Ver­da­des y men­ti­ras del desier­to – Iosu Guli­na y otros con­ce­ja­les de Berrio­zar

Cuan­do no bas­tan los millo­nes de pala­bras que pue­den cons­truir­se con las 28 letras del abe­ce­da­rio para expre­sar todo lo que cabe en una rápi­da visi­ta al Sáha­ra, nace una pro­fun­da impo­ten­cia, jun­to a la cri­sis en los cimien­tos de nues­tras ver­da­des y nues­tras men­ti­ras, en nues­tra este­reo­ti­pa­da ima­gen de dón­de está la rique­za y dón­de la pobre­za, dón­de hay tie­rra y raí­ces y dón­de esté­ril are­na, dón­de está la vida y dón­de el desier­to. Y lo cier­to es que asus­ta des­ve­lar la ver­dad, no sea que sea­mos noso­tros quie­nes vivi­mos en el desier­to, lo que nos lle­va otra vez a la impo­ten­cia.

Impo­ten­cia para escri­bir, gri­tar, comu­ni­car, por­que no hay letras en las que que­pa la dig­ni­dad de un pue­blo como el saha­raui, pue­blo del que si no sabe­mos mirar, pode­mos lle­gar a escri­bir que sobre­vi­ve a la injus­ti­cia de ser expro­pia­dos de todo lo expro­pia­ble, su his­to­ria, su tie­rra, el aire, el agua, y a ser des­ti­na­ta­rios de la terri­ble cruel­dad de un len­to geno­ci­dio en mitad de la nada. Pero al decir­lo así nos habre­mos equi­vo­ca­do pro­fun­da­men­te, por­que quien sea capaz de mirar de fren­te a los ojos de ese pue­blo has­ta ver y sen­tir su alma y res­pi­rar su esen­cia, no ten­drá más reme­dio que admi­tir que el ver­bo apro­pia­do para lo que el pue­blo saha­raui está hacien­do no es sobre­vi­vir, sino vivir con mayús­cu­las y, a con­ti­nua­ción, mirar­se al espe­jo de nues­tra pro­pia reali­dad para encon­trar mucho más allá de lo mate­rial que el autén­ti­co sen­ti­do de la pala­bra sobre­vi­vir se encuen­tra entre las vacías per­so­nas y almas de la abun­dan­cia de nues­tras calles.

Impo­ten­cia para actuar de mane­ra pro­por­cio­na­da a la enor­me injus­ti­cia que con ese pue­blo se está come­tien­do y apor­tar nues­tro esfuer­zo para lograr que la auto­de­ter­mi­na­ción del Sáha­ra, sea mucho más que una pala­bra con la que las per­so­nas y gobier­nos de las supues­tas demo­cra­cias tran­qui­li­cen sus con­cien­cias, mien­tras pasi­va­men­te unas, median­te el cóm­pli­ce silen­cio ante las atro­ci­da­des de la monar­quía tota­li­ta­ria marro­quí, y acti­va­men­te otras, como es el caso del Gobierno espa­ñol, median­te apo­yos polí­ti­cos, mora­les, eco­nó­mi­cos y mate­ria­les de todo tipo, inclu­yen­do el mate­rial nece­sa­rio para matar físi­ca­men­te al pue­blo saha­raui (arma­men­to, vehícu­los mili­ta­res…), con­tri­bu­yen a la injus­ti­cia y al geno­ci­dio de un pue­blo.

Impo­ten­cia inclu­so para ser. Ser con mayús­cu­las, revi­san­do todo lo que el encuen­tro con una reali­dad como la que vive el pue­blo saha­raui obli­ga a revi­sar en nues­tro pro­pio inte­rior y en la socie­dad en la que vivi­mos, inte­gran­do todo lo apren­di­do y aprehen­di­do de un pue­blo que, pese a las difi­cul­ta­des, man­tie­ne cla­ros y con fuer­te tra­zo los nive­les de dig­ni­dad, orgu­llo, sere­ni­dad e ilu­sión que aquí y en noso­tros se des­di­bu­jan.

Impo­ten­cia para ser capaz de inte­rio­ri­zar la sere­ni­dad, dig­ni­dad e ilu­sión de un pue­blo repre­sa­lia­do, exi­lia­do, nega­do, agre­di­do, tor­tu­ra­do… Y en el que, pese a ello, en nues­tra visi­ta soli­da­ria, en la que hemos con­tac­ta­do, habla­do y con­vi­vi­do con per­so­nas de todo tipo, des­de las gen­tes más humil­des has­ta sus más altos diri­gen­tes, inclu­yen­do en ellos a hom­bres y muje­res de tres gene­ra­cio­nes, no hemos escu­cha­do ni una sola pala­bra de insul­to, agre­si­vi­dad o vio­len­cia. Ni una. Sólo pala­bras que, aun­que rotun­das y duras, cuan­do así es nece­sa­rio, nacen y están ela­bo­ra­das y expre­sa­das des­de la sere­ni­dad y la paz que otor­ga la con­vic­ción de un pue­blo que sólo nece­si­ta que le devuel­van su tie­rra, por­que la auto­de­ter­mi­na­ción que rei­vin­di­ca es algo que ya vie­ne prac­ti­can­do en el día a día de su exi­lio. En boca de un saha­raui, has­ta la pala­bra gue­rra expre­sa el amor y el deseo de paz.

Que­re­mos con esta car­ta agra­de­cer al pue­blo saha­raui su hos­pi­ta­li­dad, su ejem­plo y lo mucho apren­di­do, ade­más de con­tri­buir a que no que­de una per­so­na en nues­tro mun­do «civi­li­za­do» que no conoz­ca la situa­ción, y que la pre­sión, tra­ba­jo y soli­da­ri­dad de nues­tro pue­blo ayu­de a los saha­rauis a lograr su liber­tad en un Sáha­ra libre e inde­pen­dien­te.

Hagá­mos­lo por ellos, pero tam­bién por noso­tros, por­que no pue­de haber un pue­blo libre mien­tras otro no lo sea, y por­que en el camino y la lucha por una Eus­kal Herria libre e inde­pen­dien­te nada mejor que pro­pa­gar la con­ta­gio­sa y mara­vi­llo­sa epi­de­mia de la liber­tad y la auto­de­ter­mi­na­ción de todos los pue­blos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *