Tem­plos y pese­bres- Kol­do Cam­pos

Cuen­tan que, hace ya muchos años, Jesu­cris­to le ase­gu­ró a Pedro «sobre esta pie­dra edi­fi­ca­ré mi igle­sia». Igno­ro de qué tama­ño era aque­lla pie­dra pero su lugar lo ocu­pa aho­ra el Vati­cano, con su majes­tuo­sa Pla­za de San Pedro inclui­da.

Recien­te­men­te, en Cos­ta de Mar­fil, un dadi­vo­so pre­si­den­te, Félix Houphouët-Boigny, pagó de su «bol­si­llo» nacio­nal 300 millo­nes de dóla­res para edi­fi­car sobre otra «pie­dra», en este caso afri­ca­na, la Basí­li­ca Nues­tra Seño­ra de la Paz, répli­ca de la vati­ca­na, capaz de aco­ger a 18.000 per­so­nas.

En Gua­da­la­ja­ra, Méxi­co, se cons­tru­ye el mayor tem­plo del mun­do con capa­ci­dad de alber­gar a 75.000 per­so­nas.

Cuen­tan que, hace ya muchos años, el Mer­ca­do le ase­gu­ro a Jesu­cris­to: «Sobre este pese­bre edi­fi­ca­ré la Navi­dad».

Tam­po­co sé de qué tama­ño era aquel pese­bre, pero si quie­re una répli­ca exac­ta, árbol y belén inclui­do, con su corres­pon­dien­te ban­da sono­ra, luces inter­mi­ten­tes, reyes magos, turro­nes, cham­pa­ñas, pavo, mer­lu­za, lote­ría y rega­los para dar y tomar, pase cuan­to antes por El Cor­te Inglés que pre­fie­ra o encar­gue su com­pra por Inter­net.

Extra­ño des­tino el de un pobre niño ile­gal, inmi­gran- te des­pro­vis­to de pape­les, ame­na­za­do de muer­te por un Esta­do que nun­ca le per­do­nó su pro­pues­ta de paz y de jus­ti­cia.

Tal vez a ello se deba que sea el úni­co que nun­ca vuel­ve a casa por Navi­dad y a quien tam­po­co van a encon­trar en esos fas­tuo­sos tem­plos eri­gi­dos en su nom­bre. El sigue entre­te­ni­do por los alre­de­do­res de sus tem­plos y sus fies­tas, rodea­do de los suyos, allá don­de nun­ca está su «igle­sia» y en don­de pue­de seguir sien­do divino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *