Las men­ti­ras de Clin­ton- Fidel Cas­tro

Real­men­te me ape­na tener que des­men­tir­lo. Hoy no es más que un hom­bre de aspec­to bona­chón con­sa­gra­do al lega­do his­tó­ri­co, como si la his­to­ria del impe­rio e inclu­so algo más impor­tan­te: el des­tino de la huma­ni­dad, estu­vie­se garan­ti­za­do más allá de algu­nas dece­nas de años, sin que por Corea, Irán o cual­quier otro pun­to con­flic­ti­vo esta­lle una gue­rra nuclear.

Como se cono­ce, la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das lo desig­nó su “envia­do espe­cial” en Hai­tí.

Clin­ton ‑que por cier­to fue Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos des­pués de Geor­ge H. W. Bush y antes que Geor­ge W. Bush- por ridícu­los celos polí­ti­cos impi­dió que el expre­si­den­te Car­ter par­ti­ci­pa­ra en las nego­cia­cio­nes migra­to­rias con Cuba, pro­mo­vió la Ley Helms-Bur­ton y fue cóm­pli­ce de las accio­nes de la Fun­da­ción Cubano-Ame­ri­ca­na con­tra nues­tra Patria.

Sobre esa con­duc­ta exis­ten sobra­dos tes­ti­mo­nios, pero no por ello lo tomá­ba­mos dema­sia­do en serio, ni éra­mos hos­ti­les a sus acti­vi­da­des en torno a la misión que por razo­nes obvias le asig­nó la ONU.

Venía­mos coope­ran­do con ese her­mano país des­de hacía muchos años en varios cam­pos, espe­cial­men­te en la for­ma­ción de médi­cos y la pres­ta­ción de ser­vi­cios a su pobla­ción, y Clin­ton no nos estor­ba­ba para nada. Si le intere­sa­ba tener algún éxi­to, no veía­mos razo­nes para obs­ta­cu­li­zar nues­tra coope­ra­ción en tan sen­si­ble cam­po con Hai­tí. Vino el ines­pe­ra­do terre­mo­to que tan­ta muer­te y des­truc­ción cau­só y pos­te­rior­men­te la epi­de­mia.

Hace solo dos días, una reu­nión que se reali­zó en la capi­tal domi­ni­ca­na en torno a la recons­truc­ción de Hai­tí vino a com­pli­car las cosas. Alre­de­dor de 80 per­so­nas, entre ellas varios emba­ja­do­res, repre­sen­tan­do los donan­tes de más de 100 millo­nes de dóla­res, nume­ro­sos miem­bros de la Fun­da­ción Clin­ton, del gobierno de Esta­dos Uni­dos y el de Hai­tí par­ti­ci­pa­ron en la mis­ma.

Pocas per­so­nas hicie­ron uso de la pala­bra, entre ellos el emba­ja­dor de Vene­zue­la, por ser uno de los donan­tes más impor­tan­tes, lo cual hizo bre­ve­men­te, con sen­ti­das y cer­te­ras pala­bras. Casi todo el tiem­po lo uti­li­zó Clin­ton en un encuen­tro que comen­zó a las 5 y 30 de la tar­de y ter­mi­nó a las 12 de la noche. Allí esta­ba, como invi­ta­do de pie­dra, el emba­ja­dor de Cuba a peti­ción de Hai­tí y San­to Domin­go. No se le con­ce­día dere­cho a decir una pala­bra, aun­que sí ser tes­ti­go de un even­to en el que no se resol­vió abso­lu­ta­men­te nada. Se supo­nía que pro­se­gui­ría al día siguien­te. Pero nada de eso ocu­rrió.

La reu­nión en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na fue una manio­bra de enga­ño. La indig­na­ción de los hai­tia­nos esta­ba abso­lu­ta­men­te jus­ti­fi­ca­da. El país des­trui­do por el terre­mo­to ocu­rri­do hace casi un año, en reali­dad había sido aban­do­na­do a su suer­te.

Hoy jue­ves 16 de diciem­bre un des­pa­cho de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na de noti­cias AP, publi­ca­ba lo siguien­te:

“El expre­si­den­te Bill Clin­ton decla­ró su con­fian­za sobre el esfuer­zo de recons­truc­ción de Hai­tí duran­te una visi­ta de un día en medio de des­ór­de­nes civi­les, un mal endé­mi­co y una cri­sis polí­ti­ca inex­tri­ca­ble.

“El envia­do espe­cial de la ONU a Hai­tí via­jó al afli­gi­do país un día des­pués que la comi­sión de recons­truc­ción inte­ri­na, cuya pre­si­den­cia com­par­te, fue obli­ga­da a sos­te­ner una reu­nión en la veci­na Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na por la vio­len­cia que esta­lló des­pués de las dispu­tadas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les hai­tia­nas del 28 de noviem­bre.

“Clin­ton visi­tó una clí­ni­ca espe­cia­li­za­da en pacien­tes afec­ta­dos por el cóle­ra que admi­nis­tra “Médi­cos sin Fron­te­ras”, don­de han sido tra­ta­das 100.000 per­so­nas afec­ta­das por la epi­de­mia que esta­lló en octu­bre. A con­ti­nua­ción fue a visi­tar la prin­ci­pal base de paci­fi­ca­ción de la ONU para sos­te­ner reunio­nes con fun­cio­na­rios hai­tia­nos e inter­na­cio­na­les.

“En la reu­nión del día pre­vio se apro­ba­ron pro­yec­tos por unos 430 millo­nes de dóla­res. Pero lo más nota­ble fue­ron las expre­sio­nes de indig­na­ción por el len­to rit­mo de la recons­truc­ción y una car­ta envia­da por frus­tra­dos miem­bros hai­tia­nos que afir­ma­ban que se les mar­gi­na­ba de las deci­sio­nes y se que­ja­ban de que los pro­yec­tos apro­ba­dos ‘no con­tri­buían a la recons­truc­ción de Hai­tí, ni al desa­rro­llo a lar­go pla­zo’.”

Obser­ven lo que según el des­pa­cho aña­dió des­pués en una con­fe­ren­cia de pren­sa:

“‘Com­par­to su frus­tra­ción…’.”

“…cien­tos de miles de hai­tia­nos halla­rán vivien­da per­ma­nen­te el pró­xi­mo año y muchos más deja­rán de vivir en tien­das y car­pas de lona que han alber­ga­do a más de un millón de per­so­nas des­de el terre­mo­to del 12 de enero.

“Sin embar­go esas pro­me­sas han sido hechas antes. […] Sólo han sido entre­ga­dos 897 millo­nes de dóla­res de la ayu­da pro­me­ti­da de más de 5.700 millo­nes de dóla­res para el 2010-11.”

Los 897 millo­nes de que se habla no se ven por nin­gu­na par­te.

Cons­ti­tu­ye, ade­más, una abso­lu­ta fal­ta de res­pe­to a la ver­dad afir­mar que en una clí­ni­ca admi­nis­tra­da por “Médi­cos sin Fron­te­ras” han sido tra­ta­dos 100 mil per­so­nas.

En una decla­ra­ción a la pren­sa de la doc­to­ra Lea Gui­do, repre­sen­tan­te de la OPS-OMS en Hai­tí, infor­mó hoy que el núme­ro de afec­ta­dos has­ta el 11 de diciem­bre se ele­va­ba a 104 918 per­so­nas, una cifra real­men­te sin pre­ce­den­tes que no podían ser aten­di­dos en una clí­ni­ca por “Médi­cos sin Fron­te­ras”.

Es evi­den­te, y le cons­ta al señor Clin­ton, que Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Cana­dá sus­traen médi­cos, enfer­me­ras, reha­bi­li­ta­do­res y otros téc­ni­cos de la salud a los paí­ses del Cari­be, y care­cen del per­so­nal nece­sa­rio para cum­plir esa tarea, sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes.

Obvia­men­te, Clin­ton con sus men­ti­ras pre­ten­de igno­rar el tra­ba­jo de más de mil médi­cos, enfer­me­ras y téc­ni­cos cuba­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos que están lle­van­do el peso prin­ci­pal de la bata­lla para derro­tar la epi­de­mia de la úni­ca for­ma posi­ble, que es pene­tran­do has­ta los más apar­ta­dos rin­co­nes del país. La mitad de sus casi 10 millo­nes de habi­tan­tes viven en las áreas rura­les.

Tan ele­va­do núme­ro de per­so­nas, en tales con­di­cio­nes, no habría sido posi­ble aten­der­las sin el apo­yo de la emi­nen­te lati­no­ame­ri­ca­na que repre­sen­ta a la OPS-OMS en Cuba y Hai­tí.

Nues­tro país se ha com­pro­me­ti­do a movi­li­zar el per­so­nal humano nece­sa­rio para cum­plir esa noble tarea.

Como ella indi­có: “Los recur­sos huma­nos que está envian­do Cuba están diri­gién­do­se en estos momen­tos a las zonas más ais­la­das de esta nación. Y eso es muy opor­tuno.”

Ya están lle­gan­do y muy pron­to esta­rá allí el per­so­nal nece­sa­rio.

En el día de ayer se aten­die­ron por la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na 931 pacien­tes, con dos falle­ci­dos, para una tasa de leta­li­dad ese día del 0,2%.

Fidel Cas­tro Ruz

Diciem­bre 16 de 2010

9 y 14 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *