Caba­llos en som­bra y meñi­ques de luz- San­tia­go Alba Rico

«Ensa­yan­do el futu­ro (tres ensa­yos para maña­na)», de Alfon­so Sas­tre. Edi­to­rial Hiru, Hon­da­rri­bia 2010. http://​www​.hiru​-ed​.com/

Sobre un ensa­yo de Alfon­so Sas­tre

Los que no lo igno­ran, saben que Alfon­so Sas­tre ha escri­to dece­nas de obras de tea­tro, algu­nas de las cua­les for­man par­te ya del patri­mo­nio vivo de la lite­ra­tu­ra uni­ver­sal (Escua­dra hacia la muer­teLa taber­na fan­tás­ti­ca son títu­los que nadie se atre­ve a dejar de lado). Los que ya lo cono­cen, igno­ran sin embar­go la lar­ga, labo­rio­sa, pro­fun­da labor ensa­yís­ti­ca median­te la que Sas­tre, en para­le­lo a su dra­ma­tur­gia, ha veni­do refle­xio­nan­do sobre ‑diga­mos- los cua­tro ele­men­tos de la pro­duc­ción crea­ti­va y sobre el ele­men­to úni­co de la des­truc­ción polí­ti­ca. Su obra ensa­yís­ti­ca inclu­ye, des­de lue­go, la monu­men­tal Crí­ti­ca de la ima­gi­na­ción pura o el impres­cin­di­ble Ensa­yo sobre lo cómi­co, pero tam­bién toda una serie de inter­ven­cio­nes polí­ti­co-filo­só­fi­cas, algu­nas pre­ci­sa­men­te en dia­tri­ba con su som­bra, que en par­te expli­can el umbra­ci­dio o umbra­fo­bia arri­ba cita­do: pen­sa­mos, por ejem­plo, en De la post­mo­der­ni­dad a la neo­his­to­ria, Mani­fies­to con­tra el pen­sa­mien­to débil Los inte­lec­tua­les y la uto­pía, tex­tos en los que el vue­lo de su pen­sa­mien­to, como en la can­ción de Sil­vio Rodrí­guez, encuen­tra sin parar “cosas de este mun­do” con las que el autor tro­pie­za y a las que se aga­rra y cuyos nom­bres con­ci­tan ense­gui­da ali­nea­mien­tos, inco­mo­di­da­des y pug­nas: capi­ta­lis­mo, glo­ba­li­za­ción, Vene­zue­la, nacio­na­lis­mo, com­pro­mi­so, Cuba, revo­lu­ción, tor­tu­ra, Marx, terro­ris­mo, his­to­ria (que son tam­bién, como “pan” y “sol” y “ver­de”, los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de una poé­ti­ca de la inter­ven­ción polí­ti­ca).

Pues bien, la edi­to­rial Hiru (siem­pre Hiru) aca­ba de edi­tar un nue­vo volu­men, Ensa­yan­do el futu­ro, que reúne tres refle­xio­nes pun­tia­gu­das, por­que pin­chan el pre­sen­te más inme­dia­to, a las que se aña­de una coda o epí­lo­go polé­mi­co con un Modes­to Plan de Paz para Eus­kal Herria. Diga­mos que los tres tex­tos aquí reco­gi­dos son ensa­yos “meno­res”, en el sen­ti­do en el que el dedo meñi­que es más peque­ño que el pul­gar o el cora­zón; y son tam­bién ensa­yos “mano­res” ‑o pren­si­les- por­que las manos nece­si­tan los cin­co dedos para aga­rrar bien las cosas. Lo bueno de los gran­des auto­res es que se repi­ten mucho; es decir, que están ponien­do siem­pre en jue­go la mis­ma gavi­lla de con­cep­tos para intro­du­cir en el mun­do ‑y en la cabe­za de los lec­to­res- nue­vos con­te­ni­dos. En este caso, diría que el hilo que enhe­bra los tres tex­tos de este libro tie­ne que ver con una opo­si­ción fun­da­men­tal lar­ga­men­te teo­ri­za­da por Sas­tre (y de la que se nutre su pro­pia obra tea­tral); me refie­ro a la opo­si­ción bina­ria realidad/​verdad. En el pri­me­ro de los ensa­yos, el menos direc­ta­men­te polí­ti­co, se for­jan ‑diga­mos- las herra­mien­tas median­te las cua­les se van a abor­dar, en los dos siguien­tes, las con­di­cio­nes inte­lec­tua­les y mate­ria­les del lla­ma­do “socia­lis­mo del siglo XXI”: “no pasa lo que pare­ce que pasa, no suce­de lo que pare­ce que suce­de, no ocu­rre lo que pare­ce que ocu­rre”, dice Sas­tre, pero no por­que la vida sea un sue­ño y las pie­dras (o las imá­ge­nes de la tele­vi­sión) puras som­bras sin sus­tan­cia, sino por­que la reali­dad, que es real­men­te real y áspe­ra y has­ta mor­tal, no es ver­da­de­ra. Es en este plano en el que pre­ci­sa­men­te se jus­ti­fi­ca la crea­ción lite­ra­ria (al menos tal y como el pro­pio Sas­tre con­ci­be su escri­tu­ra tea­tral) a la mane­ra de “una inves­ti­ga­ción par­ti­cu­lar de la ver­dad en la reali­dad”. O lo que es lo mis­mo, como una obra y un ins­tru­men­to del pen­sa­mien­to; como un pen­sa­mien­to en obra que pene­tra la reali­dad para des­cu­brir la can­ti­dad de ver­dad que con­tie­ne.

Alfon­so Sas­tre, que ha dedi­ca­do cen­te­na­res de pági­nas al con­cep­to de ima­gi­na­ción, la aso­cia aquí a este tra­ba­jo del pen­sa­mien­to con el pro­pó­si­to de afron­tar en el ter­cer ensa­yo, entre la eru­di­ción y la digre­sión fes­ti­va, la cada vez más acu­cian­te ‑y polé­mi­ca- cues­tión del ocio o la pere­za en ese otro mun­do posi­ble por el que lucha­mos. ¿Dón­de encon­trar la ver­dad si la reali­dad que nos des­tru­ye ade­más nos enga­ña? En el pen­sa­mien­to. Pero para saber pen­sar, dice Sas­tre, “antes hay que saber leer; pero antes, saber escu­char; pero antes, saber estar en silen­cio. Pero antes pro­cu­rar­nos un tiem­po, a ser posi­ble dila­ta­do, para no hacer nada”. No hacer nada es lo que los roma­nos lla­ma­ban ocio (por opo­si­ción a nego­cio) y los grie­gos skho­le, de don­de pro­ce­de nues­tra pala­bra “escue­la”. Hay un tiem­po, que no es el del tra­ba­jo capi­ta­lis­ta, al que pode­mos lla­mar, en efec­to, “escue­la”; pero ese tiem­po tie­ne que ser arran­ca­do de la entra­ña de una eco­no­mía que sólo tie­ne tiem­po para ganar tiem­po para degra­dar el tiem­po para acu­mu­lar bene­fi­cios. Si la reali­dad no tie­ne tiem­po para el tiem­po (para la “escue­la”, que es la ver­da­de­ra “pere­za”), la ver­dad debe trans­for­mar­la a la medi­da de la dura­ción len­ta del pen­sa­mien­to (que es tam­bién la de las mon­ta­ñas, los niños y la lite­ra­tu­ra). Pero eso sólo es posi­ble en una socie­dad nue­va, eman­ci­pa­da del capi­ta­lis­mo, a la que pode­mos ‑y aun debe­mos- lla­mar “socia­lis­mo”.

Es muy diver­ti­do seguir seria­men­te a Sas­tre en la cade­na de digre­sio­nes que com­po­nen el capí­tu­lo “La pere­za y el socia­lis­mo del futu­ro”; digre­sio­nes median­te las cua­les va ascen­dien­do ‑en espi­ra­les que van y vuel­ven de Marx a su yerno Lafar­gue, de Cam­po­ma­nes a los gita­nos, de Oblo­mov a Cer­van­tes- para des­pren­der esa ima­gen para­dó­ji­ca de la pere­za futu­ra como tra­ba­jo autén­ti­co, crea­ti­vo, colec­ti­vo. Es diver­ti­do por­que Sas­tre pone en jue­go una eru­di­ción dan­za­ri­na, sin­co­pa­da de iró­ni­cos meñi­ques, cuyos pasos es difí­cil no seguir sin pla­cer. Pero es tam­bién muy serio, pues en las opo­si­cio­nes realidad/​verdad, trabajo/​escuela, negocio/​tiempo nos juga­mos la dis­yun­ti­va más gra­ve, deci­si­va, entre pen­sar o no pen­sar, some­ter­nos o rebe­lar­nos, sobre­vi­vir o sucum­bir.

El asom­bro es la som­bra que asus­ta a los caba­llos. La reali­dad es la som­bra que los tran­qui­li­za. La som­bra que espan­ta la reali­dad se lla­ma luz. En Ensa­yan­do el futu­ro el lec­tor encon­tra­rá un meñi­que radian­te. Para com­ple­tar la mano con la que esta­mos ya cons­tru­yen­do el socia­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *