18 años sin Pedro Alva­rez, con­tra los crí­me­nes poli­cia­les


Un año más ha vuel­to a pasar un año. Un año más sin Pedro Álva­rez el joven de 20 años que la noche del 15 de Diciem­bre de 1992 fue ase­si­na­do por un Poli­cía Nacio­nal fue­ra de ser­vi­cio debi­do a una dis­cu­sión de trá­fi­co. Ver los hechos.

La jor­na­da de la con­me­mo­ra­ción del 18 año de su ase­si­na­to fue como cada año: un momen­to de recuer­do, de rabia e impo­ten­cia, de soli­da­ri­dad con los más cer­ca­nos y tam­bién, otra vez, de injus­ti­cia. Injus­ti­cia por­que nin­gún órgano del esta­do y de nin­gún gobierno ha teni­do la dig­ni­dad de preo­cu­par­se del caso y de la fami­lia de Pedro. Injus­ti­cia por­que en vez de res­pe­tar este día de luto y recuer­do para la fami­lia y ami­gos, los Mos­sos d’Es­qua­dra inten­tan impe­dir la pin­ta­da del mural en L’Hos­pi­ta­let en la Pla­za Pedro Álva­rez, requi­san­do toda la pin­tu­ra e iden­ti­fi­can­do a 15 per­so­nas que esta­ban allí soli­da­rias con las pin­to­ras. Evi­den­te­men­te, cuan­do se fue­ron des­pués de todo el pari­pé el mural se hizo, por­que por mucho que quie­ran callar­nos, mul­tar­nos, iden­ti­fi­car­nos, … NUNCA NOS HARÁN PARAR!

La noche del 15 de diciem­bre de 1992 es ase­si­na­do en la ciu­dad cata­la­na de L’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat un joven de 20 años, lla­ma­do Pedro Álva­rez, de un tiro en la cabe­za.

Pedro acom­pa­ña a su casa a su novia Yolan­da, con quien sale des­de hace 5 años. Jus­to des­pués de des­pe­dir­se, un coche que cir­cu­la a gran velo­ci­dad por poco atro­pe­lla a la joven, la cual en una reac­ción ins­tin­ti­va incre­pa al con­duc­tor. Éste sale del auto­mó­vil y comien­za a dis­cu­tir con la joven de for­ma vio­len­ta has­ta el pun­to que la gol­pea y la tira al sue­lo. Pedro enton­ces vuel­ve corrien­do para defen­der­la e ini­cia una dis­cu­sión con el agre­sor, que se con­vier­te en el ase­sino en el momen­to en que se diri­ge al coche (un Opel Vec­tra blan­co), coge un arma y le dis­pa­ra tres tiros al joven, uno de ellos mor­tal de nece­si­dad, ante el inten­to de dete­ner­le de una mujer que le acom­pa­ña­ba. Des­pués vuel­ve al coche, con la mis­ma san­gre fría, y arran­ca mien­tras unas per­so­nas inten­tan soco­rrer a Pedro, que ingre­sa cadá­ver en el Hos­pi­tal de Bell­vit­ge, ante el esta­do de shock en que se encuen­tra Yolan­da.

Las sos­pe­chas caen sobre un poli­cía nacio­nal (José Manuel S.F), y es dete­ni­do en segui​da​.Es igual a la des­crip­ción que se dio de él, las prue­bas balís­ti­cas coin­ci­den con las de las armas uti­li­za­das por las fuer­zas de segu­ri­dad del Esta­do y el agen­te es asi­duo a la zona don­de ocu­rren los hechos. Una per­so­na con­flic­ti­va y con «cier­to poder» en la mis­ma. Ade­más, es iden­ti­fi­ca­do inme­dia­ta­men­te por Yolan­da, la úni­ca tes­ti­go del cri­men.

El agen­te pre­sen­ta una coar­ta­da tan pue­ril como con­clu­yen­te para los encar­ga­dos de la inves­ti­ga­ción: «Esta­ba en casa dur­mien­do des­pués de haber acom­pa­ña­do a mi madre al hos­pi­tal» y la inves­ti­ga­ción comien­za vol­ver­se tur­bia. Se decla­ra inme­dia­ta­men­te el secre­to de las inves­ti­ga­cio­nes, por lo que la repre­sen­ta­ción de la fami­lia no pue­de par­ti­ci­par en ellas. A Yolan­da se le some­te a una sesión mara­to­nia­na de múl­ti­ples reco­no­ci­mien­tos, cali­fi­ca­da de irre­gu­lar por juris­tas con­sul­ta­dos. La joven al final mani­fies­ta dudas sobre aspec­tos muy con­cre­tos del poli­cía. Los fami­lia­res acu­san en repe­ti­das oca­sio­nes que la titu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nume­ro 5 de L’Hos­pi­ta­let, María José Magal­di, y el comi­sa­rio Llo­ren­te no están lle­van­do a cabo bien el pro­ce­di­mien­to: la juez no orde­na ana­li­zar las hue­llas del coche para iden­ti­fi­car a la mujer que acom­pa­ña­ba al ase­sino, ni orde­nó su iden­ti­fi­ca­ción pos­te­rior, por ejem­plo.

Final­men­te, dos días des­pués, se decre­ta la excul­pa­ción del agen­te por fal­ta de prue­bas fia­bles. Nadie ha segui­do rea­li­zan­do has­ta hoy nin­gún tipo de inves­ti­ga­ción pos­te­rior y no hay nin­gu­na ins­ti­tu­ción que haya apo­ya­do al caso Pedro Álva­rez, a pesar de que, por ejem­plo, el ayun­ta­mien­to de L’Hos­pi­ta­let se com­pro­me­tió a ello, y los pode­res públi­cos (polí­ti­cos, fuer­zas de segu­ri­dad, jue­ces y fis­ca­les) están obli­ga­dos legal­men­te a velar por el escla­re­ci­mien­to de unos hechos tan gra­ves como éstos. Los poli­cías que ini­cia­ron las inves­ti­ga­cio­nes, por otro lado, tra­tan des­de un prin­ci­pio cri­mi­na­li­zar a Pedro, bus­can­do ante­ce­den­tes que no exis­tían, para cul­par­le de lo suce­di­do y así defen­der a su com­pa­ñe­ro.

El Sín­dic de Greu­ges y el Par­la­ment de Cata­lun­ya («defen­sor del pue­blo») res­pon­die­ron, ante el rue­go de la fami­lia, que no tenía com­pe­ten­cias al estar impli­ca­do un poli­cía. Pas­qual Mara­gall puso al con­ce­jal, sr.Ruiz, al fren­te del caso, el 10 de mar­zo pro­me­tió ayu­dar, aun­que dijo no estar al corrien­te. Toda­vía no ha dado nin­gu­na res­pues­ta. Jor­di Pujol res­pon­dió «Es una cosa dolo­ro­sa y lamen­ta­ble, pero nues­tras com­pe­ten­cias son muy limi­ta­das y poco pode­mos hacer». El Con­gre­so de los Dipu­tados recha­zó la pre­gun­ta sobre el caso por defec­to de for­ma. El abu­so de poder a que esta­mos some­ti­dos que­da, por des­gra­cia para esta «demo­cra­cia», per­fec­ta­men­te cla­ro.

Pla­ta­for­ma Pedro Álva­rez

Pedro, her­mano, [email protected] no olvi­da­mos

Un any més ha tor­nat a pas­sar un any. Un any més sen­se en Pedro Álva­rez el jove de 20 anys que la nit del 15 de Des­em­bre de 1992 va ser asses­si­nat per un Poli­cia Nacio­nal fora de ser­vei degut a una dis­cus­sió de trà­fic. Veu­re els fets.

La jor­na­da de la com­me­mo­ra­ció del 18 any del seu asses­si­nat va ser com cada any, un moment de record, de rabia i impo­tèn­cia, de soli­da­ri­tat amb els més pro­pers i tam­bé, altre cop, d’injusticia. Injus­ti­cia per­què cap organ de l’estat i de cap govern ha tin­gut la dig­ni­tat de preo­cu­par-se del cas i de la famí­lia d’en Pedro. Injus­ti­cia per­què en comp­tes de res­pec­tar aquest dia de dol i record per la famí­lia i amics, els mos­sos d’esquadra inten­ten impe­dir la pin­ta­da del Mural a L’Hospitalet a la Plaça Pedro Álva­rez, requi­sant tota la pin­tu­ra i iden­ti­fi­cant a 15 per­so­nes que res­ta­ven alli soli­da­ries amb les pin­to­res. Evi­dent­ment quan van mar­xar des­prés de tot el pari­pe el mural es va fer, per­què per molt que vol­guin callar-nos, mul­tar-nos, inden­ti­fi­car-nos,… MAI ENS FARAN CREURE!

Pedro, ger­mà, nosal­tres no obli­dem!

Un año más ha vuel­to a pasar un año. Un año más sin Pedro Álva­rez el joven de 20 años que la noche del 15 de Diciem­bre de 1992 fue ase­si­na­do por un Poli­cía Nacio­nal fue­ra de ser­vi­cio debi­do a una dis­cu­sión de trá­fi­co. Ver los hechos.

La jor­na­da de la con­me­mo­ra­ción del 18 año de su ase­si­na­to fue como cada año: un momen­to de recuer­do, de rabia e impo­ten­cia, de soli­da­ri­dad con los más cer­ca­nos y tam­bién, otra vez, de injus­ti­cia. Injus­ti­cia por­que nin­gún órgano del esta­do y de nin­gún gobierno ha teni­do la dig­ni­dad de preo­cu­par­se del caso y de la fami­lia de Pedro. Injus­ti­cia por­que en vez de res­pe­tar este día de luto y recuer­do para la fami­lia y ami­gos, los Mos­sos d’Esquadra inten­tan impe­dir la pin­ta­da del mural en L’Hospitalet en la Pla­za Pedro Álva­rez, requi­san­do toda la pin­tu­ra e iden­ti­fi­can­do a 15 per­so­nas que esta­ban allí soli­da­rias con las pin­to­ras. Evi­den­te­men­te, cuan­do se fue­ron des­pués de todo el pari­pé el mural se hizo, por­que por mucho que quie­ran callar­nos, mul­tar­nos, iden­ti­fi­car­nos, … NUNCA NOS HARÁN PARAR!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *