Myan­mar, elec­cio­nes, opo­si­ción y mino­rias – Txen­te Rekon­do

Noviem­bre ha esta­do mar­ca­do por dife­ren­tes noti­cias que han vuel­to a situar a Myan­mar en el cen­tro de aten­ción de la pren­sa inter­na­cio­nal. Des­pués de vein­te años, la pobla­ción del país ha asis­ti­do a unas elec­cio­nes el pasa­do día sie­te. Ape­nas tres días des­pués, los diri­gen­tes bir­ma­nos anun­cia­ban el levan­ta­mien­to del arres­to domi­ci­lia­rio de Aung San Suu Kyi, diri­gen­te de la opo­si­to­ra Liga Nacio­nal por la Demo­cra­cia (NLD) e icono refe­ren­cial para bue­na par­te de Occi­den­te. Y todo ello ha esta­do acom­pa­ña­do de un aumen­to de las ten­sio­nes y enfren­ta­mien­tos arma­dos entre dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes de las mino­rías étni­cas de Myan­mar y las fuer­zas mili­ta­res del gobierno cen­tral.

La jun­ta mili­tar que gobier­na el país lle­va tiem­po desa­rro­llan­do dife­ren­tes accio­nes de cara a resi­tuar a Myan­mar en una coyun­tu­ra más favo­ra­ble, habi­da cuen­ta de las pre­sio­nes que algu­nos acto­res inter­na­cio­na­les coman­da­dos por Washing­ton man­tie­nen. En ese sen­ti­do algu­nas fuen­tes seña­lan que estos movi­mien­tos bus­can en cier­ta medi­da rom­per el cer­co al que está some­ti­da Myan­mar por par­te de la mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Las recien­tes elec­cio­nes no han supues­to un cam­bio, más bien han con­fir­ma­do las pre­dic­cio­nes que se anti­ci­pa­ban. Por un lado, el triun­fo aplas­tan­te de los par­ti­dos liga­dos a la actual jun­ta mili­tar, el Par­ti­do Unión, Soli­da­ri­dad y Desa­rro­llo (USDP) y el Par­ti­do Uni­dad Nacio­nal (NUP), deja poco mar­gen para una trans­for­ma­ción radi­cal, más allá del peso que pue­den ir adqui­rien­do sec­to­res civi­les. Por otra par­te, los resul­ta­dos modes­tos de la opo­si­to­ra Fuer­za Nacio­nal Demo­crá­ti­ca deben ser ana­li­za­dos más allá de esta cita elec­to­ral. Final­men­te, algu­nos can­di­da­tos de las mino­rías étni­cas tam­bién habrían obte­ni­do algún esca­ño.

La difi­cul­tad para con­tras­tar los datos ofi­cia­les no per­mi­te valo­rar el lla­ma­mien­to al boi­cot y no par­ti­ci­pa­ción que han veni­do defen­dien­do las prin­ci­pa­les fuer­zas opo­si­to­ras, tan­to a nivel esta­tal como por par­te de repre­sen­tan­tes de mino­rías étni­cas. Algu­nos ana­lis­tas loca­les seña­lan que estas elec­cio­nes han supues­to un nue­vo paso en el guión dise­ña­do por la jun­ta y que tuvo su ante­ce­den­te más inme­dia­to en el refe­rén­dum de 2008 que apro­bó la nue­va cons­ti­tu­ción y que cerró la puer­ta a bue­na par­te de las deman­das de la opo­si­ción y de las mino­rías étni­cas.

Lo que cada día pare­ce más evi­den­te es que las divi­sio­nes en Myan­mar afec­tan a todo el ámbi­to polí­ti­co. Así, den­tro de los par­ti­da­rios del actual gobierno encon­tra­mos dife­ren­tes pos­tu­ras gene­ra­cio­na­les, y acti­tu­des a veces enfren­ta­das entre los repre­sen­tan­tes del gobierno cen­tral y los regio­na­les. Hay quien se atre­ve a apun­tar asi­mis­mo que las pos­tu­ras de los lla­ma­dos tec­nó­cra­tas y los que están más liga­dos hacia la segu­ri­dad.
Tam­po­co la opo­si­ción pre­sen­ta una ima­gen uni­fi­ca­da. La pues­ta en liber­tad de Suu Kyi está sien­do un fac­tor deter­mi­nan­te para una par­te impor­tan­te del movi­mien­to de opo­si­ción, pero inclu­so en éste se pue­den ver pos­tu­ras no coin­ci­den­tes. La deci­sión de algu­nas for­ma­cio­nes de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes, las divi­sio­nes entre los dife­ren­tes sec­to­res de la lla­ma­da opo­si­ción demo­crá­ti­ca (anti­guos mili­ta­res que apo­ya­ron al dic­ta­dor Ne Win, exmi­li­tan­tes comu­nis­tas, par­la­men­ta­rios ante­rio­res a 1990), o el veto que la Liga Nacio­nal para la Demo­cra­cia de Suu Kyi ha impues­to a movi­mien­tos popu­la­res como el de los estu­dian­tes que se suble­va­ron en 1988 o el más recien­te movi­mien­to de mon­jes en 2007, son fac­to­res que impi­den acep­tar esa ver­sión mediá­ti­ca de un úni­ca opo­si­ción diri­gi­da por Suu Kyi. Y todo ello sin olvi­dar que algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción en el exi­lio tam­po­co com­par­ten esa úni­ca voz.

Tras la eufo­ria de los segui­do­res de Suu Kyi por la pues­ta en liber­tad de ésta, la divi­di­da y frag­men­ta­da opo­si­ción bir­ma­na se ha encon­tra­do con una dura reali­dad. Las defi­cien­cias orga­ni­za­ti­vas (fru­to de la pre­sión guber­na­men­tal, pero tam­bién de sus pro­pios erro­res), los esca­sos recur­sos mate­ria­les y otras penu­rias con­di­cio­nan sobre­ma­ne­ra la par­ti­ci­pa­ción nor­ma­li­za­da en la vida polí­ti­ca bir­ma­na.

Otro actor cla­ve en el actual esce­na­rio bir­mano es el fac­tor étni­co. Myan­mar pre­sen­ta en su seno más de 130 etnias dife­ren­tes, muchas de ellas con sus pro­pias orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y mili­ta­res. Algu­nas de éstas man­tie­nen un alto el fue­go, e inclu­so cola­bo­ran, con el gobierno, mien­tras que otras siguen luchan­do con las armas en la mano para obte­ner un reco­no­ci­mien­to y unas ins­ti­tu­cio­nes pro­pias. Tam­bién nos encon­tra­mos con enfren­ta­mien­tos inter­ét­ni­cos en lagu­nas zonas, y en otras oca­sio­nes las orga­ni­za­cio­nes de un mis­mo gru­po se enfren­tan, sobre todo en el pasa­do, por su carac­te­ri­za­ción ideo­ló­gi­ca.

Los dife­ren­tes gobier­nos bir­ma­nos han veni­do uti­li­zan­do esa diver­si­dad étni­ca para divi­dir y opri­mir a los gru­pos étni­cos. Ade­más, inten­ta uti­li­zar ese com­ple­jo mapa étni­co para jus­ti­fi­car sus polí­ti­cas repre­si­vas y evi­tar afron­tar una solu­ción nego­cia­da. Sin embar­go, hay quien sos­tie­ne que esa com­ple­ji­dad no es más que una excu­sa. ?En tér­mi­nos polí­ti­cos, tan sólo hay ocho esta­dos étni­cos (Ara­kan, Bamar, Chin, Kachin, Shan, Kayah, Karen y Mon). Las deno­mi­na­das 135 razas nacio­na­les son en reali­dad el núme­ro de dia­lec­tos dife­ren­tes que hablan los sub­gru­pos de los tres gru­pos mayo­ri­ta­rios. El pro­ble­ma, por tan­to, no debe­ría ser tan com­pli­ca­do como lo pin­ta la jun­ta mili­tar.

Los inten­tos del gobierno para des­ar­mar a los gru­pos de las mino­rías ha encon­tra­do el recha­zo inclu­so entre aque­llas for­ma­cio­nes que man­te­nían un alto el fue­go. Uni­do ade­más a la deci­sión guber­na­men­tal que los mili­tan­tes de dichas orga­ni­za­cio­nes pasen a for­mar una nue­va orga­ni­za­ción para­mi­li­tar que com­ba­ta a aque­llos que no man­tie­nen un cese de las hos­ti­li­da­des, y sobre todo a la apro­ba­ción de la recien­te cons­ti­tu­ción (2008) que cerra­ba la puer­ta a la mayo­ría de las deman­das de esas mino­rías.

Tam­po­co con­vie­ne per­der de vis­ta los rece­los que bue­na par­te de estas orga­ni­za­cio­nes man­tie­nen hacia la lla­ma­dao­po­si­ción demo­crá­ti­ca lide­ra­da por Suu Kyi, ya que temen que pri­men los intere­ses esta­ta­les por enci­ma de los reco­no­ci­mien­tos de los dere­chos nacio­na­les de las mino­rías. La pro­pia Suu Kyi es cons­cien­te de ese rece­lo, y por ello no ha tar­da­do en seña­lar públi­ca­men­te la nece­si­dad de arti­cu­lar un nue­vo dis­cur­so que atrai­ga los recur­sos de las mino­rías hacia un mis­mo pro­yec­to.

La nego­cia­ción debe ser el paso para arti­cu­lar un camino de cara a una recon­ci­lia­ción y supera­ción del con­flic­to en Myan­mar. Un pro­ce­so que gira­ría sobre tres acto­res prin­ci­pa­les, el gobierno actual, es decir la jun­ta mili­tar, la lla­ma­da opo­si­ción demo­crá­ti­ca y las mino­rías étni­cas. Y todo ello sin inge­ren­cias exter­nas, ya que has­ta la fechas la polí­ti­ca inter­na­cio­nal tam­bién ha con­di­cio­na­do el deve­nir del país y sus habi­tan­tes. Con EEUU y sus alia­dos pro­mo­vien­do polí­ti­cas de embar­go san­cio­nes con­tra la jun­ta (pero que aca­ban pagan­do los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos de Myan­mar) o con Chi­na hacién­do­se con el con­trol de las tie­rras de los gru­pos nacio­na­les con el bene­plá­ci­to de los actua­les diri­gen­tes bir­ma­nos.

Los datos no ayu­dan al opti­mis­mo. Más allá de los dife­ren­tes enfren­ta­mien­to sen cla­ve polí­ti­ca, Myan­mar aco­ge a más de un trein­ta de su pobla­ción vivien­do en la pobre­za (más del 90% vive con poco más de 60 cén­ti­mos al día), cer­ca de una ter­ce­ra par­te de la infan­cia sufre malnu­tri­ción y el fra­ca­so esco­lar alcan­za cifras dema­sia­do altas. A todo ello se suman las catás­tro­fes natu­ra­les (ciclo­nes e inun­da­cio­nes), el des­em­pleo, y el aumen­to de los pre­cios de los ali­men­tos (tan­to por la cri­sis mun­dial, como por la polí­ti­ca de embar­go y san­cio­nes).

Los pró­xi­mos meses la ten­sión irá en aumen­to por todo ese aba­ni­co de enfren­ta­mien­tos, y por los intere­ses de los acto­res extran­je­ros. Sin embar­go, para que los pue­blos que a día de hoy viven den­tro de Myan­mar pue­dan afron­tar un futu­ro mejor, se impo­ne corre­gir las polí­ti­cas erró­neas que se ha man­te­ni­do a día de hoy y bus­car una sali­da nego­cia­da que res­pe­te la volun­tad de los dife­ren­tes acto­res.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *