Un lazo ver­de en la caver­na – Joxean Agi­rre

Lle­va­mos meses advir­tien­do la adap­ta­ción de la estra­te­gia del Esta­do espa­ñol a los nue­vos tiem­pos. La deci­sión de la izquier­da aber­tza­le de dar­le la vuel­ta al table­ro ha des­en­ca­de­na­do un reali­nea­mien­to en los dis­cur­sos, pri­me­ro, y, más tar­de, un evi­den­te y gene­ra­li­za­do apre­mio por colo­car las pie­zas en posi­ción de ven­ta­ja ante el inmi­nen­te ini­cio de una nue­va par­ti­da.

Todos los agen­tes polí­ti­cos y mediá­ti­cos espa­ño­les lle­van sema­nas anun­cian­do lo que más temen: la acep­ta­ción por par­te de ETA de las peti­cio­nes rea­li­za­das por los sig­na­ta­rios de la Decla­ra­ción de Bru­se­las y los agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les vas­cos agru­pa­dos en torno al Acuer­do de Ger­ni­ka. Se aca­ba el ciclo de la con­fu­sión, de las medias tin­tas y del rui­do ambien­tal. Las deci­sio­nes, la elec­ción de herra­mien­tas y el pro­nun­cia­mien­to ine­quí­vo­co pasa­rán a ser las palan­cas de acción polí­ti­ca en el año 2011. Ya no val­drá invo­car a ETA, en un sen­ti­do u otro, para tra­bar el desa­rro­llo de este pro­ce­so. Serán más infruc­tuo­sos que has­ta aho­ra, que ya es decir, los inten­tos por bus­car la rup­tu­ra inter­na de la izquier­da aber­tza­le o rever­tir el sen­ti­do y pro­fun­di­dad de su nue­va estra­te­gia polí­ti­ca.

Pero si esta fase se ha carac­te­ri­za­do por la uni­la­te­ra­li­dad de la ini­cia­ti­va y com­pro­mi­sos polí­ti­cos adqui­ri­dos, la siguien­te habrá de ser mul­ti­la­te­ral. Mejor dicho, lo será. No hay que con­fun­dir los tér­mi­nos y pen­sar cán­di­da­men­te que esa mul­ti­la­te­ra­li­dad se aten­drá a un úni­co regis­tro o inte­rés. Las for­mas de enca­rar el pro­ce­so serán muy dife­ren­tes, siem­pre orien­ta­das a refor­zar la tesis pro­pia y a lle­var lo más ade­lan­te posi­ble la estra­te­gia de cada par­te.

En los últi­mos meses, esa volun­tad por par­te del gobierno espa­ñol se ha mani­fes­ta­do de for­ma níti­da en dos direc­cio­nes: la repre­si­va y la polí­ti­ca.

En el plano repre­si­vo las ope­ra­cio­nes poli­cia­les, denun­cias de tor­tu­ra, epi­so­dios de gue­rra sucia y aco­so judi­cial gene­ra­li­za­do con­tra la izquier­da aber­tza­le siguen mar­can­do la agen­da del PSOE. La cri­sis estruc­tu­ral del esta­do, su frá­gil equi­li­brio entre la super­vi­ven­cia y la zozo­bra en la tor­men­ta des­ata­da por el capi­tal y sus rece­tas en toda Euro­pa, el férreo mar­ca­je del PP y el inne­ga­ble des­gas­te de Rodrí­guez Zapa­te­ro, les hace des­acon­se­ja­ble abor­dar en cla­ve de cam­bio «la doc­tri­na anti­te­rro­ris­ta» que les vin­cu­la a la dere­cha des­de la era Aznar. Saben que el vien­to ha cam­bia­do de direc­ción, que comien­za a soplar con fuer­za, pero tie­nen el vela­men car­co­mi­do, al capi­tán cues­tio­na­do por la tri­pu­la­ción y, para col­mo, no saben nadar en aguas inter­na­cio­na­les. En cuan­to la dia­léc­ti­ca en torno al con­flic­to tras­pa­se la barra del puer­to, se sien­ten pas­to de los tibu­ro­nes.

La ges­tión de un esce­na­rio como el pre­sen­te ha recaí­do en vie­jos cono­ci­dos de Eus­kal Herria. La últi­ma remo­de­la­ción del gobierno socia­lis­ta fue, sin duda, con­se­cuen­cia de la volun­tad de afron­tar un pro­ce­so que se ave­ci­na. Esto no quie­re decir que el PSOE entien­da el mis­mo en cla­ve demo­crá­ti­ca o des­de la pers­pec­ti­va de supe­rar el con­flic­to polí­ti­co. Sim­ple­men­te saben que, a dife­ren­cia de lo ocu­rri­do en otras coyun­tu­ras, no pue­den hacer nada para alte­rar la deter­mi­na­ción de la izquier­da aber­tza­le. Por mucho que saquen los «patrol» de la Guar­dia Civil cada noche, el espec­tácu­lo de la repre­sión tan sólo bus­ca debi­li­tar a la izquier­da aber­tza­le de cara a los retos por lle­gar, y man­te­ner sose­ga­do al mas­tín de la dere­cha.

El encum­bra­mien­to de Pérez Rubal­ca­ba y el des­em­bar­co de Jáu­re­gui han sido los efec­tos más visi­bles de la ade­cua­ción polí­ti­ca que Ferraz ha dise­ña­do. El minis­tro del Inte­rior y actual vice­pre­si­den­te es la baza elec­to­ral, el can­di­da­to pre­si­den­cia­ble, en el pre­vi­si­ble supues­to de que a Rodrí­guez Zapa­te­ro lo engu­lla el remo­lino sin fin en el que gira la débil eco­no­mía espa­ño­la. Su valor al alza y popu­la­ri­dad se atri­bu­ye a la mano de hie­rro con la que gus­ta ador­nar sus inter­ven­cio­nes.

Ramón Jáu­re­gui es, por el con­tra­rio, un super­vi­vien­te de la gene­ra­ción polí­ti­ca coe­tá­nea con el GAL. Dele­ga­do del Gobierno en la CAV entre 1983 y 1986, mien­tras mer­ce­na­rios paga­dos con fon­dos públi­cos ase­si­na­ban refu­gia­dos, res­pon­sa­bles polí­ti­cos y sim­ples ciu­da­da­nos de Ipar Eus­kal Herria, él con­tem­pla­ba estoi­ca­men­te la car­ni­ce­ría. Como mues­tra de inac­ción y de com­pli­ci­dad, se mos­tra­ba satis­fe­cho en públi­co por «las con­se­cuen­cias prác­ti­cas ope­ra­ti­vas de la irrup­ción de GAL en el esce­na­rio de los terro­ris­tas». Es más, lle­gó a decir que «se les esta­ba pagan­do con la mis­ma mone­da», lo cual, tras haber sido pro­ce­sa­dos y, en muchos casos, con­de­na­dos bas­tan­tes de sus subor­di­na­dos polí­ti­cos direc­tos (Julen Elgo­rria­ga, Julián San­cris­to­bal, Gar­cía Dam­bo­re­nea), le deja en muy mal lugar. En cual­quier caso, nun­ca al mar­gen de la sos­pe­cha. Pese a todo, en noviem­bre de este año insis­tía, y en una entre­vis­ta de pren­sa ase­gu­ra­ba que vol­ver a hablar del GAL le pro­du­cía una «enor­me pere­za inte­lec­tual», por cuan­to que des­pués de tres déca­das aque­llos «hechos han sido juz­ga­dos, judi­cial y polí­ti­ca­men­te». Que un indi­vi­duo así haya lle­ga­do a ser Con­se­je­ro de Jus­ti­cia del Gobierno Vas­co es una ofen­sa sin palia­ti­vos a la decen­cia públi­ca.

Pero ahí están, tal para cual, dis­pues­tos a pilo­tar la nave guber­na­men­tal en el pro­ce­so en cier­nes. Con una misión que los debe aupar, o así lo creen, al olim­po de los esta­dis­tas inta­cha­bles: pro­cla­mar la derro­ta polí­ti­ca de ETA y anun­ciar la liqui­da­ción del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta en Eus­kal Herria. En ésas están, y en esa cla­ve entien­den el pro­ce­so.

No obs­tan­te, el esce­na­rio inme­dia­to va a lle­var­se por delan­te el cor­to­pla­cis­mo del gobierno del PSOE y su cálcu­lo polí­ti­co aso­cia­do. Los más avis­pa­dos ya lo intu­yen; tal vez por ello, en la sesión ple­na­ria del par­la­men­to vas­co del pasa­do jue­ves, una dece­na de par­la­men­ta­rios socia­lis­tas, con Egi­gu­ren y Pas­tor a la cabe­za, lucían en la sola­pa un lazo ver­de, sím­bo­lo, según los por­ta­do­res, de la espe­ran­za del logro de la paz. Es pre­fe­ri­ble aban­de­rar la con­quis­ta de un bien común, que pre­ten­der gober­nar unas cuan­tas legis­la­tu­ras más a la som­bra de un logro infun­da­do.

No soy ami­go de inter­pre­ta­cio­nes polí­ti­cas a la luz de ges­tos públi­cos, sen­ten­cias judi­cia­les o sím­bo­los en el ojal de la cha­que­ta, pero las razo­nes para la espe­ran­za abar­can des­de el ver­de invo­ca­to­rio de Egi­gu­ren has­ta el rojo de los últi­mos jóve­nes inde­pen­den­tis­tas dete­ni­dos esta sema­na. Si la línea con­ti­nua del cam­bio de ciclo ter­mi­na por unir la dis­tan­cia que sepa­ra a ese par­la­men­to fal­sea­do e ile­gí­ti­mo con la férrea volun­tad de supe­rar el con­flic­to y cons­truir un mar­co demo­crá­ti­co de las per­so­nas ence­rra­das en los cala­bo­zos de la Audien­cia Nacio­nal, cual­quier color val­drá. Ten­sar la cuer­da que une ambos extre­mos es el desa­fío; acti­var a la socie­dad de modo que nadie se atre­va des­li­gar nun­ca más la paz de la demo­cra­cia efec­ti­va para todos y todas en este país.

Que esta idea pase de mano en mano. Si no la deja­mos caer, sal­ta­rán todos los cerro­jos y abri­re­mos todas las puer­tas. Tam­bién las que encie­rran a quie­nes más que­re­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *