«La reli­gión, ¡vaya timo!», de Puen­te Ojea – Jon Odrio­zo­la

En la exce­len­te colec­ción diri­gi­da por el ico­no­clas­ta Javier Armen­tia en Edi­cio­nes Lae­to­li, apa­re­ció el últi­mo libro del diplo­má­ti­co de carre­ra y exper­tí­si­mo estu­dio­so en mate­rias reli­gio­sas y cris­to­ló­gi­cas ‑con­fe­so, que no con­vic­to, de ateo, que no agnós­ti­co- Gon­za­lo Puen­te Ojea, cuyo títu­lo con­clu­yen­te es el que se ve arri­ba. Ni con­ver­so ni relap­so: ateo, quien, divor­cia­do, fue­ra emba­ja­dor en la San­ta Sede con el Gobierno de Gon­zá­lez. Duró poco…

Rei­vin­di­ca ‑y recu­pe­ra- el autor la tesis del antro­pó­lo­go bri­tá­ni­co E. B. Tylor (1832−1917) acer­ca del «ani­mis­mo» como pilar de los mitos y creen­cias, ritos y cere­mo­nia­les en el hom­bre pre­his­tó­ri­co. El mar­xis­ta Puen­te Ojea con­si­de­ra que el ani­mis­mo está «olvi­da­do» por una cle­ri­ga­lla ecle­sio­ló­gi­ca que no pue­de admi­tir ‑sin hacer­se el hara­ki­ri- que la reli­gión (y/​o la reli­gio­si­dad) debe su ori­gen a los sue­ños y visio­nes oní­ri­cas don­de se le apa­re­cían per­so­nas emo­cio­nal­men­te cer­ca­nas muer­tas o vivas u olvi­da­das al hom­bre pre­his­tó­ri­co u homo sapiens sapiens.

Y es que Puen­te Ojea no sepa­ra la cien­cia de la ideo­lo­gía, como buen mar­xis­ta. Ni la filo­so­fía. Le impor­ta mucho seña­lar el absur­do irra­cio­nal del dua­lis­mo cris­tiano. Un dua­lis­mo sedi­men­ta­rio en timos onto­ló­gi­cos, gno­seo­ló­gi­cos, bíbli­cos y teo­ló­gi­cos con­sis­ten­tes en la sepa­ra­ción entre ‑y de eso vive la pará­si­ta cas­ta sacer­do­tal pro­fe­sio­nal que hace de dios un nego­cio, que diría el fini­se­cu­lar H. L. Menc­ken- alma/​espíritu ver­sus cuerpo/​materia. Escri­be el maes­tro: «la dua­li­dad que el fenó­meno ani­mis­ta intro­du­ce ‑una «fala­cia cien­tí­fi­ca», se podría decir en oxí­mo­ron, nota mía, de Jon- pri­me­ra­men­te en el mis­mo indi­vi­duo humano, lue­go en el mun­do, entre lo natu­ral y lo trans­na­tu­ral, entre lo cor­pó­reo visi­ble, lo incor­pó­reo invi­si­ble, sien­do todo «mate­rial», nada tie­ne que ver toda­vía con el dua­lis­mo meta­fí­si­co de mate­ria y espí­ri­tu, ins­tau­ran­do mucho más tar­de ‑y no por el hele­nis­mo pre­ci­sa­men­te, otra nota mía- por la espe­cu­la­ción filo­só­fi­ca y teo­ló­gi­ca de socie­da­des civi­li­za­das que segui­rían y siguen sien­do pro­fun­da­men­te «ani­mis­tas», pero que aho­ra se deno­mi­nan ele­gan­te­men­te «espi­ri­tua­lis­tas» para dis­tin­guir­se de sus parien­tes pobres cono­ci­dos como «sub­de­sa- rro­lla­dos». Es como decir que tan ridícu­lo es pen­sar que el hom­bre des­cien­de del mono que la reli­gión pro­ce­de del ani­mis­mo. Pero, para­dó­ji­ca­men­te, mis­te­rio­sa­men­te, la reli­gión «evo­lu- cio­na» y de ahí el crea­cio­nis­mo, el «dise­ño inte­li­gen­te», el «Big Bang» fren­te a un «pri­mi­ti­vo» ani­mis­mo. «Pre­ló­gi­co», que diría Lèvy-Bruhl. Del mono sapiens ven­dría el hom­bre reli­gio­so, y no al revés, es iró­ni­co.

Una cosa es la géne­sis del «alma» y otra la del «espí­ri­tu». El hom­bre pre­his­tó­ri­co no «inven­tó» a «Dios» por temor a las catás­tro­fes natu­ra­les que le aco­jo­na­ban y no enten­día ‑ori­gen de los sacri­fi­cios y, des­pués, de la ora­ción-. Creó el «alma» (áni­ma, ani­mis­mo) como algo sepa­ra­ble del cuer­po, pero no «des­ma­te­ria­li­za­do». El espí­ri­tu, Dios, vino des­pués con los mono­teís­mos y las reli­gio­nes orga­ni­za­das.

Del pese­bre al Vati­cano: la zan­ga­ne­ría y el olor a incien­so hechos arte.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *