tos arro­gan­tes y pro­te­ger así a la socie­dad de la inva­sión cul­tu­ral e infor­ma­ti­va. Esta cola­bo­ra­ción nos ani­ma a uti­li­zar los bene­fi­cios del inter­cam­bio de recur­sos entre los paí­ses. En este con­tex­to Hiz­bu­lá con­si­de­ra a Irán un Esta­do cen­tral en la misión del mun­do ára­be. Este país derro­có con la revo­lu­ción el gobierno del Sha y sus pro­yec­tos sio­nis­tas-esta­dou­ni­den­ses, ha apo­ya­do al movi­mien­to de resis­ten­cia en la región y se ha alza­do con valen­tía y deter­mi­na­ción al lado de las cau­sas ára­bes e islá­mi­cas y, a la cabe­za de ellas, la cau­sa pales­ti­na.

La polí­ti­ca de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca en Irán es cla­ra y sóli­da en su apo­yo a la pri­me­ra cau­sa cen­tral, la más impor­tan­te para los ára­bes y musul­ma­nes, como es la cau­sa pales­ti­na. Des­de el anun­cio de vic­to­ria de la ben­di­ta revo­lu­ción islá­mi­ca bajo la direc­ción del líder reli­gio­so, el Imam Jomei­ni, y la aper­tu­ra de la pri­me­ra emba­ja­da pales­ti­na en lugar de la israe­lí exis­ten­te, la ayu­da ha con­ti­nua­do en todas sus ver­tien­tes has­ta el día de hoy, bajo la direc­ción del líder el Imam Ali Jame­nei, que ha con­se­gui­do nota­bles vic­to­rias por vez pri­me­ra en la lucha con­tra el sio­nis­mo inva­sor. La inven­ción de con­flic­tos con la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán por par­te de algu­nos fren­tes del mun­do ára­be supo­ne un ata­que hacía quie­nes la pro­fie­res y hacia las cau­sas ára­bes, que no sir­ve sino a Israel y a los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

Irán ha ela­bo­ra­do su doc­tri­na polí­ti­ca y ha basa­do su espa­cio vital sobre el prin­ci­pio de prio­ri­dad de la cau­sa pales­ti­na y el anti-israe­lis­mo, tam­bién enfren­tán­do­se a las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses y tra­ba­jan­do por la inte­gra­ción en el espa­cio ára­be e islá­mi­co. Aho­ra debe aco­ger la volun­tad de coope­ra­ción y her­man­dad, y entre­gar­se a estos prin­ci­pios como pilar de la movi­li­za­ción, cen­tro de peso estra­té­gi­co y mode­lo de man­do, inde­pen­den­cia y liber­tad que apo­ye un pro­yec­to ára­be-islá­mi­co inde­pen­dien­te y con­tem­po­rá­neo y refuer­ca a los paí­ses y pue­blos de nues­tra región.

El mun­do islá­mi­co se for­ta­le­ce con sus alian­zas y con la coope­ra­ción entre sus Esta­dos; por eso esta­mos con­ven­ci­dos de la impor­tan­cia de apro­ve­char las fuer­zas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y huma­nas exis­ten­tes en todos los paí­ses del mun­do islá­mi­co sobre la base de una inte­gra­ción, la ayu­da y evi­tar el segui­dis­mo hacia los arro­gan­tes. No pode­mos dejar de men­cio­nar la impor­tan­cia de la unión entre musul­ma­nes.

Dijo Dios: “Uníos jun­tos a Dios y no os sepa­réis” advir­tien­do de lo que pue­de ori­gi­nar la des­unión entre las per­so­nas, como la heren­cia con­fe­sio­nal, espe­cial­men­te entre sun­na y shia. Noso­tros apos­ta­mos por una con­cien­cia de los pue­blos islá­mi­cos para hacer fren­te a las cons­pi­ra­cio­nes que se tejen y a las dis­cor­dias inter­nas.

7. El Líbano y las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les

Los ejes prin­ci­pa­les de la con­tro­ver­sia, lucha y con­flic­to en la visión y línea de Hiz­bu­lá son de tipo polí­ti­co-moral en pri­mer lugar, entre el pode­ro­so y el débil, entre domi­nan­tes y el ven­ci­do, y entre el tirano ocu­pan­te y el deman­dan­te de liber­tad e inde­pen­den­cia.

Hiz­bu­lá con­si­de­ra que la supre­ma­cía úni­ca se eli­mi­na con el equi­li­brio y la esta­bi­li­dad de los dos mun­dos y con la segu­ri­dad y la paz de los dos Esta­dos. La ayu­da ili­mi­ta­da de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se a Israel, su apo­yo al enemi­go, el res­pal­do a la ocu­pa­ción de terri­to­rios ára­bes, ade­más del domi­nio de dicha admi­nis­tra­ción sobre las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y el doble rase­ro en los cri­te­rios de pro­mul­ga­ción y pues­ta en prác­ti­ca de las reso­lu­cio­nes inter­na­cio­na­les, polí­ti­cas de intro­mi­sión en los asun­tos de otras socie­da­des, la mili­ta­ri­za­ción del mun­do y el apo­yo a una lógi­ca de las gue­rras iti­ne­ran­tes en las con­tien­das inter­na­cio­na­les, inci­ta­ción a los dis­tur­bios y des­ór­de­nes públi­cos en todos los rin­co­nes del pla­ne­ta… Todo ello con­vier­ten a la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se en pla­za hos­til a nues­tra comu­ni­dad de cre­yen­tes y nues­tros pue­blos, y le con­vier­te en res­pon­sa­ble prin­ci­pal en la gene­ra­ción de per­tur­ba­cio­nes y des­ór­de­nes en el sis­te­ma inter­na­cio­nal.

En lo refe­ri­do a las polí­ti­cas de los paí­ses euro­peos, estos bas­cu­lan entre su inca­pa­ci­dad y fal­ta de efec­ti­vi­dad, por un lado, y la adhe­sión injus­ti­fi­ca­da a las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses, por el otro. Esto en la prác­ti­ca con­du­ce al vacío de la ten­den­cia medi­te­rrá­nea en Euro­pa a favor de la supre­ma­cía de la ten­den­cia atlán­ti­ca y su impron­ta colo­nia­lis­ta.

Esta adhe­sión a la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, espe­cial­men­te en su eta­pa de deca­den­cia his­tó­ri­ca, supo­ne un error estra­té­gi­co que sólo pue­de lle­var a una mayor can­ti­dad de pro­ble­mas, pasos en fal­so y com­pli­ca­cio­nes en las rela­cio­nes euro-ára­bes.

Euro­pa tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad impor­tan­te en la heren­cia colo­nial que pro­vo­có en nues­tra región gra­ves daños, cuyas con­se­cuen­cias y efec­tos aún hoy sufren nues­tros pue­blos.

Como los pue­blos euro­peos tie­nen una his­to­ria en la resis­ten­cia al ocu­pan­te, es su deber moral y huma­ni­ta­rio, antes que polí­ti­co, y se impo­ne que res­pe­ten el dere­cho de los pue­blos a la resis­ten­cia al ocu­pan­te, sobre la base de una cla­ra dis­tin­ción entre “resis­ten­cia” y “terro­ris­mo”.

En nues­tra opi­nión las exi­gen­cias de esta­bi­li­dad y cola­bo­ra­ción en las rela­cio­nes euro-ára­bes impli­can un acer­ca­mien­to de Euro­pa más inde­pen­dien­te, jus­to y obje­ti­vo. Será com­pli­ca­do la cons­truc­ción de un espa­cio vital com­par­ti­do, polí­ti­ca­men­te y en segu­ri­dad, sin ese cam­bio que garan­ti­ce el arre­glo de estas zonas de des­equi­li­brio ori­gi­na­das por las cri­sis y la ausen­cia de esta­bi­li­dad.

Por otro lado valo­ra­mos de for­ma impor­tan­te la expe­rien­cia inde­pen­den­tis­ta con­tra­ria a la supre­ma­cía por par­te de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, y vemos que hay muchos espa­cios para el encuen­tro entre sus pro­yec­tos y los del movi­mien­to de resis­ten­cia de nues­tra región, lo que lle­va­ría a cons­truir un orden inter­na­cio­nal más jus­to y equi­li­bra­do.

Esta expe­rien­cia cons­ti­tu­ye un incen­ti­vo para la espe­ran­za pro­me­te­do­ra a nivel inter­na­cio­nal, que se apo­ye en una iden­ti­dad huma­na uni­ver­sal y en un sus­tra­to polí­ti­co-moral com­par­ti­do. En este con­tex­to, el lema “la uni­dad de los opri­mi­dos” será uno de los pila­res de nues­tro pen­sa­mien­to polí­ti­co en la crea­ción de nues­tro enten­di­mien­to, nues­tras rela­cio­nes y nues­tra pos­tu­ra ante las cues­tio­nes inter­na­cio­na­les.

Capí­tu­lo 3º: Pales­ti­na y las nego­cia­cio­nes de com­pro­mi­so

1. La cues­tión pales­ti­na y la enti­dad sio­nis­ta

Las vio­la­cio­nes y des­pla­za­mien­tos come­ti­dos sobre el pue­blo pales­tino en el año 1948 con el apo­yo y patro­ci­nio de las fuer­zas inter­na­cio­na­les domi­nan­tes en aque­llas fechas supu­sie­ron una bru­tal y direc­ta agre­sión que alcan­zó toda la región ára­be, asi­mis­mo, fue una ame­na­za real para su segu­ri­dad, esta­bi­li­dad e intere­ses. Cabe des­ta­car que los daños con­se­cuen­tes de esta agre­sión no sólo alcan­za­ron el pue­blo pales­tino o los pue­blos veci­nos y que las agre­sio­nes y las ten­sio­nes y gue­rras cau­sa­das por enfren­ta­mien­tos, luchas y actos agre­si­vos son la prue­ba con­tun­den­te del gra­do de injus­ti­cia que ha sufri­do el pue­blo pales­tino y ára­be y musul­mán cuan­do los occi­den­ta­les come­tie­ron aquel cri­men con­tra la huma­ni­dad per­mi­tien­do el asen­ta­mien­to de la enti­dad sio­nis­ta en el cora­zón del mun­do ára­be y musul­mán, cons­ti­tu­yen­do así, una pene­tra­ción enemi­ga y un paso gran­de den­tro del arro­gan­te pro­yec­to occi­den­tal, de for­ma gene­ral, y una base para el con­trol y la domi­na­ción de la región, más con­cre­ta­men­te.

El movi­mien­to sio­nis­ta es un movi­mien­to racis­ta en su ideo­lo­gía y sus prác­ti­cas, y es el resul­ta­do de un de una men­ta­li­dad arro­gan­te, tira­na y sub­yu­gan­te; con un pro­yec­to que en sus bases es un pro­yec­to colo­nial, de judai­za­ción y expan­sio­nis­ta. El ente resul­tan­te de este movi­mien­to ha logra­do median­te la ocu­pa­ción, los ata­ques, las matan­zas y el terro­ris­mo el apo­yo de los Esta­dos colo­nia­lis­tas, espe­cial­men­te Esta­dos Uni­dos, país con el que está uni­do por intere­se estra­té­gi­cos y que lo con­vier­ten en socio real en todas sus gue­rras, matan­zas y prác­ti­cas terro­ris­tas.

La lucha que esta­mos lle­van­do a cabo noso­tros y que tam­bién esta lle­van­do a cabo la Umma musul­ma­na en con­tra del pro­yec­to sio­nis­ta y colo­nial en Pales­ti­na res­pon­de al deber de defen­der­se con­tra la ocu­pa­ción, las ofen­si­vas y las injus­ti­cias israe­líes que ame­na­zan nues­tra exis­ten­cia y que fija como obje­ti­vo nues­tros dere­chos y nues­tro futu­ro. Noso­tros no basa­mos nues­tra lucha en el enfren­ta­mien­to reli­gio­so o en la dis­cri­mi­na­ción étni­ca o racial, a pesar de que los due­ños de este pro­yec­to colo­nial y sio­nis­ta nun­ca tuvie­ron nin­gún repa­ro a la hora de emplear la reli­gión y los sen­ti­mien­tos reli­gio­sos como un medio para con­se­guir sus obje­ti­vos y sus metas. El hecho de que tan­to Bush como su suce­sor Oba­ma jun­to con los líde­res de la ente sio­nis­ta fue­ran a pedir a los pales­ti­nos y a los ára­bes y musul­ma­nes que acep­ta­ran el carác­ter judío del “Esta­do de Israel” es una prue­ba de ello.

El resul­ta­do natu­ral y obvio es que este enfa­da­do ente cai­ga en un apu­ro exis­ten­cial que des­gas­ta a sus líde­res y a los que le apo­yan, pues­to que ha sido crea­do de una for­ma anti­na­tu­ral, por lo cual no es apto para la super­vi­ven­cia; de echo, está en ame­na­za de extin­ción. La res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca de la Umma y la de sus pue­blos es la de nun­ca admi­tir la exis­ten­cia de este ente por muy duras que sean las pre­sio­nes y que con­ti­núe con la labor de libe­rar todos los terre­nos ocu­pa­dos y recu­pe­rar todos los dere­chos vio­la­dos sin impor­tar­le el paso del tiem­po ni el tama­ño de los sacri­fi­cios.

2. Jeru­sa­lén y la mez­qui­ta de Al-Aqsa

Todo el mun­do es cons­cien­te del valor y de la san­ti­dad de Jeru­sa­lén y de la mez­qui­ta de Al-Aqsa. Esta últi­ma es la pri­me­ra de las dos Qiblas2, la ter­ce­ra Mez­qui­ta Sagra­da, comien­zo y meta del Pro­fe­ta Muham­mad (saw), pun­to de encuen­tro de los pro­fe­tas y men­sa­je­ros de Dios (que la Paz cai­ga sobre ellos). Nadie pue­de negar el gran valor que repre­sen­ta esta mez­qui­ta para los musul­ma­nes, pues­to que es uno de los sím­bo­los del Islam más impor­tan­tes que exis­ten hoy día.

Jeru­sa­lén ocu­pa un pues­to muy ele­va­do den­tro de los cora­zo­nes de musul­ma­nes y cris­tia­nos debi­do al gran núme­ro de ele­men­tos sagra­dos, tan­to islá­mi­cos como cris­tia­nos, que abar­ca esta ciu­dad.

La ocu­pa­ción judía de esta ciu­dad sagra­da se basa en varios pla­nes y pro­yec­tos de judai­za­ción: expul­san sus habi­tan­tes, con­fis­can­do sus hoga­res y per­te­nen­cias, rodeán­do­la de barrios judíos y núcleos colo­nia­les y asfi­xián­do­la con un muro de segre­ga­ción racial, ade­más de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses y judíos en con­ver­tir­la en una eter­na capi­tal del ente sio­nis­ta con una admi­sión inter­na­cio­nal. Todos estos actos son pro­ce­di­mien­tos ofen­si­vos inad­mi­si­bles.

Las con­ti­nuas y peli­gro­sas ofen­si­vas con­tra la Sagra­da Mez­qui­ta de Al-Aqsa, así como las dis­tin­tas estra­te­gias judías para des­truir­la supo­nen un peli­gro real que ame­na­za su sub­sis­ten­cia y advier­te de nefas­tas con­se­cuen­cias sobre toda la región.

Nues­tro deber es la libe­ra­ción de Jeru­sa­lén y defen­der la Sagra­da Mez­qui­ta de Al-Aqsa, se tra­ta de un deber reli­gio­so y de una res­pon­sa­bi­li­dad huma­na y moral, que tie­ne que hacer suya cual­quier per­so­na libre y hon­ra­da, hijo de nues­tra Umma ára­be y musul­ma­na, así como todas las per­so­nas libres y hon­ra­das hijos del mun­do.

Pedi­mos y espe­ra­mos del pue­blo ára­be y musul­mán ‑ofi­cial y ofi­cio­sa­men­te- así como a todos los Esta­dos intere­sa­dos en la paz y la esta­bi­li­dad en el mun­do, que hagan todos sus esfuer­zos para libe­rar Jeru­sa­lén del fue­go de la ocu­pa­ción sio­nis­ta y para ayu­dar en la con­ser­va­ción de su ver­da­de­ra enti­dad sagra­da para cris­tia­nos y para musul­ma­nes.

3. La resis­ten­cia pales­ti­na

El pue­blo pales­tino está lidian­do una bata­lla de defen­sa pro­pia y lucha para recu­pe­rar sus dere­chos nacio­na­les y legí­ti­mos en Pales­ti­na, dere­chos his­tó­ri­cos y geo­grá­fi­cos. Con ello, el pue­blo pales­tino está ejer­cien­do un legí­ti­mo dere­cho que está admi­ti­do y obli­ga­do tan­to en los tex­tos sagra­dos como en la legis­la­ción inter­na­cio­nal y den­tro de los valo­res mora­les y huma­nos.

Este dere­cho com­pren­de la resis­ten­cia en todas sus moda­li­da­des –enca­be­za­das por la lucha arma­da- así como todos los medios de los que dis­po­nen las dis­tin­tas fac­cio­nes de resis­ten­cia pales­ti­na, sobre todo cuan­do exis­te un des­equi­li­brio de fuer­zas a favor del enemi­go sio­nis­ta, que está dota­do con las armas más moder­nas para la des­truc­ción y la ani­qui­la­ción.

La pro­pia expe­rien­cia –que es una prue­ba con­tun­den­te y obvia de todas las atro­ci­da­des que ha ido come­tien­do el ente sio­nis­ta en con­tra del pue­blo pales­tino has­ta hoy en día- ha demos­tra­do la impor­tan­cia y la efi­ca­cia que supu­so la elec­ción de la vía de la resis­ten­cia jiha­dis­ta y la lucha arma­da para enfren­tar­se al enemi­go y libe­rar los terri­to­rios ocu­pa­dos, devol­vien­do al pue­blo pales­tino todos sus dere­chos y ponien­do fin a la bre­cha de supe­rio­ri­dad estra­té­gi­ca por medio de las ecua­cio­nes impues­tas por la resis­ten­cia gra­cias a su capa­ci­dad y a su volun­tad den­tro del terreno del enfren­ta­mien­to.

La gran prue­ba del éxi­to de la resis­ten­cia son los logros que han con­se­gui­do en el Líbano, que se tra­du­je­ron en con­ti­nuas vic­to­rias y en reite­ra­dos logros civi­les, mili­ta­res y aní­mi­cos, espe­cial­men­te, al obli­gar al enemi­go sio­nis­ta a lle­var a cabo la gran reti­ra­da en mayo del 2000 de la mayo­ría de los terri­to­rios liba­ne­ses ocu­pa­dos. Asi­mis­mo, la vic­to­ria que­dó plas­ma­da en el rotun­do fra­ca­so del ejér­ci­to sio­nis­ta en la ofen­si­va que tuvo lugar en julio del 2006, en la que la resis­ten­cia con­si­guió una vic­to­ria divi­na, his­tó­ri­ca y estra­té­gi­ca que cam­bió los tér­mi­nos de la ecua­ción de la lucha de for­ma radi­cal, hacien­do que el enemi­go israe­lí conoz­ca su pri­me­ra gran derro­ta derrum­ban­do, así, el mito del ejér­ci­to inven­ci­ble.

Otra prue­ba son los con­ti­nuos logros con­se­gui­dos por la resis­ten­cia en Pales­ti­na por medio de la expe­rien­cia de la Revo­lu­ción pales­ti­na y la opción de la lucha arma­da. Tam­bién a tra­vés de la Pri­me­ra Inti­fa­da y la Segun­da Inti­fa­da, logran­do una tre­men­da derro­ta del ejér­ci­to israe­lí que tuvo que reti­rar­se total­men­te de la Fran­ja de Gaza en el año 2005 sin poner con­di­cio­nes y sin pedir nego­cia­cio­nes o pac­tos. Tam­bién se reti­ra­ron sin haber logra­do nin­gún bene­fi­cio a nivel polí­ti­co, geo­grá­fi­co o de segu­ri­dad. Esta sus­tan­cial vic­to­ria fue la pri­me­ra en cuan­to a libe­ra­ción de terre­nos ocu­pa­dos y fue la prue­ba del éxi­to de la vía de la resis­ten­cia en Pales­ti­na, pues­to que fue la pri­me­ra reti­ra­da obli­ga­da de las tro­pas del ejér­ci­to israe­lí den­tro de los lími­tes his­tó­ri­cos de los terre­nos de Pales­ti­na. A nivel estra­té­gi­co, esta vic­to­ria supo­ne un paso muy impor­tan­te den­tro de la lucha que tene­mos con­tra del ente sio­nis­ta. La admi­ra­ble resis­ten­cia que tuvo el lucha­dor pue­blo pales­tino en Gaza duran­te la ofen­si­va sio­nis­ta del año 2008 es algo que ser­vi­rá para edu­car a las futu­ras gene­ra­cio­nes y un ejem­plo para todos los colo­ni­za­do­res y agre­so­res.

Si este es el obje­ti­vo de la resis­ten­cia en el Líbano y Pales­ti­na, ¿cuál fue el de la vía de nego­cia­cio­nes? Es más, ¿cuá­les fue­ron los resul­ta­dos, los intere­ses y las ganan­cias que se han obte­ni­do tras las nego­cia­cio­nes en todas sus fases y a tra­vés de todos sus con­ve­nios? ¿Aca­so no fue más arro­gan­cia, humi­lla­ción y domi­na­ción israe­lí, logran­do cada vez mejo­res resul­ta­dos para los intere­ses y bene­fi­cios israe­líes?

Por ello, hoy esta­mos reafir­mán­do­nos en nues­tra pos­tu­ra al lado del pue­blo pales­tino y de la cau­sa pales­ti­na con su fir­me­za his­tó­ri­ca, geo­grá­fi­ca y polí­ti­ca. Pres­ta­mos, pues, nues­tro apo­yo incon­di­cio­nal al pue­blo pales­tino y a todos los movi­mien­tos de resis­ten­cia pales­ti­nos en su lucha con­tra el pro­yec­to israe­lí.

4. Nego­cia­cio­nes de paz

En lo que res­pec­ta al pro­ce­so de paz y a los acuer­dos resul­tan­tes de la ron­da de nego­cia­cio­nes en Madrid y el tra­ta­do de paz Ara­va y sus ane­xos, el Acuer­do de Oslo y ane­xos, y antes de ellos el Acuer­do de Camp David y ane­xos, nues­tra pos­tu­ra era, es y segui­rá sien­do el recha­zo abso­lu­to al prin­ci­pio de ele­gir la paz con el ente sio­nis­ta, fun­da­do sobre la base de res­pe­to a su lega­li­dad y su exis­ten­cia y con­des­cen­der con la usur­pa­ción que ha rea­li­za­do del terri­to­rio ára­be e islá­mi­co de Pales­ti­na.

Esta posi­ción es en fir­me, de for­ma per­ma­nen­te y defi­ni­ti­va, inne­go­cia­ble y sin vuel­ta atrás, inclu­so aun­que el mun­do ente­ro reco­no­cie­ra a Israel. Par­tien­do de este pun­to y de una pos­tu­ra de her­man­dad, res­pon­sa­bi­li­dad y ambi­ción, hace­mos un lla­ma­mien­to a los res­pon­sa­bles ára­bes a que se com­pro­me­tan con las elec­cio­nes que han toma­do sus pue­blos res­pec­ti­vos y recon­si­de­rar la opción nego­cia­do­ra, repa­sar los resul­ta­dos de los acuer­dos fir­ma­dos con el enemi­go sio­nis­ta y aban­do­nar de for­ma irre­ver­si­ble el ilu­so­rio e injus­to pro­ce­so de com­pro­mi­so, fal­sa­men­te lla­ma­do “Pro­ce­so de Paz”, ya que quie­nes apos­ta­ron por el papel de las suce­si­vas admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses como socio y media­dor hon­ra­do y jus­to en este pro­ce­so, han podi­do cons­ta­tar, sin nin­gún géne­ro de dudas, que les ha deja­do plan­ta­dos, que ha ejer­ci­do pre­sión y chan­ta­je sobre ellos y ha reve­la­do su hos­ti­li­dad hacia esos pue­blos, sus temas de Esta­do y sus intere­ses, toman­do par­ti­do y posi­cio­nán­do­se total­men­te del lado de su alia­do estra­té­gi­co, el ente sio­nis­ta.

Res­pec­to al ente sio­nis­ta, con el cual sue­ñan ilu­so­ria­men­te la posi­bi­li­dad de enta­blar la paz, ha demos­tra­do a lo lar­go de todas las eta­pas de las nego­cia­cio­nes que, ni deman­da paz, ni tra­ba­ja por de ella. Uti­li­za las nego­cia­cio­nes para impo­ner sus con­di­cio­nes, refor­zar su posi­ción, rea­li­zar su inte­rés y que­brar la viru­len­cia de la hos­ti­li­dad y el impe­di­men­to psi­co­ló­gi­co de los pue­blos ára­bes fren­te res­pec­to al él. Esto lo rea­li­za al con­se­guir la nor­ma­li­za­ción ofi­cial y popu­lar, abier­ta y sin cos­to alguno, que le per­mi­te con­vi­vir de for­ma nor­ma­li­za­da e inte­grar­se en el sis­te­ma regio­nal y auto pro­cla­mar­se como hecho con­su­ma­do en la zona, con la acep­ta­ción y res­pe­to a la lega­li­dad de su exis­ten­cia tras haber renun­cia­do a su favor al terri­to­rio pales­tino que usur­pó.

Des­de aquí, pedi­mos y espe­ra­mos del pue­blo ára­be y musul­mán ‑ofi­cial y ofi­cio­sa­men­te- que reto­men Pales­ti­na y Jeru­sa­lén como una cau­sa vital para todos ellos; una cau­sa por la cual todos se uni­fi­can y se com­pro­me­ten a libe­rar Pales­ti­na de la ocu­pa­ción sio­nis­ta. Asi­mis­mo, que lle­ven a cabo aque­llo que les dic­te su obli­ga­ción reli­gio­sa y huma­na y en her­ma­na­mien­to con el pue­blo pales­tino, pro­cu­rán­do­le el apo­yo para refor­zar su resis­ten­cia y capa­ci­tán­do­lo para que con­ti­núe resis­tien­do, negán­do y boi­co­tean­do cual­quier pro­yec­to de natu­ra­li­za­ción con el enemi­go sio­nis­ta. Por otro lado, espe­ra­mos del pue­blo ára­be y musul­mán que ayu­de al pue­blo pales­tino a afe­rrar­se al dere­cho de retorno a sus tie­rras y a sus hoga­res de los cua­les han sido expul­sa­dos. Ayu­dar­le tam­bién a que se nie­gue rotun­da­men­te a todas las alter­na­ti­vas pro­pues­tas de asen­ta­mien­tos, de com­pen­sa­ción y de des­pla­za­mien­tos. Hay que tra­ba­jar de for­ma rápi­da para eli­mi­nar el blo­queo impues­to al pue­blo pales­tino, espe­cial­men­te, el masi­vo blo­queo ejer­ci­do sobre la Fran­ja de Gaza, y para pla­ni­fi­car y pro­gra­mar accio­nes para libe­rar a los miles de pre­sos y pri­sio­ne­ros que se encuen­tran en las cár­ce­les israe­líes.

Con­clu­sión

Esta es nues­tra visión y nues­tra expec­ta­ti­va, para su cons­truc­ción hemos inten­ta­do ser jus­tos y hon­ra­dos. Esta es nues­tra pos­tu­ra y nues­tro com­pro­mi­so. Cree­mos en la jus­ti­cia y la apli­ca­mos. Defen­de­mos las cau­sas jus­tas y por ellas sacri­fi­ca­mos nues­tras vidas. Con todo ello, solo que­re­mos lograr el bene­plá­ci­to de nues­tro Crea­dor, Señor de los Cie­los y de la Tie­rra. Sólo ansia­mos que nues­tro pue­blo sea feliz y que esté guia­do en el Buen Camino.

¡Loor a Dios! Bien sabes que nues­tros actos no son para com­pe­tir con Tu Poder, pero es para avi­var la jus­ti­cia y dar­le muer­te a la injus­ti­cia; para defen­der a aque­llos sier­vos Tuyos que han sufri­do injus­ti­cias; para esta­ble­cer la Jus­ti­cia en Tu tie­rra; y para pedir Tu Per­dón y tu Ben­di­ción. Con este men­sa­je han muer­to nues­tros már­ti­res, y con este men­sa­je vivi­mos y segui­mos tra­ba­jan­do y luchan­do sabien­do que sólo tene­mos dos posi­bles resul­ta­dos: la vic­to­ria o tener el pla­cer de encon­trar­nos Con­ti­go envuel­tos en san­gre.

Nues­tra pro­me­sa para Tí, oh Dios, y para todos tus sier­vos que se hayan opri­mi­do es que sere­mos siem­pre fie­les a nues­tro men­sa­je y a nues­tra pro­me­sa, y que nada ni nadie nos cam­bia­rá a lo lar­go de nues­tra exis­ten­cia.


Notas:

1 N. del T. : “Umma” en ára­be hace refe­ren­cia al con­jun­to de la comu­ni­dad musul­ma­na que se encuen­tra es dis­tin­tas par­tes del mun­do.

2 Qebla defi­ne a la direc­ción que apun­ta hacia la Kaa­ba (Meca) y a la que el Imam y los oran­tes deben diri­gir­se cada vez que rea­li­zan sus rezos.

www​.alma​nar​.com​.lb /​http://​cal​pu​.nue​va​ra​dio​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=65

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *