Ver­da­des y men­ti­ras del desier­to – Iosu Guli­na y otros con­ce­ja­les de Berriozar

Cuan­do no bas­tan los millo­nes de pala­bras que pue­den cons­truir­se con las 28 letras del abe­ce­da­rio para expre­sar todo lo que cabe en una rápi­da visi­ta al Sáha­ra, nace una pro­fun­da impo­ten­cia, jun­to a la cri­sis en los cimien­tos de nues­tras ver­da­des y nues­tras men­ti­ras, en nues­tra este­reo­ti­pa­da ima­gen de dón­de está la rique­za y dón­de la pobre­za, dón­de hay tie­rra y raí­ces y dón­de esté­ril are­na, dón­de está la vida y dón­de el desier­to. Y lo cier­to es que asus­ta des­ve­lar la ver­dad, no sea que sea­mos noso­tros quie­nes vivi­mos en el desier­to, lo que nos lle­va otra vez a la impotencia.

Impo­ten­cia para escri­bir, gri­tar, comu­ni­car, por­que no hay letras en las que que­pa la dig­ni­dad de un pue­blo como el saha­raui, pue­blo del que si no sabe­mos mirar, pode­mos lle­gar a escri­bir que sobre­vi­ve a la injus­ti­cia de ser expro­pia­dos de todo lo expro­pia­ble, su his­to­ria, su tie­rra, el aire, el agua, y a ser des­ti­na­ta­rios de la terri­ble cruel­dad de un len­to geno­ci­dio en mitad de la nada. Pero al decir­lo así nos habre­mos equi­vo­ca­do pro­fun­da­men­te, por­que quien sea capaz de mirar de fren­te a los ojos de ese pue­blo has­ta ver y sen­tir su alma y res­pi­rar su esen­cia, no ten­drá más reme­dio que admi­tir que el ver­bo apro­pia­do para lo que el pue­blo saha­raui está hacien­do no es sobre­vi­vir, sino vivir con mayús­cu­las y, a con­ti­nua­ción, mirar­se al espe­jo de nues­tra pro­pia reali­dad para encon­trar mucho más allá de lo mate­rial que el autén­ti­co sen­ti­do de la pala­bra sobre­vi­vir se encuen­tra entre las vacías per­so­nas y almas de la abun­dan­cia de nues­tras calles.

Impo­ten­cia para actuar de mane­ra pro­por­cio­na­da a la enor­me injus­ti­cia que con ese pue­blo se está come­tien­do y apor­tar nues­tro esfuer­zo para lograr que la auto­de­ter­mi­na­ción del Sáha­ra, sea mucho más que una pala­bra con la que las per­so­nas y gobier­nos de las supues­tas demo­cra­cias tran­qui­li­cen sus con­cien­cias, mien­tras pasi­va­men­te unas, median­te el cóm­pli­ce silen­cio ante las atro­ci­da­des de la monar­quía tota­li­ta­ria marro­quí, y acti­va­men­te otras, como es el caso del Gobierno espa­ñol, median­te apo­yos polí­ti­cos, mora­les, eco­nó­mi­cos y mate­ria­les de todo tipo, inclu­yen­do el mate­rial nece­sa­rio para matar físi­ca­men­te al pue­blo saha­raui (arma­men­to, vehícu­los mili­ta­res…), con­tri­bu­yen a la injus­ti­cia y al geno­ci­dio de un pueblo.

Impo­ten­cia inclu­so para ser. Ser con mayús­cu­las, revi­san­do todo lo que el encuen­tro con una reali­dad como la que vive el pue­blo saha­raui obli­ga a revi­sar en nues­tro pro­pio inte­rior y en la socie­dad en la que vivi­mos, inte­gran­do todo lo apren­di­do y aprehen­di­do de un pue­blo que, pese a las difi­cul­ta­des, man­tie­ne cla­ros y con fuer­te tra­zo los nive­les de dig­ni­dad, orgu­llo, sere­ni­dad e ilu­sión que aquí y en noso­tros se desdibujan.

Impo­ten­cia para ser capaz de inte­rio­ri­zar la sere­ni­dad, dig­ni­dad e ilu­sión de un pue­blo repre­sa­lia­do, exi­lia­do, nega­do, agre­di­do, tor­tu­ra­do… Y en el que, pese a ello, en nues­tra visi­ta soli­da­ria, en la que hemos con­tac­ta­do, habla­do y con­vi­vi­do con per­so­nas de todo tipo, des­de las gen­tes más humil­des has­ta sus más altos diri­gen­tes, inclu­yen­do en ellos a hom­bres y muje­res de tres gene­ra­cio­nes, no hemos escu­cha­do ni una sola pala­bra de insul­to, agre­si­vi­dad o vio­len­cia. Ni una. Sólo pala­bras que, aun­que rotun­das y duras, cuan­do así es nece­sa­rio, nacen y están ela­bo­ra­das y expre­sa­das des­de la sere­ni­dad y la paz que otor­ga la con­vic­ción de un pue­blo que sólo nece­si­ta que le devuel­van su tie­rra, por­que la auto­de­ter­mi­na­ción que rei­vin­di­ca es algo que ya vie­ne prac­ti­can­do en el día a día de su exi­lio. En boca de un saha­raui, has­ta la pala­bra gue­rra expre­sa el amor y el deseo de paz.

Que­re­mos con esta car­ta agra­de­cer al pue­blo saha­raui su hos­pi­ta­li­dad, su ejem­plo y lo mucho apren­di­do, ade­más de con­tri­buir a que no que­de una per­so­na en nues­tro mun­do «civi­li­za­do» que no conoz­ca la situa­ción, y que la pre­sión, tra­ba­jo y soli­da­ri­dad de nues­tro pue­blo ayu­de a los saha­rauis a lograr su liber­tad en un Sáha­ra libre e independiente.

Hagá­mos­lo por ellos, pero tam­bién por noso­tros, por­que no pue­de haber un pue­blo libre mien­tras otro no lo sea, y por­que en el camino y la lucha por una Eus­kal Herria libre e inde­pen­dien­te nada mejor que pro­pa­gar la con­ta­gio­sa y mara­vi­llo­sa epi­de­mia de la liber­tad y la auto­de­ter­mi­na­ción de todos los pueblos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.