El capi­ta­lis­mo cli­má­ti­co gana en Cancún.Todos los demás pier­den-Rebe­lión.

La clau­su­ra el 11 de diciem­bre de la 16 Con­fe­ren­cia de las Par­tes –la cum­bre glo­bal del cli­ma– en Can­cún fue mos­tra­da por la mayo­ría de los par­ti­ci­pan­tes y perio­dis­tas de los medios domi­nan­tes como una vic­to­ria, un ‘paso ade­lan­te’. El jefe nego­cia­dor del Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU., Todd Stern, alar­deó: “El año pasa­do las ideas fue­ron esque­má­ti­cas y no se apro­ba­ron, aho­ra se han ela­bo­ra­do y se han apro­ba­do”.

Des­pués del aba­ti­mien­to de la eli­te cuan­do el Acuer­do de Copenha­gue se fir­mó entre bas­ti­do­res el 18 de diciem­bre pasa­do por cin­co paí­ses, pro­vo­can­do la crí­ti­ca uni­ver­sal, aho­ra hay un cier­to gra­do de opti­mis­mo para la pró­xi­ma reu­nión de jefes de Esta­do y minis­tros den­tro de un año en el calu­ro­so Dur­ban en la caní­cu­la del verano suda­fri­cano. Pero esta espe­ran­za se basa en un rena­ci­mien­to de estra­te­gias cli­má­ti­cas basa­das en el mer­ca­do que, en reali­dad, fra­ca­san don­de­quie­ra que se han pro­ba­do.

El ses­go posi­ti­vo de las eli­tes se basa en lograr un con­sen­so inter­na­cio­nal (aun­que Boli­via mos­tró ofi­cial­men­te su des­acuer­do) y en el esta­ble­ci­mien­to de ins­tru­men­tos para admi­nis­trar la cri­sis cli­má­ti­ca uti­li­zan­do téc­ni­cas capi­ta­lis­tas. Los defen­so­res de Can­cún argu­men­tan que los acuer­dos de las últi­mas horas inclu­yen el reco­no­ci­mien­to de que los recor­tes de emi­sio­nes deben man­te­ner los aumen­tos de las tem­pe­ra­tu­ras del mun­do por deba­jo de 2º C, y que se debe­rá con­si­de­rar el obje­ti­vo de la reduc­ción a menos de 1,5º C.

Los nego­cia­do­res tam­bién apo­ya­ron más trans­pa­ren­cia con res­pec­to a las emi­sio­nes, un Fon­do Ver­de del Cli­ma diri­gi­do por el Ban­co Mun­dial, la intro­duc­ción de inver­sio­nes rela­cio­na­das con los bos­ques, trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía para ener­gía reno­va­ble, crea­ción de capa­ci­da­des y una estra­te­gia para lograr pro­to­co­los legal­men­te vin­cu­lan­tes en el futu­ro. Según la fun­cio­na­ria del cli­ma de la ONU Chris­tia­na Figue­res, ex impor­tan­te nego­cia­do­ra de com­pras de emi­sio­nes de car­bono, “Can­cún ha cum­pli­do su tarea. Las nacio­nes han mos­tra­do que pue­den tra­ba­jar jun­tas bajo un techo común, para lle­gar al con­sen­so en una cau­sa común.”

¿Sta­tu quo o paso atrás?

Pero con­si­de­re­mos sobria­men­te lo que era nece­sa­rio para rever­tir el actual calen­ta­mien­to y lo que se logró en reali­dad. Los nego­cia­do­res en el com­ple­jo hote­le­ro de lujo Moon Pala­ce de Can­cún fra­ca­sa­ron des­de cual­quier pun­to de vis­ta. Tal como se que­jó el pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les: “Es fácil que gen­te en una sala con aire acon­di­cio­na­do con­ti­núe las polí­ti­cas de des­truc­ción de la Madre Tie­rra. En vez de eso debe­ría­mos poner­nos en los zapa­tos de fami­lias en Boli­via y en todo el mun­do que care­cen de agua y ali­men­to y sufren mise­ria y ham­bre. La gen­te aquí en Can­cún no tie­ne la menor idea de lo que sig­ni­fi­ca ser víc­ti­ma del cam­bio cli­má­ti­co.”

Para el emba­ja­dor de Boli­via ante la ONU, Pablo Solón, Can­cún “no repre­sen­ta un paso ade­lan­te, es un paso atrás”, por­que los com­pro­mi­sos no vin­cu­lan­tes hechos para redu­cir emi­sio­nes has­ta cer­ca de un 15% antes de 2020 sim­ple­men­te no pue­den esta­bi­li­zar la tem­pe­ra­tu­ra “a un nivel que sea sos­te­ni­ble para la vida huma­na y la vida del pla­ne­ta”.

Aún más eno­jo se expre­só en la socie­dad civil, inclui­da Mee­na Raman de Third World Net­work, basa­da en Mala­sia: “El para­dig­ma de miti­ga­ción ha cam­bia­do de legal­men­te vin­cu­lan­te –el Pro­to­co­lo de Kio­to, con un obje­ti­vo agre­ga­do que se fun­da­men­ta en un sis­te­ma basa­do en la cien­cia– a otro que es volun­ta­rio, un sis­te­ma de pro­me­sas y revi­sio­nes”. Como dijo Ricar­do Nava­rro, pre­si­den­te del Cen­tro Sal­va­do­re­ño de Tec­no­lo­gía Apro­pia­da (CESTA), y repre­sen­tan­te de Friends Of the Earth Inter­na­tio­nal: “Lo que se está dis­cu­tien­do en la Luna no refle­ja lo que ocu­rre en la Tie­rra. El resul­ta­do es un “Can­cunha­gue” que recha­za­mos.”

La mayo­ría de los espe­cia­lis­tas están de acuer­do en que inclu­so si se cum­plen las poco ambi­cio­sas pro­me­sas de Copenha­gue y Can­cún (con un gran SI), el resul­ta­do será un catas­tró­fi­co aumen­to de entre 4 y 5º C de la tem­pe­ra­tu­ra duran­te este siglo, y si no se cum­plen, es pro­ba­ble que sean 7º C. Los cien­tí­fi­cos en gene­ral están de acuer­do en que las islas peque­ñas se hun­di­rán inclu­so con un aumen­to de 2º C, que gla­cia­res andi­nos y de los Hima­la­ya se fun­di­rán, que áreas cos­te­ras como gran par­te de Ban­gla­desh y muchas ciu­da­des por­tua­rias se ane­ga­rán, y que Áfri­ca se seca­rá –o en algu­nos sitios, se inun­da­rá– de mane­ra que nue­ve de cada 10 cam­pe­si­nos no sobre­vi­vi­rán.

Los polí­ti­cos y fun­cio­na­rios han sido adver­ti­dos al res­pec­to con sufi­cien­te fre­cuen­cia por cli­ma­tó­lo­gos, pero están com­pro­me­ti­dos con pode­ro­sos intere­ses empre­sa­ria­les ali­nea­dos para impul­sar el nega­cio­nis­mo cli­má­ti­co, o para crear blo­ques de nego­cia­ción de nación con­tra nación des­ti­na­dos a fra­ca­sar en su carre­ra por obte­ner mayo­res dere­chos de emi­sión. Como resul­ta­do, a pesar de un con­jun­to pro­vi­sio­nal de acuer­dos, la dis­tan­cia entre los nego­cia­do­res y la masa de la gen­te y el pla­ne­ta aumen­tó, no dis­mi­nu­yó en la últi­ma quin­ce­na.

Wiki­Leaks fil­tra infor­ma­cio­nes sobre el soborno cli­má­ti­co

Como ilus­tra­ción: gobier­nos más peque­ños fue­ron “pre­sio­na­dos, aco­sa­dos, ten­ta­dos con peque­ños sobor­nos, insul­ta­dos y coac­cio­na­dos para que acep­ta­ran el jue­go de las nacio­nes ricas y emer­gen­tes-ricas,” dice Soum­ya Dut­ta de Diá­lo­gos Suda­siá­ti­cos sobre la Demo­cra­cia Eco­ló­gi­ca. “Muchas peque­ñas nacio­nes afri­ca­nas aco­sa­das por las deu­das ven el dine­ro que podrían obte­ner median­te las estra­ta­ge­mas del Pro­gra­ma de Reduc­ción de Emi­sio­nes de Car­bono cau­sa­das por la Defo­res­ta­ción y la Degra­da­ción de los Bos­ques (REDD, por las siglas en inglés), y han capi­tu­la­do bajo el ata­que de esta bri­ga­da del REDD. Es una situa­ción en la que no pue­den per­der las nacio­nes ricas ni los ricos de las nacio­nes pobres. Los ver­da­de­ra­men­te pobres son en todo caso un las­tre que hay que man­te­ner lejos, o más lejos.”

El soborno de los gobier­nos del Ter­cer Mun­do que en 2009 fue­ron los crí­ti­cos más elo­cuen­tes de las pos­tu­ras cli­má­ti­cas del Nor­te se lle­gó a cono­cer gra­cias a las reve­la­cio­nes de Wiki­Leaks de cables del Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. de febre­ro de 2010. El 11 de febre­ro pasa­do, por ejem­plo, la comi­sio­na­da para acción cli­má­ti­ca de la UE, Con­nie Hede­gaard, dijo a EE.UU. que los miem­bros de la Alian­za de Peque­ños Esta­dos Insu­la­res “‘podrían ser nues­tros mejo­res alia­dos’, en vis­ta de su nece­si­dad de finan­cia­mien­to”.

Unos meses antes, las Mal­di­vas ayu­da­ron a enca­be­zar la cam­pa­ña con­tra obje­ti­vos bajos de emi­sio­nes como los esta­ble­ci­dos en el Acuer­do de Copenha­gue. Pero sus diri­gen­tes echa­ron mar­cha atrás, al pare­cer por un paque­te de ayu­da de 50 millo­nes de dóla­res orga­ni­za­do por el envia­do adjun­to por el cam­bio cli­má­ti­co de EE.UU., Jonathan Pershing. Según un cable del 23 de febre­ro, Pershing se entre­vis­tó con emba­ja­dor en EE.UU. de las Mal­di­vas, Abdul Gha­foor Moha­med, quien le dijo que si se daba ‘ayu­da tan­gi­ble’ a su país, otros paí­ses afec­ta­dos se darían cuen­ta de “las ven­ta­jas que podían obte­ner­se median­te la con­for­mi­dad” con la agen­da cli­má­ti­ca de Washing­ton.

El dine­ro pro­me­ti­do, sin embar­go, está en duda. Hede­gaard tam­bién seña­ló con preo­cu­pa­ción que par­te de los 30.000 millo­nes de dóla­res de la ayu­da Nor­te-Sur pro­me­ti­da en rela­ción con el cli­ma para el perío­do 2010 – 2012 –es decir de Tokio y Lon­dres– lle­ga­ría en for­ma de garan­tías de prés­ta­mos, no sub­si­dios. Pershing no se opu­so a esa prác­ti­ca, por­que “los donan­tes tie­nen que equi­li­brar la nece­si­dad polí­ti­ca de pro­veer un finan­cia­mien­to real con las res­tric­cio­nes prác­ti­cas de pre­su­pues­tos limi­ta­dos”.

Wiki­leaks tam­bién reve­ló que Meles Zena­wi, pri­mer minis­tro etío­pe, el prin­ci­pal jefe de Esta­do afri­cano res­pec­to al cli­ma, tam­bién se con­vir­tió al Acuer­do de Copenha­gue, a pesar de obser­var la ten­den­cia de Washing­ton de rom­per sus pro­me­sas finan­cie­ras. Al pare­cer fue resul­ta­do de la pre­sión apli­ca­da por el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU., según un cable del 2 de febre­ro, ante el pedi­do de Zena­wi de más recur­sos Nor­te-Sur a cam­bio.

El REDD como cuña

Apar­te de la direc­ción boli­via­na, la mejor espe­ran­za del mun­do de que se impug­nen esas rela­cio­nes de poder es la socie­dad civil. Jun­to con la red de orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas de La Vía Cam­pe­si­na, que atra­jo una cara­va­na de todo Méxi­co y orga­ni­zó una mar­cha mili­tan­te que casi lle­gó a la carre­te­ra de acce­so del aero­puer­to en la maña­na del 7 de diciem­bre mien­tras los jefes de Esta­do lle­ga­ban a Can­cún. Los repre­sen­tan­tes de los pue­blos pobres más visi­bles fue­ron de la Red Indí­ge­na Ambien­tal (Indi­ge­nous Envi­ron­men­tal Net­work, o IEN por sus siglas en inglés). El 8 de diciem­bre se negó la entra­da al foro de la ONU al por­ta­voz de IEN, Tom Gold­tooth, por su cono­ci­do papel en las pro­tes­tas no vio­len­tas.

Según Gold­tooth, la ‘trai­ción’ de Can­cún es “la con­se­cuen­cia de una con­ti­nua ofen­si­va diplo­má­ti­ca de EE.UU. de tra­tos con­fi­den­cia­les, pre­sio­nes per­so­na­les y sobor­nos hacia nacio­nes opues­tas al Acuer­do de Copenha­gue”. Para Gold­tooth, ardien­te opo­si­tor al REDD, “seme­jan­tes estra­te­gias ya han resul­ta­do infruc­tuo­sas y se ha vis­to que vio­lan dere­chos huma­nos e indí­ge­nas. Los acuer­dos pro­mue­ven implí­ci­ta­men­te mer­ca­dos de car­bono, com­pen­sa­cio­nes, tec­no­lo­gías no pro­ba­das y apro­pia­ción de tie­rras –todo menos un com­pro­mi­so con ver­da­de­ras reduc­cio­nes de las emi­sio­nes- El len­gua­je que ‘seña­la’ dere­chos está exclu­si­va­men­te en el con­tex­to de meca­nis­mos de mer­ca­do, mien­tras que no garan­ti­za sal­va­guar­das para los dere­chos de pue­blos y comu­ni­da­des, las muje­res y los jóve­nes.”

El fun­da­dor de la ONG REDD-Moni­tor, Chris Lang, argu­men­ta que los inten­tos de refor­mar el sis­te­ma fra­ca­sa­ron; pri­me­ro por­que “Pro­te­ger los bos­ques natu­ra­les intac­tos y la res­tau­ra­ción del bos­que natu­ral degra­da­do no es un ‘obje­ti­vo cen­tral’ del tra­to del REDD acor­da­do en Can­cún. Toda­vía no tene­mos una defi­ni­ción sen­sa­ta de bos­ques que exclu­ya plan­ta­cio­nes indus­tria­les de árbo­les, para dar el ejem­plo más obvio de cómo la pro­tec­ción del bos­que natu­ral intac­to no tie­ne nada que ver. Tam­bién inclu­ye ‘la admi­nis­tra­ción sos­te­ni­ble de bos­ques’, lo que se tra­du­ce como tala.”

Segun­do, dice Lang, “los dere­chos e intere­ses de los pue­blos indí­ge­nas y de las comu­ni­da­des fores­ta­les no se pro­te­gen en el tra­to del REDD de Can­cún –se des­pla­zan a un ane­xo con una nota de que se debe­rían “impul­sar y apo­yar sal­va­guar­das’. Eso pue­de sig­ni­fi­car lo que quie­ran los gobier­nos.”

Duran­te las nego­cia­cio­nes de Can­cún, la posi­ción fren­te al REDD lle­gó a seña­lar si los acti­vis­tas del cli­ma eran pro o anti­ca­pi­ta­lis­tas, aun­que un área difí­cil entre las dos posi­cio­nes fue patro­ci­na­da por Green­pea­ce y el Foro Inter­na­cio­nal sobre la Glo­ba­li­za­ción, que ambos, con­fu­sa­men­te, pro­pug­na­ron un acuer­do de un REDD no depen­dien­te del mer­ca­do (como si el equi­li­brio de fuer­zas lo per­mi­tie­ra). Pero ellos y sus alia­dos per­die­ron, y como expli­ca­ron orga­ni­za­cio­nes de Ami­gos de la Tie­rra en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be: “Los nue­vos tex­tos siguen vien­do los bos­ques como sim­ples reser­vas de car­bono (sumi­de­ros) y se orien­tan hacia el comer­cio de emi­sio­nes”.

De la mis­ma mane­ra, el Fon­do Ver­de fue impul­sa­do por el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, Robert Zoe­llick, cuyo dis­cur­so más des­ta­ca­do en una con­fe­ren­cia para­le­la pro­me­tió exten­der el prin­ci­pio de mer­can­ti­li­za­ción del REDD a sec­to­res más amplios de la agri­cul­tu­ra e inclu­so a ani­ma­les caris­má­ti­cos, como los tigres, en alian­za con el diri­gen­te ruso Vla­di­mir Putin. El 8 de diciem­bre, las pro­tes­tas exi­gie­ron que el Ban­co Mun­dial fue­ra exclui­do del finan­cia­mien­to del cli­ma, en par­te por­que bajo Zoe­llick las inver­sio­nes anua­les de la ins­ti­tu­ción en com­bus­ti­bles fósi­les aumen­ta­ron de 1.600 millo­nes de dóla­res a 6.300 millo­nes, y en par­te por­que el Ban­co impul­sa el cre­ci­mien­to basa­do en las expor­ta­cio­nes, la extrac­ción de recur­sos, la pri­va­ti­za­ción de la ener­gía y mer­ca­dos de car­bono con un imper­té­rri­to dog­ma neo­li­be­ral.

Según Gra­ce Gar­cía de COECOCEIBA, Ami­gos de la Tie­rra Cos­ta Rica: “Sólo a un gru­po de luná­ti­cos se le pue­de ocu­rrir invi­tar al Ban­co Mun­dial a reci­bir los fon­dos del cli­ma, con el his­to­rial inmen­so que tie­ne de finan­cia­mien­to de los pro­yec­tos más sucios del mun­do y de con­di­cio­na­mien­tos de muer­te a nues­tros pue­blos”.

Des­gra­cia­da­men­te, sin embar­go, algu­nos gru­pos de pue­blos indí­ge­nas y ONG del Ter­cer Mun­do acep­tan el REDD, y alia­dos nor­te­ños bien finan­cia­dos como el Envi­ron­men­tal Defen­se Fund (Fon­do de Defen­sa del Medio Ambien­te, EDF, por sus siglas en inglés) han esta­do uti­li­zan­do tác­ti­cas de divi­dir para con­quis­tar a fin de ampliar las bre­chas. El peli­gro que esto repre­sen­ta es extre­mo, por­que la estra­te­gia del Meca­nis­mo de Desa­rro­llo Lim­pio (CDM por sus siglas en inglés), esta­ble­ci­da por Al Gore en 1997 –cuan­do pro­me­tió erró­nea­men­te (y por puro inte­rés per­so­nal) que EE.UU. apo­ya­ría el Pro­to­co­lo de Kio­to si el comer­cio de car­bono era cen­tral en el acuer­do– pue­de per­fec­ta­men­te seguir que­bran­tan­do la defen­sa del cli­ma.

El REDD es una de varias tác­ti­cas de chan­ta­je del Nor­te, median­te la cual se pagan peque­ñas sumas para pro­yec­tos como la plan­ta­ción de árbo­les o la admi­nis­tra­ción de con­ser­va­ción de bos­ques. En algu­nos casos, así como median­te CDM (meca­nis­mos de desa­rro­llo lim­pio) como la extrac­ción de metano de ver­te­de­ros, esos pro­yec­tos resul­tan en el des­pla­za­mien­to de resi­den­tes loca­les o, en el caso del prin­ci­pal CDM de Dur­ban, en la con­ti­nua ope­ra­ción de un vas­to ver­te­de­ro, racis­ta des­de el pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co, en el vecin­da­rio negro de Bisa­sar Road, en lugar de cerrar­lo. Lue­go las cor­po­ra­cio­nes del Nor­te que com­pran los cré­di­tos de emi­sio­nes con­ti­nua­rán sus nego­cios como siem­pre sin hacer los cam­bios impor­tan­tes nece­sa­rios para resol­ver la cri­sis.

La deu­da cli­má­ti­ca y man­do y con­trol (CAC)

Nume­ro­sos crí­ti­cos de la RED y otros CDM, inclui­do Mora­les, ponen la idea de la deu­da cli­má­ti­ca en el cen­tro de un mar­co de finan­cia­mien­to de reem­pla­zo. Por ello exi­gen que los mer­ca­dos de car­bono se saquen del ser­vi­cio acti­vo, por­que sus defec­tos fata­les inclu­yen cre­cien­tes nive­les de corrup­ción, una caó­ti­ca vola­ti­li­dad perió­di­ca y pre­cios extre­ma­da­men­te bajos inade­cua­dos para atraer capi­tal de inver­sión en ener­gía reno­va­ble y trans­por­te más efi­cien­te. Seme­jan­tes inver­sio­nes cos­ta­rían como míni­mo el equi­va­len­te de 50 euros por tone­la­da de car­bono, pero el Régi­men de Comer­cio de Dere­chos de Emi­sión de la UE (RCCDE) o Emis­sion Tra­ding Sche­me (EU ETS, por sus siglas en inglés), cayó de 30 euros por tone­la­da en 2008 a menos de 10 euros por tone­la­da el año pasa­do, y aho­ra se mue­ve alre­de­dor de 15 euros por tone­la­da. Esto hace que sea mucho más bara­to para las empre­sas seguir con­ta­mi­nan­do que rees­truc­tu­rar.

Des­pués de pasar una tar­de en Can­cún dis­cu­tien­do estos pun­tos con los prin­ci­pa­les comer­cian­tes de car­bono del mun­do, estoy más con­ven­ci­do de que los mer­ca­dos tie­nen que cerrar­se para que poda­mos avan­zar en sis­te­mas mucho más efec­ti­vos, efi­cien­tes, de man­do y con­trol. En res­pues­ta Henry Der­went, jefe de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal para el Comer­cio de Emi­sio­nes (IETA, por su sigla en inglés), afir­mó que los mer­ca­dos ter­mi­na­ron el daño por la llu­via áci­da cau­sa­do por emi­sio­nes de dió­xi­do de azu­fre. Sin embar­go, en Euro­pa duran­te comien­zos de los años noven­ta, la regu­la­ción esta­tal fue mucho más efec­ti­va. De la mis­ma mane­ra, el man­do y con­trol fun­cio­nó bien en la emer­gen­cia del agu­je­ro en la capa de ozono, cuan­do los clo­ro­fluo­ro­car­bu­ros (CFC) fue­ron prohi­bi­dos por el Pro­to­co­lo de Mon­treal des­de 1996.

La Agen­cia de Pro­tec­ción del Medio Ambien­te (EPA) de EE.UU. tie­ne aho­ra poder de man­do y con­trol sobre emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro, y su máxi­ma admi­nis­tra­do­ra, Lisa Jack­son, pue­de dar la aler­ta a cer­ca de 10.000 impor­tan­tes fuen­tes de CO2 para que comien­cen a redu­cir de inme­dia­to las emi­sio­nes. Pero sin más pro­tes­ta con­tra la Agen­cia, tal como la ini­cia­da por habi­tan­tes de Vir­gi­nia Occi­den­tal exi­gien­do un fin de la mine­ría de car­bón de mon­ta­ña, Jack­son ha dicho que sólo comen­za­rá este pro­ce­so en 2013 (des­pués de la cam­pa­ña por la reelec­ción de Oba­ma). Por el lado posi­ti­vo, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de IETA en Washing­ton, David Hun­ter, me con­fir­mó que los mer­ca­dos de car­bono de EE.UU. están estan­ca­dos por­que el Sena­do no apro­bó legis­la­ción de comer­cio de emi­sio­nes. Gra­cias a dios por la pará­li­sis en Washing­ton.

Sin embar­go, los gru­pos Big Green de Washing­ton han admi­ti­do que invir­tie­ron 300 millo­nes de dóla­res de dine­ro de la fun­da­ción para pro­pug­nar el comer­cio de car­bono en el con­gre­so, a pesar de que miem­bros de Cli­ma­te Jus­ti­ce Now! hacen cam­pa­ña con­tra ese enfo­que. La crí­ti­ca ha inclui­do la cin­ta The story of cap and tra­de (http://​www​.stor​yofs​tuff​.com/​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​al/ que duran­te el año pasa­do tuvo 750.000 visi­tas. El inmen­so derro­che de dine­ro tuvo que ver con una sequía de recur­sos en la base.

En octu­bre, tres gru­pos eco­lo­gis­tas con bue­nos recur­sos –350​.org, Rain­fo­rest Action Net­work y Green­pea­ce– con­clu­ye­ron que se nece­si­ta­ría más acción direc­ta. Ya tie­ne lugar, por cier­to. Dos doce­nas de gru­pos esta­dou­ni­den­ses, inclui­dos IEN, Grass­roots Glo­bal Jus­ti­ce y Move­ment Gene­ra­tion, argu­men­ta­ron en una car­ta abier­ta del 23 de octu­bre que “Comu­ni­da­des de pri­me­ra línea, uti­li­zan­do estra­te­gias de base, basa­das en redes y enca­be­za­das por accio­nes en todo el país han teni­do un éxi­to con­si­de­ra­ble en la lucha con­tra indus­trias con­ta­mi­na­do­ras del cli­ma en los últi­mos años, con mucho menos recur­sos que los gran­des gru­pos eco­lo­gis­tas en Washing­ton, D.C. Estas ini­cia­ti­vas han impe­di­do que se sume una can­ti­dad masi­va de car­bono indus­trial adi­cio­nal.

Jus­ti­cia cli­má­ti­ca en lugar de capi­ta­lis­mo cli­má­ti­co

Pero des­de todo pun­to de vis­ta, un moti­vo por el cual la fan­ta­sía cli­má­ti­ca capi­ta­lis­ta avan­zó tan deci­si­va­men­te en Can­cún fue la natu­ra­le­za frag­men­ta­da de este tipo de resis­ten­cia. Cru­cia­les divi­sio­nes ideo­ló­gi­cas y geo­grá­fi­cas fue­ron evi­den­tes den­tro de las fuer­zas pro­gre­sis­tas de Méxi­co, un pro­ble­ma que debe evi­tar­se en el pró­xi­mo perío­do al pro­se­guir la supera­ción de divi­sio­nes res­pec­to a estra­te­gias rela­cio­na­das con el mer­ca­do. Los acti­vis­tas de base no están con­ven­ci­dos por el últi­mo inten­to en Can­cún de reani­ma­ción cli­má­ti­ca capi­ta­lis­ta.

Por cier­to, las pers­pec­ti­vas limi­ta­das de mane­jo eco­ló­gi­co de esta cri­sis por la eli­te con­fir­man has­ta qué pun­to se nece­si­ta una alter­na­ti­va cohe­ren­te. Por suer­te, el Acuer­do de los Pue­blos de Cocha­bam­ba sur­gió en abril de una Con­fe­ren­cia Mun­dial que atra­jo a 35.000 acti­vis­tas, en su mayo­ría de la socie­dad civil. El lla­ma­do de la Con­fe­ren­cia de Cocha­bam­ba inclu­ye:

  • Una reduc­ción de un 50% en las emi­sio­nes de gases inver­na­de­ro has­ta el año 2017.
  • La esta­bi­li­za­ción de los aumen­tos de tem­pe­ra­tu­ra a 1º C y 300 par­tes por millón.
  • El reco­no­ci­mien­to de la deu­da cli­má­ti­ca de los paí­ses desa­rro­lla­dos.
  • El pleno res­pe­to de los dere­chos huma­nos y los dere­chos inhe­ren­tes de los pue­blos indí­ge­nas.
  • La decla­ra­ción uni­ver­sal de dere­chos de la Madre Tie­rra para ase­gu­rar la armo­nía con la natu­ra­le­za.
  • El esta­ble­ci­mien­to de una Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca.
  • El recha­zo de los mer­ca­dos de car­bono y de la con­mo­di­fi­ca­ción de la natu­ra­le­za y de los bos­ques median­te el REDD.
  • La pro­mo­ción de medi­das que cam­bien los mode­los de con­su­mo de los paí­ses desa­rro­lla­dos.
  • El fin de los dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual para tec­no­lo­gías úti­les para miti­gar el cam­bio cli­má­ti­co.
  • El pago de un 6%% del PIB de los paí­ses desa­rro­lla­dos para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co.

El aná­li­sis en el que se basan estas deman­das se ha ela­bo­ra­do duran­te los últi­mos años. Pero aho­ra el desa­fío para los movi­mien­tos por la jus­ti­cia cli­má­ti­ca en todo el mun­do no es sólo con­ti­nuar –e inten­si­fi­car drás­ti­ca­men­te– un vibran­te acti­vis­mo en la base con­tra gran­des emi­sio­nes de com­bus­ti­bles fósi­les y sitios de extrac­ción, que van de las are­nas bitu­mi­no­sas de Alber­ta al Ama­zo­nas ecua­to­riano, a las refi­ne­rías de San Fran­cis­co, al Del­ta del Níger, a las mon­ta­ñas de Vir­gi­nia Occi­den­tal, a los yaci­mien­tos de car­bón aus­tra­lia­nos y suda­fri­ca­nos. Ade­más, si Can­cún reani­ma los mer­ca­dos finan­cie­ros con el pro­pó­si­to de que el deba­te cli­má­ti­co sea mani­pu­la­do por el Nor­te, la adver­ten­cia de Gold­tooth se hace más urgen­te: “Las nacio­nes indus­tria­li­za­das, el gran dine­ro y com­pa­ñías sin escrú­pu­los como Gold­man Sachs se bene­fi­cia­rán con­si­de­ra­ble­men­te de los Acuer­dos de Can­cún mien­tras nues­tra gen­te mue­re”.

Dur­ban pre­sen­cia­rá el pró­xi­mo gran enfren­ta­mien­to entre estra­te­gias capi­ta­lis­tas imprac­ti­ca­bles por una par­te y los intere­ses de las masas popu­la­res y el entorno del pla­ne­ta por la otra. Estos últi­mos han vivi­do lar­gas his­to­rias de movi­li­za­ción eco-social, como la Con­fe­ren­cia Mun­dial Con­tra el Racis­mo de 2001 que atra­jo una pro­tes­ta de 15.000 par­ti­ci­pan­tes con­tra el sio­nis­mo y el hecho de que la ONU no haya inclui­do en su agen­da repa­ra­cio­nes por la escla­vi­tud, el colo­nia­lis­mo y el apartheid.

Será un desa­fío para man­te­ner la pre­sión con­tra el REDD y los mer­ca­dos de car­bono, pero a más tar­dar en noviem­bre debe­ría que­dar cla­ro que nin­guno de los dos dará resul­ta­do. Por lo tan­to, como escri­bió el pre­si­den­te de Ami­gos de la Tie­rra Inter­na­cio­nal y acti­vis­ta del Del­ta del Níger, Nnim­mo Bas­sey, galar­do­na­do con el Right Live­lihood Award (Pre­mio Nobel Alter­na­ti­vo) de este año:

La par­te des­car­ta­da será la par­te correc­ta en Dur­ban

Lo que no se ha hecho

Será bien hecho

La sobe­ra­nía popu­lar

La con­ver­gen­cia del movi­mien­to de masas

¡Las espe­ra­mos ansio­sos!

Patrick Bond tra­ba­ja en el Cen­tre for Civil Society en la Uni­ver­si­dad of Kwa­Zu­lu-Natal – http://​ccs​.ukzn​.ac​.za – y rea­li­za un año sabá­ti­co en el Depar­ta­men­to de Geo­gra­fía de Cal-Ber­ke­ley. Es coedi­tor del libro publi­ca­do en el año 2009 Cli­ma­te Chan­ge, Car­bon Tra­ding and Civil Society, publi­ca­do por UKZN Press.

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens y revi­sa­do por Caty R.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *