La mala repu­tación- Joxe­rra Bus­ti­llo

Resul­ta que gra­cias a Wiki­Leaks sabe­mos que lo que todos sos­pe­chá­ba­mos era cier­to. Des­de las fies­tas pri­va­das de Ber­lus­co­ni a las pre­sio­nes para hacer nego­cios con Irán. Cual­quier obser­va­dor aten­to lo intuía. No tenía prue­bas, pero apli­can­do la lógi­ca de las cosas a dos o tres infor­ma­cio­nes par­cia­les lle­va­ba al resul­ta­do reque­ri­do. A par­tir de aho­ra ni siquie­ra va a ser nece­sa­rio ese míni­mo ejer­ci­cio de lógi­ca, bas­ta­rá con ir leyen­do los cables de Wiki­Leaks para con­fir­mar las sos­pe­chas. La mala repu­tación que can­ta­ra Bras­sens esta­ba muy bien gana­da.

Graham Gree­ne ya dejo algo escri­to sobre el papel rele­van­te de los emba­ja­do­res USA en aque­llas nacio­nes en las que esta­ban des­ti­na­dos. Un papel que no se limi­ta­ba a infor­mar a sus supe­rio­res de las andan­zas de minis­tros y polí­ti­cos de la opo­si­ción. El papel en la obra era mucho más lucí­do. Inclu­so lle­ga­ban a con­ven­cer a un alto man­do del Ban­co de Espa­ña para que reca­ba­se infor­ma­ción sobre las acti­vi­da­des de empre­sas pri­va­das en paí­ses inte­gran­tes del eje del mal como la anti­gua Per­sia. Y lo más paté­ti­co es que el sub­go­ber­na­dor rea­li­za­ba el tra­ba­jo sucio sin inmu­tar­se.

Es enter­ne­ce­dor com­pro­bar por los cables que el ex minis­tro Mora­ti­nos ven­dió a Marrue­cos la idea de una auto­no­mía para el Saha­ra como la de Cata­lun­ya. No sabe­mos si en el paque­te se incluía el nue­vo esta­tu­to cepi­lla­do, el recur­so del PP y la inde­cen­te reso­lu­ción del TC. Da igual. Lo impor­tan­te es saber de pri­me­ra mano que el Gobierno espa­ñol del PSOE lle­va ya muchos años trai­cio­nan­do el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo saha­raui. Y lo va a seguir hacien­do, que no se asus­te el monar­ca marro­qui. El peli­gro de arre­pen­ti­mien­to no se con­tem­pla.

Lo que es una ver­da­de­ra pena es no haber teni­do a Wiki­Leaks unos cuan­tos años antes. Por ejem­plo, hubie­se sido fan­tás­ti­ca una fil­tra­ción de los cables de la emba­ja­da en Madrid en 1975, con Fran­co ago­ni­zan­do y Has­san II mon­tan­do la mar­cha ver­de. O inclu­so en 1973, para saber por Wiki­Leaks qué pen­sa­ba el emba­ja­dor sobre el vue­lo de Carre­ro. Tam­po­co hubie­ra sido abu­rri­do cono­cer los cables remi­ti­dos a Washing­ton en los tiem­pos de la UCD de Suá­rez. Saber qué se decía en ellos de los aten­ta­dos del BVE o la Tri­ple A y, ¿por qué no? de la esci­sión en la UCD nava­rra de la mano de Aiz­pún, que posi­bi­li­tó la rup­tu­ra de un pre­au­to­nó­mi­co a cua­tro e ini­ció la sepa­ra­ción de Hego Eus­kal Herria en dos comu­ni­da­des. O mirar si exis­tían cables sobre Gabriel Urral­bu­ru y su suce­sor Javier Otano. Lo que nos iba­mos a reír.

Tan­tos años oscu­ros, reple­tos de secre­tos de Esta­do, podrían aflo­rar a la luz, sim­ple­men­te para cer­ti­fi­car que todo aque­llo que intuía­mos era cier­to y que inclu­so se lle­ga­ba mucho más lejos de lo que el ciu­da­dano de a pie sos­pe­cha­ba. Se que­jan, dolo­ri­dos, los polí­ti­cos, de la mala fama que arras­tran en taber­nas y pelu­que­rías. Debie­ran estar con­ten­tos, por­que lo que han escu­cha­do sobre ellos has­ta aho­ra no sería nada de poner­se en mar­cha un Wiki­Leaks retro­ac­ti­vo por lo civil y por lo mili­tar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *