Pre­si­den­te Chá­vez: Noso­tros esta­mos aquí no para apol­tro­nar­nos ni para abur­gue­sar­nos

I
Gra­cias a Dios los cie­los han men­gua­do en su incle­men­cia. Y con el paso de los días hemos podi­do pon­de­rar con mayor pre­ci­sión los alcan­ces del desas­tre que las llu­vias han deja­do a su paso. Gran par­te del país per­ma­ne­ce bajo las aguas, aún vemos los des­ga­rro­nes en los cerros y puen­tes; vías y repre­sas tie­nen las hue­llas de los estra­gos.

En esta sema­na hemos mul­ti­pli­ca­do los tras­la­dos, la habi­li­ta­ción de refu­gios, la aten­ción y el abas­te­ci­mien­to a más de 133 mil com­pa­trio­tas. Y segui­mos des­ple­ga­dos y en bata­lla: “no dare­mos des­can­so a nues­tros bra­zos ni repo­so a nues­tras almas” has­ta con­ver­tir la tra­ge­dia en vic­to­ria popu­lar.

Volun­tad infi­ni­ta es la que se ha evi­den­cia­do en todos los nive­les de Gobierno jun­to a nues­tro incan­sa­ble pue­blo heroi­co: un pue­blo orga­ni­za­do y que hoy se asu­me como Poder Popu­lar.

II
Vuel­vo a un lúci­do plan­tea­mien­to de Rei­nal­do Itu­rri­za, del que me hice eco tras las elec­cio­nes del 26 de sep­tiem­bre, para ver­lo a la luz del pre­sen­te inme­dia­to: creo que esta­mos logran­do repo­li­ti­zar efec­ti­va­men­te la ges­tión. Cier­ta­men­te, la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, si quie­re ser dig­na de tal nom­bre, se hace en la calle, jun­to al pue­blo.

En lo per­so­nal yo he sido sacu­di­do por la inter­pe­la­ción popu­lar. Duran­te toda esta sema­na he vuel­to a sen­tir su estre­me­ce­do­ra fuer­za his­tó­ri­ca, en Puer­to San­ta Rosa, en el Chi­vo, en Fuer­te Tiu­na, en la Casa Ama­ri­lla, en el Pala­cio Blan­co, en Pla­ya Gran­de. Y creo estar cum­plien­do con el deber que la mis­ma me exi­ge: pro­mo­ver­la y abrir­le cau­ces para que se expre­se sin nin­gu­na cla­se de cor­ta­pi­sas. Nada sus­ti­tu­ye al con­tac­to direc­to con el pue­blo.

Quie­ro reite­rar el lla­ma­do que hice duran­te la reu­nión de tra­ba­jo que sos­tu­ve con los dipu­tados y las dipu­tadas de la Revo­lu­ción con moti­vo del XI Ani­ver­sa­rio del refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal de 1999: debe­mos reto­mar con fuer­za las raí­ces de este pro­ce­so.

Debe­mos recor­dar de dón­de veni­mos, por qué y para qué esta­mos aquí. Debe­mos recor­dar que veni­mos del Cara­ca­zo, de la rebe­lión popu­lar de 1989. Debe­mos recor­dar que esta Revo­lu­ción nació el 4 de febre­ro, aquel día que par­tió en dos la his­to­ria vene­zo­la­na. De allá es que noso­tros veni­mos: ¡De una gran Rebe­lión Popu­lar! Una rebe­lión popu­lar que no ha ter­mi­na­do y que se ha esta­do expre­san­do, de muchas for­mas, en esta dura y difí­cil coyun­tu­ra. Y, por eso mis­mo, noso­tros esta­mos aquí no para apol­tro­nar­nos ni para abur­gue­sar­nos: noso­tros esta­mos aquí para hacer una Revo­lu­ción ver­da­de­ra.

Hoy más que nun­ca el pue­blo inter­pe­lan­te, des­de sus angus­tias acu­mu­la­das por infi­ni­tos atro­pe­llos, es la pie­dra angu­lar de nues­tra Revo­lu­ción. Insis­to en un pun­to: nece­sa­rio es que el pue­blo nos inter­pe­le, nos exi­ja, nos desa­fíe. El ejer­ci­cio del poder obe­dien­cial comien­za pre­ci­sa­men­te por allí.

Somos Gobierno gra­cias a la sagra­da con­fian­za que el pue­blo ha teni­do en este pro­ce­so, y nada nos pue­de exi­mir de seme­jan­te com­pro­mi­so. Sobre nues­tros hom­bros des­can­sa la dura e insos­la­ya­ble misión de hacer reali­dad los prin­ci­pios que nos rigen: que la jus­ti­cia ajus­te todos los des­pro­pó­si­tos huma­nos, que la liber­tad libe­re y nos haga cre­cer, que la igual­dad igua­le sin dis­tin­gos, que la inde­pen­den­cia nos dis­pa­re hacia el por­ve­nir.

Tene­mos que radi­ca­li­zar la Revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, y ello impli­ca un ver­da­de­ro y socia­lis­ta atre­vi­mien­to. Por allí van los tiros del nue­vo mapa estra­té­gi­co que esta­mos ela­bo­ran­do.

José Mar­tí nos seña­la el camino: “A mayor atre­vi­mien­to, mayor hon­ra”. Hon­re­mos, pues, a quien mere­ce hon­ra.

III

El mar­tes 14 de diciem­bre –sex­to ani­ver­sa­rio, por cier­to, de la cons­ti­tu­ción del Alba- estu­vo entre noso­tros el pre­si­den­te Rafael Correa. Con él vino todo el amor del her­mano pue­blo boli­va­riano del Ecua­dor; un amor que se ha pues­to de mani­fies­to con las 41 tone­la­das de ayu­da que, has­ta el momen­to, nos han sido envia­das des­de esta Patria her­ma­na.

Tan­to en Fuer­te Tiu­na como en el refu­gio Anto­nio José de Sucre, de la Casa Ama­ri­lla, vol­ví a sen­tir la inmen­sa cali­dad huma­na de este com­pa­ñe­ro, de este her­mano; la pro­fun­di­dad de su boli­va­ria­nis­mo. Su con­vic­ción, cabal­men­te expre­sa­da, de que los pro­ble­mas de Vene­zue­la son los pro­ble­mas del Ecua­dor.

Rafael se encar­gó de recor­dar que 150 fami­lias ecua­to­ria­nas están sien­do aten­di­das en los refu­gios. Toda nues­tra soli­da­ri­dad y nues­tro apo­yo para estos her­ma­nos y her­ma­nas.
De cora­zón, Rafael, toda nues­tra gra­ti­tud para ti y para tu pue­blo.

IV

El vier­nes 17 de diciem­bre se cum­plie­ron 180 años de la des­apa­ri­ción físi­ca de nues­tro Padre Liber­ta­dor. Duran­te la cla­se inau­gu­ral del Ins­ti­tu­to Supe­rior de Estu­dios Polí­ti­cos del PSUV –una cla­se diri­gi­da a nues­tros dipu­tados y dipu­tadas de la nue­va Asam­blea Nacio­nal– hice énfa­sis en su lumi­no­so ejem­plo, ponien­do de relie­ve la con­di­ción sacri­fi­cial de su vida, que no tie­ne paran­gón en la his­to­ria patria.

En Bolí­var se con­cen­tra el sacri­fi­cio mayor que nos otor­ga ros­tro para poder reco­no­cer­nos. Seguir sus pasos es des­pren­der­se: aban­do­nar­lo todo por la feli­ci­dad de la Patria.

Igual­men­te, ins­pi­rán­do­me en Bolí­var, pedí a nues­tros dipu­tados y dipu­tadas man­te­ner­se como un blo­que uni­do y sóli­do, en lo ideo­ló­gi­co y en lo moral, para cerrar­le el paso a los piti­yan­quis den­tro de la Asam­blea Nacio­nal.

Ten­ga­mos pre­sen­te que van a incre­men­tar­se las agre­sio­nes del impe­rio y que debe­mos impe­dir, a toda cos­ta, los esce­na­rios de vio­len­cia y la des­es­ta­bi­li­za­ción gene­ra­li­za­da que pre­ten­de gene­rar la con­tra­rre­vo­lu­ción. Por eso mis­mo debe­mos seguir fiel­men­te la orien­ta­ción boli­va­ria­na: ¡En todo debe­mos tener la más per­fec­ta uni­dad!

No olvi­de­mos que Bolí­var es, tam­bién, una pro­fun­da pasión por la jus­ti­cia y la igual­dad: no había mejor for­ma de hon­rar su memo­ria que con la toma, este 17 de diciem­bre, de 47 lati­fun­dios en el Sur del Lago; 47 lati­fun­dios que demues­tran la des­igual­dad extre­ma en la dis­tri­bu­ción de la tie­rra, que toda­vía exis­te y que las aguas hicie­ron que aflo­ra­ra en toda su injus­ti­cia. Hacer polí­ti­ca boli­va­ria­na y revo­lu­cio­nar es aca­bar defi­ni­ti­va­men­te con esta mons­truo­si­dad.

Por cier­to, y para cerrar este apar­ta­do, me lle­gó, jus­to en este 180º ani­ver­sa­rio, un infor­me de los espe­cia­lis­tas que han esta­do estu­dian­do los res­tos del Liber­ta­dor des­de su exhu­ma­ción el pasa­do mes de julio. Los datos que ofre­ce el infor­me, en mi cri­te­rio, son reve­la­do­res. Bas­ta con seña­lar que los res­tos corres­pon­den a un hom­bre de 47 años y que andu­vo mucho a caba­llo. No ten­go la más míni­ma duda: es nues­tro Padre. Pare­ce decir­nos con Neru­da: “Sí, soy yo. Pero des­pier­to cada cien años, cuan­do des­pier­ta el pue­blo”.

V

El mis­mo vier­nes la Asam­blea Nacio­nal apro­bó, en segun­da dis­cu­sión, la Ley Habi­li­tan­te que este ser­vi­dor le había soli­ci­ta­do. En la cla­se inau­gu­ral a la que ya hice refe­ren­cia, la pro­mul­gué de una vez: no hay tiem­po que per­der.

Su lap­so de dura­ción ha sido fija­do en 18 meses. Y me habi­li­ta, como jefe de Esta­do, para legis­lar en nue­ve ámbi­tos: aten­ción sis­te­ma­ti­za­da y con­ti­nua a las nece­si­da­des huma­nas, vita­les y urgen­tes, deri­va­das de la pobre­za y de las llu­vias; infra­es­truc­tu­ra, trans­por­te y ser­vi­cios públi­cos; vivien­da y hábi­tat; reor­de­na­ción terri­to­rial, desa­rro­llo inte­gral y uso de la tie­rra urba­na y rural; finan­cie­ro y tri­bu­ta­rio; segu­ri­dad ciu­da­da­na y jurí­di­ca; segu­ri­dad y defen­sa inte­gral de la nación; coope­ra­ción inter­na­cio­nal, y sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co.

La Habi­li­tan­te es un ins­tru­men­to nece­sa­rio en fun­ción de los retos y com­pro­mi­sos que hemos asu­mi­do: no se tra­ta sólo de enfren­tar las cala­mi­to­sas con­se­cuen­cias de esta pro­lon­ga­da tem­po­ra­da de llu­vias, sino de dar­le res­pues­ta a los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les, intrín­se­cos al mode­lo capi­ta­lis­ta, que se han agra­va­do con la cri­sis actual.

En estas cir­cuns­tan­cias de apre­mio se evi­den­cian de nue­vo dos visio­nes: de este lado, el afán inso­bor­na­ble de la soli­da­ri­dad y el bien­es­tar colec­ti­vo; y del otro lado, los ape­ti­tos mez­qui­nos de quie­nes por gene­ra­cio­nes han que­ri­do repar­tir­se al país como un botín.

Los piti­yan­quis per­sis­ten en velar por su con­fort y sus pri­vi­le­gios, mien­tras un pue­blo cla­ma deses­pe­ra­da­men­te por nues­tro auxi­lio. No esta­mos para dete­ner­nos en las baje­zas huma­nas de unos pocos. Enten­de­mos que el dolor y la espe­ran­za de un pue­blo están hoy en las calles, en los barrios y en los cam­pos. Ese pue­blo nos inter­pe­la, seña­lán­do­nos el camino. Tras él segui­re­mos avan­zan­do.

Debe­mos hacer el mayor esfuer­zo comu­ni­ca­cio­nal e infor­ma­ti­vo para expli­car y cla­ri­fi­car los alcan­ces de la Ley Habi­li­tan­te a nues­tro pue­blo, refu­tan­do cada una de las men­ti­ras que se vie­nen difun­dien­do des­de las cloa­cas mediá­ti­cas. En las pró­xi­mas edi­cio­nes de estas Líneas esta­re­mos con­tri­bu­yen­do con este tras­cen­den­te come­ti­do.

Hoy segui­re­mos for­ta­le­cien­do refu­gios, aten­dien­do con esme­ro a nues­tro pue­blo, res­ca­tan­do y ocu­pan­do terre­nos, entre­gan­do el bono navi­de­ño, entre­gan­do vivien­das, cons­tru­yen­do, recons­tru­yen­do, abrien­do cami­nos…
En fin, hacien­do Patria.

Digá­mos­lo con el padre Simón Bolí­var: “El que lo aban­do­na todo por ser útil a su país no pier­de nada y gana cuan­to le con­sa­gra”.
¡Viva Bolí­var! ¡Bolí­var Vive!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *