Raúl Cas­tro: “Las medi­das que esta­mos apli­can­do están diri­gi­das a pre­ser­var el socia­lis­mo”- Cuba­de­ba­te

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, durante los debates del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, el tercer día de sesiones del Sexto Periodo de la VII legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, en La Habana, el 17 de diciembre de 2010. AIN FOTO POOL/Ismael Francisco GONZÁLEZ/PLEl Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros de Cuba, con­ver­sa con el vice­pre­si­den­te José Ramón Macha­do Ven­tu­ra duran­te los deba­tes del Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción. AIN FOTO POOL/​Ismael Fran­cis­co GONZÁLEZ/​PL

Dis­cur­so del Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros de Cuba, en la Asam­blea Nacio­nal, el 18 de diciem­bre de 2010

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

Lle­va­mos varios días reu­ni­dos deba­tien­do asun­tos tras­cen­den­ta­les para el futu­ro de la nación. En esta opor­tu­ni­dad, ade­más del habi­tual tra­ba­jo en comi­sio­nes, los dipu­tados han sesio­na­do en ple­na­ria, con el pro­pó­si­to de ana­li­zar los deta­lles de la situa­ción eco­nó­mi­ca actual, así como las pro­pues­tas del pre­su­pues­to y el plan de la eco­no­mía para el año 2011.

Tam­bién los dipu­tados han dedi­ca­do lar­gas horas a valo­rar a pro­fun­di­dad y escla­re­cer dudas e inquie­tu­des acer­ca del Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción.

Nues­tros medios de difu­sión han publi­ca­do con ampli­tud el desa­rro­llo de estos deba­tes, para faci­li­tar la infor­ma­ción de la pobla­ción.

A pesar de la inci­den­cia en la eco­no­mía nacio­nal de los efec­tos de la cri­sis mun­dial, el irre­gu­lar com­por­ta­mien­to de las llu­vias duran­te 19 meses, des­de noviem­bre de 2008 has­ta junio del actual año, y sin excluir erro­res pro­pios, pue­do afir­mar que el plan del 2010 ha teni­do un desem­pe­ño acep­ta­ble para los tiem­pos que vivi­mos. Se alcan­za­rá la meta de cre­ci­mien­to de 2.1 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to, más cono­ci­do por sus siglas P.I.B; se ele­va­ron las expor­ta­cio­nes de mer­can­cías y ser­vi­cios, sin con­cluir el año ya se alcan­zó la cifra pre­vis­ta de visi­tan­tes extran­je­ros, aun­que nue­va­men­te se incum­pli­rán los ingre­sos, se con­so­li­da el equi­li­brio finan­cie­ro interno y, por vez pri­me­ra en varios años, comien­za a apre­ciar­se una diná­mi­ca favo­ra­ble, toda­vía limi­ta­da, en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo en com­pa­ra­ción con el sala­rio medio.

Con­ti­núan dis­mi­nu­yen­do las reten­cio­nes de trans­fe­ren­cias al exte­rior, o lo que es lo mis­mo, las limi­ta­cio­nes que nos vimos obli­ga­dos a impo­ner a fina­les del año 2008 en los pagos des­de los ban­cos cuba­nos a los sumi­nis­tra­do­res extran­je­ros, las cua­les serán supri­mi­das total­men­te el pró­xi­mo año y, al pro­pio tiem­po, se han logra­do sig­ni­fi­ca­ti­vos avan­ces en la rene­go­cia­ción de la deu­da con nues­tros prin­ci­pa­les acree­do­res.

Nue­va­men­te deseo agra­de­cer la con­fian­za y com­pren­sión de nues­tros socios comer­cia­les y finan­cie­ros, a quie­nes rati­fi­co el más fir­me pro­pó­si­to de hon­rar pun­tual­men­te los com­pro­mi­sos con­traí­dos. El Gobierno ha impar­ti­do ins­truc­cio­nes pre­ci­sas de no asu­mir nue­vas deu­das sin la segu­ri­dad de cum­pli­men­tar su pago en los pla­zos pac­ta­dos.

Como fue expli­ca­do por el Vice­pre­si­den­te del Gobierno y Minis­tro de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, Marino Muri­llo Jor­ge, el plan del pró­xi­mo año pre­vé un cre­ci­mien­to del P.I.B del 3.1%, que debe­rá alcan­zar­se en medio de un esce­na­rio no menos com­ple­jo y ten­so.

El año 2011 es el pri­me­ro de los cin­co inclui­dos en la pro­yec­ción a mediano pla­zo de nues­tra eco­no­mía, perío­do en el que, de mane­ra gra­dual y pro­gre­si­va, se irán intro­du­cien­do cam­bios estruc­tu­ra­les y de con­cep­tos en el mode­lo eco­nó­mi­co cubano.

Duran­te el pró­xi­mo año pro­se­gui­re­mos de mane­ra deci­di­da en la reduc­ción de los gas­tos super­fluos, pro­mo­vien­do el aho­rro de todo tipo de recur­sos, el cual, como hemos dicho en varias oca­sio­nes, cons­ti­tu­ye la fuen­te de ingre­sos más rápi­da y segu­ra a nues­tra dis­po­si­ción.

Igual­men­te hare­mos, sin des­cui­dar en lo más míni­mo, sino ele­van­do la cali­dad de los pro­gra­mas socia­les en las esfe­ras de la salud, la edu­ca­ción, la cul­tu­ra y el depor­te, en las cua­les se han iden­ti­fi­ca­do enor­mes reser­vas de efi­cien­cia en el uso más racio­nal de la infra­es­truc­tu­ra exis­ten­te. Tam­bién incre­men­ta­re­mos las expor­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios, al tiem­po que con­ti­nua­re­mos con­cen­tran­do las inver­sio­nes en aque­llas acti­vi­da­des de más rápi­da recu­pe­ra­ción.

En mate­ria del plan y el pre­su­pues­to, hemos insis­ti­do en que tie­ne que aca­bar­se la his­to­ria repe­ti­da de los incum­pli­mien­tos y los sobre­gi­ros. El plan y el pre­su­pues­to son sagra­dos, repi­to, des­de aho­ra el plan y el pre­su­pues­to son sagra­dos y se ela­bo­ran para ser cum­pli­dos, no para con­for­mar­nos con jus­ti­fi­ca­cio­nes de cual­quier tipo y has­ta con impre­ci­sio­nes y men­ti­ras, inten­cio­na­das o no, cuan­do no se logran las metas tra­za­das.

A veces algu­nos com­pa­ñe­ros, sin un pro­pó­si­to frau­du­len­to, apor­tan infor­ma­cio­nes inexac­tas de sus subor­di­na­dos sin haber­las com­pro­ba­do y caen en la men­ti­ra incon­cien­te­men­te, pero esos datos fal­sos nos pue­den con­du­cir a deci­sio­nes erra­das con mayor o menor reper­cu­sión en la nación. Quien así actúa, tam­bién mien­te y sea quien sea, debe ser demo­vi­do defi­ni­ti­va y no tem­po­ral­men­te del car­go que ocu­pa y, des­pués del aná­li­sis de los orga­nis­mos corres­pon­dien­tes, tam­bién sepa­ra­do de las filas del Par­ti­do si mili­ta en él.

La men­ti­ra y sus noci­vos efec­tos han acom­pa­ña­do a los hom­bres des­de que apren­di­mos a hablar en épo­cas remo­tas, moti­van­do la repul­sa de la socie­dad. Recor­de­mos que en los diez man­da­mien­tos bíbli­cos, el núme­ro ocho dis­po­ne: “No darás fal­so tes­ti­mo­nio ni men­ti­rás”. Igual­men­te en los tres prin­ci­pios éti­cos mora­les fun­da­men­ta­les de la civi­li­za­ción inca se esta­ble­cía: no men­tir, no robar, no ser hol­ga­zán.

Hay que luchar para des­te­rrar defi­ni­ti­va­men­te la men­ti­ra y el enga­ño de la con­duc­ta de los cua­dros, de cual­quier nivel. No por gus­to el com­pa­ñe­ro Fidel en su bri­llan­te defi­ni­ción del con­cep­to Revo­lu­ción, entre otros cri­te­rios, seña­ló: “No men­tir jamás ni vio­lar prin­ci­pios éti­cos”.

Tras la publi­ca­ción el pasa­do 9 de noviem­bre del Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social, el tren del VI Con­gre­so del Par­ti­do está en mar­cha, ya que el ver­da­de­ro con­gre­so será la dis­cu­sión abier­ta y fran­ca con los mili­tan­tes y todo el pue­blo de sus enun­cia­dos, lo que en un genuino ejer­ci­cio demo­crá­ti­co, per­mi­ti­rá enri­que­cer­los, al tiem­po que, sin excluir opi­nio­nes diver­gen­tes, logre­mos la con­for­ma­ción de un con­sen­so nacio­nal acer­ca de la nece­si­dad y urgen­cia de intro­du­cir cam­bios estra­té­gi­cos en el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía, con el pro­pó­si­to de hacer sus­ten­ta­ble e irre­ver­si­ble el Socia­lis­mo en Cuba.

No hay que temer­le a las dis­cre­pan­cias de cri­te­rios y esta orien­ta­ción, que no es nue­va, no debe inter­pre­tar­se como cir­cuns­cri­ta al deba­te sobre los Linea­mien­tos; las dife­ren­cias de opi­nio­nes, expre­sa­das pre­fe­ri­ble­men­te en lugar, tiem­po y for­ma, o sea, en el lugar ade­cua­do, en el momen­to opor­tuno y de for­ma correc­ta, siem­pre serán más desea­bles a la fal­sa una­ni­mi­dad basa­da en la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo. Es por demás un dere­cho del que no se debe pri­var a nadie.

Mien­tras más ideas sea­mos capa­ces de pro­vo­car en el aná­li­sis de un pro­ble­ma, más cer­ca esta­re­mos de su solu­ción apro­pia­da.

La Comi­sión de Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca del Par­ti­do y los 11 gru­pos que la con­for­ma­ron, tra­ba­ja­ron duran­te lar­gos meses en la ela­bo­ra­ción de los cita­dos linea­mien­tos, que como se ha expli­ca­do, cons­ti­tui­rán el tema cen­tral del Con­gre­so, par­tien­do de la con­vic­ción de que la situa­ción eco­nó­mi­ca es la prin­ci­pal tarea del Par­ti­do y del Gobierno y la asig­na­tu­ra bási­ca de los cua­dros a todos los nive­les.

Duran­te los últi­mos años había­mos insis­ti­do en que no podía­mos dejar­nos lle­var por impro­vi­sa­cio­nes y apre­su­ra­mien­tos en esta esfe­ra, tenien­do en cuen­ta la mag­ni­tud, com­ple­ji­dad y las inter­re­la­cio­nes de las deci­sio­nes a adop­tar. Es por ello que pien­so que hici­mos bien en apla­zar el Con­gre­so del Par­ti­do, aun­que hemos debi­do resis­tir, pacien­te­men­te, los recla­mos hones­tos y tam­bién los mal inten­cio­na­dos den­tro y fue­ra de Cuba para que apu­rá­ra­mos la adop­ción de múl­ti­ples medi­das. Nues­tros adver­sa­rios en el exte­rior, como era de espe­rar, han impug­na­do cada paso que dimos, pri­me­ro los des­ca­li­fi­ca­ban como cos­mé­ti­cos e insu­fi­cien­tes, aho­ra tra­tan de con­fun­dir a la opi­nión públi­ca pre­sa­gian­do el segu­ro fra­ca­so y con­cen­tran sus cam­pa­ñas en la exal­ta­ción del supues­to des­en­can­to y escep­ti­cis­mo con que dicen nues­tro pue­blo ha aco­gi­do este pro­yec­to.

A veces da la impre­sión de que sus deseos más ínti­mos les impi­den apre­ciar la reali­dad. Hacien­do evi­den­tes sus ver­da­de­ras pre­ten­sio­nes, nos exi­gen sin tapu­jos des­mon­tar el régi­men eco­nó­mi­co y social que con­quis­ta­mos, como si esta Revo­lu­ción estu­vie­ra dis­pues­ta a some­ter­se a la más humi­llan­te ren­di­ción o lo que es igual, regir su des­tino por con­di­cio­na­mien­tos degra­dan­tes.

A lo lar­go de 500 años, des­de Hatuey has­ta Fidel, es mucha la san­gre derra­ma­da por nues­tro pue­blo para acep­tar aho­ra el des­man­te­la­mien­to de lo logra­do al pre­cio de tan­to sacri­fi­cio.

A quie­nes abri­guen esas infun­da­das ilu­sio­nes, vale recor­dar­les, otra vez, lo expre­sa­do en este Par­la­men­to el 1ro de agos­to de 2009: cito: “A mí no me eli­gie­ron Pre­si­den­te para res­tau­rar el capi­ta­lis­mo en Cuba ni para entre­gar la Revo­lu­ción. Fui ele­gi­do para defen­der, man­te­ner y con­ti­nuar per­fec­cio­nan­do el socia­lis­mo, no para des­truir­lo”, fin de la cita.

Hoy aña­do que las medi­das que esta­mos apli­can­do y todas las modi­fi­ca­cio­nes que resul­te nece­sa­rio intro­du­cir en la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co, están diri­gi­das a pre­ser­var el socia­lis­mo, for­ta­le­cer­lo y hacer­lo ver­da­de­ra­men­te irre­vo­ca­ble, como que­dó incor­po­ra­do en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca a soli­ci­tud de la inmen­sa mayo­ría de nues­tra pobla­ción en el año 2002.

Es pre­ci­so poner sobre la mesa toda la infor­ma­ción y los argu­men­tos que fun­da­men­tan cada deci­sión y de paso, supri­mir el exce­so de secre­tis­mo a que nos habi­tua­mos duran­te más de 50 años de cer­co enemi­go. Siem­pre un Esta­do ten­drá que man­te­ner en lógi­co secre­to algu­nos asun­tos, eso es algo que nadie dis­cu­te, pero no las cues­tio­nes que defi­nen el cur­so polí­ti­co y eco­nó­mi­co de la nación. Es vital expli­car, fun­da­men­tar y con­ven­cer al pue­blo de la jus­te­za, nece­si­dad y urgen­cia de una medi­da, por dura que parez­ca.

El Par­ti­do y la Juven­tud Comu­nis­ta, ade­más de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cuba y sus sin­di­ca­tos jun­to al res­to de las orga­ni­za­cio­nes de masas y socia­les, tie­nen la capa­ci­dad de movi­li­zar el apo­yo y la con­fian­za de la pobla­ción median­te el deba­te sin ata­du­ras a dog­mas y esque­mas invia­bles, que cons­ti­tu­yen una barre­ra psi­co­ló­gi­ca colo­sal, que es impres­cin­di­ble des­mon­tar poco a poco y lo logra­re­mos entre todos.

Ese es pre­ci­sa­men­te el con­te­ni­do fun­da­men­tal que reser­va­mos a la Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do a cele­brar­se en el año 2011, des­pués del Con­gre­so, en fecha que se fija­rá más ade­lan­te; en ella ana­li­za­re­mos, entre otras cues­tio­nes, las modi­fi­ca­cio­nes a los méto­dos y esti­los de tra­ba­jo de la orga­ni­za­ción par­ti­dis­ta, ya que, a con­se­cuen­cia de las defi­cien­cias pre­sen­ta­das en el desem­pe­ño de los órga­nos admi­nis­tra­ti­vos del Gobierno, el Par­ti­do a lo lar­go de los años se tuvo que invo­lu­crar en el ejer­ci­cio de fun­cio­nes que no le corres­pon­den, lo cual limi­tó y com­pro­me­tió su con­di­ción de van­guar­dia orga­ni­za­da de la nación cuba­na y fuer­za diri­gen­te supe­rior de la socie­dad y del Esta­do, en con­so­nan­cia con el artícu­lo cin­co de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca.

El Par­ti­do debe diri­gir y con­tro­lar y no inter­fe­rir en las acti­vi­da­des del Gobierno, a nin­gún nivel, que es a quien corres­pon­de gober­nar, cada uno con sus pro­pias nor­mas y pro­ce­di­mien­tos, según sus misio­nes en la socie­dad.

Es nece­sa­rio cam­biar la men­ta­li­dad de los cua­dros y de todos los com­pa­trio­tas al enca­rar el nue­vo esce­na­rio que comien­za a deli­near­se. Se tra­ta sen­ci­lla­men­te de trans­for­mar con­cep­tos erró­neos e insos­te­ni­bles acer­ca del Socia­lis­mo, muy enrai­za­dos en amplios sec­to­res de la pobla­ción duran­te años, como con­se­cuen­cia del exce­si­vo enfo­que pater­na­lis­ta, idea­lis­ta e igua­li­ta­ris­ta que ins­ti­tu­yó la Revo­lu­ción en aras de la jus­ti­cia social.

Muchos cuba­nos con­fun­di­mos el socia­lis­mo con las gra­tui­da­des y sub­si­dios, la igual­dad con el igua­li­ta­ris­mo, no pocos iden­ti­fi­ca­mos la libre­ta de abas­te­ci­mien­tos como un logro social que nun­ca debie­ra supri­mir­se.

Al res­pec­to, estoy con­ven­ci­do de que varios de los pro­ble­mas que hoy afron­ta­mos tie­nen su ori­gen en esta medi­da de dis­tri­bu­ción, que si bien estu­vo ani­ma­da en su momen­to por el sano empe­ño de ase­gu­rar al pue­blo un abas­te­ci­mien­to esta­ble de ali­men­tos y otras mer­can­cías en con­tra­po­si­ción al aca­pa­ra­mien­to ines­cru­pu­lo­so por algu­nos con fines de lucro, cons­ti­tu­ye una expre­sión mani­fies­ta de igua­li­ta­ris­mo, que bene­fi­cia lo mis­mo a los que tra­ba­jan y a aque­llos que no lo hacen o que no la nece­si­tan y gene­ra prác­ti­cas de true­que y reven­ta en el mer­ca­do sumer­gi­do, etc, etc.

La solu­ción a este com­ple­jo y sen­si­ble asun­to no es sen­ci­lla, pues guar­da estre­cha rela­ción con el for­ta­le­ci­mien­to del papel del sala­rio en la socie­dad y ello sólo será posi­ble, si a la par de redu­cir gra­tui­da­des y sub­si­dios, ele­va­mos la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y la ofer­ta de pro­duc­tos a la pobla­ción.

En esta cues­tión, como en la reduc­ción de las plan­ti­llas abul­ta­das, el Esta­do Socia­lis­ta no deja­rá des­am­pa­ra­do a nin­gún ciu­da­dano y median­te el sis­te­ma de asis­ten­cia social, ase­gu­ra­rá que las per­so­nas impe­di­das para tra­ba­jar reci­ban la pro­tec­ción míni­ma reque­ri­da. En el futu­ro exis­ti­rán sub­si­dios, pero no a los pro­duc­tos, sino a las cuba­nas y cuba­nos que por una u otra razón real­men­te los nece­si­ten.

Como se cono­ce, des­de el mes de sep­tiem­bre se eli­mi­nó la dis­tri­bu­ción nor­ma­da de ciga­rros, un artícu­lo que reci­bía sólo una par­te de la pobla­ción y que es obvio, por sus noci­vos efec­tos a la salud, no cons­ti­tu­ye un pro­duc­to de pri­me­ra nece­si­dad.

El pró­xi­mo año no podre­mos dar­nos el lujo de gas­tar casi 50 millo­nes de dóla­res en impor­ta­cio­nes de café para man­te­ner la cuo­ta que has­ta el pre­sen­te se dis­tri­bu­ye a los con­su­mi­do­res, inclu­yen­do a los niños recién naci­dos. Se pre­vé, por ser una nece­si­dad inelu­di­ble, como hacía­mos has­ta el año 2005, mez­clar­lo con chí­cha­ro, mucho más bara­to que el café, que nos cues­ta casi tres mil dóla­res la tone­la­da, mien­tras que aquel tie­ne un pre­cio de 390 dóla­res.

Si que­re­mos seguir toman­do café puro y sin racio­na­mien­to, la úni­ca solu­ción es pro­du­cir­lo en Cuba, don­de está pro­ba­do que exis­ten todas las con­di­cio­nes para su cul­ti­vo, en can­ti­da­des sufi­cien­tes que satis­fa­gan la deman­da y has­ta expor­tar­lo con la más alta cali­dad.

Estas deci­sio­nes, y otras que será nece­sa­rio apli­car, aun­que sabe­mos que no son popu­la­res, sí son obli­ga­das para poder man­te­ner y mejo­rar inclu­so los ser­vi­cios gra­tui­tos de salud públi­ca, edu­ca­ción y la segu­ri­dad social a todos los ciu­da­da­nos.

El pro­pio líder de la Revo­lu­ción Cuba­na, el com­pa­ñe­ro Fidel, en su his­tó­ri­co dis­cur­so el 17 de noviem­bre de 2005, expre­só: cito: “Una con­clu­sión que he saca­do al cabo de muchos años: entre los muchos erro­res que hemos come­ti­do todos, el más impor­tan­te error era creer que alguien sabía de socia­lis­mo, o que alguien sabía de cómo se cons­tru­ye el socia­lis­mo”, fin de la cita. Hace ape­nas un mes, exac­ta­men­te al cabo de cin­co años, Fidel a tra­vés de su men­sa­je en oca­sión del día Inter­na­cio­nal del Estu­dian­te, rati­fi­có esos con­cep­tos que con­ser­van total vigen­cia.

Por mi par­te, recuer­do los plan­tea­mien­tos de un lau­rea­do cien­tí­fi­co sovié­ti­co que hace alre­de­dor de medio siglo, con­si­de­ra­ba que aun­que teó­ri­ca­men­te se había docu­men­ta­do la posi­bi­li­dad del vue­lo del hom­bre al espa­cio, no deja­ba de ser un via­je a lo igno­to, a lo des­co­no­ci­do.

Si bien hemos con­ta­do con el lega­do teó­ri­co mar­xis­ta leni­nis­ta, don­de cien­tí­fi­ca­men­te está demos­tra­da la fac­ti­bi­li­dad del socia­lis­mo y la expe­rien­cia prác­ti­ca de los inten­tos de su cons­truc­ción en otros paí­ses, la edi­fi­ca­ción de la nue­va socie­dad en el orden eco­nó­mi­co es, en mi modes­ta opi­nión, tam­bién un tra­yec­to hacia lo igno­to, por lo cual cada paso debe medi­tar­se pro­fun­da­men­te y ser pla­ni­fi­ca­do antes del pró­xi­mo, don­de los erro­res se corri­jan opor­tu­na y rápi­da­men­te para no dejar­le la solu­ción al tiem­po, que los acre­cen­ta­rá y al final nos pasa­rá la fac­tu­ra aún más cos­to­sa.

Tene­mos ple­na con­cien­cia de los erro­res que hemos come­ti­do y pre­ci­sa­men­te, los Linea­mien­tos mar­can el ini­cio del camino de la rec­ti­fi­ca­ción y la nece­sa­ria actua­li­za­ción de nues­tro mode­lo eco­nó­mi­co socia­lis­ta.

Nadie debe lla­mar­se a enga­ño, los Linea­mien­tos seña­lan el rum­bo hacia el futu­ro socia­lis­ta, ajus­ta­do a las con­di­cio­nes de Cuba, no al pasa­do capi­ta­lis­ta y neo­co­lo­nial derro­ca­do por la Revo­lu­ción. La pla­ni­fi­ca­ción y no el libre mer­ca­do será el ras­go dis­tin­ti­vo de la eco­no­mía y no se per­mi­ti­rá, como se reco­ge en el ter­ce­ro de los linea­mien­tos gene­ra­les, la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad. Más cla­ro ni el agua, aun­que no hay peor cie­go que el que no quie­re ver.

La cons­truc­ción del socia­lis­mo debe rea­li­zar­se en corres­pon­den­cia con las pecu­lia­ri­da­des de cada país. Es una lec­ción his­tó­ri­ca que hemos apren­di­do muy bien. No pen­sa­mos vol­ver a copiar de nadie, bas­tan­tes pro­ble­mas nos tra­jo hacer­lo y por­que ade­más copia­mos mal; aun­que no igno­ra­mos las expe­rien­cias de otros y apren­de­mos de ellas, inclu­yen­do las posi­ti­vas de los capi­ta­lis­tas.

Abun­dan­do sobre el nece­sa­rio cam­bio de men­ta­li­dad men­cio­na­ré un ejem­plo: si hemos arri­ba­do a la con­clu­sión de que el ejer­ci­cio del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia cons­ti­tu­ye una alter­na­ti­va más de empleo para los ciu­da­da­nos en edad labo­ral, con el fin de ele­var la ofer­ta de bie­nes y ser­vi­cios a la pobla­ción y libe­rar al Esta­do de esas acti­vi­da­des para con­cen­trar­se en lo ver­da­de­ra­men­te deci­si­vo, lo que corres­pon­de hacer al Par­ti­do y al Gobierno es faci­li­tar su ges­tión y no gene­rar estig­mas ni pre­jui­cios hacia ellos y para eso es fun­da­men­tal modi­fi­car la apre­cia­ción nega­ti­va exis­ten­te en no pocos de noso­tros hacia esta for­ma de tra­ba­jo pri­va­do. Los clá­si­cos del mar­xis­mo leni­nis­mo al pro­yec­tar los ras­gos que debían carac­te­ri­zar la cons­truc­ción de la nue­va socie­dad, defi­nie­ron, entre otros, que el Esta­do, en repre­sen­ta­ción de todo el pue­blo, man­ten­dría la pro­pie­dad sobre los fun­da­men­ta­les medios de pro­duc­ción.

Noso­tros abso­lu­ti­za­mos ese prin­ci­pio y pasa­mos a pro­pie­dad esta­tal casi toda la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca del país. Los pasos que hemos veni­do dan­do y dare­mos en la amplia­ción y fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia, son el fru­to de pro­fun­das medi­ta­cio­nes y aná­li­sis y pode­mos ase­gu­rar que esta vez no habrá retro­ce­so.

Por su par­te, la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cuba y los res­pec­ti­vos sin­di­ca­tos nacio­na­les, se encuen­tran estu­dian­do las for­mas y méto­dos para orga­ni­zar la aten­ción a esta fuer­za labo­ral, pro­mo­ver el cum­pli­mien­to estric­to de la Ley y los tri­bu­tos y moti­var en estos tra­ba­ja­do­res el recha­zo a las ile­ga­li­da­des. Debe­mos defen­der sus intere­ses igual que hace­mos con cual­quier otro ciu­da­dano, siem­pre que actúen en cum­pli­mien­to de las nor­mas jurí­di­cas apro­ba­das.

En esta direc­ción revis­te gran impor­tan­cia la intro­duc­ción en los dife­ren­tes nive­les de la ense­ñan­za de los con­cep­tos bási­cos del sis­te­ma tri­bu­ta­rio con el obje­ti­vo de fami­lia­ri­zar, de mane­ra per­ma­nen­te y con­cre­ta, a las nue­vas gene­ra­cio­nes en la apli­ca­ción de los impues­tos como la for­ma más uni­ver­sal de redis­tri­bu­ción de la ren­ta nacio­nal, en inte­rés del sos­te­ni­mien­to de los gas­tos socia­les.

A esca­la de toda la socie­dad, debe­mos fomen­tar los valo­res cívi­cos de res­pe­to y cum­pli­mien­to por los con­tri­bu­yen­tes de sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias, crear en las per­so­nas esa cul­tu­ra y dis­ci­pli­na, boni­fi­car a los que cum­plen y san­cio­nar la eva­sión de impues­tos.

Otra tarea en la cual, a pesar del avan­ce logra­do, fal­ta mucho por hacer es la aten­ción a las dis­tin­tas for­mas pro­duc­ti­vas en la agri­cul­tu­ra, de modo que se eli­mi­nen las diver­sas tra­bas exis­ten­tes para poten­ciar las fuer­zas pro­duc­ti­vas en nues­tros cam­pos y que, en corres­pon­den­cia con el aho­rro en la impor­ta­ción de ali­men­tos, los agri­cul­to­res obten­gan ingre­sos jus­tos y razo­na­bles por su sacri­fi­ca­da labor, lo cual no jus­ti­fi­ca que se impon­gan pre­cios abu­si­vos a la pobla­ción.

A más de dos años de ini­cia­da la entre­ga de tie­rras ocio­sas en usu­fruc­to, pien­so que esta­mos en con­di­cio­nes de valo­rar la asig­na­ción de áreas adi­cio­na­les, por enci­ma de los lími­tes que regu­la el Decre­to-Ley 259, de julio de 2008, a aque­llos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios con resul­ta­dos des­ta­ca­dos en la uti­li­za­ción inten­si­va de los sue­los bajo su res­pon­sa­bi­li­dad.

Con­si­de­ro opor­tuno acla­rar que las tie­rras entre­ga­das en usu­fruc­to cons­ti­tu­yen pro­pie­dad de todo el pue­blo, por lo que si se requi­rie­ran para otros usos en el futu­ro, el Esta­do com­pen­sa­ría a los usu­fruc­tua­rios lo inver­ti­do y les abo­na­ría el valor de las bien­he­chu­rías.

En su momen­to, una vez que con­clu­ya­mos los estu­dios, a par­tir de las expe­rien­cias que hemos ido acu­mu­lan­do, pre­sen­ta­re­mos al Con­se­jo de Esta­do las corres­pon­dien­tes pro­pues­tas de modi­fi­ca­ción del cita­do Decre­to-Ley.

Una de las barre­ras más difí­ci­les de sor­tear en el empe­ño de for­mar una visión dife­ren­te, y así debe­mos reco­no­cer­lo públi­ca­men­te, es la ausen­cia de una cul­tu­ra eco­nó­mi­ca en la pobla­ción, inclui­dos no pocos cua­dros de direc­ción, los cua­les, evi­den­cian­do una igno­ran­cia supi­na en la mate­ria, al enfren­tar pro­ble­mas coti­dia­nos adop­tan o pro­po­nen deci­sio­nes sin dete­ner­se un ins­tan­te a valo­rar sus efec­tos y los gas­tos que se gene­ran, ni si exis­ten recur­sos asig­na­dos en el plan y el pre­su­pues­to con ese des­tino.

No des­cu­bro nada cuan­do afir­mo que impro­vi­sar, en gene­ral, y en la eco­no­mía en par­ti­cu­lar, con­du­ce a un segu­ro fra­ca­so, con inde­pen­den­cia de los bue­nos pro­pó­si­tos que se pre­ten­da alcan­zar.

El pasa­do 2 de diciem­bre, en oca­sión del 54 ani­ver­sa­rio del des­em­bar­co del Gran­ma, el órgano ofi­cial de nues­tro Par­ti­do repro­du­jo un frag­men­to del dis­cur­so que pro­nun­cia­ra Fidel en 1976, en igual fecha, cuan­do se con­me­mo­ra­ban ape­nas 20 años del suce­so y que por su vigen­cia y actua­li­dad he con­si­de­ra­do opor­tuno citar: “La fuer­za de un pue­blo y de una revo­lu­ción con­sis­te pre­ci­sa­men­te en su capa­ci­dad de com­pren­der y enfren­tar las difi­cul­ta­des. A pesar de todo avan­za­re­mos en nume­ro­sos cam­pos y lucha­re­mos deno­da­da­men­te por ele­var la efi­cien­cia de la eco­no­mía, aho­rrar recur­sos, redu­cir gas­tos no esen­cia­les, aumen­tar las expor­ta­cio­nes y crear en cada ciu­da­dano una con­cien­cia eco­nó­mi­ca. Antes dije que todos somos polí­ti­cos, aho­ra aña­do que todos debe­mos ser tam­bién eco­no­mis­tas y, repi­to, eco­no­mis­tas, no eco­no­mi­cis­tas, que no es lo mis­mo una men­ta­li­dad de aho­rro y efi­cien­cia que una men­ta­li­dad de con­su­mo”, fin de la cita.

Diez años des­pués, el pri­me­ro de diciem­bre de 1986, duran­te la sesión dife­ri­da del III Con­gre­so del Par­ti­do, Fidel expre­só cito: “Mucha gen­te no entien­de que el Esta­do Socia­lis­ta, nin­gún Esta­do, nin­gún sis­te­ma pue­de dar lo que no tie­ne, y mucho menos va a tener si no se pro­du­ce; si se está dan­do dine­ro sin res­pal­do pro­duc­ti­vo. Estoy segu­ro de que las plan­ti­llas infla­das, el exce­so de dine­ro entre­ga­do a la gen­te, los inven­ta­rios ocio­sos, los des­pil­fa­rros, tie­nen que ver mucho con el gran núme­ro de empre­sas irren­ta­bles que hay en el país…” fin de la cita

A 34 y 24 años, res­pec­ti­va­men­te, de estas orien­ta­cio­nes del Jefe de la Revo­lu­ción, esos y muchos otros pro­ble­mas siguen estan­do pre­sen­tes.

Fidel con su genia­li­dad iba abrien­do bre­chas y seña­la­ba el camino y los demás no supi­mos ase­gu­rar y con­so­li­dar el avan­ce en pos de esos obje­ti­vos.

Nos fal­tó cohe­sión, orga­ni­za­ción y coor­di­na­ción entre el Par­ti­do y el Gobierno; en medio de las ame­na­zas y urgen­cias coti­dia­nas des­cui­da­mos la pla­ni­fi­ca­ción a mediano y lar­go pla­zos, no fui­mos sufi­cien­te­men­te exi­gen­tes ante vio­la­cio­nes y erro­res de carác­ter eco­nó­mi­co come­ti­dos por algu­nos diri­gen­tes y tam­bién demo­ra­mos en rec­ti­fi­car deci­sio­nes que no tuvie­ron el efec­to espe­ra­do.

Más de una vez me he refe­ri­do a que en esta Revo­lu­ción casi todo está dicho y que debe­mos revi­sar qué orien­ta­cio­nes del Jefe de la Revo­lu­ción hemos cum­pli­do y cuá­les no, des­de su vibran­te ale­ga­to “La His­to­ria me Absol­ve­rá” has­ta hoy. Recu­pe­ra­re­mos las ideas de Fidel que siguen vigen­tes y no per­mi­ti­re­mos que nos vuel­va a pasar lo mis­mo.

Los erro­res, si sim­ple­men­te son ana­li­za­dos con hones­ti­dad, pue­den trans­for­mar­se en expe­rien­cias y lec­cio­nes para supe­rar­los y no vol­ver a incu­rrir en ellos. Esa es pre­ci­sa­men­te la gran uti­li­dad que tie­ne el aná­li­sis pro­fun­do de los erro­res y esa debe empe­zar a ser una nor­ma per­ma­nen­te de con­duc­ta de todos los diri­gen­tes.

La reali­dad de los núme­ros está por enci­ma de todas nues­tras aspi­ra­cio­nes y deseos. En la arit­mé­ti­ca ele­men­tal del pri­mer gra­do de la escue­la pri­ma­ria, se apren­de a tem­pra­na edad que dos más dos da cua­tro, no cin­co ni seis; no hay que ser eco­no­mis­ta para com­pren­der­lo, por tan­to, si en un momen­to dado tene­mos que hacer algo en mate­ria eco­nó­mi­ca y social por enci­ma de los recur­sos dis­po­ni­bles, hagá­mos­lo con con­cien­cia de las con­se­cuen­cias y sabien­do de ante­mano que al final la cru­de­za de los hechos se impon­drá irre­mi­si­ble­men­te.

Cuba dis­po­ne de dece­nas y dece­nas de miles de pro­fe­sio­na­les gra­dua­dos por la Revo­lu­ción en las espe­cia­li­da­des de eco­no­mía, con­ta­bi­li­dad y finan­zas, por sólo men­cio­nar algu­nas de este per­fil, que no hemos sabi­do uti­li­zar ade­cua­da­men­te en pro­ve­cho del desa­rro­llo orde­na­do de la nación.

Con­ta­mos con lo más pre­cia­do, el capi­tal humano, que debe­mos cohe­sio­nar con el con­cur­so de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Eco­no­mis­tas y Con­ta­do­res (ANEC) para empren­der la tarea de edu­car en esta mate­ria, de mane­ra cons­tan­te y sis­te­má­ti­ca, a nues­tro pue­blo ins­trui­do y a sus diri­gen­tes en todos los nive­les. Una nume­ro­sa repre­sen­ta­ción del Comi­té Nacio­nal de la ANEC par­ti­ci­pó en los pri­me­ros semi­na­rios sobre los linea­mien­tos que orga­ni­za­mos y muchos de sus miem­bros están inmer­sos en el pro­ce­so de dis­cu­sio­nes en mar­cha.

En este sen­ti­do, cabe des­ta­car la con­tri­bu­ción deci­si­va de miles y miles de con­ta­do­res para recu­pe­rar el lugar que corres­pon­de a la con­ta­bi­li­dad en la direc­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, que como sabe­mos es una con­di­ción indis­pen­sa­ble para ase­gu­rar el éxi­to y el orden en todo lo que nos pro­po­ne­mos.

En estas cir­cuns­tan­cias, nadie debe per­der de vis­ta la rele­van­cia de man­te­ner un enfo­que dife­ren­cia­do hacia la juven­tud, y en corres­pon­den­cia con ello, debo resal­tar la deci­sión de excluir de los pro­ce­sos de dis­po­ni­bi­li­dad labo­ral a los recién gra­dua­dos en el pla­zo del cum­pli­mien­to del Ser­vi­cio Social.

Aho­ra bien, no se tra­ta de ubi­car­los en fun­cio­nes no afi­nes a su per­fil pro­fe­sio­nal, como ha suce­di­do en el pasa­do, que han lle­ga­do a poner­los has­ta de por­te­ros del cen­tro labo­ral, por­que pre­ci­sa­men­te ese perío­do está dise­ña­do para adies­trar­los en la base de la pro­duc­ción y los ser­vi­cios, com­ple­tar en la prác­ti­ca la for­ma­ción teó­ri­ca de las escue­las y cul­ti­var en ellos el amor al tra­ba­jo.

No menos impor­tan­te resul­ta la labor que corres­pon­de a los cua­dros y espe­cia­lis­tas invo­lu­cra­dos en la ela­bo­ra­ción y revi­sión de los docu­men­tos lega­les, a tono con las modi­fi­ca­cio­nes que se vayan ins­tru­men­tan­do; por ejem­plo, sólo para dar cober­tu­ra jurí­di­ca a dos linea­mien­tos (los núme­ros 158 y 159), refe­ri­dos al ejer­ci­cio del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia, su régi­men tri­bu­ta­rio y los pro­ce­sos de dis­po­ni­bi­li­dad labo­ral, se ha reque­ri­do emi­tir casi 30 dis­po­si­cio­nes, entre decre­tos-leyes, acuer­dos del Gobierno y reso­lu­cio­nes de varios minis­te­rios e ins­ti­tu­tos nacio­na­les.

Hace sólo unos días una reso­lu­ción del Minis­te­rio de Finan­zas que modi­fi­có los pre­cios de aco­pio de un gru­po de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios, tuvo que dejar sin efec­tos otras 36 reso­lu­cio­nes de ese pro­pio orga­nis­mo, emi­ti­das en dife­ren­tes fechas de años ante­rio­res, pero todas vigen­tes.

Estos hechos dan una idea del tra­ba­jo que en mate­ria de orde­na­mien­to jurí­di­co tene­mos por delan­te con el fin de refor­zar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país, y eli­mi­nar tan­tas prohi­bi­cio­nes irra­cio­na­les que han per­du­ra­do por años, sin tener en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias exis­ten­tes, crean­do el cal­do de cul­ti­vo para múl­ti­ples actua­cio­nes al mar­gen de la ley, que fre­cuen­te­men­te dan lugar a la corrup­ción en dis­tin­tos gra­dos. Pue­de lle­gar­se a una con­clu­sión pro­ba­da por la vida: las prohi­bi­cio­nes irra­cio­na­les pro­pi­cian las vio­la­cio­nes, lo que a su vez con­du­ce a la corrup­ción y la impu­ni­dad, por eso creo que la pobla­ción tie­ne razón en sus preo­cu­pa­cio­nes res­pec­to a los engo­rro­sos trá­mi­tes aso­cia­dos a la vivien­da y la com­pra-ven­ta de vehícu­los entre las per­so­nas, por solo citar dos ejem­plos, que actual­men­te son obje­to de estu­dio para su solu­ción de mane­ra orde­na­da.

Al pro­pio tiem­po, se impo­ne sim­pli­fi­car y agru­par la legis­la­ción vigen­te, por lo gene­ral bas­tan­te dis­per­sa. Los docu­men­tos rec­to­res se ela­bo­ran para ser del domi­nio de aque­llos res­pon­sa­bi­li­za­dos con su cum­pli­mien­to, no para ser enga­ve­ta­dos. En con­se­cuen­cia, es pre­ci­so edu­car a todos los cua­dros y exi­gir­les tra­ba­jar con las dis­po­si­cio­nes lega­les que rigen sus fun­cio­nes y con­tro­lar que esto se cum­pla como un requi­si­to de ido­nei­dad para ocu­par un car­go deter­mi­na­do.

Vale recor­dar, otra vez, que el des­co­no­ci­mien­to de la ley no exi­me a nadie de su cum­pli­mien­to y que, según la Cons­ti­tu­ción, todos los ciu­da­da­nos tie­nen igua­les dere­chos y debe­res, por lo cual quien come­ta un deli­to en Cuba, con inde­pen­den­cia del car­go que ocu­pe, sea quien sea, ten­drá que enfren­tar las con­se­cuen­cias de sus erro­res y el peso de la jus­ti­cia.

Pasan­do a otro asun­to, tam­bién reco­gi­do en los Linea­mien­tos, del plan del pró­xi­mo año se han exclui­do 68 inver­sio­nes de impor­tan­cia para el país por no cum­plir los reque­ri­mien­tos esta­ble­ci­dos, entre ellos, la deter­mi­na­ción del finan­cia­mien­to, la pre­pa­ra­ción téc­ni­ca y de pro­yec­tos, la defi­ni­ción de las fuer­zas cons­truc­to­ras capa­ces de aco­me­ter­las en los pla­zos fija­dos y la eva­lua­ción de los estu­dios de fac­ti­bi­li­dad. No per­mi­ti­re­mos el derro­che de los recur­sos des­ti­na­dos a inver­sio­nes a cau­sa de la espon­ta­nei­dad, la impro­vi­sa­ción y la super­fi­cia­li­dad, que en no pocos casos, han carac­te­ri­za­do al pro­ce­so inver­sio­nis­ta.

Al tra­tar estos temas es obli­ga­do refe­rir­me al papel deter­mi­nan­te que corres­pon­de jugar a los cua­dros del Par­ti­do, el Esta­do, el Gobierno, las orga­ni­za­cio­nes de masas y juve­ni­les en la con­duc­ción coor­di­na­da y armó­ni­ca del pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano.

En el cur­so de la pau­la­ti­na des­cen­tra­li­za­ción que des­ple­ga­mos, se han adop­ta­do diver­sas medi­das en favor de ele­var la auto­ri­dad de los diri­gen­tes admi­nis­tra­ti­vos y empre­sa­ria­les, a quie­nes con­ti­nua­re­mos dele­gan­do facul­ta­des. En para­le­lo se per­fec­cio­nan los pro­ce­di­mien­tos de con­trol y se ele­va a nive­les supe­rio­res la exi­gen­cia fren­te a las mani­fes­ta­cio­nes de negli­gen­cia, indo­len­cia y otras con­duc­tas incom­pa­ti­bles con el desem­pe­ño de car­gos públi­cos.

Igual­men­te, tene­mos ple­na con­cien­cia del daño que ha oca­sio­na­do a la polí­ti­ca de cua­dros duran­te años el fenó­meno de la “pirá­mi­de inver­ti­da”, es decir, que los sala­rios no están en corres­pon­den­cia con la impor­tan­cia y jerar­quía de los pues­tos de direc­ción ocu­pa­dos, ni exis­te la dife­ren­cia­ción ade­cua­da entre unos y otros, lo cual des­es­ti­mu­la la pro­mo­ción de los más capa­ces hacia res­pon­sa­bi­li­da­des supe­rio­res en las empre­sas y en los pro­pios minis­te­rios. Esta es una cues­tión fun­da­men­tal que debe ser solu­cio­na­da de acuer­do con lo seña­la­do en los linea­mien­tos núme­ros 156 y 161, refe­ri­dos a la polí­ti­ca sala­rial.

El VI Con­gre­so del Par­ti­do debe ser, por ley de la vida, el últi­mo de la mayo­ría de los que inte­gra­mos la Gene­ra­ción His­tó­ri­ca; el tiem­po que nos que­da es cor­to y, sin el menor aso­mo de inmo­des­tia o vani­dad per­so­nal, pien­so que esta­mos en la obli­ga­ción de apro­ve­char el peso de la auto­ri­dad moral que posee­mos ante el pue­blo para dejar el rum­bo tra­za­do.

No nos cree­mos más inte­li­gen­tes o capa­ces que nadie, ni nada por el esti­lo, pero sí esta­mos con­ven­ci­dos que tene­mos el deber ele­men­tal de corre­gir los erro­res que hemos come­ti­do en estas cin­co déca­das de cons­truc­ción del Socia­lis­mo en Cuba y en ese pro­pó­si­to emplea­re­mos todas las ener­gías que nos que­dan, que afor­tu­na­da­men­te no son pocas.

Redo­bla­re­mos la cons­tan­cia y la intran­si­gen­cia ante lo mal hecho, los minis­tros del gobierno y otros diri­gen­tes polí­ti­cos y admi­nis­tra­ti­vos cono­cen que con­ta­rán con todo nues­tro res­pal­do cuan­do, en el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes, edu­quen y a su vez exi­jan a sus subor­di­na­dos y no teman bus­car­se pro­ble­mas. Bus­car­se pro­ble­mas por enfren­tar lo mal hecho es en estos momen­tos una de nues­tras tareas prin­ci­pa­les.

Tam­bién para todos está cla­ro que no nos encon­tra­mos en aque­llos años ini­cia­les tras el triun­fo en 1959, cuan­do algu­nos que ocu­pa­ron car­gos guber­na­men­ta­les renun­cia­ban para paten­ti­zar su opo­si­ción a los pri­me­ros pasos radi­ca­les que empren­día la Revo­lu­ción y por ello esa acti­tud se cata­lo­ga­ba enton­ces de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Hoy lo ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio y hones­to, cuan­do un cua­dro se sien­ta can­sa­do o inca­paz de ejer­cer su car­go a caba­li­dad, es soli­ci­tar su renun­cia, con dig­ni­dad y sin nin­gún temor, lo que siem­pre será pre­fe­ri­ble a ser des­ti­tui­do.

Con rela­ción a este asun­to, debo hacer refe­ren­cia a tres com­pa­ñe­ros que ocu­pa­ron impor­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des en la direc­ción del Par­ti­do y el Gobierno, y que por las fal­tas que come­tie­ron, el Buró Polí­ti­co les soli­ci­tó la renun­cia a su con­di­ción de miem­bros de ese orga­nis­mo de direc­ción, del Comi­té Cen­tral y de dipu­tados a la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar.

Se tra­ta de Jor­ge Luis Sie­rra Cruz, Yadi­ra Gar­cía Vera y Pedro Sáez Mon­te­jo. Los dos pri­me­ros fue­ron libe­ra­dos ade­más de las res­pon­sa­bi­li­da­des como minis­tros del Trans­por­te y la Indus­tria Bási­ca, res­pec­ti­va­men­te. Sie­rra por tomar­se atri­bu­cio­nes que no le corres­pon­dían y que le con­du­je­ron a serios erro­res en la direc­ción y Yadi­ra Gar­cía por un pési­mo tra­ba­jo al fren­te del minis­te­rio, refle­ja­do de mane­ra par­ti­cu­lar en el débil con­trol sobre los recur­sos des­ti­na­dos al pro­ce­so inver­sio­nis­ta, pro­pi­cian­do el derro­che de estos, como se com­pro­bó en el pro­yec­to de expan­sión de la empre­sa nique­lí­fe­ra Pedro Soto Alba, en Moa, pro­vin­cia de Hol­guín. Ambos com­pa­ñe­ros fue­ron cri­ti­ca­dos seve­ra­men­te en sen­das reunio­nes con­jun­tas de la Comi­sión del Buró Polí­ti­co y el Comi­té Eje­cu­ti­vo del Con­se­jo de Minis­tros.

Por su par­te, Pedro Sáez Mon­te­jo, dan­do mues­tras de super­fi­cia­li­dad incom­pa­ti­bles con el car­go de Pri­mer Secre­ta­rio del Par­ti­do en Ciu­dad de La Haba­na, infrin­gió nor­mas del tra­ba­jo par­ti­dis­ta, lo cual fue dis­cu­ti­do con él por una comi­sión del Buró Polí­ti­co, pre­si­di­da por mí e inte­gra­da por los com­pa­ñe­ros Macha­do Ven­tu­ra y Este­ban Lazo.

Es jus­to hacer cons­tar que los tres reco­no­cie­ron los erro­res seña­la­dos a cada uno y asu­mie­ron una acti­tud correc­ta, razón por la cual la Comi­sión del Buró Polí­ti­co deci­dió man­te­ner su con­di­ción de mili­tan­tes del Par­ti­do. Igual­men­te, se con­si­de­ró con­ve­nien­te ubi­car­los a todos en tra­ba­jos afi­nes a sus res­pec­ti­vas espe­cia­li­da­des.

En el plano per­so­nal, los tres segui­rán sien­do mis ami­gos, pero yo solo ten­go com­pro­mi­sos con el pue­blo y muy espe­cial­men­te con los caí­dos en estos 58 años de lucha inin­te­rrum­pi­da des­de el gol­pe de esta­do de 1952. Si así hemos pro­ce­di­do con tres altos diri­gen­tes, sépa­se que esta es la línea que segui­rá el Par­ti­do y el Gobierno con todos los cua­dros. Mayor exi­gen­cia, a la vez que aler­ta­re­mos y adop­ta­re­mos las medi­das dis­ci­pli­na­rias per­ti­nen­tes cuan­do se detec­ten trans­gre­sio­nes de lo esta­ble­ci­do.

Como esti­pu­ló la Ley modi­fi­ca­ti­va de la Divi­sión Polí­ti­co Admi­nis­tra­ti­va, el pró­xi­mo mes de enero se cons­ti­tui­rán las nue­vas pro­vin­cias Arte­mi­sa y Maya­be­que, cuyos órga­nos de gobierno ini­cia­rán su fun­cio­na­mien­to bajo nue­vas con­cep­cio­nes orga­ni­za­ti­vas y estruc­tu­ra­les, mucho más racio­na­les que las exis­ten­tes en la actual pro­vin­cia La Haba­na.

Se han defi­ni­do las fun­cio­nes, estruc­tu­ras y plan­ti­llas. Se tra­ba­ja en la defi­ni­ción de sus atri­bu­cio­nes, así como en las rela­cio­nes con los orga­nis­mos de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do, las empre­sas nacio­na­les y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y de masas. Segui­re­mos muy de cer­ca esta expe­rien­cia para su gra­dual gene­ra­li­za­ción al res­to de los órga­nos loca­les de gobierno, o sea, de todo el país, en el trans­cur­so de los pró­xi­mos cin­co años. Defen­de­mos la uti­li­dad de pro­se­guir ele­van­do pau­la­ti­na­men­te la auto­ri­dad de los gobier­nos pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les y dotar­los de mayo­res facul­ta­des para el mane­jo de los pre­su­pues­tos loca­les, a los cua­les se des­ti­na­rá par­te de los impues­tos gene­ra­dos en la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca con el fin de con­tri­buir a su desa­rro­llo.

En medio de la con­vul­sa situa­ción inter­na­cio­nal avan­zan las rela­cio­nes con los pue­blos y gobier­nos de casi todas las nacio­nes.

El mun­do ha reci­bi­do asom­bra­do las escan­da­lo­sas reve­la­cio­nes de cien­tos de miles de docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, una par­te de ellos muy recien­tes, sobre las gue­rras en Irak y Afga­nis­tán y, lue­go, sobre los más varia­dos temas de sus rela­cio­nes con dece­nas de Esta­dos.

Aun­que todos se pre­gun­tan qué esta­rá ocu­rrien­do ver­da­de­ra­men­te y cómo podría rela­cio­nar­se esto con los veri­cue­tos de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, lo difun­di­do has­ta aho­ra demues­tra que ese país, aun­que disi­mu­le con una retó­ri­ca ama­ble, sigue en lo esen­cial las polí­ti­cas de siem­pre y actúa como un gen­dar­me glo­bal.

En las rela­cio­nes con los Esta­dos Uni­dos no se apre­cia la menor volun­tad de rec­ti­fi­car la polí­ti­ca con­tra Cuba, ni siquie­ra para eli­mi­nar sus aspec­tos más irra­cio­na­les. Se hace evi­den­te que en esta cues­tión sigue pre­va­le­cien­do una mino­ría reac­cio­na­ria y pode­ro­sa que sir­ve de sus­ten­to a la mafia anti­cu­ba­na.

Esta­dos Uni­dos no solo des­pre­cia el recla­mo abru­ma­dor de 187 paí­ses que deman­dan poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro con­tra nues­tro país, sino que en el año 2010 endu­re­ció su apli­ca­ción e inclu­yó nue­va­men­te a Cuba en sus lis­tas espu­rias, median­te las cua­les se arro­gan el dere­cho de cali­fi­car y difa­mar a Esta­dos sobe­ra­nos para jus­ti­fi­car accio­nes puni­ti­vas o inclu­so actos de agre­sión.

La polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba no tie­ne la menor cre­di­bi­li­dad. No les que­da más reme­dio que acu­dir a la men­ti­ra para reite­rar acu­sa­cio­nes entre las que sobre­sa­len, por su escan­da­lo­sa fal­se­dad, que somos un país patro­ci­na­dor del terro­ris­mo inter­na­cio­nal, tole­ran­te ante el trá­fi­co interno de niños y muje­res con fines de explo­ta­ción sexual, vio­la­dor fla­gran­te de los dere­chos huma­nos y res­pon­sa­ble de res­trin­gir, de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, las liber­ta­des reli­gio­sas.

El gobierno nor­te­ame­ri­cano tra­ta de escon­der sus pro­pios peca­dos y pre­ten­de eva­dir su res­pon­sa­bi­li­dad en el hecho de que sigan impu­nes en ese país noto­rios terro­ris­tas inter­na­cio­na­les, recla­ma­dos por la jus­ti­cia de varios paí­ses, al mis­mo tiem­po que se man­tie­nen en injus­ta pri­sión nues­tros Cin­co her­ma­nos por luchar con­tra el terro­ris­mo.

En sus calum­nio­sas cam­pa­ñas sobre el tema de los Dere­chos Huma­nos en Cuba, los Esta­dos Uni­dos han encon­tra­do la con­ni­ven­cia de paí­ses euro­peos cono­ci­dos por su com­pli­ci­dad con los vue­los secre­tos de la CIA, el esta­ble­ci­mien­to de cen­tros de deten­ción y tor­tu­ra, por des­car­gar los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca sobre los tra­ba­ja­do­res de meno­res ingre­sos, la vio­len­ta repre­sión con­tra los mani­fes­tan­tes y la apli­ca­ción de polí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias hacia los inmi­gran­tes y mino­rías.

Jun­to a las nacio­nes her­ma­nas de Amé­ri­ca Lati­na pro­se­gui­re­mos luchan­do por la inte­gra­ción eman­ci­pa­do­ra y en los mar­cos de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, tra­ba­ja­re­mos por afian­zar la soli­da­ri­dad y uni­dad que nos for­ta­le­ce­rá a todos, cada vez más.

Así con­ti­nua­re­mos apo­yan­do a la fra­ter­na nación de Hai­tí, don­de nues­tro per­so­nal de la salud, jun­to a médi­cos lati­no­ame­ri­ca­nos y hai­tia­nos gra­dua­dos en Cuba, enfren­ta con abne­ga­ción y de for­ma desin­te­re­sa­da y huma­ni­ta­ria la epi­de­mia de cóle­ra, los daños del terre­mo­to y la secue­la de siglos de explo­ta­ción y saqueo de ese noble pue­blo, que nece­si­ta de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal recur­sos para la recons­truc­ción y, espe­cial­men­te, para el desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Tam­bién es pro­pi­cia la oca­sión para des­de este Par­la­men­to enviar, en nom­bre de todos los cuba­nos, un men­sa­je de alien­to y soli­da­ri­dad al her­mano pue­blo de Vene­zue­la, que sufre los emba­tes de llu­vias torren­cia­les con cuan­tio­sas pér­di­das de vidas huma­nas y daños mate­ria­les. Las dece­nas de miles de cola­bo­ra­do­res cuba­nos que pres­tan ser­vi­cios en ese país, reci­bie­ron tem­pra­na­men­te ins­truc­cio­nes de poner­se a dis­po­si­ción de los vene­zo­la­nos y del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez para lo que sea nece­sa­rio.

El pró­xi­mo mes de abril se cum­pli­rán 50 años de la pro­cla­ma­ción del carác­ter Socia­lis­ta de nues­tra Revo­lu­ción. En las are­nas de Pla­ya Girón nues­tras fuer­zas com­ba­tie­ron por pri­me­ra vez en defen­sa del socia­lis­mo y en ape­nas 72 horas, bajo la con­duc­ción per­so­nal del Coman­dan­te en Jefe, derro­ta­ron la inva­sión mer­ce­na­ria patro­ci­na­da por el gobierno nor­te­ame­ri­cano.

En oca­sión de tan rele­van­te acon­te­ci­mien­to, el 16 de abril rea­li­za­re­mos una Revis­ta Mili­tar, con par­ti­ci­pa­ción de tro­pas y medios de com­ba­te, a la que asis­ti­rán los dele­ga­dos al VI Con­gre­so del Par­ti­do que esa pro­pia tar­de se con­gre­ga­rán para el ini­cio de sus tra­ba­jos, que espe­ra­mos con­cluir el 19 de abril, Día de la Vic­to­ria de Pla­ya Girón. El cie­rre de la Revis­ta lo pro­ta­go­ni­za­rán varias dece­nas de miles de jóve­nes, repre­sen­tan­do a las nue­vas gene­ra­cio­nes, que cons­ti­tu­yen la garan­tía de la con­ti­nui­dad de la Revo­lu­ción.

Esta con­me­mo­ra­ción esta­rá dedi­ca­da a nues­tra juven­tud, que nun­ca le ha falla­do a la Revo­lu­ción. Jóve­nes fue­ron los que caye­ron en el asal­to a los cuar­te­les Mon­ca­da y de Baya­mo;

jóve­nes fue­ron los que se suble­va­ron en San­tia­go de Cuba bajo la direc­ción de Frank País;

jóve­nes eran los expe­di­cio­na­rios del Gran­ma, que tras la deba­cle de Ale­gría de Pío for­ma­ron el Ejér­ci­to Rebel­de, for­ta­le­ci­dos por olea­das tam­bién de jóve­nes pro­ve­nien­tes del cam­po y las ciu­da­des, en pri­mer lugar el refuer­zo san­tia­gue­ro orga­ni­za­do per­so­nal­men­te y envia­do por el pro­pio Frank;

jóve­nes eran los inte­gran­tes del pode­ro­so movi­mien­to clan­des­tino;

Jóve­nes fue­ron los vale­ro­sos asal­tan­tes al Pala­cio Pre­si­den­cial y a la emi­so­ra Radio Reloj el 13 de mar­zo de 1957, enca­be­za­dos por José Anto­nio Eche­ve­rría;

jóve­nes fue­ron los que com­ba­tie­ron heroi­ca­men­te en Girón;

jóve­nes y ado­les­cen­tes se suma­ron a la cam­pa­ña de alfa­be­ti­za­ción hace tam­bién 50 años;

jóve­nes eran la mayo­ría de los com­ba­tien­tes en la lucha con­tra las ban­das mer­ce­na­rias que orga­ni­zó la CIA;

jóve­nes fue­ron los que pro­ta­go­ni­za­ron her­mo­sas pági­nas de cora­je y estoi­cis­mo en las misio­nes inter­na­cio­na­lis­tas en varias nacio­nes, par­ti­cu­lar­men­te en ayu­da a los movi­mien­tos de libe­ra­ción en Áfri­ca;

jóve­nes son nues­tros Cin­co Héroes que arries­ga­ron sus vidas luchan­do con­tra el terro­ris­mo y sufren ya más de doce años de cruel pri­sión;

jóve­nes son muchos de los miles y miles de cola­bo­ra­do­res cuba­nos que defien­den la vida huma­na curan­do enfer­me­da­des erra­di­ca­das en Cuba, apo­yan pro­gra­mas de alfa­be­ti­za­ción y difun­den cul­tu­ra y la prác­ti­ca depor­ti­va a niños y adul­tos por todo el mun­do.

Esta Revo­lu­ción es obra del sacri­fi­cio de la juven­tud cuba­na: obre­ra, cam­pe­si­na, estu­dian­til, inte­lec­tual, mili­tar; de todos los jóve­nes en todas las épo­cas que les ha toca­do vivir y luchar.

Esta Revo­lu­ción la con­du­ci­rán ade­lan­te los jóve­nes ple­nos de opti­mis­mo e incon­mo­vi­ble fe en la vic­to­ria.

Gran­des han sido los retos y tam­bién los peli­gros des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción y muy espe­cial­men­te a par­tir de Girón, mas nin­gu­na difi­cul­tad ha podi­do doble­gar­nos. Esta­mos aquí y esta­re­mos por la dig­ni­dad, la ente­re­za, el valor, la fir­me­za ideo­ló­gi­ca y el espí­ri­tu de sacri­fi­cio y revo­lu­cio­na­rio del pue­blo de Cuba, que hace mucho tiem­po hizo suyo el con­cep­to de que el socia­lis­mo es la úni­ca garan­tía para seguir sien­do libres e inde­pen­dien­tes.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *