El camino que lle­va a Belén.… – Jesús Valen­cia

Si el ani­mo­so tam­bo­ri­le­ro se pro­po­ne hacer este reco­rri­do, pue­de que se encuen­tre con más difi­cul­ta­des que las que se ima­gi­na. Empe­za­rán sus que­bran­tos nada más ate­rri­zar en Tel Aviv. La pica­jo­sa poli­cía de inmi­gra­ción revi­sa­rá minu­cio­sa­men­te los reco­ve­cos de su zurrón y los entre­si­jos de su tam­bor. Si sos­pe­cha que el via­je­ro inten­ta ani­mar con su per­cu­sión algu­na rei­vin­di­ca­ción pales­ti­na, no le deja­rán pasar. Como a otras muchas per­so­nas, le obli­ga­rán a regre­sar por don­de lle­gó sin haber rea­li­za­do su come­ti­do.

Aun­que con­si­ga fran­quear los rigu­ro­sos con­tro­les del aero­puer­to, el camino que pre­ten­de reco­rrer es com­pli­ca­do. Le sugie­ro que no fije hora. Los esca­sos diez kiló­me­tros que la sepa­ran de Jeru­sa­lén están pla­ga­dos de con­tro­les mili­ta­res. Qui­zá nues­tro zagal, habi­da cuen­ta de que es extran­je­ro, encuen­tre más faci­li­da­des.

Para los nati­vos, al tra­tar­se de pales­ti­nos, la pre­vi­sión del tiem­po no cuen­ta; saben a qué hora empren­den el via­je, pero nun­ca la hora en la que lle­ga­rán a su des­tino. Si el tam­bo­ri­le­ro con­tem­pla una des­co­mu­nal mura­lla gris, que no se lla­me a enga­ño. No es la demar­ca­ción del pala­cio de Hero­des; se tra­ta del cri­mi­nal muro que los sio­nis­tas han cons­trui­do para ence­rrar masi­va­men­te a la pobla­ción pales­ti­na; gigan­tes­cos blo­ques de cemen­to con los que sepa­ran a veci­nos que viven a ambos lados de la mis­ma calle o a fami­lias que resi­dían a tres minu­tos de dis­tan­cia.

Pue­de que, duran­te su mar­cha, encuen­tre a fami­lias que gri­tan deses­pe­ra­das ante las exca­va­do­ras que derru­yen sus casas; o a cam­pe­si­nos que con­tem­plan impo­ten­tes cómo los bul­dó­zer arran­can de cua­jo los oli­vos que les sumi­nis­tra­ban el acei­te. No se tra­ta de nin­gu­na expro­pia­ción for­zo­sa para mejo­rar el tra­za­do del camino (los israe­líes ya dis­po­nen de una fla­man­te auto­pis­ta de uso exclu­si­vo). Son algu­nas de las medi­das sal­va­jes que el sio­nis­mo apli­ca con­tra los due­ños ances­tra­les de esas tie­rras. Entran­do a Belén, encon­tra­rá el intré­pi­do tam­bo­rre­ro un edi­fi­cio per­tre­cha­do con espec­ta­cu­la­res medi­das de segu­ri­dad; no se tra­ta de nin­gún for­tín mili­tar. Es la tum­ba de Raquel, lugar recla­ma­do por las tres reli­gio­nes mono­teís­tas pero, como tan­tos otros luga­res emble­má­ti­cos, apro­pia­do en exclu­si­va por el Esta­do israe­lí.

Una últi­ma suge­ren­cia al artis­ta del tam­bor. Antes de comen­zar su jol­go­rio­so rata­plán, ase­gú­re­se que la cria­tu­ra ha naci­do. Es ver­dad que todos los años, y por estas fechas, la madre del niño está cum­pli­da; pero eso no ase­gu­ra que el par­to haya sido exi­to­so. Muchas betle­mi­tas inten­tan dar a luz en los pari­to­rios de Jeru­sa­lén Este y algu­nas no lo con­si­guen.

A las com­pli­ca­cio­nes obvias del tran­ce hay que sumar las aña­di­das de la vio­len­cia colo­nial; algu­nas par­tu­rien­tas han muer­to desan­gra­das mien­tras el vehícu­lo que las trans­por­ta­ba era rete­ni­do villa­na­men­te en los con­tro­les mili­ta­res.

Ánde­se con cuen­ta el tam­bo­ri­le­ro. Si aque­llos suce­sos hubie­ran acae­ci­do en estos tiem­pos pue­de que el sio­nis­mo bru­to nos hubie­ra pri­va­do del tam­bor y, qui­zá, has­ta de la mis­ma Navi­dad.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *