Los «ser­vi­cios» de CST Glo­bal israe­lí se des­plie­gan en Amé­ri­ca Lati­na

israel_cst_global.jpg

La inje­ren­cia de Israel en Amé­ri­ca Lati­na tie­ne entre sus pun­tas de lan­za a las empre­sas de segu­ri­dad pri­va­da


Resu­men Latinoamericano/​AVN - Mar­ca­da como una facha­da del Mos­sad israe­lí, la empre­sa de segu­ri­dad pri­va­da CST Glo­bal tie­ne una his­to­ria simi­lar a otras fir­mas que ope­ran en Amé­ri­ca Lati­na como las bri­tá­ni­cas Dyn­Corp o Defen­se Sys­tem LTD (DSL), don­de el sim­ple ase­so­ra­mien­to a las fuer­zas mili­ta­res de varios paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, es pues­to cada vez más en tela de jui­cio.

Regis­tra­da legal­men­te en ciu­dad hebrea de Petaj Tik­va, la fir­ma es pre­si­di­da por el gene­ral reti­ra­do Israel Ziv y por el ex bri­ga­dier gene­ral Yosi Kuper­was­ser, quien se desem­pe­ñó como jefe del Depar­ta­men­to de Inves­ti­ga­ción del Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia mili­tar israe­lí.

Con un nue­vo auge, lue­go del anun­cio de Esta­dos Uni­dos para empren­der su lucha con­tra el terro­ris­mo glo­bal, las fir­mas de segu­ri­dad pri­va­das, en espe­cial de ori­gen hebreo, se mul­ti­pli­ca­ron por el mun­do, brin­dan­do ser­vi­cios de gue­rra y cobran­do con­tra­tos millo­na­rios.

Como seña­ló Boris Kanz­lei­ter en su artícu­lo “Gue­rra y Paz S.R.L. Ejér­ci­tos y cor­po­ra­cio­nes mili­ta­res pri­va­das como acto­res de las nue­vas gue­rras”, con los ata­ques a las Torres Geme­las de Nue­va York en 2001 y lue­go de las inva­sio­nes a Afga­nis­tán e Irak, “se agu­di­za­ron nume­ro­sos con­flic­tos regio­na­les, así como las «nece­si­da­des de segu­ri­dad», ima­gi­na­rias o reales, que crea­ron nue­vos ámbi­tos de misio­nes”, para las deno­mi­na­das com­pa­ñías mili­ta­res pri­va­das (CMP) y com­pa­ñías de segu­ri­dad pri­va­das (CSP).

Más allá del ase­so­ra­mien­to que ven­den empre­sas como CST Glo­bal, es cono­ci­do el entre­na­mien­to que brin­dan, las ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia que rea­li­zan y el apo­yo a los ejér­ci­tos regu­la­res, lo cual per­mi­te a los gobier­nos per­mi­si­bles loca­les aho­rrar cos­tos huma­nos pro­pios y obte­ner resul­ta­dos efi­ca­ces sin media­cio­nes, pero al mis­mo tiem­po dejar pene­trar a fuer­zas extran­je­ras en sus sis­te­mas de segu­ri­dad públi­ca y pri­va­da del país que oca­sio­nan serias debi­li­da­des en las capa­ci­da­des defen­si­vas de los Esta­dos.

Por su par­te, estas com­pa­ñías son un canal de infor­ma­ción para las estruc­tu­ras de inte­li­gen­cia a nivel mun­dial, y el caso de las rela­cio­nes del Mos­sad con las CSP está docu­men­ta­do en diver­sas inves­ti­ga­cio­nes.

Las manos de CST Glo­bal en Colom­bia

CST Glo­bal tuvo su momen­to de mayor esplen­dor lue­go de la Ope­ra­ción Jaque orga­ni­za­da por el gobierno del ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be para libe­rar a 15 rete­ni­dos de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (Farc), entre las que se encon­tra­ba Ingrid Betan­court.

Según una inves­ti­ga­ción del perio­dis­ta gua­te­mal­te­co Percy Alva­ra­do, esta fir­ma, ade­más de ope­rar en Perú y Hon­du­ras, man­tie­ne con­tra­tos con el Esta­do colom­biano por 10 millo­nes de dóla­res, “el cual inclu­ye no solo el abas­to de armas y logís­ti­ca de gue­rra, sino tam­bién ase­so­ra­mien­to en con­tra­in­sur­gen­cia y labo­res de inte­li­gen­cia”.

Aun­que CST Glo­bal afir­ma no tener rela­ción algu­na de subor­di­na­ción con el gobierno de Tel Aviv, es seña­la­da como pie­za esen­cial del com­ple­jo mili­tar-indus­trial israe­lí, ya que es par­te del gru­po Mikal, la segun­da com­pa­ñía pri­va­da israe­lí pro­duc­to­ra de arma­men­to.

Lue­go de la Ope­ra­ción Jaque, medios de comu­ni­ca­ción de Israel reve­la­ron que detrás de ese ope­ra­ti­vo estu­vo la mano de CST Glo­bal, aun­que en ese momen­to el gobierno colom­biano negó la infor­ma­ción.

Para ese enton­ces, la cade­na BBC con­sul­tó al minis­tro de Defen­sa de Colom­bia, Juan Manuel San­tos, quien ase­ve­ró que “Israel tie­ne unas de las mejo­res inte­li­gen­cias del mun­do. El terro­ris­mo se com­ba­te sobre todo y ante todo con Inte­li­gen­cia y es mucho lo que Israel nos pue­de ense­ñar y ayu­dar en ese tema”.

La BBC tam­bién pre­gun­tó a una fuen­te de la empre­sa, que pidió no ser iden­ti­fi­ca­da, quien mani­fes­tó: “hemos actua­do allí y apor­ta­mos a la mejo­ra de sus capa­ci­da­des y más que nada a su for­ma de orga­ni­zar­se para lidiar con el terro­ris­mo”.

El miem­bro de CST Glo­bal sos­tu­vo que en Colom­bia el rol de la fir­ma es lograr “una mayor capa­ci­dad de com­bi­nar mejor la inte­li­gen­cia y las capa­ci­da­des ope­ra­ti­vas, la capa­ci­dad de poner en prác­ti­ca los pla­nes de for­ma más efec­ti­va en base a la inte­li­gen­cia que exis­te”.

Des­pués del ata­que a Angos­tu­ra, terri­to­rio ecua­to­riano, por par­te del Ejér­ci­to de Colom­bia, don­de fue ase­si­na­do el jefe de las Farc, Raúl Reyes, tam­bién se des­per­ta­ron fuer­tes sos­pe­chas de que en el ope­ra­ti­vo par­ti­ci­pa­ron miem­bros de CST Glo­bal.

Perú y Hon­du­ras com­pran los ser­vi­cios de CST Glo­bal

En abril de 2010 las agen­cias inter­na­cio­na­les de noti­cias reco­no­cían que en la últi­ma déca­da Israel y Perú estre­cha­ron sus rela­cio­nes en mate­ria de defen­sa, con una fuer­te coope­ra­ción en el inter­cam­bio de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia, ven­ta de arma­men­to y asis­ten­cia a las fuer­zas arma­das por par­te de ins­truc­to­res hebreos.

En 2009 se cono­ció que el Minis­te­rio de Defen­sa israe­lí dio vía libre a Glo­bal CST para entre­nar a las Fuer­zas Arma­das perua­nas por un cos­to de 9 millo­nes de dóla­res anua­les.

Este acuer­do fue con­fir­ma­do por el Coman­do Con­jun­to del Ejér­ci­to de Perú, con el argu­men­to de capa­ci­tar a los mili­ta­res para enfren­tar al nar­co­trá­fi­co y a los peque­ños gru­pos que toda­vía que­dan de la gue­rri­lla Sen­de­ro Lumi­no­so.

Antes de este acuer­do, CST Glo­bal ya había ven­di­do al gobierno peruano equi­pos de visión noc­tur­na por un valor de 3 millo­nes de dóla­res.

Con res­pec­to a Hon­du­ras, la pre­sen­cia de la inte­li­gen­cia israe­lí en esa nación cen­tro­ame­ri­ca­na se remon­ta a las déca­das de 70 y 80, cuan­do gru­pos de éli­te lle­va­ban ade­lan­te una gue­rra sucia con­tra las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras.

CST Glo­bal es seña­la­da por abas­te­cer armas y medios de gue­rra al régi­men hon­du­re­ño que derro­có en 2009 al pre­si­den­te legí­ti­mo Manuel Zela­ya.

En Hon­du­ras ade­más ope­ran empre­sas de ori­gen israe­lí como Alfa­com, Inter­com, Inter­na­tio­nal Secu­rity and Defen­se Sys­tems y Secu­rity and Inte­lli­gen­ce Advi­sing.

Las estre­chas rela­cio­nes entre los gol­pis­tas de Hon­du­ras e Israel que­da­ron demos­tra­das cuan­do el gobierno de Tel Aviv fue uno de los pri­me­ros en reco­no­cer al régi­men de Por­fi­rio Lobo, ele­gi­do en comi­cios ile­gí­ti­mos.

En noviem­bre pasa­do se anun­ció que ambos paí­ses sus­cri­bi­rán una car­ta de inten­cio­nes que per­mi­ta impul­sar una serie de pro­gra­mas y pro­yec­tos, entre ellos, de segu­ri­dad nacio­nal.

Como ase­ve­ró en el artícu­lo ya cita­do el inves­ti­ga­dor Boris Kanz­lei­ter, uno de los mayo­res ries­gos del fun­cio­na­mien­to de estas empre­sas es que “los lími­tes entre las misio­nes lega­les y los mer­ce­na­rios ile­ga­les son difí­ci­les de esta­ble­cer”.

Aun­que su fun­cio­na­mien­to es cues­tio­na­do y el con­trol legal y judi­cial sobre estas fir­mas es muy frá­gil, la vida públi­ca de CST Glo­bal no pier­de fuer­za.

El año pasa­do la empre­sa orga­ni­zó, jun­to a la com­pa­ñía Sig­ma, un encuen­tro a nivel mun­dial con dece­nas de ofi­cia­les, coman­dan­tes y ex miem­bros de cuer­pos de eli­te de los cin­co con­ti­nen­tes.

A tra­vés de uno de sus miem­bros, CST Glo­bal indi­có que del encuen­tro sal­drían ense­ñan­zas para “afron­tar una fuer­za enemi­ga, una orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra, o un gru­po delic­ti­vo”.

Con equi­pos de últi­ma tec­no­lo­gía, sin un mar­co legal fuer­te que las con­tro­le y con un poder de fue­go en oca­sio­nes supe­rior a los ejér­ci­tos regu­la­res, fir­mas como CST Glo­bal se des­plie­gan en Amé­ri­ca Lati­na man­te­nien­do fuer­tes lazos con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y bajo la con­sig­na de des­te­rrar del mapa cual­quier gobierno o movi­mien­to polí­ti­co que sea acu­sa­do de ima­gi­na­rios víncu­los con el terro­ris­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *