Regre­sión social sin pre­ce­den­tes en Euro­pa – Moha­med Belaa­li

Un hura­cán de regre­sión social sin pre­ce­den­tes azo­ta con vio­len­cia a Euro­pa y pue­de arras­trar a su paso todas las con­quis­tas socia­les arran­ca­das en duros com­ba­tes por varias gene­ra­cio­nes suce­si­vas. Las cla­ses diri­gen­tes euro­peas libran una autén­ti­ca gue­rra con­tra todos los avan­ces socia­les, peque­ños y gran­des. Son los enemi­gos decla­ra­dos del pro­gre­so. Nin­gún ámbi­to está a sal­vo: empleo, tra­ba­jo esta­ble, jubi­la­cio­nes, fami­lia, sani­dad, liber­ta­des públi­cas, etc. La regre­sión es gene­ral y abso­lu­ta. El fan­tas­ma de la mise­ria pla­nea sobre Euro­pa. Los tra­ba­ja­do­res uni­dos deben enfren­tar­se a esa bur­gue­sía retró­gra­da que los explo­ta y los redu­ce a una exis­ten­cia inhu­ma­na.

El gobierno con­ser­va­dor bri­tá­ni­co no ha encon­tra­do nada mejor para satis­fa­cer a los mer­ca­dos finan­cie­ros, y por lo tan­to a la bur­gue­sía ingle­sa, ¡que hacer tra­ba­jar gra­tui­ta­men­te a los para­dos! En reali­dad la bur­gue­sía siem­pre ha des­pre­cia­do a los pobres y a los para­dos.

Mal­thus, aquel eco­no­mis­ta pre­di­ca­dor, ¿no tra­ta­ba a los para­dos, ya en el siglo XIX, de cri­mi­na­les a los que sim­ple­men­te había que supri­mir? Esto es lo que escri­bía F. Engels al res­pec­to en La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra: «Mal­thus tra­ta al pobre que bus­ca un empleo como a un cri­mi­nal aña­dién­do­le la eti­que­ta de «super­fluo» y reco­mien­da a la socie­dad que le cas­ti­gue con la muer­te por ina­ni­ción» (1). La bur­gue­sía no siguió a Mal­thus en este pun­to. Pero supri­mió, por medio de la Ley de 1834, todas las ayu­das en dine­ro y en ali­men­tos. Tam­bién creó las famo­sas y sinies­tras workhou­ses (asi­los) don­de ence­rra­ba a los pobres. Esto da una bue­na medi­da del enor­me pro­gre­so social que se ha con­se­gui­do des­de enton­ces. Pero el nue­vo gobierno quie­re lle­gar has­ta el fon­do de su lógi­ca retró­gra­da y des­truc­to­ra de las con­quis­tas socia­les.

Los para­dos no son los úni­cos afec­ta­dos por la regre­sión social: los estu­dian­tes (tri­pli­ca­ción de las tasas uni­ver­si­ta­rias), los fun­cio­na­rios (supre­sión de 500.000 pues­tos de tra­ba­jo, con­ge­la­ción de suel­dos…) los dis­ca­pa­ci­ta­dos (fuer­te recor­te del pre­su­pues­to), los jubi­la­dos (la edad ofi­cial de jubi­la­ción se fija­rá en 66 años des­de 2020), los arren­da­ta­rios modes­tos (revi­sión a la baja de los sub­si­dios de vivien­da), los con­su­mi­do­res (el IVA pasa­rá del 17,5 al 20% en enero de 2011), etc.

La bur­gue­sía fran­ce­sa no es más sua­ve con las cla­ses popu­la­res. Su polí­ti­ca de regre­sión social no tie­ne nada que envi­diar a la de los ricos de Gran Bre­ta­ña. Así, dece­nas de miles de pues­tos de tra­ba­jo se supri­men todos los años en la fun­ción públi­ca, en par­ti­cu­lar en la Edu­ca­ción y la Sani­dad públi­cas. Los gas­tos rela­cio­na­dos con la salud, por ejem­plo, no dejan de cre­cer en los pre­su­pues­tos fami­lia­res: «En ocho años el por­cen­ta­je de los gas­tos de sani­dad en los pre­su­pues­tos de las fami­lias ha subi­do del 40 al 50% de media» (2).

En 2011 el gobierno tie­ne pre­vis­to un paque­te de medi­das para devol­ver a los ciu­da­da­nos el acce­so a la asis­ten­cia, cada vez más prohi­bi­ti­va para las cla­ses popu­la­res (3).

A los tra­ba­ja­do­res que tie­nen la «suer­te» de tra­ba­jar se les obli­ga a seguir tra­ba­jan­do siem­pre para engor­dar toda­vía más a la ocio­sa cla­se diri­gen­te. Hay que tra­ba­jar de día, de noche, el domin­go, el lunes y todos los días de la sema­na. La ley de 35 horas esta­ble­ci­da en 2002 está en la pico­ta. Hay que retro­ce­der y tra­ba­jar cua­tro horas más mien­tras que el actual gra­do de desa­rro­llo de la socie­dad, en los pla­nos de la cien­cia y la téc­ni­ca, per­mi­te tra­ba­jar bas­tan­te menos. En el siglo XIX, y más con­cre­ta­men­te a par­tir de 1830, la dura­ción media anual de tra­ba­jo era de 3.000 horas y «sólo» de 1.451 horas en 2006, es decir, la mitad (4) ¡Qué for­mi­da­ble pro­gre­so social arran­ca­do por los tra­ba­ja­do­res a los patro­nos!

Pero el gobierno actual quie­re vol­ver la rue­da de la his­to­ria hacia atrás. Pre­ten­de escla­vi­zar a todo un pue­blo impo­nién­do­le tra­ba­jar has­ta los 67 años o más, ¡éste es el ideal de esta bur­gue­sía libe­ral y moder­na! ¡Menu­da regre­sión social!

En Gre­cia, Irlan­da, Por­tu­gal y Espa­ña, la situa­ción eco­nó­mi­ca y social de las cla­ses tra­ba­ja­do­res no es mucho mejor. Los gobier­nos de esos paí­ses, autén­ti­cos repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía, se ensa­ñan con un celo sin­gu­lar para des­truir todo lo que los tra­ba­ja­do­res en gene­ral obtu­vie­ron gra­cias a sus luchas y sus sacri­fi­cios pasa­dos: supre­sión masi­va de empleos en la fun­ción públi­ca, eli­mi­na­ción o dis­mi­nu­ción drás­ti­ca de las pres­ta­cio­nes socia­les, reduc­ción y con­ge­la­ción de los suel­dos de los fun­cio­na­rios, dis­mi­nu­ción del sala­rio míni­mo, cuan­do exis­te, como en irlan­da, que ha pasa­do de 8,65 euros por hora a 7,65, reba­ja de las pen­sio­nes de jubi­la­ción y alar­ga­mien­to del perío­do de coti­za­ción, subi­da del impues­to sobre el valor aña­di­do paga­do esen­cial­men­te por quie­nes no pue­den aho­rrar, ya que se tra­ta de un impues­to sobre el con­su­mo, etc. Por el con­tra­rio el impues­to sobre los bene­fi­cios de las empre­sas, por ejem­plo en Irlan­da, sigue sin tocar­se: un 12,5% úni­ca­men­te, ¡el más bajo de los paí­ses capi­ta­lis­tas indus­tria­li­za­dos!

El pre­si­den­te del gobierno espa­ñol, el social­de­mó­cra­ta José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, a prin­ci­pios de diciem­bre de 2010 deci­dió poner en mar­cha una nue­va bate­ría de medi­das para satis­fa­cer a los mer­ca­dos finan­cie­ros. Hay que seña­lar, entre otras, la supre­sión del sub­si­dio espe­cial de 426 euros con­ce­di­do a los para­dos al final de la pres­ta­ción por des­em­pleo y la reduc­ción del impues­to de socie­da­des a las peque­ñas y media­nas empre­sas. Este enési­mo plan tam­bién pre­vé la pri­va­ti­za­ción par­cial de aero­puer­tos y la trans­fe­ren­cia de la ges­tión públi­ca de los aero­puer­tos de Madrid y Bar­ce­lo­na al sec­tor pri­va­do, con todas las con­se­cuen­cias socia­les desas­tro­sas que con­lle­va para los tra­ba­ja­do­res, como el alar­ga­mien­to de la dura­ción del tra­ba­jo.

Para demos­trar su agra­de­ci­mien­to a Zapa­te­ro, la Bol­sa de Madrid subió un 4,4% jus­to des­pués del anun­cio de esas medi­das anti­so­cia­les. La Comi­sión Euro­pea , a su vez, cele­bró «la deter­mi­na­ción del gobierno» (5). Por el con­tra­rio los con­tro­la­do­res aéreos des­en­ca­de­na­ron inme­dia­ta­men­te una huel­ga sor­pre­sa. La res­pues­ta del gobierno social­de­mó­cra­ta espa­ñol fue tam­bién muy rápi­da al decla­rar «el Esta­do de aler­ta» ¡por pri­me­ra vez en la Espa­ña post­fran­quis­ta! El vice­pre­si­den­te del gobierno Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba decla­ró, tras una reu­nión urgen­te del gobierno que «si los con­tro­la­do­res no acu­den a tra­ba­jar come­te­rán un deli­to de des­obe­dien­cia según el códi­go penal mili­tar» (6).

Los pla­nes de regre­sión eco­nó­mi­ca y social se repi­ten, se suce­den y son curio­sa­men­te simi­la­res. Todos tie­nen el mis­mo deno­mi­na­dor común: obli­gar al pue­blo a pagar muy caras las cri­sis del capi­ta­lis­mo. El pue­blo tie­ne que sufrir por­que los ban­que­ros, los espe­cu­la­do­res y otros pará­si­tos viven en la opu­len­cia. Paul Lafar­gue (1842−1911), en su famo­so El dere­cho a la pere­za, des­cri­be de esta for­ma la Fran­cia capi­ta­lis­ta, los ban­cos y los pro­le­ta­rios: « La Fran­cia capi­ta­lis­ta, una enor­me hem­bra de cara vellu­da y crá­neo pela­do, se esti­ra sobre un sofá de ter­cio­pe­lo (…). La ban­ca, con hoci­co de coma­dre­ja, cuer­po de hie­na y mano de arpía, le esca­mo­tea las pie­zas del fon­do del bol­si­llo. Los pro­le­ta­rios lle­van a los pies de la Fran­cia capi­ta­lis­ta mon­to­nes de mer­can­cías, barri­cas de vino, sacos de oro y de tri­go».

Los bur­gue­ses euro­peos con la cola­bo­ra­ción de las agen­cias de cali­fi­ca­ción, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), cuyo jefe no es otro que Domi­ni­que Strauss-Kahn, el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCN), la Comi­sión Euro­pea y todas las ins­ti­tu­cio­nes de la Unión , no retro­ce­den ni retro­ce­de­rán ante nada para encon­trar los miles de millo­nes de euros nece­sa­rios para la super­vi­ven­cia del capi­tal (7). Este últi­mo, como un vam­pi­ro, sólo pue­de vivir y expan­dir­se chu­pan­do la rique­za pro­du­ci­da por los tra­ba­ja­do­res. ¡Cuán­to más suc­cio­na más recla­ma! Por lo tan­to se redu­ce a los tra­ba­ja­do­res a sim­ples máqui­nas pro­duc­to­ras, sin tre­gua, de rique­za para la cla­se domi­nan­te.

Pue­blos ente­ros, de Irlan­da a Espa­ña, de Por­tu­gal a Gre­cia, pasan­do por Gran Bre­ta­ña, Ita­lia y Fran­cia, son some­ti­dos al dic­ta­do del capi­tal y de la cla­se que lo deten­ta. Es ese des­po­tis­mo, entre otras cosas, el que hace de la bur­gue­sía una cla­se des­pre­cia­ble, ya que su des­pre­cio por los seres huma­nos no tie­ne lími­tes. Los pri­va de toda dig­ni­dad y de toda huma­ni­dad.

Mien­tras Euro­pa se hun­de len­ta­men­te en las tinie­blas, otros paí­ses del mun­do han ele­gi­do salir de la oscu­ri­dad y nos pro­por­cio­nan algu­nos rayos de espe­ran­za. Algu­nos pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na han deci­di­do seguir otro camino, el del pro­gre­so social y el res­pe­to a la dig­ni­dad huma­na. El caso de Boli­via, por ejem­plo, es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo al res­pec­to. El pue­blo boli­viano, guia­do por el Movi­mien­to al Socia­lis­mo de Evo Mora­les, no sólo se ha com­pro­me­ti­do des­de 2005 en un pro­ce­so de reapro­pia­ción de las rique­zas del país, antes en las garras de las mul­ti­na­cio­na­les, sino que ade­más aca­ba de rea­li­zar una con­quis­ta social de alcan­ce his­tó­ri­co: ¡la edad de jubi­la­ción ha pasa­do de los 65 a los 58 años! Cier­ta­men­te Boli­via no es Euro­pa, pero la expe­rien­cia de algu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na demues­tra a los tra­ba­ja­do­res euro­peos que no pue­den espe­rar nada de sus res­pec­ti­vas bur­gue­sías, que otro camino es posi­ble. Los tra­ba­ja­do­res euro­peos no tie­nen más reme­dio que levan­tar­se y diri­gir­se uni­dos con­tra su enemi­go de cla­se, la bur­gue­sía que tan­to los des­pre­cia.

Notas:

(1) K Marx, F Engels, Cri­ti­que de Mal­thus. Peti­te collec­tion Mas­pe­ro, pági­na 69.

(2) http://​www​.lese​chos​.fr/​p​a​t​r​i​m​o​i​n​e​/​a​s​s​u​r​a​n​c​e​/​3​0​0​3​8​8​9​3​7​.​htm

(3) http://​www​.20mi​nu​tes​.fr/​a​r​t​i​c​l​e​/​6​0​2​5​1​4​/​s​o​c​i​e​t​e​-​b​u​d​g​e​t​-​s​e​c​u​r​i​t​e​-​s​o​c​i​a​l​e​-​d​e​f​i​c​i​t​-​d​e​v​r​a​i​t​-​e​t​r​e​-​l​i​m​i​t​e​-​1​1​6​-​m​i​l​l​i​a​r​d​s​-​e​u​r​o​s​-​2​011

(4) Ver Alter­na­ti­ves Éco­no­mi­ques, hors-série nº 80 pági­na 60.

(5) Ver Le Mon­de del 3 de diciem­bre de 2010.

(6) http://​tem​ps​reel​.nou​ve​lobs​.com/​a​c​t​u​a​l​i​t​e​/​m​o​n​d​e​/​2​0​1​0​1​2​0​4​.​F​A​P​1​9​4​9​/​l​e​-​g​o​u​v​e​r​n​e​m​e​n​t​-​e​s​p​a​g​n​o​l​-​c​a​s​s​e​-​l​a​-​g​r​e​v​e​-​s​u​r​p​r​i​s​e​-​d​e​s​-​a​i​g​u​i​l​l​e​u​r​s​-​d​u​-​c​i​e​l​.​h​tml

(7) El 2 de diciem­bre de 2010, el Ban­co Cen­tral Euro­peo deci­dió pro­por­cio­nar a los ban­cos sumas ili­mi­ta­das a intere­ses fijos ven­ta­jo­sos. Ver Le Mon­de del 4 de diciem­bre, pági­na 12. Por su par­te, la Comi­sión Euro­pea publi­có los mon­tan­tes de ayu­das públi­cas auto­ri­za­das para sus ayu­das, que se ele­van a 4,589 billo­nes de euros: «el volu­men de las ayu­das públi­cas a favor del sec­tor finan­cie­ro, auto­ri­za­das por la Comi­sión Euro­pea entre octu­bre de 2008 y octu­bre de 2010, se ele­va a unos 4,589 billo­nes de euros». Ver: http://​www​.media​part​.fr/​a​r​t​i​c​l​e​/​o​f​f​e​r​t​/​e​b​7​a​c​6​b​d​b​5​6​2​3​0​6​8​f​2​5​8​4​8​9​2​b​a​4​6​0​29e

Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Caty R.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *