“Nos Qui­sie­ron Ven­der los Docu­men­tos de la Inves­ti­ga­ción Inter­na­cio­nal”

Say­yed Nas­ra­llah comen­zó su dis­cur­so sub­ra­yan­do que el pro­yec­to del Gran Israel ha lle­ga­do a su fin. “El tema fun­da­men­tal en nues­tra región es el con­flic­to ára­be-israe­lí y los com­plots exis­ten­tes con res­pec­to a Pales­ti­na se han con­ver­ti­do en el foco. Para Israel en nues­tro momen­to actual exis­te cier­tas nocio­nes que han deja­do de exis­tir. Ya no exis­te el así lla­ma­do pro­yec­to del Gran Israel debi­do a la per­se­ve­ran­cia, los sacri­fi­cios y la resis­ten­cia y cier­ta­men­te no por una posi­ti­va cua­li­dad de los israe­líes. El 25 de Mayo de 2000 (fecha de la libe­ra­ción del Sur de Líbano) fue colo­ca­do el cla­vo final en el pro­yec­to del Gran Israel”.

El jefe de Hez­bo­la tam­bién dijo que Israel ya no pue­de impo­ner sus con­di­cio­nes ni decla­rar la gue­rra. La ima­gen de Israel que solía ate­rrar a la región ni siquie­ra pue­de asus­tar hoy a los niños. La vic­to­ria de 2006 de la Resis­ten­cia en Líbano y la fir­me­za de los habi­tan­tes de Gaza han dado un gol­pe mor­tal al pro­yec­to de Israel. Estos son dos logros de la Resis­ten­cia y el cam­po que la apo­ya y quien estu­vo al otro lado en el con­flic­to per­dió jun­to con Israel a pesar del apo­yo inter­na­cio­nal y regio­nal.

Say­yed Nas­ra­llah, sin embar­go, advir­tió que “esto no sig­ni­fi­ca que Israel se haya con­ver­ti­do en débil y que vaya a des­apa­re­cer (de la región). Israel posee toda­vía muchos ele­men­tos de fuer­za, pero no es el Israel que tenía pla­nes para el esta­ble­ci­mien­to del Gran Israel. Israel bus­ca recons­truir su fuer­za y refor­zar su fren­te interno. Se ha esta­do movien­do rápi­do hacia la judai­za­ción de Pales­ti­na y la decla­ra­ción de un esta­do judío. El pro­yec­to de Israel se está limi­tan­do aho­ra a la Pales­ti­na his­tó­ri­ca, exclu­yen­do Gaza, para esta­ble­cer su iden­ti­dad. Israel está tra­ba­jan­do en esto y está incre­men­tan­do su fuer­za mili­tar. Inclu­so en Líbano hoy, y como resul­ta­do de la inten­sa coor­di­na­ción entre el Ejér­ci­to liba­nés y la Resis­ten­cia, varios equi­pos sofis­ti­ca­dos de espio­na­je y cama­ras que saca­ban fotos día y noche y las envia­ban a Israel han sido des­man­te­la­dos en las Mon­ta­ñas San­nin y Baruk.

Israel se encuen­tra ante a tres opcio­nes: la pri­me­ra es ir a las nego­cia­cio­nes y lograr un acuer­do. Sin embar­go, esto no es lo que Israel bus­ca por­que no quie­re hacer con­ce­sio­nes. La segun­da es ir a la gue­rra con Líbano, Siria, Irán o Gaza o qui­zás todos ellos. Israel sabe que ir a a gue­rra en cual­quier fren­te sería una aven­tu­ra. De este modo, todo lo que oímos hoy en el lado israe­lí es una mera gue­rra psi­co­ló­gi­ca. La ter­ce­ra opción es man­te­ner el esta­tus quo mien­tras haya pen­dien­tes cam­bios que pue­dan ayu­dar a Israel a ir a la gue­rra o lograr un acuer­do favo­ra­ble a sus pre­ten­sio­nes. Israel pre­fie­re la ter­ce­ra opción y hacer uso del tiem­po y fina­li­zar todos los pasos diri­gi­dos a judai­zar Pales­ti­na. Sin embar­go, los israe­lies dicen que esto tam­bién daría a los enemi­gos de Israel más tiem­po para ganar más fuer­za. Eso es ver­dad. Los israe­líes así como algu­nos en Líbano han esta­do sacan­do a cola­ción el tema de la cre­cien­te fuer­za de Hez­bo­la por no men­cio­nar a Siria e Irán. Para los israe­líes, éste es un con­flic­to real­men­te serio por­que su futu­ro está en jue­go. Sin embar­go, el obje­ti­vo real de Israel es el crear divi­sio­nes: con­flic­tos entre musul­ma­nes y cris­tia­nos en Egip­to y con­flic­tos entre sun­níes y shiíes y entre ára­bes y kur­dos en Iraq. El con­flic­to más peli­gro­so de todos los men­cio­na­dos es el con­flic­to entre sun­níes y shiíes.

Su Emi­nen­cia recor­dó que (el jefe del Comi­té de Asun­tos Exte­rio­res y Defen­sa) Shaul Mofaz había adver­ti­do al mun­do ára­be hace unos días en con­tra de lo cali­fi­có de “ame­na­za shií” o “epi­de­mia shií”. “Él pidió una alian­za entre Israel y lo que él cali­fi­có de “mode­ra­dos ára­bes” con­tra el peli­gro shií. Él dijo a los sun­níes que que­ría rea­li­zar una alian­za con ellos y en con­tra de los shiíes. Mofaz pare­ce haber olvi­da­do lo que Israel hizo a los sun­níes. Cada masa­cre que Israel ha come­ti­do en Pales­ti­na estu­vo diri­gi­da con­tra los sun­níes; “todos los pales­ti­nos des­pla­za­dos son sun­níes; aque­llos a los que Israel ha eli­mi­na­do de la faz de la tie­rra son sun­níes; los miles de pri­sio­ne­ros pales­ti­nos que se hallan en las pri­sio­nes israe­líes son sun­níes y aque­llos con­tra los cua­les Israel luchó en Siria, Jor­da­nia, Egip­to y par­te de Líbano eran sun­níes. Sin embar­go, el inso­len­te Mofaz tie­ne sus razo­nes para rea­li­zar tal lla­ma­mien­to.”

Say­yed Nas­ra­llah hizo un lla­ma­mien­to para que la gen­te sea cons­cien­te de lo que Israel y EEUU están pla­nean­do para esta región. “Los sun­níes y los shiíes com­par­ten ambos la res­pon­sa­bi­li­dad de hacer fren­te a esta ame­na­za. Eso requie­re una com­pren­sión exac­ta de los hechos que están ocu­rrien­do en esta región y en el mun­do. Ésta es tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad de los cris­tia­nos en el Este cuya mera exis­ten­cia está aho­ra bajo ame­na­za. A EEUU e Israel no les impor­tan los cris­tia­nos del Este; sólo les impor­tan sus intere­ses. Yo digo a los cris­tia­nos de Líbano que ima­gi­nan que un enfren­ta­mien­to entre sun­níes y shiíes les daría más poder que están en un error. Los israe­líes quie­ren poner fin a la exis­ten­cia de los cris­tia­nos en la región y debi­li­tar la pre­sen­cia musul­ma­na en ella. En este con­tex­to, com­pren­de­mos lo que hay detrás del Tri­bu­nal Espe­cial para Líbano y el acta de acu­sa­ción que está sien­do pre­pa­ra­da para acu­sar a los líde­res o miem­bros de Hez­bo­la del ase­si­na­to de Rafiq Hari­ri.”

El líder de Hez­bo­la recor­dó que en 2006, los infor­mes de noti­cias seña­la­ron que la inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal estu­vo incli­na­do a acu­sar a Hez­bo­la del ase­si­na­to. “En 2008, se me dijo esto. No es un secre­to. Sin embar­go, no empren­di­mos nin­gu­na acción por­que tuvi­mos en cuen­ta el bien de este país. Cuan­do reci­bi­mos una peti­ción de una tre­gua de un año, com­pren­dí que tal acta de acu­sa­ción esta­ba en camino. Sin embar­go, no vimos una jus­ti­fi­ca­ción para tomar el con­trol del país o vol­ver­nos con­tra el Acuer­do de Taif. Si hubié­ra­mos bus­ca­do tal jus­ti­fi­ca­ción, habría­mos teni­do una des­de 2008.”

“El acta de acu­sa­ción se ha con­ver­ti­do en algo serio y cons­ti­tu­ye el pilar de un com­plot con­tra Hez­bo­la y la Resis­ten­cia en Líbano. Es irra­cio­nal per­ma­ne­cer en silen­cio has­ta que el acta de acu­sa­ción sea publi­ca­da. Nues­tra obli­ga­ción esti­pu­la que debe­mos expli­car la situa­ción en su con­jun­to y es lo que hemos esta­do hacien­do duran­te meses recu­rrien­do a la lógi­ca y a los argu­men­tos jurí­di­cos y cons­ti­tu­cio­na­les, pre­sen­tan­do prue­bas. No hemos para­li­za­do el país, con­vo­ca­do mani­fes­ta­cio­nes o rebe­lio­nes arma­das. Hemos demos­tra­do que la inves­ti­ga­ción está poli­ti­za­da por­que los inves­ti­ga­do­res insis­ten en excluir la hipó­te­sis de la impli­ca­ción israe­lí a pesar de las prue­bas que hemos pre­sen­ta­do.”

En este sen­ti­do, el secre­ta­rio gene­ral de Hez­bo­la dijo esta­ba segu­ro de que “el TEL hará fren­te a días peo­res que los que sufre aho­ra Wiki­leaks y tam­bién lo harán los que cons­pi­ran pre­ten­dien­do no saber nada de la inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal pero que la cono­cen has­ta en sus meno­res deta­lles.”

El secre­ta­rio gene­ral recor­dó que cuan­do Detlev Meh­lis era jefe de la inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal, su segun­do y mano dere­cha era un anti­guo ofi­cial de la Inte­li­gen­cia ale­ma­na, Gerhard Leh­man. “Este hom­bre corrup­to fue res­pon­sa­ble de fil­trar docu­men­tos de la inves­ti­ga­ción. Leh­man ven­dió docu­men­tos aquí en Líbano y las per­so­nas que los adqui­rie­ron me los entre­ga­ron. Leh­man los ven­dió por 50 ó 70 dóla­res cada uno. Se me hizo una ofer­ta para com­prar todo lo que corres­pon­día a la inves­ti­ga­ción por un millón de dóla­res. Qui­zás come­tí un error por rehu­sar y qui­zás estos docu­men­tos sean fil­tra­dos en el futu­ro. Quie­ro seña­lar que cual­quier juez en el mun­do al que se pre­gun­te dirá que una inves­ti­ga­ción que sufre con­ti­nuas fil­tra­cio­nes no es una inves­ti­ga­ción seria ni fai­ble.”

“Meh­lis, Leh­man y algu­nos líde­res polí­ti­cos y de segu­ri­dad liba­ne­ses están pro­te­gien­do tam­bién no sólo a los fal­sos tes­ti­gos como Moham­mad Zuheir Sid­diq, sino tam­bién a los que están detrás de ellos. Esta noche, el gobierno no votó sobre como tra­tar el tema de los fal­sos tes­ti­gos. Esta noche el gobierno les está pro­te­gien­do y a aque­llos que los fabri­ca­ron.”

Say­yed Nas­ra­llah sub­ra­yó que Hez­bo­la no tole­ra la injus­ti­cia ni la opre­sión. “Si hubié­ra­mos que­ri­do apro­ve­char­nos de esto y dar la vuel­ta al table­ro lo habría­mos hecho, pero no lo hici­mos. No obs­tan­te, no admi­ti­mos que nadie agre­da a la Resis­ten­cia. No que­re­mos anu­lar la reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad, pero exis­ten ini­cia­ti­vas que pue­de dete­ner el efec­to de las reso­lu­cio­nes de la ONU. Siria fue ata­ca­da duran­te cua­tro años por una razón. Los obje­ti­vos fue­ron abor­ta­dos por la fir­me­za y per­se­ve­ran­cia de Siria y la Resis­ten­cia. Ellos están aho­ra apun­tan­do con el dedo a Hez­bo­la guia­dos tam­bién por pro­pó­si­tos tales como dañar la ima­gen de la Resis­ten­cia, median­te la uti­li­za­ción de la maqui­na­ria mediá­ti­ca occi­den­tal en espe­cial en el mun­do ára­be, y crear un foso entre Hez­bo­la y sus alia­dos sun­níes y cris­tia­nos con el fin de ais­lar el par­ti­do y lue­go ata­car­lo.”

“Sin embar­go, hemos expli­ca­do nues­tra posi­ción a la opi­nión públi­ca ára­be y a nues­tros alia­dos y ellos nos han defen­di­do con más vigor de lo que noso­tros mis­mos hemos hecho. Al mis­mo tiem­po, hemos refor­za­do el patrio­tis­mo y víncu­los regio­na­les al mos­trar que hay una res­pon­sa­bi­li­dad nacio­nal, pero tam­bién musul­ma­na y ára­be. Tur­quía ha juga­do un papel. Tam­bién Irán, Siria etc. Asi­mis­mo, hemos pres­ta­do un ser­vi­cio a todos los que bus­can la ver­dad al denun­ciar la corrup­ción de la inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal y su fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad en los pasa­dos cin­co años”.

“Yo pro­pon­go una solu­ción al cam­po liba­nés que defien­de el TEL y que pre­ten­de no tener nada que ver con él. Si tal es el caso, les pro­pon­go que per­ma­nez­can ale­ja­dos de este tema y nos dejen solu­cio­nar nues­tro pro­ble­ma con el TEL. ¿Para qué tomar par­te? El TEL tie­ne un pro­ble­ma con noso­tros y les pedi­mos que nos dejen a noso­tros resol­ver­lo.”

“Tras la publi­ca­ción del acta de la acu­sa­ción, no habla­ré. Cada cosa a su tiem­po. Vamos a estu­diar los efec­tos de la publi­ca­ción y man­ten­dre­mos con­sul­tas con nues­tros alia­dos. Cier­ta­men­te, hay una deci­sión de cier­tos círcu­los inter­na­cio­na­les de des­truir a la Resis­ten­cia, pero no esta­mos inquie­tos por la Resis­ten­cia sino que lo que nos preo­cu­pa es el país.”

Fuen­te: Al Manar



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *