Bie­lo­rru­sia ha hecho su elec­ción- Oleg Ste­pa­nen­ko

Ale­xán­der Lukashen­ko ha sido reele­gi­do pre­si­den­te de Bie­lo­rru­sia. Según los datos pre­li­mi­na­res, el 80% de los que lle­ga­ron a votar, lo hicie­ron por él. Y si tene­mos en cuen­ta que la par­ti­ci­pa­ción fue muy alta –casi el 93% de los que tenían dere­cho a voto─ pode­mos afir­mar, que Lukashen­ko ha sido nue­va­men­te ele­gi­do por una aplas­tan­te mayo­ría del pue­blo bie­lo­rru­so.

¿Qué había en la balan­za?

Todos los ana­lis­tas serios coin­ci­den en seña­lar que el resul­ta­do era ple­na­men­te lógi­co. Todos seña­lan, que de par­ti­da, A. Lukashen­ko con­ta­ba con todas las posi­bi­li­da­des de lograr una vic­to­ria con­tun­den­te. “Bas­te recor­dar las elec­cio­nes aná­lo­gas de 2006, ─escri­be el ana­lis­ta de la agen­cia bie­lo­rru­sa BELTA Vík­tor Lovgach.─La vís­pe­ra de la vota­ción el perió­di­co bri­tá­ni­co “The Gar­dian” se pre­gun­ta­ba: ¿Pue­de alguien ima­gi­nar­se que un líder euro­peo, bajo cuyo man­da­to los ingre­sos reales de la pobla­ción crez­can de mane­ra esta­ble, sien­do ese cre­ci­mien­to de un 24% en el últi­mo año, vaya a salir derro­ta­do en las elec­cio­nes? Ha con­se­gui­do ade­más man­te­ner a raya la infla­ción, y en 7 años ha redu­ci­do a la mitad el núme­ro de per­so­nas que vivían en pobre­za, evi­tan­do con­vul­sio­nes socia­les, gra­cias a la dis­tri­bu­ción de ren­ta más equi­ta­ti­va de la región”. Cier­ta­men­te, ¿pue­de alguien ima­gi­nar­se la derro­ta de un líder así?

Pero es que duran­te el últi­mo plan quin­que­nal, Bie­lo­rru­sia ha alcan­za­do logros mucho mayo­res: Tan­to en el desa­rro­llo de la eco­no­mía, como en el aumen­to del nivel de vida del pue­blo, garan­ti­zan­do la jus­ti­cia social. El núme­ro de pobres se ha vuel­to a redu­cir a la mitad, per­mi­tien­do a Bie­lo­rru­sia colo­car­se entre los diez paí­ses más jus­tos, a juz­gar por la dife­ren­cia de ingre­sos entre los más pobres y los más ricos, mien­tras que el índi­ce de des­em­pleo es más bajo que en cual­quier otro país del mun­do. Esta es la base social, el cimien­to más fia­ble para cual­quier polí­ti­co, que ha pre­de­ter­mi­na­do el éxi­to de Lukashen­ko. Como se sue­le decir, si algo fun­cio­na, no lo toques. Nin­guno de los nue­ve can­di­da­tos de la opo­si­ción “demo­crá­ti­ca”, que se enfren­ta­ban al actual pre­si­den­te, bajo cuyo man­da­to el país ha con­se­gui­do tales avan­ces en todas las esfe­ras de la vida, tenía la más míni­ma posi­bi­li­dad de triun­fo. Por no men­cio­nar que su posi­ción prooc­ci­den­tal repe­lía a los bie­lo­rru­sos.

Todos aquí saben per­fec­ta­men­te que todos estos actua­les “demó­cra­tas” han cre­ci­do de una mis­ma raíz, del deno­mi­na­do Fren­te popu­lar bie­lo­rru­so, que tenía como líder a Zenon Pozn­yak, rusó­fo­bo pato­ló­gi­co que huyó del país. Todos saben, que sus segui­do­res, espar­ci­dos en peque­ños “par­ti­dos de salón”, viven de las asig­na­cio­nes de los EE.UU. y sus alia­dos euro­peos. Y los libe­ra­dos de esos par­ti­dos lle­van años obe­de­cien­do los encar­gos de Occi­den­te: cam­biar el carác­ter de las refor­mas en Bie­lo­rru­sia, ale­jar­la de Rusia, e impe­dir la crea­ción ple­na de un Esta­do uni­fi­ca­do con Rusia.

El pue­blo ha enten­di­do que es lo que había en la balan­za. Ade­más, los bie­lo­rru­sos cono­cían bien a los pro­pios can­di­da­tos “demó­cra­tas”. “Prav­da” ya dedi­có un artícu­lo a uno de ellos, Vla­dí­mir Neklyaev, en el que la opo­si­ción anti Lukashen­ko había depo­si­ta­do sus espe­ran­zas. Este poe­ta, pre­di­ca­ba al prin­ci­pio la ideo­lo­gía sovié­ti­ca, lue­go la anti­so­vié­ti­ca, defen­día al prin­ci­pio la uni­dad con Rusia, lue­go la rup­tu­ra total con Rusia, se reba­jó a vana­glo­riar a fas­cis­tas dege­ne­ra­dos y en sus ale­ga­tos con­tra la crea­ción del Esta­do uni­fi­ca­do, lle­gó a decir que era: “una ame­na­za real para la inde­pen­den­cia de Bie­lo­rru­sia, y que igno­ra­ba los intere­ses nacio­na­les”. Al reci­bir antes de la cele­bra­ción de las elec­cio­nes el res­pal­do de las estruc­tu­ras cer­ca­nas al Krem­lin, se esfor­zó a toda cos­ta por apa­re­cer como can­di­da­to pro­rru­so, mien­tras que la vís­pe­ra mis­ma de la jor­na­da elec­to­ral en una entre­vis­ta a una emi­so­ra fran­ce­sa decla­ró: “Me he pre­sen­ta­do a las elec­cio­nes para que el Krem­lin no ten­ga a su can­di­da­to”.

Como es lógi­co, “vele­tas” como este poco tie­nen que hacer en Bie­lo­rru­sia. Los prin­ci­pa­les opo­si­to­res a Lukashen­ko, al for­ma­li­zar su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia, comen­za­ron a con­vo­car a sus segui­do­res a acu­dir a la pla­za: Para una vez allí, tras el cie­rre de cole­gios, “deci­dir el des­tino de las elec­cio­nes”. Dicho de otro modo, eje­cu­tar un gol­pe de esta­do. O al menos, “si la cosa no pren­de”, ase­gu­rar­se cuan­do menos la foto de la “pro­tes­ta”, para que Occi­den­te la pue­da uti­li­zar y cali­fi­car las elec­cio­nes de ile­gí­ti­mas. Des­pués de todo hay que ganar­se el suel­do que te están pagan­do tus patro­ci­na­do­res. Ade­más, los méto­dos ya son bien cono­ci­dos y han sido pro­ba­dos hace tiem­po.

“Lle­va­mos vein­te años vivien­do en la pla­za, decla­ra­ba paté­ti­ca­men­te la mujer de uno de los can­di­da­tos, al recor­dar la lucha de tan­tos años con­tra el “régi­men de Lukashen­ko”. “Nos hemos con­ver­ti­do en hijos de la pla­za.”

Pero el des­tino de la repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia, como acer­ta­da­men­te han seña­la­do los ana­lis­tas, no lo deci­den los “hijos de la pla­za”, sino los hijos del pue­blo. Por si solos estos “pla­zis­tas” bie­lo­rru­sos, no son muchos. Lo mis­mo podría decir­se de los “par­ti­dos de sofá” que los uti­li­zan: ni siquie­ra han podi­do com­ple­tar sus equi­pos elec­to­ra­les. Uti­li­za­ban a la mis­ma gen­te para que les hicie­se de apoderados,y obser­va­do­res en las mesas elec­to­ra­les. La cosa lle­gó al pun­to de que en los comi­tés elec­to­ra­les loca­les de la región de Grodno, en repre­sen­ta­ción de 4 par­ti­dos opo­si­to­res, se pre­sen­ta­ron más de 30 per­so­nas, con ante­ce­den­tes pena­les, algu­nos por deli­tos gra­ves: vio­la­ción , esta­fa, robo, trá­fi­co de estu­pe­fa­cien­tes: Sin con­tar con apo­yo den­tro de la socie­dad, los can­di­da­tos no se habrían arries­ga­do a sacar a sus corre­li­gio­na­rios a la pla­za, de no ser por el apo­yo externo.

¿En qué manos está la porra?

Y ese apo­yo nece­sa­rio lo encon­tra­ron. Sobre­to­do en Occi­den­te. Un papel des­ta­ca­do en los acon­te­ci­mien­tos que se des­ata­ron en Minsk tras las elec­cio­nes, lo jugó la pos­tu­ra del jefe de la misión de obser­va­do­res de la Ofi­ci­na de ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y dere­chos humanos(ODIHR) de la OSCE, Gert Arens. No tuvo más reme­dio que reco­no­cer, que tan­to la reco­gi­da de fir­mas, el regis­tro de las can­di­da­tu­ras, las inter­ven­cio­nes de los can­di­da­tos en tele­vi­sión, radio y pren­sa escri­ta, se habían pro­du­ci­do de for­ma libre, sin inter­fe­ren­cias: Aun­que según él, “el mejor sín­to­ma de una autén­ti­ca cam­pa­ña elec­to­ral” fue el que los can­di­da­tos “pudie­ran cri­ti­car dura­men­te al actual gobierno”: Mejor no recor­dar lo que ha repre­sen­ta­do ese “sín­to­ma”. Men­ti­ras, calum­nias, sin­ver­güen­ce­ría, insul­tos diri­gi­dos con­tra el gobierno y el pre­si­den­te Lukashen­ko, que no debe­rían per­mi­tir­se en una socie­dad decen­te. Los telé­fo­nos de las ofi­ci­nas elec­to­ra­les no para­ban de sonar, con lla­ma­das de per­so­nas indig­na­das por­que se per­mi­tie­se a los can­di­da­tos de la opo­si­ción com­por­tar­se de modo tan inso­len­te. Los usua­rios de inter­net tam­bién deja­ron ver su indig­na­ción: “La valen­tía de los pre­ten­dien­tes está en corres­pon­den­cia con su ele­men­tal fal­ta de edu­ca­ción y su inca­pa­ci­dad para el debate…Lenguaje de ver­du­le­ras”.

Pero sobre los des­me­le­na­dos can­di­da­tos nada dijo el jefe de misión de la ODIHR. Y lo más impor­tan­te, ni una pala­bra, sobre que cin­co de ellos, inclu­yen­do a Vla­dí­mir Neklyaev y Andrei Sán­ni­kov, prin­ci­pal apues­ta de la opo­si­ción anti Lukashen­ko, vio­la­ron bur­da­men­te la lega­li­dad con sus lla­ma­mien­tos a “salir a la pla­za”. Por esos lla­ma­mien­tos a un mitin para el que no se había pedi­do auto­ri­za­ción, ade­más en una pla­za, como la Okt­yabrs­ka­ya, en la que no se per­mi­ten con­cen­tra­cio­nes, tan­to la CEC, como la Fis­ca­lía, ya les había adver­ti­do. Sin embar­go, el señor Arens, tan escru­pu­lo­so al seña­lar a la CEC las más insig­ni­fi­can­tes irre­gu­la­ri­da­des en la cam­pa­ña elec­to­ral, pre­fi­rió “no adver­tir” la acti­tud con­tra­ria a la ley de los can­di­da­tos de la opo­si­ción.

Inclu­so cuan­do se supo que se esta­ban pre­pa­ran­do para esa con­vo­ca­to­ria ile­gal for­man­do gru­pos y des­ta­ca­men­tos, y que los “hijos de la pla­za” esta­ban adqui­rien­do porras eléc­tri­cas, aero­so­les de gas, cohe­tes, porras y que habían inten­ta­do con­se­guir miles de barras metá­li­cas y tor­ni­lle­ría, Arens cerró los ojos.

Si hubie­ra dado a esos actos ile­ga­les la valo­ra­ción corres­pon­dien­te, se hubie­ra caí­do el prin­ci­pal as en la man­ga de los pro­vo­ca­do­res: con­fiar en la ODIRH, como en un alia­do. Pero la máxi­ma auto­ri­dad de esa ofi­ci­na, lla­ma­da a defen­der las nor­mas ele­men­ta­les del dere­cho (o cuan­do menos a seña­lar su infrac­ción) a lo lar­go de la cam­pa­ña elec­to­ral, guar­dó silen­cio, que como es sabi­do, equi­va­le a dar la apro­ba­ción, dejan­do de hecho las manos libres a los albo­ro­ta­do­res.

Las elec­cio­nes en Bie­lo­rru­sia han ser­vi­do para mos­trar del modo más pre­cla­ro la exis­ten­cia de dobles rase­ros, o por decir­lo de modo más colo­quial, la fal­se­dad de muchos repre­sen­tan­tes y en gene­ral de las estruc­tu­ras de la OSCE. “La vota­ción anti­ci­pa­da es ile­gal, hay que eliminarla”,─exige la opo­si­ción local. “Limi­tar en las elec­cio­nes bie­lo­rru­sas la vota­ción anticipada”,─responde el eco en la OSCE. El que sea una prác­ti­ca habi­tual en Occi­den­te, en Rei­no uni­do, EE.UU., o en los paí­ses escan­di­na­vos, de eso, ni una pala­bra. Y sobre el hecho de que en los EE.UU., don­de la vota­ción anti­ci­pa­da no se pro­lon­ga cua­tro días como en Bie­lo­rru­sia, sino que depen­dien­do del esta­do pue­da ir des­de los 45 has­ta los 75 días, y que la OSCE reco­mien­de ampliar los pla­zos, de eso tam­po­co dicen nada. Lo que para unos está per­mi­ti­do, para otros está prohi­bi­do. El col­mo de la hipo­cre­sía.

Y para que en los paí­ses poco “dóci­les” como Bie­lo­rru­sia, sea más fácil impo­ner al pue­blo unos can­di­da­tos que repre­sen­ten los intere­ses de Occi­den­te, han modi­fi­ca­do las direc­tri­ces de la OSCE. Fue eli­mi­na­do el pun­to que reco­gía la nece­si­dad de que las elec­cio­nes se desa­rro­lla­ran con­for­me a la legis­la­ción vigen­te. Así que ya sabes, Vas­ya, o como te lla­mes, Smith o Con­rad, inter­pre­ta la ley elec­to­ral a tu con­ve­nien­cia. Y si quie­res, ignó­ra­la, aho­ra que es como coser y can­tar: nin­gún prin­ci­pio al que ate­ner­se. “Los están­da­res elec­to­ra­les de los que hablan los repre­sen­tan­tes y fun­cio­na­rios de la OSCE, por des­gra­cia no exis­ten”, ─cons­ta­tó recien­te­men­te A. Lukashen­ko en la cum­bre de Asta­ná. De ahí el resul­ta­do. En épo­ca de elec­cio­nes en uno u otro país, la OSCE ─seña­lo Lukashen­ko─ se con­vier­te en una porra en manos de alguien.

No es difí­cil adi­vi­nar en qué manos pre­ci­sa­men­te.

El pue­blo es due­ño de su des­tino

El peli­gro que repre­sen­ta­ba para Bie­lo­rru­sia esa “porra”, era cada vez más evi­den­te con­for­me se acer­ca­ba la cam­pa­ña elec­to­ral. Des­de el cam­po opo­si­tor lle­ga­ron a exi­gir que el escru­ti­nio lo rea­li­za­sen los obser­va­do­res: “¿Qui­zás, debe­ría dar­les las lla­ves de mi apartamento?”─parafraseando a un cono­ci­do per­so­na­je lite­ra­rio, seña­ló con tono bur­lón uno de los ana­lis­tas.

Ese peli­gro no pasó inad­ver­ti­do para los diri­gen­tes de la repú­bli­ca. “Desa­rro­llan­do la demo­cra­cia por todo el país, pare­cie­ra que les hemos dado una señal equí­vo­ca a los que se dedi­can a las elec­cio­nes. Hagan lo que quie­ran, lle­guen a los cole­gios elec­to­ra­les, y mon­ten lo que se les ven­ga en gana, lo que sea, con tal de que los extran­je­ros no vayan a pen­sar que tene­mos unas elec­cio­nes no demo­crá­ti­cas. Segu­ra­men­te nos hemos esfor­za­do dema­sia­do por gus­tar­les a los obser­va­do­res inter­na­cio­na­les. Prác­ti­ca­men­te se han sen­ti­do los amos en estas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Debe que­dar cla­ro en el país, que en los cen­tros de vota­ción, nadie tie­ne dere­cho a venir y orde­nar­nos el qué y cómo hacer­lo, ─advir­tió Lukashen­ko. ─Para eso está la ley y son el pre­si­den­te y miem­bros de mesa los que deben actuar”.

La situa­ción se com­pli­ca­ba por el hecho de que los círcu­los cer­ca­nos al Krem­lin de Rusia, han esta­do ayu­dan­do a los can­di­da­tos de la “demo­cra­cia” bie­lo­rru­sa, a des­es­ta­bi­li­zar la situa­ción. Bajo su direc­ción se des­ató una cam­pa­ña anti Lukashen­ko. El gol­pe que con­fia­ban poder lle­var a cabo los opo­si­to­res “demo­crá­ti­cos”, tenía inclu­so el nom­bre pues­to: “la revo­lu­ción del oso”. Y solo en el últi­mo momen­to los due­ños del Krem­lin y la “Casa Blan­ca de Mos­cú”, caye­ron en la cuen­ta. Cuan­do com­pren­die­ron que Lukashen­ko iba a ganar de mane­ra inape­la­ble, y que el pue­blo ruso no les iba a per­do­nar esta nue­va trai­ción al úni­co autén­ti­co alia­do que tene­mos, Dmi­tri Med­vé­dev dio mar­cha atrás. Pero la opo­si­ción “demo­crá­ti­ca” esta­ba ya apun­tan­do a la pla­za con el car­ga­dor lleno. En direc­ción a la Casa del gobierno, don­de se habían con­gre­ga­do todos sus segui­do­res, se diri­gían dos auto­bu­ses, reple­tos de tor­ni­lle­ría, pun­ta­les, gan­zuás, y demás herra­mien­tas nece­sa­rias para la “revo­lu­ción”.

Los anti­dis­tur­bios les die­ron el alto y duran­te la ope­ra­ción, duran­te la cual algu­nos de ellos, inclui­do el pro­pio Neklyaev, fue­ron dete­ni­dos, les requi­sa­ron todo eso.

Y aun­que el recuen­to de la pape­le­tas se rea­li­za­ba en un ambien­te ple­na­men­te demo­crá­ti­co, en pre­sen­cia de los obser­va­do­res, los opo­si­to­res no modi­fi­ca­ron sus pla­nes. Inten­ta­ron tomar al asal­to la Casa de gobierno, don­de la CEC cen­tra­li­za­ba la reco­gi­da de datos, mon­tan­do en la pla­za una autén­ti­ca pelea cam­pal des­tro­zan­do puer­tas y ven­ta­nas. Para res­ta­ble­cer el orden el gobierno no tuvo más reme­dio que emplear la fuer­za. El inten­to de gol­pe había fra­ca­sa­do. Hay que reco­no­cer, que en algo ayu­dó la pos­tu­ra de una serie de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les que des­de las pan­ta­llas de tele­vi­sión reco­no­cían la lim­pie­za de los comi­cios. Y en espe­cial hay que agra­de­cer la pos­tu­ra de los dipu­tados de la Duma por el PCFR, que ayu­da­ron con sus inter­ven­cio­nes a disi­par los malos pen­sa­mien­tos de la opo­si­ción “demo­crá­ti­ca”.

Muchos recuer­dan hoy las pala­bras de Lukashen­ko, pro­nun­cia­das en la recien­te Asam­blea par­la­men­ta­ria: “Nadie, a excep­ción del pue­blo bie­lo­rru­so, pue­de deci­dir cómo este tie­ne que vivir, cómo desa­rro­llar­se, qué leyes deben regir en nues­tra tie­rra y quién debe ser pre­si­den­te. La volun­tad del pue­blo bie­lo­rru­so, es la úni­ca fuer­za legí­ti­ma, que pue­de y debe deci­dir el des­tino del país, y no nece­si­ta de nin­gu­na valo­ra­ción pro­ve­nien­te del exte­rior”. Y mucho menos si esas valo­ra­cio­nes vie­nen de los par­ti­da­rios de la demo­cra­cia occi­den­tal. La hipo­cre­sía de esa demo­cra­cia bur­gue­sa, en la que bajo la apa­rien­cia de preo­cu­par­se por el pue­blo, se ase­gu­ran los intere­ses de una mino­ría, es algo que los bie­lo­rru­sos duran­te estas últi­mas elec­cio­nes han enten­di­do per­fec­ta­men­te. Y por eso han gana­do.

Oleg Ste­pa­nen­ko es corres­pon­sal de Prav­da en Minsk.

Fuen­te: http://​gaze​ta​-prav​da​.ru/​c​o​n​t​e​n​t​/​v​i​e​w​/​6​5​9​0​/​34/

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -

Refle­xio­nes de la Tra­duc­ción.

Por Josa­fat S. Comín

No pue­do dejar de pre­gun­tar­me qué hubie­ra pasa­do si en cual­quier país occi­den­tal, dos can­di­da­tos a pre­si­den­te, que entre ambos hubie­sen obte­ni­do el 4% de los votos, con­vo­ca­sen a una con­cen­tra­ción ile­gal a la hora del escru­ti­nio. Qué hubie­ra pasa­do si en esa con­cen­tra­ción hubie­sen aren­ga­do a sus 5 mil segui­do­res, a los que pre­via­men­te hubie­ran inten­ta­do pro­veer de todo tipo de arma­men­to case­ro, y valién­do­se de esa “nube etí­li­ca” que les rodea­ba les hubie­sen ani­ma­do a tomar al asal­to el edi­fi­cio sede de gobierno y del Con­se­jo Elec­to­ral. ¿Alguien pue­de pen­sar que esa gen­te hubie­se lle­ga­do a rom­per las puer­tas y ven­ta­nas del pri­mer piso de una sede par­la­men­ta­ria en cual­quier pa��s de Euro­pa occidental?¿Cuáles serían los titu­la­res en la pren­sa al día siguien­te? ¿Encon­tra­ría­mos titu­la­res del tipo “El gobierno repri­me sal­va­je­men­te a la oposición”?¿Que pasa­ría si pos­te­rior­men­te se des­cu­brie­se que esos can­di­da­tos reci­ben fon­dos y siguen las direc­tri­ces de una o varias poten­cias extran­je­ras?

Por cier­to que ayer mis­mo en la pági­na de BELTA se reco­gían unas decla­ra­cio­nes de Lukashen­ko, hechas en la rue­da de pren­sa que ofre­ció a pri­me­ra hora de la tar­de, en las que pro­me­tía en un futu­ro pró­xi­mo sacar a la luz docu­men­tos de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia cla­si­fi­ca­dos como “secre­tos”, para que el pue­blo pue­da com­pro­bar quie­nes son en reali­dad esos “líde­res” opo­si­to­res y para quién tra­ba­jan.

Bie­lo­rru­sia les due­le. Escue­ce por igual a capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les y oli­gar­cas rusos, pues es la prue­ba pal­ma­ria de que el mode­lo sovié­ti­co, polí­ti­co y eco­nó­mi­co, no solo era per­fec­ta­men­te via­ble con la intro­duc­ción de cier­tas mejo­ras y la ade­cua­ción a nue­vas reali­da­des, sino que vein­te años des­pués sigue sien­do desea­ble para un 80% de ese 93% de bie­lo­rru­sos que el pasa­do domin­go acu­dió a las urnas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *