Chi­na: La pro­le­ta­ri­za­ción incom­ple­ta – Pun Ngai

Quie­ro abor­dar el tema par­tien­do del vídeo que aca­ba­mos de ver. Ya son ocho (no sie­te) los muer­tos en la empre­sa Fox­conn. El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Qinghua decía que la tasa de sui­ci­dios no le pare­cía muy alta. Al día siguien­te una joven de 24 años se arro­jó des­de lo alto de un edi­fi­cio. Per­so­nal­men­te pien­so que estos hechos son dra­má­ti­cos y que es impor­tan­te saber con qué cri­te­rios hay que eva­luar­los y qué es eso de una tasa no muy alta de sui­ci­dios. Los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción hablan de estos trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos como si se tra­ta­se de una cues­tión per­so­nal: el sui­ci­dio de un joven diplo­ma­do que pare­cía ser una per­so­na abier­ta y ale­gre se pre­sen­ta como un pro­ble­ma espi­ri­tual, mien­tras que otros de estos sui­ci­dios se atri­bu­yen a pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. En el caso de un tra­ba­ja­dor que se arro­jó des­de el teja­do del dor­mi­to­rio, se atri­bu­yó a pre­sio­nes psi­co­ló­gi­cas deri­va­das de pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. Tras el sép­ti­mo sui­ci­dio en Fox­conn se soli­ci­tó la cola­bo­ra­ción de cono­ci­dos psi­có­lo­gos, que no han hecho una bue­na labor, y recien­te­men­te tam­bién se ha con­ta­do con sacer­do­tes taoís­tas. La direc­ción de Fox­conn pre­fie­re ver el pro­ble­ma como algo vin­cu­la­do con el Fengshui y la psi­co­lo­gía, antes que ver­lo como un pro­ble­ma de ges­tión enpre­sa­rial o como un pro­ble­ma social. Yo, por el con­tra­rio, voy a abor­dar el pro­ble­ma des­de un pun­to de vis­ta socio­ló­gi­co.

Quie­ro par­tir de estos hechos para inter­pre­tar el fenó­meno de los cam­pe­si­nos que migran des­de el cam­po hacia las fábri­cas en el pro­ce­so de for­ma­ción de una nue­va cla­se obre­ra. Mis libros ver­san sobre la pri­me­ra gene­ra­ción de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes, últi­ma­men­te he escri­to algu­nos artícu­los dis­per­sos sobre la segun­da gene­ra­ción, a la que inten­ta­ré inser­tar en el con­tex­to teó­ri­co mar­xis­ta, en la for­ma­ción del pro­le­ta­ria­do, incor­po­ran­do tam­bién algu­nas teo­rías post-mar­xis­tas, con el pro­pó­si­to de valo­rar si es posi­ble inter­pre­tar los sui­ci­dios y las huel­gas como fenó­me­nos de pro­tes­ta en el mar­co de la tra­di­ción teó­ri­ca mar­xis­ta o de la socio­lo­gía.

Obvia­men­te, no con­si­de­ra­mos que el sui­ci­dio sea algo nor­mal, si así fue­se la prác­ti­ca de los obre­ros corea­nos que se pren­den fue­go debe­ría ver­se sola­men­te como una adver­ten­cia a la socie­dad, y los sui­ci­dios de jóve­nes obre­ros chi­nos cons­ti­tu­yen una tra­ge­dia dema­sia­do gran­de como para pen­sar que sola­men­te se tra­ta, des­pués de todo, de un modo de con­tar a la socie­dad el injus­to tra­to sufri­do. Hoy evi­ta­ré todos los deta­lles sobre las muer­tes, ya los hemos vis­to en el vídeo. Los sui­ci­dios acon­te­ci­dos des­de enero has­ta hoy corres­pon­den a jóve­nes entre 18 y 24 años, y su moda­li­dad ha sido siem­pre la mis­ma: arro­jar­se des­de lo alto de un edi­fi­cio, ges­to que no per­mi­te vuel­ta atrás. Dos obre­ras han que­da­do heri­das y no han muer­to. Pero ya se tra­te de heri­dos o de muer­tos, ¿cómo com­pren­der esta tra­ge­dia? ¿Hay que situar­la en el con­tex­to de la empre­sa o bien hay que situar esa pro­ble­má­ti­ca inter­na de la empre­sa en el con­tex­to más amplio de los 230 millo­nes de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes? ¿Y para qué? ¿Para decir que esta empre­sa tie­ne con­di­cio­nes mejo­res que aque­lla, que el sala­rio de tal empre­sa es mayor que el de esta otra?

En Shenz­sen el sala­rio habi­tual de un obre­ro está entre 1.000 y 1.500 yua­nes, mien­tras que en Fox­conn está entre 1.500 y 2.000, sien­do, pues, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te mayor. Las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y la ges­tión son un poco mejo­res y por ese moti­vo en Fox­conn cada maña­na a las 5,30 h. hay una cola de per­so­nas que quie­ren entrar a tra­ba­jar allí, mien­tras que otras empre­sas más peque­ñas tie­nen difi­cul­ta­des para encon­trar tra­ba­ja­do­res. Con­si­de­ran­do esto, podría­mos decir que esta­mos ante una repre­sen­ta­ción a menor esca­la de la situa­ción común de los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes; si mejo­ran las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en Fox­conn podrían mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes.

El secre­to por el que Chi­na se ha con­ver­ti­do en la fábri­ca del mun­do resi­de en la exis­ten­cia de 230 millo­nes de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes, sin los que Chi­na no habría lle­ga­do a ocu­par en los últi­mos 20 años, gra­cias al bajo cos­te, el pri­mer pues­to como fábri­ca del mun­do. Hoy tene­mos pri­ma­cía en varios ámbi­tos, la expor­ta­ción por ejem­plo. Fox­conn es la pri­me­ra expor­ta­do­ra glo­bal en elec­tró­ni­ca. Hoy, cuan­do cons­trui­mos Shenzhen, Shanghai etc., deci­mos siem­pre que esta­mos en los pri­me­ros pues­tos a esca­la mun­dial, pero tam­bién debe­ría­mos decir que, según creo, tam­bién lo esta­mos en cuan­to a la tasa de sui­ci­dios de la fuer­za de tra­ba­jo juve­nil, pese a los psi­có­lo­gos que nos dicen que la tasa no es ele­va­da.

Cuan­do ana­li­za­mos la for­ma­ción de la cla­se obre­ra en el mar­co de Chi­na como fábri­ca del mun­do, vemos cla­ra­men­te quién está cons­tru­yen­do la rique­za, quién está edi­fi­can­do Chi­na como fábri­ca del mun­do, quién se sacri­fi­ca, quién se apro­pia de los bene­fi­cios. Hoy se ha replan­tea­do cla­ra­men­te el fenó­meno de la socie­dad de cla­ses. Un país socia­lis­ta, que por eso mis­mo debe­ría libe­rar­se de las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas, ha per­mi­ti­do que la divi­sión de cla­se pene­tre pro­fun­da­men­te en las rela­cio­nes socia­les.

Yo me hice mar­xis­ta cuan­do, por pri­me­ra vez, entré en las zonas indus­tria­les chi­nas, la pri­me­ra vez que entré en una fábri­ca, cuan­do aún era estu­dian­te uni­ver­si­ta­ria a comien­zos de los años noven­ta. En aque­lla épo­ca se esta­ban pro­du­cien­do gran­des cam­bios eco­nó­mi­cos en Hong Kong y muchas fábri­cas se tras­la­da­ban a Chi­na con­ti­nen­tal. Los obre­ros de Hong Kong sufrían el des­em­pleo, y cuan­do me des­pla­cé a Chi­na con­ti­nen­tal obser­vé el fenó­meno de los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes que, año tras año, se diri­gían al Guang­dong para tra­ba­jar.

Estos cam­bios me impre­sio­na­ron y esta­ba estu­pe­fac­ta al ver que en la patria del socia­lis­mo se per­mi­tía una explo­ta­ción capi­ta­lis­ta bru­tal, que, en los años noven­ta, era aún más inten­sa que hoy.

En 1995 entré en una fábri­ca en la que se pro­du­cían com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos para los telé­fo­nos móvi­les de enton­ces. Allí, me puse a pre­gun­tar a muchas per­so­nas cuál era su sala­rio. Era una fábri­ca de com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos, en la que se hacían los telé­fo­nos celu­la­res de enton­ces. El pre­cio de uno de esos telé­fo­nos eran unos 10.000 yua­nes. ¿Y cuál era el sala­rio de un obre­ro? ¿Con qué jor­na­da? De media, 14 horas dia­rias, sin sába­dos ni domin­gos.

Tal vez vues­tras madres y vues­tros padres sean la pri­me­ra gene­ra­ción de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes a la que hemos entre­vis­ta­do, aque­lla situa­ción la recuer­dan bien. Cuan­do entré en la fábri­ca, leí enco­le­ri­za­da El Capi­tal de Marx y des­cu­brí que la situa­ción que des­cri­bía no era tan gra­ve como la que había en Chi­na en los años noven­ta. El sala­rio del que habla El Capi­tal se cal­cu­la­ba sema­nal­men­te, pero cuan­do yo empe­cé a tra­ba­jar el cobro del sala­rio se retra­sa­ba tres meses y el rit­mo de tra­ba­jo era exte­nuan­te. A comien­zos de los noven­ta, morían tra­ba­ja­do­res en los incen­dios que se pro­du­cían en las fábri­cas y en los dor­mi­to­rios. Des­pués de Marx, El Capi­tal, que des­cri­be la situa­ción indus­trial del siglo XIX, influen­ció la revo­lu­ción socia­lis­ta; si com­pa­ra­mos la épo­ca de Marx con la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res y con los sui­ci­dios de la Fox­conn, se nos vie­ne a la men­te que qui­zá aque­lla épo­ca fue­se más feliz que la nues­tra.

A ini­cios de los noven­ta la pre­sión sobre el tra­ba­jo era mucho más fuer­te, el sala­rio era sólo de 500 yua­nes, cuan­do aho­ra está entre 1.000 y 1.500. Los dor­mi­to­rios y espa­cios de la fábri­ca han mejo­ra­do, y tam­bién han mejo­ra­do las con­di­cio­nes labo­ra­les. ¿Por qué, enton­ces, no hubo sui­ci­dios y huel­gas entre la pri­me­ra gene­ra­ción de tra­ba­ja­do­res cam­pe­sio­nes migran­tes, lo que sí ocu­rre actual­men­te?

Cuan­do entré en la fábri­ca y ví las horren­das con­di­cio­nes de tra­ba­jo no com­pren­día cómo podía pasar algo así en nues­tro país socia­lis­ta. Esta­ba furio­sa, pero los obre­ros no lo esta­ban. Pen­sa­ba que eso depen­día de que esta­ban ate­na­za­dos, bajo pre­sión, que no tenían posi­bi­li­dad de expre­sar lo que sen­tían. Sin embar­go, no ví sui­ci­dios. Hubo muer­tes súbi­tas o por ago­ta­mien­to, pero no con la gra­ve­dad actual.

En los años noven­ta ví cómo los tra­ba­ja­do­res comen­za­ban a enco­le­ri­zar­se e inclu­so a hacer huel­gas. Des­pués del 2000 en el del­ta del Río Per­la, en par­ti­cu­lar en Dong­guan, hubo olea­das de huel­gas en las que par­ti­ci­pa­ron miles de per­so­nas, aun­que sin nin­gu­na cober­tu­ra mediá­ti­ca. Des­pués, algu­nos medios se inte­re­sa­ron en las huel­gas, pero deja­ron de hacer­lo por­que se habían hecho tan habi­tua­les, sobre todo en Dong­guan, que ya no atraían la aten­ción al ser tan­tas y tan fre­cuen­tes.

¿Cómo inter­pre­tar las dife­ren­cias entre ambas gene­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res? Debe­mos refle­xio­nar sobre ello y, sobre todo, pre­gun­tar­nos cómo sur­gie­ron los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes. Ade­más tene­mos que ana­li­zar en pro­fun­di­dad las dife­ren­cias exis­ten­tes entre estas dos gene­ra­cio­nes, inclu­so con una mis­ma com­po­si­ción de cla­se, con las mis­mas rela­cio­nes de pro­duc­ción y tra­tán­do­se de tra­ba­ja­do­res que hacen el mis­mo tra­ba­jo en la fábri­ca y que afron­tan las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo. Hay que hacer­lo por­que la dife­ren­cia es ver­da­de­ra­men­te gran­de.

Tam­bién debe­mos refle­xio­nar sobre el pro­ce­so de for­ma­ción de la nue­va cla­se de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes, que no pode­mos enca­jar com­ple­ta­men­te en el pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­ción. A lo lar­go de una remo­de­la­ción que ha dura­do 30 años el cam­pe­sino se ha con­ver­ti­do en tra­ba­ja­dor (en pre­ca­rio, sin dere­chos), suje­to del tra­ba­jo pero no un obre­ro en sen­ti­do pleno. No está cla­ro si aún es cam­pe­sino o si es obre­ro. Aun­que las con­dio­nes en que vive son obje­ti­va­men­te las de un obre­ro, des­de un pun­to de vis­ta sub­je­ti­vo, en tan­to que tra­ba­ja­dor, su iden­ti­dad es pro­ble­má­ti­ca.

Ana­li­ce­mos el pro­ble­ma del reco­no­ci­mien­to iden­ti­ta­rio a tra­vés de algu­nos con­te­ni­dos teó­ri­cos del post-mar­xis­mo. En el paso de la cla­se en sí a la cla­se para sí par­ti­ci­pan fac­to­res com­ple­jos y difí­ci­les. Si intro­du­ci­mos este aspec­to en las par­ti­cu­la­res con­di­cio­nes chi­nas y en el pro­ce­so de inclu­sión en la eco­no­mía glo­bal capi­ta­lis­ta, al hacer una com­pa­ra­ción con otros paí­ses encon­tra­mos que la sin­gu­la­ri­dad chi­na resi­de en nues­tros tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes. Aun­que está cla­ro que lle­gan a gas­tar diez o vein­te años de su vida tra­ba­jan­do en la fábri­ca, les es nega­da su posi­ción como obre­ros. Su con­cien­cia como tal suje­to aún no se ha for­ma­do com­ple­ta­men­te.

¿Asis­ti­mos en Chi­na al sur­gi­mien­to de unas nue­vas Enclo­su­res [nt: cie­rre de los terre­nos comu­na­les en favor de los terra­te­nien­tes en la Ingla­te­rra de los siglos XVIII y XIX]? Pero este fenó­meno es dife­ren­te en Chi­na. La nue­va gene­ra­ción de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes ya no pue­de vol­ver a su pue­blo pero tam­po­co pue­de que­dar­se en la ciu­dad. No pue­de per­ma­ne­cer don­de está, pero tam­po­co pue­den regre­sar al cam­po. ¿No debe­ría­mos tal vez bus­car en esta con­di­ción de cla­se pro­le­ta­ria incom­ple­ta los moti­vos de los sui­ci­dios y de las pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes?

El fenó­meno de los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes no pue­de sepa­rar­se del desa­rro­llo de los últi­mos 30 años. Todo empe­zo con la refor­ma, y la refor­ma empe­zó en el cam­po, cuya dimen­sión colec­ti­va fue des­trui­da favo­re­cien­do la emer­gen­cia de peque­ñas eco­no­mías cam­pe­si­nas; la base de la fuer­za de tra­ba­jo a la que ven­go refi­rién­do­me se encuen­tra en el final del colec­ti­vis­mo, que dio lugar a un exce­den­te de fuer­za de tra­ba­jo cam­pe­si­na. Nues­tros soció­lo­gos uti­li­zan una bella expre­sión para este fenó­meno: una abun­dan­te fuer­za de tra­ba­jo.

No impor­ta tan­to si es abun­dan­te o es sobre­abun­dan­te, lo que impor­ta es que una gene­ra­ción de jóve­nes ya no tie­ne nada que hacer en el cam­po, no tie­ne nin­gu­na opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar allí por­que la tie­rra no pue­de pro­por­cio­nar­les ocu­pa­ción. Por eso empe­za­ron a migrar bus­can­do tra­ba­jo en la ciu­dad, en par­ti­cu­lar en las zonas cos­te­ras en las que entra­ba capi­tal extran­je­ro. Así fue fun­da­da Chi­na como fábri­ca del mun­do, gra­cias a esta fuer­za de tra­ba­jo bara­ta. En la refor­ma del agro y en la “estra­te­gia de puer­tas abier­tas” resi­de el secre­to del sur­gi­mien­to los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes.

Estas son las con­di­cio­nes del país, por­que “la fuer­za de tra­ba­jo” es dema­sia­do gran­de. Si esta fuer­za de tra­ba­jo exce­den­te en los años 80 no hubie­ra sido absor­bi­da en las fábri­cas de “san­gre y sudor” tam­po­co se habrían teni­do estas míni­mas oca­sio­nes de pro­gre­so. Según lo que apren­dí enton­ces, en aquel tiem­po con dos­cien­tos o tres­cien­tos yua­nes men­sua­les se paga­ban más de diez horas de tra­ba­jo dia­rio.

Ya fue­se una empre­sa de jugue­tes o una de elec­tró­ni­ca, el pro­duc­to era el mis­mo tan­to si lo hacía una tra­ba­ja­do­ra de Hong Kong o yo mis­ma, que tra­ba­ja­ba en Shenzhen, tam­bién eran igua­les el capi­tal y la mar­ca. Por ejem­plo, todo el mun­do sabe que los pro­duc­tos Dis­ney son muy caros, por un muñe­co piden entre 200 y 300 yua­nes. Bien, pues en los años 80, la mis­ma fábri­ca, el mis­mo con­tex­to, en Hong Kong se lle­ga­ba a ganar entre 5.000 y 6.000 yua­nes, y al ini­cio de los 90 unos 6.000 hacien­do horas extras; sin embar­go, esa mis­ma fábri­ca abrió una nue­va sede más allá de la fron­te­ra con Shenzhen, en la que se pro­du­cía la mis­ma mer­can­cía pero pagan­do sala­rios de 200300 yua­nes men­sua­les.

Esa dife­ren­cia me era difí­cil de com­pren­der y acep­tar, mien­tras que para aque­llos que tenían sen­ti­do patrio era com­pren­si­ble, pues decían que ambas socie­da­des se encon­tra­ban en una fase dife­ren­te de desa­rro­llo, había gran can­ti­dad de mano de obra y usar esa fuer­za de tra­ba­jo bara­ta podría impul­sar el desa­rro­llo, inte­gran­do a Chi­na en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­bal y per­mi­tien­do dar el pri­mer paso. Pero yo, que no tenía sen­ti­do patrio, me pre­gun­ta­ba si el capi­tal de Hong Kong o Tai­wán deja­ría de inver­tir por­que el sala­rio de las tra­ba­ja­do­ras subie­se a 400 yua­nes. Tan­to enton­ces como hoy cabe pre­gun­tar­se si un aumen­to de sala­rios haría que Chi­na deja­se de ser la fábri­ca del mun­do y se ale­ja­se de la ruta del desa­rro­llo.

Para estos capi­ta­lis­tas el aumen­to de los sala­rios no les repor­ta nin­gu­na ven­ta­ja, por­que no ven a la fuer­za de tra­ba­jo como per­so­nas. La patro­nal no se sien­te reque­ri­da a con­si­de­rar como per­so­nas a la fuer­za de tra­ba­jo bara­ta. Por lo tan­to, para ellos no ten­dría sen­ti­do un aumen­to de suel­do. Cuan­do entré en la fábri­ca, no tenían nin­gu­na con­fian­za en los tra­ba­ja­do­res. Al andar por la calle o cuan­do íba­mos a comer siem­pre escu­cha­bas decir que los tra­ba­ja­do­res chi­nos eran difí­ci­les de mane­jar y que, muy en par­ti­cu­lar, ten­dían a robar mer­can­cías ¿Es así? Cier­ta­men­te, en com­pa­ra­ción con los tra­ba­ja­do­res de Hong Kong y Tai­wán el fenó­meno del hur­to de mer­can­cías es más habi­tual. Los alma­ce­nes de las fábri­cas de Hong Kong tie­nen abier­tas las ven­ta­nas, mien­tras que las de Shenzhen tie­nen barro­tes de hie­rro por temor a los robos. Un tra­ba­ja­dor de Fox­conn se ha sui­ci­da­do por haber per­di­do el pro­to­ti­po del iPod; esta pre­sión pro­vie­ne del temor de la empre­sas a los robos. Pero si pen­sa­mos sobre ello, es pre­ci­so tomar en con­si­de­ra­ción la dife­ren­cia que había, en la fábri­ca en la que tra­ba­ja­ba, entre los sala­rios, unos 400500 yua­nes men­sua­les, y el pre­cio de los telé­fo­nos celu­la­res que pro­du­cía­mos, a 10.000 yua­nes cada uno.

He nota­do que muchos temen usar con­cep­tos como cla­se y explo­ta­ción, pero bas­ta con entrar en una fábri­ca para que explo­ta­ción, dig­ni­dad y pala­bras seme­jan­tes dejen de pare­cer­nos con­cep­tos exó­ti­cos o que estén al ser­vi­cio de algu­na teo­ría forá­nea para mani­pu­lar a los tra­ba­ja­do­res. La cla­se obje­to de esa explo­ta­ción, la rabia que cada obre­ro sien­te y pue­de expre­sar, son cosas de las que, des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, habla­mos tran­qui­la­men­te en la uni­ver­si­dad entre estu­dian­tes y pro­fe­so­res. Actual­men­te se teme la emer­gen­cia de las con­tra­dic­cio­nes de cla­se. Hace pocos años había fábri­cas caren­tes de las más míni­mas con­di­cio­nes dig­nas para los tra­ba­ja­do­res. Los luga­res en que se tra­ba­ja­ba y se vivía care­cían de sali­das de emer­gen­cia. Algu­nos obre­ros murie­ron abra­sa­dos por ese moti­vo. Las fábri­cas de los años noven­ta tenían los ala­ma­ce­nes en la plan­ta baja, la cade­na de mon­ta­je esta­ba en la segun­da y ter­ce­ra plan­ta, mien­tras que los obre­ros vivían en los pisos supe­rio­res. Para evi­tar los robos se cerra­ba todo con lla­ve, y en caso de incen­dio era impo­si­ble esca­par y los tra­ba­ja­do­res morían abra­sa­dos. Mi tra­ba­jo “Obre­ras chi­nas”, situa­do en los años ochen­ta y comien­zos de los noven­ta, nace por­que en esa épo­ca, como estu­dian­te uni­ver­si­ta­ria, ví morir así a obre­ras. Tras aque­llos incen­dios, las zonas de alo­ja­mien­to y de pro­duc­ción fue­ron sepa­ra­das gra­cias a opor­tu­nas leyes. Por con­si­guien­te, los alo­ja­mien­tos de una fábri­ca que ten­ga algún millar de tra­ba­ja­do­res deben crear­se aho­ra en sus alre­de­do­res.

En los últi­mos años he escri­to varios artícu­los sobre el tema de la vivien­da. Si la pri­me­ra carac­te­rís­ti­ca en la que resi­de el secre­to de la fábri­ca del mun­do son los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes, la segun­da está repre­sen­ta­da por los dor­mi­to­rios vin­cu­la­dos a la fábri­ca. Es pre­ci­so pre­gun­tar­se por el con­tex­to de la vida de la fuer­za de tra­ba­jo, por la posi­bi­li­dad de for­mar una fami­lia, ya que se debe pen­sar que eso, ade­más de un sala­rio, requie­re un alo­ja­mien­to, la posi­bi­li­dad de criar hijos que pue­dan estu­diar o de acu­dir al médi­co cuan­do se con­trae una enfer­me­dad. Pero el sala­rio de 230 millo­nes de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes sólo se rige por las nece­si­da­des de la pro­pia fábri­ca y obli­ga a vivir en alo­ja­mien­tos comu­nes, don­de se amon­to­nan dece­nas de tra­ba­ja­do­res. El suel­do no les per­mi­te vivir en la ciu­dad de Shenzhen.

De hecho, en la zona cos­te­ra de desa­rro­llo en Shenzhen se pien­sa uti­li­zar esta fuer­za de tra­ba­jo sólo duran­te un bre­ve perio­do, has­ta que los migran­tes vuel­van al cam­po; son vis­tos como fuer­za de tra­ba­jo, no como tra­ba­ja­do­res. El pro­ble­ma se hace cada vez más evi­den­te. Al comien­zo, los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes que esta­ban en las fábri­cas tenían su pro­pio peda­zo de tie­rra y la posi­bi­li­dad de retor­nar a su pue­blo; eso expli­ca por qué razón yo me enfu­re­cía pero ellos toda­vía no lo hacían. En los años noven­ta los obre­ros se con­si­de­ra­ban, en el fon­do, cam­pe­si­nos, aun­que des­de un pun­to de vis­ta mar­xis­ta sus rela­cio­nes de pro­duc­ción ya habían cam­bia­do y se habían trans­for­ma­do en ver­da­de­ros obre­ros emplea­dos en las fábri­cas, aun­que sin estar aún en una posi­ción com­ple­ta­men­te equi­pa­ra­ble a la de los obre­ros: su sala­rio no era un sala­rio de obre­ro, por­que el sala­rio de un obre­ro debe garan­ti­zar el cos­te de repro­duc­ción de las gene­ra­cio­nes suce­si­vas, esto es, poder tener una fami­lia, tra­ba­jan­do ocho o diez horas, poder tener un lugar en el que vivir con la fami­lia y des­de el que vol­ver al tra­ba­jo tras pasar un día de des­can­so.

Si en los años ochen­ta el sala­rio no per­mi­tía vivir en la ciu­dad, actual­men­te el sala­rio en Fox­conn, entre 1.500 y 2.000 yua­nes, tam­po­co per­mi­te que un obre­ro viva en Shenzhen. ¿Cómo pue­de repro­du­cir­se este sis­te­ma, cómo se tie­ne en pie este tipo de sos­te­ni­bi­li­dad?

Diga­mos cla­ra­men­te que este sis­te­ma sólo rige para los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes, cuyo sala­rio es la mitad del sala­rio de un tra­ba­ja­dor nor­mal. Ade­más, vivien­do en el alo­ja­mien­to de la fábri­ca se pue­de aho­rrar algo de dine­ro para el futu­ro, ya que no es segu­ro que Fox­conn siga acep­tan­do a un tra­ba­ja­dor cuan­do supere los 30 años de edad.

El actual desa­rro­llo de las gran­des ciu­da­des se apo­ya com­ple­ta­men­te sobre los hom­bros de la fuer­za de tra­ba­jo cam­pe­si­na. La ciu­dad es cada vez más rica, cons­trui­mos ciu­da­des cada vez más glo­ba­les, como Bei­jing, Shanghai, Shenzhen, Guangzhou, cuyos gobier­nos no tie­nen nin­gu­na obli­ga­ción res­pec­to a las pen­sio­nes y al cui­da­do de los 230 millo­nes de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes. Tras haber explo­ta­do a la fuer­za de tra­ba­jo, care­cen de cual­quier pro­yec­to para su repro­duc­ción y para los cui­da­dos que nece­si­tan. El pro­yec­to es devol­ver­les al cam­po, arrui­na­do des­de hace vein­te años, sin desa­rro­llo alguno y sobre el que, ade­más, pen­de la ame­na­za inmi­nen­te de la ven­ta de la tie­rra. Ésta es la injus­ti­cia fun­da­men­tal, la fuer­za de tra­ba­jo bara­ta sos­tie­ne una pro­duc­ción de bajo cos­te que no sólo se diri­ge a la bur­gue­sía media urba­na sino, de for­ma más rele­van­te aún, a los paí­ses occi­den­ta­les, como EEUU, don­de quien no tie­ne dine­ro lo pide pres­ta­do para con­su­mir y lo que con­su­mi­rá es nues­tra fuer­za de tra­ba­jo bara­ta. El Gobierno chino pres­ta con­ti­nua­men­te dine­ro a aque­llos que pue­dan con­su­mir las mer­can­cías hechas con fuer­za de tra­ba­jo bara­ta en el sis­te­ma eco­nó­mi­co glo­bal, de for­ma que el sacri­fi­cio final recae sobre la masa de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes.

¿Cuál es la dife­ren­cia entre las dos gene­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes? La pri­me­ra gene­ra­ción tenía una gran capa­ci­dad de aguan­te, de hecho el psi­có­lo­go que ha sali­do en el vídeo decía que el pro­ble­ma de las actua­les pro­tes­tas deri­va de que la segun­da gene­ra­ción está debi­li­ta­da, no tie­ne aguan­te, pero debe­mos pre­gun­tar­nos cómo se ha crea­do esta dife­ren­cia psi­co­ló­gi­ca. Un aná­li­sis aten­to nos dirá que, si bien la pri­me­ra gene­ra­ción tenía mayor fuer­za para aguan­tar el tra­ba­jo duro y la adver­si­dad, tam­bién tenía espe­ran­zas y obje­ti­vos: lo que aho­rra­ba era usa­do para cons­truir­se una casa y una vida fami­liar hono­ra­ble, lo que les per­mi­tía sopor­tar las angus­tias y la fati­ga del tra­ba­jo en las ciu­da­des. La segun­da gene­ra­ción se ha for­ma­do total­men­te en el ámbi­to urbano y aspi­ra a un modo de vida metro­po­li­tano crea­do en los últi­mos años por el mode­lo de desa­rro­llo domi­nan­te, una espe­cie de civi­li­dad urba­na con­ti­nua­men­te bus­ca­da, en la que se dice que hay que renun­ciar al cam­po por­que de otra mane­ra uno se des­acre­di­ta, se pier­de el honor, se es poco desa­rro­lla­do y se pier­de la posi­bi­li­dad de cam­biar lo que tus pro­ge­ni­to­res te die­ron en su momen­to. Éste es el con­tex­to en boga. La vía de desa­rro­llo hoy impe­ran­te y su cul­tu­ra nos hacen ver al cam­po y a nues­tro pasa­do como si fue­sen nues­tros enemi­gos.

Des­de el momen­to en el que nos pusi­mos a cons­truir civi­li­dad metro­po­li­ta­na del tipo de la de Bei­jing o la de Shanghai, los valo­res de la nue­va gene­ra­ción están ente­ra­men­te basa­dos sobre eso, mien­tras que los de nues­tros pro­ge­ni­to­res se basa­ban total­men­te sobre el cam­po. La pri­me­ra gene­ra­ción, aun­que pobre y for­za­da a un duro tra­ba­jo, tenía una casa en la que pen­sar. Quie­nes aho­ra tie­nen entre 18 y 20 años no tie­nen moti­vo para sen­tir­se vin­cu­la­dos al cam­po y sí muchos moti­vos para el con­flic­to. Año tras año se lucha por un sala­rio más alto, y aun­que los sala­rios son, en apa­rien­cia, el tri­ple que a comien­zos de los 90, la ver­dad es que tam­bién suben los pre­cios. ¿Los 1.500 yua­nes que se ganan hoy son en ver­dad más que los 500 de ayer? Tal vez sean menos, dada la infla­ción y el alza de pre­cios.

En los años noven­ta, en los subur­bios de Shenzhen o Guangzhou se podía alqui­lar, por 200 o 300 yua­nes, una casa en la que vivir con la fami­lia. Hoy no se pue­de. Los tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes están for­za­dos a resi­dir en las zonas indus­tria­les, en las que no hay alqui­le­res ase­qui­bles, por lo que se alo­jan en los dor­mi­to­rios de la empre­sa, los mis­mos dor­mi­to­rios des­de cuyos teja­dos o ven­ta­nas se han arro­ja­do estos tra­ba­ja­do­res de Fox­conn.

Un tra­ba­ja­dor cam­pe­sino migran­te de vein­te años que no quie­ra que­dar­se en el cam­po y desee vivir en la ciu­dad debe pagar al menos 1.000 yua­nes de alqui­ler, pero, enton­ces, ¿cómo aten­der las demás nece­si­da­des bási­cas con un suel­do de 1.500 yua­nes? No hay sali­da para los dile­mas y difi­cul­ta­des de esta nue­va gene­ra­ción. Hace dos o tres años se habló mucho de cuan­do la nie­ve obli­gó a los cam­pe­si­nos tra­ba­ja­do­res migran­tes a que­dar­se en la ciu­dad sin regre­sar a casa para la cele­bra­ción del Año Nue­vo chino; pero aun­que hubie­ran podi­do hacer­lo habría sido sólo por dos sema­nas, de lo que eran cons­cien­tes. La vida del cam­po, sus valo­res y su reali­dad se han per­di­do, mucho más aún si habla­mos de la segun­da y ter­ce­ra gene­ra­ción.

A par­tir de aquí, pode­mos ima­gi­nar dos posi­bles cami­nos. Por un lado, sería posi­ble un nue­vo desa­rro­llo rural que no pase por la ven­ta de la tie­rra y que no esté al ser­vi­cio de las gran­des empre­sas que están devo­ran­do el cam­po. Un desa­rro­llo que per­mi­ta a las per­so­nas que regre­san allí dis­po­ner de una base eco­nó­mi­ca de la que vivir y per­ci­bir que la pro­pia vida tie­ne un futu­ro.

Por otro lado, está la posi­bi­li­dad de que estos tra­ba­ja­do­res cam­pe­si­nos migran­tes se con­vier­tan real­men­te en la nue­va cla­se obre­ra, con un incre­men­to sala­rial que será bene­fi­cio­so para el desa­rro­llo de Chi­na. Si aho­ra todas las mer­can­cias se orien­tan a la expor­ta­ción, se debe a que aquí la gen­te no tie­ne dine­ro para con­su­mir. Por una par­te, se tie­ne mie­do a que no haya con­su­mo, pero no se ele­van los sala­rios. No es lógi­co. Ele­van­do los sala­rios en Fox­conn se influi­ría tam­bién sobre otras empre­sas y sobre toda la zona de Shenzhen, indu­cien­do mejo­ras.

El ver­da­de­ro pro­ble­ma es la horro­ro­sa com­pe­ti­ción a la baja en la que está inmer­so inter­na­men­te el capi­tal, la últi­ma fron­te­ra de la com­pe­ten­cia a la baja, cuyo pre­cio final lo pagan los tra­ba­ja­do­res.

¿Por qué los tra­ba­ja­do­res han sido redu­ci­dos a esta con­di­ción? Sea­mos rea­lis­tas: ade­más del hecho de que nues­tros sin­di­ca­tos no desem­pe­ñan nin­gún papel útil, nues­tros tra­ba­ja­do­res no han teni­do fuer­za para nego­ciar el sala­rio. No tie­nen fuer­za en la ciu­dad por­que toda­vía están en una situa­ción fluc­tuan­te y des­arrai­ga­da. Hoy se tra­ba­ja en Dong­guan, maña­na tal vez en Shenzhen o Guangzhou. De este modo no se per­te­ne­ce a un hogar ni a una socie­dad. La fuer­za de los tra­ba­ja­do­res, la pre­sión que pue­den ejer­cer sobre el capi­tal, está frag­men­ta­da en el mar­co de esas con­di­cio­nes. El capi­tal desea que todos los tra­ba­ja­do­res sean cam­pe­si­nos migran­tes, y está cla­ro que quie­re man­te­ner a los tra­ba­ja­do­res migran­tes de segun­da y ter­ce­ra gene­ra­ción como cam­pe­si­nos migran­tes. Por eso no hemos modi­fi­ca­do la situa­ción crea­da por el sis­te­ma hukou [nt: sis­te­ma que regu­la los per­mi­sos de resi­den­cia per­ma­nen­tes y tem­po­ra­les].

Un aumen­to de sala­rios tam­bién influen­cia­ría la situa­ción de los estu­dian­tes. ¿Por qué el sala­rio de un diplo­ma­do es tan bajo? Por­que detrás hay un her­mano que tie­ne aún menos, un tra­ba­ja­dor migran­te que tie­ne aún menos, un des­em­plea­do que tie­ne aún menos. Hoy debe­mos refle­xio­nar sobre quién sos­tie­ne una socie­dad y sobre cuá­les son los dere­chos a pro­te­ger.


* Pun Ngai es soció­lo­ga y antro­pó­lo­ga, pro­fe­so­ra en el Poli­téc­ni­co de Hong Kong.

Revis­ta Tras­ver­sa­les núme­ro 20 oto­ño 2010. Tra­duc­ción del chino al ita­liano: Die­go Gullot­ta. Tra­duc­ción del ita­liano al cas­te­llano: Tras­ver­sa­les, con auto­ri­za­ción de Dieg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *