La ban­ca dic­ta, Euro­pa orde­na y el esta­do espa­ñol aca­ta- LAB Sin­di­ka­tua

El recor­te más duro en el sis­te­ma de pen­sio­nes ya tie­ne fecha. El Gobierno espa­ñol quie­re tener­lo todo ata­do para el 28 de enero, sea con con­sen­so o sin él.

A pesar de que una de las medi­das más cono­ci­das sea la de el alar­ga­mien­to de la edad de jubi­la­ción, habla­mos de una refor­ma durí­si­ma, que difi­cul­ta­rá el acce­so a una pen­sión dig­na, sobre todo, a las muje­res y a las per­so­nas jóve­nes.

Habla­mos de medi­das que recor­tan gra­ve­men­te dere­chos socia­les adqui­ri­dos, medi­das que van des­de ele­var el perío­do de cálcu­lo de las pen­sio­nes, pasan­do por los recor­tes en el caso de las pen­sio­nes de viu­de­dad has­ta la pro­lon­ga­ción de la edad de jubi­la­ción por poner algu­nos ejem­plos.

El Esta­do espa­ñol, una vez más sumi­so a los dic­ta­dos del esta­blish­ment euro­peo, con­ti­núa recor­tan­do dere­chos socia­les y labo­ra­les, bajo la jus­ti­fi­ca­ción del peli­gro de la invia­bi­li­dad del sis­te­ma, adop­tan estos recor­tes.

Pero el pro­ble­ma no es de via­bi­li­dad del sis­te­ma públi­co, sino de prio­ri­dad polí­ti­ca, de volun­tad polí­ti­ca, en defi­ni­ti­va, de cómo dis­tri­buir la rique­za social.

Es decir, mien­tras que al Capi­tal finan­cie­ro y gran­des mul­ti­na­cio­na­les se deri­van ingen­tes apor­ta­cio­nes finan­cie­ras públi­cas para su super­vi­ven­cia, este argu­men­to no sir­ve para finan­ciar la polí­ti­ca social, muy al con­tra­rio.

En este caso, el pro­ble­ma de la finan­cia­ción se tras­la­da auto­má­ti­ca­men­te a la par­te del gas­to, y como con­se­cuen­cia, se plan­tean reduc­cio­nes en las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias, en las pres­ta­cio­nes y recor­tes de dere­chos bru­ta­les.

Hoy, con un sis­te­ma finan­cie­ro en cri­sis, con una exi­gen­cia de liqui­dez por par­te de los ban­cos, no es extra­ño que un día si y otro tam­bién nos hablen del negro futu­ro de las pen­sio­nes públi­cas y se anun­cie un nue­vo recor­te en el sis­te­ma de pro­tec­ción social.

Se tra­ta en defi­ni­ti­va, de arrui­nar el mode­lo públi­co para pri­va­ti­zar el sis­te­ma y poder espe­cu­lar. Pero, con esta ten­den­cia, tene­mos que tener cla­ra una cosa: sólo los más ricos podrán garan­ti­zar una vejez dig­na.

Esta refor­ma es un retro­ce­so y una vul­ne­ra­ción de dere­chos socia­les, una refor­ma inasu­mi­ble que por supues­to ten­drá res­pues­ta.

Gas­teiz, 16 de diciem­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *