La Poli­cía Espa­ño­la esta­ba infil­tra­da en los coman­dos del DRIL que pusie­ron las bom­bas en 1960 – Iña­ki Ega­ña

El 27 de junio de 1960 el DRIL (Direc­to­rio Ibé­ri­co de Libe­ra­ción), colo­ca­ba seis bom­bas: en las dos esta­cio­nes de tren de Donos­tia, en la de Atxu­ri de Bil­bo (dos días des­pués), en la del Nor­te de Bar­ce­lo­na, en la de Cha­mar­tín de Madrid y en el tren correo de Madrid a Bar­ce­lo­na. Hace unos meses ya escri­bí un artícu­lo citan­do las cer­te­zas de las mis­mas (Gara, 12 de febre­ro de 2010). Como es sabi­do, la niña Bego­ña Urroz Iba­rro­la murió con la que explo­tó en la esta­ción de Ama­ra de Donos­tia.

Sor­pren­den­te­men­te, y a pesar de la infor­ma­ción enton­ces apor­ta­da, han sido nume­ro­sos los medios que han segui­do sos­te­nien­do la tesis de que ETA, que ape­nas agru­pa­ba enton­ces a un gru­po de estu­dian­tes, había sido la auto­ra del aten­ta­do. La men­ti­ra es de la mis­ma mag­ni­tud que otras his­tó­ri­cas como la del bom­bar­deo de Ger­ni­ka de 1937, atri­bui­do a las «hor­das rojo-sepa­ra­tis­tas». Nadie ha podi­do apor­tar docu­men­to alguno que cer­ti­fi­ca­ra la auto­ría de ETA. La into­xi­ca­ción, en cam­bio, ha sus­ti­tui­do a la infor­ma­ción. El rigor infor­ma­ti­vo espa­ñol ha alcan­za­do, en este tema al menos, su nivel más ínfi­mo.

El DRIL, como ya que­dó defi­ni­do en aquel artícu­lo, nació de la con­jun­ción de volun­ta­des de dis­tin­tos gru­pos de refu­gia­dos espa­ño­les y por­tu­gue­ses resi­den­tes en Fran­cia, Bél­gi­ca, Cuba y Vene­zue­la. Mi impre­sión es que la Revo­lu­ción cuba­na fue su espe­jo; inclu­so el nom­bre, seme­jan­te al del Direc­to­rio Revo­lu­cio­na­rio 13 de mar­zo de José Anto­nio Eche­ve­rría y Eloy Gutié­rrez Meno­yo.

Quien ten­ga inte­rés en cono­cer su tra­yec­to­ria com­ple­ta tie­ne una bue­na fuen­te en el tra­ba­jo titu­la­do, más o menos, “El DRIL (1959−61). Expe­rien­cia úni­ca en la opo­si­ción al nue­vo Esta­do”. Su autor es D. L. Raby, de la Uni­ver­si­dad de Toron­to (Cana­dá). Su fuen­te prin­ci­pal son los archi­vos de la PIDE, poli­cía polí­ti­ca del dic­ta­dor Sala­zar, homó­ni­ma de la BPS espa­ño­la de Fran­co. Por lo que cuen­ta Raby, la PIDE tenía muy bue­na infor­ma­ción sobre los movi­mien­tos del DRIL en Cuba y, espe­cial­men­te, en Bél­gi­ca.

La fuen­te defi­ni­ti­va aún no ha sido holla­da. Los archi­vos poli­cia­les sobre el DRIL debe­rían encon­trar­se en el Archi­vo Gene­ral de la Admi­nis­tra­ción, (AGA), de Alca­lá de Hena­res. No fue­ron depo­si­ta­dos en don­de les corres­pon­día. En cam­bio, a la muer­te de Fran­co fue­ron tras­la­da­dos al Archi­vo His­tó­ri­co Nacio­nal de Madrid. Quie­nes han inten­ta­do con­sul­tar­los, han reci­bi­do la nega­ti­va por res­pues­ta. Si se con­ser­van intac­tos, algo que me per­mi­to poner en duda por mi lar­ga expe­rien­cia en archi­vos fran­quis­tas, las reve­la­cio­nes ser­vi­rían para son­ro­jar a más de uno, si entre los into­xi­ca­do­res exis­tie­ra el pudor.

En 1960, el DRIL come­tió en el Esta­do espa­ñol nue­ve aten­ta­dos con bom­bas incen­dia­rias, los tres pri­me­ros en febre­ro y el res­to en junio. Los coman­dos que los pre­pa­ra­ron habían sido coor­di­na­dos en Bél­gi­ca, des­de Bru­se­las. Tan­to la PIDE como la BPS esta­ban al tan­to de sus movi­mien­tos. Sobre todo del abas­te­ci­mien­to de armas para sus coman­dos. Cono­cían los ape­lli­dos de todos sus inte­gran­tes, e inclu­so sus nom­bres de gue­rra.

Como ya dejé escri­to, las pri­me­ras accio­nes del DRIL lo fue­ron en Madrid, en febre­ro de 1960, todas ellas tam­bién de la mis­ma mane­ra: una male­ta aban­do­na­da con explo­si­vos. Los obje­ti­vos: el Ayun­ta­mien­to, la esta­tua de Veláz­quez en el Museo del Pra­do y la sede de Falan­ge. En una de ellas, la bom­ba defla­gró mien­tras la mani­pu­la­ba Ramón Pérez Jura­do, que murió en el acto. Su com­pa­ñe­ro Anto­nio Abad Dono­so fue dete­ni­do y otros dos jóve­nes, San­tia­go Mar­tí­nez Dono­so y Jus­ti­niano Álva­rez, logra­ron esca­par, según la Poli­cía. Anto­nio Abad fue tor­tu­ra­do, juz­ga­do y eje­cu­ta­do el 8 de mar­zo de ese año. En cuan­to a San­tia­go Mar­tí­nez, pri­mo de Anto­nio Abad y uno de los dos fuga­dos, tra­ba­ja­ba para la Poli­cía espa­ño­la.

Los obje­ti­vos de Madrid, así como las deten­cio­nes pos­te­rio­res, fue­ron mar­ca­dos por uno de los inte­gran­tes del coman­do, que, en reali­dad, era un poli­cía infil­tra­do. Se tra­ta­ba de Abde­rra­mán Muley Moré, un falan­gis­ta espa­ñol que, debi­do a sus ser­vi­cios pres­ta­dos, había lle­ga­do a ser guar­dia per­so­nal de Fran­co. Su hom­bre en el coman­do fue el cita­do San­tia­go Mar­tí­nez Dono­so.

Muley, según infor­mes inter­nos del pro­pio DRIL, había sido infil­tra­do por la poli­cía en los gru­pos anti-Batis­ta en los pre­vios a la Revo­lu­ción cuba­na. Lle­ga­do a Cuba en 1956 se hizo lla­mar Manuel Rojas, y, al comien­zo, la Poli­cía fran­quis­ta lo uti­li­zó para infil­trar­se en los medios monár­qui­cos espa­ño­les, enton­ces en la opo­si­ción, que nego­cia­ban con Fran­co la res­tau­ra­ción. Tuvo rela­ción, asi­mis­mo, con el Direc­to­rio Revo­lu­cio­na­rio cubano.

Con el triun­fo de la Revo­lu­ción cuba­na, el fal­so Rojas des­apa­re­ció para regre­sar al fren­te de un gru­po repu­bli­cano espa­ñol, que en unos meses se inte­gró en el MLE (Movi­mien­to de Libe­ra­ción Espa­ñol) que con­flu­yó en la UCE (Unión de Com­ba­tien­tes Espa­ño­les). La infil­tra­ción fue com­ple­ta­da con la del cita­do San­tia­go Mar­tí­nez Dono­so, ex guar­da­es­pal­das de Batis­ta, depues­to dic­ta­dor cubano. Ambos via­ja­ron a Fran­cia y levan­ta­ron las sos­pe­chas del PCE, de la CNT y del PSOE en el exi­lio, que los denun­cia­ron.

Sin embar­go, Mar­tí­nez Dono­so y Abde­rra­mán Muley logra­ron entrar en el gru­po arma­do del DRIL, que pre­ten­día, como el Ché Gue­va­ra, alen­tar la revo­lu­ción mun­dial. Espa­ña, diri­gi­da enton­ces por Fran­co, era el obje­ti­vo. Los aten­ta­dos de febre­ro de Madrid fue­ron los pri­me­ros. Los de junio de 1960, los siguien­tes. Ambos poli­cías vol­vie­ron a pre­pa­rar los obje­ti­vos, jun­to a un ter­cer poli­cía espa­ñol lla­ma­do Agus­tín Parra­das Sici­lia. Como es sabi­do, en uno de ellos, en el de Donos­tia, murió la niña Bego­ña Urroz. De los al menos doce miem­bros de los coman­dos que par­ti­ci­pa­ron en la iden­ti­fi­ca­ción de obje­ti­vos y en la colo­ca­ción de las bom­bas, al menos tres eran infil­tra­dos poli­cia­les.

Abde­rra­mán Muley, el agen­te de la DGS infil­tra­do en el DRIL, tam­bién había sido bra­zo dere­cho de Eloy Gutié­rrez Meno­yo, madri­le­ño de naci­mien­to y cubano de vecin­dad. Un buen agen­te. Casua­li­dad o no, Gutié­rrez Meno­yo diri­gió el Direc­to­rio Revo­lu­cio­na­rio cubano. Su tra­yec­to­ria des­li­gán­do­se de Fidel Cas­tro es del todo cono­ci­da. A comien­zos de 1961 huyó a EEUU.

Los aman­tes de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas tie­nen ele­men­tos a cru­zar con Abde­rra­mán Muley. Su alias de Manuel Rojas apa­re­ce en un docu­men­to de la CIA de 1960, en el dos­sier del ase­si­na­to de J.F.K. Y Rojas, como la mayo­ría ya habrá ima­gi­na­do, era el seu­dó­ni­mo de Jesús Galín­dez que uti­li­zó para la CIA y el FBI has­ta 1956, año de su muer­te, cuan­do pre­ci­sa­men­te Muley comen­zó su infil­tra­ción. De cual­quie­ra de las mane­ras, estas cau­sa­li­da­des no prue­ban más que eso, que pro­ba­ble­men­te son cau­sa­li­da­des.

La mayo­ría de los auto­res de los aten­ta­dos cru­za­ron la fron­te­ra y se refu­gia­ron en Bél­gi­ca. Meses más tar­de, la Poli­cía bel­ga asal­ta­ba una casa en Lie­ja y dete­nía a los doce supues­tos miem­bros del DRIL. Inme­dia­ta­men­te el emba­ja­dor espa­ñol fran­quis­ta de Bru­se­las ini­ció los trá­mi­tes para su extra­di­ción. Los infil­tra­dos fue­ron libe­ra­dos de inme­dia­to. En el pro­ce­so, los dete­ni­dos fue­ron acu­sa­dos de trá­fi­co ile­gal de armas y explo­si­vos, y de dar muer­te a una niña, Bego­ña Urroz, por la explo­sión de la bom­ba de Donos­tia.

La infil­tra­ción poli­cial y las bom­bas de junio lla­ma­ron la aten­ción del PSOE, que des­de su órgano de expre­sión ‘‘El Socia­lis­ta’’ (núme­ro 6.039, 7 de julio de 1960), atri­bu­yó a intere­ses de Fran­co los aten­ta­dos y la muer­te de la niña Bego­ña Urroz. Según el PSOE, fue el minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol (Gober­na­ción enton­ces) el que dio noti­cia de los aten­ta­dos a todas las agen­cias extran­je­ras, cuan­do lo habi­tual era tapar­los.

José Fer­nán­dez Váz­quez (alias Jor­ge Sou­to­maior), jefe del apa­ra­to mili­tar del DRIL, reco­no­ció la infil­tra­ción des­de Vene­zue­la, don­de diri­gía la orga­ni­za­ción, y lamen­tó la muer­te de la niña. Él mis­mo había con­fec­cio­na­do el dise­ño teó­ri­co de los coman­dos. Admi­tió la auto­ría de los aten­ta­dos para el DRIL. Sus archi­vos, lega­dos por su fami­lia a ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las, así lo ates­ti­guan. Hoy se encuen­tran en San­tia­go de Com­pos­te­la, en el Archi­vo de la Emi­gra­ción Galle­ga, y pue­do afir­mar que cuan­do los visi­té hace dos meses, fui el pri­me­ro que los con­sul­ta­ba.

La lec­tu­ra que hicie­ron las orga­ni­za­cio­nes anti­fran­quis­tas, clan­des­ti­nas y en la opo­si­ción, sobre los aten­ta­dos de Madrid, Bar­ce­lo­na, Bil­bao y Donos­tia, ins­ti­ga­dos por la Poli­cía espa­ño­la, tie­ne que ver con el acer­ca­mien­to de los monár­qui­cos alfon­si­nos hacia los pos­tu­la­dos demo­crá­ti­cos. No hay que per­der de vis­ta que los infil­tra­dos en el DRIL pro­ve­nían de medios monár­qui­cos en los que tam­bién habían esta­do infil­tra­dos.

El régi­men de Fran­co inven­ta­ba una opo­si­ción fuer­te­men­te arma­da y liga­ba para ello a todos los gru­pos ile­ga­les. La PIDE lle­gó a decir que Fidel Cas­tro diri­gía el DRIL. Poco menos de dos años des­pués de los aten­ta­dos del DRIL, la casi tota­li­dad de la opo­si­ción fran­quis­ta sella­ba un pac­to con­tra el dic­ta­dor, en la loca­li­dad ale­ma­na de Munich. Y Fran­co apro­ve­chó el mis­mo para decla­rar en todo el Esta­do espa­ñol nada menos que dos años de «esta­do de excep­ción».

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *